Información

Llave enigma rota


El 9 de julio de 1941, los criptólogos británicos crackerjack rompen el código secreto utilizado por el ejército alemán para dirigir las operaciones tierra-aire en el frente oriental.

Los expertos británicos y polacos ya habían descifrado muchos de los códigos Enigma para el frente occidental. Enigma era la máquina de codificación más sofisticada de los alemanes, necesaria para transmitir información en secreto. La máquina Enigma, inventada en 1919 por Hugo Koch, un holandés, parecía una máquina de escribir y se utilizó originalmente para fines comerciales. El ejército alemán adaptó la máquina para su uso en tiempos de guerra y consideró que su sistema de codificación era irrompible. Estaban equivocados. Los británicos habían descifrado su primer código Enigma ya en la invasión alemana de Polonia y habían interceptado prácticamente todos los mensajes enviados a través de la ocupación de Holanda y Francia.

Ahora, con la invasión alemana de Rusia, los aliados necesitaban poder interceptar los mensajes codificados transmitidos en este segundo frente oriental. El primer avance se produjo el 9 de julio, con respecto a las operaciones terrestres y aéreas alemanas, pero los británicos continuarían rompiendo varias claves durante el próximo año, cada una de las cuales transmitía información de mayor secreto y prioridad que la siguiente. (Por ejemplo, una serie de mensajes decodificados apodados "Comadreja" resultó extremadamente importante para anticipar las estrategias antiaéreas y antitanques alemanas contra los aliados). Estos mensajes decodificados se pasaban regularmente al Alto Mando soviético con respecto a los movimientos de tropas alemanas y las ofensivas planificadas, y de regreso a Londres con respecto al asesinato en masa de prisioneros rusos y víctimas de campos de concentración judíos.


¿Y si los aliados no hubieran violado el código naval alemán?

W Cuando finalmente se reveló en 1974 que los Aliados habían estado leyendo las transmisiones encriptadas del Enigma alemán durante gran parte de la guerra (inteligencia que los Aliados llamaron Ultra), los historiadores inicialmente esperaban que la noticia arrojara luz sobre los numerosos puntos de inflexión del conflicto, y así fue. También pensaron que probablemente surgiría como un factor crucial en algunos de ellos, pero no fue así. Aunque Ultra fue un activo importante para la inteligencia aliada, pocos historiadores ahora consideran que haya sido el factor decisivo en cualquier operación importante, con una excepción.

La excepción fue la Batalla del Atlántico, la campaña más larga de la guerra. Comenzó el 3 de septiembre de 1939, el día en que Gran Bretaña entró en la guerra. Realmente no cesó hasta el 8 de mayo de 1945, el día en que Alemania se rindió. La batalla fue crucial. Si Gran Bretaña no recibía suficientes suministros, es posible que no pudiera permanecer en la guerra. En sus memorias, Winston Churchill confesó: "Lo único que realmente me asustó durante la guerra fue el peligro de los submarinos".

En los primeros años, los británicos confiaron en buques de guerra armados con cargas de profundidad y equipados con radar y sonar para escoltar a sus convoyes. Los alemanes contraatacaron con una mezcla de asaltantes de superficie y submarinos, pero rápidamente se desplazaron hacia los últimos. La Kriegsmarine tenía solo 57 submarinos cuando estalló la guerra, pero aumentó constantemente este número hasta que, en agosto de 1942, contaba con 300.

Los submarinos operaban en "manadas de lobos": grupos de varios barcos dispuestos en una cadena suelta a través de las principales líneas de transporte, pero a una distancia de apoyo fácil, de modo que cuando un submarino detectaba un convoy, los demás podían moverse rápidamente para unirse al ataque. Los convoyes capturados por manadas de lobos podrían sufrir pérdidas devastadoras en cuestión de horas.

En ambos lados, las comunicaciones por radio, elaboradamente codificadas para frustrar a los espías, desempeñaron un papel indispensable. Sin el conocimiento de los británicos, los criptoanalistas alemanes habían descifrado los códigos de la Royal Navy antes de la guerra y habían leído el tráfico naval británico durante más de dos años. Alemania, por su parte, utilizó Enigma, una compleja máquina de cifrado que se consideraba imposible de descifrar si se utilizaban los procedimientos correctos para protegerla. No obstante, Gran Bretaña y Francia conocían bien a Enigma. La inteligencia polaca lo había estudiado intensamente durante el período de entreguerras y, justo antes del estallido de las hostilidades, entregó a los aliados occidentales un modelo funcional de la máquina Enigma, así como su amplio conocimiento sobre cómo descifrarla.

Utilizando su conocimiento de cómo funcionaba Enigma, junto con un álgebra superior, conocimientos talentosos y numerosas pistas ("cunas") de operadores de cifrado descuidados, los criptoanalistas británicos aprendieron a descifrar parte del tráfico de Enigma. Los códigos alemanes de la Wehrmacht y la Luftwaffe resultaron relativamente fáciles de descifrar debido al descuido desenfrenado de un buen procedimiento de comunicación. La Kriegsmarine, sin embargo, lo hizo mucho mejor, lo que fue particularmente frustrante porque era el código naval que los británicos necesitaban con más urgencia para penetrar.

El primer gran avance de Gran Bretaña se produjo en mayo de 1941, cuando sus buques de guerra se apoderaron de un arrastrero meteorológico alemán y, por feliz accidente, capturaron un submarino alemán. En ambos casos, los criptoanalistas británicos adquirieron claves que les permitieron descifrar el tráfico naval alemán lo suficientemente rápido como para que la información fuera operativamente útil, especialmente en términos de desviar convoyes lejos de las manadas de lobos.

Pero en febrero de 1942 los alemanes cambiaron a Triton, una variante de Enig-ma más compleja que los británicos no podían leer. El resultado fue un aumento importante en las intercepciones de convoyes de submarinos y las pérdidas de buques mercantes: más de 5,6 millones de toneladas entre febrero y noviembre de 1942.

Sin embargo, todo eso estaba a punto de cambiar. En octubre de 1942, dos destructores británicos encontraron y atacaron el U-559 en el Mediterráneo oriental. Un aluvión de más de 200 cargas de profundidad obligó al submarino a salir a la superficie. Cuando la tripulación alemana abandonó el barco, tres marineros británicos, Tommy Brown, Antony Fasson y Colin Grazier, subieron a la sala de control del submarino. Dirigiéndose a la cabina del capitán, usaron una ametralladora para abrir sus gabinetes cerrados, luego agarraron frenéticamente los documentos que encontraron dentro. Brown logró ponerse a salvo, pero Fasson y Grazier se ahogaron cuando el submarino se hundió abruptamente, sin saber nunca que los documentos por los que habían muerto por asegurar contenían las llaves necesarias para romper el código Triton. Los criptoanalistas británicos tardaron hasta principios de 1943 en sacar provecho de este hallazgo. Cuando lo hicieron, los resultados fueron dramáticos.

En ese momento, los Aliados tenían todos los elementos que necesitaban para librar la Batalla del Atlántico: radar, sonar, cargas de profundidad mejoradas y aviones de largo alcance. Pero los descifrados maximizaron su utilidad y, además, transformaron la naturaleza de la batalla. Los aliados no solo desviaron los convoyes de las manadas de lobos, sino que se concentraron tanto en los submarinos de combate como en los submarinos de suministro de gran tamaño que permitieron a los barcos de combate extender enormemente su tiempo en el mar. Los cazadores se convirtieron en cazados.

En mayo de 1943, las pérdidas de submarinos eran tan grandes que el almirante Karl Dönitz los retiró del Atlántico Norte. Aunque la batalla continuó a un ritmo reducido, los aliados efectivamente habían ganado. Según los historiadores militares Allan R. Millett y Williamson Murray, "la contribución de Ultra a la batalla antisubmarina se convirtió ahora en la victoria de inteligencia más significativa de la guerra, y el único episodio en el que la inteligencia por sí sola tuvo un impacto decisivo en las operaciones militares".

W ¿Qué hubiera pasado si los Aliados nunca hubieran descifrado el código Triton? Debe reconocerse que la Kriegsmarine nunca podría haber logrado su objetivo de sacar a Gran Bretaña de la guerra. Los planificadores británicos estimaron que Gran Bretaña necesitaba importar entre 9,8 y 11,5 millones de toneladas de suministros por año. Los submarinos nunca estuvieron cerca de hundirse tanto. Sin embargo, el efecto habría sido catastrófico. Al no poder desviar convoyes alrededor de manadas de lobos alemanes conocidos, los aliados habrían sufrido pérdidas mucho mayores. Habrían tenido muchas más dificultades para encontrar y destruir submarinos alemanes.

El historiador David Kahn probablemente esté en el blanco cuando concluye que no descifrar el código habría retrasado las ofensivas terrestres aliadas por varios meses y, en el caso de la invasión de Normandía, lo habría retrasado hasta 1945. Según las cifras de envío, Kahn estima que las ofensivas mediterráneas se habrían retrasado tres meses, y que para conseguir suficiente tonelaje habría sido necesario trasladar buques desde el Pacífico, retrasando así las operaciones también en ese teatro. El aumento del número de submarinos (debido a la reducción de pérdidas) también habría hecho que el suministro de préstamos y arrendamiento a la Unión Soviética fuera mucho más problemático. Salvo la bomba atómica, la guerra podría haberse extendido hasta dos años, hasta 1947.

Por tanto, la valentía de tres marineros británicos puede haber salvado cientos de miles de vidas.


Las partes de la máquina Enigma

Esta parte no giraba, por lo que se aseguró que el texto cifrado se enviara automáticamente a los discos del rotor. Al escribir el texto transcrito, el texto cifrado se produjo mecánicamente al mismo tiempo.

Cada rotor contenía 26 letras del alfabeto y se colocó en cualquier posición inicial de la A a la Z (según la clave diaria). Desde 1938, había cinco rotores en las máquinas. Había 26 contactos en cada cara del disco del rotor, y estaban conectados a 26 contactos diferentes en la parte posterior. Cada rotor estaba conectado de manera diferente.

Al principio, la máquina Enigma solo podía cambiar seis letras antes de llegar al punto de partida. Sin embargo, un tablero de conexiones más amplio desarrollado en 1939 aumentó esta cifra a 10.

El teclado era para escribir el texto sin cifrar (o recibir texto cifrado).

Muestran el cifrado de cada letra escrita por el operador.


¿Cómo rompieron Enigma los matemáticos polacos?

En diciembre de 1932, mientras trabajaba en la Oficina de Cifrado de Polonia, Marian Rejewski, un matemático y criptoanalista polaco, utilizó la teoría de la permutación y las debilidades en los protocolos de cifrado del código militar alemán para descifrar las claves de código de la Enigma máquina de tablero de conexiones. Rejewski obtuvo este resultado al comprender el hardware de la máquina y el resultado no permitió a los polacos decodificar mensajes reales.

Los matemáticos polacos pudieron desarrollar sus propios Enigma máquinas, que fueron llamadas Enigma se duplica, asistido por la información obtenida del servicio secreto francés.

Los criptoanalistas Jerzy Różycki y Henryk Zygalski, ambos contratados en la Universidad de Poznań, ayudaron a Rejewski. La Oficina de Cifrado de Polonia desarrolló técnicas para derrotar EnigmaPlugboard y encontrar todos los componentes de la clave diaria que permitió al Cipher Bureau leer los mensajes de Enigma alemán desde enero de 1933 en adelante.

Los protocolos criptográficos alemanes cambiaron con el tiempo y el Cipher Bureau desarrolló métodos y herramientas mecánicas para la lectura continua del tráfico de Enigma.

Como parte del esfuerzo, los polacos manipularon las peculiaridades del rotor, recopilaron catálogos, construyeron un ciclómetro para ayudar a crear un catálogo de 100.000 entradas, hicieron placas Zygalski y diseñaron el dispositivo electromecánico & # 8220cryptological & # 8221 para verificar la configuración del rotor.

A finales de julio de 1939, unas semanas antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los polacos invitaron a delegados de inteligencia militar franceses y británicos a sus métodos y equipos para el descifrado de Enigma, incluidas las láminas de Zygalski y la explosión criptológica, y proporcionaron un material reconstruido por Polonia. Enigma a cada delegado. La presentación fue una base crucial para la persistencia e iniciativas británicas posteriores para romper Enigma.

¿Suena interesante?

Hay dos libros muy buenos (en polaco e inglés) que presentan la fascinante pero también trágica historia de los matemáticos polacos y la inteligencia trabajando para romper el alemán. Enigma y su contribución a la victoria en la Segunda Guerra Mundial.


¿Cuál fue el defecto de la máquina Enigma?

En la Segunda Guerra Mundial, los aliados se enfrentaron a un dilema. La máquina alemana Enigma creaba mensajes cifrados y los alemanes cambiaban el código todos los días. Incluso si se rompía un código, esa solución solo era buena para las transmisiones de ese día. Pero finalmente, los criptógrafos de Bletchley Park, sobre todo Alan Turing, resolvieron el rompecabezas y construyeron una computadora gigante llamada Bombe para calcular soluciones. Entonces, ¿cuáles fueron las grietas en el código Enigma?

En este video, Numberphile profundiza en cómo funcionaba el cifrado Enigma e inicialmente cómo se rompían manualmente los códigos diarios mediante conjeturas, inferencias y fuerza bruta. Es un ejercicio fascinante, que se basa en algunos bits clave de información: en el cifrado Enigma, las letras nunca se convierten en ellos mismos cuando se encriptaba, las primeras transmisiones del día eran a menudo informes meteorológicos (esto era un defecto de procedimiento más que técnico) y muchos mensajes terminaban con frases similares (nuevamente, un problema de procedimiento, pero útil cuando se mira un gran volumen de texto encriptado) . Haciendo algunas conjeturas fundamentadas, como adivinar que podría aparecer la palabra "clima" o "Hitler", un criptógrafo experto podría descifrar manualmente un código Enigma.

Pero la solución de Turing convirtió este ejercicio manual en un momento trascendente para las computadoras. Si no está familiarizado con Enigma, primero vea esta explicación. Luego, sintonice la discusión matemática a continuación para comprender cómo la máquina de Turing pudo descifrar códigos Enigma en menos de 20 minutos todos los días. Disfrutar:

Si no puede ver el video en este momento, este Cultura Abierta artículo es una gran explicación basada en texto.


Enigma

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Enigma, dispositivo utilizado por el comando militar alemán para codificar mensajes estratégicos antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

El código Enigma fue descifrado por primera vez por los polacos, bajo el liderazgo del matemático Marian Rejewski, a principios de la década de 1930. En 1939, con la creciente probabilidad de una invasión alemana, los polacos entregaron su información a los británicos, quienes establecieron un grupo secreto de descifrado de códigos conocido como Ultra, dirigido por el matemático Alan M. Turing. Debido a que los alemanes compartieron su dispositivo de cifrado con los japoneses, Ultra también contribuyó a las victorias de los aliados en el Pacífico. Ver también Criptología: desarrollos durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado por última vez por Adam Augustyn, editor en jefe, contenido de referencia.


Antes de ENIGMA: Rompiendo la máquina de rotor Hebern

La máquina de rotor Hebern, ¡una de las 12 que se sabe que existen! Colección del Museo de Historia de la Computación, 102743692.

La máquina de rotor Hebern fue un gran salto innovador en la tecnología de cifrado y también fue la primera vez que se utilizaron circuitos eléctricos en un dispositivo de cifrado. A pesar de que no logró la aceptación del mercado, tuvo una importancia histórica de gran alcance en la Segunda Guerra Mundial y más allá. Desafortunadamente, su enigmático inventor, Edward Hebern, nunca sería reconocido ni recompensado en su vida.

En 1908 Edward Hebern estaba en la cárcel por robar un caballo. Afirma que esto le dio tiempo para idear varios inventos relacionados con el cifrado, que patentó a partir de 1912. En 1917 se le ocurrió la idea de hacer que un rotor eléctrico codificara el alfabeto e hizo su primer prototipo. En 1918 y 1919, otros tres inventores en Europa idearon la misma idea, incluido Arthur Scherbius, inventor de la infame máquina alemana ENIGMA, que también se puede ver en el Museo de Historia de la Computación (CHM).

El momento de este cambio a rotores eléctricos fue significativo, porque fue durante la Primera Guerra Mundial y la necesidad de un dispositivo de cifrado fácil de usar durante la guerra había sido obvia durante siglos. La Primera Guerra Mundial fue la primera gran guerra en la que la radio, una nueva invención en ese momento, jugó un papel tan importante. La radio cambió la guerra moderna al permitir a los comandantes enviar comunicaciones inmediatas a sus tropas, pero esto también significó que todas las comunicaciones fueron interceptadas por el enemigo. Todas las naciones involucradas en la Primera Guerra Mundial se horrorizaron al descubrir que sus cifrados eran fáciles de "leer" por el enemigo. Los anticuados métodos de cifrado manual de la Primera Guerra Mundial ya no funcionarían.

La máquina de cifrado Hebern parece una pequeña máquina de escribir con 26 letras que se iluminan, en lugar de imprimir en papel. El rotor está en la parte superior de la máquina y codifica la señal eléctrica entre las letras del teclado y el panel de luces. Cuando se escribe cada letra, el rotor rotará un espacio dando una nueva secuencia de codificación. Esta secuencia de codificación se repite después de 26 letras del mensaje, por lo que este era un cifrado relativamente débil, pero equivalente a los tipos de cifrado que se usaban en ese momento.

Para descifrar un mensaje, se saca el rotor de la máquina y se coloca al revés. A continuación, se escribe el mensaje cifrado y los caracteres del mensaje de texto sin formato aparecen en el panel de luz. Esto convirtió al Hebern en un cifrado de máquina en lugar de un cifrado manual, que también era fácil de usar y no propenso a errores humanos. Más tarde, Hebern introduciría variantes de cifrado de tres y cinco rotores, lo que aumentaría en gran medida la fuerza del cifrado, al tiempo que mantendría las características de facilidad de uso.

Los rotores dentro de una máquina Hebern.

La máquina Hebern de CHM es la primera versión, el dispositivo de un rotor, y tiene un número de serie de 10. Hoy en día solo existen 12 máquinas Hebern conocidas, cinco de las cuales tienen un solo rotor, una tiene tres rotores y la última seis tienen cinco rotores.

Edward Hebern tenía grandes aspiraciones por su invento y también era un hábil promotor de marketing. En 1921, incorporó Hebern Electric Code Company, vendiendo $ 1 millón en acciones. Construyó una hermosa y extravagante fábrica de inspiración gótica en Oakland, California, por $ 386,000, diseñada para 1,500 empleados.

Hebern Electric Code Company todavía se encuentra hoy en 829 Harrison Street en Oakland, California, y se utiliza principalmente como centro de recursos de la comunidad asiática de Oakland. Crédito: Por Whebern (trabajo propio), CC BY-SA 3.0 / Wikimedia Commons.

El edificio de Hebern Electric Code Company todavía se encuentra hoy en 829 Harrison Street en Oakland y se utiliza principalmente como centro de recursos de la comunidad asiática de Oakland.

Desafortunadamente, Hebern comercializó mejor su idea y su empresa que su invento. Al igual que Arthur Scherbius y la máquina ENIGMA, Hebern inicialmente tenía pocas empresas comerciales interesadas en su nuevo invento. En 1925 vendió una pequeña cantidad de sus dispositivos de cinco rotores al Ejército y la Marina de los EE. UU. Para que los evaluaran. La Marina pasó a comprar 36 más durante los siguientes seis años y trató de convencer al Ejército de que usara las mismas máquinas para poder intercambiar mensajes. Lo que sucede a continuación es una historia de intriga y espionaje digna de un thriller de espías.

El ejército de los EE. UU. Nunca compró más máquinas Hebern y, de hecho, prohibió el uso de estos dispositivos por parte del ejército de los EE. UU. La razón es que el legendario criptoanalista estadounidense, William F. Friedman, rompió con éxito la máquina de códigos Hebern de cinco rotores. Los rotores de esta máquina giraron en forma de “odómetro”, al igual que la máquina ENIGMA. Friedman aprovechó este movimiento para romper la máquina Hebern, pero el ejército de EE. UU. Decidió no decírselo a Hebern, por lo que podrían usar este conocimiento secreto para romper máquinas similares, como ENIGMA.

Hebern nunca supo por qué su máquina no fue adoptada por el ejército estadounidense y terminaría vendiendo menos de 100 de ellos. Su fábrica nunca entró en plena producción y Hebern terminó de nuevo en la cárcel por defraudar a sus inversores.

Mientras tanto, con el conocimiento adquirido al romper la máquina Hebern, Friedman con Frank Rowlett inventó una máquina de cifrado de rotor eléctrico que tendría movimientos de rotor irregulares, llamada SIGABA. Esta máquina usó 10 rotores para mezclar el alfabeto con otros 5 para causar un paso irregular de los 10 rotores. Esto se usó para mensajes de alto nivel en la Segunda Guerra Mundial y nunca fue roto por el enemigo. Sin duda, si Hebern supiera de la vulnerabilidad de su máquina, podría haber diseñado un dispositivo como el SIGABA, pero entonces el enemigo también estaría al tanto del secreto. Mantener este secreto a mediados de la década de 1920 permitió a los EE. UU. Tener un cifrado seguro durante la Segunda Guerra Mundial y continuar explotando otros dispositivos de cifrado, como la máquina ENIGMA, durante muchas décadas.

Friedman y Rowlett también ganarían fama por descifrar el cifrado PÚRPURA japonés justo antes de la Segunda Guerra Mundial, sin tener nunca la ventaja de ver la máquina o hablar japonés. Friedman también continuaría con la intriga criptológica viajando a Suiza en la década de 1950 para hacer un trato con Crypto AG para que EE. UU. Tuviera acceso a los secretos de su máquina de cifrado, en uso por más de 100 naciones y explotada por EE. UU. próximas cuatro décadas y media.

Hebern, a pesar de su genio y destreza de marketing, nunca recibió el reconocimiento que merecía por su brillante invento, que fue el catalizador para las comunicaciones seguras de EE. UU. Durante la Segunda Guerra Mundial y permitió a EE. UU. Comprender la debilidad de otros dispositivos de cifrado que utilizan movimientos regulares de rotor. Fue solo debido a que Friedman rompió la máquina Hebern que no fue adoptada por el ejército estadounidense. Afortunadamente para Estados Unidos y sus aliados, Alemania no tenía a alguien con la capacidad de Friedman para comprender esta debilidad en su propia máquina ENIGMA.


¿Qué era el código Enigma y cómo se descifró?

Hasta el debut de "The Imitation Game", una película nominada al Oscar, el nombre de Alan Turing no era muy conocido. Alan es el hombre detrás del descifrado del código Enigma, y ​​su papel en el final de la Segunda Guerra Mundial no puede subestimarse.

¿Qué era el código Enigma y cómo se descifró?

¿Quién era Alan Turing?

Turing fue un matemático brillante. Asistió a las universidades de Princeton y Cambridge. Trabajó para el gobierno británico antes de empezar a trabajar a tiempo completo en Bletchley Park en Buckinghamshire. Fue aquí donde Alan se unió al curso de desciframiento de códigos militares utilizados por los alemanes.

¿Qué era el código Enigma y cómo se descifró?

¿Qué era el Código Enigma?

El Código Enigma era una forma de cifrar los mensajes utilizados por los alemanes. Para hacer un código Enigma, se necesitaría una máquina Enigma. Permitió a las fuerzas nazis durante la Segunda Guerra Mundial porque codificaban fácilmente mensajes clasificados y los transmitían a miles de millas.

¿Qué hizo especial al Código Enigma?

Uno se preguntaría por qué importaba el cifrado de todos modos, y por qué tomó tanto esfuerzo decodificarlo. La calidad de los códigos está determinada por la cantidad de posibilidades de obtener la respuesta correcta. En el caso del código Enigma, era necesario obtener todas las configuraciones en la máquina Enigma justo antes de poder decodificarlo. Lo que lo hizo "indescifrable" fue que tendría que explorar más de 15 millones de posibilidades antes de obtener el código correcto.

¿Qué era el código Enigma y cómo se descifró?

¿Cómo logró Alan Turing descifrar el código Enigma?

Aunque Alan no trabajó solo, se le atribuye el trabajo porque fue el matemático principal y realizó la mayor parte del trabajo. Junto a su colega Gordon Welchman, Alan desarrolló una versión única de la máquina Bombe. Los polacos inventaron el original, pero no podía decodificar mensajes rápidamente. Un día, Turing descubrió una falla en los mensajes codificados de los nazis. El punto débil fue todo lo que Alan necesitaba para su avance.

¿Cuál fue el "punto débil" en el Código Enigma?

Al usar la máquina Enigma, encriptaría el mensaje usando letras diferentes. Por ejemplo, si escribe "coche", leerá "uyz" o cualquier otra cosa que sea diferente de la palabra. Significaba que la máquina no podía cifrar una letra como sí misma. Supongamos que escribió "l", no hay forma de que pueda cifrarlo como una "l".

¿Qué era el código Enigma y cómo se descifró?

Cómo esta falla ayudó a descifrar el código enigma:

Ahora que Turing sabía que una carta no se podía cifrar como sí misma, las posibilidades disminuyeron exponencialmente. Todo lo que Alan necesitaba para lograr un gran avance era un conjunto de alfabetos que los alemanes habían utilizado para cifrar una palabra. Usó "Heil Hitler", porque los alemanes siempre lo colocarían al final de cada mensaje. …¡y bum! Así es como Alan Turing descifró el código Enigma.

Muerte de Alan Turing

Desafortunadamente, las cosas no terminaron muy bien para Turing. En 1952, fue arrestado por homosexualidad, que era ilegal en ese momento. Debido a su contribución a la reducción del período de la Segunda Guerra Mundial, recibió una sentencia menor de castración. En 1954, Alan fue encontrado muerto en una habitación y la causa de la muerte fue envenenamiento por cianuro.

El premio Turing

El legado de Alan Turing no se comprendió por completo hasta mucho después de su muerte. Hoy es reconocido como el padre de las computadoras. Su trabajo salvó muchas vidas y ayudó a determinar el motivo de los conflictos. El legado de Turing se continúa con el premio anual Turing que es el reconocimiento más alto en ciencias de la computación desde 1966.

¿Qué era el código Enigma y cómo se descifró?


Cómo se rompió Enigma

Gracias a la inteligencia polaca, los británicos sabían cómo funcionaba la máquina Enigma, pero para descifrar el código necesitaban descifrar la clave, la configuración que los alemanes cambiaban a diario. El equipo de matemáticos y criptoanalistas británicos y polacos que trabajaron para interceptar y decodificar las comunicaciones alemanas se basó en la Escuela de Cifrado y Código del Gobierno Británico en Bletchley Park y el proyecto centrado en los cifrados Enigma se conoció como el programa Ultra. A medida que se hicieron avances, se incorporó personal adicional para apoyar a los descifradores de códigos y se establecieron sistemas para organizar esta fuerza de trabajo a medida que interceptaban, descifraban y procesaban las comunicaciones alemanas. Durante el transcurso de la guerra, miles de personas trabajaron en Bletchley Park, dos tercios de las cuales eran mujeres, algunas reclutadas a través de universidades y muchas de servicios como el Servicio Naval Real de Mujeres.

Para descubrir la configuración diaria de Enigma utilizada por los alemanes, los matemáticos británicos Alan Turing y Gordon Welchman desarrollaron un dispositivo llamado Bombe, mejorando un invento polaco (la "bomba"). Esta máquina electromecánica ayudó a deducir la configuración enigma del día al eliminar rápidamente muchas variables incorrectas hasta que se encontró la combinación correcta de configuraciones. El prototipo, llamado "Victory", se instaló en Bletchley Park en marzo de 1940 y comenzó a descifrar las comunicaciones de la Luftwaffe. En el transcurso de la guerra se produjeron varios cientos de bombas.


Tu guía para Alan Turing: el hombre, el enigma

Te traemos los hechos sobre la vida y la muerte de Alan Turing, quien jugó un papel vital en la ruptura de los códigos alemanes, incluido Enigma, durante la Segunda Guerra Mundial y es considerado por algunos como el padre fundador de la informática.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 26 de mayo de 2021 a las 2:00 pm

¿Cuánto sabes sobre Alan Turing, quien fue interpretado por Benedict Cumberbatch en la película de 2014? ¿El juego de la imitación? Descubra más sobre su vida, muerte y legado con nuestra guía esencial ...

La vida de Alan Turing: una línea de tiempo

23 de junio de 1912 Alan Mathison Turing nació en Maida Vale, Londres, el segundo hijo de Julius y Sara Turing.

Octubre de 1931 Turing obtiene una beca de matemáticas en King's College Cambridge, obteniendo un título de primera clase. En 1935 es elegido para una beca de investigación junior.

Enero de 1937 Se publica un artículo de Turing que luego se reconoce como el fundamento de la informática.

Junio ​​de 1938 A la edad de 25 años, Turing recibe su doctorado en Princeton por su disertación Systems of Logic Based on Ordinals

4 de septiembre de 1939 Turing llega a Bletchley Park para comenzar su trabajo de guerra en sistemas de código y cifrado. Pasa a liderar el equipo en el Hut 8 (izquierda)

Marzo de 1940 La primera máquina Bombe, diseñada por Turing, llega a Bletchley. Se fabricarán más de 200 máquinas

2 de noviembre de 1942 Turing viaja a los EE. UU. Para actuar de enlace en varios proyectos conjuntos entre EE. UU. Y el Reino Unido, incluida una máquina American Bombe

Marzo de 1946 Turing produce un diseño detallado para un motor informático automático

31 de marzo de 1952 Es condenado por ser "parte en la comisión de un acto de grave indecencia".

8 de junio de 1954 Turing es encontrado muerto. El veredicto del forense es que se había quitado la vida.

Alan Turing: su vida, logros y legado

El padre fundador de la informática jugó un papel vital en la ruptura de los códigos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Joel Greenberg descifra la brillante pero turbulenta vida de Alan Turing ...

En septiembre de 1939, justo cuando se declaró la Segunda Guerra Mundial, un joven llegó para quedarse en el Crown Inn en la aldea de Shenley Brook End, Buckinghamshire. Estaba lo suficientemente en forma, un corredor de larga distancia excepcional, de hecho, y su nueva casera, la Sra. Ramshaw, expresó su preocupación de que un joven tan claramente capacitado no estuviera haciendo su parte por el esfuerzo de guerra al unirse.

La indignación de la señora Ramshaw no podría haber estado más fuera de lugar. El hombre era Alan Turing, y su trabajo en el cercano Bletchley Park, la base secreta del Government Code and Cypher School (GC & ampCS), la sección de descifrado de códigos del Foreign Office, iba a resultar crucial para frustrar las acciones militares alemanas.

Turing había regresado a Inglaterra el verano anterior después de varios años de investigación en la Universidad de Princeton, lo que le llevó a obtener su doctorado. Luego, la Universidad de Cambridge renovó su beca en el King's College, al que había sido elegido por primera vez en marzo de 1935 después de obtener allí un título con honores de primera clase.

En 1938, ante la amenaza de un conflicto en Europa, Turing estaba entre varios académicos británicos a los que GC & ampCS se acercó para emprender un trabajo secreto para ellos en previsión del estallido de la guerra. Trabajó a tiempo parcial para GC & ampCS, asistió a varios cursos de capacitación y colaboró ​​con Dilly Knox, un descifrador de códigos veterano de la Primera Guerra Mundial, en los intentos de romper la máquina Enigma.

Alan Turing y Bletchley Park

El 4 de septiembre de 1939, el día después de que Gran Bretaña declarara la guerra a Alemania, Turing se presentó a trabajar en Bletchley Park y redobló su trabajo en Enigma. Continuaría liderando el equipo llamado Hut 8, después de la cabaña de madera en la que se basó inicialmente.

Contrariamente a la creencia popular, no existía un único "código Enigma". La máquina Enigma, en realidad una familia de dispositivos de cifrado portátiles que sustituían cada letra de un mensaje por otra letra del alfabeto, se desarrolló por primera vez en la década de 1920 y se mejoró en los años siguientes. A finales de la década de 1930, las distintas ramas del ejército alemán utilizaron diferentes versiones. Los procedimientos operativos de los alemanes aprovecharon la naturaleza recíproca de la máquina. Cuando dos máquinas Enigma se configuraban de la misma manera, si en una escribía "A" y la convertía en "B", en la otra máquina si escribía "B", la convertía en "A".

El escenario que regía estas sustituciones se conocía en Bletchley Park como la clave diaria, porque generalmente se cambiaba cada 24 horas. Si los descifradores de códigos de Bletchley Park pudieran encontrar la clave diaria, podrían descifrar y leer todos los mensajes alemanes interceptados enviados ese día. Esto se hizo utilizando réplicas de máquinas Enigma, fabricadas en Gran Bretaña. Pero el número de posibles claves diarias era casi demasiado grande para imaginarlo. En el caso del ejército alemán y la fuerza aérea Enigma, había 158,9 millones, millones, millones de posibilidades. Era esta clave diaria la que Turing y sus colegas estaban tratando de resolver.

En los meses anteriores, Knox se había reunido con miembros de la Oficina de cifrado polaca que colaboraban con la inteligencia francesa. Después de haber trabajado en Enigma durante varios años, los polacos habían tenido cierto éxito en romper el sistema utilizado por el ejército y la fuerza aérea alemanes en la década de 1930, pero sus métodos ya no funcionaban debido a los cambios realizados en Enigma por los alemanes. They had also designed a semi-automatic machine – a bomba kryptologiczna (reputedly named after a Polish ice cream dessert called a bomba) – to determine the settings that were vital to deciphering the codes produced by Enigma, hugely speeding up the process. In July 1939, they shared their findings with Knox.

Did Alan Turing break Enigma?

At Bletchley Park, Turing devised a new and more powerful kind of electro-mechanical machine for determining the crucial Enigma settings. Another Cambridge mathematician working at Bletchley Park, Gordon Welchman, made a crucial addition that increased the effectiveness of the machine – called the Bombe – providing Bletchley Park with a vital codebreaking tool. By the end of the war, some 211 machines had been produced.

The Bombe, though, wasn’t the complete solution to Enigma. Early in 1940, Turing was asked to take on the task of breaking the German navy’s Enigma system, which used more secure procedures than those of the air force and army. Many at Bletchley believed it could not be broken – yet doing so was vital.

These were desperate times for Britain. The country became increasingly dependent on convoys of ships carrying vital supplies across the North Atlantic, and German U-boat attacks were wreaking havoc on these convoys: average monthly shipping losses in 1940 exceeded 220,000 tonnes. To tackle this, Turing’s Bletchley Park team was expanded.

The challenge was this. Having set up their machines using the daily key, each Enigma operator applied one final setting before encrypting a message. The operators for the German army and air force were allowed to choose this setting themselves, but the German navy issued code books for this purpose. In a remarkable piece of work, Turing managed to deduce, quite quickly, how these code books were being used, but realised that his team would need to acquire copies before further progress could be made.

It wasn’t till a German naval code book was captured that Turing and his colleagues began to achieve success in working out the daily key and reading encrypted German naval messages. Intelligence reports about Germany’s U-boat and ship movements could then be produced and sent to the Admiralty for dissemination.

The interception and decryption of German naval messages played a crucial role in the great sea battles of the Second World War. German ships and U-boats could be located and attacked, and Allied convoys could be diverted to reduce shipping losses.

At its peak, Hut 8 had more than 150 staff. It was part of a large codebreaking operation at Bletchley Park that broke a number of other enemy code and cipher systems as well as Enigma, and employed as many as 10,500 people – the operation truly was a team effort. Yet Turing’s contribution was fundamental.

In late 1940 Turing wrote a report describing the methods he and his colleagues were using to solve the German Enigma system. It was known as ‘Prof’s Book’, and it became essential reading for new recruits.

Alan Turing’s legacy

Years later, Bletchley Park codebreaker Peter Hilton explained that what set Turing apart from his colleagues was his ability to come up with ideas that Hilton felt he would not have thought of “in a million years”. These ideas gave rise to a number of statistical methods with colourful names such as ‘Banburismus’ and ‘Turingery’.

In June 1946 it was announced that Turing had (in 1945) been awarded the Order of the British Empire (OBE) for war services. There were rumours that he had been considered for a higher award, but that the OBE was the highest that could be awarded to civil servants of Turing’s official wartime rank – his true role not being revealed for another three decades.

After the war, Turing worked at the National Physical Laboratory in London, where he designed an early digital computer. In 1945, he took up a position at the University of Manchester and contributed to its pioneering computer developments. Biological research was now occupying much of his time and in November 1951 he completed a paper on morphogenetic theory. However, it was work he’d undertaken much earlier that brought him academic renown in later years.

In 1935 Turing had attended a lecture by mathematician Max Newman, discussing the Entscheidungsproblem (‘decision problem’) which asks for a way of determining which mathematical problems are computable. This had intrigued Turing, and his research yielded the paper ‘On Computable Numbers with an Application to the Entscheidungsproblem’, published by the London Mathematical Society in 1937. By the early 1950s, his fame as the author of ‘On Computable Numbers…’ was growing, and in 1953 the University of Manchester appointed Turing to a specially created readership in the theory of computing.

But while Turing’s academic renown was growing, his private life was in turmoil. On 31 March 1952 at a court in Knutsford, Cheshire, Turing was charged with being “party to the commission of an act of gross indecency” – in effect, he was charged with being homosexual. He pleaded guilty. Instead of imprisonment he opted for hormone ‘treatment’ – oestrogen injections that made him put on weight and enlarged his breasts.

How did Alan Turing die?

On the morning of 8 June 1954, Turing was found dead in bed by his housekeeper. The coroner’s verdict found that he had taken his own life there were reports that a partly eaten apple by his bed contained traces of cyanide.

It was not till many years after the publication of Turing’s 1937 paper that it became clear it had probably laid the foundations for the evolution of computing. His story has now been told on stage and screen perhaps not surprisingly, he remains the only Bletchley Park figure to be widely known. Yet it was only after his death that much of Turing’s life and work, obscured for so long, was revealed.

Joel Greenberg is the author of Gordon Welchman: Bletchley Park’s Architect of Ultra Intelligence (Frontline, 2014)

7 things you didn’t know about Alan Turing and Bletchley Park

The Buckinghamshire estate of Bletchley Park was Britain’s primary decryption establishment during the Second World War. Home of the Government Code and Cipher School (GC & CS) – the forerunner of today’s GCHQ – operations at Bletchley are said to have shortened the Second World War by as many as two or three years. But how much do you know about the history of Bletchley Park and its most famous codebreaker, Alan Turing? Here are seven surprising facts…

Bletchley was an early GCHQ

Bletchley Park was the wartime home of the Government Code and Cipher School (GC & CS). Formed after the First World War from the codebreaking facilities at the Admiralty and the War Office, by 1939 GC & CS was part of the Secret Intelligence Service (SIS or MI6), itself within the Foreign Office.

Bletchley was female-friendly

Bletchley drew together a wide mixture of civilian and service personnel in what was effectively a ‘green field’ organisation. It moved from being simply a codebreaking operation to a more integrated signals intelligence entity, linking interception, cryptanalysis, translation, intelligence analysis and intelligence dissemination. This worked on a factory-like basis to produce a continuous flow of useable intelligence.

At its height in 1944, Bletchley Park employed close to 10,000 people, up to three-quarters of whom were women, performing a wide array of tasks.

Bletchley was top-secret

Christopher Grey, professor of organisational behaviour at Warwick University, says: “What had been created was no less than an intelligence ‘factory’ which sucked in thousands of people working in conditions of complete secrecy. Everyone employed at Bletchley Park was told that they must never reveal anything of their work. Many had no idea what they were working on – they merely knew that they had to complete their one little part of the process.”

Bletchley shortened the war

It is sometimes said that the operation at Bletchley shortened the Second World War by two or three years, “and it is certainly easy to see how reading so many of the operational and strategic signals of the enemy was invaluable to the Allies”, says Christopher Grey.

Bletchley’s most famous codebreaker is Alan Turing

Born in 1912, Turing studied mathematics at King’s College and afterwards he completed his PhD at Princeton in the US. His thesis was ‘Systems of logic based on ordinals’. Turing’s most important theoretical work ‘On computable numbers’ was written in 1936. This essentially founded modern computer science.

Turing arrived at Bletchley in 1939 and soon became the head of the Naval Enigma Team. He played a vital role in breaking German codes during the Second World War, working with a team of colleagues including Dilly Knox, who had broken an Italian naval enigma cipher as early as 1937. In 1945, Turing was awarded an OBE for his wartime services. But, Christopher Grey stresses, “it certainly wasn’t the case that Turing alone cracked Enigma, any more than there was a single Enigma to be cracked”.

The ‘father of modern computing’

Turing gave the earliest known lecture to mention computer intelligence in 1947. He is considered the ‘father of modern computing’. Turing’s article ‘Computing machinery and intelligence’, led to what is now known as the Turing Test. This test examines a machine’s ability to demonstrate intelligent behaviour equivalent to or indistinguishable from a human.

Turing’s article ‘The chemical basis of morphogenesis’, published in 1952, anticipated the field now known as artificial life.

‘Gross indecency’

On 31 March 1952 at a court in Knutsford, Cheshire, Turing was charged with being “party to the commission of an act of gross indecency”. He pleaded guilty. Instead of imprisonment he opted for hormone ‘treatment’ – oestrogen injections that made him put on weight and enlarged his breasts.

On the morning of 8 June 1954, Turing was found dead in bed by his housekeeper. The coroner’s verdict found that he had taken his own life there were reports that a partly eaten apple by his bed contained traces of cyanide.

With special thanks to experts from Bletchley Park, who contributed facts about Alan Turing ahead of the release of the 2014 film The Imitation Game


Ver el vídeo: 53880 BCT suerte tesoro llave enigma parte 24 de 200 (Enero 2022).