Información

Spock publica un libro sobre el cuidado del bebé: historia


Benjamin Spock publicó "El libro del sentido común del cuidado de bebés y niños". El libro llegó a vender 25.000.000 de copias y revolucionó el cuidado de los niños.

Doctor Spock, 1903-1998: el médico de bebés más famoso del mundo

Su famoso libro les decía a los padres: “Confíen en ustedes mismos. Sabes más de lo que crees ”. Transcripción de la transmisión de radio:

Y yo soy Steve Ember con People in America en VOA Special English. Hoy contamos sobre el médico de niños más famoso del mundo, Benjamin Spock.

El primer libro de Benjamin Spock provocó una revolución en la forma en que se cría a los niños estadounidenses. Su libro, "The Common Sense Book of Baby and Child Care", se publicó en mil novecientos cuarenta y seis. El libro dio consejos a los padres de bebés y niños pequeños. Las primeras líneas del libro son famosas. El doctor Spock escribió: "Confía en ti mismo. Sabes más de lo que crees & quot.

Este mensaje sorprendió a muchos padres. Durante años, se les había dicho a las madres que debían rechazar sus sentimientos naturales hacia sus bebés. Antes de que apareciera el libro del doctor Spock, la guía más popular para la crianza de los niños se llamaba "Atención psicológica del lactante y el niño". El escritor del libro, John B. Watson, instó a la extrema firmeza al tratar con los niños. El libro pedía una estructura sólida de reglas en las familias. Advirtió a los padres que nunca besaran, abrazaran o consolaran físicamente a sus hijos.

El libro del doctor Spock era muy diferente. Dio consejos amables para aliviar los temores de los nuevos padres. El doctor Spock dijo que su trabajo fue un esfuerzo para ayudar a los padres a confiar en sus propias habilidades naturales para cuidar a sus hijos.

El doctor Spock basó gran parte de sus consejos en la investigación y los hallazgos del famoso psicoanalista austriaco Sigmund Freud.

El libro del doctor Spock analiza el desarrollo mental y emocional de los niños. Insta a los padres a utilizar esa información para decidir cómo tratar a sus bebés cuando lloran, tienen hambre o están cansados.

Por ejemplo, el doctor Spock descartó la idea popular de alimentar a los bebés con el tiempo exacto. Los expertos en cuidado de bebés habían creído que los bebés deben ser alimentados a la misma hora todos los días o crecerían para ser niños exigentes.

El doctor Spock dijo que los bebés deben ser alimentados cuando tienen hambre. Argumentó que los bebés saben mejor que nadie cuándo y cuánto necesitan comer. No creía que alimentar a los bebés cuando lloran de hambre los haría más exigentes. También creía que mostrar amor a los bebés abrazándolos y besándolos los haría más felices y más seguros.

"El libro del sentido común sobre el cuidado de bebés y niños" examinó el crecimiento emocional y físico de los niños. El doctor Spock dijo que no quería simplemente decirle a un padre lo que tenía que hacer. Dijo que trató de explicar cómo son los niños en general en diferentes momentos de su desarrollo para que los padres sepan qué esperar.

El libro del doctor Spock no recibió mucha atención de los medios de comunicación cuando se publicó en mil novecientos cuarenta y seis. Sin embargo, se vendieron setecientos cincuenta mil ejemplares del libro durante el año posterior a su lanzamiento. El doctor Spock comenzó a recibir muchas cartas de agradecimiento de madres de todo el país.

El doctor Spock consideraba que su madre, Mildred Spock, era la principal influencia en su vida personal y profesional. Dijo que sus ideas sobre cómo deberían actuar los padres se formaron primero gracias a ella. Reaccionó a la forma en que su madre lo cuidaba a él, a sus hermanos y hermanas.

El doctor Spock describió a su madre como extremadamente controladora. Dijo que ella creía que toda la acción humana era el resultado de un problema de salud física o moral. Nunca consideró que las acciones de sus hijos se basaran en necesidades emocionales.

El doctor Spock luego argumentó en contra de esta forma de pensar. Sin embargo, elogió la confianza de su madre en el conocimiento que tenía de sus hijos. En su libro, "Spock on Spock", escribió sobre la capacidad de su madre para identificar correctamente las enfermedades de sus hijos cuando los médicos estaban equivocados.

Benjamin Spock nació en mil novecientos treinta y tres. Fue el primero de seis hermanos. La familia Spock vivía en New Haven, Connecticut. Su padre era un abogado de éxito. Benjamín era un niño tranquilo. Asistió a Phillips Academy, una escuela privada en Andover, Massachusetts. Posteriormente asistió a la Universidad de Yale en New Haven. Se unió a un equipo deportivo en Yale que compitió en botes de remos. En mil novecientos veinticuatro, él y los miembros de su equipo compitieron en remo en los Juegos Olímpicos de París, Francia. Ganaron la medalla de oro.

Benjamin Spock trabajó en un campamento para niños discapacitados durante tres veranos durante sus años en Yale. Dijo que la experiencia probablemente lo llevó a tomar la decisión de ingresar a la escuela de medicina. Comenzó en la Facultad de Medicina de Yale, pero completó su título de médico en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. Se graduó como el mejor estudiante de su clase en mil novecientos veintinueve.

Benjamin Spock se había casado con Jane Cheney durante su segundo año en la escuela de medicina. Más tarde tuvieron dos hijos, Michael y John.

El doctor Spock comenzó a trabajar como pediatra, tratando a bebés y niños en la ciudad de Nueva York en mil novecientos treinta y tres. Durante los siguientes diez años trató de ajustar las teorías sobre cómo se desarrollan los niños con lo que las madres le decían sobre sus hijos. En mil novecientos cuarenta y tres, un editor le pidió que escribiera un libro dando consejos a los padres. Terminó el libro escribiendo de noche durante sus dos años de servicio en la Marina de los Estados Unidos.

Jane Spock ayudó a su esposo a producir la primera versión de "Baby and Child Care". Escribió el libro a máquina a partir de sus notas y palabras habladas.

Durante los años cincuenta, el doctor Spock se hizo famoso. Escribió varios otros libros. Escribió artículos para varias revistas. Apareció en programas de televisión. Enseñó en varias universidades. Y dio discursos en todo el país para hablar con los padres sobre sus preocupaciones.

Durante este tiempo, descubrió cosas que quería cambiar en el libro. Quería asegurarse de que los padres supieran que deberían tener control sobre sus hijos y esperar su cooperación. Así, en mil novecientos cincuenta y siete se publicó la segunda versión del libro. Continuó realizando cambios en & quot; Cuidado de bebés y niños & quot a lo largo de su vida.

En los años sesenta, Benjamin Spock comenzó a participar activamente en la política. Apoyó a John F. Kennedy en su campaña presidencial. Se unió a un grupo opuesto al desarrollo de armas nucleares.

El doctor Spock también participó en manifestaciones para protestar contra la guerra de Vietnam. En mil novecientos sesenta y ocho, fue declarado culpable de conspirar para ayudar a los hombres que se negaban a unirse a las fuerzas armadas estadounidenses.

El doctor Spock apeló el fallo en su contra. Finalmente, fue cancelado. Sin embargo, la batalla legal le costó mucho dinero al Doctor Spock. Los hechos dañaron la opinión pública del otrora médico de niños de gran confianza. Menos gente compró sus libros. Algunas personas dijeron que las enseñanzas del doctor Spock eran las culpables de la forma en que los jóvenes de los años sesenta y setenta se rebelaron contra las reglas de la sociedad. Un destacado pensador religioso estadounidense de esa época llamó al doctor Spock `` el padre de la permisividad ''.

En mil novecientos setenta y dos, el doctor Spock decidió postularse como presidente de los Estados Unidos. Era el candidato del pequeño 'Partido del Pueblo'.

Habló sobre cuestiones relativas a las familias trabajadoras, los niños y las minorías. El doctor Spock recibió alrededor de setenta y cinco mil votos en las elecciones que ganó Richard Nixon.

El matrimonio del doctor Spock había estado sufriendo durante algún tiempo. Durante años, Jane Spock bebió demasiado alcohol y sufrió depresión. Según los informes, sentía que su marido valoraba más sus intereses profesionales y políticos de lo que la valoraba a ella. En mil novecientos setenta y cinco, Benjamin y Jane Spock terminaron su matrimonio de cuarenta y ocho años. Un año después, Mary Morgan se convirtió en su segunda esposa.

Desde su publicación, se han vendido más de cincuenta millones de copias del libro "Baby and Child Care" del Doctor Spock. Ha sido traducido a treinta y nueve idiomas. La octava edición se publicó en dos mil cuatro. Incluye la información médica más reciente sobre nutrición, trastornos físicos y comportamiento. También se ocupa de cuestiones sociales como las madres trabajadoras, las guarderías, las familias monoparentales y la crianza de los hijos homosexuales y lesbianas.

Benjamin Spock murió en mil novecientos noventa y ocho a la edad de noventa y cuatro. Sin embargo, su consejo sigue afectando la vida de millones de niños y sus padres.

Este programa fue escrito por Caty Weaver. Fue producido por Lawan Davis. Soy Faith Lapidus.

Y yo soy Steve Ember. Únase a nosotros nuevamente la próxima semana para otro programa de People in America en VOA Special English.


Spock a los 65 años: cinco ideas que cambiaron la paternidad estadounidense

Spock continuó actualizando Cuidado de bebés y niños a lo largo de su vida. Después de todo, su primera edición se publicó en 1946, cuando "paternidad", al menos para los bebés, significaba casi exclusivamente "maternidad". A lo largo de las décadas, Spock llegó a ver esto como algo incorrecto. Abrazó un papel más importante para los padres y adoptó un tono más neutral en cuanto al género, eliminando los estereotipos sexuales del libro. En la década de 1990, estaba luchando contra la obesidad infantil y quería incluir información para padres homosexuales y lesbianas. De manera crucial, también cambió la forma en que trataba a su propia familia. Poco antes de la muerte de Spock, el periodista y escritor Thomas Maier publicó una biografía del hombre, Dr. Spock: Una vida estadounidense. En él, Maier escribe:

Hoy hace sesenta y cinco años, se publicó uno de los libros más revolucionarios de la historia de Estados Unidos. Es cierto, Dr. Benjamin Spock & # 8217s Libro de sentido común sobre el cuidado de bebés y niños probablemente no parecía mucho cuando salió por primera vez en 1946, justo a tiempo para el baby boom. Pero con su tono de conversación y sus consejos prácticos y concisos sobre todo, desde aprender a ir al baño hasta calmar a un bebé con cólicos, Spock ayudó a marcar el comienzo de una nueva era en la vida hogareña estadounidense.

Spock fue, como señaló TIME en el obituario del médico en 1998, una de las figuras más famosas y controvertidas de su siglo. Él solo cambió la forma en que los padres crían a sus hijos. & # 8221

En el momento de su muerte, Spock (aparentemente sin inspiración para el personaje de Star Trek con el mismo nombre) había vendido casi 50 millones de copias de su libro, traducido a 42 idiomas.

Hoy el libro todavía está impreso, aunque ahora lleva el nombre, Dr. Spock & # 8217s Cuidado de bebés y niños. Se encuentra en su octava edición y se actualizó con consejos para la crianza contemporánea, incluidos consejos para padres homosexuales y lesbianas e incluso notas sobre la adopción internacional.

En honor al libro & # 8217s 65 cumpleaños, aquí hay cinco grandes ideas de Spock que ayudaron a definir la visión de Estados Unidos de la paternidad.

Cuando apareció el libro de Spock # 8217 en 1946, los médicos estadounidenses ya se habían establecido como voces de autoridad: expertos en el campo de la medicina en ciernes y recientemente productivo. Pero Spock, a diferencia de muchos en su profesión, no ordenó a sus lectores que siguieran estrictamente las órdenes del médico. En cambio, desde sus oraciones iniciales, el tono de Spock fue cálido y tranquilizador:

& # 8220 Confía en ti mismo, & # 8221 le dijo a los nuevos padres. & # 8220Sabes más de lo que crees. & # 8221

Spock les dio permiso a los papás y mamás ansiosos de la posguerra para que confiaran en su propia paternidad sana, esa sensación ahora típica de los estadounidenses de que los padres saben mejor qué es lo correcto para sus propios hijos. No siempre habría un pediatra disponible cuando el niño se volviera terco o el bebé llorara. Pero si los padres usaran un poco de sentido común y confiaran en sus instintos, creía Spock, generalmente lo superarían bien.

2) Las rutinas son agradables, pero los bebés no necesitan un régimen estricto

Spock rompió con la sabiduría convencional de su época y dijo que en realidad no era demasiado importante para los bebés mantener un horario estricto y regular de alimentación y sueño.

El médico no se opuso en modo alguno a darles a los niños una buena y sólida rutina diaria, eso sí. Pero si un bebé lloraba de hambre fuera de la hora habitual de comer, Spock sintió que estaba bien que la madre le diera a su bebé (ya ella misma) algo de paz.

Los críticos se opusieron a la idea de que los padres siguieran los caprichos de un simple bebé, alimentando o meciendo al niño a todas horas del día o de la noche. Advirtieron que Spock era demasiado & # 8220 permisivo & # 8221 y que mimar a bebés y niños podría eventualmente hacerlos autoindulgentes y rebeldes.

Este punto de vista se hizo especialmente popular cuando los baby boomers alcanzaron la mayoría de edad en la década de 1960, y el propio Spock comenzó a hablar en protesta por la guerra de Vietnam, criticando al gobierno de Estados Unidos.

Spock se volvió polémico por sus opiniones de que los padres debían seguir las señales de sus bebés. Sin embargo, los lectores modernos que examinan las primeras ediciones de Spock & # 8217 de Cuidado de bebés y niños a veces lo encuentran incómodamente frío para los estándares actuales. Muestra cuánto ha cambiado la opinión pública en 65 años.

3) No se preocupe si su bebé se comporta de manera extraña, Freud puede explicarlo

Mientras se capacitaba como pediatra a principios de la década de 1930, se dice que el joven Dr. Spock quiso aprender psicología para poder comprender mejor el desarrollo infantil. Spock se formó a tiempo parcial más tarde esa década en el Instituto Psicoanalítico de Nueva York. Se hizo muy versado en las teorías de Sigmund Freud, el eminente psicólogo primitivo, quien postuló que el comportamiento humano es en gran parte el producto de impulsos sexuales inconscientes, determinados en gran parte por la experiencia de la niñez.

Como escribió TIME en su obituario de Spock en 1998:

Lo que Spock realmente hizo en Cuidado de bebés y niños, que comenzó a escribir en 1943, tenía como objetivo infiltrar conceptos freudianos en la mente de la clase media estadounidense. Suponiendo que los nuevos padres aún no estaban listos para escuchar sobre sus bebés y las etapas oral, anal y genital, Spock simplemente les recomendó a las mamás y a los papás que no se alarmen si el bebé a veces se comporta, bueno, de manera extraña. Había aprendido de Freud que la represión podía producir neurosis adultas catastróficas. Mejor, aconsejó, esperar a que pasen las cosas.

A lo largo de la vida de Spock, la mayoría de esos conceptos freudianos fueron desacreditados o abandonados por la profesión médica. Pero quién sabe cuántos padres fueron inconscientemente influenciados por las ideas un tanto extrañas de Freud, sin siquiera saberlo.

4) Las ideas sobre la buena crianza de los hijos deben evolucionar.

Spock continuó actualizando Cuidado de bebés y niños a lo largo de su vida. Después de todo, su primera edición se publicó en 1946, cuando & # 8220 parenting, & # 8221 al menos para bebés, significaba casi exclusivamente & # 8220mothering & # 8221.

A lo largo de las décadas, Spock llegó a ver esto como algo incorrecto. Abrazó un papel más importante para los padres y adoptó un tono más neutral en cuanto al género, eliminando los estereotipos sexuales del libro.

En la década de 1990, estaba luchando contra la obesidad infantil y quería incluir información para padres homosexuales y lesbianas.

De manera crucial, también cambió la forma en que trataba a su propia familia. Poco antes de la muerte de Spock, el periodista y escritor Thomas Maier publicó una biografía del hombre, Dr. Spock: una vida estadounidense. En él, Maier escribe escribe:

[Spock] reconoció estar demasiado impulsado por su carrera y en los últimos años hizo un esfuerzo concertado para mostrar más afecto a sus hijos adultos de una manera que dijeron que nunca había sucedido en su juventud. [& # 8230] [Él] reconoció las inconsistencias entre su vida pública y privada, la brecha insuperable que le costaba conciliar incluso en su propia mente. Su lección para los padres, Spock le dijo ahora a un entrevistador, viene & # 8220 a través de mis escritos, no de mi ejemplo & # 8221.

Hoy parece casi ridículo que alguien pueda pensar lo contrario. Pero esta idea de ninguna manera se dio por sentada hace solo 100 años. Las guías de crianza de niños de principios del siglo XX advirtieron a los padres que no besaran a sus bebés ni los acunaran demasiado, para que no se estropearan.

Spock enseñó a sus lectores que los bebés eran personas pequeñas con sus propias necesidades emocionales, y que debían ser apreciados, no alentados a cumplir con los horarios y las reglas de la vida adulta lo más rápido posible.

& # 8220Los niños son impulsados ​​desde dentro de sí mismos a crecer, explorar, experimentar, aprender y construir relaciones con otras personas, & # 8221 la última edición de Cuidado de bebés y niños ahora lee. & # 8220Así que mientras confías en ti mismo, recuerda también confiar en tu hijo. & # 8221


Dr. Spock & # 039s Baby and Child Care, décima edición (rústica)

Este sitio web mostrará los millones de libros disponibles para ordenar en línea. No necesariamente representa el inventario actual en nuestra tienda física. Si desea saber si un título en particular está disponible en nuestra tienda, comuníquese con nosotros. ¡Gracias!

Descripción

Del pediatra cuyos consejos han dado forma a las prácticas de los padres durante más de medio siglo, llega el libro esencial para padres, completamente revisado y actualizado con las últimas investigaciones y escrito en una prosa clara y accesible para padres de todos los orígenes.

Generaciones de padres han confiado en el influyente bestseller Dr. Spock & rsquos Cuidado de bebés y niños como la guía más autorizada y confiable para el cuidado infantil. Esta edición atemporal pero actualizada ha sido revisada y ampliada por el Dr. Robert Needlman, un pediatra de primer nivel que comparte la filosofía del Dr. Spock & rsquos y ha aplicado su investigación en su carrera.

En esta décima edición, puede obtener la información más reciente sobre el desarrollo infantil desde el nacimiento hasta la adolescencia, incluida la investigación de vanguardia sobre temas tan cruciales como las vacunas, el tiempo frente a la pantalla, la obesidad infantil, la salud ambiental y más. Con un glosario revisado de los medicamentos más nuevos y comunes y una guía de recursos confiables en línea, este manual vital lo ayudará a convertirse en el mejor padre que pueda ser.

Sobre el Autor

El Dr. Benjamin Spock fue el pediatra más famoso y de mayor confianza en todo el mundo. Sus consejos tranquilizadores y de sentido común moldearon las prácticas de crianza de los hijos durante medio siglo. Autor de once libros, fue un activista político por causas que afectan de manera vital a los niños: desarme, guardería, escolarización, vivienda y atención médica para todos. Dr. Spock & rsquos Cuidado de bebés y niños ha sido traducido a treinta y nueve idiomas y ha vendido más de cincuenta millones de copias en todo el mundo desde su primera publicación en 1946. Visite DrSpock.com para obtener más información.

Robert Needlman, MD, es profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Case Western Reserve y director de la División de Pediatría del Desarrollo y del Comportamiento en MetroHealth Medical Center en Cleveland. El autor de Dr. Spock & rsquos Baby Basics, también fue coautor de la octava y novena ediciones de Dr. Spock & rsquos Cuidado de bebés y niños. El Dr. Needlman es cofundador de Reach Out and Read, un programa de alfabetización infantil que ha recibido el Premio UNESCO Confucio y el Premio David M. Rubenstein de la Biblioteca del Congreso, entre otros honores.


Dr. Spock, 1903-1998: el médico de bebés más famoso del mundo

STEVE EMBER: Y yo soy Steve Ember de People in America en VOA Special English. Hoy contamos sobre el médico de niños más famoso del mundo, Benjamin Spock.

FE LAPIDUS: El primer libro de Benjamin Spock provocó una revolución en la forma en que se cría a los niños estadounidenses. Su libro, "The Common Sense Book of Baby and Child Care", se publicó en mil novecientos cuarenta y seis. El libro dio consejos a los padres de bebés y niños pequeños. Las primeras líneas del libro son famosas. El Dr. Spock escribió: “Confía en ti mismo. Sabes más de lo que crees ”.

STEVE EMBER: Este mensaje sorprendió a muchos padres. Durante años, se les había dicho a las madres que debían rechazar sus sentimientos naturales hacia sus bebés. Antes de que apareciera el libro del Dr. Spock, la guía más popular para criar niños se llamaba "Atención psicológica de bebés y niños". El escritor del libro, John B. Watson, instó a la extrema firmeza al tratar con los niños. El libro pedía una estructura sólida de reglas en las familias. Advirtió a los padres que nunca besaran, abrazaran o consolaran físicamente a sus hijos.

FE LAPIDUS: El libro del Dr. Spock fue muy diferente. Dio consejos amables para aliviar los temores de los nuevos padres. El Dr. Spock dijo que su trabajo fue un esfuerzo para ayudar a los padres a confiar en sus propias habilidades naturales para cuidar a sus hijos.

DR. SPOCK: "Siempre intenté inclinarme en la dirección de tranquilizar a los padres".

El Dr. Spock basó gran parte de sus consejos en la investigación y los hallazgos del famoso psicoanalista austriaco Sigmund Freud.

DR. SPOCK: “A Freud le interesaba dónde está el origen de las neurosis, a mí me interesaba la otra cara, cómo crecen emocionalmente los niños. Y creo que Freud nos ha dado una muy buena explicación de las etapas de desarrollo ”.

FE LAPIDUS: El libro del Dr. Spock analiza el desarrollo mental y emocional de los niños. Insta a los padres a utilizar esa información para decidir cómo tratar a sus bebés cuando lloran, tienen hambre o están cansados.

Por ejemplo, el Dr. Spock descartó la idea popular de alimentar a los bebés en el momento exacto. Los expertos en cuidado de bebés habían creído que los bebés deben ser alimentados a la misma hora todos los días o crecerían para ser niños exigentes.

El Dr. Spock dijo que los bebés deben ser alimentados cuando tienen hambre. Argumentó que los bebés saben mejor que nadie cuándo y cuánto necesitan comer. No creía que alimentar a los bebés cuando lloran de hambre los haría más exigentes. También creía que mostrar amor a los bebés abrazándolos y besándolos los haría más felices y más seguros.

STEVE EMBER: “El libro del sentido común sobre el cuidado de bebés y niños” examinó el crecimiento emocional y físico de los niños. El Dr. Spock dijo que no quería simplemente decirle a un padre lo que tenía que hacer. Dijo que trató de explicar cómo son en general los niños en diferentes momentos de su desarrollo para que los padres sepan qué esperar.

El libro del Dr. Spock no recibió mucha atención de los medios de comunicación cuando se publicó en mil novecientos cuarenta y seis. Sin embargo, se vendieron setecientos cincuenta mil ejemplares del libro durante el año posterior a su lanzamiento. El Dr. Spock comenzó a recibir muchas cartas de agradecimiento de madres de todo el país.

FE LAPIDUS: El Dr. Spock consideraba que su madre, Mildred Spock, era la mayor influencia en su vida personal y profesional. Dijo que sus ideas sobre cómo deberían actuar los padres se formaron primero gracias a ella. Reaccionó a la forma en que su madre lo cuidaba a él, a sus hermanos y hermanas.

El Dr. Spock describió a su madre como extremadamente controladora. Dijo que ella creía que toda la acción humana era el resultado de un problema de salud física o moral. Nunca consideró que las acciones de sus hijos se basaran en necesidades emocionales.

DR. SPOCK: "Y aunque algunas personas han dicho que supongo que este libro es una protesta contra la forma en que te criaron, bueno, eso es solo una tercera parte".

FE LAPIDUS: El Dr. Spock luego argumentó en contra de esta forma de pensar. Sin embargo, elogió la confianza de su madre en el conocimiento que tenía de sus hijos. En su libro, "Spock on Spock", escribió sobre la capacidad de su madre para identificar correctamente las enfermedades de sus hijos cuando los médicos estaban equivocados.

DR. SPOCK: “Creo que mi interés por los niños, la devoción por los niños y los de mis hermanas y hermano fue todo porque mi madre se dedicó totalmente a sus hijos. Así que creo que es parte de donde me lanzaron, me preocupaba mucho por los niños, pero creo que también pensé que debe haber formas más fáciles, formas más agradables de criar a los niños que la forma bastante severa y opresiva que usaba mi madre ".

STEVE EMBER: Benjamin Spock nació en mil novecientos treinta y tres. Fue el primero de seis hermanos. La familia Spock vivía en New Haven, Connecticut. Su padre era un abogado de éxito. Benjamín era un niño tranquilo. Asistió a Phillips Academy, una escuela privada en Andover, Massachusetts. Posteriormente asistió a la Universidad de Yale en New Haven. Se unió a un equipo deportivo en Yale que compitió en botes de remos. En mil novecientos veinticuatro, él y los miembros de su equipo compitieron en remo en los Juegos Olímpicos de París, Francia. Ganaron la medalla de oro.

FE LAPIDUS: Benjamin Spock trabajó en un campamento para niños discapacitados durante tres veranos durante sus años en Yale. Dijo que la experiencia probablemente lo llevó a tomar la decisión de ingresar a la escuela de medicina. Comenzó en la Facultad de Medicina de Yale, pero completó su título de médico en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. Se graduó como el mejor estudiante de su clase en mil novecientos veintinueve.

Benjamin Spock se había casado con Jane Cheney durante su segundo año en la escuela de medicina. Más tarde tuvieron dos hijos, Michael y John.

El Dr. Spock comenzó a trabajar como pediatra, tratando a bebés y niños en la ciudad de Nueva York en mil novecientos treinta y tres. Durante los siguientes diez años trató de ajustar las teorías sobre cómo se desarrollan los niños con lo que las madres le decían sobre sus hijos. En mil novecientos cuarenta y tres, un editor le pidió que escribiera un libro dando consejos a los padres. Terminó el libro escribiendo de noche durante sus dos años de servicio en la Marina de los Estados Unidos.

Jane Spock ayudó a su esposo a producir la primera versión de "Baby and Child Care". Ella mecanografió el libro de sus notas y palabras habladas.

STEVE EMBER: Durante los años cincuenta, el Dr. Spock se hizo famoso. Escribió varios otros libros. Escribió artículos para varias revistas. Apareció en programas de televisión. Enseñó en varias universidades. Y dio discursos en todo el país para hablar con los padres sobre sus preocupaciones.

Durante este tiempo, descubrió cosas que quería cambiar en el libro. Quería asegurarse de que los padres supieran que deberían tener control sobre sus hijos y esperar su cooperación. Así, en mil novecientos cincuenta y siete se publicó la segunda versión del libro. Continuó realizando cambios en "Cuidado de bebés y niños" a lo largo de su vida.

FE LAPIDUS: En los años sesenta, Benjamin Spock comenzó a participar activamente en la política. Apoyó a John F. Kennedy en su campaña presidencial. Se unió a un grupo opuesto al desarrollo de armas nucleares.

El Dr. Spock también participó en manifestaciones para protestar contra la guerra de Vietnam. En mil novecientos sesenta y ocho, fue declarado culpable de conspirar para ayudar a los hombres que se negaban a unirse a las fuerzas armadas estadounidenses.

STEVE EMBER: El Dr. Spock apeló el fallo en su contra. Finalmente, fue cancelado. Sin embargo, la batalla legal le costó mucho dinero al Doctor Spock. Los hechos dañaron la opinión pública del otrora médico de niños de gran confianza. Menos gente compró sus libros. Algunas personas dijeron que las enseñanzas del Dr. Spock eran las culpables de la forma en que los jóvenes de los años sesenta y setenta se rebelaron contra las reglas de la sociedad. Un destacado pensador religioso estadounidense de esa época llamó al Dr. Spock "el padre de la permisividad".

En mil novecientos setenta y dos, el Dr. Spock decidió postularse como presidente de los Estados Unidos. Era el candidato del pequeño "Partido Popular".

Habló sobre cuestiones relativas a las familias trabajadoras, los niños y las minorías. El Dr. Spock recibió alrededor de setenta y cinco mil votos en las elecciones que ganó Richard Nixon.

FE LAPIDUS: El matrimonio del Dr. Spock había estado sufriendo durante algún tiempo. Durante años, Jane Spock bebió demasiado alcohol y sufrió depresión. Según los informes, sentía que su marido valoraba más sus intereses profesionales y políticos de lo que la valoraba a ella. En mil novecientos setenta y cinco, Benjamin y Jane Spock terminaron su matrimonio de cuarenta y ocho años. Un año después, Mary Morgan se convirtió en su segunda esposa.

STEVE EMBER: Desde que se publicó, se han vendido más de cincuenta millones de copias del libro "Baby and Child Care" del Dr. Spock. Ha sido traducido a treinta y nueve idiomas. La octava edición se publicó en el dos mil cuatro.

Benjamin Spock murió en mil novecientos noventa y ocho a la edad de noventa y cuatro. Sin embargo, su consejo sigue afectando la vida de millones de niños y sus padres.

FAITH LAPIDUS: Este programa fue escrito por Caty Weaver. Fue producido por Jill Moss. Soy Faith Lapidus.

STEVE EMBER: Y yo soy Steve Ember. Únase a nosotros nuevamente la próxima semana para otro programa de People in America en VOA Special English.

Sonido del Dr. Spock tomado de una entrevista de 1982 sobre "The Alternative Information Network", producido por Frank Morrow


Biografias

Además de sus propias memorias de 1989 (véase Spock y Morgan 1989, citado en Later Career: Books), se han escrito dos biografías sobre la vida de Benjamin Spock: Doctor Spock: biografía de un radical conservador (Bloom 1972) y Dr. Spock: una vida estadounidense (Maier 1998). Bloom 1972 se centra ampliamente en el activismo político de Spock y no cubre su vida después del comienzo de la década de 1970. Maier 1998 ofrece una imagen más completa de la vida personal y profesional de Spock.

Bloom, Lynn Z. Doctor Spock: biografía de un radical conservador. Indianápolis, IN: Bobbs-Merrill, 1972.

Escrito antes de su divorcio y segundo matrimonio con Mary Morgan. Examen de la vida personal y profesional de Spock, así como de las actividades y opiniones políticas.

Maier, Thomas. Dr. Spock: una vida estadounidense. Nueva York: Harcourt Brace, 1998.

Una mirada integral a la vida personal, profesional y política de Benjamin Spock, desde la infancia hasta sus últimos días. Discusión en profundidad de su vida familiar y personal.

Los usuarios sin una suscripción no pueden ver el contenido completo en esta página. Suscríbete o inicia sesión.


Controversias

Algunos de Spock y rsquos Los métodos y puntos de vista han suscitado controversias a lo largo de los años. En Baby and Child Care Spock abogó por que los padres coloquen a sus hijos sobre el abdomen para dormir para reducir el riesgo de que el niño se atragante con el vómito durante la noche. Sin embargo, estudios en la década de 1970 encontraron que esto aumentaba enormemente el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Se descubrió que la teoría de Spock & rsquos no se basaba en pruebas empíricas y podría haber llevado indirectamente a la muerte de muchos bebés. Spock también abogó por la circuncisión masculina al principio de su carrera, pero luego cambió de opinión en la década de 1980. La condena de Spock & rsquos a la guerra de Vietnam hizo que las ventas de su libro se desplomaran en 1968.


Bibliografía

Deetz, James. 1996. En Pequeñas cosas olvidadas: una arqueología de la vida estadounidense temprana, Rvdo. y ed ampliado. Nueva York: Anchor Books / Doubleday.

Grant, Julia. 1998. Criar al bebé según el libro: la educación de las madres estadounidenses. New Haven, CT: Prensa de la Universidad de Yale.

Greven, Philip. 1990. Perdonar al niño: las raíces religiosas del castigo y el impacto psicológico del abuso físico. Nueva York: Knopf.

Hulbert, Ann. 2003. Raising America: Expertos, padres y un siglo de consejos sobre niños. Nueva York: Knopf.

Hunter, James Davison. 1991. Culture Wars: The Struggle to Define America (Guerras culturales: la lucha por definir Estados Unidos). Nueva York: Basic Books.

Lakoff, George. 1996. Política moral: lo que los conservadores saben que los liberales no. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago.

Lasch, Christopher. 1977. Refugio en un mundo sin corazón: la familia acosada. Nueva York: Basic Books.

Mechling, Jay. 1975. "Consejos a los historiadores sobre consejos a las madres". Revista de Historia Social 9: 44 & # x2013 63.

Stearns, Carol Zisowitz y Peter N. Stearns. 1986. Ira: La lucha por el control emocional en la historia de Estados Unidos. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago.

Stearns, Peter N. 1989. Celos: la evolución de una emoción en la historia estadounidense. Nueva York: New York University Press.

Stearns, Peter N. 2003. Padres ansiosos: una historia de la crianza moderna de niños en Estados Unidos. Nueva York: New York University Press.

Deseoso, Bernard. 1968. El niño y la república: el amanecer de la crianza infantil estadounidense. Filadelfia: Prensa de la Universidad de Pensilvania.


Al darnos su correo electrónico, se inscribe en el resumen de noticias diarias de Navy Times.

En su libro de 1930, “Conductismo”, escribió: “Nunca, nunca los abraces y beses, nunca los dejes sentarse en tu regazo. Si es necesario, béselos una vez en la frente cuando se despidan. Darles la mano por la mañana ".

Spock abogó por un enfoque radicalmente diferente. Él creía que los niños vienen al mundo con necesidades, intereses y habilidades distintas, y que el núcleo de una buena crianza es prestar atención a lo que cada niño requiere en cada etapa de desarrollo.

Parents needed to trust themselves – or, as he wrote in the book’s first edition, “You know more than you think you do.”

Human beings, after all, had been bearing and raising children long before John Watson, the invention of the printing press and the introduction of writing.

Spock emphasized parenting as a voyage of discovery. He treated mistakes as learning opportunities. True to his word, his own views evolved over time. In later editions of the book, he stopped treating parenting as “mothering,” introduced gender-neutral language for children and admitted that he had been wrong to warn against allowing babies to sleep on their backs.

A good start in life

Spock was born in 1903 in New Haven, Connecticut, where his father was a successful attorney. He attended elite institutions including Phillips Andover Academy and Yale University. While at Yale, the 6-foot-4-inch Spock rowed on the crew team, which represented the United States in the 1924 Olympic Games in Paris and won a gold medal.

He attended Yale School of Medicine before transferring to Columbia, where he graduated first in his class in 1929.

While attending medical school, he married his first wife, Jane, who would later collaborate on his book. In addition to his pediatric training, Spock, who believed that the emotional aspects of child life were under-emphasized, also trained in psychoanalysis.

During World War II, Spock joined the Medical Corps of the U.S. Navy Reserves and wrote “The Commonsense Book of Baby and Child Care.”

He then took faculty positions at the University of Minnesota, the University of Pittsburgh and Case Western Reserve University, lecturing and appearing in popular media all over the world.

In 1976, Spock married his second wife, Mary.

In 1998, he died at the age of 94.

/>Dr. Benjamin Spock at a Berkeley teach-in concerning the Vietnam War (from a sound recording edited by Louis Menashe, recorded at the Berkeley campus of the University of California by Radio Station KPFA, now in the Ralph Rinzler Folklife Archives and Collections/Smithsonian Institution)

Anti-war activism and a legacy

During the 1960s, Spock became a political activist, opposing the Vietnam War and nuclear proliferation and supporting civil rights. In 1968, he was arrested for promoting nonviolent military draft resistance, although his conviction was overturned the following year.

Despite Spock’s extraordinary popularity, he was not without detractors. Some attacked him for his political views, and others accused him of promoting excessive permissiveness. Others argued that he created unreasonable expectations for maternal dedication.

Critics on both sides of the political spectrum complained that he had largely ignored fathers.

Spock’s most enduring legacy was his love of children. He said that if he had a fault as a pediatrician, it was his tendency to “whoop it up too much with children.”

Above all, he dreamed of a world in which children would be “inspired by their opportunities for being helpful and loving.”

WWII veteran Herman Wouk, a consummate writer until the end, dies at 103

He created the immortal fictional character Captain Queeg of “The Caine Munity.”

Dr. Richard Gunderman is Chancellor’s Professor of Radiology, Pediatrics, Medical Education, Philosophy, Liberal Arts, Philanthropy, and Medical Humanities and Health Studies at Indiana University. He is also John A Campbell Professor of Radiology and in 2019-20 also serves as Bicentennial Professor. Gunderman is the author of more than 700 articles and has published 12 books, including “We Make a Life by What We Give” (Indiana University, 2008), “X-ray Vision” (Oxford University, 2013), “Essential Radiology” (3rd edition, Thieme, 2014), y “We Come to Life with Those We Serve” (Indiana University, 2017). Published in 2019 are “Pediatric Imaging” y “Tesla.”

Navy Times editor’s note: Dr. Spock joined the Navy in 1944 and served mainly as a psychiatrist, writing his landmark parenting manual when he was off duty. He was discharged in 1946. Dr. Gunderman’s explainer does not necessarily reflect the views of Navy Times or our staffers.


6 Comments

I really enjoyed the article, the historical context, and analysis. I think we still have a long way to go in terms of “informed consent” in mental health care. I would say the perspective of “caring custody” is still very much the predominate perspective – whether it is explicitly stated or not. I’m glad that we have continued to move in the direction of participatory medicine for health care in general and particularly in regards to women’s bodies, childbirth, and childrearing. There still are remnants of those perspectives however, especially with the recent “Let your baby cry themselves to sleep” advice and the very rigid sleep schedule proposed by Dr. Richard Ferber. As a parent who chose not to use this method, I felt pressured and like I was doing the wrong thing. I’m glad there has now been future studies to show that indeed letting your baby cry it out can be harmful to their brains and emotional well-being.

Anyway…I think we need to continue to work on these issue and how issues of informed consent and a more collaborative relationship with a doctor continue to plague the dominant paradigm in certain areas of health care.

This vivid account of the history of participatory medicine is valuable on many counts: because it legitimizes the themes that drive our work because it shines a light on many issues participatory medicine has yet to address and because it demonstrates that we stand on the shoulders of many smart, thoughtful activists — patients and clinicians together — who have strategized, advocated and acted to advance health care in which we have a place and a voice.

I so wish that our current health care system was as truly “participatory” as has been described in this history. However, as a person who went into a prestigious hospital, to have a kidney stone removed via ureteroscopy (in Day Surgery), and ended up awakening in the ICU, only to discover that the urologist had completely avulsed my left ureter out of my body, then opted “cover his tracks”, by performing an open nephrectomy (without my knowledge or consent, nor the knowledge or consent of my clearly identified Health Care Proxy), rather than awakening me or performing a more modern, less risky procedure, leads me to believe that “participatory medicine” is more a dream than a reality.

That same urologist failed to perform any type of a history or physical exam on me, prior to the ureteroscopy, nor did he test my right kidney, to see how functional it was, prior to performing the (undiscussed/unapproved) left open nephrectomy. Thus, I instantaneously developed Stage 4 CKD (I’d never had any kidney problems, other than recurrent kidney stones, prior to the nephrectomy), as well as, left truncal paralysis, left flank bulge and severe, chronic left flank pain – from the urologist having severed the nerves in my 11th intercostal space, during the nephrectomy.

Thus, I went from being a highly educated, multiple professional, working 60 – 80 hours/week, to being totally and permanently disabled, at the age of 44. I wasn’t prepared, on ANY level, to be forcibly retired from working, at such a young age and after having spent thousands of dollars and thousands of hours, obtaining my multiple university degrees (over 11+ years). However, taking legal action against the involved urologist made it obvious, to me, that there is NO JUSTICE within our current “Justice System”. I received compensation that was less than one year’s pay, as an RN, although I’ll never be able to work in ANY capacity, ever again.

Thus, I’m now an impoverished, former professional, severely disabled, with multiple complications and declining health. All I did was consent to a “minor” surgical procedure, yet I am the one who is being “punished”, every single day, while the (now) 77 year old urologist continues to happily chop away on other patients, with no impact on his life. I’ll probably be long dead, before “participatory medicine” ever arrives within the Pacific Northwest!

Janice, that’s a horrible story – I can’t begin to imagine that experience. Good heavens. It sounds like the stories of so many others I’ve heard. Are you on Facebook? You might want to join the “IHI Patient Activists” group https://www.facebook.com/groups/PatientActivists/?ap=1.

I just want to point out that you didn’t just suffer from a lack of participatory medicine, you were mutilated. It seems a travesty that there were apparently no appropriate consequences. Did they make you sign a gag order or did you avoid that?

Hello: After several months of private reading and research across all levels of websites and other resources this is the first clear history I have read regarding how informed consenting came about.

The process of medical informed consent is about the quality of the conversation, not the piece of paper we all sign. The paper however serves an extremely important role as a historian: to document and codify the contract or agreement between the provider and the patient about what is happening, what can be expected, and any limitations are clearly imposed by the patient.

Even in this day and age I can imagine that many providers do not like or encourage patient limitations, nor having to comply with regulatory requirements that dictate specific elements must be included in all consenting forms.

The concept of participatory medicine is one that seems to be talked much about on one hand: how well it is actually lived in patient experience is another.

I wonder how much longer it will be before CMS, insurance plans, and other entities start denying the use of tax dollars as payments for procedures that cannot be clearly proven as properly consented?

Or that regulatory bodies such as TJC start actually enforcing tying the lack of H&P’s, Operative reports and discharge summaries to cite or impose sanctions?

What would happen if hospitals had to also tie the lack of H&P, operative reports, completed consenting documents or discharge summaries to how well the individual provider was performing for evaluation and credentialing/privileging purposes?

An area related to informed consent that the article neglects to address is that of “proxy consent” for surgery performed on minor children. By most accounts, the most common such surgery, infant circumcision, rarely receives adequate discloser of risk, benefits, and alternative treatment approaches that will result in equal or better outcomes.

The recent AAP Circumcision Task Force reports that there is little in the way of reliable documentation of surgical risks for infant circumcision and that most boys will experience no medical benefit from the procedure, but that if a parent request the surgery, as the AAP claims is their right, it should be done with appropriate attention to pain limitation.

How is proxy consent even an issue when there is no medical diagnosis of a disease or deformity that requires surgical intervention? How can doctors continue to perform a medically unnecessary surgery, based upon “proxy consent,” to treat a nonexistent medical condition?

Amputations are reserved to treat gangrene, necrotic tissue, or traumatically injured body parts that cannot be surgically repaired. The amputation of healthy, functioning tissue (the infant foreskin), based upon “proxy consent,” is an issue that the medical community needs to address. The infant “patient” is the one who has to live the rest of his life with the result of the unnecessary surgery shouldn’t his right to bodily integrity outweigh any “proxy consent?”