Información

Ataque con cohete sirio - Historia


20/8/15 Ataque con cohete sirio: una vista de un Medio Oriente en la agitación desde Tel Aviv

por Marc Schulman A finales de esta tarde sonaron las sirenas y cuatro cohetes aterrizaron en el norte de Israel, fueron disparados desde Siria. Por supuesto, hay otras razones por las que Hamás podría decidir reanudar el lanzamiento de misiles, incluido el temor de que otros grupos radicales pierdan el control inminente sobre la Franja de Gaza.

Cualquiera sea el motivo, la preparación de las baterías Iron Dome es un recordatorio para todos nosotros de que la paz y la tranquilidad que disfrutamos este verano pueden terminar en cualquier momento. Desafortunadamente, la mayoría de los israelíes no necesitan que les recuerden lo frágiles que pueden ser nuestra paz y tranquilidad. Para aquellos que viven o sirven en Cisjordania, esa paz y tranquilidad se ha interrumpido cuatro veces en los últimos días, con lo que se ha llamado ataques de "lobo solitario", es decir, ataques que aparentemente no están coordinados y no se atribuyen a ningún organización. Estos ataques se han frustrado en gran medida y generalmente resultan en heridas o la muerte del atacante. La verdadera preocupación es que estos ataques podrían extenderse geográficamente a otras partes de Israel en cualquier momento. Esto no está ocurriendo en un vacío

Durante las últimas semanas, la actualidad internacional sigue estando dominada por la discusión sobre la aprobación del acuerdo entre Irán y el P + 5 en materia de armas nucleares. Los observadores se preguntan por qué una mayoría tan abrumadora de israelíes apoya los esfuerzos aparentemente quijotescos del gobierno israelí para descarrilar el acuerdo. Cuestionan por qué Israel, una “mini-superpotencia”, con el ejército más fuerte de la región, con mucho, la tecnología más avanzada y una economía fuerte, continúa siguiendo ese camino.

Debo señalar que los israelíes no perciben su realidad de la misma manera que los observadores internacionales. La mayoría de los israelíes ven un país pequeño, con enemigos (y quizás algunos amigos tibios) en cada una de sus fronteras. Los israelíes ven a regímenes vecinos que alguna vez fueron estables, si no amistosos, siendo reemplazados por entidades plagadas de inestabilidad, caos y muerte, en una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial. Mientras que Occidente ha estado preocupado debatiendo sobre Irán, ISIS ha estado expandiendo su alcance, conquistando lentamente más de Siria, y ahora parece estar ganando terreno en Libia, después de haber capturado la ciudad portuaria de Serte. A medida que ISIS ha crecido, Occidente y partes del mundo árabe han respondido principalmente con palabras de condena y una campaña de bombardeos bastante ineficaz, que recuerda a los esfuerzos de bombardeo de Estados Unidos una vez montados para derrotar al Viet Cong en días pasados.

Sentado en Tel Aviv, un observador puede mirar en todas direcciones y ver múltiples grúas de construcción, simultáneamente construyendo docenas de complejos de apartamentos de gran altura y una variedad creciente de rascacielos. Tel Aviv parece ser el epítome de la fuerza y ​​el crecimiento económicos. Pero, si la mirada se extiende un poco más, las colinas de Cisjordania se vislumbran en la distancia, a lo largo del horizonte, pareciendo engañosamente pacíficas. Al noreste (a solo cien millas de Tel Aviv) franjas de Siria están controladas por ISIS. Y, al sur, a solo 40 millas de distancia de la bulliciosa Tel Aviv, se encuentra la Franja de Gaza, controlada por Hamas, y más allá, el desierto del Sinaí, donde ISIS ha estado librando una batalla contra el ejército egipcio.

Podría continuar… aunque, baste decir que cuando el residente promedio de Tel Aviv mira hacia el futuro, ve dos historias posibles muy diferentes desarrollándose. Se habla de una Tel Aviv que cuenta con un centro de renombre mundial para la investigación y el desarrollo globales: una ciudad internacional, a la que llegan vuelos sin escalas desde Tokio, Beijing y Los Ángeles, donde Oriente se encuentra con Occidente y donde los israelíes están en el corte. borde de cada avance tecnológico. Alternativamente, los residentes de Tel Aviv pueden imaginar fácilmente la posibilidad de que Israel se enfrente a un mundo sunita, en gran parte controlado por un grupo islámico fundamental fanático (actualmente conocido como ISIS), cuyas fuerzas pronto estarán en todas las fronteras de Israel. Además de este escenario más inquietante, existe una muy buena posibilidad de que Irán pronto esté armado con un vasto arsenal de armas nucleares.

¿Qué futuro es más probable que se cumpla? Debo creer en el primero, de lo contrario no podría vivir en Tel Aviv junto con la mayoría de mis hijos. Por otro lado, yo (y creo que la mayoría de los israelíes) no puedo quitarme de la cabeza la imagen más apocalíptica. Los israelíes viven sus vidas creyendo en un futuro prometedor, pero eso no les impide temer siempre un resultado mucho más peligroso.


Misil scud

A Misil scud es uno de una serie de misiles balísticos tácticos desarrollados por la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Se exportó ampliamente a países del segundo y tercer mundo. El término proviene del nombre de informe de la OTAN adjunto al misil por las agencias de inteligencia occidentales. Los nombres rusos del misil son los R-11 (la primera versión), y el R-17 (más tarde R-300) Elbrus (desarrollos posteriores). El nombre Scud se ha utilizado ampliamente para referirse a estos misiles y la amplia variedad de variantes derivadas desarrolladas en otros países basadas en el diseño soviético.

Los misiles Scud se han utilizado en combate desde la década de 1970, principalmente en guerras en el Medio Oriente. Se familiarizaron con el público occidental durante la Guerra del Golfo Pérsico de 1991, cuando Irak disparó contra Israel y Arabia Saudita.


Tres cohetes lanzados desde Siria hacia Israel

El viernes se lanzaron tres cohetes desde Siria hacia Israel, expandiendo el campo de batalla mientras Israel se enfrenta a militantes en la Franja de Gaza.

El ejército israelí dijo el viernes que de los tres cohetes, uno aterrizó en territorio sirio. No se informó inmediatamente de víctimas como resultado del ataque.

ROTURA: Se acaban de disparar 3 cohetes desde Siria hacia Israel, 1 de los cuales cayó en Siria. pic.twitter.com/WrwhjVfOy4

- Fuerzas de Defensa de Israel (@IDF) 14 de mayo de 2021

El ataque de Siria se produce un día después de que se dispararan tres cohetes contra Israel desde el Líbano, lo que genera preocupación de que la lucha contra los grupos armados en la Franja de Gaza pueda extenderse a otras partes de Oriente Medio.

Ningún grupo declaró de inmediato la responsabilidad del ataque desde Siria, cuyas áreas no están controladas por el gobierno debido a los años de guerra civil en el país.

El lanzamiento se produce cuando la lucha entre Israel y Hamas y otros militantes se intensifica, con fuerzas terrestres bombardeando objetivos en la Franja de Gaza mientras los aviones lanzan ataques aéreos. Hamas ha lanzado miles de cohetes hacia Israel.

Israel no ha quitado de la mesa una incursión terrestre del enclave, pero a partir de ahora las tropas terrestres aún tienen que cruzar a Gaza.

El ejército invadió la Franja de Gaza por última vez en 2014, cuando decenas de soldados israelíes y miles de palestinos murieron en brutales combates.


Sarín: la historia mortal del agente nervioso utilizado en Siria

Ahora sabemos. En la mañana del 21 de agosto, cuando el aire sobre Damasco se enfrió, cohetes llenos del agente nervioso sarín cayeron sobre los suburbios de la capital siria controlados por los rebeldes y dejaron decenas de hombres, mujeres y niños muertos o heridos. Los inspectores de la ONU habían estado en el país durante tres días, en una misión para investigar denuncias de atrocidades anteriores. Rápidamente cambiaron de rumbo. Negociaron un alto el fuego temporal con el régimen y los rebeldes y se dirigieron directamente a Ghouta. Los informes de video del área mostraron al personal del hospital abrumado y desesperado.

Nunca antes los inspectores de la ONU habían trabajado bajo tanta presión y en medio de una zona de guerra. El pequeño equipo, encabezado por el experto sueco en armas químicas Åke Sellström, fue amenazado con sufrir daños. Su convoy recibió disparos. Pero su informe de 41 páginas se completó en un tiempo récord.

El sarín fue esa clase de accidentes de los que los científicos se arrepienten. Sus inventores trabajaron en insecticidas hechos de compuestos organofosforados en la notoria compañía química IG Farben en la Alemania nazi. En 1938, dieron con la sustancia 146, una fórmula que provocó una alteración masiva del sistema nervioso. El nombre químico era metilfluorofosfato de isopropilo, pero la compañía lo renombró como sarín para honrar a los químicos detrás del descubrimiento: Schrader, Ambros, Ritter y Van der Linde, según el libro de 2009 de Benjamin Garrett The A to Z of Nuclear, Biological and Chemical Warfare. La sustancia química que crearon tenía la triste distinción de ser muchas veces más letal que el cianuro.

La sustancia 146 no es difícil de producir, pero es difícil de producir sin suicidarse. Hay más de una docena de recetas que conducen al sarín, pero todas requieren conocimientos técnicos, equipo de laboratorio adecuado y una seria consideración por los procedimientos de seguridad. Un componente principal es el isopropanol, más comúnmente conocido como alcohol isopropílico. Otro se prepara mezclando dicloruro de metilfosfonilo con hidrógeno o fluoruro de sodio. Pero el dicloruro de metilfosfonilo no es fácil de conseguir. En virtud de la Convención sobre Armas Químicas, figura como sustancia de la Lista 1, lo que la convierte en una de las sustancias químicas más restringidas que existen.

El año pasado, EE. UU. Y otros países intensificaron sus esfuerzos para bloquear las ventas a Siria de productos químicos que podrían usarse para fabricar sarín. Pero el país ya había acumulado existencias sustanciales de los precursores necesarios para fabricar el agente. Este mes, se supo que Gran Bretaña había aprobado licencias de exportación a Siria para la venta de más de cuatro toneladas de fluoruro de sodio entre 2004 y 2010, aunque el secretario comercial Vince Cable dijo que no había evidencia de que hubieran sido utilizadas en el programa de armas sirio. Las exportaciones se sumaron a las ventas aprobadas el año pasado de fluoruro de sodio y potasio bajo licencias que luego fueron revocadas con el argumento de que podrían usarse en la fabricación de armas.

Aunque se lo conoce como gas nervioso, el sarín es un líquido a temperaturas inferiores a 150 ° C. Para maximizar su potencial como arma, la sustancia generalmente se dispersa desde un bote, cohete o misil en una nube de gotitas que son lo suficientemente finas para ser inhaladas en los pulmones. Inevitablemente, algunos se evaporan en gas, al igual que el agua derramada se convierte en vapor. El químico ingresa al cuerpo a través de los ojos y la piel también. El sarín no tiene olor ni sabor y es incoloro, por lo que lo primero que las personas pueden saber de su uso es cuando las víctimas comienzan a caer.

El sarín tiene un costo tan terrible en el cuerpo al interferir con un aspecto específico pero crucial del sistema nervioso. Bloquea una enzima llamada acetilcolinesterasa, con consecuencias devastadoras. Los nervios que normalmente se activan y desactivan para controlar los movimientos musculares ya no se pueden desconectar. En cambio, disparan constantemente. Hay efectos leves: los ojos se irritan, la visión borrosa, las pupilas de las personas se encogen, babean y vomitan. Luego están los efectos letales. La respiración se vuelve dificultosa, superficial, errática. Incapaces de controlar sus músculos, las víctimas tienen convulsiones. Los pulmones secretan líquidos y cuando las personas intentan respirar, sale espuma de la boca, a menudo teñida de rosa con sangre. Una dosis letal puede ser de unas pocas gotas y puede matar en uno a 10 minutos. Si las personas sobreviven los primeros 20 minutos de un ataque con sarín, es probable que sobrevivan.

Poco después de la invención del sarín, la receta del agente pasó al ejército alemán, que se dedicó a fabricar las existencias del arma. El agente fue cargado en proyectiles, pero nunca se usó en las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial. En Nuremberg en 1948, uno de los inventores, Otto Ambros, fue declarado culpable de crímenes de guerra y sentenciado a ocho años de prisión. Fue puesto en libertad después de cuatro años y trasladado rápidamente a Estados Unidos, donde trabajó como consultor en el programa de armas químicas de ese país. En los círculos militares, el sarín llegó a ser conocido por un nombre secreto: GB.

Un documento único de 1952, un año después de la llegada de Ambros a los EE. UU., Describe los espantosos efectos del envenenamiento con sarín después de un desafortunado accidente militar. En la mañana del 7 de noviembre de 1952, un avión a reacción aceleró hacia Dugway Proving Ground en Tooele, Utah. El cielo estaba despejado y el viento era una brisa suave de 3-4 mph. Cada uno de los tanques de las alas del avión se llenó con 100 galones de sarín.

El plan era que el avión rociara sarín sobre un sitio objetivo, pero debido a un mal funcionamiento, cada tanque aún contenía 90 galones de sarín cuando fueron arrojados a un área aislada del sitio a las 8.29 a.m. Los tanques cayeron desde 2,000 pies sobre la corteza de sal del desierto abierto y se abrieron al golpear el suelo. El sarín, teñido de rojo para ayudar a medir qué tan lejos se había dispersado, se extendió sobre 38,000 pies cuadrados.

Se envió un equipo de inspección en una ambulancia para investigar el lugar donde habían aterrizado los tanques. Media hora antes de llegar, todos se pusieron máscaras antigás. Todos excepto un hombre de 32 años. Salió rápidamente de la ambulancia y caminó hacia un cráter formado por uno de los tanques que caían. En 10 segundos, se volvió, se agarró el pecho y regresó rápidamente a la ambulancia. Llamó a su máscara de gas y tropezó. Según el informe: "Mientras se tambaleaba, un brazo se extendió y se flexionó de manera desigual. Se derrumbó al llegar a la ambulancia".

Los médicos administraron rápidamente una inyección profunda de atropina en el muslo del hombre. Este es el antídoto estándar para el sarín y actúa bloqueando los efectos del agente sobre los nervios. Mientras respiraba, emitía chillidos y gárgaras de tono bajo. Tuvo convulsiones rápidas y violentas durante un minuto, las piernas y la columna se extendieron y los brazos se extendieron por encima de la cabeza. Luego cayó en una parálisis flácida y miró al frente. Dos minutos más tarde, tragó saliva de vez en cuando. Pronto sus pupilas se convirtieron en puntitos. "El socorrista no pudo detectar ningún pulso arterial", dice el informe.

El ingeniero de la RAF Ronald Maddison, que murió como resultado de las pruebas con sarín en Porton Down en 1953. Fotografía: PA

Los detalles de la exposición continúan, registrados en minutos, atroces detalles. Milagrosamente, el hombre sobrevivió después de ser conectado a un resucitador de "pulmón de hierro" en un hospital. Casi tres horas después del accidente, el informe señala: "El paciente parecía alerta y orientado, aunque se quejaba de un malestar severo". El hombre ostentaba el nada envidiable título de la víctima de sarín más grave de la época.

Estados Unidos no fue el único país que experimentó con el sarín en los años de la guerra fría. La URSS produjo el agente para la guerra química. Y Gran Bretaña también se interesó. Un año después del incidente en Dugway, un ingeniero de la RAF de 20 años llamado Ronald Maddison participó en un experimento en Porton Down, la instalación de guerra química del Reino Unido en Wiltshire. A las 10:17 am del 6 de mayo, los científicos de Porton derramaron sarín líquido en los brazos de Maddison y otras cinco personas que, para la seguridad de los científicos, fueron retenidas en una cámara de gas sellada. Maddison cayó enferma y se desplomó sobre la mesa. Lo llevaron al hospital del lugar, pero murió a las 11 de la mañana. En 2004, más de 50 años después, una investigación descubrió que el Ministerio de Defensa había asesinado ilegalmente a Maddison después de uno de los encubrimientos más largos en la historia de la guerra fría.

Los accidentes y los experimentos poco éticos solo dieron una idea de los horrores que los científicos habían hecho posibles con la invención del sarín. En manos de las fuerzas armadas de una nación, el sarín y otros agentes eran un medio para matar rápidamente a un número tan grande de personas que las cifras se calculan como centenares redondeados, incluso miles. El bombardeo de Saddam Hussein a Halabja en el norte de Irak duró dos días en 1988 y mató a 5.000 personas. El ataque contra el pueblo kurdo fue reconocido como un acto de genocidio por el Tribunal Penal Supremo de Irak en 2010. Fue el mayor ataque con armas químicas contra civiles en la historia.

En 1993, 162 países firmaron la Convención sobre Armas Químicas, que prohibió la fabricación y el almacenamiento de armas químicas. Poco a poco, las naciones empezaron a destruir sus reservas, lo que en sí mismo era una tarea compleja y peligrosa. Los ingenieros idearon algunas formas contundentes pero eficaces de abordar el problema. Una es atar explosivos a cohetes, proyectiles o botes llenos de agentes químicos y hacerlos explotar en una cámara de explosión blindada. Otro es quemar las municiones en un horno blindado. Los depósitos de productos químicos almacenados en barriles se incineran o "neutralizan" mezclándolos con otros productos químicos. Las instalaciones sofisticadas utilizan recipientes herméticos y procesan sus desechos, pero son un lujo. En Irak, en la década de 1990, se mezclaron agentes químicos con gasolina y se quemaron en un horno construido con ladrillos en una trinchera en el desierto.

El servicio de emergencia atiende a las víctimas del ataque con sarín de Aum Shinrikyo en el metro de Tokio en 1995. Fotografía: Rex Features

La convención no puso fuera de su alcance las sustancias químicas crudas del sarín. Dos años después, en 1995, la secta Aum Shinrikyo pinchó bolsas de sarín casero en el metro de Tokio. Aunque sólo una docena de personas murieron, más de 5.500 buscaron ayuda médica, la gran mayoría eran "bien preocupados" que temían haber sido expuestos. El impacto psicológico no terminó con el ataque. Kenichiro Taneda, médico del Hospital Internacional St Luke's en Tokio, recordó la terrible conclusión de que tendría que llevar a una joven que había muerto en el departamento de emergencias entre una gran multitud para llegar al depósito de cadáveres del hospital. Para no causar más preocupaciones, "la trasladó con una máscara de oxígeno en la cara y cubriendo su cuerpo con una manta".

Los médicos que trataron a las víctimas del ataque de Tokio realizaron pruebas exhaustivas para buscar signos de sarín en sangre, orina y otras muestras médicas. Las pruebas, y otras desarrolladas por los militares, se han convertido en estándares para los inspectores de armas químicas que buscan evidencia de que se ha usado sarín.

El propio sarín reacciona fácilmente con el agua y, por lo tanto, se descompone cuando se encuentra con la lluvia, la humedad en el aire o el sudor. La fragilidad del agente en el agua llevó al personal del hospital en Siria a usar mangueras para empapar las habitaciones donde recibieron a las víctimas después de los ataques químicos. Por la misma razón, el sarín no se queda mucho tiempo en el medio ambiente ni en las personas. Los laboratorios pueden analizar la sustancia, pero con mayor frecuencia encontrarán productos de degradación. La primera sustancia en la que se degrada el sarín es el ácido isopropil metilfosfónico (IMPA), que generalmente se considera una prueba positiva para el sarín. Pero el propio IMPA se descompone en ácido metilfosfónico (MPA). Encontrar MPA en sangre u orina no es una prueba irrefutable del sarín: puede provenir de otros organofosforados. Saber cuál importa.

Los inspectores de la ONU encontraron pruebas concretas de que el sarín se utilizó con efecto letal en Ghouta, en las afueras de Damasco, el 21 de agosto. El equipo planea regresar pronto para visitar Khan al-Assal, Sheik Maqsood y Saraqueb, antes de presentar un informe final. Eso pondrá fin a otro capítulo sombrío en la historia del sarín y abrirá uno nuevo centrado en destruir el arma.

Este artículo fue enmendado el 18 de septiembre de 2013. El original decía que una sola gota de sarín puede matar. Esto ha sido corregido.


Ataques terroristas matan a 7 civiles en Damasco y su campo

Campo de Damasco / Idleb, SANA & # 8211 Seis civiles murieron y otros dos resultaron heridos debido a ataques terroristas en el campo de Damasco e Idleb el jueves.

Ataque de bombardeo terrorista mata a 6 civiles en Harasta, cerca de Damasco

Seis civiles murieron debido a un ataque terrorista con cohetes en el suburbio de Harasta en la campiña de Damasco.

Una fuente del Comando de Policía del Campo de Damasco le dijo al reportero de SANA que el ataque, que incluyó varios proyectiles de cohetes, fue lanzado por terroristas del llamado & # 8220Jaish al-Islam & # 8221 que están posicionados en Eatsern Ghoutaby, agregando que otra persona resultó herida. debido a la venta.

Coronel Sama'an asesinado en un ataque terrorista en la ciudad deportiva de al-Faihaa en Damasco

Mientras tanto, el director del equipo de fútbol de al-Jaish, coronel Nazih Sama’an, murió en un ataque terrorista en la ciudad deportiva de al-Faihaa en Damasco.

Una fuente policial le dijo a SANA que los terroristas de Jaish al-Islam atacaron la ciudad deportiva al-Faihaa y la calle al-Adawi con dos proyectiles de cohetes, matando al coronel e hiriendo al jugador Ali Maryameh.

Ocho personas heridas en Alepo

ِ Una fuente policial le dijo a SANA que las organizaciones terroristas atacaron con un cohete un barrio residencial de al-Masharka en Alepo, hiriendo a una mujer y un niño.

Más tarde, la fuente agregó que otras 6 personas resultaron heridas en un cohete lanzado por terroristas en un edificio en el barrio de la estación de Bagdad en Alepo.

Disparos de francotiradores terroristas contra lugareños en Idleb & # 8217s al-Fouaa hieren a una persona

En el mismo contexto, otra persona también resultó herida cuando grupos terroristas afiliados a Jabhat al-Nusra abrieron fuego de rifle de francotirador contra los habitantes y las casas # 8217 en la ciudad de al-Fouaa, sitiada por terroristas, en el campo norte de la provincia de Idleb.

Fuentes locales dijeron a SANA que los disparos de francotiradores procedían de la ciudad de Binnesh, confirmando que una persona resultó herida en el ataque.


Video del ataque químico

Un mes después del ataque, cuando ya se había eliminado la amenaza de Estados Unidos de atacar Siria, apareció un video que, según se afirma, se encontró en los cuerpos de "terroristas sirios". El video muestra a combatientes islamistas con máscaras de gas lanzando exactamente los mismos cohetes, identificándose como Liwa al-Islam (la facción de oposición dominante en el área) y anunciando la fecha como el 21 de agosto de 2013 (el día del ataque).

La existencia de evidencia en video de combatientes de la oposición que llevaron a cabo el ataque químico es una historia notable en sí misma. Lo que normalmente se consideraría el nivel más alto de evidencia, aquí fue descartado de plano como falso y ni siquiera fue mencionado en los principales medios de comunicación, mientras que las acusaciones infundadas y excesivamente confiadas por parte del gobierno de los EE. UU. Y las pruebas falsas reportadas por la ONU llegaron a los titulares.

El método Rootclaim evita este sesgo al requerir una investigación exhaustiva de todas las pruebas, sin filtrar. Examinamos cuidadosamente esos videos hace años y también investigamos fabricaciones de video en general. Descubrimos que los videos en escena son muy raros y que este video tiene múltiples características que son muy poco características de una fabricación. Este hallazgo fue un factor importante en nuestra conclusión inicial.

Gracias a esta nueva investigación, ahora tenemos una comprensión mucho más profunda de estos videos.

Los videos son bastante oscuros con pocos detalles, pero un examen cuadro por cuadro logró descubrir muchas características del lugar de lanzamiento, y coinciden perfectamente con el mismo campo donde se cruzan todas las trayectorias de los cohetes.

Por ejemplo, en varios fotogramas el cohete ilumina la zona, exponiendo detalles como árboles al fondo, un campo con poca vegetación y una plataforma pavimentada donde se encuentra el camarógrafo.

En otra toma vemos una zanja o borde, mientras que otras tomas muestran algunos árboles y arbustos dispersos.

Otras tomas similares en el video proporcionaron características adicionales, todas modeladas en 3D, creando una vista unificada del área:

Esta es una combinación perfecta para nuestro campo:


"Fue horrible, aterrador". Las guerras de Siria no han terminado. Y sus hospitales siguen siendo bombardeados

Daid al-Kamel estaba visitando a un vecino cuando cayó la primera ronda de cohetes Grad. La frágil mujer de 60 años no fue golpeada, pero el impacto la dejó inconsciente y, cuando volvió en sí, estaba en estado de shock.

Otro vecino la llevó a la sala de emergencias del cercano Hospital Al-Shifaa, donde habían sido trasladados los heridos del ataque del 12 de junio en la ciudad de Afrin, en el noreste de Siria. Su hijo Abdullah, de 33 años, acababa de llegar para atenderla cuando la segunda ronda de cohetes cayó sobre ellos.

De repente, la sala de emergencias se convirtió en un caldero de humo, polvo, carne humana y metal retorcido. El amable vecino que había llevado a Daid al hospital yacía muerto. Uno de los heridos gritó a la enfermera Abdullah Wanusah pidiendo ayuda. Pero el joven de 25 años, que había sobrevivido a varios ataques a hospitales en los suburbios del este de Damasco antes de ser desplazado a Afrin en 2018, también resultó herido en la cabeza y cubierto de sangre.

"Mírame", recuerda haberle dicho, mientras lo trataban por heridas de metralla en otro hospital. & ldquoNo puedo ayudarte. & rdquo

Los ataques con cohetes del sábado en la ciudad nororiental de Afrin dejaron al menos 20 muertos y muchos más heridos.

Las autoridades de la zona protegida por Turquía en el noroeste de Siria culparon del ataque a las Fuerzas Democráticas Sirias, la milicia liderada por los kurdos que controlaba el área hasta que les fue arrebatada en una guerra de 2018.

Pero las SDF han negado con vehemencia la responsabilidad del ataque al hospital, que está financiado en parte por la organización benéfica estadounidense, la Sociedad Médica Estadounidense Sirio. Fue uno de los cientos de bombardeos de hospitales y clínicas llevados a cabo principalmente por el régimen sirio y sus patrocinadores rusos durante la última década de guerra.

Ali Ali, de 21 años, estuvo entre las docenas de heridos en un ataque con cohetes mientras visitaba el hospital en Afrin.

"Las SDF niegan categóricamente que alguna de sus fuerzas haya sido responsable o esté involucrada en el trágico ataque [al] hospital en Afrin", dijo Mazloum Abdi, comandante de la fuerza respaldada por occidente que controla gran parte del noreste de Siria, en una nota publicada en Gorjeo. & ldquoEstamos profundamente entristecidos por la pérdida de vidas inocentes. Condenamos el ataque sin reservas. Dirigirse a los hospitales es una violación del derecho internacional. & Rdquo

Nadie se ha atribuido la responsabilidad del ataque.

Las autoridades turcas organizaron una breve y poco común visita a Afrin para visitar el sitio del hospital bombardeado y ahora cerrado paraEl independiente y la cadena de televisión France 24, que nos transporta a la ciudad y al hospital en un pequeño convoy de vehículos blindados.

Tanto Ankara como los líderes políticos y de seguridad sirios dicen que creen que las SDF fueron responsables del ataque, y señalaron que el grupo controla el bolsillo de Tal Rifaat justo al otro lado de una montaña adyacente. Describen repetidos ataques con cohetes contra Afrin, que SDF afirma como un cantón de su cuasi-estado, llamado Rojava. Al-Shifaa está al lado de una importante instalación de seguridad que cuenta con ex combatientes rebeldes sirios y asesores de seguridad turcos.

El coronel Mohammed al-Hossein, de la policía de Afrin, evalúa los daños causados ​​por un ataque con cohetes el 12 de junio en el hospital Al-Shifaa

"Esta no es la primera vez que las [SDF] atacan esta área", dice Mohammed Sheikh-Rashid, jefe del consejo municipal local. & ldquoA menudo han atacado el área alrededor del hospital, pero nunca el hospital en sí. & rdquo

Las fuerzas del régimen sirio y las milicias chiítas aliadas respaldadas por Irán también se encuentran al alcance de los cohetes.

Sus supervivientes pintan un cuadro espantoso. Un cohete alcanzó el anexo de triaje y emergencia donde esperaban pacientes del ataque anterior en el vecindario cercano, junto con otros que buscaban asistencia médica.

Otro golpeó la sala de partos. Entre los asesinados había una mujer que estaba dando a luz a un niño y otra en trabajo de parto y esperando dar a luz. Sus dos bebés por nacer también fueron asesinados, al igual que una partera que trabajaba en la sala.

Un niño en silla de ruedas en el hospital murió. Entre los horripilantes hallazgos entre los escombros durante la visita del lunes se encontraba un fragmento de mandíbula de un niño que se presume pertenecía a uno de los muertos.

Ahlam Aarabi es una enfermera de 31 años que estaba de servicio en la sala de maternidad cuando la llamaron a la sala de emergencias para ayudar con los heridos y moribundos del primer ataque. "De repente, estaba oscuro y el polvo se levantó a nuestro alrededor", recuerda. & ldquoCuando abrí los ojos, todo lo que podía ver era carne. Fue horrible, aterrador lo que vi. & Rdquo

La sala de maternidad gravemente dañada del hospital Al-Shifaa

Ibrahim Khatib, el gerente de 40 años del hospital y el establecimiento de alimentos de rsquos, llevó a su traumatizado hijo Qusay, de 11 años, a un lugar seguro en el edificio principal del hospital antes de apresurarse a rescatar a los heridos. "Vi partes del cuerpo en el suelo", recuerda.

Kamel y su hijo todavía están atormentados por la explosión que los dejó con quemaduras, heridas de metralla y miembros rotos en el principal hospital de Afrin. Huyeron a Afrin desde Idlib el año pasado, con la esperanza de escapar del avance de las fuerzas del régimen sirio.

"Anoche soñé con el muerto que me salvó, y estaba de vuelta en ese lugar horrible", dice desde su cama de hospital.

Las autoridades turcas y sus aliados ven el ataque al hospital como un intento de socavar lo que describen como progreso en la prestación de servicios y mejora de la calidad de vida en Afrin. A diferencia de otras áreas sirias, incluidas las que están bajo el control del régimen, Afrin recibe 24 horas de electricidad y agua corriente. Los contratistas turcos han construido nuevas carreteras. Hay indicios de una actividad comercial incipiente.

Ahlam Aarabi, de 31 años, enfermera del Hospital Al-Shifaa, recuerda los terribles momentos de pánico en los que cayeron cohetes.

El hospital Al-Shifaa fue renovado y reabierto en 2018, complementando el principal hospital de Afrin donde se trata a los pacientes de Covid.

El intento de regeneración de la región es en parte una estrategia de contrainsurgencia. Ankara no quiere que las SDF se ganen el apoyo de los lugareños. El grupo está afiliado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Turquía considera una organización terrorista y ha estado en guerra con el estado turco desde la década de 1990.

Turquía también espera que la mejora de la calidad de vida en Afrin y otras áreas de Siria bajo su control, incluidas Tal Abyad y Azaz, atraiga el regreso de algunos de los 3,5 millones de refugiados sirios que viven en Turquía.

Muchos de los que viven y trabajan en Afrin, incluidos los heridos y muertos en el ataque, vinieron de otras partes de Siria, transportados por los infames autobuses verdes que utiliza el régimen para reubicar a los que viven en áreas que ha recapturado.

Quieren enviar un mensaje de que no se puede vivir seguro aquí, que no se puede vivir con seguridad aquí, que no se puede vivir sin miedo.

Mohammed Sheikh-Rashid, el jefe del consejo municipal de Afrin

Las SDF y grupos independientes de derechos humanos han acusado a las autoridades turcas y sus afiliados sirios locales de ingeniería social, expulsando a los kurdos étnicos de Afrin para dar paso a los sirios desplazados por la guerra.

"La gente de otras partes de Siria vino aquí y se llevó las casas vacías", reconoce un farmacéutico en Afrin.

Pero otros dicen que cualquier abuso de derechos humanos tuvo lugar solo en las caóticas primeras semanas posteriores a la captura de Afrin. Sheikh-Rashid, the municipal council chief, noted that he was an ethnic Kurd, and accused the SDF of attempting to undermine the progress that he believes has been made in Afrin.

&ldquoIf they want to fight there is a front line and we have armies and we can fight,&rdquo he says. &ldquoBut they want to kill as many civilians as possible. They want to send a message that you cannot live safely here, that you cannot live with security here, that you cannot live without fear.&rdquo


Israel strikes Syria after rockets fired at Golan Heights

JERUSALEM — The Israeli military said its aircraft struck Syrian army targets on Sunday after rockets were fired at the Golan Heights, and Syria's state media said three soldiers were killed in the second such flare-up in a week.

Syrian television reported big explosions near Damascus before dawn and said air defenses had "confronted the enemy."

The Israeli military said it struck Syrian artillery and aerial defense batteries in retaliation for Saturday's firing of two rockets at the Israeli-occupied Golan Heights.

An Israeli military spokeswoman said it was still unclear who had fired the rockets, but the Syrian army was held responsible for any attack launched from Syrian territory.

"We will not tolerate any firing into our territory and we will respond with great force to any aggression against us," Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu said in a statement.

On Monday, Israel’s military said it attacked a Syrian anti-aircraft position that had fired on one of its warplanes, and Syrian state media said a soldier had been killed in the incident.

In recent years, Israel has carried out hundreds of strikes in Syria against its regional arch foe Iran and the Lebanese Hezbollah group, which it calls the biggest threat to its borders.

Iran and Hezbollah are fighting on the side of President Bashar al-Assad in the Syrian war, and Israel says they are trying to turn Syria into a new front against Israelis.

Syria lost the Golan Heights to Israel in the 1967 Middle East war. Israel later annexed the captured territory in a move unrecognized by most of the international community, except for the United States. President Donald Trump announced U.S.-recognition for Israeli sovereignty over the Golan in March.

The White House said on Wednesday that national security adviser John Bolton and his Israeli and Russian counterparts will meet in Jerusalem this month to discuss regional security issues. Russia intervened militarily in the Syrian war on Assad’s behalf in 2015, turning the tide of the war.


Syria’s SANA news agency reports rocket attack on US base in Deir ez-Zor

BEIRUT, August 19. /TASS/. Several rockets exploded on Tuesday on the territory of a US military base in the north of Syria&rsquos Deir ez-Zor governorate, the SANA news agency reported.

According to the agency, the attack targeted a US base near the Conoco oil field controlled by US troops and Kurdish units. No information about casualties is available so far.

This is the first-ever attack on one of the 12 military facilities, created by the United States since 2015 in Syria&rsquos governorates of al-Hasakah, Raqqa and Deir ez-Zor. US forces, together with Kurdish groups, control oil-rich areas on the eastern bank of the Euphrates river, including the oil fields of Al-Omar, Tanak, Al-Jafra and Conoco, which accounted for 80% of all oil produced in Syria before the war broke out.

Late last year, US President Donald Trump approved the plan of US troop withdrawal from Syria, according to which only a few hundreds of US soldiers will remain in the country. Their main task will be to ensure control over oilfields in the northeast of the country.

Meanwhile, Damascus views the US military presence on its territory as an "illegal occupation accompanied by plundering of natural resources that belong to the people of Syria."

On August 17, helicopters of the US Armed Forces opened fire at a Syrian government army checkpoint near the settlement of Tel Dahab in the al-Hasakah governorate. One Syrian servicemen was killed and two injured. According to SANA, the strike took place after Syrian soldiers refused to let a US patrol pass through one of its checkpoints.


A Top Syrian Scientist Is Killed, and Fingers Point at Israel

JERUSALEM — Aziz Asbar was one of Syria’s most important rocket scientists, bent on amassing an arsenal of precision-guided missiles that could be launched with pinpoint accuracy against Israeli cities hundreds of miles away.

He had free access to the highest levels of the Syrian and Iranian governments, and his own security detail. He led a top-secret weapons-development unit called Sector 4 and was hard at work building an underground weapons factory to replace one destroyed by Israel last year.

On Saturday, he was killed by a car bomb — apparently planted by Mossad, the Israeli spy agency.

It was at least the fourth assassination mission by Israel in three years against an enemy weapons engineer on foreign soil, a senior official from a Middle Eastern intelligence agency confirmed on Monday. The following account is based on information provided by the official, whose agency was informed about the operation. He spoke only on the condition of anonymity to discuss a highly classified operation.

The attack took place on Saturday night in Masyaf, where Syria’s military research organization maintains one of its most important weapons-development facilities. It quickly prompted finger pointing at Israel by both Syria and Hezbollah, the Lebanon-based Islamic militant group whose fighters have played a major role in the Syrian civil war on the side of President Bashar al-Assad.

In this case, the accusations were well founded: The Mossad had been tracking Mr. Asbar for a long time, according to the Middle Eastern intelligence official.

The Israelis believed that Mr. Asbar led the secret unit known as Sector 4 at the Syrian Scientific Studies and Research Center. He was said to have free access to the presidential palace in Damascus and had been collaborating with Maj. Gen. Qassim Suleimani, commander of Iran’s Quds Force, and other Iranians to begin production of precision-guided missiles in Syria by retrofitting heavy Syrian SM600 Tishreen rockets.

Mr. Asbar was also working on a solid-fuel plant for missiles and rockets, a safer alternative to liquid fuel.

An official from Syria and Iran’s alliance, speaking on the condition of anonymity because he was not authorized to talk to Western journalists, said he believed Israel had wanted to kill Mr. Asbar because of the prominent role he played in Syria’s missile program even before the current conflict broke out in 2011.

Under Israeli law, the prime minister alone is authorized to approve an assassination operation, euphemistically known as “negative treatment” within the Mossad. Spokesmen for Prime Minister Benjamin Netanyahu and Defense Minister Avigdor Lieberman did not respond to requests for comment on Monday.

Mr. Lieberman, however, earlier in the day dismissed suggestions in the Syrian and Lebanese news media that Israel was behind the blast, which also killed Mr. Asbar’s driver.

“Every day in the Middle East there are hundreds of explosions and settling of scores,” he told Israel’s Channel 2 News. “Every time, they try to place the blame on us. So we won’t take this too seriously.”

As one of the directors of Syria’s Scientific Studies and Research Center, Mr. Asbar had for years been active in the Assad regime’s chemical-weapons production program, working mainly in Al Safir, outside of Aleppo, and in the city of Masyaf, west of Hama, farther to the south. He was also involved in coordinating Iranian and Hezbollah activities in Syria, according to the intelligence official.

More recently, as leader of Sector 4, Mr. Asbar was primarily engaged in adapting Syria’s arsenal of low-technology rockets to make them capable of striking long-range targets with far greater accuracy — a danger that Israel has devoted enormous energy and resources to countering.

Israel is making a broad effort against Iranian and Hezbollah forces, which it began after their forces entered Syria to help the Assad government battle rebel fighters.

The fear in Jerusalem is that, after the civil war ends, those forces would turn their energies against Israel. Israeli officials also worry that Iran might seek to create a permanent presence inside Syria, effectively creating a second front along Israel’s northern border.

The Iranian presence in Syria is deeply troubling to Israel.

Israel’s air force has repeatedly attacked targets in Syria that it sees as a strategic threat. Among them are weapons storehouses for Iran and Hezbollah convoys carrying arms from Iran to Syria and Hezbollah bases for Shiite militias from Iraq, Pakistan and Afghanistan, and for the Iranian Revolutionary Guard Corps and Syrian air bases used to house Iranian aerial vehicles.

The Israelis also discovered that weapons factories were being set up in facilities of the Scientific Studies and Research Center for the benefit of Mr. Assad’s forces, Hezbollah and the Iranian Revolutionary Guard Corps stationed in Syria.

Last September, Israel attacked and destroyed most of the weapons factory in Masyaf where Mr. Asbar was a senior manager. This summer, though, the Iranians began to rebuild it, this time underground. In the meantime, production machines had been transferred elsewhere for storage. But Israel destroyed many of those in a missile strike on July 23.

Syria’s Scientific Studies and Research Center has long been a focus of Western intelligence agencies and is subject to financial sanctions in the United States and France. Before the civil war, it operated Syria’s main manufacturing and storage sites for chemical weapons, many of which have since been destroyed or abandoned. It employed around 10,000 people developing and producing missiles, chemical, biological and nuclear weapons.

Israel’s hand has often been discerned in attacks on Syrian weapons production. In 2007, an explosion at a warhead production line at the Scientific Studies and Research Center facility in Al Safir killed 15 Syrians and a number of Iranians. Syria concluded it was the work of Israeli saboteurs.

Israel did not claim responsibility. It never does. But the Mossad has a long history of assassinating scientists developing weaponry seen as a threat.

In the late 1950s, a group of German scientists and engineers who had worked on Hitler’s rocket program began building missiles for Egypt, setting off a panic in Israel and helping bring about David Ben-Gurion’s retirement from politics. The Mossad tried repeatedly to kill the scientists before recruiting agents inside the project who helped bring it to a halt.

In the late 1970s, the Mossad stabbed to death an Egyptian scientist and poisoned two Iraqis who were working on a nuclear project for Saddam Hussein. When it became clear the project had been delayed but not derailed, Israel destroyed Iraq’s nuclear reactor in 1981. And in 1990, two Mossad agents in Brussels killed Gerald Bull, a Canadian missile engineer who had promised to build a super-cannon for Iraq that could fire huge shells at Tel Aviv.

In recent years, Iran has been the Mossad’s most frequent target: Since 2007 it has assassinated six Iranians, most of them scientists involved in Iran’s nuclear and missile programs on their way to work in the morning. An Iranian general in charge of a missile project was also blown up in his headquarters along with 17 of his men.

Israeli operatives have also killed a number of Syrians: a general involved in its nuclear program in 2008, on a beach in Tartus, Syria a senior Hamas operative responsible for its acquisition of sophisticated missiles and weapons from Iran, in Dubai in 2010 the head of research and development for Hezbollah, in Beirut in 2013 and two Hamas scientists, one in Tunis in 2016 and one in Kuala Lumpur, Malaysia, in April.

Not every assassination attempt has been successful: In January, a Hamas official, Muhammad Hamdan, was gravely injured but survived a car bombing in Sidon, Lebanon, where Hamas was building a workshop for manufacturing components for missiles and drones.


Ver el vídeo: Estados Unidos difundió un video que muestra ataques contra EI en Siria e Irak (Noviembre 2021).