Información

El Templo Blanco y el Gran Zigurat en la ciudad mesopotámica de Uruk


Las pirámides de Egipto no son el único misterio antiguo del viejo mundo; el zigurat también mantiene una posición sustancial de asombro. La antigua tierra de Uruk estuvo ubicada en el sur de Mesopotamia, en el río Éufrates, que corresponde a nuestra actual Warka, en Irak. Fue fundada por un rey llamado Enmerkar alrededor del 4500 a. C., y fue el hogar del rey héroe épico Gilgamesh.

Para el 3200 a. C., Uruk era una de las ciudades más grandes del mundo durante su época, con una población estimada de más de 40.000 personas. Junto con un sistema agrícola desarrollado, la ciudad prosperó y se considera la primera ciudad verdadera del mundo.

Expansión cultural de Uruk c. 3600-3200 AC ( CC BY-SA 3.0 )

La ciudad de Uruk

La ciudad estuvo habitada continuamente hasta alrededor del año 300 d.C., cuando sus ciudadanos comenzaron a irse debido a influencias tanto naturales como artificiales. Uruk quedó abandonado hasta que William Loftus, que trabajaba para el Museo Británico, comenzó a excavar y desvelar la antigua ciudad.

  • Un recibo de sueldo mesopotámico de 5.000 años revela que a los trabajadores se les pagaba con cerveza
  • El poema de amor sumerio de 4.000 años y el ritual sagrado del matrimonio
  • La diosa nutritiva Ninsun: adorada por los antiguos mesopotámicos y la madre de Gilgamesh

Bajo el gobierno de Ur-Nammu, que unió todas las ciudades de Sumer en un solo imperio, se creó un nuevo tipo de edificio para los dioses, y este fue el comienzo del zigurat (o torre del templo). Los sumerios creían que los dioses venían de las montañas que podían ver a lo lejos, y eso era un problema porque su tierra era plana. Se cree que los zigurats de Uruk fueron creados para imitar montañas para que sus dioses pudieran morar en ellas y estar más cerca de su ciudad. Debido a que los zigurats eran parte de los complejos del templo, se cree que estaban relacionados con ritos religiosos; la religión era una parte muy importante de la antigua cultura mesopotámica.

Eanna de Uruk. ( CC BY-SA 3.0 )

En el centro de las ciudades sumerias se construyeron templos de sus dioses favoritos. Pero al igual que muchas estructuras antiguas, existe un gran grado de incertidumbre en torno a las razones detrás de su construcción, o cómo estaban realmente destinadas a ser utilizadas.

Restos del zigurat y Templo Blanco en Uruk. ( CC BY-NC-SA 2.0 )

La gran construcción

Predando incluso a la más antigua de las pirámides egipcias, el zigurat (que proviene de la palabra asiria para "levantado" o "alto") era una plataforma enorme con una serie de plataformas más pequeñas en la parte superior. Visualmente, se asemeja a una pirámide escalonada, con una parte superior plana. El zigurat fue construido con adobe ya que las piedras eran escasas en esa región. Tenía escaleras y rampas en algunos casos, que conducían hacia arriba a su área superior plana donde se colocaría un pequeño templo. Los zigurats a menudo se expandían en tamaño y cada vez que se realizaba un trabajo de reconstrucción, se derribaban las paredes de adobe y los restos se usaban como base para la nueva construcción.

El Templo Blanco de Uruk

Uno de los zigurats más antiguos sostenía lo que llegó a conocerse hoy como el Templo Blanco, que data de alrededor del 3200 al 3000 a. C., y se cree que fue dedicado al dios del cielo Anu.

El Templo Blanco y el Zigurat. ( aparthistory2015.blogspot.com)

Con sus paredes de adobe encaladas, el Templo Blanco habría sido una estructura de aspecto imponente. Incluso con su tamaño modesto, con la superficie rectangular de su terraza de 45x50 metros, el Templo habría sido visible desde lejos, incluso más allá de los muros protectores de la ciudad. Sus esquinas estaban orientadas por los puntos cardinales. Ninguna de las tres entradas del Templo daba directamente a la rampa del zigurat. En palabras del Dr. Senta German, con respecto a la estructura del Templo Blanco:

"Los visitantes habrían tenido que caminar alrededor del templo, apreciando su fachada brillante y su poderosa vista, y probablemente obtuvieron acceso al interior en un enfoque de 'eje inclinado' (donde uno tendría que girar 90 grados para mirar hacia el altar) un arreglo típico de los templos del Antiguo Cercano Oriente ".

Al describir el interior del Templo Blanco, el Dr. German afirma:

"Las cámaras de las esquinas noroeste y este del edificio contenían escaleras (sin terminar en el caso de la del extremo norte). Las cámaras en el medio de la suite de la habitación noreste parecen haber sido equipadas con estantes de madera en las paredes y cavidades expuestas para colocar en estos espacios piedras de pivote que podrían implicar una puerta maciza. El extremo norte de la sala central tenía un podio accesible por medio de una pequeña escalera y un altar con una superficie manchada de fuego ".

  • La leyenda de Gilgamesh
  • Escena musical de 5.000 años encontrada en cerámica en Israel puede reflejar el ritual sagrado del matrimonio
  • Líneas previamente desconocidas de la epopeya de Gilgamesh descubiertas en la tablilla cuneiforme robada

Desafortunadamente, no se han encontrado muchos objetos dentro del Templo y, por lo tanto, los arqueólogos carecen de pistas que puedan ayudar a revelar información sobre los usos precisos de este edificio.

Reproducción de lo que habría sido la vista interior de la versión de dos pisos del "Templo Blanco". Un postamento en el centro probablemente se usó como altar. © artefacts-berlin.de; material científico: Instituto Arqueológico Alemán

Una última característica descrita en la reconstrucción del Templo fue la presencia de un sistema de conductos de capa bituminosa poco profundos, que corrían de sureste a suroeste del borde de la terraza y entraban al Templo. Los arqueólogos aún no están seguros de qué tipo de líquidos habrían salido de la terraza para ser recolectados en un pozo ubicado en el salón central del Templo, dijo el Dr. German. La especulación sugiere que estaba destinado a ser utilizado para ofrendas, pero el tipo de oferta líquida en el que se involucró sigue siendo un misterio por descubrir.


El Templo Blanco y el Gran Zigurat en la ciudad mesopotámica de Uruk

Las pirámides egipcias no son el único misterio antiguo del viejo mundo, el zigurat también mantiene una posición sustancial de asombro.

La antigua tierra de Uruk estuvo ubicada en el sur de Mesopotamia, en el río Éufrates, que corresponde a nuestra actual Warka, en Irak.

Fue fundada por un rey llamado Enmerkar alrededor del 4500 a. C., y fue el hogar del rey héroe épico Gilgamesh.

Para el 3200 a. C., Uruk era una de las ciudades más grandes del mundo durante su época, con una población estimada de más de 40.000 personas.

Junto con un sistema agrícola desarrollado, la ciudad prosperó y se considera la primera ciudad verdadera del mundo.

La ciudad estuvo habitada continuamente hasta alrededor del año 300 d.C., cuando sus ciudadanos comenzaron a irse debido a influencias tanto naturales como artificiales.

Uruk quedó abandonado hasta que William Loftus, que trabajaba para el Museo Británico, comenzó a excavar y desvelar la antigua ciudad.

Bajo el gobierno de Ur-Nammu, que unió todas las ciudades de Sumer en un solo imperio, se creó un nuevo tipo de edificio para los dioses, y este fue el comienzo del zigurat (o torre del templo).

Los sumerios creían que los dioses provenían de las montañas que podían ver a lo lejos, y eso era un problema porque su tierra era plana.

Se cree que los zigurats de Uruk fueron creados para imitar montañas para que sus dioses pudieran morar en ellas y estar más cerca de su ciudad.

Debido a que los zigurats eran parte de los complejos del templo, se cree que estaban relacionados con los ritos religiosos. La religión era una parte muy importante de la antigua cultura mesopotámica.

En el centro de las ciudades sumerias se construyeron templos de sus dioses favoritos.

Pero al igual que muchas estructuras antiguas, existe un gran grado de incertidumbre en torno a las razones detrás de su construcción, o cómo se pretendía realmente que se utilizaran.

Predando incluso a la más antigua de las pirámides egipcias, el zigurat (que proviene de la palabra asiria para & # 8220 levantado & # 8221 o & # 8220 alto & # 8221) era una enorme plataforma con una serie de plataformas más pequeñas en la parte superior.

Visualmente, se asemeja a una pirámide escalonada, con una parte superior plana. El zigurat fue construido con adobe ya que las piedras eran escasas en esa región.

Tenía escaleras y rampas en algunos casos, que conducían hacia arriba a su área superior plana donde se colocaría un pequeño templo.

Los zigurats a menudo se expandían en tamaño y cada vez que se realizaba un trabajo de reconstrucción, se derribaban las paredes de adobe y los restos se usaban como base para la nueva construcción.

Uno de los zigurats más antiguos sostenía lo que llegó a conocerse hoy como el Templo Blanco, que data de alrededor del 3200 al 3000 a. C., y se cree que fue dedicado al dios del cielo Anu.

Con sus paredes de adobe encaladas, el Templo Blanco habría sido una estructura de aspecto imponente.

Incluso con su tamaño modesto, con la superficie rectangular de su terraza que mide 45 & # 21550 metros, el Templo habría sido visible desde muy lejos, incluso más allá de los muros protectores de la ciudad.

Sus esquinas estaban orientadas por los puntos cardinales. Ninguna de las tres entradas del Templo daba directamente a la rampa en zigurat.

En palabras del Dr. Senta German & # 8217, con respecto a la estructura del Templo Blanco:

& # 8220Los visitantes habrían tenido que caminar alrededor del templo, apreciando su fachada brillante y poderosa vista, y probablemente obtuvieron acceso al interior en un enfoque & # 8216bent-axis & # 8217 (donde uno tendría que girar 90 grados para enfrentar el altar) un arreglo típico de los templos del Antiguo Cercano Oriente. & # 8221

Al describir el interior del Templo Blanco, el Dr. German afirma:

& # 8220Las cámaras de la esquina noroeste y este del edificio contenían escaleras (sin terminar en el caso de la del extremo norte).

& # 8220Las cámaras en el medio de la suite de la habitación noreste parecen haber sido equipadas con estantes de madera en las paredes y cavidades mostradas para colocar piedras pivotantes, lo que podría implicar que se instaló una puerta sólida en estos espacios.

& # 8220 El extremo norte de la sala central tenía un podio accesible por medio de una pequeña escalera y un altar con una superficie manchada de fuego. & # 8221

Desafortunadamente, no se han encontrado muchos objetos dentro del Templo y, por lo tanto, los arqueólogos carecen de pistas que puedan ayudar a revelar información sobre los usos precisos de este edificio.

Una última característica descrita en la reconstrucción del Templo fue la presencia de un sistema de conductos de capa bituminosa poco profundos, que corrían de sureste a suroeste del borde de la terraza y entraban al Templo.

Los arqueólogos aún no están seguros de qué tipo de líquidos habrían salido de la terraza para ser recolectados en un pozo ubicado en el salón central del Templo, dijo el Dr. German.

La especulación sugiere que estaba destinado a ser utilizado para ofrendas, pero el tipo de oferta líquida en el que se involucró sigue siendo un misterio por descubrir.

Imagen de Portada: Reconstrucción digital del Templo Blanco y zigurat en Uruk. © artefacts-berlin.de material científico: Instituto Arqueológico Alemán.

Por Marina Sohma / Referencias:

Joshua J. Mark, Enciclopedia de Historia Antigua (consultado el 10 de octubre de 2016). El museo británico. Dr. Senta German, Academia Khana. Artefacto: Instituto Arqueológico Alemán (consultado el 9 de octubre de 2016). McGrall Hill Education (consultado el 9 de octubre de 2016).

Este artículo se publicó originalmente en Ancient Origins y se ha vuelto a publicar con permiso.


El zigurat fue construido para honrar al dios principal de la ciudad. La tradición de crear un zigurat comenzó por los sumerios, pero otras civilizaciones de Mesopotamia, como los acadios, los babilonios y los asirios, también construyeron zigurats para las religiones locales.

Zigurat, torre piramidal escalonada del templo que es una estructura arquitectónica y religiosa característica de las principales ciudades de Mesopotamia (ahora principalmente en Irak) desde aproximadamente 2200 hasta 500 a. C. El zigurat siempre se construyó con un núcleo de adobe y un exterior cubierto con ladrillo cocido.


El Templo Blanco y el Gran Zigurat en la ciudad mesopotámica de Uruk - Historia


Zigurat mesopotámico en Ur, c. 2100 a.C.

Un zigurat "para construir en un área elevada" es una torre del templo del antiguo valle mesopotámico e Irán, que tiene la forma de una pirámide escalonada de historias que retroceden sucesivamente.

Los zigurats eran una forma de templo común a los sumerios, babilonios y asirios de la antigua Mesopotamia. Los primeros ejemplos del zigurat datan de finales del tercer milenio a.C. y la última fecha del siglo VI a.C.

Construido en niveles que retroceden sobre una plataforma rectangular, ovalada o cuadrada, el zigurat era una estructura piramidal. Los ladrillos cocidos al sol formaban el núcleo del zigurat con revestimientos de ladrillos cocidos en el exterior. Los revestimientos a menudo estaban vidriados en diferentes colores y pueden haber tenido un significado astrológico.

El número de niveles variaba de dos a siete, con un santuario o templo en la cima. El acceso al santuario fue proporcionado por una serie de rampas en un lado del zigurat o por una rampa en espiral desde la base hasta la cima.

Ejemplos notables de esta estructura incluyen el Gran Zigurat de Ur y Khorsabad en Mesopotamia.

Los zigurats de Mesopotamia no eran lugares de culto o ceremonias públicas. Se creía que eran lugares de residencia de los dioses. A través del zigurat, los dioses podían estar cerca de la humanidad y cada ciudad tenía su propio dios patrón.

Solo a los sacerdotes se les permitía entrar en el zigurat y era su responsabilidad cuidar de los dioses y atender sus necesidades. Como resultado, los sacerdotes eran miembros muy poderosos de la sociedad sumeria.

Hay 32 zigurats conocidos cerca de Mesopotamia. Cuatro de ellos están en Irán y el resto en su mayoría en Irak. El más reciente descubierto fue Sialk, en el centro de Irán.

Uno de los zigurats mejor conservados es Choqa Zanbil en el oeste de Irán, que ha sobrevivido a pesar de la devastadora guerra de ocho años entre Irán e Irak de la década de 1980 en la que se destruyeron muchos sitios arqueológicos.

El Sialk, en Kashan, Irán, es el zigurrat más antiguo conocido, que data de principios del tercer milenio antes de Cristo.

Los diseños de zigurat iban desde bases simples sobre las que se sentaba un templo, hasta maravillas de las matemáticas y la construcción que abarcaban varios pisos en terrazas y estaban rematadas con un templo.

Un ejemplo de zigurat simple es el Templo Blanco de Uruk, en la antigua Sumer. El propio zigurat es la base sobre la que se asienta el Templo Blanco. Su propósito es acercar el templo a los cielos y proporcionar acceso desde el suelo a través de escalones.

Un ejemplo de un zigurat extenso y masivo es el zigurat de Marduk, o Etemenanki, de la antigua Babilonia.

Desafortunadamente, no queda mucho de la base de esta enorme estructura, sin embargo, los hallazgos arqueológicos y los relatos históricos sitúan esta torre en siete niveles multicolores, coronados por un templo de proporciones exquisitas. Se cree que el templo fue pintado y mantenido de un color índigo, haciendo juego con la parte superior de las gradas. Se sabe que había tres escaleras que conducían al templo, dos de las cuales se pensaba que (flanqueadas por los lados) solo habían ascendido a la mitad de la altura del zigurat.

Etemenanki, el nombre de la estructura, es sumerio y significa "La Fundación del Cielo y la Tierra". Probablemente construido por Hammurabi, se descubrió que el núcleo del zigurat contenía los restos de zigurats y estructuras anteriores. La etapa final consistió en un cerramiento de ladrillo endurecido de 15 metros construido por el rey Nabucodonosor.

Se ha sugerido que el zigurat era una representación simbólica del montículo primitivo sobre el que se pensaba que se había creado el universo. El zigurat pudo haber sido construido como un puente entre el cielo y la tierra. Se creía que los templos de los sumerios eran un eje cósmico, un vínculo vertical entre el cielo y la tierra, y la tierra y el inframundo, y un vínculo horizontal entre las tierras. Construido en siete niveles, el zigurat representaba siete cielos y planos de existencia, los siete planetas y los siete metales asociados con ellos y sus colores correspondientes.

Joseph Campbell en su Mascaras de dios libros dice que hay evidencia arqueológica que apoya un vínculo directo entre los zigurats mesopotámicos y las pirámides de Egipto. Campbell también afirma que desde Egipto, la cultura mesopotámica se transmitió casi simultáneamente en dos frentes separados a Creta e India. Desde India llegó a China y de allí cruzó el océano hasta las sociedades precolombinas de Centro y Sudamérica, lo que podría explicar las similitudes entre zigurats y pirámides mayas.

Campbell explora aún más la geometría del zigurat y sus repercusiones filosóficas y espirituales. Según Campbell, los zigurats aparecieron por primera vez durante una repentina edad de oro científica y filosófica en la que se hicieron otros descubrimientos como la invención de la rueda, el descubrimiento del calendario y la astronomía, así como la invención de la palabra escrita. Para Campbell, todo esto está relacionado.

La Tierra necesita 365 días para hacer una sola revolución alrededor del Sol, que también es una aproximación del número de grados en un círculo. Los zigurats, como todas las estructuras piramidales, tienen una base cuadrada que podría abarcar un área circular. La base cuadrada representa teóricamente los cinco días adicionales. Los cinco días se pueden ver en los cuatro puntos del cuadrado, así como el quinto punto en el medio, que es el punto de equilibrio del cuadrado, así como el punto de equilibrio de cualquier círculo que lo rodee.

El quinto punto representa el puente al cielo representado por el círculo, un símbolo universalmente considerado del infinito y la perfección, y el mundo terrestre a su vez representado por el cuadrado. El punto más alto de una pirámide es una proyección del punto central del cuadrado. Esto se puede interpretar como que el punto más alto de la tierra es el más bajo del cielo.

Los arqueólogos desentierran parte del legado de Nabucodonosor

Boraippa, Irak - 3 de diciembre de 1998 - Associated Press

Después de 20 años de excavación, los arqueólogos austriacos dicen que han determinado el diseño de un zigurat mesopotámico, una torre de templo, construida por el rey Nabucodonosor hace unos 2.500 años. La torre del templo constaba de siete terrazas construidas con millones de ladrillos de barro y se elevaba a 231 pies, dicen los científicos. Probablemente fue similar a los muchos zigurats construidos por Nabucodonosor, el gobernante que ordenó la destrucción del antiguo templo judío en Jerusalén, añaden.

El templo de Borsippa, a 120 kilómetros al sur de Bagdad, fue construido sobre las ruinas de una torre más pequeña del segundo milenio antes de Cristo. El templo de Nabucodonosor estaba dedicado a Nabu, el dios de la ciencia y el saber en Mesopotamia y protector del rey. Wilfrid Allinger-Csollich, de la Universidad de Innsbruck, dijo que de todas las torres de templos construidas durante el reinado de 40 años de Nabucodonosor, el zigurat de Borsippa ha sobrevivido mejor a los estragos del tiempo.

Los austriacos retiraron miles de toneladas de escombros del montículo que se acumuló gradualmente alrededor de la torre a lo largo de los siglos y descubrieron la mayoría de los restos del zigurat, que aún se elevan a 172 pies. El trabajo reveló las dimensiones exactas de la torre, dijo Allinger-Csollich. "No usamos alta tecnología, sino medios rudimentarios. Solo contamos el número de ladrillos", dijo.

Los ladrillos cuadrados usados ​​por Nabucodonosor tenían dimensiones estándar: 13 1/4 pulgadas de cada lado y 3 1/4 pulgadas de profundidad. Los austriacos usaron palas mecánicas para llegar a la base, que midieron 297 por 297 pies.

Se utilizaron más de 1 millón de ladrillos cocidos para la pared exterior de 3.3 pies de altura del primer nivel, dijo Allinger-Csollich. Dada la altura de la torre Borsippa de 231 pies. Los constructores llenaron el interior de cada nivel con decenas de millones de ladrillos sin cocer mantenidos en su lugar con vigas de cedro traídas del Líbano.

Los austriacos determinaron que la torre tenía tres escaleras y están en el proceso de calcular cuántos escalones tenía cada una. Su imagen del exterior del templo está casi completa. Los dos primeros niveles estaban cubiertos de betún y eran negros. La tercera, cuarta y quinta estaban decoradas con ladrillos vidriados en azul y posiblemente adornadas con toros y leones. Las terrazas sexta y séptima, cercanas al santuario, estaban hechas totalmente de ladrillos de barro. Con fines de culto, los mesopotámicos pensaban que el barro era la sustancia más pura. En la parte superior estaba la residencia de Nabu con habitaciones para sirvientes y sacerdotes y alas para su esposa, Tachmitum, sus hijos e hijas.

Debe haber habido una gran biblioteca de tablillas cuneiformes. Entre los hallazgos se encuentran varias tablas y una primera piedra con inscripciones que detallan por qué y cómo Nabucodonosor construyó la torre en Borsippa. Un texto dice que el rey quería que Borsippa se construyera con el mismo diseño que el de la Torre de Babel, de la cual solo la base sobrevive en Babilonia a siete millas al norte. Otro texto cita a Nabucodonosor declarando que la torre de Nabu debería alcanzar los cielos y no ser menos grande que la de Babel, que estaba dedicada al dios Marduk.


¿Qué había en la parte superior del templo blanco en zigurat de Anu?

En algún momento en el Uruk III período el masivo Templo blanco fue construido sobre el zigurat. Bajo el borde noroeste del zigurat un Uruk Estructura del VI período, la Piedra templo, ha sido descubierto. La piedra templo fue construida de piedra caliza y betún sobre un podio de tierra apisonada y revocada con mortero de cal.

Además de arriba, ¿para qué se usó el templo blanco? El edificio principal de la templo es una sencilla estructura de hormigón con techo de madera. Sin embargo, todos los exteriores estaban cubiertos de blanco yeso con inserciones de vidrio. El vaso fue Usado como un símbolo de la sabiduría de Buda, y el blanco el color representa la pureza de la deidad.

También sepa, ¿cómo se llama la parte superior de un zigurat?

Según Herodoto, en el cima de cada zigurat era un santuario, aunque ninguno de estos santuarios ha sobrevivido.

los zigurat Siempre se construyó con un núcleo de adobe y un exterior cubierto con ladrillo cocido. No tenía cámaras internas y por lo general era cuadrada o rectangular, con un promedio de 170 pies (50 metros) cuadrados o 125 y veces 170 pies (40 y veces 50 metros) en la base.


Ensayo sobre el arte y la arquitectura asirios

los sumerios, ciudad de Sumer, eran tecnológicamente avanzados, alfabetizados y llenos de arte y arquitectura impresionantes. Las reglas sumerias se basaban en sacerdotes o representantes de dioses en la Tierra. Por lo tanto, los sacerdotes dirigieron todas las actividades comunales, incluidas las construcciones, la recolección de cultivos y la distribución de alimentos. En consecuencia, las ciudades sumerias fueron elaboradamente diseñadas con escenarios monumentales para la adoración de sus deidades. Las estructuras conocidas como los zigurats, consistían en pasos enormes y hellip


Uruk (Warka moderno)

El sitio de Uruk, actual Warka, se encuentra en el sur de Irak, a unos 35 kilómetros al este del curso moderno del río Éufrates. El asentamiento en el sitio comenzó en el período Ubaid (quinto milenio antes de Cristo). En el período Uruk (4000-3000 aC), el sitio era el más grande de Mesopotamia con 100 hectáreas. Uruk continuó creciendo en el período dinástico temprano (2900-2350 aC), alcanzando un tamaño de aproximadamente 400 hectáreas. Después del final del período dinástico temprano, la ciudad disminuyó en tamaño e importancia hasta el período Ur III (2100-2000 a. C.), cuando la dinastía gobernante emprendió nuevos proyectos de construcción en el distrito de Eanna. Es de este período que data el enorme zigurat que aún hoy es visible. Uruk volvió a declinar después del período Ur III y fue reasentado en los períodos neoasirio (883-612 a. C.) y neobabilónico (612-539 a. C.). La ocupación continuó en Uruk en los períodos aqueménida, seléucida y parto. El asentamiento en Uruk finalmente llegó a su fin durante el período Sasánida (224-633 d. C.).

Historia de la excavación

W. K. Loftus fue el primer arqueólogo que visitó Uruk en 1850 y 1854. Durante sus excavaciones, descubrió varios elementos pequeños, incluida una tablilla numérica, y preparó un mapa del sitio. R. Koldewey y W. Andrae, quienes luego excavarían Babilonia y Assur, visitaron el sitio en los primeros años del siglo XX. No fue hasta 1912 que comenzaron las excavaciones a gran escala bajo J. Jordan. Sin embargo, después de solo una temporada de trabajo, WW detuve abruptamente el trabajo en Uruk. Jordan regresó al sitio en 1928, con A. Falkenstein como epigrafista. La excavación de Jordon sentó un precedente al concentrarse principalmente en el distrito de Eanna del sitio, el principal complejo religioso en el centro de Uruk. Cuando Jordan se convirtió en Director de Antigüedades en Bagdad en 1931, las excavaciones alemanas continuaron bajo la dirección de A. Nöldeke, E. Heinrich y HJ Lenzen hasta que la Segunda Guerra Mundial obligó a detenerse en 1939. Lenzen continuó dirigiendo las excavaciones para el Instituto Arqueológico Alemán después de la guerra a partir de 1953 a 1967. Fue sucedido por HJ Schmidt hasta 1977, y RM Boehmer después de 1980. Las 39 campañas de excavaciones alemanas se detuvieron en 1989 y en 2001, un equipo dirigido por M. van Ess regresó a Uruk para comenzar a mapear el sitio utilizando magnetometría del subsuelo.

El recinto de Eanna a finales del período Uruk

El período tardío de Uruk (3600-3200 aC) vio una explosión del desarrollo cultural mesopotámico. Se expandieron las actividades de construcción, se desarrolló la escritura, se avanzó la tecnología de la cerámica y se produjeron grandes obras de arte monumental. En Uruk, los niveles VIII a IV corresponden al período de finales de Uruk, aunque los mayores logros son evidentes en los niveles V y IV. El área más prominente de Uruk durante el período de Uruk fue el recinto sagrado de Eanna ("Casa del Cielo") dedicado a la diosa Inanna. Las excavaciones allí descubrieron varios edificios monumentales de culto, administrativos y otros edificios públicos, cada uno reconstruido y reutilizado durante varias fases de ocupación.

Uruk V

Los templos de Uruk continuaron la tradición arquitectónica del período Ubaid anterior. Los planos del templo tripartito (es decir, un salón central largo con filas de habitaciones más pequeñas a cada lado) y las fachadas con nichos y contrafuertes eran características de los primeros niveles del período Uruk. En el nivel V, el templo de piedra caliza, llamado así porque los cimientos de la pared (y posiblemente todo el edificio) se construyeron con grandes losas de piedra caliza extraídas de un sitio a 80 km de Uruk en el lado oeste del Éufrates, exhibió estas dos características clásicas de Mesopotamia. .

Fuera del recinto de Eanna, las primeras fases del Templo Blanco dedicado al dios Anu probablemente también datan del final del Nivel V. Las paredes con nichos y contrafuertes del Templo Blanco estaban cubiertas con yeso blanco. Todo el edificio se colocó sobre una plataforma de 13 metros de altura, un claro precursor del zigurat (un templo ubicado sobre varias plataformas apiladas) que se volvería tan omnipresente en períodos posteriores de la historia mesopotámica.

Uruk IVb

En este nivel, se ingresaba al recinto sagrado desde el sur a través del Patio Mosaico. Este edificio y sus columnas estaban hechos de pequeños ladrillos de barro, que luego fueron revestidos con una capa de yeso de barro. Luego, se empujaron conos de arcilla cocida rojos, blancos o negros en las paredes de yeso de barro, creando patrones geométricos coloridos a lo largo de los pilares y las paredes.

Al suroeste del Patio de los Mosaicos, el Edificio Cuadrado tenía un gran patio cuadrado con un largo salón rectangular a cada lado. Tanto el patio interior como la fachada exterior del edificio tenían la característica niching de los templos de Uruk, pero el plan del edificio era único y su función no es segura.

Al noroeste de Mosaic Court, varios edificios con planos tripartitos pueden haber sido templos. Otros tres edificios pueden haber sido las residencias de los funcionarios a cargo de los templos en el recinto de Eanna.

El Templo del Mosaico del Cono de Piedra se construyó hacia el oeste, además del complejo de templos y edificios ceremoniales adjuntos al Patio del Mosaico. Un muro con contrafuertes rodeaba el edificio del templo tripartito, y el templo en sí estaba decorado con conos de piedra de colores que formaban patrones geométricos en las paredes de la misma manera que el patio de mosaicos.

Uruk IVa

En el nivel IVa, los nuevos edificios se construyeron sobre el complejo Eanna del nivel IVb. El gran Templo D (80x50 metros) se encontraba en el patio relleno del edificio debajo de él. Un poco más pequeño, el templo C se encontraba al noroeste del templo D y exhibía un claro plano tripartito. Al noroeste de este edificio, la Sala de Pilares estaba decorada con otro mosaico de cono de piedra. Justo al oeste del Salón con Pilares, el Gran Patio puede haber sido un área hundida rodeada de bancos.

Sobre el Templo del Mosaico del Cono de Piedra del Nivel IVb, se construyó un edificio extraño llamado Riemchengebäude. Los excavadores le dieron su nombre debido a los ladrillos & # 039riemchen & # 039 característicos de la arquitectura de finales de Uruk. Se trata de pequeños ladrillos compactos de sección cuadrada. El edificio constaba de un largo pasillo que rodeaba una cámara central con una habitación separada al sureste. La función del edificio no está clara, pero puede haber sido el lugar de un ritual religioso.

La muralla de la ciudad

En el período Dinástico Temprano I en la primera mitad del tercer milenio antes de Cristo, los ciudadanos de Uruk probablemente construyeron por primera vez el muro de ladrillos de barro de 9 km de largo que rodeaba la ciudad. Aunque no se ha excavado a fondo, esta fecha temprana para la construcción del muro se infiere en base a la evidencia de una impresión de sello de cilindro. A lo largo de la historia de ocupación de la ciudad, la muralla sufrió numerosas reparaciones, la última de las cuales data del siglo XVIII a. C.

El desarrollo de la escritura en el período Uruk

Entre los otros avances tecnológicos que presenció el período Uruk se encuentra el advenimiento de las representaciones pictográficas en tablillas de arcilla y el desarrollo en etapas del lenguaje escrito. Del propio complejo Eanna de Uruk, se excavaron casi 5000 tablillas de esta primera fase de la escritura principalmente de basureros. Se han encontrado otras tablillas más completas del mismo período en sitios tanto en la extensión norte como en el sur de Mesopotamia meridional (ver también proto-cuneiforme).

Estas tablillas arcaicas se utilizaron para rellenar los pozos que dejaron al nivelar los edificios de Uruk IV para construir los cimientos de los edificios de nivel III. Por lo tanto, los comprimidos en sí deben datar de un período anterior al nivel III. Las primeras fases de la escritura se remontan al nivel IV de Uruk y, más específicamente, probablemente se remonta a la última subfase de ese nivel, IVa. Una segunda fase de la escritura está fechada en el nivel III de Uruk, también llamado período Jemdet Nasr porque una gran cantidad de textos de esta fecha se encontraron en el sitio de Jemdet Nasr, justo al sur de la actual Bagdad.

Aunque las primeras tablillas escritas que aparecen en el período Uruk IV están bastante subdesarrolladas en relación con los sistemas cuneiformes completamente formados de períodos posteriores, no aparecieron espontáneamente. Los precursores de las tablillas de Uruk tomaron la forma de "fichas" de arcilla selladas en "bullae" y tablillas de arcilla impresas con notaciones numéricas. Las fichas eran simplemente trozos de arcilla moldeados en formas estandarizadas. Cada forma representaba una unidad numérica (es decir, 1 o 10, etc.), y algunas pueden haber representado un tipo de objeto (es decir, oveja o tela). A menudo, las fichas estaban envueltas en bullae, bolas huecas de arcilla que se sellaban oficialmente por medio de un sello cilíndrico inciso que, cuando se pasaba sobre la superficie de las bullae, dejaba una impresión única.

El segundo precursor de la escritura de Uruk IV fueron simples tablillas de arcilla, a veces con impresiones de sellos cilíndricos, con impresiones redondeadas que representan números. Estos son muy difíciles de fechar e interpretar, ya que la forma de las impresiones y las unidades de conteo no siempre se corresponden con lo que se sabe sobre los sistemas de conteo en períodos posteriores.

En la fase de Uruk IV, los documentos escritos vienen en tres variedades:

(1) “Etiquetas” de arcilla con dibujos incisos que probablemente correspondían a la persona que recibía o vendía el artículo o artículos a los que estaba adherida la etiqueta.

(2) Tablillas pequeñas que combinan signos numéricos redondeados impresos con pictografías grabadas que representan objetos o nombres personales.

(3) Tablillas más grandes divididas en secciones, cada una de las cuales contiene impresiones de signos numéricos y pictografías incisas que representan objetos o nombres personales. Sometimes, the numerical signs are added together and the total is incised on the back of the tablet.

In the Jemdet Nasr period, the majority of the texts fall into the third category, lists of numbers and associated commodities. A new category of texts also develops during the Jemdet Nasr period, though they may be a continuation of a type which has not been discovered in Uruk IV contexts. This lexical category continues into the following periods.

It is important to note that the purpose of all of these early forms of writing, including the Uruk IV and Jemdet Nasr period texts, along with their precursors, was to record economic transactions. Writing itself developed out of a need to remember exchanges of large numbers of goods among the inhabitants of those cities whose population had increased throughout the Uruk period so that face-to-face contact was no longer the norm. It was a tool of economic administration, not a means to record literature, history, or sacred ideas.

It took several centuries for the written language to develop so that it could represent the complexities of grammar and syntax. The earliest signs used in the Uruk texts, which were either pictographic representations of objects, symbols representing deities, abstract images, or numerical signs, eventually developed into the more abstract cuneiform signs characterized by horizontal and vertical wedges. In the Uruk IV and Jemdet Nasr phases, signs represented concepts or nouns, and perhaps simple verbs, but there is no grammatical relationship between those ideas represented on the texts. Sometimes signs were combined to form ideas related to both signs (such as the sign for disbursement which combines the sign for head with the sign for ration), and other times signs were combined to form words that sounded like those signs. In this way, signs which originally had a pictographically assigned meaning became associated with abstract concepts that sounded similar. For example, the Sumerian word for “life” is pronounced “til,” and the word for “arrow” is pronounced “ti.” In writing, the same sign, TI, is used for both ideas presumably because it is easier to draw an arrow than it is to draw the more abstract notion of life.

Later, the TI sign might be combined with other signs, whose sounds would act as the syllables that make up a longer word. Although it is generally agreed that the language represented on the archaic texts is Sumerian, it is only once the syllabic function of the signs was applied that language could truly be represented in a permanent medium.

The form of the signs also changed over time. Originally, pictographs were incised in clay using a sharp stylus. By the Jemdet Nasr phase, the sharp stylus was replaced by an angled stylus with a triangular tip. The result of pushing a stylus of this shape into wet clay is a wedge with a triangular shaped “head” and a long straight “tail.” The shape of these wedges provide the name we use for the writing system of Mesopotamia, “cuneiform,” Latin for wedge-shaped. As the use of the triangular stylus continued, the signs themselves became more and more abstracted into combinations of horizontal and vertical wedges that no longer bore much resemblance to their original forms. The range of sign forms used also decreased as the number of similar-looking signs reduced. <br>

The Spread of Uruk Culture

The name Uruk is also applied to the archaeological period corresponding to the fourth millennium BC (Uruk levels VIII-IVa). Not only did the written documents appear in this period, but the Uruk period also saw the rise of the first cities, monumental art and complex political structures. Prior to the Uruk period, maps of settlement in southern Mesopotamia show several sites of a small size, mostly under 10 hectares (0.1 km 2 ). These sites are evenly distributed over the landscape, and some may have been economic or religious centers. At the start of the Uruk period, the number and size of sites increased dramatically. Uruk itself swelled to 70 hectares (0.7 km 2 ). The reasons for such an extraordinary change are unclear. There may have been a sudden influx of new population groups or favorable changes in climate, but the trend continued into the Late Uruk period. By the end of the Uruk period, the site of Uruk occupied about 100 hectares (1 km 2 ), and more than half of the settled area of southern Mesopotamia was located in its vicinity.

The rapid increase in the size of the settled area of Uruk meant that new developments in the social structure of society were inevitable. The archaic texts, cylinder seals and monumental art all provide information about these changes. In the cylinder seals and seal impressions on tablets of levels IV and III, a bearded figure wearing a netted skirt and hat appears in religious, agricultural, or military scenes. This figure is generally understood to represent the ruler of Uruk, whose role as priest, provider, and protector is emphasized. The same figure also appears on the Lion Hunt Stela, a basalt stone monument which shows him attacking lions with a spear and with a bow and arrow. On the Warka Vase, an alabaster vessel over a meter tall, he is depicted in relief presenting an offering to Inanna. Below him runs a row of naked servants or priests carry offerings, and below them is a row of domestic animals and a row of plants growing from a river. The remarkable vessel clearly shows the shared view of a social hierarchy, at the bottom of which were the plants an animals that sustained society, and at the top of which were the ruler and the god, who managed and distributed those staples. The Uruk period marks the first instance when these roles were expressed in figurative art, and this type of royal propaganda is a theme that continues in the millennia of Near Eastern history that follow.

The types of artifacts found in Uruk levels V-IVa have been found at sites from the same period throughout the entire Near East. The most easily recognizable identifier of this period is the bevelled-rim bowl, a crude, handmade, mass-produced ceramic type with a distinctive rim. This type of pottery has been found in fourth millennium sites in southwest Iran, Syria, Turkey, and Egypt. Other aspects of Uruk culture, such as the tripartite temple plan and niched and buttressed facades of the Eanna precinct buildings are found in northern and southern Mesopotamian contexts. Cylinder seals of a type that was developed in Uruk also spread throughout the Near East. The convergence of these artifact classes at sites outside of Uruk has prompted theories of the expansion of Uruk political control over Mesopotamia by the establishment of merchant colonies north and east of Uruk itself. Now archaeologists recognize the unique cultural development of northern Mesopotamia that can be seen at sites alongside or in place of Uruk culture, which suggests that the methods by which Uruk influence expanded are much more complicated than originally thought. There is no doubt, however, that the Uruk period, which saw innovations including writing, the cylinder seal, the plow, and wheeled vehicles constituted a crucial phase in the history of the Near East.

Referencias

Ausgrabungen der Deutschen Forschungsgemeinschaft in Uruk-Warka. Berlin: Mann. 17 volumes. 1946-2001

Ausgrabungen in Uruk-Warka, Endberichte. Mainz: Philipp von Zabern GmbH. 25 volumes. 1987-2003.

Boehmer, R. M. Uruk-Warka In Oxford Encyclopedia of Archaeology in the Near East, vol. 5, 294-298. New York: Oxford University, 1997.

Crawford, H. Sumer and the Sumerians. Cambridge: Cambridge, 1991.

Englund, R. K. Texts From the Late Uruk Period In Mesopotamien 1: Späturuk-Zeit und Frühdynastische Zeit. OBO 160, 15-233. Freiburg and Göttingen: Universitätsverlag and Vandenhoeck & Ruprecht, 1998.

Nissen, H., P. Damerow, and R. K. Englund. Archaic Bookkeeping: Writing and Techniques of Economic Administration in the Ancient Near East. P. Larsen, trans. Chicago: University of Chicago, 1993

Postgate, J. N. Early Mesopotamia: Society and Economy at the Dawn of History. London: Routledge, 1992.

Roaf, M. The Cultural Atlas of Mesopotamia and the Ancient Near East. Oxford and New York: Facts on File, 1990.


Uruk: The first major city in the world, built by King Gilgamesh

One of the most important cities in ancient Mesopotamia, considered to be the first major city in the world, was Uruk. It was located between the Tigris and the Euphrates rivers, close to modern Samawah, Al-Muthanna, in Iraq.

Uruk jugó un papel de liderazgo en la urbanización de la civilización sumeria en el cuarto milenio antes de Cristo. El legendario rey Gilgamesh construyó las murallas de la ciudad, que cubrían un área de 2.32 millas cuadradas y tenían una población de casi 80,000. According to the chronology of the list of Sumerian kings, Gilgamesh ruled the city in the 27 th century BC.

Starting in 2000 BC, when there were struggles between Babylonia and Elam, the city slowly lost importance. But it was not abandoned, and it was inhabited throughout the later Seleucid and Parthian periods. The last inhabitants left the city after the Muslim conquest of Persia. It lay buried until the archaeologist William Loftus led excavations on the site in the years 1850 to 1854 for the British Museum.

He identified the city as the Aramaic Erech, the second city of Nimrod, from which it is believed the name of the modern state of Iraq is derived. In 1912, the archaeological team of Julius Jordan discovered another structure thought to have been built by King Gilgamesh, the Temple of Ishtar.

Part of relief from the Inanna Temple. Author: Marcus Cyron. CC BY-SA 3.0.

This temple was one of four in Uruk, and the structure of each was quite remarkable. They were constructed from brick and decorated with the most beautiful mosaics. During the Uruk Period (ca. 4000 to 3100 BC), the city was the center of urbanization and state formation. The expansion developed from agricultural villages to an urban center with a stratified society, a bureaucracy, and a strong military.

A massive ziggurat at the entrance of Uruk. Author: David Stanley. CC BY 2.0.

In its time, Uruk was located in Mesopotamia’s southern region on the present bed of the Euphrates river. The people traded in grains and other foodstuffs, and they also specialized in numerous crafts, but perhaps the most important innovation was the development of writing, which started in the city.

A cylinder seal. Author: Marie-Lan Nguyen. CC BY 3.0.

One of the most interesting objects discovered was a cylinder seal, which was used as a personal signature. Many historians compare this item with modern forms of personal identification. The seal was probably used for administrative purposes. Also, one of the earliest known tablets of writing was found during excavations of the site.

Sculpture of the King Lugal-kisal-si of Uruk.

The excavations of the city were complicated by the fact that throughout the centuries many other buildings were constructed on top of the ancient ones, forming structural layers from several different periods, such as the Ubaid Period. Besides being the birthplace of writing, Uruk was also the place where the first architectural works to be built in stone were constructed, including the massive structure of the Anu ziggurat.

Antiquities from the Uruk Period. Author: Ninaras. CC BY 4.0.

Uruk was divided into two sections known as the Eanna District and the Anu District. The sections were dedicated to the god Anu and his granddaughter, the goddess Inanna. The Eanna District was separated by walls from the rest of the city, and even today the reason for this separation is not certain. Some scholars believe that the district was used for ceremonial purposes and others think that, because the Anu District was the older part, it is connected with a legend in which the God Anu gives Inanna a private dwelling until her time to rise comes, hence why walls surrounded it.

The Eanna District is one of the earliest examples of monumental public architecture, which arguably makes it the first true city in human history. Unlike the Eanna District, the Anu District includes only one large terrace known as the Anu Ziggurat. Later, in the Uruk III period, a massive White Temple was built atop the structure, and in the Uruk IV period the Stone Temple was erected.

A most significant artifact was found here, known as the Mask of Warka or the Lady of Uruk, and is considered to be one of the first representations of the human face. The marble sculpture dates from 3100 BC and is probably a depiction of the goddess Inanna.


Ziggurat of Ur

The great Ziggurat of Ur has been reconstructed twice, in antiquity and in the 1980s—what’s left of the original?

Ziggurat of Ur, c. 2100 B.C.E. mud brick and baked brick, Tell el-Mukayyar, Iraq (largely reconstructed)

The Great Ziggurat

The ziggurat is the most distinctive architectural invention of the Ancient Near East. Like an ancient Egyptian pyramid, an ancient Near Eastern ziggurat has four sides and rises up to the realm of the gods. However, unlike Egyptian pyramids, the exterior of Ziggurats were not smooth but tiered to accommodate the work which took place at the structure as well as the administrative oversight and religious rituals essential to Ancient Near Eastern cities. Ziggurats are found scattered around what is today Iraq and Iran, and stand as an imposing testament to the power and skill of the ancient culture that produced them.

One of the largest and best-preserved ziggurats of Mesopotamia is the great Ziggurat at Ur. Small excavations occurred at the site around the turn of the twentieth century, and in the 1920s Sir Leonard Woolley, in a joint project with the University of Pennsylvania Museum in Philadelphia and the British Museum in London, revealed the monument in its entirety.

Woolley photo of the Ziggurat of Ur with workers, Ziggurat of Ur, c. 2100 B.C.E., Woolley excavation workers (Tell el-Mukayyar, Iraq)

What Woolley found was a massive rectangular pyramidal structure, oriented to true North, 210 by 150 feet, constructed with three levels of terraces, standing originally between 70 and 100 feet high. Three monumental staircases led up to a gate at the first terrace level. Next, a single staircase rose to a second terrace which supported a platform on which a temple and the final and highest terrace stood. The core of the ziggurat is made of mud brick covered with baked bricks laid with bitumen, a naturally occurring tar. Each of the baked bricks measured about 11.5 x 11.5 x 2.75 inches and weighed as much as 33 pounds. The lower portion of the ziggurat, which supported the first terrace, would have used some 720,000 baked bricks. The resources needed to build the Ziggurat at Ur are staggering.

Moon goddess Nanna

The Ziggurat at Ur and the temple on its top were built around 2100 B.C.E. by the king Ur-Nammu of the Third Dynasty of Ur for the moon goddess Nanna, the divine patron of the city state. The structure would have been the highest point in the city by far and, like the spire of a medieval cathedral, would have been visible for miles around, a focal point for travelers and the pious alike. As the Ziggurat supported the temple of the patron god of the city of Ur, it is likely that it was the place where the citizens of Ur would bring agricultural surplus and where they would go to receive their regular food allotments. In antiquity, to visit the ziggurat at Ur was to seek both spiritual and physical nourishment.

Ziggurat at Ali Air Base Iraq, 2005 Ziggurat of Ur, partly restored, c. 2100 B.C.E. mudbrick and baked brick Tell el-Mukayyar, Iraq

Clearly the most important part of the ziggurat at Ur was the Nanna temple at its top, but this, unfortunately, has not survived. Some blue glazed bricks have been found which archaeologists suspect might have been part of the temple decoration. The lower parts of the ziggurat, which do survive, include amazing details of engineering and design. For instance, because the unbaked mud brick core of the temple would, according to the season, be alternatively more or less damp, the architects included holes through the baked exterior layer of the temple allowing water to evaporate from its core. Additionally, drains were built into the ziggurat’s terraces to carry away the winter rains.

Hussein’s assumption

US soldiers decend the Ziggurat of Ur, Tell el-Mukayyar, Iraq (public domain)


Ver el vídeo: Ziggurat of Ur Tour (Enero 2022).