Información

Codebreakers: La historia de la creciente influencia de Bletchley Park en la Segunda Guerra Mundial


Este artículo es una transcripción editada de Bletchley Park: The Home of Codebreakers en Our Site de Dan Snow, transmitido por primera vez el 24 de enero de 2017. Puede escuchar el episodio completo a continuación o el podcast completo de forma gratuita en Acast.

Alice Loxton rastrea a cuatro veteranas que comparten sus historias de la Segunda Guerra Mundial.

Ver ahora

Se cree ampliamente que Bletchley Park no comenzó a tener un impacto significativo en las fortunas aliadas hasta después de la Batalla de Gran Bretaña. Esto no es del todo exacto.

Si bien es cierto que la contribución de Bletchley Park creció a medida que avanzaba la guerra, el equipo ya estaba leyendo la información del rayo de navegación alemán en la primavera de 1940.

Los analistas de Bletchley Park ya estaban contribuyendo durante la Batalla de Gran Bretaña, y ese papel continuó creciendo en influencia campaña por campaña, teatro por teatro, durante el resto de la guerra.

Parte de esta inteligencia no requirió descifrar códigos. Por ejemplo, cuando los aviones alemanes volaban de regreso a su base de operaciones, los pilotos hablaban en un lenguaje sencillo porque llegar a casa es muy importante y no creían que hubiera ningún valor estratégico en lo que estaban diciendo en ese momento de su misión.

Bombarderos Heinkel He 111 durante la Batalla de Gran Bretaña. Bletchley Park ya estaba leyendo la información del haz de navegación alemán en la primavera de 1940.

De hecho, al escuchar a la Fuerza Aérea Alemana hablar en un lenguaje sencillo mientras volaban de regreso, los analistas pudieron establecer dónde estaban para la próxima vez, lo que en realidad era información muy importante.

Los analistas de Bletchley Park ya estaban contribuyendo durante la Batalla de Gran Bretaña, y ese papel continuó creciendo en influencia campaña por campaña, teatro por teatro, durante el resto de la guerra.

¿Cómo se utilizó la inteligencia de Bletchley en el Mediterráneo?

En 1942, Bernard Montgomery, el nuevo comandante del Octavo Ejército británico,

pudo aprovechar la amplia información de inteligencia cortesía de Bletchley Park, incluida información sobre el orden de batalla alemán y cuáles eran las intenciones de Rommel.

Toda esta información relacionada con el ejército alemán e italiano en el norte de África se volvió invaluable, lo que permitió a Gran Bretaña hundir convoyes que traían suministros a través del Mediterráneo.

El Lancaster Bomber es uno de los aviones más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial. Entró en servicio a principios de 1941 y pasó a ser el principal avión bombardero pesado de Gran Bretaña durante la guerra, sirviendo principalmente en bombardeos nocturnos en la Europa ocupada por los alemanes. Su eficacia aseguró que el Lancaster resultara fundamental para la exitosa estrategia de bombardeo de los aliados a partir de 1942.

Ver ahora

Sin embargo, hubo un problema con tan buena información. Al actuar sobre una pieza de inteligencia que no podría haber sido descubierta de otra manera, los Aliados estaban efectivamente en peligro de señalar sus capacidades de descifrado de códigos al enemigo. Los aliados debían tener mucho cuidado con la forma en que actuaban en función de la inteligencia.

El ejército británico desarrolló estrategias para solucionar este problema. Por ejemplo, cuando tenían inteligencia sobre barcos en el Mediterráneo, enviaban aviones de reconocimiento al área donde sabían que iba a estar un convoy, el avión de reconocimiento volaba, asegurándose de que había sido detectado y luego volaba de nuevo. Luego se envió un submarino para hundir el convoy.

La idea era presentar una razón concebible para que se encontrara el convoy que no tuviera nada que ver con el descifrado de códigos.

¿Por qué Bletchley Park fue tan importante para el engaño del Día D?

Antes del Día D, los aliados querían persuadir a los alemanes de que atacarían en Pas-de-Calais, en lugar de en Normandía. Se empleó todo tipo de engaños astutos, desde la construcción de un ejército falso en Kent hasta el uso de tanques inflables de madera. Los descifradores de códigos Enigma de Bletchley jugaron un papel clave en la artimaña, llamada Operación Fortaleza.

La red de espionaje alemana en Gran Bretaña, para entonces completamente controlada por la inteligencia británica, reportaría al servicio de inteligencia alemán, la Abwehr, principalmente en España y Portugal.

Antes del Día D, los aliados querían persuadir a los alemanes de que atacarían en Pas-de-Calais, en lugar de en Normandía.

Esta información fue luego enviada a Berlín por radio y leída por descifradores de códigos británicos. Entonces, el MI5 pudo poner algo en un mensaje que luego fue enviado a Berlín a través de un agente doble, luego leyó la respuesta de Berlín.

La inteligencia británica no solo pudo proporcionar información, sino que también pudo ver cómo reaccionaban los alemanes. Un control tan completo de la alimentación de información les permitió tocar a los alemanes como un violín, matizando y ajustando la información que les daban de acuerdo con las respuestas.

Andrew Roberts comparte una selección de artículos de su colección de Winston Churchill, que documenta la fascinante vida de una de las figuras más emblemáticas de Gran Bretaña.

Ver ahora

Dominio total de la información

A finales de 1944, Gran Bretaña tenía un dominio total de la información. Al estudiar pacientemente las comunicaciones alemanas, Gran Bretaña había construido una imagen completa del ejército alemán en Francia y los Países Bajos en la época del Día D.

Conocían todas las unidades, quién las comandaba, cuáles eran sus estructuras de rango, cuántos tanques tenían, dónde estaban sus defensas… Esencialmente, estaban cerca de saberlo todo.

Las lanchas de desembarco ficticias se utilizaron como señuelos antes del Día D. Bletchley Park jugó un papel clave en el engaño.

En cambio, los alemanes no sabían casi nada sobre el ejército que los atacaba, y lo que sí sabían era al menos un 50% falso, gracias a una operación de engaño que les habían alimentado.

En consecuencia, los alemanes tenían una visión muy exagerada de cuán grande era el ejército invasor. Entonces, a pesar de que Gran Bretaña casi se había comprometido plenamente con Normandía, Alemania creía que había otro ejército igualmente grande listo para ir a Calais.

Incluso hemos visto una carta del propio Hitler diciéndole a las tropas en Calais que no vayan a Normandía porque se avecinaba otra invasión.


Parque Bletchley

Parque Bletchley es una finca y casa de campo inglesa en Bletchley, Milton Keynes (Buckinghamshire) que se convirtió en el principal centro de descifrado de códigos aliados durante la Segunda Guerra Mundial. La mansión fue construida durante los años siguientes a 1883 para el financiero y político Sir Herbert Leon en los estilos gótico victoriano, Tudor y barroco holandés, en el sitio de edificios más antiguos del mismo nombre.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la finca albergó el Government Code and Cypher School (GC & ampCS), que penetraba regularmente las comunicaciones secretas de los poderes del Eje; lo más importante, los cifrados alemanes Enigma y Lorenz entre su personal temprano más notable, el equipo de descifradores de códigos de GC & ampCS incluía a Alan. Turing, Gordon Welchman, Hugh Alexander, Bill Tutte y Stuart Milner-Barry. La naturaleza del trabajo allí fue secreta hasta muchos años después de la guerra.

Según el historiador oficial de la inteligencia británica, la inteligencia "Ultra" producida en Bletchley acortó la guerra de dos a cuatro años, y sin ella el resultado de la guerra habría sido incierto. [1] El equipo de Bletchley Park diseñó una maquinaria automática para ayudar con el descifrado, que culminó con el desarrollo de Colossus, la primera computadora electrónica digital programable del mundo. [a] Las operaciones de descifrado de códigos en Bletchley Park llegaron a su fin en 1946 y toda la información sobre las operaciones en tiempo de guerra se clasificó hasta mediados de la década de 1970.

Después de la guerra, la Oficina de Correos se hizo cargo del sitio y lo utilizó como escuela de administración, pero en 1990 las cabañas en las que trabajaban los descifradores de códigos estaban siendo consideradas para demolición y remodelación. Bletchley Park Trust se formó en 1991 para salvar grandes porciones del sitio del desarrollo.

Más recientemente, Bletchley Park ha estado abierto al público y alberga exhibiciones interpretativas y cabañas reconstruidas como habrían aparecido durante sus operaciones en tiempos de guerra. Recibe cientos de miles de visitantes anualmente. [2] El Museo Nacional de Computación, que incluye una réplica de la máquina Bombe y una computadora Colossus reconstruida, se encuentra en el Bloque H del sitio.


Introducción. La influencia de Ultra en la Segunda Guerra Mundial, F.H. Hinsley
Parte uno. La producción de ultrainteligencia
1: Vida dentro y fuera de la cabaña 3, William Millward
2: El oficial de guardia, Choza 3, Ralph Bennett
3: un oficial naval en la cabaña 3, Edward Thomas
4: El reloj Z en la cabaña 4, parte I, Alex Dakin
5: El reloj Z en la cabaña 4, parte 2, Walter Eytan
6: descifrados navales italianos, Patrick Wilkinson
7: Sección Naval VI, Vivienne Alford
8: Cooperación de inteligencia de señales angloamericana, Telford Taylor
9: Un estadounidense en Bletchley Park, Robert M. Slusser
10: Bletchley Park, el Almirantazgo y Enigma naval, F.H. Hinsley
La segunda parte. Enigma
11 11: La máquina Enigma, Alan Stripp
12: Choza 6: Primeros días, Stuart Milner-Barry
13: Choza 6: 1941-1945, Derek Burla
14: Choza 8 y Enigma naval, Parte 1, Joan Murray
15: Choza 8 y Enigma naval, Parte 2, Rolf Noskwith
16: El enigma de la Abwehr, Peter Twinn
17: Las bombas, Diana Payne
Parte tres. Pez
18: Introducción al pescado, F.H. Hinsley
19: Enigma y pescado, Jack bueno
20: La máquina de atún, Ken Halton
21: Operación Tunny
Cuarta parte. Cifrados de campo y códigos tácticos
22: Recuerdos de Bletchley Park, Francia y El Cairo, Henry Dryden
23: Las malas relaciones de Army Ultra, Noel Currer-Briggs
24: Relaciones Ultra Pobres de la Marina, Christopher Morris
25: Señales tácticas de la Fuerza Aérea Alemana, Peter Gray Lucas
Quinta parte. Códigos japoneses
26: códigos navales japoneses, Michael Loewe
27: Bedford-Bletchley-Kilindini-Colombo, Hugh Denham
28: códigos militares japoneses, Maurice Wiles
29: códigos de la Fuerza Aérea del Ejército Japonés en Bletchley Park y Delhi, Alan Stripp
30: Recuerdos de temps perdu en Bletchley Park, Carmen Blacker
Apéndice. Cómo tomaron forma los edificios de Bletchly Park, Bob Watson

Editado por F. H. Hinsley y Alan Stripp


Codebreakers & # 39 Victory: Cómo los criptógrafos aliados ganaron la Segunda Guerra Mundial

Durante años, la historia de los descifradores de códigos de la Segunda Guerra Mundial se mantuvo como un secreto de estado crucial. Incluso Winston Churchill, él mismo un gran defensor del programa criptológico de Gran Bretaña, minimizó a propósito sus logros en sus libros de historia. Ahora, sin embargo, después de que hayan pasado décadas, ha salido a la luz el verdadero alcance del papel de los criptógrafos británicos y estadounidenses en la guerra. Fue un papel clave para la victoria aliada. Desde la Batalla de Gran Bretaña hasta el frente del Pacífico y las divisiones blindadas en África, la criptografía superior dio a los Aliados una ventaja decisiva sobre los generales del Eje. La inteligencia militar marcó una diferencia significativa batalla tras batalla.

En Victoria de los descifradores de códigos, el criptógrafo veterano Hervie Haufler lleva a los lectores entre bastidores en este fascinante mundo subterráneo de cifrados y decodificadores. Esta visión amplia representa el primer relato completo de la ruptura de códigos durante la Segunda Guerra Mundial. Haufler reúne años de investigación, acceso exclusivo a archivos ultrasecretos y entrevistas personales para crear una cautivadora lectura obligada para cualquier persona interesada en el intelecto y la perseverancia detrás del frente que se utilizaron para vencer a los nazis y a Japón.


La contribución de los descifradores de códigos de Bletchley Park a la Segunda Guerra Mundial exagerada, afirmaciones de nuevos libros

(CNN) - La contribución de la famosa instalación de descifrado de códigos Bletchley Park a la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial ha sido exagerada, según el autor de una historia oficial de la agencia de inteligencia británica GCHQ.

Los descifradores de códigos en las instalaciones de GCHQ descifraron las comunicaciones de la Alemania nazi y se les atribuyó el mérito de cambiar el rumbo de la guerra, pero John Ferris, cuyo libro "Behind the Enigma" fue publicado el martes, le dijo a CNN que el público británico había creado un mito alrededor de la instalación que exageró su influencia.

"Soy insuperable en admirar a Bletchley y la forma en que opera, pero la clave es que la inteligencia nunca gana una guerra por sí sola", dijo Ferris. "No puede, tienes que tener fuerza".

Ferris cree que se ha construido un mito en torno a la operación de descifrado de códigos en Bletchley Park.

"Para los británicos, 1940 ha adquirido una importancia cada vez mayor a medida que pasa el tiempo", dijo. "Lo ven casi como el momento en que se creó la Gran Bretaña moderna".

Bletchley se convirtió en parte de este mito fundador con la publicación de detalles sobre la operación, lo que parecía sugerir que fue la razón por la que Gran Bretaña ganó la guerra, agregó Ferris.

Las actividades en Bletchley Park permanecieron en secreto durante varios años después del conflicto.

Algunos historiadores han argumentado que el éxito en descifrar los códigos Enigma redujo dos años de la guerra, pero Ferris cree que es más probable que la victoria sea más fácil y rápida en varios meses.

"Decir que hizo algo más que eso, creo que es poco realista", dijo.

GCHQ es la agencia de inteligencia más grande del Reino Unido en la actualidad y Ferris tuvo acceso a los archivos durante su investigación, según un comunicado de prensa que anuncia la publicación del libro.

Ferris le dijo a CNN que antes de 1914, Gran Bretaña no tenía una agencia de inteligencia de señales. La inteligencia de señales implica producir inteligencia a partir de comunicaciones interceptadas.

"En la Primera Guerra Mundial, la inteligencia de señales británica probablemente esté cerca de ser tan influyente como lo fue en la Segunda Guerra Mundial", dijo.

La contribución de la organización ha seguido creciendo, dijo Ferris, quien calificó al GCHQ como una "herramienta muy, muy valiosa para el poder británico".

Hoy monitorea las amenazas cibernéticas contra el Reino Unido y está entre las cinco mejores agencias de inteligencia de su tipo en el mundo, dijo Ferris.

"Es una organización extremadamente capaz y eficaz", dijo.

A medida que las fuerzas militares convencionales han disminuido en tamaño, el papel de la tecnología ha aumentado y, con él, la importancia de agencias como GCHQ, agregó.


Acortando la guerra

En febrero de 1942, los alemanes contraatacaron introduciendo una nueva cuarta rueda (multiplicando el número de ajustes otras 26 veces) en sus máquinas Naval Enigma. La 'red' resultante era conocida por los alemanes como 'Triton' y por los británicos como 'Shark'. Durante casi un año, Bletchley no pudo hacer incursiones en Shark, y las pérdidas de los aliados en el Atlántico volvieron a aumentar de forma alarmante.

En diciembre de 1942, Shark se rompió, pero las innovaciones alemanas significaron que los aliados tuvieron que esperar hasta agosto del año siguiente antes de que Naval Enigma se volviera a leer con regularidad. Para entonces, los estadounidenses eran combatientes activos, que proporcionaban la potencia informática que tanto necesitaba Bletchley.

. Overlord probablemente se habría aplazado hasta 1946.

Para el día D de junio de 1944, Ultra ya no era tan importante. Pero nadie quería que los alemanes sintieran que se estaba leyendo Enigma. Cuando, unos días antes del desembarco de Normandía, un grupo de trabajo estadounidense capturó un submarino alemán con sus llaves Enigma, el almirante Ernest King, comandante en jefe de la Flota del Atlántico de Estados Unidos, amenazó con someter a consejo de guerra al oficial a cargo de poner en peligro ' Operación Overlord ', como se conocía el plan para los desembarcos del Día D.

¿En qué medida la inteligencia Ultra, obtenida al leer los cifrados Enigma, acortó la guerra? Harry Hinsley, con sede en Bletchley durante la guerra, sugiere que fue un activo importante. Si no mantuvo a Rommel fuera de Egipto en 1941, ciertamente lo hizo al año siguiente, impidiéndole explotar su victoria en Gazala.

Como dijo el general Alexander, "El conocimiento no sólo de la fuerza y ​​disposición precisas del enemigo, sino también de cómo, cuándo y dónde tiene la intención de llevar a cabo sus operaciones, aportó una nueva dimensión al enjuiciamiento de la guerra".

La pérdida de Egipto en 1942 habría retrasado la reconquista del norte de África y alterado el calendario de la invasión de Francia. Según Hinsley, Overlord probablemente se habría aplazado hasta 1946.

Pero para entonces los alemanes podrían haber respondido con armas V y cosas peores. Los éxitos de Enigma siempre debían complementarse con otro material de inteligencia, pero el hecho de que los Aliados mantuvieran a Enigma en secreto hasta 1974 demuestra lo mucho que significó para ellos.


Cómo los iconos de la ingeniería británicos cambiaron el espionaje en dos guerras mundiales

Gran parte del éxito de la recopilación de inteligencia, comunicaciones seguras y espionaje durante los turbulentos años de la Primera y la Segunda Guerra Mundial se debió a la tecnología y la ingeniería.

E & ampT entrevistó a la Dra. Elizabeth Bruton, curadora de tecnología e ingeniería en el Museo de Ciencias de Londres.

E & ampT: ¿Cómo llegaron a ser los ingenieros eléctricos de creciente importancia para la recopilación de inteligencia y espionaje durante las guerras mundiales?

Elizabeth Bruton: Los ingenieros eléctricos tuvieron un papel clave en la recopilación de inteligencia y espionaje desde la Primera Guerra Mundial en adelante, incluso si, hasta donde sabemos, relativamente pocos de los descifradores de códigos en Bletchley Park tenían experiencia en ingeniería o eran miembros del IET.

Inicialmente, durante la Primera Guerra Mundial, cuando comenzamos a ver una mayor profesionalización en el descifrado de códigos, utilizaron personas que tenían experiencia en lingüística. En ese entonces, sentían que era su mejor apuesta descifrar códigos y cifrados. Fue en gran parte lápiz y papel. Se trataba de entender el idioma. A fines de la década de 1930, la Oficina de cifrado polaca se dio cuenta de que un sistema de cifrado cada vez más automatizado ayudaría. Enigma se desarrolló por primera vez como un sistema de cifrado civil a principios de la década de 1920. Más tarde, fue comprado por el ejército alemán para uso exclusivo.

Fue entonces cuando las máquinas de cifrado, con la automatización del proceso, se volvieron menos relacionadas con el lenguaje y más con las matemáticas. La Oficina de Cifrado de Polonia fue la primera organización de cifrado en utilizar matemáticos para descifrar códigos y cifrados, y lo hizo a partir de la década de 1920. Muchos de los descifradores de códigos que trabajaban en Bletchley Park eran matemáticos y había personas de diversos orígenes trabajando.

E & ampT: Háblenos de Tommy Flowers, un ingeniero inglés de la Oficina General de Correos Británica (GPO), tan crucial para la inteligencia británica. Tommy Flowers era un estudiante miembro de la Institución de Ingenieros Eléctricos (IEE, ahora IET). El equipo de archivos de IET confirmó que se incorporó en 1928 y todavía era un miembro estudiante en 1930. Debido a los cambios en los niveles de membresía en la IEE, el nivel de membresía de Flowers cambió de Miembro a Fellow en 1945.

Bruton: Si bien las historias de Alan Turing y Gordon Welchman son bastante conocidas, apuntamos a la colaboración menos conocida entre Bletchley Park e ingenieros eléctricos, incluido Tommy Flowers, en la Estación de Investigación de la Oficina de Correos en Dollis Hill. Juntos, produjeron la primera computadora electrónica semiprogramable, Colossus, en 1944 y la utilizaron para romper sistemas de cifrado alemanes de alta calidad como Lorenz.

"Los ingenieros eléctricos tuvieron un papel clave en la recopilación de inteligencia y espionaje desde la Primera Guerra Mundial en adelante, incluso si relativamente pocos descifradores de códigos en Bletchley Park tenían experiencia en ingeniería".

Elizabeth Bruton

Para romper los sistemas de cifrado alemanes, se llevaron a cabo dos desarrollos separados en Bletchley Park. En primer lugar, la llamada máquina Bombe, una máquina para descifrar códigos basada en el trabajo de los descifradores de códigos polacos y desarrollada por Turing y otros, utilizada durante la Segunda Guerra Mundial. Era un sistema electromecánico utilizado para encontrar la clave de los mensajes del dispositivo cifrado Enigma.

Enigma era un sistema de cifrado alemán utilizado para las comunicaciones diarias entre todas las ramas militares, incluida la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), la Armada y el Ejército. Sin embargo, también usaron otros sistemas de cifrado como Lorenz, un sistema mucho más complicado que se usaba para el comando de alto nivel.

Si irrumpir en Enigma expone lo que están haciendo los militares en el día a día, irrumpir en el cifrado de Lorenz expone su pensamiento estratégico a largo plazo y su estrategia militar a largo plazo. Esta fue la tarea de los descifradores de códigos en Bletchley Park en 1941.

Pronto se dieron cuenta de que el proceso necesitaba ser automatizado, automatizado mucho más allá del alcance de las máquinas Bombe, que ya tenían, que solo se podía aplicar a los mensajes Enigma y se basaba en el trabajo de antes de la guerra de los descifradores de códigos polacos. Bletchley Park comenzó a colaborar con la GPO.

En enero de 1944, la primera máquina Colossus se llevó a Bletchley Park y se puso en funcionamiento un mes después. Flowers fue uno de los principales ingenieros eléctricos que trabajó en el dispositivo, que se convirtió en la primera computadora electrónica semiprogramable del mundo.

Este sistema estuvo en uso desde principios de 1944 en adelante y ayudó a romper los mensajes de Lorenz [cifrados] enviados en el momento del Día D. Ayudó a exponer, por ejemplo, que el ejército alemán había caído en una artimaña de contrainteligencia británica, que los desembarcos del Día D en Normandía serían solo uno de varios aterrizajes. Como resultado, los alemanes retuvieron a algunas de sus tropas y tanques, esperando un aterrizaje que nunca tuvo lugar.

E & ampT: Cuéntenos sobre el primer sistema similar a un radar utilizado en la Primera Guerra Mundial y su ingeniero, más tarde miembro de la IEE, a quien se le ocurrió. El capitán Henry Joseph Round, más tarde miembro de la IEE, fue un pionero en el uso de la electrónica y el primero en dominar el uso del sistema inalámbrico de radiogoniometría para recopilar inteligencia.

Bruton: El capitán Henry Joseph HJ Round (1881-1966) fue un ingeniero de la Compañía Marconi, especializado en comunicaciones inalámbricas, como las comunicaciones punto a punto mediante ondas electromagnéticas. Comenzó su trabajo antes de la Primera Guerra Mundial desarrollando "válvulas de radio", también conocidas como "tubos de vacío". Estos parecían bombillas y estaban basados ​​en tecnología de bombillas.

Podrían usarse para detectar ondas electromagnéticas y podrían usarse para amplificar señales eléctricas. Se dio cuenta de que esta tecnología se podía utilizar para la comunicación por voz, pero primero se utilizó para "radiogoniometría inalámbrica". Exploramos esto en la exposición Top Secret.

Teníamos un buscador de dirección inalámbrico de la Primera Guerra Mundial de la Colección Marconi en el Museo de Historia de la Ciencia, Oxford, en exhibición para la exposición. La tecnología de radiogoniometría inalámbrica se utilizó para defender el frente interno durante la Primera Guerra Mundial, entonces una de las primeras guerras, donde el frente interno fue atacado directamente durante una guerra importante.

Los ataques aéreos de aeronaves Zeppelin alemanas, y más tarde Gotha G.V., un bombardero pesado utilizado por el Servicio Aéreo Imperial Alemán, atacaron el frente interno.

El capitán HJ Round reflexionó sobre las formas de proteger a Gran Bretaña de los ataques aéreos. Ahora asignado a la inteligencia militar, sugirió el sistema de estaciones radiogoniométricas.

Las estaciones receptoras inalámbricas iban a estar repartidas por la costa de Gran Bretaña, como en la costa este, bajo un ataque excesivo. Interceptarían señales inalámbricas, a través de señales de código Morse, enviadas desde aeronaves alemanas para localizarlas.

Si tres o más estaciones pudieran interceptar el mismo mensaje, podrían triangular de dónde venía la señal y señalar dónde estaba ubicada la aeronave alemana.

Izquierda: Equipo de búsqueda de rayos catódicos instalado en Regent & # 39s Park por Standard Radio, el teniente de vuelo Crowley operando el equipo de radiogoniometría inalámbrica (1953). Derecha: Fotografías tomadas durante las pruebas del primer sistema de triangulación automática del mundo en RNAS Yeovilton (1955).

Crédito de la imagen: IET Archives

No se trataba del contenido del mensaje, se trataba de la ubicación del mensaje y, por lo tanto, de defender el frente interno británico del ataque de la guerra. El Imperial War Museum tiene una fotografía de la sala de operaciones de radiogoniometría en Horse Guards en Londres desde 1917.

Si no mira demasiado de cerca, podría ser una estación de seguimiento de Comando de combate similar en la Segunda Guerra Mundial. El sistema de rastreo y de intercambio de inteligencia fue en gran parte el mismo en ambas guerras, incluso si la fuente fue la radiogoniometría en la Primera Guerra Mundial y el radar en la Segunda Guerra Mundial.

Esencialmente, se puede considerar como el radar de la Primera Guerra Mundial en términos de la inteligencia recibida. El radar emite una señal electromagnética, que esencialmente rebota en un objeto, principalmente aviones en la Segunda Guerra Mundial, para revelar la ubicación del objeto. La localización inalámbrica requiere interceptar un mensaje inalámbrico para revelar la ubicación del objeto. A pesar de estas limitaciones, la radiogoniometría fue bastante exitosa.

Una sala de control de defensa aérea en el centro de Londres permitió triangular y rastrear aeronaves alemanas. En 1916, este avanzado sistema de alerta podría enviar a pilotos británicos para derribarlos. A principios de septiembre del mismo año, el teniente William Leefe Robinson del Royal Flying Corps logró derribar el dirigible alemán Schütte-Lanz SL 11 con estructura de madera sobre Hertfordshire, la primera vez que un avión de este tipo fue derribado sobre Gran Bretaña.

Se dijo que miles de personas aplaudieron al verlo. Desde finales de 1916 en adelante, las estaciones radiogoniométricas continuaron teniendo un éxito increíble en la detección de cuándo llegaban aeronaves alemanas sobre la costa este de Gran Bretaña [y permitieron] preparar defensas contra ellas.

Documento de H. J. Round, recibido en 1919 y luego publicado en 1920 en el Journal of the IEE (Volumen 58, Número 289, 1920, p. 224 - 247)

El Capitán Round presentó un documento a la Institución de Ingenieros Eléctricos en 1919, donde habló sobre la radiogoniometría y cómo se usó durante la guerra. Después de la Primera Guerra Mundial, Round fue una figura clave en el desarrollo de la tecnología de radiodifusión.

Los tubos de vacío en los que estaba trabajando para la búsqueda inalámbrica de destrucción y la comunicación de voz durante la guerra se utilizaron para las primeras transmisiones de radio en la década de 1920. Puede ver una narrativa que conecta su trabajo anterior a la guerra con su trabajo en tiempos de guerra y luego la historia temprana de la BBC.

"Hoy en día, empresas como Google y Facebook y las empresas de redes sociales casi forman parte del panorama de la inteligencia".

Elizabeth Bruton

E & ampT: Cuéntenos cómo un solo ingeniero mantuvo segura la comunicación de campo militar durante casi tres décadas.

Bruton: El General de División Algernon Fuller [miembro asociado de la Institución de Ingenieros Eléctricos] trabajó en el ejército durante la mayor parte de su vida y fue un especialista en telecomunicaciones. Durante la Primera Guerra Mundial, Fuller desarrolló un sistema llamado Fullerphone. [Su invento fue de] importancia de vida o muerte para comunicaciones seguras.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña estaba utilizando un teléfono de campo muy tosco para las comunicaciones de primera línea. Los alemanes lo interceptaban regularmente. Hubo filtraciones de planes de batalla, lo que provocó la pérdida de vidas en el frente de batalla. En respuesta, Fuller desarrolló el Fullerphone, que usaba una corriente CC de muy bajo voltaje, lo que significaba que los mensajes enviados usando código Morse eran completamente seguros y la comunicación de voz por teléfono era muy difícil de interceptar.

Crédito de la imagen: archivos y fuentes

El Fullerphone también se puede utilizar en líneas telefónicas muy malas o dañadas. Fuller pudo patentar el dispositivo, inusual para la época, lo que le permitió comercializarlo. La tecnología continuó utilizándose en el ejército británico, en Francia y los Estados Unidos durante el resto de la Primera Guerra Mundial e incluso durante la Segunda Guerra Mundial, y su uso se extendió por casi tres décadas.

E & ampT: En su opinión, ¿qué cambió desde los primeros días en que los ingenieros eléctricos antes mencionados se involucraron en labores de espionaje e inteligencia desde la Primera Guerra Mundial?

Bruton: Si podemos aprender algo sobre la ingeniería eléctrica y la inteligencia, es que, en última instancia, se trata de un esfuerzo colaborativo. Involucra a muchas personas, rara vez a la única persona que recibe reconocimiento. También puede ser difícil descubrir las identidades de las personas que trabajan en o con inteligencia, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial. Es posible que estas personas todavía estén vivas hoy y, por lo tanto, sus identidades se mantengan en secreto y protegidas debido al trabajo importante y, a menudo, secreto que realizan. Esto incluye a los ingenieros eléctricos que trabajan en inteligencia, así como a los descifradores de códigos más tradicionales, etc. El paisaje también cambió.

No es realmente hasta que comenzamos a tener el advenimiento de Internet, la World Wide Web y la seguridad cibernética, que ahora es un panorama de comunicaciones completamente diferente.

Hoy, vemos organizaciones como Google y Facebook y empresas de redes sociales involucradas. Casi forman parte del panorama de la inteligencia, definido de manera amplia y general. Nosotros, como individuos, también somos parte importante de la conversación, ya que nuestros datos y comunicaciones son ahora, esencialmente, parte de este nuevo panorama general de inteligencia.

También es un mundo de comunicaciones mucho más abierto y accesible. Casi todos usamos teléfonos inteligentes y cifrado y tenemos dispositivos inteligentes de Internet de las cosas en nuestros hogares. Por tanto, la seguridad cibernética es importante para la mayoría de las personas y las empresas cuando históricamente era dominio exclusivo de los gobiernos, las agencias de inteligencia y las fuerzas armadas.

Los ingenieros eléctricos que desarrollan dispositivos inteligentes o trabajan en seguridad cibernética desempeñan un papel público muy importante en nuestro panorama de comunicaciones e inteligencia relativamente nuevo en la actualidad. Es genial ver que IET se involucra y organiza más eventos y capacitación en seguridad cibernética y crea conciencia sobre las oportunidades profesionales en seguridad cibernética, ahora y en el futuro.

La Dra. Elizabeth Bruton es comisaria de "Top Secret: From ciphers to cyber security", una exposición gratuita en el Science and Industry Museum, Manchester, del 19 de mayo al 31 de agosto de 2021.


& # x27Culto de Bletchley & # x27

El libro ofrece un resumen detallado de la contribución de la agencia desde su fundación después de la Primera Guerra Mundial hasta la era cibernética actual, incluido el impacto de las revelaciones del denunciante estadounidense Edward Snowden.

El profesor Ferris escribe que un "escándalo de Bletchley" ha protegido a GCHQ y mejorado su reputación, y argumenta que el hecho de que pueda plantear preguntas al respecto demuestra que GCHQ fue sincero al darle libertad para llegar a sus propias conclusiones.

"GCHQ es probablemente el activo estratégico más importante de Gran Bretaña en este momento y probablemente seguirá siéndolo durante generaciones", dice.

"Creo que Gran Bretaña se beneficia si se mantiene fuerte y de clase mundial, pero al mismo tiempo, es necesario poner en proporción lo que puede y lo que no puede obtener de la inteligencia".

Bletchley todavía era un punto alto, dijo, debido a la capacidad de entrar en las comunicaciones estratégicas del enemigo.

Esto no fue posible contra la Unión Soviética en la Guerra Fría, aunque GCHQ todavía pudo proporcionar la mayor parte de la inteligencia sobre su adversario y militares gracias al trabajo innovador en el estudio de los patrones de comunicaciones.

El profesor Ferris también sostiene que la contribución de la agencia fue particularmente importante en el conflicto de las Malvinas de 1982.

"No creo que Gran Bretaña podría haber ganado el conflicto de las Malvinas sin el GCHQ", dijo el profesor Ferris a la BBC.

Dijo que debido a que GCHQ pudo interceptar y romper los mensajes argentinos, los comandantes británicos pudieron saber en horas qué órdenes se estaban dando a sus oponentes, lo que ofreció una gran ventaja en la batalla en el mar y en la recuperación de las islas.

"Ellos entienden lo que planeaban hacer los argentinos. Ellos entienden exactamente cómo estaban desplegando sus fuerzas los argentinos ''.

El libro brinda nuevos detalles sobre el controvertido hundimiento del buque de guerra argentino Belgrano y sobre si se hizo lo suficiente para advertir de la invasión.

"It was a failure of policy, as far as I'm concerned, rather than a failure of intelligence," Prof Ferris told the BBC.

The book also details the close alliance with the US which persists to this day and how the make-up of staff who work at the agency, now based in Cheltenham, has changed over time.

In a foreword, the current director of the intelligence agency, Jeremy Fleming writes: "GCHQ is a citizen-facing intelligence and security enterprise with a globally recognised brand and reputation. We owe all of that to our predecessors."


Bletchley Park codebreakers' contribution to WWII overstated, new book claims

(CNN) -- The contribution of famed codebreaking facility Bletchley Park to the Allied victory in World War II has been overstated, according to the author of an official history of British intelligence agency GCHQ.

Codebreakers at the GCHQ facility deciphered Nazi Germany's communications and were credited with turning the tide of the war, but John Ferris, whose book "Behind the Enigma" was published Tuesday, told CNN that the British public had created a myth around the facility that overstated its influence.

"I'm second to none in admiring Bletchley and the way it operates, but the key thing is intelligence never wins a war on its own," said Ferris. "It can't, you have to have force."

Ferris believes that a myth has been built around the codebreaking operation at Bletchley Park.

"For British people, 1940 has taken on greater and greater significance as time goes by," he said. "They see it almost as the moment when modern Britain was created."

Bletchley became part of this founding myth with the release of details about the operation, which seemed to suggest it was the reason Britain won the war, added Ferris.

The activities at Bletchley Park remained a secret for several years after the conflict.

Some historians have argued that the success in cracking the Enigma codes shaved two years off the war, but Ferris believes it more likely made victory easier, and quicker by several months.

"To say it did anything more than that I think is just unrealistic," he said.

GCHQ is the largest UK intelligence agency today and Ferris was given access to archives during his research, according to a press release announcing the publication of the book.

Ferris told CNN that before 1914 Britain didn't have a signals intelligence agency. Signals intelligence involves producing intelligence from intercepted communications.

"In the First World War British signals intelligence probably is close to being as influential as it was in the Second World War," he said.

The organization's contribution has continued to grow, said Ferris, who called GCHQ a "very, very valuable tool for British power."

Today it monitors cyber threats against the UK, and it's in the top five best intelligence agencies of its kind in the world, said Ferris.

"It's an extremely able and effective organization," he said.

As conventional military forces have decreased in size, the role of technology has increased, and with it the importance of agencies like GCHQ, he added.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Among the women working at the highest level was Mavis Batey, a Londoner who arrived at Bletchley Park aged just 19 years old, and who died last November at the age of 92.

'She was one of the top codebreakers at Bletchley,' explains Smith. 'She's frequently described as one of the leading female codebreakers but I don't think that's fair – she was one of the leading codebreakers full stop.'

Working closely with Alfred Dillwyn 'Dilly' Knox, at the time one of the world's top experts in ciphers, she was instrumental in unearthing the intelligence that helped Britain to a spectacular naval victory over the Italians at Matapan.

But her greatest triumph came in December 1941 when she deciphered a message sent from Belgrade to Berlin that allowed Knox and his team to decrypt the output of the Abwehr [German secret service] Enigma machine.

Vital work: Women played a variety of roles from lowly clerks to operating machines and breaking into ciphers and codes

Thanks to Batey and Knox, British intelligence was able to monitor Abwehr activities and even plant false information – something that would later prove crucial to the success of D Day.

It could even, as Smith points out, have helped prevent nuclear war in Europe. 'The key thing in all of this is that [decrypting Enigma] allowed D Day to go ahead,' he reveals. ' Without it, it might well have been put back two years. Bear in mind, this was at a time when the UK and USA were developing the atomic bomb which was later used on Japan.

'It's not at all clear they wouldn't have used it on Germany if they thought it necessary.'

Despite the heroic efforts of Batey and fellow code breakers such as Rozanne Colchester and Gwendoline Page, the work of female code breakers wasn't always given the recognition it deserved at the time.

'In the 1940s and 50s, ordinary life meant getting married, having children but never again having the sort of life they had at Bletchley'

Although there was what Smith describes as a 'collegiate atmosphere' and women were free to challenge their male colleagues as they saw fit, they were paid a third less than the men and after the war ended, many melted back into ordinary life.

By the 1950s, when the new series of The Bletchley Circle begins, most had become mothers and housewives - Mavis Batey among them.

Sadly, of the 9,000 women who worked at Bletchley Park during World War II, just 600 went on to join the fledgling GCHQ or other branches of the secret services.

'These women had to really play down their amazing abilities, their strengths and minds,' reveals actress Sophie Rundle who plays former code breaker Lucy.

'They had to pretend they hadn't done anything special in the war and that means Lucy has to downplay her intelligence. She is upholding the Official Secrets Act.'

Back to reality: Of the 9,000 women who worked at Bletchley Park during World War II, just 600 went on to join the fledgling GCHQ or other branches of the secret services

Groundbreaking: But the work of female codebreakers wasn't always given the recognition it deserved at the time.

'Unless they went on into GCHQ, most of the women went back into ordinary life,' explains Smith.

'It became a brief thing that didn't reflect their ordinary lives. It meant most of them had more life experience, cultural interests and so on than they might have done.

'But in the 1940s and 50s, ordinary life meant getting married, having children but never again having the sort of life they had at Bletchley.'

And it wasn't only the women who missed the fascinating life they had enjoyed while working at Bletchley Park.

'One of great Americans who worked at Bletchley was Bill Bundy, who later became a senior policy advisor to President Kennedy,' adds Smith.

'He once said nothing he did post-war matched up to what he did at Bletchley Park. If he can say that, just imagine what it was like for an ordinary housewife.

'It's astonishing how people could do something so extraordinary for five years and then go back to being ordinary.'

Ordinary their later lives might have been but nothing can detract from the incredible contribution made by the 9,000 women who spent the war years at Bletchley Park.

The Bletchley Circle starts on Monday at 9pm on ITV

BRITAIN'S BEST KEPT SECRET: INSIDE BLETCHLEY PARK

Until recently, the work of the men and women who worked at Bletchley Park in Buckinghamshire was a well-kept secret.

But thanks to the declassification of wartime documents, the exploits of the code breakers – and the magnificent contribution they made – have finally been given the recognition they deserve.

The story of Bletchley Park began in late 1938 when a group of MI6 operatives decamped to the house for a shooting party.

Museum: The house has now been taken over by the Bletchley Park Trust

Among them were men from an organisation called the Government Code and Cypher School (GC&CS) whose job it was to assess the Georgian building's suitability for becoming the headquarters of a secret group of top level code breakers.

It was deemed ideal and by September 1939, GC&CS, the forerunner of GCHQ, returned to start their work in earnest.

By the end of 1940, 12,000 people worked at Bletchley and its sub-camps, whether as cooks and support staff or as code breakers decrypting the military codes and ciphers that secured German, Japanese, and other Axis nation's communications.

Others operated the incredibly sophisticated machines that were the forerunners of modern computers, including the Turing/Welchman Bombe, and the groundbreaking Colossus machine.

By the end of the war, GC&CS' code breaking expertise had become a key part of intelligence operations and had helped bring World War II to a close.

Sadly, Bletchley Park itself was eventually deemed surplus to requirements with operations later moved to Cheltenham.

Abandoned by GCHQ, the house passed through several owners, including BT, but by the 1990s was practically derelict and at risk of demolition.

The buildings were rescued, after the site was declared a conservation area by Milton Keynes council in 1992 and taken over by the Bletchley Park Trust which has since turned the building into a museum dedicated to the exploits of the men and women who helped Britain and its allies.


Ver el vídeo: WW2 Codebreakers: Bletchley Park activities revealed in unique footage - The Hidden Film (Diciembre 2021).