Información

B-17 'Justo a la derecha'


B-17 'Justo a la derecha'

Aquí vemos a 'Coyle' parado frente al B-17 'Just Right' de la Octava Fuerza Aérea.

Fotografías proporcionadas por el sargento. Robert S. Tucker Sr. (Miembro de: The American Air Museum en Gran Bretaña {Duxford}).
Libro de fotos de Robert S. WWII, Mighty 8th. AF, equipo de tierra


'Cold Blue' muestra el bombardero B-17 como nunca antes lo habías visto

El héroe de la Segunda Guerra Mundial es la estrella de un tipo de documental completamente nuevo.

El B-17 & ldquoFlying Fortress & rdquo es uno de los aviones más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial. Construido por Boeing, el bombardero de cuatro motores fue el principal arma de destrucción de Estados Unidos en la campaña aérea para aniquilar ciudades y poner de rodillas a la Alemania nazi. Su desempeño en combate fue decididamente desigual, pero nadie cuestiona su primacía en la guerra.

El B-17E, el primer modelo producido en masa, llevaba nueve ametralladoras y una carga de bomba de 4.000 libras. Su cola enorme y distintiva mejoró el control y la estabilidad durante los bombardeos a gran altitud. A las tripulaciones les encantó su suavidad y mdash & ldquoVoló como un Piper Cub descuidado & rdquo, dijo un piloto & mdashand su capacidad para absorber el fuego enemigo y seguir volando.

"Sin el B-17, podríamos haber perdido la guerra", dijo el general Carl Spaatz, comandante de las Fuerzas Aéreas Estratégicas de Estados Unidos en Europa.

Sin embargo, a pesar de cientos de horas de imágenes de noticiarios y su aparición en innumerables documentales y películas de Hollywood de gran presupuesto, nadie ha logrado capturar lo que fue realmente volar una misión en un B-17 y lanzar bombas en ciudades alemanas mientras era atacado por Cazas de la Luftwaffe y fuego antiaéreo.

Eso cambia el 23 de mayo con la proyección teatral nacional de una sola noche de El azul frio, un nuevo documental extraordinario que hace uso de imágenes de batalla recientemente descubiertas y tecnología milagrosa de restauración de películas. La película es el asombroso resultado de un trabajo de tres años del documentalista Erik Nelson, cuya carrera de cuatro décadas incluye la producción de Werner Herzog & rsquos. Hombre Grizzly, Discovery Channel y rsquos Historia sin resolver serie y numerosos documentales de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo Ana Frank y rsquos Holocausto.

Después de descubrir imágenes de B-17 en gran parte invisibles en archivos estadounidenses y alemanes, el innovador documental de Nelson & rsquos finalmente obtuvo el apoyo y las contribuciones del fallecido cofundador de Microsoft, Paul Allen, el estudio George Lucas & rsquo Skywalker Ranch, el maestro de diseño de sonido David Hughes (Pantera negra, piratas del Caribe serie), la leyenda del folk-rock Richard Thompson y, lo más importante, nueve tripulantes del B-17, todos ahora en sus 90.

Como Peter Jackson & rsquos 2018 documental de la Primera Guerra Mundial No envejecerán& mdasha comparación Nelson doesn & rsquot tímido de & mdashEl azul frio construye un fascinante viaje histórico con un doble golpe de magia tecnológica y arte emocional pero nunca empalagoso. El resultado es uno de los documentales más viscerales de la Segunda Guerra Mundial jamás producidos.

& ldquoUsted puede & rsquot jugar con la historia. Si desea publicar durante años, debe hacerlo bien. & Rdquo

& ldquoMe influyó mucho (2017 & rsquos) Dunkerque, que fue una película impresionista y poco convencional de la Segunda Guerra Mundial. Te proporcionó las imágenes y los sonidos y te permitió ponerte al día con los eventos ”, dice Nelson. & ldquopero sentí que podía hacer Dunkerqueuno mejor porque mi metraje era real. & rdquo

Resucitando la historia

Después de ser comisionado por Allen & rsquos Vulcan Productions para investigar imágenes en color de aviones de la Segunda Guerra Mundial, Nelson tropezó con un hallazgo asombroso. En los Archivos Nacionales, una investigadora llamada Elizabeth Hartjens mencionó casualmente la existencia de 15 horas de tomas en color tomadas entre abril y mayo de 1943 por el director William Wyler para su famoso documental. Belle de Memphis, sobre un B-17 y su tripulación.

"Sabía en ese momento que este sería el proyecto", dice Nelson. & ldquoEste es un tesoro más allá de toda imaginación. It & rsquos the King Tut & rsquos tumba de las imágenes de archivo de la Segunda Guerra Mundial y se debe prestar atención. & Rdquo

Lanzado en 1944, Belle de Memphis fue esencialmente una película de propaganda encargada por el gobierno de los EE. UU. para, en palabras de Nelson, "justificar la increíble inversión en dinero y vidas humanas que estaba ocurriendo en 1943 y" en los cielos de Alemania y justificar por qué todos esos telegramas iban a hogares alrededor los Estados Unidos. & rdquo

Para hacer coincidir el sonido con una secuencia de seis B-17 despegando, Hughes registró despegues desde seis ángulos.

Nelson y su equipo estudiaron minuciosamente las imágenes sin usar de Wyler & rsquos. Después de la ayuda de Criss Austin, un especialista en conservación de películas de los Archivos Nacionales, que transfirió la película original de 16 mm a 4K, se pusieron a trabajar digitalmente para arreglar las manchas de polvo, los arañazos y restaurar el color descolorido. Y lo que es más importante, eliminaron una gran y espantosa línea azul que, debido a un error en el laboratorio de procesamiento original en Londres, estropeó todos los fotogramas de la película de Wyler & rsquos.

El problema mayor era el sonido. O falta de ella. Ninguna película de Wyler & rsquos fue filmada con audio. Nelson quería crear un portal de "gran pantalla, viajes en el tiempo, míralo en un teatro en la oscuridad y con sonido envolvente" hacia el pasado. No podía hacer eso sin sonido.

Para remediar la situación, reclutó a Hughes y encontró uno de los pocos B-17 aún operativos. En un vuelo de 90 minutos desde Vero Beach a Naples, Florida, en un B-17 propiedad de la Fundación Collings, Hughes montó micrófonos en 18 posiciones alrededor del avión que coincidían con precisión con los lugares desde los que Wyler filmó su metraje original.

Los micrófonos y el equipo de audio fueron prestados por Lucas & rsquo Skywalker Ranch, donde se realizó la mezcla final junto con una proyección con el legendario técnico de sonido Ben Burtt (Guerra de las Galaxias serie, En busca del arca perdida, Cazarecompensas). Durante esa proyección, Burtt le confirmó a Nelson que él y Lucas habían visto a Wyler & rsquos Belle de Memphis una y otra vez mientras creaban el original Guerra de las Galaxias escenas de batalla.

"Pude volar en la parte delantera del B-17 rodeado por la nariz de plexiglás", dice Nelson, recordando imágenes de Han Solo y rsquos. Halcón Milenario. No estoy seguro de que haya nada que vuele hoy en cualquier tipo de estructura del avión que se despeje alrededor de donde usted está literalmente sentado suspendido en una burbuja de plástico mientras se mueve a 200 mph a través de la tierra. Lo llamé el lugar de Dios. & Rdquo

Hughes fue igualmente meticuloso grabando fuera del avión. Para hacer coincidir el sonido con una secuencia de despegue de seis B-17 diferentes, grabó despegues desde seis posiciones diferentes en una pista para capturar los sonidos de los lugares donde Wyler había colocado sus cámaras, recreando los eventos como Wyler los habría escuchado.

"Si ves una toma desde cierto ángulo, tienes que pararte junto a un B-17 y grabar el sonido desde el mismo ángulo", dice Nelson. & ldquoUsted puede & rsquot jugar con la historia. Si desea publicar durante años, debe hacerlo bien. & Rdquo

El equipo fue igualmente cuidadoso con los sonidos del fuego antiaéreo alemán, conocido como flak. En las películas, el fuego antiaéreo se representa a menudo como un gran auge.

"No suena así, es un ruido subcutáneo", dice Nelson. Un ex tripulante nos dijo que sonó como si usted estuviera en un desagüe pluvial y alguien arrojara grava encima de una tubería de aluminio. La metralla no explota. La metralla antiaérea son fragmentos que penetran en una fina capa de aluminio. & Rdquo

Esos sonidos aterradores y sensaciones subcutáneas eran comunes durante las misiones. Después de la guerra, un veterano del B-17 envió una carta a la Compañía Boeing explicando cómo regresó a Inglaterra después de un bombardeo sobre Alemania en un B-17 con 179 agujeros antiaéreos y solo dos de los cuatro motores en funcionamiento.

Un género documental completamente nuevo

El azul frio isn & rsquot narrado en el sentido tradicional.

& ldquoMi de una sola línea original era & lsquoIt & rsquos Koyaanisqatsi con B-17, & rdquo dice Nelson, haciendo referencia a la innovadora película experimental de 1982 que presentaba un poema visual de paisajes naturales sin narración y una partitura minimalista de Philip Glass.

Las pizarras de texto proporcionan algo de contexto, pero por lo demás El azul frio La historia está cosida con clips de audio de nueve tripulantes del B-17 que Nelson entrevistó en todo el país. Un hombre describe haber visto un episodio fatal en el que un B-17 cercano que volaba en formación apretada descendió accidentalmente encima de otro y envió a ambos aviones y a toda la tripulación a la muerte. "Por cierto, eso fue cuando empecé a fumar", concluye el hombre con una risa apesadumbrada.

Aparte de una breve introducción, ninguno de los veteranos hace una aparición física hasta el final de la película. Los documentales tradicionales de la Segunda Guerra Mundial tienden a alternar entre imágenes antiguas y entrevistas de posguerra con sobrevivientes.

"Te saca del momento", dice Nelson. & ldquoMi intención con El azul frio fue ponerlo junto con la sensibilidad de un documentalista del siglo XXI. & rdquo

El ejemplo más eficaz de sensibilidades contemporáneas es un plano ajustado de tres mecánicos estadounidenses que examinan la capota de un motor B-17 en un típico aeródromo inglés. Wyler utiliza un gran auge para retroceder la cámara en un entorno campestre exuberante con una antigua iglesia de piedra de fondo. Es el momento más cinematográfico de la película, incluso si el propio Wyler no lo reconoció.

"Mi intención con The Cold Blue era juntarlo con la sensibilidad de un documental del siglo XXI".

& ldquoEse tiro (ajustado) está en Belle de Memphis, pero lo que no está en Belle de Memphis es la extracción, que es inexplicable para mí ”, dice Nelson. & ldquoEsa toma resume mis intenciones con El azul frio. Los cineastas tenían diferentes sensibilidades en la década de 1940. No dejarían que los disparos se desarrollaran en toda su extensión. Hay una serie de disparos en El azul frio soltamos todo el tiro. Eso es lo que hacen los cineastas hoy. & Rdquo

Para aumentar su estética moderna, Nelson firmó con el renombrado músico británico Richard Thompson, quien compuso y grabó una partitura llena de cuerdas inquietantes y melancólica guitarra acústica. Nacido en 1949, Thompson creció jugando entre los escombros del Londres bombardeado.

"No limpiaron todos los escombros hasta principios de los 60", dice Nelson, que había colaborado con Thompson en cuatro películas anteriores. "No había ningún niño inglés de esa época que no jugara en edificios bombardeados".

Aunque durante la filmación, Nelson no estaba al tanto de Peter Jackson y rsquos en ese momento. No envejecerán, ahora ve ambas películas como parte de un género emergente.

& ldquoCuando me enteré de la película de Jackson & rsquos, instantáneamente pensé, & lsquoUh oh, entrante, competencia & rsquo & rdquo, dice. & ldquoPero en segundo lugar pensé, & lsquoOh, yo & rsquom no soy el único que piensa que esto podría funcionar & rsquo Fue un poco tranquilizador. & rdquo

Nelson cree que él, Jackson y el director Todd Douglas Miller & mdash, cuyo majestuoso documental de 2019 Apolo 11utiliza metraje de 70 mm nunca antes visto filmado durante la misión lunar de la NASA en 1969 y mdashare creando un nuevo tipo de género documental.

"Es interesante que las tres películas se estrenaron con un año de diferencia entre sí y que todas caen en esta arena de la historia impresionista", dice Nelson. & ldquoLos ​​tres estábamos pensando conscientemente en las grandes pantallas teatrales como una máquina de viaje en el tiempo para sumergir al espectador en el movimiento y los eventos.

"En esta era política bifurcada, no solo los cineastas se sienten atraídos por material como este, sino que la tecnología se ha puesto al día con la historia, por lo que podemos hacer estas películas".

El azul frio eventualmente aparecerá en HBO, pero más allá de la experiencia de la pantalla grande y el sonido envolvente, hay otra razón para verlo primero en un cine. Presentado por la compañía de eventos especiales Fathom, la exhibición del 23 de mayo contará exclusivamente con un corte restaurado de un noticiero de propaganda nazi descubierto recientemente en los archivos de Berlín. Con sorprendente honestidad, describe la devastación inhumana que los cazas alemanes causaron sobre los B-17.

"Ese metraje me dejó alucinado cuando lo encontramos", dice Nelson. & ldquoNingún estadounidense jamás filmó imágenes como las de este tipo de carnicería. Si Wyler hubiera filmado imágenes de la devastación causada por esos combatientes, nunca habría regresado a casa. & Rdquo

La proyección teatral es también la única forma de ver un documental de 25 minutos de duración que, a su manera, es tan revelador como el largometraje. Como eventos de sujetalibros, El azul frio hace para los documentales de la Segunda Guerra Mundial lo que No envejecerán hizo para las películas de la Primera Guerra Mundial. Para cualquier persona interesada en la guerra, la aviación o la electrizante nueva dirección de los documentales históricos, es imprescindible su visualización.


Un mecánico a bordo del B-17 de la Segunda Guerra Mundial que se estrelló en el Aeropuerto Internacional Bradley y dejó 7 muertos dijo a los investigadores que el piloto se "congeló" y apagó un motor en pleno vuelo.

El miembro superviviente de la tripulación de vuelo del bombardero B-17 de la Segunda Guerra Mundial que se estrelló en el Aeropuerto Internacional Bradley el otoño pasado dijo a los investigadores federales que cree que el piloto se "congeló" en el aire y apagó un motor en contra de sus objeciones justo antes del avión. se estrelló, se salió de la pista y explotó, matando a siete personas.

“[El piloto Ernest] Mac [McCauley] dijo que el [motor] número 4 está perdiendo potencia. Miré el indicador de RPM, por supuesto, estaba perdiendo potencia. Dijo que quería encerrarlo ”, dijo a los investigadores Mitch Melton, el mecánico a bordo del avión de la Fundación Collings en la mañana del 2 de octubre de 2019, según documentos publicados esta semana por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte. Jaula es un término que significa apagar un motor.

“No estaba listo para enjaularlo, le dije, porque no estábamos escalando, y no sé por qué. Extendió la mano, lo enjauló ”, dijo Melton. "No sé qué pasó. No sé por qué no estábamos, ya sabes, ganando altura. No lo sé, y eso es lo frustrante. No sé lo que pasó. No sé si Mac se congeló. Sé que me di cuenta, ya sabes, [copiloto] Mike Foster, en realidad no tenía mucho tiempo en el avión. No sé qué pasó ".

McCauley y Foster murieron en el accidente, al igual que cinco de los pasajeros a bordo. El motor que McCauley apagó en pleno vuelo fue el mismo que la tripulación tuvo dificultades para arrancar antes del despegue.

La NTSB publicó cientos de páginas de documentos sobre su investigación del accidente, aunque no ha publicado un informe final sobre qué lo causó. Además de la entrevista con los únicos miembros de la tripulación sobrevivientes, también están los desgarradores relatos de los sobrevivientes del accidente: un tatuador de Chicopee, Massachusetts, que obtuvo un boleto gratis después de hacerle un tatuaje a Melton, un esposo y una esposa que sobrevivieron siguiendo a Melton fuera del avión a través de una ventana de plexiglás y un bombero de Simsbury que se arrastró hacia una luz en la cola del avión mientras estaba en llamas.

“Hacía mucho calor y sabía que el avión estaba en llamas. Vi una luz hacia la parte trasera del avión desde la escotilla abierta y supe que tenía que abrirme camino en esa dirección ”, dijo el bombero de Simsbury a los investigadores. “Me arrastré por el suelo hasta la escotilla y salté al fuego y al combustible de aviación que había en el suelo. Mis pantalones y mi camisa estaban en llamas ".


ARTICULOS DE PUBLICIDAD DE LA FORTALEZA VOLADORA B-17

En 1937, el impulso militar de Alemania y Japón finalmente llamó la atención del Departamento de Guerra. Pero debido al fuerte control de los aislacionistas en el Congreso, el Cuerpo Aéreo, junto con el resto del ejército de los EE. UU., Tuvo que emprender una acumulación de manera subrepticia. El Air Corps entendió que necesitaba impresionar al público con la importancia de financiar sus aviones y tecnología. Así que organizó tres ejercicios aéreos a finales de la década de 1930. Según los estándares actuales, suenan simplistas. En ese entonces, no lo eran.

La primera demostración fue realmente una continuación de una larga y latente rivalidad entre la Armada y el Cuerpo Aéreo. Se llamó Ejercicio Aéreo Conjunto Número Cuatro, pero se conoció como Ejercicio de Utah. Fue una especie de competencia. La Marina continuó aferrándose a su jurisdicción sobre aguas abiertas, ya que Washington vio al Cuerpo Aéreo solo como un brazo defensivo de las fuerzas armadas. Entonces, en teoría, el Cuerpo Aéreo existía en caso de que un ejército invadiera los Estados Unidos continentales, lo cual era poco probable. El propio Ejército vio el impulso principal de cualquier guerra aérea futura solo como apoyo para las tropas terrestres, pero había quienes dentro del Cuerpo Aéreo querían demostrar que el B17 había cambiado significativamente el paradigma.

Las reglas del ejercicio eran sencillas. El Cuerpo Aéreo recibió veinticuatro horas para localizar un acorazado, el USS Utah, que estaría navegando en algún lugar de la costa de California entre Los Ángeles y San Francisco, aproximadamente 120,000 millas cuadradas, y lo golpeó con bombas de agua. El Air Corps no pudo realizar su propio reconocimiento. Tuvo que depender de los informes de posición de la Marina. En el simulacro se utilizarían ocho Fortalezas Voladoras B-17, junto con una mayor cantidad de B-10 y B-18. La Armada estaba apostando a que sus barcos eran invulnerables a los aviones, y el Cuerpo Aéreo decía que podía destruir barcos desde el aire. Bob Olds, el comandante de la flota del Air Corps, eligió a LeMay como su navegante principal. Los B-17 volaron por todo el país en agosto de 1937 y establecieron su sede en el aeropuerto de Oakland.

Al mediodía del 12 de agosto, la Marina envió su informe de posición al aeropuerto, que lo envió por radio a los B-17 que ya estaban sobre el Pacífico. LeMay hizo rápidamente los cálculos y determinó que en realidad estaban bastante cerca de la nave. El piloto principal, el mayor Caleb V. Haynes, derribó los aviones a través de las nubes, pero para su sorpresa, solo vieron mar abierto. Organizaron una búsqueda, extendiendo los aviones y buscando el barco, pero no pudieron localizar el Utah antes del anochecer, cuando terminó el ejercicio del día. Olds le preguntó furiosamente a LeMay por qué no habían encontrado el barco. "No lo sé, señor", respondió LeMay con sinceridad. "Creo que llegamos a donde se suponía que debían estar". Después de algunos cálculos más y una lectura celestial, LeMay se convenció de que había tenido razón. “No estábamos muy lejos. Quizás dos o tres millas ". Olds preguntó por qué estaba tan seguro. "Si es correcto", respondió LeMay, mostrando sus gráficos, "aquí es donde estamos ahora. Y nos dirigimos directamente a San Francisco ". Olds no estaba contento y se quejó de que todavía les quedaba mañana. Pero agregó: "Quiero el Utah. Será mejor que me lo encuentre. Fuiste seleccionado para volar el navegador principal porque pensé que eras el mejor del grupo ".

LeMay no podría haberse sentido bien con nada de esto, pero seguía convencido de que tenía razón. Estaba tan seguro de ello que calculó exactamente cuándo llegarían a San Francisco en su camino de regreso a casa. Cuando llegó el momento, LeMay dejó su asiento en la mesa del navegador y volvió a subir a la cabina donde Haynes y Olds se sentaron en los asientos del piloto y copiloto. Cuando llegaron en la oscuridad, allí, como LeMay había predicho, estaban las luces de la ciudad.

"Por Dios, tenías razón", dijo Olds. "Entonces, ¿por qué no encontramos el Utah?”

"Tal vez", sugirió LeMay, "nos dieron la posición equivocada".

Debido a la densa niebla, los aviones tuvieron que pasar por alto Oakland y volar a Sacramento, donde pasaron la noche. LeMay durmió bajo el ala del avión en el hangar. A la mañana siguiente, temprano, Olds, que pasó la mayor parte de la noche hablando por teléfono, se acercó a LeMay y lo despertó. “La Marina ahora admite que estaban un grado por debajo de la posición que nos enviaron”, dijo. "¡Un grado! Eso son sesenta millas. No es de extrañar que no pudiéramos encontrar al hijo de puta. Vamos, tomemos una taza de café ".

Como el día anterior, Olds no esperó en el hangar a que la Marina comunicara por radio su posición. Tan pronto como amaneció, despegó para que los aviones estuvieran en el mar cuando recibieran las coordenadas. Cuando llegó la información, LeMay hizo sus cálculos. Luego regresó a Olds y Haynes con las malas noticias. No había forma de que pudieran llegar al barco antes de la fecha límite del mediodía. Calculó que estarían a unos sesenta millas de distancia cuando el reloj marcara las doce. Olds estaba furioso. El aire parecía haber sido aspirado fuera del avión, todos a bordo simplemente se hundieron. Sin nada más que hacer, Olds ordenó que los aviones se desplegaran, se aseguraran de que estuvieran a la vista y volaran hacia las coordenadas de todos modos. Esperaba que los aviones pudieran al menos localizar el Utah, incluso si fue después de la fecha límite.

Luego, cuando quedaban unos diez minutos antes de la fecha límite, apareció a la vista un enorme acorazado. No estaban completamente seguros de que fuera el acorazado correcto, por lo que buscaron marcas. Los marineros a bordo parecían estar holgazaneando en la cubierta y no muy preocupados por un ataque inminente. Cuando vieron la bandera correcta, el bombardero pidió permiso para dejar caer las bombas de agua que llevaba el avión. Olds le dio el visto bueno, y en el "ataque" que siguió, las Fortalezas Voladoras B-17 anotaron tres golpes directos y varios casi fallos.

Tan abatidos como habían estado los hombres a bordo de los aviones unos minutos antes, estaban igualmente jubilosos después de que el barco fue alcanzado. Los aviadores vieron a los marineros correr frenéticamente. Luego, los aviones se dirigieron de regreso a la costa mientras LeMay trazaba un rumbo, esta vez hacia March Field en Riverside. En el camino, LeMay descubrió por qué pudieron golpear el Utah antes de la fecha límite. Una vez más, la Marina había enviado información errónea. Por segundo día consecutivo estaban desviados en un grado, lo que explicaría el diferencial de sesenta millas. Pero esta vez, el error de un grado estuvo a su favor. Sin embargo, la euforia de las tripulaciones aéreas duró poco. Inmediatamente después del aterrizaje se emitió una orden de que todo el ejercicio permanecería clasificado, no habría publicidad alguna. La Marina se salió con la suya en Washington. La historia se quedaría dentro del ejército. Luego, la Marina atacó a Olds y a los bombarderos con lo que ahora parece el argumento más débil posible. Dijo que dado que los aviones llegaron repentinamente de las nubes, el barco no tuvo tiempo de realizar ninguna maniobra evasiva. "El ejercicio no prueba nada", dijo la Marina. En lugar de explicar que los aviones que llegaban de la nada era precisamente el problema que afrontarían los barcos en el futuro, Olds hizo otra sugerencia. Desafió a la Armada a una prueba más al día siguiente: dejar que los B-17 apunten al barco desde una altitud mayor en un tiempo prescrito, permitiendo que el Utah tomar cualquier acción evasiva que deseara. Encerrado en una esquina, la Marina estuvo de acuerdo. Al día siguiente, los B-17 llegaron a 8.000 pies en lo que resultó ser un día despejado y perfecto en el Pacífico. El barco tomó una acción evasiva, pero fue en vano. Fue golpeado de nuevo. Y nuevamente todo el evento se mantuvo al público en general.

Siguiendo el Utah ejercicio, el Air Corps se dio cuenta de que, para ayudar al público estadounidense a comprender la creciente importancia del poder aéreo, necesitaba idear una campaña de relaciones públicas. En enero de 1938, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que, como gesto de buena voluntad, las Fortalezas Voladoras B-17 del Cuerpo Aéreo volarían a Argentina para la toma de posesión del nuevo presidente del país. Franklin Roosevelt estaba enviando un mensaje a Berlín y Tokio: Estados Unidos tenía el bombardero más avanzado y de última generación del mundo con capacidad para volar largas distancias.

El vuelo a América del Sur fue un éxito rotundo. Recibió una gran cobertura de prensa y la gente de América del Sur estaba emocionada de poder acercarse a los aviones. El hecho no pasó desapercibido en las capitales del Eje. Los B-17 Flying Fortresses habían volado quince horas sobre los océanos sin repostar en su vuelo de Miami a Lima. Berlín estaba ahora al alcance de Inglaterra.

Este artículo es parte de nuestro recurso más amplio sobre la historia de la aviación en la Segunda Guerra Mundial. Haga clic aquí para leer más sobre la aviación de la Segunda Guerra Mundial.

También puede comprar el libro haciendo clic en los botones de la izquierda.


Video: NTSB publica un informe escalofriante sobre el accidente B-17 de la Fundación Collings de 2019.

El accidente en octubre de 2019 del histórico pájaro de guerra en Hartford, CT, cobró la vida de siete de los 13 a bordo. La NTSB encontró problemas con las restricciones y con los motores.

Por avión y piloto Actualizado el 11 de diciembre de 2020

Choque B-17 de la Fundación Collings 2019.

Los problemas de motor y sujeción se citaron en los últimos hallazgos de la NTSB sobre el accidente de octubre de 2019 de la Collings Foundation Boeing B-17 Flying Fortress conocida como Nueve-O-Nueve en el que siete personas murieron y seis sobrevivieron, todas menos una con heridas graves. La publicación del expediente para el informe fáctico también detalló algunas de las experiencias de los sobrevivientes en el accidente del 2 de octubre que dejó al piloto comercial y al copiloto del piloto de transporte aéreo entre los seis muertos.

El expediente de esta importante investigación, que aún estamos en proceso de revisión, incluye miles de páginas y cientos de fotografías, videos y cuadros y gráficos, entre otros materiales. Las secciones del expediente que cubren lo que la NTSB denomina "factores de supervivencia" y el informe del grupo de la central eléctrica contenían algunos detalles alarmantes.

El vuelo se estaba llevando a cabo bajo una exención a las regulaciones como Experiencia de Vuelo de Historia Viva (LHFE), lo que permitió a la Fundación Collings volar pasajeros que pagan sin cumplir con todos los requisitos que rigen los vuelos que generan ingresos. Tales exenciones son bastante comunes y permiten a los pasajeros experimentar vuelos en aviones, como el B-17, que nunca fueron destinados a pasajeros de pago.

El B-17 había viajado a la pista 6 en KBDL para el vuelo panorámico con 10 pasajeros y 3 miembros de la tripulación a bordo. Después de completar una carrera, partió normalmente. Poco después, sin embargo, un miembro de la tripulación informó de un problema con el motor número cuatro (el más alejado del piloto a la derecha) y regresó al campo.

Hallazgos del motor

Gran parte de las especulaciones sobre el accidente se han centrado en los motores del avión, los radiales Curtiss-Wright R-1820 de nueve cilindros, y la NTSB les ha prestado una gran atención; solo el informe del equipo de la planta motriz tiene 132 páginas. Los investigadores encontraron que el número tres "... los pistones y las bujías del motor mostraban evidencia de detonación que habría resultado en una pérdida significativa de potencia del motor". Los números de motor tres y cuatro están ambos en el lado derecho (estribor) del avión.

Los investigadores también encontraron problemas con el motor número cuatro, con el que el piloto informó un problema y que requirió el regreso al campo. "El examen del motor No. 4", escribió el autor de la sección, "mostró que el cable P de los magnetos izquierdo y derecho estaba separado de las carcasas de los magnetos". Continúa diciendo: “Los cables de cada uno de los magnetos se aseguraron con un solo hilo de cable de seguridad que estaba suelto. El cable del magneto izquierdo estaba completamente fuera de la carcasa, lo que permite que la lengüeta de conexión a tierra entre en contacto con la carcasa y provoque un cortocircuito ".

Los investigadores comprobaron su funcionalidad y descubrieron que la tierra defectuosa era probablemente la causa de la pérdida de energía, escribiendo: “Cuando se colocó un trozo de cartón entre la lengüeta de conexión a tierra y la pared de la caja del magneto, los nueve cables de encendido chispearon. El cable del magneto derecho estaba parcialmente acoplado, por lo que la lengüeta de conexión a tierra no estaba en contacto con la carcasa. Pero el espacio entre los puntos era menor que el mínimo requerido y cuando se probó el magneto, los cables de encendido del cilindro No. 8 no chispearon en absoluto y las chispas de los cables de encendido de los otros ocho cilindros eran débiles e intermitentes ".

El estado de las respectivas hélices parece respaldar lo que encontraron los investigadores cuando derribaron los motores y los accesorios. Descubrieron que la condición y configuración de la hélice del motor número cuatro era consistente con haber estado en la posición emplumada, mientras que el "... daño a la hélice No. 3 fue consistente con la hélice en la posición de operación normal". Mucha especulación se ha centrado en si el accidente se produjo después de la pérdida de potencia en uno o varios motores.

Choque y secuelas

Luego de que el piloto reportara el problema a la torre, el B-17 ingresó a sotavento a la Pista 6, la misma pista de la que había salido, pero aterrizó antes de la pista y se desvió hacia la derecha antes de cruzar el infield y la calle de rodaje paralela. antes de entrar en una zona de no movimiento y golpear una instalación de deshielo a un par de cientos de yardas del contacto inicial con el suelo.

El avión estalló en llamas.

Siete murieron y seis sobrevivieron. Uno de los hallazgos más inquietantes presentados en el informe fáctico fue que varios cinturones de seguridad fallaron. Un sobreviviente informó que su cinturón de seguridad falló y que fue arrojado hacia adelante.

El avión no estaba equipado con asientos, sino con asientos en el piso con cinturones de seguridad. Algunos de los cinturones de seguridad fallaron cuando el avión se estrelló, y se informó que a uno le faltaba una parte de su cierre que un pasajero sobreviviente informó que le impidió abrocharlo.

Un extracto del informe pinta un cuadro de desesperación antes, durante y después del accidente.

“Durante el impacto, el pasajero LS5 informó que su cinturón de seguridad falló, fue lanzado hacia adelante y se golpeó la cabeza con algo. Informó que el pasajero LS6 "pasó volando a mi lado" hacia la parte delantera del avión. Después de que el avión se detuvo, el pasajero frente a él yacía en el suelo (ya no con el cinturón de seguridad). Intentó sacarlo a rastras del avión pero no pudo moverlo. Luego "vio fuego hacia el frente, un poco más allá de la torreta" y evacuó el avión detrás del pasajero RS5 que había abierto la puerta de popa derecha. El pasajero LS6 informó que perdió brevemente el conocimiento y "se encontró tirado en la parte delantera" del área de los artilleros de cintura. Hacía mucho calor y vio luz en la parte trasera del avión desde la puerta abierta. Se arrastró hasta la puerta y saltó del avión al fuego y al combustible de aviación ".

Aunque no era necesario, el 9-0-9 tenía un maestro de carga ("LM" en el informe), que ayudaba a los pasajeros que pagaban a encontrar sus asientos, abrocharse los cinturones y hacerles instrucciones a la tripulación.

“Antes del impacto en la parte delantera del avión, el LM declaró que‘ se sentó justo en la torreta y yo simplemente aguanté. Estaba desmayado. Siempre que supongo que despertaba ... ya no estaba sentado en la torreta ''. Su pierna estaba atascada en algo y el pasajero RS1 lo ayudó a liberarlo. Se dio cuenta de que no podía evacuar por la cola debido al fuego, así que empujó el plexiglás hacia afuera y salté. Ni siquiera recuerdo haber mirado. El pasajero LS1 siguió al LM por la ventana detrás del piloto y el pasajero RS1 la siguió. Todos informaron haber salido a un tanque de almacenamiento de líquido descongelador. El pasajero RS1 ... informó que se fracturó el pie izquierdo durante la transición del tanque al suelo ".

El informe fáctico de la NTSB no intenta sacar ninguna conclusión, simplemente presentar la evidencia que ha reunido en su investigación. Son los datos que la Junta utilizará para emitir su informe final en algún momento en el futuro, momento en el que probablemente presentará declaraciones de causa probable.


B-17 'Just Right' - Historia

Historia de la aeronave
Construido por Boeing en Seattle. Entregado a la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos (USAAF) como B-17C Flying Fortress número de serie 40-2045. Transbordado al extranjero a través del Pacífico a Filipinas.

Historia de la guerra
Asignado a la 5ª Fuerza Aérea, 7º Grupo de Bombardeo (7º BG), 14º Escuadrón de Bombardeo (14º BS). No se conoce el apodo ni el arte de la nariz.

Historia de la misión
On December 10, 1941 took off from San Marcelino Airfield piloted by Captain Colin P. Kelly, Jr. as one of six B-17s bound for Clark Field to stage for a mission. Only three landed at 7:30am this bomber plus B-17D 40-3091 piloted by Lt. Schaetzel and B-17D 40-3086 piloted by Montgomery. The other three did not land fearing a Japanese air raid.

On the ground, this B-17 was only partially armed with three 600 pound bombs before taking off again at at 9:30am in haste fearing another Japanese air raid and was one of four B-17s on a mission to bomb Japanese ships off Aparri and Vigan on northern Luzon. During the night, this convoy had been spotted and earlier that morning was bombed during the first American bombing mission of the Pacific War.

Over Aparri, B-17D 40-3091 piloted by Lt. Schaetzel spotted enemy transports and released his bombs from 25,000' before being jumped by Zeros and diving down to 7,000'. Arriving over Aparri next, this B-17 arrived over the ships and pilot Kelly saw no targets and proceeded south towards Vigan where Kelly spotted heavy cruiser Ashigara (falsely claimed to be Battleship Haruna). Bombardier Cpl Meyer Levin salvoed all three bombs from 22,000' and claimed one hit and observed a seaplane taking off from warship. In fact, no damage was sustained to Ashigara or any vessel and no battleship was part of the invasion force.

Before landing at Clark Field, this B-17 was intercepted by A6M2 Zeros from the Tainan Kōkūtai including Saburo Sakai. During the first firing pass, the Zeros hit the nose section with gunfire that damaged the pilot's instrument panel and killed SSgt Delehanty instantly when the top of his head was blown off. Afterwards, the same Zeros made repeated firing passes and started a fire in the bomb bay that engulfed the rear of the bomber.

Heavily damaged, Kelly ordered the rest of the crew to bail out while the two pilots held the bomber level. Several of the crew were strafed by the Zeros as they descended but all landed unhurt with the exception of Bean who was hit by a bullet in the ankle from the strafing.

Meanwhile, the B-17's two right engines were inoperative when an explosion blew co-pilot Robbins out of the observation dome, but he was able to open his parachute and landed safely. As the stricken bomber descended, it exploded again and impacted the ground roughly six miles east of Clark Field near Mount Arayat. Pilot Kelly was killed in the final explosion or on impact. The rest of the surviving crew landed in the vicinity of Clark Field and quickly returned to duty.

Recovery of Remains
After the crash, Kelly's body was found outside the bomber, ejected during the crash or explosion. Delehanty's remains were found inside the aircraft. Both were recovered and postwar transported to the United States for permanent burial.

Wreckage
The nose section of the B-17 was burned out. Afterwards, Filipino youth Daniel Dizon visited the crash site and made an ink drawing of the bomber and took a photograph of the wreckage. He also recovered a junction box from the radio compartment.

Memorials
Kelly was officially declared dead December 10, 1941. For this mission, Kelly was posthumously nominated for a Medal of Honor, but instead earned the Distinguished Flying Cross (DFC). Afterwards, he was regarded as America's first war hero and the legend of his exploits grew, including the claim that after ordering his crew to bail out, he dove the stricken bomber into an enemy ship (this is not true).

Postwar, he was permanently buried at Madison Oak Ridge Cemetery in Madison, Florida. His grave includes the epitaph: "To Honor Colin Kelly First American Hero of World War II 1915 1941 Greater Love Hath No Man Than This, That A Man Lay Down His Life For His Friends." Across from the courthouse in Madison, Florida is "The Four Freedoms Monument" dedicated to the memory of World War II hero, Captain Colin P. Kelley, Jr. dedicated on June 14, 1944 and sponsored by the Madison County Memorial Post No. 88 of the American Legion.

At Clark Air Force Base, there is a memorial plaque and bust of Kelly. A painting "Captain Colin Kelly" was displayed inside the Kelly Theater, named in his honor until the 1992 eruption of Mount Pinatubo, this painting was transported to the USAF Museum. A white marble monument with three angles and brass plaque dedicated to Colin Kelly is located at Madison, Florida.

Delehanty was permanently buried at Long Island National Cemetery, plot H, grave 9431.

Levin was hailed as the first Jewish-American war hero and "Meyer Levin Day" was celebrated in Brooklyn, NY with a commemorative plaque given to his parents by local politicians. Afterwards, he was evacuated to Australia and continued to fly combat missions as a bombardier assigned to the 43rd Bombardment Group (43rd BG) in New Guinea until he went Missing In Action (MIA) on January 7, 1941 aboard B-17F 41-24383 that ditched into the Gulf of Papua. In Australia, he had an Australian wife and fathered a son. Levin earned the Distinguished Flying Cross (DSC), Silver Star with two Oak Leaf Clusters and Purple Heart posthumously. He is memorialized on the tablets of the missing at Manila American Cemetery.

Relatives
Colin P. "Corky" Kelly, III (son of Collin P. Kelly)
Attended and graduated from West Point, became an Episcopal priest and served as Assistant Chaplain at the Point. After retiring from the Military, he became pastor of an Episcopal church in New Mexico during which time he was honored by invitation from the 1996 104th U.S. Congress to give the opening prayer.

Eugene Eisenberg adds:
"In 1942, I met Kelly's wife and son Corky. I became very close to the Kelly family and also Corky. I also spent time with Bob Altman, Joe Bean, Willard Money and James Halkyard who is still alive today in Washington State. I have also have the original drawing by Dizon who made the original drawing and took a photograph of the wreckage in December 1941. I also have several pictures of the original crew taken on Midway Airfield September 5, 1941.

Referencias
USAF Serial Number Search Results - B-17C Flying Fortress 40-2045
"2045 (30th BS, 19th BG) shot down by Japanese fighters Dec 10, 1941 Luzon, Philippines. First USAAF B-17 lost in actual combat. Capt Colin P. Kelly killed."
Fortress Against The Sun (2001) pages 65-68, 71, 142, 242, 314, 372, 382, 397, 401, 450, 457
December 8, 1941 (2003) pages 137, 237, 408, 435, 517, 537, 543, 554
Leyte Calling (1945) pages 14-15:
"I helped load the bombs into his [Kelly's] Fortress and scribbled my name on three of them. I don't think anybody else signed the bombs because everyone else was busier than I was. Anyway, I don't know yet why i signed the bombs. I just wanted something to do, I guess."
Air Force Magazine "Valor: Colin Kelly" by John L. Frisbee June 1994, Vol. 77, No. 6
Other sources state this B-17 was assigned to the 30th Bomb Squadron
"Legend of Colin Kelly" painting by Robert Taylor
"Captain Colin Kelly" painting was displayed at the Kelly Theater at Clark Air Force Base, after the 1992 eruption of Mount Pinatubo, this painting was transported to USAF Museum
Ken’s Men Against The Empire Volume I (2015) pages 109-110 (Levin/Kelly), 313 (Levin), 395 (index Kelly), 396 (index Levin)
FindAGrave - Collin Purdie Kelly, Jr. (photo, Madison, Florida monument photo)
FindAGrave - Sgt William J Delehanty (grave photo)
FindAGrave - Sgt William J Delehanty (grave photo)
Thanks to Tony Feredo and Eugene Eisenberg for additional information

Contribuir Información
¿Es familiar o está asociado con alguna de las personas mencionadas?
¿Tiene fotos o información adicional para agregar?


What the B17 Taught Us About Checklists

All of us know the afamed B-17 used during WWII, which helped to win the war. You probably didn’t know, however, that the B-17 was the first aircraft to get a checklist!

This came about when, on the first B-17 flight, 3 men we’re seriously injured, and a few later died, when the aircraft stalled shortly after takeoff. After further investigation, it was found that the Captain had left the elevator lock on, and the aircraft was unresponsive to pitch control.

At the time, in 1935, the aircraft was challenging a few other companies for large government contracts that could mean either the demise or the success of Boeing. Therefore, Boeing set out to find out what they could do.

During a major think-tank session, it was determined that the pilots needed a checklist. It wasn’t a knock to the pilots, or that the aircraft was too hard to fly, rather the aircraft was just too complex for a pilots memory.

The first checklist was born!

So, as a flight simulator pilot, how should you use checklists in your virtual flying? Read on.

Many people have the notion that a checklist is supposed to be checked off, one item at a time, as they are done. This is time consuming, distracting, and potentially more dangerous than not having a checklist!

Throw out those old ideas, and clear your mind for something that works!

Here is my method for using checklists, that I think you’ll find very useful!

  1. Memorize your checklists to the best of your ability. Some may use simple acronyms, and others just flat out memorize item-by-item. While memorizing a checklist, it may be best to do the old “step-by-step” method and gradually work your way out of needing to see everything on paper.
  2. As you move through memorizing the checklist items, it’s important to simply start doing things because they are in your memory. Your memory-to-kinetic connection is much faster than the “What’s next? Leer. Look. Hacer. Back to Checklist” way of doing things. A proactive method of doing checklists is much better than reactive.
  3. As you begin to memorize the items for certain phases of the flight, soon you won’t need the checklist at all. Does this mean that you shouldn’t still read it? ¡Para nada! Now the checklist is used to VERIFY what you have done. I can tell you right now that things get busy and you’ll often forget something. Although you may think you know it, ALWAYS VERIFY. Very, very few pilots are perfect, and those that are use checklists.
  4. When you finally have a checklist memorized, you’ll do all the items, THEN you’ll grab the checklist and VERIFY everything has been done.

I challenge you to try out this method of using checklists. Feel free to report back with your findings. Doing checklists this way will certainly improve the speed of checklists in your virtual flight deck.

Oh yeah, and the B-17? After the accident the Boeing company was threatened with collapse. By implementing the checklists, they flew 1.8 million hours with 18 B-17s without incident, proved to the government they were safe, and eventually nearly 13,000 were built. What is more telling is the images of these four engined, resilient monster fending off the evil forces of the Axis Powers.

And to think that this aircraft could have been eliminated from it’s place in history because they continued not to use checklists.

This article was posted in AOA, Blog

Tenga en cuenta: We reserve the right to delete comments that are snarky, offensive, or off-topic. If in doubt, read the Comments Policy.


Vitamin B17 Laetrile Side Effects

As we always say, too much of a good thing may sometimes backfire. While apricot seeds are great for killing cancer cells, take only what is recommended by the experts above. Excessive ingestion of vitamin B17 or laetrile may cause side effects such as:

  • Dolores de cabeza
  • Fiebre
  • Dizziness
  • A drop in blood pressure
  • Loss of balance and difficulty walking
  • Temporary confusion

How many apricot seeds is too many? For an average adult body size, it is estimated that eating upwards of 50 apricot kernels might be fatal.

An apricot user shared that for his body weight of 320 lbs, he took 50 seeds two times a day and that worked for él in removing a pre-cancerous pancreas cyst. (You can read his story below.)


‘This is part of our heritage and our history’: Vintage WWII bombers land in St. George

S T. GEORGE — With military precision, two World War II-era bombers landed at nearly the exact time they were expected to touchdown at the St. George Regional Airport.

B-17 “Flying Fortress” heavy bomber – Sentimental Journey – was the first to land in St. George Thursday. A crowd of more than 25 came out to see the vintage WWII airplane touchdown. St. George, Utah, July 2, 2020 | Photo by David Louis, St. George News

A B-25 “Mitchell” bomber, Maid in the Shade, and a B-17 “Flying Fortress” heavy bomber, Sentimental Journey, landed at the Western Aviation Warbird Museum at the airport Thursday for a three-day stopover during the Mesa-based Arizona Wing of the Commemorative Air Force 2020 Flying Legends of Victory Tour.

Travis Major, CAF airbase leader and pilot commander on the B-17, said he is always proud to have the opportunity to show off and fly two of the wing’s 173 aircraft.

“This is part of our heritage and our history,” Major said. “There is a very precious history with each one of these airplanes. It’s a history that is perishable. Every year we get further and further away from it, but this is an opportunity to take these extremely rare airplanes out and around the country.”

Between July 2 and Sept. 27, one or both planes will visit 18 towns for multiple days and offer flights to the public, with an extended flight scheduled for July Fourth over Southern Utah. Aircraft tours are also available for $15 per person and $25 per family.

When asked what is like to command these beasts, Major didn’t miss a beat.

B-25 “Mitchell” bomber – Maid in the Shade – fires up its twin Wright R-2600 “Cyclone” radial engines, with 1,850 horsepower each at takeoff. Photo taken at previous landing in Rawlins, Wy., July 11, 2016 | Photo by David Louis, St. George News

“I think the beasts command you.,” he said.

Relics of a different time, each plane doesn’t use modern technology to get airborne, remain airborne and land safely. From the moment you fire up the engine and pull the chocks on the landing gear, Major said, you have to fly each bomber minute-by-minute until you shut down.

With a max takeoff weight of 65,500 pounds and a crew of 10, the B-17’s four Wright R-1820-97 Cyclone Turbo-Supercharged radial engines produced 1,200 horsepower each. On typical models, it fielded 13 .50 caliber M2 Browning machine guns and carried between 4,500-9,600 pounds of ordnance.

Fully loaded, the B-17G weights in as heavy as a modern regional jet today.

“During World War II, it was the biggest thing we had,” Major said.

Along with the joy flying both vintage aircraft and reverence to their history is the passing along what these aircraft did for America’s freedom to children, he added.

“That is part of our message to educate, inspire and honor,” Major said. “At this time, more than ever in recent years, it is so important that people understand our heritage and our history that has made it possible for us to be here today.”

Someone in a young person’s family may have had a part to play in the war effort. The goal, Major said, is to “bring that home to them and give them some of the history they may not have had.”

Click on photo to enlarge it, then use your left-right arrow keys to cycle through the gallery.

Vintage military aircraft fly overhead in Southern Utah, July 2020 | Photo courtesy of Mike Satter, St. George News

Vintage military aircraft fly overhead in Southern Utah, July 2020 | Photo courtesy of Mike Satter, St. George News

Vintage military aircraft fly overhead in Southern Utah, July 2020 | Photo courtesy of Mike Satter, St. George News

Vintage military aircraft fly overhead in Southern Utah, July 2020 | Photo courtesy of Mike Satter, St. George News

Vintage military aircraft fly overhead in Southern Utah, July 2020 | Photo courtesy of Mike Satter, St. George News

B-25 “Mitchell” bomber – Maid in the Shade, St. George, Utah, July 2, 2020 | Photo courtesy of Gerard Dauphinais, St. George News

B-17 "Flying Fortress" heavy bomber – Sentimental Journey – was the first to land in St. George Thursday. A crowd of more than 25 came out to see the vintage WWII airplane touchdown. St. George, Utah, July 2, 2020 | Photo courtesy of Gerard Dauphinais, St. George News

B-17 "Flying Fortress" heavy bomber – Sentimental Journey – was the first to land in St. George Thursday. A crowd of more than 25 came out to see the vintage WWII airplane touchdown. St. George, Utah, July 2, 2020 | Photo courtesy of Gerard Dauphinais, St. George News

B-25 “Mitchell” bomber – Maid in the Shade – at takeoff in St. George, Utah, July 3, 2020 | Photo courtesy of Gerard Dauphinais, St. George News

B-25 “Mitchell” bomber – Maid in the Shade, St. George, Utah, July 2, 2020 | Photo courtesy of Gerard Dauphinais, St. George News

B-25 “Mitchell” bomber – Maid in the Shade – fires up its twin Wright R-2600 “Cyclone” radial engines, with 1,850 horsepower each at takeoff. Photo taken at previous landing in Rawlins, Wy., July 11, 2016 | Photo by David Louis, St. George News

B-17 "Flying Fortress" heavy bomber – Sentimental Journey – was the first to land in St. George Thursday. A crowd of more than 25 came out to see the vintage WWII airplane touchdown. St. George, Utah, July 2, 2020 | Photo by David Louis, St. George News


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Bomber crashed on its first mission to Germany

The plane that crashed off the coast of Kent - B-17 42-31243 - was taking part in its first mission and was on its way to Germany when the crew were forced to abandon it.

The plane was piloted by Alan Eckhart and co-piloted by Elton Jenkins.

Other crew members included navigator George Arvanites, radio operator Fred Kuehl, gunners Edward Madak and Michael Musashe and bombardier Robert Meagher.

Making up the 10-man crew was flight engineer Francis Nuener, tail gunner Nyle Smith while Angelo Tambe operated the ball turret gun.

On 01 Dec 43 mission #85 to Solingen, Germany, B-17G 42-31243 was ditched in the English Channel at Pegwell Bay when the bomber ran out of fuel.

The entire 10 man crew was picked by the British Air Sea Rescue and taken to RAF Manston.

All ten men returned to duty after the crash.

It was piloted by Second Lieutenant Alan Eckhart of the 303rd bomb group and co-piloted by Second Lieutenant Elton Jenkins.

The bomber crashed when it ran out of fuel in December 1943.

The 10-man crew escaped unscathed. They were later rescued and were all taken to RAF Manston in the north east of the county.

Kent coastal warden and metal detectorist Tony Ovenden, 64 - who raised the alarm - said: 'It's just so wrong, it's stealing our heritage. For your typical B17 collector that site is an Aladdin's cave.

'It's probably one of the few sites in Europe where a B17 is accessible by foot and that's the problem.

'When I find things in the bay I conserve our heritage. He is stealing it, taking it for personal gratification.'

Services Archaeology and Heritage Association branded the looter 'disgraceful and illegal'.

They added in a statement: 'We have been contacted about the looting of a B17 Flying Fortress on the Sandwich flats.

'Witnesses saw an individual in the water wearing a wetsuit trying to remove parts of the aircraft.

'Closer inspection of the B17 that it has been stripped. The fuel tanks have gone, fuel pipes and wiring also missing. There was evidence of tools being used to hack away at the right wing.

'Looks like this individual has been systematically looting the B17 using a trolley to cart pieces off.

'It's illegal under The Protection of Military Remains Act 1986 which prohibits entering and tampering with wrecked military vessels or aircraft.'

A metal detectorist saw a looter stripping the plane (pictured) for parts before loading it into a trolley on Saturday

Closer inspection by officials revealed the plane (pictured) had been 'stripped' by an individual who 'systematically looted' it

The Boeing B-17 Bomber: The Flying Fortress

A Boeing B-17 Flying Fortress named 'Sentimental Journey' at the 1997 Confederate Air Force airshow

The Boeing B-17 was a four-engine heavy bomber developed in the US in the 1930s that became symbolic of the country's air power during the Second World War.

Looking to replace Martin B-10, the USAAC (United States Army Air Corps) tendered a proposal for a multi-engine bomber that could reach an altitude of 10,000 ft and reinforce the country's air capabilities.

Competing against two other aircraft manufacturers at the time - Douglas and Martin - to build 200 bombers, the Boeing entry outperformed both competitors.

While Boeing lost out on the initial contract to Douglas because the company's prototype crashed, the USAAC ordered a further 13 for evaluation, before it was eventually introduced in 1938 after numerous design changes.

Even before the war, the B-17 received recognition, with the nickname 'Flying Fortress' coined by a Seattle Times reporter.

In January 1938, group commander Colonel Robert Olds flew a YB-17 from the United States's east coast to its west coast, setting a transcontinental record of 13 hours 27 minutes.

He also broke west-to-east coast record on his return, trip in 11 hours 1 minute, averaging 245 mph.

But the bomber was mainly used during the Second World War in precision daylight bombing campaigns against military and industrial targets to weaken Nazi Germany.

In early 1940 the RAF entered into an agreement with the US to be provided with 20 B-17Cs, which were given the service name Fortress I. But their initial missions over Germany were unsuccessful.

But they were widely used by American forces in the Pacific and in a succession of raids targeting German factories.

In February 1944, the B17s flew a vital mission to destroy the factories that kept the Luftwaffe flying, in what was termed 'Big Week', and helped secure air superiority over the cities, factories and battlefields of Western Europe in preparation for the invasion of France in 1944.

The Luftwaffe found it easier to attack a Flying Fortress head on and Americans coined the phrase 'Bandits at 12 o'clock high' as a result.

German studies revealed that on average 20 hits with 20mm shells were required to gun down a B17. Forty B-17s were captured by the Luftwaffe.

In all, 3,500 B17s were involved in bombing raids on factories in Germany. 244 planes were lost in just a week but the back of the factories producing for the Luftwaffe were fatally broken.

The B-17s were also used in the War in the Pacific earlier in the Second World War where it conducted raids against Japanese shipping and airfield sites.

Many crew members who flew in B-17s received military honours, with 17 receiving the highest military decoration awarded by the United States, the Medal of Honour.

The B-17 went on to become the third-most produced bomber of all time, behind the four-engined Consolidated B-24 Liberator and the multirole, twin-engined Junkers Ju 88, and dropped more bombs than any other aircraft in World War II.

The plane was used in every World War II combat zone and by the end of production in 1945, Boeing had built over 12,000 bombers.

It dropped approximately 640,000 tonnes of bombs over Nazi Germany, over a third of the estimated 1.5 million tons of bombs dropped in total by US aircraft.

One of the most most famous B-17s, the Memphis Belle, was immortalised in a 1970 Hollywood movie of the same name. The bomber also featured in earlier films such as 'Air Force' and 'Twelve O'Clock High'.

As of October 2019, there are 9 B-17 aircraft that remain airworthy, although none of them have ever flown in combat.

Dozens more remain in storage or on display is museums - the oldest being a D-series that flown in combat in the Pacific on the first day of World War II.


Ver el vídeo: GOT7 Just right - Japanese ver. - 掛け声 (Diciembre 2021).