Información

John Ross Campbell


John Ross Campbell, hijo de John Campbell y Mary Stevenson Campbell, nació en Paisley, Escocia, el 15 de octubre de 1894. Su padre era un oficial slater. Educado en una escuela primaria en Paisley, comenzó a trabajar a los catorce años como asistente de aprendiz de tendero. Se interesó por la política y en 1912 se unió al Partido Socialista Británico, donde cayó bajo la influencia de John MacLean. (1)

Campbell se interesó por la política y en 1912 se unió al Partido Socialista Británico, donde cayó bajo la influencia de John MacLean. Según Alison Macleod, "en su juventud, se educó ayudando en una librería y desarrolló un interés apasionado por la literatura". (2)

Al estallar la Primera Guerra Mundial se unió a la Reserva Real de Voluntarios Navales. Fue herido en Gallipoli y quedó permanentemente discapacitado en la batalla del Somme, donde perdió todos los dedos de un pie. Durante la guerra, Campbell recibió la Medalla Militar por su valentía conspicua. (3)

Campbell regresó a Glasgow en 1918 e inmediatamente se convirtió en miembro del Comité de Trabajadores de Clyde y se unió a la lucha contra el gobierno. Campbell quedó impresionado con los logros de los bolcheviques después de la Revolución Rusa y en abril de 1920 unió fuerzas con Tom Bell, Willie Gallacher, Arthur McManus, Harry Pollitt, Arthur Horner, Helen Crawfurd, AJ Cook, Rajani Palme Dutt, Albert Inkpin y Willie Paul para establecer el Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB). McManus fue elegido como el primer presidente del partido y Bell y Pollitt se convirtieron en los primeros trabajadores a tiempo completo del partido. (4)

Campbell jugó un papel destacado en el movimiento del Comité de Trabajadores de Clyde, editando su periódico semanal, El trabajador. En 1923 fue elegido miembro de su comité ejecutivo central. En 1924 se trasladó a Londres y se convirtió en editor en funciones de la publicación del Partido Comunista. Semanal del trabajador. El 25 de julio de 1925, el periódico publicó una "Carta abierta a las fuerzas de combate" que había sido escrita de forma anónima por Harry Pollitt. El artículo llamaba a los soldados a "hacer saber que, ni en la guerra de clases ni en una guerra militar, apuntará sus armas contra sus compañeros de trabajo, sino que se alineará con sus compañeros de trabajo en un ataque contra los explotadores y capitalistas y usará sus brazos del lado de su propia clase ". (5)

Después de consultas con el Director del Ministerio Público y el Fiscal General, Sir Patrick Hastings, se decidió arrestar y acusar a John Ross Campbell, con incitación al motín. Al día siguiente, Hastings tuvo que responder preguntas en la Cámara de los Comunes sobre el caso. Sin embargo, después de investigar a Campbell con más detalle, descubrió que solo era editor en funciones en el momento en que se publicó el artículo y comenzó a tener dudas sobre el éxito de una acusación. (6)

El asunto se complicó aún más cuando James Maxton informó a Hastings sobre el historial de guerra de Campbell.
Hastings fue advertido sobre la posible reacción a la idea de que se procesara a un héroe de guerra por un artículo publicado en un periódico de pequeña circulación. Tom Bell argumentó que el arresto de Campbell había "creado una tremenda reacción en todo el movimiento laborista" y que esta fue la razón por la que se abandonó el caso: "La presión masiva engendrada fue reforzada por la desilusión entre amplios sectores de los trabajadores en cuanto a los laboristas Gobierno, y obligó al Gobierno a retirar su caso contra Campbell ". (7)

En una reunión celebrada la mañana del 6 de agosto, Hastings le dijo a Ramsay MacDonald que pensaba que "todo el asunto podría abandonarse". MacDonald respondió que los enjuiciamientos, una vez iniciados, no deben abandonarse bajo presión política ". En una reunión del gabinete esa noche, Hastings reveló que tenía una carta de Campbell confirmando su dirección temporal como editor. Hastings también agregó que el caso debería ser retirado por los motivos que el artículo simplemente comentaba sobre el uso de tropas en disputas laborales. MacDonald estuvo de acuerdo con esta evaluación y estuvo de acuerdo en que se debería poner fin a la acusación. (8)

El 13 de agosto de 1924 se retiró el caso. Esto generó una gran controversia y MacDonald fue acusado de ser blando con el comunismo. MacDonald, que tenía un largo historial de ser un fuerte anticomunista, le dijo al rey Jorge V: "Nada me hubiera complacido más que haber aparecido en el estrado de los testigos, cuando podría haber dicho algunas cosas que podrían haber agregado un mes o dos a la oración ". (9)

David Lloyd George firmó un acuerdo comercial con Rusia en 1921, pero nunca reconoció al gobierno soviético. Al asumir el cargo, el gobierno laborista entabló conversaciones con funcionarios rusos y finalmente reconoció a la Unión Soviética como el de jure gobierno de Rusia, a cambio de la promesa de que Gran Bretaña recibiría el pago del dinero que el zar Nicolás II había pedido prestado cuando estuvo en el poder. (10)

Edmund D. Morel, diputado del Partido Laborista de Dundee, participó en estas negociaciones. Le dijo a su amigo, Bob Stewart, que era muy difícil llegar a un acuerdo negociado con los representantes soviéticos debido a las demandas del Partido Conservador: "Los conservadores con vehemencia. Exigieron una compensación por la propiedad británica en la Unión Soviética que había sido nacionalizado por el gobierno soviético, y también derechos comerciales para empresas británicas en territorio soviético. Lo primero era realizable, pero, naturalmente, el gobierno soviético no admitiría lo segundo ". (11)

Se celebró una conferencia en Londres para discutir estos asuntos. La mayoría de los periódicos reaccionaron con hostilidad a estas negociaciones y advirtieron del peligro de lidiar con lo que consideraban un "régimen maligno". En agosto de 1924, Gran Bretaña y Rusia acordaron una amplia serie de tratados. "El estatus de nación más favorecida se otorgó a la Unión Soviética a cambio de concesiones a los tenedores británicos de bonos zaristas, y Gran Bretaña acordó recomendar un préstamo al gobierno soviético". (12)

Stanley Baldwin, el líder del Partido Conservador, y H. H. Asquith, el líder del Partido Liberal, decidieron hacer que el gobierno laborista cayera sobre el tema de su relación con la Unión Soviética. El 30 de septiembre, los liberales condenaron el acuerdo comercial recientemente acordado. Afirmaron, injustamente, que Gran Bretaña les había dado a los rusos lo que querían sin resolver las reclamaciones de los tenedores de bonos británicos que habían sufrido en la revolución. "MacDonald reaccionó malhumorado a esto, acusándolos de ser inescrupulosos y deshonestos". (13)

Al día siguiente, los conservadores presentaron una moción de censura sobre la decisión de abandonar el caso contra John Ross Campbell. El debate tuvo lugar el 8 de octubre. Ramsay MacDonald perdió la votación por 364 votos contra 198. "En el caso Campbell, el laborismo fue derribado por las filas combinadas de conservadores y liberales ... El gobierno laborista había durado 259 días. En seis ocasiones, los conservadores habían salvado a MacDonald de derrota en el parlamento de 1923, pero fueron los liberales quienes le quitaron el peldaño político ". (14)

Campbell jugó un papel activo en las elecciones generales de 1924. Junto con Helen Crawfurd, Campbell habló en nombre de Bob Stewart, el candidato del Partido Comunista en Dundee. Stewart afirmó más tarde que Campbell siempre tenía que abrir sus reuniones con una disculpa: "Preferiría haber hablado de la elección sin arrastrar personalidades, pero tendré que hacerlo porque si no lo hago, tú lo harás". Stewart agregó que Campbell "llenó las reuniones al máximo" y que estaba "siempre en plena forma". (15)

El Daily Mail publicó la Carta de Zinoviev el 25 de octubre de 1924, sólo cuatro días antes de las elecciones generales de 1924. Bajo el titular "Conspiración de guerra civil de los maestros socialistas" argumentaba: "Moscú da órdenes a los comunistas británicos ... los comunistas británicos a su vez dan órdenes al gobierno socialista, que obedece dócil y humildemente ... Ahora podemos ver por qué el Sr. MacDonald ha hecho reverencias durante toda la campaña a la Bandera Roja con sus asociaciones de asesinato y crimen. Él es un caballo al acecho para los Rojos como lo fue Kerensky ... Todo debe estar listo para un gran estallido de la abominable guerra de clases que es la guerra civil del tipo más salvaje ". (dieciséis)

Dora Russell, cuyo esposo, Bertrand Russell, estaba de pie por el Partido Laborista en Chelsea, comentó: "El Correo diario llevó la historia de la carta de Zinoviev. Todo estaba perfectamente programado para aparecer en los periódicos dominicales y, dado que el día de las elecciones seguía duro el fin de semana, no había posibilidad de una refutación efectiva, a menos que llegara alguna noticia del propio MacDonald, y él estaba en su distrito electoral de Gales. Sin dudarlo subí a la plataforma y denuncié todo el asunto como una falsificación, deliberadamente plantada en, o por, el Ministerio de Relaciones Exteriores para desacreditar al Primer Ministro ". (17)

Ramsay MacDonald sugirió que fue víctima de una conspiración política: "También me informaron que el Cuartel General Conservador se había estado extendiendo al exterior durante algunos días que ... una mina iba a surgir bajo nuestros pies, y que el nombre de Zinoviev era para estar asociado con el mío. Otro Guy Fawkes - un nuevo complot de pólvora ... La carta podría haberse originado en cualquier lugar. El personal del Ministerio de Relaciones Exteriores hasta el final de la semana pensó que era auténtica ... No he visto la evidencia Sin embargo. Todo lo que digo es esto, que es una circunstancia muy sospechosa que cierto periódico y la sede de la Asociación Conservadora parecen haber tenido copias de él al mismo tiempo que el Ministerio de Relaciones Exteriores, y si eso es cierto, ¿cómo puedo ¿Evitar la sospecha, no diré la conclusión, de que todo es un complot político? " (18)

Bob Stewart afirmó que la carta incluía varios errores que dejaban en claro que era una falsificación. Esto incluyó decir que Grigory Zinoviev no era el presidente del Presidium de la Internacional Comunista. También describió a la organización como la "Tercera Internacional Comunista", mientras que siempre se la llamó "Tercera Internacional". Stewart argumentó que estos "fueron errores tan infantiles que incluso un examen superficial habría demostrado que el documento era una falsificación descarada". (19)

El resto de los periódicos de propiedad conservadora publicaron la historia de lo que se conoció como la Carta Zinoviev durante los días siguientes y no fue una sorpresa que las elecciones fueran un desastre para el Partido Laborista. Los conservadores obtuvieron 412 escaños y formaron el próximo gobierno. Lord Beaverbrook, el propietario del Expreso diario y Estándar de la tarde, le dijo a Lord Rothermere, el propietario de El Daily Mail y Los tiempos, que la campaña "Carta Roja" había ganado las elecciones de los conservadores. Rothermere respondió que probablemente valía cien asientos. (20)

Ralph Darlington ha argumentado que Ramsay MacDonald y otros miembros de derecha del Partido Laborista decidieron que querían chivos expiatorios, ¿y quién mejor que los comunistas? En la conferencia del Partido Laborista que siguió a las elecciones, se decidió excluir no solo al Partido Comunista como organización, sino también a los miembros individuales. (21)

El 4 de agosto de 1925, Campbell y otros 11 activistas, Jack Murphy, Wal Hannington, Ernie Cant, Tom Wintringham, Harry Pollitt, Hubert Inkpin, Arthur McManus, William Rust, Robin Page Arnot, William Gallacher y Tom Bell fueron arrestados por ser miembros de Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB) y acusado de violación de la Ley de Motín de 1797. La audiencia en Bow Street fue ante Sir Chartres Biron, descrito por Gallacher como "un sujeto ideal para Dickens, majestuoso, pomposo, plenamente convencido de su alta responsabilidad como custodio de la ley y la seguridad del reino ". (22)

Mientras los hombres estaban en prisión preventiva, el CPGB mantuvo una reunión secreta. Bob Stewart recordó más tarde lo sucedido: "Después de la discusión se decidió elegir un ejecutivo en funciones y funcionarios, y que no se daría publicidad a esto, porque naturalmente los nuevos líderes podrían seguir fácilmente a los doce hasta la cárcel, por lo que se mantuvo un silencio total. . Para mi asombro fui elegido secretario general interino. Este era un nuevo rol para mí, y también en nuevas condiciones. Antes, siempre era uno de los que estaban en la cárcel mirando la pelea. Ahora estaba afuera y con una gran responsabilidad . " (23)

Las afirmaciones de que se trataba de un juicio político se reforzaron cuando Rigby Swift fue nombrado juez. Fue miembro del Partido Conservador y fue elegido para representar a St. Helens en diciembre de 1910, pero fue fácilmente derrotado por James Sexton en las elecciones generales que siguieron al final de la Primera Guerra Mundial. En junio de 1920, su amigo Frederick Smith, Lord Birkenhead, Lord Canciller, lo nombró juez del Tribunal Superior de Justicia. La decisión fue bien recibida por la prensa de derecha. El Daily Mail escribió que "el Sr. Rigby Swift ha sido designado durante mucho tiempo para el cargo de juez" y Los tiempos añadió que "ningún nombramiento podría tener mayor aprobación". (24)

Tom Bell, el autor de Partido Comunista Británico (1937), el CPGB respondió como si se tratara de un juicio político. "El Buró Político discutió el procedimiento del juicio y decidió que Campbell, Gallacher y Pollitt debían defenderse; sus discursos fueron preparados y aprobados por el Buró Político". (25) Sus tres discursos "hicieron una exposición de la política, la teoría y la práctica comunistas que miles de trabajadores leyeron con aprecio". (26)

El discurso de 15.000 palabras de Pollitt duró tres horas. Sostuvo que la motivación política detrás de la acusación fue la propuesta de Huelga General, ya que "el gobierno buscaba sacar de la arena política a los exponentes más efectivos de la acción unida de la clase trabajadora para ayudar a los mineros". Luego advirtió al jurado contra la acumulación de prejuicios en los periódicos contra los comunistas. Pollitt continuó diciendo que "la destrucción de las monarquías, del zarismo, no como resultado de la propaganda comunista, sino como resultado de las condiciones creadas por el capitalismo". (27)

Para impugnar la legalidad del procedimiento, se contrató a Sir Henry Slesser para defender a los demás. Durante el juicio, el juez Rigby Swift declaró que "no era delito ser comunista o tener opiniones comunistas, pero sí pertenecer a este Partido Comunista". Se argumentó que la Unión Soviética le había dado 14.000 libras esterlinas al CPGB. Durante el juicio, Gallacher demostró que este dinero era el ingreso de la venta de periódicos y los honorarios pagados por los 5,000 miembros. (28)

Después de un juicio que duró ocho días, los doce imputados fueron declarados culpables de todos los cargos. El juez Swift dijo a los hombres: "El jurado les ha declarado culpables a doce hombres del delito grave de conspiración para publicar libelos sediciosos e incitar a la gente a inducir a los soldados y marineros a quebrantar sus juramentos de lealtad. miembros de un partido ilegal que realiza trabajos ilegales en este país. Cinco de ustedes, Inkpin, Gallacher, Pollitt, Hannington y Rust irán a prisión durante doce meses ".

El juez Swift continuó diciendo: "Los siete restantes han escuchado lo que he tenido que decir acerca de la sociedad a la que pertenecen. Me han escuchado decir que debe detenerse ... Aquellos de ustedes que me prometan que No tendrá nada más que ver con esta asociación o la doctrina que predica, me comprometeré a ser de buen comportamiento en el futuro. Aquellos de ustedes que no prometan irán a la cárcel ". (29)

Jack Murphy, Ernie Cant, Tom Wintringham, Arthur McManus, Robin Page Arnot y Tom Bell se negaron y fueron condenados a seis meses cada uno. (30) Como señaló un comentarista: "Y allí estaba, los hombres supuestamente declarados culpables de los peores cargos en el calendario de crímenes iban a ser liberados, todo lo que tenían que hacer era dejar de ser comunistas. Muy conmovedor, pero delató el objetivo de todo el juicio, que era intentar destruir al Partido Comunista y así decapitar al movimiento obrero ". (31)

Campbell escribió más tarde: "El gobierno fue lo suficientemente sabio como para no basar su caso en la actividad de los acusados ​​en la organización de la resistencia a los recortes salariales, sino en su diseminación de literatura comunista 'sediciosa' (particularmente las resoluciones de la Internacional Comunista), su discursos y artículos ocasionales ". La idea de un "ex-Tory PM juzgando a los comunistas y ofreciéndoles libertad al precio de la apostasía" suscitó críticas considerables. Walter Citrine, secretario del TUC dijo: "En mi opinión, se seleccionó a un juez de lo más inadecuado" y el diputado del Partido Liberal, William Wedgwood Benn, argumentó que "las sentencias son perfectamente inicuas". (32) El biógrafo del juez Swift rechazó estas críticas alegando que "el hecho es que cuando un abogado que ha sido un político de partido asciende a la banca, se deshace de su política por completo". (33)

Después de la huelga general, algunos líderes del Partido Comunista, como John Ross Campbell, J. T. Murphy y Arthur Horner, favorecieron trabajar en estrecha colaboración con miembros de izquierda del Partido Laborista, como Arthur Cook y James Maxton. Sin embargo, otros, como William Gallacher, pensaron que era importante intentar persuadir a estos hombres para que se unieran al CPGB. "Maxton y sus amigos apenas se comunican conmigo, pero son muy amistosos con Johnny Campbell y Arthur Horner. Maxton necesita el CP para el material, pero lo quiere de Johnny y Horner ... Cook es tan astuto como ellos y como sin escrúpulos ... Podemos pensar en acabar con el ILP (el ala izquierda del Partido Laborista) ". (34)

Rajani Palme Dutt, trabajando bajo las órdenes de Joseph Stalin, argumentó que el CPGB debería dejar de trabajar con el Partido Laborista y atacarlo sin descanso. El abuso más amargo debe reservarse para el ILP, cuyos puntos de vista y objetivos eran los más cercanos a los del Partido Comunista. Moscú incluso ordenó al CPGB que describiera a estos socialistas de izquierda como "socialfascistas". Dutt argumentó que era imperativo que el CPGB tuviera que llevar a cabo una "guerra ideológica incesante" contra el Partido Laborista. (35)

Campbell se opuso a esta política. Fue apoyado por J. Murphy, quien argumentó que el Partido Laborista, lejos de ser una fuerza política en decadencia, estaba "aumentando su fuerza a medida que los trabajadores se volvían más conscientes de clase", y no era una buena idea atacarlos. Murphy creía que la izquierda laborista debería verse como "el indicador de dónde está la amistad para nuestro partido" y argumentó que era necesario apoyar a estos políticos porque "si atacamos a los líderes de izquierda, atacamos a las masas con una perspectiva y un impulso similares alejarlos de la fiesta ". (36)

Campbell fue elegido miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. Sin embargo, mientras estaba en Moscú, Palme Dutt lo atacó por no ser lo suficientemente crítico con el Partido Laborista y lo acusó de tratar a personas como Arthur Cook y James Maxton como amigos.(37) Cuando se implementó esta "nueva línea" sectaria, la aceptó formalmente, pero trabajó con Harry Pollitt "para comprobar sus peores efectos sobre la influencia comunista en los sindicatos". (38)

J. R. Campbell finalmente se convirtió en un leal partidario de Joseph Stalin en sus intentos de purgar a los seguidores de Leon Trotsky en la Unión Soviética. En 1936 defendió el juicio propuesto de Lev Kamenev, Gregory Zinoviev, Ivan Smirnov y otros trece miembros del partido que habían sido críticos con Stalin. Más tarde ese año, los dieciséis hombres fueron declarados culpables y ejecutados. Como Campbell era el representante del CPGB en la Unión Soviética, es poco probable que no estuviera al tanto de lo que realmente estaba sucediendo. (39) Junto con Rajani Palme Dutt y Denis Nowell Pritt, Campbell eran "entusiastas apologistas de los juicios fraudulentos de Moscú". (40)

Campbell escribió el 5 de marzo de 1938: "Todo enemigo débil, corrupto o ambicioso del socialismo dentro de la Unión Soviética ha sido contratado para hacer un trabajo sucio y perverso. En la vanguardia de todos los destrozos, sabotajes y asesinatos está el agente fascista Trotsky. Pero las defensas de la Unión Soviética son fuertes. El nido de saboteadores y espías ha sido expuesto ante el mundo y llevado ante el juicio de la Corte Soviética. Sabemos que la justicia soviética será administrada sin temor a aquellos que hayan sido culpables de crímenes atroces contra el pueblo soviético . Expresamos plena confianza en nuestro Partido Hermano ". (41)

En 1939, el Left Book Club publicó Campbell's La política soviética y sus críticos, en defensa de la Gran Purga en la Unión Soviética. Argumentó que el principal problema entre Trotsky y Stalin era el tema del "socialismo en un solo país". Citó a Stalin diciendo: "Nuestra sociedad soviética ya, en general, ha logrado alcanzar el socialismo ... Ha creado un sistema socialista; es decir, ha producido lo que los marxistas, en otras palabras, llaman la primera o fase inferior de Comunismo. Por lo tanto, en general, ya hemos logrado la primera fase del comunismo, el socialismo ". (42)

Campbell explicó que en su libro, La revolución traicionada (1937) Trotsky señaló que lo que se había logrado en la Unión Soviética era simplemente un "régimen preparatorio de transición del capitalismo al socialismo". Continuó diciendo que este régimen preparatorio está generando crecientes desigualdades entre los miembros de la sociedad y que está siendo controlado por una burocracia creciente. Antes de que esta sociedad de transición pueda desarrollarse hacia el socialismo, afirma Trotsky, es imperativo que haya "una segunda revolución complementaria - contra el absolutismo burocrático" y esta "burocracia sólo puede ser eliminada por una fuerza revolucionaria. A menor número de víctimas, más audaz y decisivo es el ataque ”. (43)

Campbell argumentó que los oponentes de los Ensayos del espectáculo no habían logrado comprender el desarrollo político de Trotsky: "La mayoría de los críticos de los Juicios de Moscú se descalifican a sí mismos de inmediato al ignorar el desarrollo histórico del trotskismo. Los trotskistas se volvieron contra el gobierno soviético cuando la clave del misterio se revela parcialmente en los primeros escritos públicos del propio Trotsky. Afirman la improbabilidad de que Trotsky organice el asesinato de Stalin, en el mismo momento en que Trotsky en su obra publicada describe cómo todos el poder se está concentrando en manos de Stalin y está exigiendo el derrocamiento de Stalin mediante una revolución armada. Pero si la revolución armada tarda en llegar, ¿no aceleraría el proceso el asesinato del hombre que ha concentrado tanto poder en sus manos? " (44)

Más tarde se argumentó que Campbell tenía buenas razones para no criticar al gobierno soviético. Se casó con Sarah Marie Carlin en 1920. Actuó como padre de cinco hijos de un matrimonio anterior. Sarah animó a su hijo mayor, William, a ir a la Unión Soviética y ayudar a construir el socialismo. Según Francis Beckett, el autor de Víctimas británicas de Stalin (2004), "con su hijastro como una especie de rehén en la Unión Soviética" no estaba en condiciones de decir la verdad sobre la forma en que se perseguía a los bolcheviques leales. (45)

El 23 de agosto de 1939, Joseph Stalin firmó el Pacto soviético-nazi con Adolf Hitler. Sin embargo, Campbell sintió que ya no podía apoyar esta política. "Empezamos diciendo que teníamos interés en la derrota de los nazis, ahora debemos reconocer que nuestro principal interés en la derrota de Francia y Gran Bretaña ... Tenemos que comernos todo lo que hemos dicho". Otros líderes del CPGB coincidieron con Campbell en un comunicado que "declaró su apoyo a todas las medidas necesarias para asegurar la victoria de la democracia sobre el fascismo". (46)

Harry Pollitt, el Secretario General del CPGB, publicó un folleto de 32 páginas, Cómo ganar la guerra (1939): "El Partido Comunista apoya la guerra, creyendo que es una guerra justa. Mantenerse al margen de este conflicto, aportar sólo frases que suenan revolucionarias mientras las bestias fascistas pisotean Europa, sería una traición a todo nuestro Los antepasados ​​han luchado por lograr en el transcurso de largos años de lucha contra el capitalismo ... El enjuiciamiento de esta guerra requiere una lucha en dos frentes. Primero para asegurar la victoria militar sobre el fascismo, y segundo, para lograrlo, la victoria política. sobre los enemigos de la democracia en Gran Bretaña ". (47)

El 24 de septiembre, Dave Springhall, un miembro del CPGB que había estado trabajando en Moscú, regresó con la información de que la Internacional Comunista caracterizó la guerra como una "guerra imperialista absoluta a la que la clase obrera de ningún país podía dar ningún apoyo". Añadió que "Alemania apuntó a la dominación europea y mundial. Gran Bretaña a preservar sus intereses imperialistas y la dominación europea contra su principal rival, Alemania". (48)

En una reunión del Comité Central el 2 de octubre de 1939, Rajani Palme Dutt exigió "la aceptación de la (nueva línea soviética) por parte de los miembros del Comité Central sobre la base de la convicción". Añadió: "Todo cargo de responsabilidad en el Partido debe ser ocupado por un luchador decidido de la línea". Bob Stewart no estuvo de acuerdo y se burló de "estas demandas martilladas de convicciones sinceras y un bolchevismo sólido, endurecido y templado y todo este tipo de cosas sangrientas".

William Gallacher estuvo de acuerdo con Stewart: "Yo nunca ... en este Comité Central escuché un discurso más oportunista y sin escrúpulos que el del camarada Dutt ... y nunca en toda mi experiencia en el Partido tuve tal evidencia de mezquina y despreciable deslealtad hacia los camaradas ". Harry Pollitt se unió al ataque: "Por favor, recuerde, camarada Dutt, no me intimidará con ese lenguaje. Estuve en el movimiento prácticamente antes de que usted naciera, y estaré en el movimiento revolucionario mucho tiempo después de que algunos de ustedes lo estén. olvidado."

A continuación, Harry Pollitt pronunció un apasionado discurso sobre su falta de voluntad para cambiar de opinión sobre la invasión de Polonia: "Creo que a la larga le hará mucho daño a este Partido ... No envidio a los camaradas que pueden tan a la ligera el espacio de una semana ... pasar de una convicción política a otra ... Me avergüenza la falta de sentimiento, la falta de respuesta que esta lucha del pueblo polaco ha despertado en nuestra dirección ”. (49)

Sin embargo, cuando se realizó la votación, solo Campbell, Harry Pollitt y William Gallacher votaron en contra. Pollitt se vio obligado a dimitir como secretario general y fue reemplazado por Rajani Palme Dutt y William Rust asumió el cargo de Campbell como editor de la Trabajador diario. Pollitt acordó entonces disfrazar este conflicto y emitió un comunicado diciendo que eran "una tontería y una ilusión los intentos de la prensa de crear la impresión de una crisis en el Partido". (50)

Durante las próximas semanas, el periódico exigió que Neville Chamberlain respondiera a las propuestas de paz de Hitler. Palme Dutt también publicó un nuevo folleto, ¿Por qué esta guerra? explicando la nueva política del CPGB. Campbell y Pollitt fueron removidos del Politburó. (51) Campbell también "posteriormente racionalizó la posición del Komintern y confesó públicamente el error de haberse opuesto a ella". (52) Douglas Hyde afirma que Palme Dutt era claramente el "hombre más poderoso del Partido". (53)

El 22 de junio de 1941, Alemania invadió la Unión Soviética. Esa noche Winston Churchill dijo: "Daremos toda la ayuda que podamos a Rusia". El CPGB anunció inmediatamente su pleno apoyo a la guerra y trajo de regreso a Harry Pollitt como secretario general. Como ha señalado Jim Higgins, la actitud de Palme Dutt hacia la guerra se "transformó inmediatamente en una cruzada antifascista". (54)

En las primeras etapas de la Segunda Guerra Mundial, el ministro del Interior, Herbert Morrison, prohibió la Trabajador diario. Tras la invasión del ejército alemán a la Unión Soviética en la Operación Barbarroja, en junio de 1941, una campaña apoyada por el profesor John Haldane y Hewlett Johnson, el decano de Canterbury, comenzó a permitir la publicación del periódico. El 26 de mayo de 1942, tras un acalorado debate, el Partido Laborista aprobó una resolución declarando que el Gobierno debía levantar la prohibición del periódico. La prohibición se levantó en agosto de 1942. (55)

Como ha señalado Francis Beckett: "De repente, el Partido Comunista era popular y respetable, porque la Rusia de Stalin era popular y respetable, y porque en tiempos de guerra, los comunistas podían agitar la Union Jack con los mejores. Aparecieron líderes del partido. en plataformas con los grandes y los buenos. La membresía se disparó: de 15.570 en 1938 a 56.000 en 1942 ". (56)

Campbell se convirtió en editor asistente de la Trabajador diario. Oficialmente, William Rust permaneció a cargo, sin embargo, Douglas Hyde, el editor de noticias, recordó más tarde: "Nos sentábamos en una sala, solo media docena de nosotros, y hablábamos de los problemas políticos del día". Sin embargo, fue Rajani Palme Dutt quien decidió la política del periódico. "Cuando todos habíamos tenido nuestra opinión, Dutt pasaba el brazo por el brazo de su silla (tenía los brazos más largos que he visto en mi vida), golpeaba la pipa en la suela del zapato y resumía. A menudo, el resumen fue completamente diferente de las conclusiones a las que estábamos llegando, pero nadie lo discutió ". (57)

Rust intentó girar el Trabajador diario en un periódico de masas popular. Según Francis Beckett: "Era un buen editor: un jefe cínico que golpeaba la mesa en su furia furiosa, sin embargo, inspiró el mejor trabajo de los periodistas. Un hombre alto y ahora de complexión fuerte, Rust era una de las personas más capaces del Partido , y uno de los menos agradables ". Las ventas del periódico alcanzaron 120.000 en 1948. (58)

Alison Macleod trabajó para el periódico después de la guerra. En su libro La muerte del tío Joe (1997), afirmó que en privado Campbell fue muy crítico con las acciones de Joseph Stalin. Estuvo de acuerdo con Tito en su disputa en junio de 1948, pero en sus artículos "se negó a decir que el gobierno soviético tenía razón, no llegó a hacer ninguna protesta pública". Campbell argumentó que si "se tomaba en serio el deseo del socialismo o no. Si hablaba en serio, no se podía atacar al único país que lo había logrado". (59)

William Rust, de 46 años, murió de un infarto masivo el 3 de febrero de 1949. John Ross Campbell se convirtió una vez más en el editor de la Trabajador diario. (60) Según una fuente, era un excelente periodista: "Johnny Campbell, quien asumió el cargo de editor después de la muerte de Rust en 1949, pertenecía a la gran tradición comunista escocesa de intelectuales obreros, un hombre". (61)

Campbell era querido y respetado por su personal. Uno de sus jóvenes sub-editores escribió: "Desde entonces he conocido a varios editores que dan aires afables. Se imaginan (mientras almuerzan en el Savoy Grill) que los reporteros que almuerzan en el Wimpy Bar los adoran. La madurez de Campbell era real. Estaba interesado en la gente. Se sentaba en la cantina que todos usábamos y hablaba con los compositores, los chicos de grabación o el último recluta con el personal. Nadie podría estar mejor preparado para mantener la lealtad de un equipo temperamental y mantenerse unido en medio de ataques externos ". (62)

Durante el XX Congreso del Partido en febrero de 1956, Nikita Khrushchev lanzó un ataque contra el gobierno de Joseph Stalin. Condenó la Gran Purga y acusó a Stalin de abusar de su poder. Argumentó: "Stalin actuó no a través de la persuasión, la explicación y la cooperación paciente con la gente, sino imponiendo sus conceptos y exigiendo una sumisión absoluta a su opinión. Quien se opuso a este concepto o intentó probar su punto de vista y la corrección de su posición, estaba condenada a la remoción del colectivo dirigente y a la subsiguiente aniquilación moral y física. Esto fue especialmente cierto durante el período posterior al XVII Congreso del Partido, cuando muchos líderes prominentes del Partido y trabajadores de base del Partido, honestos y dedicados a la causa de comunismo, fue víctima del despotismo de Stalin ". (63)

A Harry Pollitt le resultó difícil aceptar estas críticas a Stalin y dijo de un retrato de su héroe que colgaba en su sala de estar: "Se quedará allí mientras yo viva". Francis Beckett señaló: "Pollitt creía, al igual que muchos en la década de 1930, que sólo la Unión Soviética se interponía entre el mundo y la dictadura fascista universal. En general, consideraba que Stalin estaba haciendo más bien que mal; le gustaba y admiraba al líder soviético y se persuadió a sí mismo de que los crímenes de Stalin fueron en gran parte errores cometidos por subordinados. Rara vez un hombre puede haber desperdiciado su integridad personal por tan buenos motivos ". (64)

James Friell (Gabriel), el caricaturista político de la Trabajador diario, argumentó que el periódico debería desempeñar su papel en la condena del estalinismo. Gabriel dibujó una caricatura que mostraba a dos personas preocupadas leyendo el discurso de Khrushchev. Detrás de ellos se alzaban dos figuras simbólicas etiquetadas como "humanidad" y "justicia". Añadió la leyenda: "Cualquiera sea el camino que tomemos, nunca debemos dejarlos atrás". Como una compañera de trabajo del periódico, Alison Macleod, señaló en su libro: La muerte del tío Joe (1997): "Esto trajo algunas cartas furiosas de nuestros lectores. Uno de ellos llamó a la caricatura el ejemplo más repugnante de los arrebatos no marxistas y antiobreros. "Sin embargo, Macleod continuó señalando que un gran número de miembros del partido compartían los sentimientos de Friell. (65)

La política de desestalinización de Jruschov animó a las personas que vivían en Europa del Este a creer que estaba dispuesto a darles más independencia de la Unión Soviética. En Hungría, el primer ministro Imre Nagy eliminó el control estatal de los medios de comunicación y alentó la discusión pública sobre la reforma política y económica. Nagy también liberó a los anticomunistas de la prisión y habló sobre la celebración de elecciones libres y la retirada de Hungría del Pacto de Varsovia. Jruschov se preocupó cada vez más por estos acontecimientos y el 4 de noviembre de 1956 envió al Ejército Rojo a Hungría. (66)

Peter Fryer, el Trabajador diario El periodista de Budapest fue muy crítico con las acciones de la Unión Soviética y se enfureció cuando descubrió que sus informes estaban censurados. Fryer respondió publicando el material en el Nuevo estadista. Como resultado, fue suspendido del partido por "publicar en la prensa capitalista ataques al Partido Comunista". Campbell envió ahora al leal Sam Russell para informar sobre el levantamiento. (67)

Malcolm MacEwen, uno de los periodistas redactó una petición sobre la información sobre el levantamiento y convenció a diecinueve de los treinta y un empleados del periódico para que la firmaran. MacEwen hizo referencia a Edith Bone, periodista de la Trabajador diario que había estado en una prisión de Budapest desde 1949. "El encarcelamiento de Edith Bone en confinamiento solitario sin juicio durante siete años, sin ninguna investigación pública o protesta de nuestro Partido, incluso después de la exposición del juicio de Rajk, había demostrado que tales injusticias estaban ocurriendo , no sólo expone el carácter del régimen sino que nos involucra en sus crímenes. Ahora está claro que lo que ocurrió fue un levantamiento nacional contra una infame dictadura policial ". (68)

Campbell se volvió hacia MacEwen. Más tarde comentó: "No creo que alguna vez haya amado a nadie más de lo que amé a Johnnie Campbell". Se sorprendió cuando su mejor amigo se transformó repentinamente en su peor enemigo, denunciándolo tan venenosamente que supo lo que debían haber sentido Laszlo Rajk y Rudolf Slánský. Sintió que no podía seguir así y renunció tanto al periódico como al Partido Comunista. (69)

Fryer le dijo a Campbell que debía renunciar al periódico. Campbell le suplicó que se quedara. Le dijo a Fryer que había estado en Moscú durante las purgas de la década de 1930; sabía lo que estaba pasando. Pero ¿qué podía hacer? ¿Cómo podía decir algo en público, cuando se acercaba la guerra y la Unión Soviética iba a ser atacada? Alison Macleod, que observó este debate, comentó más tarde: "Esto podría haber sido una excusa para el silencio. Sin embargo, Campbell no guardó silencio en la década de 1930. Escribió un libro: La política soviética y sus críticos, que fue publicado por Gollancz en 1939. En esto defendió cada acción de Stalin y argumentó que los juicios de purga eran genuinos ". (70)

James Friell condenó a John Ross Campbell por apoyar la invasión. Le dijo a Campbell: "¿Cómo podría el Trabajador diario seguir hablando de una contrarrevolución cuando tienen que llamar a las tropas soviéticas? ¿Puede defender el derecho de un gobierno a existir con la ayuda de las tropas soviéticas? Gomulka dijo que un gobierno que ha perdido la confianza del pueblo no tiene derecho a gobernar. "Cuando Campbell se negó a publicar una caricatura de Friell sobre el levantamiento húngaro, abandonó el periódico." No podía concebir seguir haciendo caricaturas sobre los males del capitalismo y el imperialismo ", escribió," e ignorando los males reconocidos del comunismo ruso ". (71)

Campbell suplicó a los otros periodistas que estaban considerando dejar el periódico: "Soy de los que detestan cualquier posibilidad de regreso al estalinismo. Tengo una solicitud muy simple que hacer a cualquier compañero que planee dejar el periódico. Piénselo por ¡24 horas! No lo hagas de una manera que cause el máximo daño a nuestro periódico ... Si un miembro destacado del personal abandona el periódico en este momento, no es un acto ordinario, sino un golpe mortal ". (72)

Más de 7.000 miembros del Partido Comunista de Gran Bretaña dimitieron por lo ocurrido en Hungría. Uno de ellos recordó más tarde: "La crisis dentro del Partido Comunista Británico, cuya existencia ahora se admite oficialmente, es simplemente parte de la crisis dentro de todo el movimiento comunista mundial. El tema central es la eliminación de lo que ha llegado a conocerse como Estalinismo. Stalin está muerto, pero los hombres que entrenó en métodos de odiosa inmoralidad política aún controlan los destinos de los Estados y los partidos comunistas. La agresión soviética en Hungría marcó el resurgimiento obstinado del estalinismo en la política soviética y deshizo gran parte de los buenos resultados. Trabajar para aliviar la tensión internacional que se había hecho en los tres años anteriores. Al apoyar esta agresión, los líderes del Partido Británico demostraron ser estalinistas impenitentes, hostiles en lo principal al proceso de democratización en Europa del Este. Deben ser combatidos como tales. " (73)

Campbell dejó el Trabajador diario en 1959 y permaneció leal a la Unión Soviética hasta lo que se conoció como la Primavera de Praga. En enero de 1968, el Comité Central del Partido Checoslovaco aprobó un voto de censura a Antonin Novotny y fue reemplazado por Alexander Dubcek como secretario del partido. Poco después Dubcek pronunció un discurso donde afirmó: "Tendremos que eliminar todo lo que estrangula la creatividad artística y científica". Durante las próximas semanas Dubcek anunció una serie de reformas. Esto incluyó la abolición de la censura y el derecho de los ciudadanos a criticar al gobierno. Dubcek describió esto como "socialismo con rostro humano". (74)

Los periódicos comenzaron a publicar revelaciones sobre la corrupción en las altas esferas. Esto incluyó historias sobre Novotny y su hijo. El 22 de marzo de 1968, Novotny dimitió como presidente de Checoslovaquia. Ahora fue reemplazado por un partidario de Dubcek, Ludvik Svoboda. Al mes siguiente, el Comité Central del Partido Comunista publicó un ataque detallado contra el gobierno de Novotny. Esto incluyó su pobre historial en materia de vivienda, nivel de vida y transporte. También anunció un cambio completo en el papel del miembro del partido. Criticó la visión tradicional de que los miembros se vean obligados a brindar obediencia incondicional a la política del partido. En cambio, declaró que cada miembro "no sólo tiene el derecho, sino el deber de actuar de acuerdo con su conciencia". El nuevo programa de reforma incluyó la creación de comités de empresa en la industria, el aumento de los derechos de los sindicatos para negociar en nombre de sus miembros y el derecho de los agricultores a formar cooperativas independientes. (75)

En julio de 1968, el liderazgo soviético anunció que tenía pruebas de que la República Federal de Alemania estaba planeando una invasión de los Sudetes y pidió permiso para enviar al Ejército Rojo para proteger Checoslovaquia. Alexander Dubcek, consciente de que las fuerzas soviéticas podrían utilizarse para poner fin a la Primavera de Praga, rechazó la oferta. El 21 de agosto de 1968, Checoslovaquia fue invadida por miembros de los países del Pacto de Varsovia. Para evitar el derramamiento de sangre, el gobierno checo ordenó a sus fuerzas armadas que no resistieran la invasión. Dubcek y Svoboda fueron llevados a Moscú y poco después anunciaron que, después de una "discusión libre y de camaradas", Checoslovaquia abandonaría su programa de reformas. (76)

John Ross Campbell, que ya no dependía del apoyo financiero de Moscú, condenó la invasión. También lo hicieron otros líderes del Partido Comunista de Gran Bretaña, incluido John Gollan, el secretario general. Gollan estaba de vacaciones en ese momento y se dejó en manos de su adjunto, Reuben Falber, emitir un comunicado pidiendo la retirada de las tropas. Falber argumentó más tarde: "No teníamos ninguna duda de lo que debíamos hacer. Era nuestra responsabilidad declarar públicamente nuestra total oposición a la intervención liderada por los soviéticos". Chris Myant, quien afirma que Falber era el hombre responsable de recaudar fondos de la Unión Soviética, señaló: "De modo que el funcionario que recaudó el dinero soviético se encontró en los escalones de las oficinas del partido entregando personalmente la declaración a los reporteros que esperaban condenando las acciones de sus pagadores ". (77)

Monty Johnstone, que había sido "excluido de los asuntos de PC de alto nivel durante casi una década por hacer preguntas incómodas", publicó un folleto con el título La lucha de Checoslovaquia por la democracia socialista. El previamente leal Sam Russell fue enviado a Checoslovaquia, por George Matthews, el editor de La estrella de la mañana, para producir algunos artículos prosoviéticos. Estos artículos no aplacaron a Moscú y decidieron recortar la financiación del CPGB. (78)

John Ross Campbell murió el 18 de septiembre de 1969.

Una de las características más importantes de la enseñanza de Lenin es la relativa al papel de un partido revolucionario en las luchas de los trabajadores. La teoría de Lenin, basada en una larga experiencia del movimiento obrero, choca no solo con los principios defendidos por la socialdemocracia, sino también con los defendidos por ciertas escuelas marxistas en Gran Bretaña.

Los partidos socialistas moderados existentes alcanzaron su mayor desarrollo en los años previos a la guerra, cuando el capitalismo se expandía y las ganancias del robo colonial fluían en un flujo constante hacia las manos de los grandes capitalistas en los principales países capitalistas. Esos capitalistas pudieron otorgar una serie de reformas sociales a los trabajadores y difundir entre ellos la ilusión de un progreso constante, bajo el capitalismo, hacia un mayor estado de bienestar.

Como consecuencia de este desarrollo, surgió en el Movimiento Socialista la escuela “revisionista” que sostenía que el análisis marxista estaba equivocado, que el capitalismo no avanzaba hacia una crisis y que la lucha de clases, lejos de intensificarse, se ablandaba.

En teoría, esta doctrina revisionista nunca fue plenamente aceptada por los partidos socialistas continentales. En sus programas, la doctrina marxista siguió teniendo un lugar de honor asignado. Las frases marxistas se utilizaron ampliamente en los discursos y en la prensa. La práctica de estos partidos, sin embargo, era completamente revisionista. Por tanto, en los partidos socialdemócratas existía una total discordancia entre la teoría y la práctica.

Como a los partidos les preocupaba principalmente conseguir mayorías electorales, la cuestión de la disciplina era, naturalmente, secundaria. Grupos con los puntos de vista más diversos de la teoría y la política socialistas protegidos bajo el mismo paraguas socialdemócrata expansivo. El resultado fue que los partidos socialdemócratas contenían grupos y escuelas que libraban una guerra continua entre sí. No hubo unidad ideológica.

Contra este método de organización del partido, Lenin libró una guerra implacable. Las condiciones en Rusia eran tales que solo un partido disciplinado, ideológicamente unido bajo una fuerte dirección central, que armonizara la teoría con la práctica, podría conducir a los trabajadores en la lucha.

Esta idea del papel de un partido era naturalmente más aceptable en Rusia, donde los trabajadores se organizaban y luchaban ilegalmente, que en los países de Europa occidental, en los que las ideas liberales habían infectado al movimiento obrero.

Sin embargo, desde la guerra, la expansión del capitalismo de Europa occidental se ha detenido. Ya no es capaz de echarle tragos a los trabajadores, pero solo puede vivir intensificando su explotación y su miseria.

Por lo tanto, en Europa occidental también estamos entrando en un período de lucha de masas que conduce a la conquista del poder.

Solo es necesario imaginarse el problema de llevar a las grandes masas a la lucha de manera efectiva para darse cuenta de que, a menos que esas masas estén bajo la influencia de un liderazgo capacitado y disciplinado, sus esfuerzos serán esporádicos, caóticos y sin rumbo.

Un Partido Comunista es un partido que abarca o aspira a abarcar a todos los miembros avanzados de la clase trabajadora. Encarna la experiencia colectiva de la clase trabajadora ganada en la lucha contra el capitalismo. Un partido así debe estar estrechamente vinculado con los trabajadores, entendiendo sus problemas, sintiendo sus estados de ánimo y ayudándolos en la lucha diaria. Es fatal para un partido de los trabajadores seguir una política que no tenga en cuenta el estado de ánimo de las masas.

Debe estar en contacto no con los trabajadores más activos de las ramas sindicales y los Partidos Laborales Locales, sino que también debe estar en contacto con las masas de trabajadores en el taller. (De ahí los grupos de fábricas).

Sin embargo, un partido revolucionario debe liderar a los trabajadores. No debe dejarse arrastrar por las masas, sino comprender el desarrollo de los acontecimientos, dar su liderazgo a los trabajadores para que su lucha se lleve a cabo de la manera más eficaz y revolucionaria. Debe convertirse en el líder político de la clase trabajadora.

El 30 de julio, el director de la fiscalía puso el artículo en conocimiento del fiscal general, Sir Patrick Hastings. Hastings fue un defensor brillante, pero un novato en la política laborista; parece no haber pensado en el efecto que podría tener una acusación en el movimiento laborista. Decidió que el artículo era una incitación al motín, e instruyó al director de la fiscalía pública para que iniciara tales procedimientos en virtud de la Ley de incitación al motín, como creyera conveniente. El sábado siguiente, se otorgó una orden de arresto contra el editor, John Campbell. La noticia se informó en la prensa; y el 6 de agosto, Hastings tuvo que responder preguntas al respecto en la Cámara de los Comunes. Hubo protestas airadas de los bancos laboristas. Maxton preguntó si el primer ministro había leído el artículo y si sabía que el punto de vista expresado en él era compartido por un gran número de miembros laboristas; Buchanan señaló que el artículo expresaba "las opiniones y conclusiones de las conferencias del Partido Laborista"; Scurr y Lansbury amenazaron con plantear el asunto en el debate sobre el proyecto de ley de apropiación. Después de las preguntas, Hastings vio a Maxton y algunos de sus colegas en su habitación de la Casa. Le dijeron que Campbell era sólo el editor en funciones y que tenía un excelente historial de guerra; se puede suponer que también le dijeron que si persistía con la acusación, incurriría en una amarga hostilidad por parte del ala izquierda de su propio partido.

El jurado ha encontrado a doce hombres culpables del grave delito de conspiración para publicar libelos sediciosos e incitar a la gente a inducir a soldados y marineros a quebrantar sus juramentos de lealtad. Cinco de ustedes, Inkpin, Gallacher, Pollitt, Hannington y Rust irán a prisión durante doce meses.

Los siete restantes han escuchado lo que he tenido que decir sobre la sociedad a la que pertenecen. Aquellos de ustedes que no prometan irán a la cárcel.

El caso contra el Consejo General es que se negó a prepararse contra el O.M.S. arma rompehuelgas del Gobierno, y que sucumbió absolutamente al arma rompehuelgas del Gobierno de la Comisión del Carbón. En todos los meses transcurridos entre la concesión del subsidio y la emisión del Informe de la Comisión del Carbón, el Consejo General se negó a elaborar una política salarial coherente a seguir en relación con el conflicto minero. La razón de esto era obvia. Nada de lo que pudiera hacer la Comisión del Carbón podría alterar los hechos básicos de la industria minera, a saber, que los salarios actuales no podrían pagarse sin la adopción de un sistema drástico de nacionalización y unificación sin compensación, o mediante la continuación del subsidio. Ambos métodos de retener los salarios mineros fueron ignorados porque ambos implicaban un desafío a los principios normales sobre los que se lleva a cabo la industria capitalista, y suponían una preparación para ejercer presión sobre el gobierno.

El resultado de su negativa a adoptar una política salarial coherente fue que el Consejo General simplemente siguió adelante, esperando que el Informe de la Comisión del Carbón, que el Gobierno tenía la intención de utilizar como arma contra los mineros, de alguna manera milagrosa resultara ser un fracaso. arma dirigida contra los mineros y la ofensiva capitalista.

Cada enemigo débil, corrupto o ambicioso del socialismo dentro de la Unión Soviética ha sido contratado para hacer un trabajo sucio y malvado. Expresamos plena confianza en nuestro Partido Hermano.

La diferencia entre Lenin y Trotsky en cuanto al carácter del partido revolucionario pronto se amplió.
a una diferencia sobre el carácter de la revolución rusa. Que la revolución sería en su primera fase una revolución burguesa fue reconocido por los partidarios de las dos tendencias de la socialdemocracia rusa que emergieron en forma definida después del Congreso de 1903. Los mencheviques (socialistas reformistas) sostenían que como la revolución era claramente una revolución burguesa, la táctica debe ser empujar a los capitalistas al poder y mantener la presión sobre ellos para mantenerlos en el cumplimiento de los objetivos básicos de la revolución, es decir, la abolición de todos los aspectos del feudalismo, el establecimiento de un gobierno constitucional y democrático, y la concesión de plenos derechos a las organizaciones de la clase trabajadora. Era necesario, sostenían los socialistas de derecha, que los trabajadores siguieran una política que asegurara la cooperación de los partidos capitalistas. Sería fatal, argumentaron, que la clase trabajadora siguiera una política que de alguna manera pudiera alarmar a los capitalistas o arrojarlos a los brazos del zar. Por otro lado, argumentaron que, por tratarse de una revolución burguesa, la clase obrera no podía tomar parte en el gobierno revolucionario, sino que debía permanecer en la oposición, movilizando toda la presión necesaria sobre el gobierno para asegurar que no rehuyera llevar a cabo a través de la revolución democrática hasta el final. Para los mencheviques, las principales fuerzas de la revolución eran los capitalistas, los trabajadores y la clase media de las ciudades, y como era una revolución burguesa, pensaban que debía estar bajo la dirección de los capitalistas.

Los bolcheviques, los marxistas revolucionarios, sostenían que, si bien la revolución que se avecinaba era una revolución burguesa con respecto a sus objetivos, no se seguía que debía estar bajo la dirección de la clase capitalista. Por el contrario, el
Cuanto más subiera la marea revolucionaria, más sentirían los capitalistas el peligro de que arrasara con su posición privilegiada, y más se inclinarían a hacer un trato con el zarismo. Para frenar a los trabajadores de militantes
la acción para no alarmar a los capitalistas equivaldría, sostenían, a frenar la revolución misma. En la situación que estaba creciendo en Rusia, la clase trabajadora era la única clase revolucionaria consistente.

No debe buscar una posición subordinada a los capitalistas en la lucha revolucionaria. Por el contrario, debe ponerse a la cabeza del movimiento, esforzándose por ganar una influencia dominante sobre todos los sectores del pueblo ruso, particularmente del campesinado que constituye la abrumadora mayoría de la población. Lejos de que la clase obrera eludiera la responsabilidad gubernamental, debía participar en el gobierno provisional revolucionario, "la dictadura democrática revolucionaria de obreros y campesinos", porque sólo en eso estaba la garantía de que la revolución se llevara a cabo hasta el final. Al contrario de los mencheviques, los bolcheviques vieron que el aliado más cercano de la clase obrera era el campesinado y no la clase capitalista. No previeron una revolución democrática y luego un largo período de desarrollo capitalista.

Por el contrario, enfatizaron que no existía una barrera inseparable entre la revolución democrática y la revolución socialista, y que la lucha de clases de los trabajadores y de los sectores más pobres del campesinado podía trasladar a la una a la otra.

Trotsky ocupaba una posición que era formalmente diferente tanto del bolchevismo como del menchevismo, aunque en todas las cuestiones prácticas más cercana a este último. Estuvo de acuerdo con los bolcheviques en su valoración de los capitalistas liberales; no los tendría como aliados. Estaba de acuerdo con los mencheviques en su valoración del campesinado; ellos también eran más que dudosos como aliados. Por supuesto, el movimiento espontáneo del campesinado podría ayudar en la lucha contra el zarismo, pero el zarismo solo podría ser reemplazado, no por una dictadura revolucionaria de obreros y campesinos, sino por un gobierno obrero. Este Gobierno avanzaría para atacar la propiedad privada, incluida la propiedad privada de los campesinos. Al hacerlo, despertaría la resistencia del campesinado. Por otro lado, estimularía a los trabajadores de los países europeos avanzados a tomar el poder y establecer el socialismo y, a su vez, acudirían en ayuda del Gobierno de los trabajadores en Rusia en sus dificultades. Esta teoría, conocida como la teoría de la "revolución permanente", fue durante mucho tiempo objeto de una amarga controversia entre Trotsky y Lenin.

Tanto amigos como enemigos admiten que se han producido grandes cambios en la Unión Soviética como resultado de los planes quinquenales. Todos reconocen que la Unión Soviética está ahora en posesión de decenas de industrias importantes que antes no poseía, que se ha producido una poderosa revolución técnica en la agricultura. Pero, ¿qué significan estos cambios con respecto a las relaciones del hombre y el hombre en la sociedad? ¿Es cierto que los cimientos del socialismo están bien y verdaderamente sentados y que el ritmo de avance no tiene parangón en la sociedad capitalista?

Los líderes de la Unión Soviética afirman que es así. "Nuestra sociedad soviética ya ha logrado, en general, lograr el socialismo", dice Stalin. "Ha creado un sistema socialista; es decir, ha provocado lo que los marxistas
en otras palabras, llamemos a la primera o fase inferior del comunismo. Por lo tanto, en general, ya hemos logrado el primer
fase del comunismo, socialismo "(Stalin, Discurso sobre la Constitución soviética, 25 de noviembre de 1936).

Trotsky se opone violentamente a esta estimación, quien declara que lo que se ha logrado es simplemente un "régimen preparatorio de transición del capitalismo al socialismo" (La revolución traicionada, pag. 52). Alega que este preparatorio
régimen está engendrando crecientes desigualdades entre los miembros de la sociedad y que es gobernado por un régimen incontrolado
burocracia. Antes de que esta sociedad en transición pueda desarrollarse hacia el socialismo, afirma Trotsky, es imperativo que
debería haber "una segunda revolución suplementaria - contra el absolutismo burocrático" (p. 272); "La burocracia sólo puede ser eliminada por una fuerza revolucionaria. Y, como siempre, cuanto más audaz y decisivo es el ataque, hay menos víctimas" (p. 271). La victoria sobre la burocracia dentro de la Unión Soviética y el avance hacia el socialismo depende en cierta medida de la victoria previa de la revolución en el resto de Europa (p. 274).

Esta es la segunda versión de la tesis de que el socialismo en un solo país es imposible, reemplazando como veremos
una versión anterior que todo el desarrollo de la Unión Soviética ha desacreditado ahora por completo. Es este aspecto del trotskismo el que hoy se sirve para el consumo público y es un camuflaje de "izquierda" para las tácticas reales de Trotsky, que si bien se basan en la misma tesis están lejos de ser "de izquierda" ni en su contenido ni en su finalidad.

Nos vemos obligados a abordar los argumentos de Trotsky, no porque expresen sus verdaderos objetivos, sino porque esos
Los argumentos son la fuente de la mayor parte de la propaganda antisoviética de hoy. Son utilizados por los fascistas alemanes e italianos que están preparando un ataque militar contra la Unión Soviética. "Miren, amigos míos", dice en efecto Goebbels a los socialistas y comunistas alemanes, "lo que Trotsky está diciendo sobre el Estado soviético. Ya no es un Estado socialista digno de su apoyo, sino un Estado dominado por una burocracia parasitaria, que vive de el pueblo ruso ". Estos y otros argumentos similares son difundidos por los fascistas, no solo para debilitar la fe de las masas en la Unión Soviética, sino también para debilitar la fe de las masas en sí mismas.

También son atacados con entusiasmo por los oponentes del comunismo en el movimiento obrero.Los líderes sindicales de derecha, en conflicto creciente con sus propias bases progresistas, se complacen en tomar prestados argumentos antisoviéticos del arsenal de Trotsky, porque es necesario debilitar la simpatía de los sindicalistas activos por el comunismo. Los mismos argumentos los sostienen los radicales de clase media, quienes, sin comprender el contenido revolucionario de la política comunista actual, imaginan que están criticando al comunismo desde la izquierda. Debido a que el trotskismo es la fuente de todas esas corrientes de "críticas" que confunden y debilitan a la clase trabajadora, es necesario abordarlo con cierta extensión.

El conocido trotskista estadounidense Max Eastman, uno de los amigos de Trotsky, hace la asombrosa afirmación de que "la primera fase del comunismo" es una invención de los estalinistas. Esto es típico de lo que pasa por "crítica" entre los trotskistas. El hecho de que Lenin en Estado y Revolución, y en La gran iniciativa y otras obras se refieren al "socialismo, la primera fase del comunismo" no pueden haber escapado a la atención de Max Eastman; pero los desarrollos en la Unión Soviética, alterando su teoría previa de la imposibilidad de construir el socialismo en una sola
país, han reducido a los principales trotskistas a una condición de total irresponsabilidad de palabra y de hecho.

"Si nos preguntáramos en qué se diferencia el comunismo del socialismo", dijo Lenin, "tendríamos que responder que el socialismo es la sociedad que surge directamente del capitalismo, que es la primera forma de la nueva sociedad. Comunismo, Por otra parte, es una forma superior de sociedad, que sólo puede desarrollarse cuando el socialismo se ha afianzado firmemente. El socialismo implica el desempeño del trabajo sin la ayuda de los capitalistas, implica el trabajo social acompañado de la más estricta contabilidad, control y supervisión de la parte de la vanguardia organizada, la sección más avanzada
de los trabajadores. Además, implica que deben determinarse las normas laborales y el monto de la compensación por el trabajo "(Obras seleccionadas, Vol. VIII, p. 239).

Será difícil para los más inescrupulosos negar que lo que existe en la Unión Soviética en este momento no difiere sustancialmente de la descripción del socialismo dada por Lenin anteriormente.

De modo que cuando después de que el Partido lo ha echado y Trotsky ve un intento real, en el Plan Quinquenal de liquidar las secciones capitalistas restantes en Rusia, profetiza la derrota como cierta. "Las políticas aventureras de Stalin están llevando al país a su perdición", grita.

Cuando los elementos capitalistas son liquidados y la ruina no se materializa, Trotsky pasa al punto de vista de los más acérrimos opositores "socialistas" de derecha a la Revolución Rusa; Acusa a los líderes bolcheviques de seguir una política que debe llevar al país al caos económico y la guerra civil. Para revertir esta política "peligrosa" que se basa en el "supuesto" de que el socialismo se puede construir en un solo país, primero exige la reforma de
gobierno soviético, y luego aboga por su derrocamiento armado. Busca preparar la mente de la clase trabajadora en el extranjero para el momento en que su política terrorista tenga que salir a la superficie lanzando una vil campaña pública.
en el que acusa a los líderes soviéticos de su propia enfermedad, a saber, el bonapartismo. Todas las críticas aparentemente de "izquierda" a la Unión Soviética contenidas en La revolución traicionada no son más que una preparación a escala internacional para el golpe
que Trotsky y sus aliados están preparando dentro de la Unión Soviética.

Esa es la evolución de Trotsky como se muestra en sus escritos públicos. ¿Hay, por tanto, algo increíble en el punto de vista de que una vez que haya derrocado al gobierno bolchevique existente considere necesario recurrir a una medida de restauración capitalista?

Sin embargo, la mayoría de los críticos de los juicios de Moscú se descalifican de inmediato al ignorar el desarrollo histórico del trotskismo. Discutieron sabiamente el "misterio" de por qué los trotskistas se volvieron contra el gobierno soviético cuando la clave del misterio se revela parcialmente en los primeros escritos públicos del propio Trotsky. Ellos
afirmar la improbabilidad de que Trotsky organice el asesinato de Stalin, en el mismo momento en que Trotsky en su
El trabajo publicado describe cómo todo el poder se concentra en manos de Stalin y exige la destitución de Stalin mediante una revolución armada. Pero si la revolución armada tarda en llegar, ¿no aceleraría el proceso el asesinato del hombre que ha concentrado tanto poder en sus manos?

Estas consideraciones no prueban que Trotsky sea culpable de lo que se le acusó en los juicios de Moscú. Eso es asunto de la propia evidencia. Pero descartan enfáticamente la sugerencia de que es políticamente increíble que Trotsky y sus aliados pudieran haberse involucrado en tal actividad.

Desde el momento en que fue expulsado del Partido Comunista de la Unión Soviética, Trotsky no pudo ver nada más que un inminente colapso económico y una guerra civil. En 1928 lo encontramos escribiendo desde su exilio al Sexto Congreso de la Internacional Comunista en los siguientes términos: "En lugar de decirles (es decir, a los trabajadores rusos) mentiras acerca de haber realizado el socialismo del 90 por ciento, debemos decirles que nuestro nivel económico, nuestras condiciones sociales y culturales, se aproximan hoy mucho más al capitalismo, y un capitalismo atrasado e inculto, además, que al socialismo. Debemos decirles que entraremos en el camino de la construcción socialista real sólo cuando el proletariado de los países más avanzados habrá conquistado el poder, que es necesario trabajar incansablemente para ello, utilizando ambas palancas: la palanca corta de nuestros asuntos económicos internos y la palanca larga de la lucha proletaria internacional "(L. Trotsky, Sobre el proyecto de programa del Komintern, 1928). Nótese que, en opinión de Trotsky, la Unión Soviética ni siquiera puede emprender un camino socialista sin el apoyo de una revolución obrera en otros países.

Toda esta política derrotista de Trotsky y las derechas estaba en la más aguda oposición a la del gobierno soviético.
y el Partido Comunista de la Unión Soviética, que no andaba chillando por la necesidad de retirarse, el
abandono de todos los colectivos menos los más exitosos y el abandono de la política de "liquidar el
kulaks ". Por el contrario, el Partido Comunista estaba comenzando su lucha audaz y valiente para lidiar con el
dificultades que se estaban experimentando en el campo de la colectivización, para que todas las granjas colectivas fueran exitosas y para continuar sin vacilar la política de eliminar todos los elementos capitalistas de la agricultura. Estaba a punto de movilizar a 25.000 miembros de confianza del Partido para trabajar en las secciones de política de las granjas colectivas; el deber de estas secciones, con la ayuda de todos los comunistas y de la gran mayoría de los campesinos, era aplastar a los saboteadores y velar por que todos pusieran su peso en la Estación de Máquinas y Tractores o en la finca, y dar ayuda activa en la solución de todos los problemas a los que se enfrentaban las granjas colectivas. El resultado fue la superación de las dificultades y el poderoso avance de la agricultura soviética a partir de 1934.

Pero en torno al programa trotskista se estaban reuniendo muchos de los derrotistas conocidos del Partido. No había
trabajadores entre ellos. Fueron extraídos en su mayor parte de aquellos estratos de la sociedad soviética que estaban más fuera de
contacto con los trabajadores. Zinoviev y Kamcnev estaban naturalmente presentes en cualquier agrupación basada en una política de retirada ante las dificultades; muchos de los ex líderes trotskistas como Radck y Pyatakov habían vuelto a su vómito, y estos procedieron a establecer relaciones con el grupo de derecha liderado por Bujarin, Tomsky y Rykov.

El acercamiento entre los derechistas y los trotskistas fue facilitado por el hecho de que Trotsky, para usar el de Bujarin
frase, se había despojado del uniforme izquierdo y adoptaba una posición indistinguible de la de los derechistas a los que antes se había burlado. Esta no fue de ninguna manera la primera ocasión en la que los derechistas y los trotskistas y zinovievistas entablaron conversaciones con miras a elaborar una política común.

Cuando en 1928 Bujarin estaba sintiendo su camino para desarrollar la oposición al primer Plan Quinquenal, particularmente en el
cuestión campesina, se acercó a Kamanev con miras a formar un bloque contra la línea del Partido. "La política de Stalin conduce
"A la guerra civil", declaró a Kamanev, "Tendrán que ahogar en sangre los levantamientos". Aquí hay un pronóstico histérico similar al de Trotsky.

Los derechistas y los trotskistas encontraron una base más o menos común en la plataforma Ryutin (mencionada en la declaración de Bujarin citada anteriormente), que circuló en el apogeo de las dificultades relacionadas con la resistencia de los kulak a la colectivización en 1932. Ryutin, un derechista que había sido secretario del Comité Regional de Moscú, se encontraba en prisión en el momento en que este documento estaba en circulación, y es cierto por las admisiones de los acusados ​​en el tercer juicio de Moscú que se trataba de una producción colectiva, que encarnaba las opiniones de la principales derechistas del Partido.

La esencia del programa Ryutin era que exigía la disolución de las granjas colectivas y estatales, y el arrendamiento de fábricas soviéticas a capitalistas extranjeros. El documento fue notable, sin embargo, porque contenía una incitación a actos terroristas, particularmente contra Stalin, contra quien el documento dirigía una diatriba particularmente vengativa. Junto a los derechistas que fueron sorprendidos circulando este documento había varios trotskistas de segundo rango. Los dirigentes de la derecha, que como sabemos ahora habían discutido exhaustivamente el documento, permanecieron en un segundo plano, mientras que Zinoviev y Kamenev habían sido capturados con "la mercancía encima" y habían sido expulsados ​​del Partido.

Hacia principios de 1932, la posición de los grupos de oposición era la siguiente:

1. Un grupo mixto trotskista y zinovievista, que fue expuesto en el primer juicio de Moscú en agosto de 1936. Los más prominentes en este grupo fueron Zinoviev y Kamenev, los líderes de la antigua oposición de Leningrado; I. N. Smirnov, uno de los más decididos partidarios de Trotsky durante las discusiones de 1923-27, y A. E. Dreitzer, sobre cuyos hombros recayó la mayor parte del trabajo organizativo diario de este grupo.

Trotsky caracteriza a este último de la siguiente manera: "Dreitzev era un oficial del Ejército Rojo. Durante y después de mi expulsión, junto con diez o doce de los oficiales, organizó una guardia alrededor de mi casa". Otros seguidores de Trotsky en este grupo fueron S. V. Mrachkovsky, E. S. Holtzmann, V. A. Ter-Vaganyan, V. P. Olberg, R. Pickel, M. Lurye, N. Lurye, K. B. Bernan-Yurin. Los zinovievistas eran I. Bakayev, LI. Reingold, G. Evdokimov.

2. Un centro paralelo de trotskistas que fue expuesto en el segundo juicio en enero de 1937, consistió en YL Pyatakov, K. Radek, GY Sokolnikov, L. Serebryakov, NI Muralov, Y. Livshitz, Y. Drobnis, M. Boguslavsky, I Knyazev, S. Rataichak, BO Norkin, A. Shestov, M. Stroilov, YD Turok, I. Hrasche, G. Pushin, V. Arnold.

Este grupo ocupó posiciones mucho más importantes en la economía soviética que el primer grupo mencionado. Pyatakov era vicecomisario de Industria Pesada y pudo colocar a otros miembros del grupo en puestos clave, Ralaichak era jefe de la Administración Central de la Industria Química y pudo hacer lo mismo.

3. El bloque de derechistas y trotskistas expuestos en el tercer juicio en marzo de 1937. El grupo predominante en esta combinación estaba compuesto por los líderes derechistas N. Bujarin, A. Rykov y G. G. Yagoda. Bujarin había sido considerado como uno de los teóricos —aunque endiabladamente inestable— del Partido. En el momento de su arresto estaba comprometido con un trabajo científico y periodístico responsable y tenía una reputación internacional adquirida a través de sus popularizaciones - y deformaciones - del marxismo. Rykov era un ex primer ministro de la Unión Soviética y Yagoda, hasta 1936, había sido el jefe de la policía política. El elemento trotskista en este centro estaba compuesto por destacados diplomáticos y ex diplomáticos como K. Rakovsky, ex embajador en Londres y París; N. Krestinsky, ex embajador en Berlín; S. Bessonov, A. Rosengoltz. Varios nacionalistas burgueses que se habían unido al
Comunista. Partido de la Unión Soviética, que creía que iba en la dirección de la restauración capitalista y que, a medida que se desarrollaba el Plan Quinquenal, se volvía cada vez más hostil al gobierno soviético, eran los aliados cercanos de la derecha en esta agrupación. F. Grinko, A. Ikhramov y F. Khodjaycv fueron representantes destacados de esta tendencia. M. Chernov era un ex menchevique que mantenía conexiones con los centros mencheviques en el extranjero. Luego hubo un grupo de médicos bajo la influencia de Yagoda, los Dres. Levin, D.D. Pletnev, I. Kazakov, V. Máximo-Dikovsky.

I. Zelenskv fue el ex director de la Administración de Cooperativas de Ail-Union. Otros de menor importancia política
importancia, espías y herramientas del liderazgo dominante, fueron V. Ivanov, P. Zubarev, P. Bulanov, P. Krvuchkov y V. Sharangovich.

4 Un grupo militar cuyos líderes más conocidos fueron M. Tukhachevsky, I. Yakov, I. Uboreyitch, A. Kork, R. Eidemann, B. Feldman, V. Primakov y V. K. Putna. Estos operaron en una medida de forma independiente, pero mantuvieron contactos principalmente con los grupos de derecha.

En 1933 se estableció un centro de contacto a través del cual los grupos intercambiaron información y coordinaron la política. Los tres primeros grupos estuvieron en contacto constante con el exiliado Trotsky.

Estos grupos se unieron con un propósito común, detener la rápida industrialización, regresar a la agricultura individual en amplias extensiones del país y efectuar un regreso gradual al capitalismo. Su programa económico, como lo delineó Radek en su juicio, fue un desarrollo despiadado de lo que Trotsky describió públicamente en Economía soviética en peligro, y era similar al programa Ryutin. En el ámbito de la industria, dijo Radek, significaba: "no solo el otorgamiento de concesiones sobre empresas industriales de importancia para los Estados capitalistas, sino también la transferencia, la venta a propietarios capitalistas privados, de importantes empresas económicas que ellos especifiquen".

Trotsky contempló la emisión de préstamos de obligaciones, es decir, la admisión de capital extranjero para la explotación de aquellas fábricas que quedarían formalmente en manos del Estado soviético. "En el ámbito de la política agraria, él (es decir, Trotsky) afirmó con bastante claridad que las granjas colectivas tendrían que ser disueltas y propuso la idea de entregar tractores y otra maquinaria agrícola compleja a los campesinos individuales para revivir un nuevo estrato kulak. . Finalmente
Se afirmó abiertamente que habría que reactivar el capital privado en las ciudades. Estaba claro que significaba
la restauración del capitalismo. '' (Juicio del centro trotskista antisoviético, 1937, págs.113-4).

Trotsky expresó una gran satisfacción cuando le conté sobre la conversación de Sokolnikov con Tomsky y mi conversación con Tomsky, y también sobre los contactos que Radek y yo teníamos con Bujarin. Dijo que no se trataba sólo de una medida táctica, es decir, de unidad en la lucha contra un mismo enemigo, sino que esta unidad tenía en principio algún significado "(Juicio del centro trotskista antisoviético, 1937, págs.65-6).

Bujarin explicó: "Si mi postura programática se formulara de manera práctica, sería, en la esfera económica, el capitalismo de Estado, el próspero individuo mujik, la reducción de las granjas colectivas, las concesiones extranjeras, la cesión del monopolio del comercio exterior y , como resultado - la restauración del capitalismo en el país ... "Dentro del país nuestro programa actual - esto creo que debe decirse con todo énfasis - fue un desliz hacia la libertad democrático-burguesa, la coalición, porque desde el bloque con mencheviques, socialistas-revolucionarios, etcétera, se sigue que habría libertad de partidos, libertad de coalición, y se sigue bastante lógicamente de la combinación de fuerzas para la lucha, porque si se eligen aliados para derrocar al gobierno, el día después de la posible victoria serían socios en el poder. Un desliz no sólo hacia los caminos de la libertad democrático-burguesa, sino en el sentido político hacia caminos donde indudablemente hay elementos de cesarismo ”(Juicio del Bloque de Derechos Antisoviético y Trotskistas, págs. 381-2).

En respuesta a una intervención de Vyshinsky, Bujarin admitió que lo que él quería decir con cesarismo era fascismo: "Ya que en los círculos del 'bloque de derechos y trotskistas' había una orientación ideológica hacia los kulaks y al mismo tiempo una orientación hacia un 'revolución de palacio' y golpe de estado, hacia una conspiración militar y una guardia pretoriana de contrarrevolucionarios, esto no es más que elementos del fascismo "{Juicio al bloque de derechos antisoviético y a los trotskistas, pag. 382).

Otro grupo estaba trabajando en la misma dirección - para la restauración del capitalismo - pero este grupo también apuntaba a la creación de Estados nacionales separados sobre esta base capitalista. En el juicio de marzo de 1938, Grinko declaró que él y
otros nacionalistas ucranianos se habían unido al Partido Comunista en el período de la Nueva Política Económica, pero
"Continuó adhiriendo y luego intensificó nuestra posición nacionalista burguesa". Al principio, el grupo simplemente llevó a cabo
"reconocimiento político", porque en esta etapa: "Consideramos que la evolución de la NEP en la dirección que deseábamos no estaba excluida. Por otro lado, no veíamos en Europa las fuerzas en alianza con las que podíamos avanzar más decididamente "{Juicio al bloque de derechos antisoviético y a los trotskistas, Marzo de 1938, pág. 69).

Más tarde, cuando "incluso los ciegos pudieron ver" que la Nueva Política Económica no estaba conduciendo al capitalismo, "gradualmente hicimos sonar las fuerzas políticas extranjeras que podrían ayudarnos". En este período "la organización nacionalista ucraniana había asumido íntegramente la posición de los Derechos en cuestiones políticas generales, es decir, la posición de lucha contra la industrialización y la colectivización".

En 1935 y 1936 el grupo de Grinko estableció conexiones con los derechistas y los trotskistas, estando ya en contacto
con "ciertos Estados hostiles al poder soviético". La posición común de las derechas, los trotskistas y las organizaciones nacionalistas era que buscaban "la ayuda militar de los agresores" "Esto significaba socavar el poder de defensa de la Unión Soviética, socavar las actividades en el ejército y en la industria de defensa, abrir el frente en caso de guerra y provocación de esta guerra, significó ampliar las conexiones con elementos agresivos antisoviéticos en el exterior;
significaba consentir en el desmembramiento de la URSS y compensar a los agresores a expensas de los territorios fronterizos de la URSS "{Juicio del bloque de derechos y los trotskistas, Marzo de 1938, pág. 76).

Los trotskistas y los derechistas, que reorganizaron sus filas y atrajeron a las organizaciones nacionalistas burguesas
asociación con ellos en 1933, fueron confirmados en su curso por la llegada del fascismo en Alemania. A la oscura contrarrevolución campesina y nacionalista burguesa que intentaban desarrollar en el interior del país, era ahora
añadió la perspectiva de una invasión fascista respaldada con todos los recursos de una Alemania altamente industrializada. Estos pensamientos ocultos de Trotsky encuentran cierta expresión en varios pasajes de una resolución cuidadosamente camuflada sobre "La Unión Soviética y la Cuarta Internacional" escrita en el otoño de 1933.

"Está claro en cualquier caso", dice, "con el mayor declive del movimiento proletario mundial y la mayor extensión de la dominación fascista, no es posible mantener el poder soviético por mucho tiempo por medio de la política interna fuerzas solas ". Esta estimación, por supuesto, está matizada por la declaración demagógica: "La condición fundamental para la única reforma profunda del Estado soviético es la propagación victoriosa de la revolución mundial".

En La revolución traicionó a Trotsky en cierta medida repite este diagnóstico: "Si la guerra fuera sólo una guerra, la derrota de la Unión Soviética sería inevitable. En un sentido técnico, económico y militar, el imperialismo es incomparablemente más fuerte. Si no está paralizado por la revolución en Occidente, el imperialismo barrerá al régimen que surgió de la Revolución de Octubre ”(p. 216).

Trotsky, por supuesto, matiza esto declarando que la guerra no puede tomarse por sí sola, porque la guerra dará lugar a la revolución. Pero continúa prediciendo que sin la revolución mundial, la economía soviética está condenada incluso si la Unión Soviética sale victoriosa en una guerra. "Ninguna victoria militar puede salvar la herencia de la Revolución de Octubre si el imperialismo se mantiene en el resto del mundo" (p. 220).

En 1933 Trotsky fue aún más explícito: "El primer choque social, externo o interno, puede arrojar a la sociedad soviética atomizada a una guerra civil. Los trabajadores que han perdido el control sobre el Estado y la economía pueden recurrir a huelgas masivas como armas de autodefensa. El régimen de la dictadura se rompería bajo la embestida de los trabajadores y debido a la presión de las dificultades económicas los trusts se verían obligados a trastocar los comienzos planeados y entrar en competencia entre sí. eco violento y caótico
en el pueblo e inevitablemente sería arrojado al ejército. "El Estado socialista colapsaría, dando lugar al régimen capitalista, o, más correctamente, al caos capitalista" (La Unión Soviética y la Cuarta Internacional).

Esto fue más que una profecía. Era el objetivo de los conspiradores. Por lo tanto, está claro que los trotskistas estaban convencidos (1) de que la Unión Soviética, debido a su impulso al socialismo, se precipitaba precipitadamente hacia el desastre; y (2) que en el caso de una guerra su derrota era segura a menos que, como Trotsky se apresura a agregar para el consumo público, la revolución internacional acudiera en su ayuda.

Pero cualesquiera que sean las frases que se puedan vender al por menor para el consumo público, la concepción básica de los trotskistas conduce directamente a la política tal como la revelaron Radek y Pyatakov en su juicio.

Quienes sostienen que el terror y el sabotaje son armas ajenas al marxismo genuino tienen toda la razón; pero esto
No es para decir que son armas ajenas a un grupo de personas que, después de desertar del marxismo, habían llegado en 1933.
a las siguientes conclusiones: "La burocracia sólo puede ser obligada a ceder el poder en manos de la vanguardia proletaria por la fuerza ...

Pero la Unión Soviética, en opinión de Trotsky, está amenazada por la intervención fascista, de hecho ya se encuentra en un estado de "mitad
colapso ". ¿No sería aconsejable hacer un trato con los fascistas prometiéndoles, en el caso de un trotskista
victoria, algunas concesiones territoriales y económicas muy importantes para que adopten una actitud favorable al nuevo régimen?

Pero quizás el "choque externo", es decir, la guerra, vendría primero. Trotsky propuso cooperar con los fascistas para
asegurar su victoria, de modo que, en el colapso que siguió, los trotskistas pudieran llegar al poder sobre la base de
cesiones al fascismo.

La estimación de Bujarin del significado del fascismo y de la necesidad de llegar a un acuerdo con él fue incluso más allá de lo que Trotsky se atrevió a hacer en público. Hablando de Bujarin, Ivanov, uno de los acusados ​​en el tercer juicio, dijo: "Sabes, él (Bujarin) dijo, que el capitalismo ha entrado ahora en una nueva fase de desarrollo, y en esta nueva etapa el capitalismo está mostrando elementos bastante altos de El capitalismo, dijo, está revelando una fuerza nueva y fresca, expresándose en el progreso de la técnica, que en realidad equivale a una revolución técnica y al rejuvenecimiento del capitalismo, por así decirlo. Y que, en consecuencia, debemos revisar nuestra de las contradicciones, de las clases, de la lucha de clases, etcétera. Deben introducirse enmiendas fundamentales a Marx. El tratamiento de Marx de la cuestión de las revoluciones proletarias ya no era adecuado. La doctrina de Lenin y Stalin de que la época del imperialismo Ésta era una época de revoluciones proletarias era, dijo, una utopía sumamente dañina. Ésta, de hecho, era la posición desde la que partimos y que nos condujo al fascismo ... Bujarin dijo que yo no había pensado en esto pregunta
lo suficientemente profundo. El fascismo, dijo, correspondía a las últimas tendencias en el desarrollo del capitalismo. Llegamos directamente al fascismo "{Juicio del bloque de derechos y trotskistas, págs.118-119).

En los juicios, tanto Radck como Sokolnikov dieron la evidencia más detallada de sus conversaciones con German.
diplomáticos que estaban explorando la fuerza del acuerdo con la Alemania nazi y Japón que había sido
arribado por Trotsky.

Se puede objetar que no había nada en la posición política anterior de tales personas que los hiciera transformarse en tan despreciables traidores. Se sostiene que pueden haber dudado de la posibilidad de construir el socialismo en la Unión Soviética; pueden haber deseado la desaceleración de la industrialización y la colectivización; Es posible que hayan creído que la derrota de la Rusia soviética en una guerra con los Estados fascistas era inevitable y que, por lo tanto, se debe buscar un compromiso con los fascistas (1) desde el punto de vista de permitir que el grupo llegue al poder y realice su programa; y (2) desde el punto de vista de asegurar que la Unión Soviética no sea completamente invadida por el fascismo; pero ¿por qué, se pregunta, deberían llegar a ser degenerados y traidores tan descarados?

"En verdad se puede decir", escribió Lenin en una ocasión, "que un pequeño error persistido, demostrado sabiamente y" llevado a su conclusión lógica ", se convertirá en una monstruosidad". De la misma manera, un gran error, persistido, sabiamente demostrado y llevado a su conclusión lógica, puede convertirse en un crimen monstruoso. Cuando los diversos grupos de oposición comenzaron a unirse en 1932, estaban principalmente preocupados por cambiar la política del gobierno que creían estaba llevando al país a la ruina, pero la lógica de su lucha los llevó paso a paso a una posición en la que se convirtieron en poco más que las marionetas traidoras del fascismo extranjero.

"Consideramos", declaró Sokolnikov, "que el fascismo era la forma más organizada de capitalismo, que
triunfo, se apoderaría de Europa y nos ahogaría, por lo tanto, era mejor aceptarlo, era mejor consentir en un compromiso en el sentido de retirarse del socialismo al capitalismo. Todo esto se explicaba con el siguiente argumento: mejor hacer ciertos sacrificios, incluso muy severos, que perderlo todo. Debo explicar, enfatizar este principio, porque sin él sería absolutamente imposible entender cómo el bloque y el centro del bloque podrían haber entrado en el rumbo de la lucha terrorista, de la lucha de demolición, de los actos diversificados, en una posición derrotista. "(ibíd., pág. 151).

Esa fue la actitud del bloque cuando empezó a entablar relaciones con los fascistas. "Teníamos que resolver un problema político que consistía en un solo punto", continuó Sokolnikov, "podríamos, adoptando este camino tan doloroso, que en lo que respecta a la dirección del Partido existente, en lo que respecta al poder soviético, en lo que respecta a la Unión Soviética Unión, representaba, como entendimos muy bien, una serie de los crímenes más atroces, de los crímenes más vergonzosos, representaba traición, etc., teníamos que decidir si después de pagar este precio podríamos utilizar esta fuerza hostil ".

Así, por fin toda la lógica del trotskismo, de la doctrina de la imposibilidad de construir el socialismo en un solo país,
de la confianza en aquellos sectores de la población que no querían que se construyera el socialismo, encuentra su expresión acabada.

Por otro lado, fue la clase trabajadora, decidida a construir el socialismo en la Unión Soviética, la que administró
los golpes más duros a los trotskistas. Fue en las grandes empresas de Leningrado, Moscú y la Cuenca del Don.
que los trotskvistas sufrieron sus derrotas más tajantes en la discusión de 1925-7. Hemos visto cómo Trotsky estimó
los obreros avanzados no partidistas elegidos por sus camaradas en el taller, la mina y la oficina, que ingresaron al Partido Bolchevique después de la muerte de Lenin, como "materia humana en bruto, sin experiencia, sin independencia, y sin embargo con la vieja costumbre de someterse a la autoridades "{La revolución traicionada, pag. 97). Evidentemente, cualquiera que no se inclinara ante el súper aristócrata Trotsky era solo una pieza de "materia humana en bruto". En la discusión del Partido de 1927, solo 4.000 personas votaron por Trotsky, en comparación con las 724.000 que votaron por la línea del Partido. Los jóvenes administradores provenientes de la clase trabajadora fueron igualmente hostiles, como Trotsky admite con pesar (La revolución traicionada, pag. 276).

Qué fantástico es presentar a Trotsky como el "líder de los trabajadores contra la burocracia". Los trabajadores siempre se rebelaron ante él. Durante los diez años anteriores a 1917 fue el «líder de un pequeño grupo disidente entre los bolcheviques y los mencheviques, que apoyaba objetivamente a estos últimos. Cuando, a partir de 1923, comenzó a manifestarse en contra del Partido, fracasó por completo en conseguir el apoyo de la clase trabajadora. Sus principales partidarios provienen de ese estrato de la población a quien designa como la burocracia. Son intelectuales del Partido y del Estado, desprecian la "materia humana en bruto" y subestiman con desprecio la fuerza de las masas rusas. El trotskismo no es la lucha del socialismo contra la burocracia; es la lucha de los degenerados burocráticos (que representan las fuerzas de la restauración capitalista en la Unión Soviética) contra los trabajadores soviéticos y contra el impulso hacia el socialismo.

No todos los burócratas dañinos y degenerados son trotskistas o derechistas. Sin embargo, son un campo de reclutamiento para
Trotskismo. Su actitud hacia los trabajadores bien podría darles un punto de apoyo a los saboteadores de Trotsky si no fuera despiadadamente
combatido. Ésa es una de las razones por las que los trabajadores soviéticos han lanzado una lucha contra los métodos burocráticos reaccionarios en todas las fases de la vida soviética.

En la mayor lucha por la realización de los planes quinquenales, muchos líderes locales y distritales estaban tan absortos en lograr éxitos económicos que se olvidaron de todo lo demás. ¿Por qué las reuniones del Partido, la elección regular de las organizaciones del Partido, la presentación regular de informes de los líderes del Partido a los miembros? "Las cosas van bien. Estamos logrando grandes éxitos. Sigamos con el trabajo". Esta actitud podría conducir, no solo a un descuido de las grandes cuestiones políticas, sino también a la disminución del control de la clase trabajadora sobre los diversos aspectos de la vida soviética. Había que frenar esta tendencia, estimular la autocrítica de la clase trabajadora y consolidar el control de los soviets y del Partido. El estímulo de un poderoso movimiento de autocrítica expuso las tendencias dañinas que habían resultado del descuido de las grandes cuestiones políticas sobre la base del "sigamos con el trabajo". Reveló que ciertos funcionarios habían sido laxos en sus deberes y, como consecuencia, permitía un alcance considerable a los saboteadores trotskistas; que los funcionarios que encontraban el control algo relajado habían tergiversado los logros de las empresas bajo su control; que otros tenían
entregado al auto-engrandecimiento personal; y que en algunos lugares se había adoptado una actitud tiránica con respecto a los trabajadores. La clase trabajadora de la Unión Soviética no solo tuvo que aplastar a los saboteadores trotskistas, sino que tuvo que lidiar drásticamente con esa sección de administradores cuya complacencia, negligencia y autoengrandecimiento constituían una ayuda directa al trotskismo. Tuvieron que sacar de puestos importantes a personas con un buen historial del Partido, pero que eran "clavijas cuadradas en agujeros redondos" y estaban frenando el rápido avance hacia el comunismo. Esto es lo que el Daily Herald llama "La trágica purga de Rusia".

Sin duda, es triste que el avance al socialismo no pueda realizarse sin problemas con todos los miembros de los explotados.
clase participando con alegría y de todo corazón en la marcha hacia la nueva vida. Pero está en la naturaleza de la sociedad de clases.
que no puede ser así. Las clases expropiadas resistirán. Las dificultades comenzarán a acumularse y los líderes de la
La clase trabajadora que se aleja de las dificultades se convertirá - inconscientemente al principio - en partidaria de políticas que ayuden a los remanentes de las clases hostiles que están resistiendo. Muy triste, pero, en la naturaleza de la sociedad de clases,
inevitable - porque la transformación socialista es una cuestión de lucha de clases y no de un progreso armonioso de todos
clases de la mano del nuevo orden social. Por tanto, será necesario que los trabajadores despidan a aquellas personas que no estén preparadas para afrontar todas las implicaciones de la lucha. Y eso, como el Heraldo diario dice, es una purga.
Pero si es trágico o no depende de quién está purgando a quién. Si la Purga rusa se dirigió contra la gente
que estaban trabajando para desarrollar la Sociedad Socialista, entonces sería realmente trágico. Porque eso significaría el abandono
mención de la Nueva Constitución y el comienzo de un retorno al capitalismo. Pero como está dirigido contra personas que son
impidiendo el desarrollo de la sociedad socialista, ¿cómo puede calificarse de trágica?

Es lamentable que estas personas ocuparan puestos importantes. No es lamentable que aquellos que fueron traidores
han sido ejecutados y los que eran degenerados e ineficientes removidos. Los traidores trotskistas también creían
en una purga, una purga posible sólo sobre la base de una victoria fascista, promovida por la traición. Entonces la purga
Ha sido verdaderamente trágico, ya que habría denotado una purga dirigida contra los líderes de la Sociedad Socialista. Pero el
La actual purga exitosa significa la consolidación del socialismo, el desarrollo sin trabas de la Nueva Constitución, la superación de un obstáculo más en el camino del desarrollo de la sociedad socialista hacia el comunismo.

Es una purga que confunde a todos los escépticos sobre hacia dónde se dirige la Unión Soviética. Algunos de los que vieron la caída
del poder soviético cuando se firmó la paz de Brest-Litovsk con Alemania; aclamaron la Nueva Política Económica como
"Bolchevismo en retirada"; vieron la resistencia del Kulak como el fin del régimen soviético, y cuando todas estas profecías se hicieron añicos, predijeron el surgimiento de una burocracia triunfante que se emanciparía del control y conduciría la economía soviética por vías capitalistas. La purga es la respuesta final y aplastante a esta fantasía. Revela, no el triunfo de la burocracia, sino el triunfo de la democracia socialista. Revela al pueblo de la Unión Soviética contra los pusilánimes, los renegados y los desertores.

Es el triunfo de los verdaderos revolucionarios; de los que no se acobardaron ante las dificultades de la construcción socialista en un país atrasado; de los que no se asustaron con el miedo a la oscura contrarrevolución campesina; de los que se quedaron al timón en medio de la tormenta, cuando los trotskistas y bujarinistas perdieron la cabeza y empezaron a gritar: "Todo está perdido" o "Salva el barco haciéndolo navegar hacia un puerto enemigo". Estos traidores y desertores no son "héroes de la revolución". Los héroes son aquellos que permanecieron inquebrantables en sus puestos y, bajo el liderazgo de Joseph Stalin, llevaron el barco al puerto de la victoria.

Los juicios de moscú fueron sin duda una buena copia para la prensa capitalista, que aprovechó al máximo su oportunidad. No se intentó comprender el significado político de las actividades de los presos. Se enfatizaba lo que los periodistas consideraban de valor melodramático y los titulares (que no siempre correspondían con el cuerpo de la historia) se encargaban del resto, de modo que cuando el desafortunado lector dejaba de leer los informes, tenía la impresión de un guión de un melodrama de Hollywood de tercera categoría. Al informar sobre juicios en Gran Bretaña, el periodista, para evitar el desacato al tribunal, debe ceñirse a los hechos. Al lidiar con los juicios de Moscú, pudo usar su imaginación al máximo.

Sería un ejercicio instructivo para el lector leer el acta literal del juicio de los ingenieros de Metro-Vickers, los juicios de Radek-Pyatakov o Bukharm-Rykov-Yagoda, y luego comparar estos registros con los informes de prensa. Le resultaría muy difícil darse cuenta de que estaba leyendo sobre los mismos hechos, porque desde el juicio de los saboteadores Shakty en 1928, la prensa ha trabajado incesantemente para crear un prejuicio contra la justicia soviética. Es este prejuicio el que los secuaces del trotskismo buscan explotar para poner en duda las pruebas y las admisiones en los juicios.

¿Por qué, se pregunta, a pesar de esta conspiración a gran escala, se ha logrado tan poco? Un líder del Partido, Sergei
Kirov, abiertamente asesinado; otros tres, Gorky, Kuibyshev y Mcnzhinskv, asesinados por tratamiento médico inadecuado, y eso es todo. Y, sin embargo, algunos de los curadores estaban a la cabeza del Ejército Rojo, la G.P.U., la
servicio diplomático e industria pesada.

Ahora, incluso si ese fuera el alcance total de los logros de los conspiradores, no probaría que la conspiración fue
exagerado. Para tomar la historia británica, es un hecho que en los reinados de William y Mary y de Anne, después de la
gloriosa revolución burguesa de 1688, había hombres en los puestos más altos del Estado que estaban conspirando para la
regreso de los Estuardo, y en cierta etapa, durante el reinado de Ana, hubo muchos que creyeron que la conspiración tendría éxito. Y, sin embargo, al final no llegó a nada porque el grueso de las clases capitalistas y terratenientes descubrió que la monarquía parlamentaria, establecida por la "revolución gloriosa", se adaptaba mejor a sus intereses.Pero sería una locura que un historiador negara la complicidad de los principales soldados y estadistas en los planes para una restauración de Stuart sobre la base de que sus planes fracasaron.

En este caso, sin embargo, sería completamente erróneo limitar los "logros" de los conspiradores a los asesinatos que se llevaron a cabo a instigación de ellos. Fueron capaces de causar graves daños a la industria y la agricultura mediante los métodos de sabotaje, el arma clásica de una clase desposeída en una sociedad socialista, a los que habían tenido que recurrir.
recurso. Y así Trotsky en el curso de su "defensa" trata de convencer al mundo de que no hubo sabotaje.
lo que. La Comisión Dewey que fue establecida por el Comité Americano para la Defensa de León Trotsky
declara, "La Comisión encuentra de la evidencia en su poder que los siniestros, demoras y daños imputados
contra los acusados ​​en los juicios de Moscú se explican en términos de prisa, ineficacia y desbordamiento, y que
las acusaciones de sabotaje, destrucción y desvío en lo que concierne a León Trotsky, no están probadas ni son creíbles ".

Si se produjeron asesinatos y sabotajes, ¿qué implica a los acusados ​​en los tres juicios? En primer lugar está su admisión ante la autoridad examinadora, repetida por ellos en el tribunal, y está la prueba que lo corrobora.

Gran parte de las críticas a los juicios consisten en un intento de negar la validez de las admisiones de los acusados. Considere las admisiones. En el juicio de Zinoviev-Kamanev hubo dieciséis acusados, quince de los cuales se declararon culpables de todos los cargos. En el juicio Pyatakov-Radek hubo diecisiete acusados, todos los cuales se declararon culpables. En el juicio Bujarin-Yagoda-Rykov hubo veintiún acusados ​​que se declararon culpables.

Había cincuenta y cuatro acusados ​​en total, algunos de ellos viejos revolucionarios; algunos de ellos, como Mrachkovsky y Muralov, eran hombres de un valor físico excepcional. Sin embargo, las personas que rechazan la autenticidad de la declaración de culpabilidad, nos dicen que todas estas personas se sentaron en el tribunal durante una semana o más y admitieron crímenes (punibles con la muerte) que nunca habían cometido. Los juicios se llevaron a cabo en una gran sala atestada por periodistas extranjeros, y sin embargo, de las cincuenta y cuatro personas, de las que (según la hipótesis) se había extraído una confesión espuria, ninguna estaba dispuesta a denunciar los métodos por los que se realizó la confesión. extraído. Se nos dice que el grupo dirigente de esos cincuenta y cuatro eran personas que se oponían a Stalin desde la "izquierda", que querían un ataque a la burocracia y una ruptura con la política de alianza con los Estados burgueses. Sin embargo, se ve a estos hombres hablando libremente en la corte durante una semana. No solo no le dan al mundo que escucha un relato del supuesto programa político por el cual (según la hipótesis) están a punto de morir, sino que Zinoviev, Pyatakov, Radek, Bujarin y los demás dan cuenta de su adhesión a una bastante programa diferente - un programa de restauración capitalista.

Estos hombres tenían una cierta reputación revolucionaria en el pasado. Sus nombres eran palabras familiares con millones de trabajadores en el mundo capitalista. Tuvieron la oportunidad de decirles a estos trabajadores que habían llevado a cabo una lucha contra Stalin porque estaba "traicionando la revolución"; y sin embargo, en lugar de hacer esto, se expusieron a sí mismos como personas que habían traicionado a la revolución.

Y de hecho, algunos críticos nos dicen, como veremos, que lo hicieron para complacer a Stalin. ¿No es mil veces más creíble la afirmación de que estos hombres eran culpables que las fantásticas hipótesis que se plantean para explicar sus confesiones?

Trotsky ha intentado sumar un punto contrastando la diferencia entre las admisiones en el juicio Zinoviev-Kamenev y las del juicio Radek-Pyatakov. "El juicio de Zinoviev-Kamenev se concentró en el terrorismo". El juicio de Pyatakov-Radck colocó en el centro del escenario, ya no el terror, sino la alianza de los trotskistas con Alemania y Japón para la preparación de la guerra, el desmembramiento de la U.R.S.S., el sabotaje de la industria y el exterminio de los trabajadores.

¿Cómo explicar esta discrepancia de llanto? Porque después de la ejecución de los dieciséis se nos dijo que las deposiciones
de Zinoviev, Kamenev y los demás fueron voluntarios, sinceros y correspondientes a los hechos. Además, Zinovicev
y Kamenev exigieron la pena de muerte para ellos mismos.

"¿Por qué entonces no dijeron una palabra sobre lo más importante, la alianza de los trotskistas con Alemania y Japón y el complot para desmembrar a la URSS? ¿Podrían haber olvidado esos 'detalles' del complot? ¿Podrían ellos mismos, los líderes del llamado centro, no han sabido lo que sabían los imputados en el último juicio, personas de categoría secundaria? El enigma se explica fácilmente; la nueva amalgama se construyó luego de la ejecución de los dieciséis, durante el transcurso de la últimos cinco meses, como respuesta a los ecos desfavorables de la prensa mundial "(La revolución traicionada, págs.295-6).

Pero es precisamente el hecho de que Kámenev y Zinoviev solo contaron lo que ya había sido expuesto de otras fuentes, y que guardaron información importante que desde entonces ha salido a la luz, lo que demuestra que estamos en presencia no de una trampa, sino de una trampa. de una trama cuyo alcance total sólo se descubre gradualmente.

Sergei Kirov, uno de los líderes más importantes del Partido Comunista de la Unión Soviética, fue asesinado en diciembre de 1934. Los disparos reales fueron hechos por un tal Nicolaiev, que era miembro activo de la organización Zinoviev. Como resultado de la investigación, se descubre una parte de esta organización y se demuestra que algunos de sus miembros han estado en contacto con Zinoviev y Kamenev. Zinoviev y Kamenev admiten "responsabilidad moral" por el asesinato de Kirov en el sentido de que habían creado tal estado de ánimo entre sus seguidores en relación con el gobierno soviético que proporcionó un estímulo para acciones como la de Nicolaiev.

Ese fue el alcance de su admisión de culpabilidad y fueron sentenciados en consecuencia. Cuando la gente en Gran Bretaña
declaran "Es casi increíble que los viejos bolcheviques deban llevarse a cabo el asesinato contra sus oponentes en el Partido"
sólo se hacen eco de lo que era la opinión general en la Unión Soviética en enero de 1935: la gente estaba perfectamente
dispuestos a aceptar las declaraciones de Zinoviev y Kámenev de que si bien habían sembrado odio contra la política de
el gobierno soviético no habían organizado directamente el asesinato. No se descubrieron pruebas en contrario en ese momento, y todos estaban dispuestos a conceder a Zinoviev y Kamenev el beneficio de la duda. Fue solo como resultado del descubrimiento de otros grupos terroristas que se reveló completamente la participación de Zinoviev y Kamenev en la organización del asesinato.

Zinoviev y Kamenev en cada etapa solo admitieron lo que ya se sabía de otras fuentes. El lleno
Los objetivos de la trama, el significado completo de la asociación de los conspiradores con la Alemania nazi, lo ocultaron hasta el final. Tal
comportamiento no es consistente con la teoría de que el O.G.P.U. Primero fabricó un complot y luego, por razones perfectamente grotescas, obligó a varios viejos revolucionarios a confesarlo.

Pero es perfectamente consistente con el hecho de que hubo una trama generalizada, cuya extensión total solo se descubrió gradualmente. Los afectados eran viejos revolucionarios que supieron construir una organización ilegal y ocultar su funcionamiento a las autoridades.

Eran personas que habían estado en conflicto con el Partido pero habían hecho las paces públicamente con él y se les dio un trabajo responsable. Pyatakov se convirtió en vicecomisario de Industria Pesada; Zinoviev comenzó a escribir artículos
para el órgano principal del Partido, el bolchevique (que, por cierto, llevaba los estigmas de su política previamente incorrecta
actitud) ; Bujarin se involucró activamente en cuestiones científicas y culturales. El Partido tomó su adhesión a la línea del Partido al pie de la letra, les dio la bienvenida de nuevo a las filas y les dio un trabajo importante y agradable que hacer. Y, por tanto, cuando se produjo el fusilamiento de Kirov y el Partido pidió una mayor vigilancia, todavía estaba lejos de apreciar las profundidades de la traición en las que se había hundido la oposición. Fue sólo una investigación prolongada y cuidadosa la que condujo paso a paso al desenmascaramiento de las líneas principales de la conspiración. Lo mismo se aplica a Bujarin y Rykov. Los acusados ​​los mencionaron en el primer juicio, pero negaron su complicidad y, por el momento, se creyó su negación.

Si los presos no eran culpables, ¿por qué confesaron crímenes que deshonraron su reputación no solo como revolucionarios sino como seres humanos decentes? Aquí Trotsky, buscando desesperadamente exonerarse a sí mismo, mientras
Al mismo tiempo, el encubrimiento de aquellos sectores de los conspiradores que aún no se han descubierto, ha recurrido a diferentes explicaciones en diferentes momentos.

En 1936, Trotsky compareció ante un tribunal noruego como testigo en un caso en el que se alegaban algunos fascistas locales.
haber intentado asaltar la casa donde se alojaba. La corte estaba obviamente más interesada en Trotsky que
en los fascistas locales y le permitió abarcar una amplia variedad de temas, incluido el Zinoviev-Kamanev

Al abordar las razones de las admisiones de Zinoviev y Kamenev, Trotsky dijo: "Todos los acusados, sin excepción, han declarado que Trotskv desde el exterior, les había dirigido llamamientos clandestinos al terrorismo, les había dado instrucciones terroristas e incluso habían enviado ejecutores al URSS.

"Mi participación en el terrorismo es común a todas las admisiones. Este es el mínimo al que la GPU no pudo renunciar. Solo les dará a sus víctimas una oportunidad de sus vidas a condición de que obtenga ese mínimo". En otras palabras, a los prisioneros se les prometió la vida si admitían que el Gobierno solo requería ser traicionados y fusilados.

Esta "explicación", dada con la esperanza de que los conspiradores restantes lograran su objetivo, se volvió grotesca cuando el segundo grupo de conspiradores fue capturado y admitido. Aún a falta de una mejor "explicación", persiste en ésta. En un artículo con fecha de Coyacán, México, 21 de enero de 1937, dice. "Pero, ¿se puede admitir que Radek, Pyatakov, Sokolmkov, Serebryakov - y otros - entran en el camino de las confesiones después de la trágica experiencia de los dieciséis! Zinoviev y Kamenev tenían la esperanza de ser salvados. Fueron engañados. Pagaron con la muerte física. por las confesiones que significaron su muerte moral ... A Radek, a Pyatakov, a los demás, uno deja la débil esperanza de una oportunidad - "Pero tú disparaste a Zinoviev y Kamenev" - "Sí, los hemos matado porque era necesario , porque eran enemigos encubiertos, porque se han negado a admitir sus relaciones con la Gestapo. Pero no tenemos necesidad de dispararte. Todo lo contrario. Debes ayudarnos a liquidar a la oposición de una vez por todas ya liquidar a Trotsky. Ese servicio valdrá la pena su vida. Incluso le daremos trabajo en un momento posterior ".

Cuando disparan a la mayoría de los acusados ​​en el segundo juicio, Trotsky retoma la explicación de la cuneta
prensa y declara que los imputados fueron torturados. En un discurso leído en el Hipódromo de Nueva York en febrero
El 9 de noviembre de 1937, dijo: "¿Quién llevó a esta gente a un estado en el que se destruyen todos los reflejos humanos y cómo lo hizo?" pregunta Trotsky. "Hay un principio muy simple en la jurisprudencia, que encierra la clave de muchos secretos ... el que se beneficia de él, es el culpable. Toda la conducta del imputado ha sido dictada de principio a fin, no por los propios". ideas e intereses, sino por los intereses de la camarilla gobernante. Y la pseudo-trama, y ​​las confesiones, el juicio teatral y las acusaciones enteramente reales, todo fue arreglado por la misma mano "(La Revolución
Traicionado
, pag. 300).

Aquí hay un intento verdaderamente desesperado por nublar los problemas. Los intereses de la "camarilla gobernante" y del pueblo de la Unión Soviética sólo podrían haberse beneficiado con el descubrimiento de un complot real contra ellos. Pero Trotsky intentaría hacernos creer que toda una serie de hombres completamente inocentes, trabajando silenciosamente en sus puestos, algunos de ellos en puestos clave en el país, fueron arrestados y obligados a confesar un complot que no tenía existencia en la realidad. ¿Por qué? ¿Para qué podría servir esto? Los juicios dieron a la prensa capitalista del mundo una oportunidad que aprovecharon al máximo para arrojar barro a la Unión Soviética.

El gobierno soviético era perfectamente consciente de que lo haría y, sin embargo, se alega que ha
le presentó al capitalismo esta oportunidad al inventar una trama monstruosa que de hecho no tenía existencia. Y gente
quienes aceptan esta monstruosa tontería se atreven a hablar de "credibilidad"; "¿Quién llevó a esta gente a un estado en el que se destruyen todos los reflejos humanos?" ¿Quién de verdad? ¿Qué prueba hay de que los presos se encontraban en otro estado que no fuera su estado normal de salud física y mental? Respondieron preguntas durante horas y horas. El testimonio de uno fue
comparado cuidadosamente con el testimonio del otro ante un tribunal abarrotado. Cuando se les pregunta si fueron torturados
para confesar, ¿qué dicen?

Vyshinsky (Fiscal del Estado): "Me interesa saber por qué decidió dar un testimonio veraz. Al examinar el expediente de la investigación preliminar, veo que en varios interrogatorios negó cualquier participación en el trabajo clandestino. ¿Es así?"

Muralov: "Sí. Hasta el 5 de diciembre. Ocho meses.

Vyshinsky: "¿Por qué, entonces, al final decidió dar, y dio, un testimonio veraz? Explique los motivos que lo llevaron a la decisión de poner todo sobre la mesa, si ya ha puesto todo sobre la mesa".

Muralov: "Creo que hubo tres razones que me detuvieron y me indujeron a negar todo. Una razón
es político y profundamente serio; dos de carácter exclusivamente personal. Empezaré por el menos importante, mi carácter. Soy muy irascible y resentido. Ésa es la primera razón. Cuando me arrestaron, me amargó el resentimiento ".

Vyshinsky: "¿Te trataron mal?"

Muralov: "Me privaron de mi libertad".

Vyshinsky: "¿Pero tal vez se usaron métodos toscos contra ti?"

Muralov: "No. No se utilizaron tales métodos. Debo decir que en Novosibirsk y aquí me trataron con cortesía y no se dieron motivos para el resentimiento. Me trataron muy decente y cortésmente" {Juicio del trotskista antisoviético
Centrar
, Enero de 1937, págs.231-2) ...

Bujarin en su última súplica dijo al mundo que escucha: "El arrepentimiento a menudo se atribuye a cosas diversas y absolutamente absurdas como los polvos tibetanos y cosas por el estilo. Debo decir de mí mismo que en la cárcel, donde estuve confinado durante más de un año, trabajé, estudié , y conservé mi claridad mental. Esto servirá para refutar con hechos todas las fábulas y cuentos contrarrevolucionarios absurdos. Se sugiere hipnotismo. Pero conduje mi propia defensa en la Corte también desde el punto de vista legal, me orienté en el lugar, discutí con el fiscal del Estado; y cualquiera, incluso un hombre con poca experiencia en esta rama de la medicina, debe admitir que el hipnotismo de este tipo es del todo imposible "{Juicio de antisoviético
Bloque de derechos y trotskistas
, Marzo de 1938, pág. 777).


Si el

Hay dos posibilidades inmediatas y dos solo en Europa hoy. La primera es que los países que se oponen a la agresión fascista siguen divididos y que el fascismo los ataca uno a uno, apoderándose de partes de su territorio, destruyendo
los derechos democráticos de sus pueblos y en algunos casos poner fin a su existencia como países independientes. Tal
Una agresión fascista exitosa no sólo sería un golpe demoledor contra el pueblo de los países conquistados, sino que clavaría las cadenas aún más firmemente en los miembros del pueblo alemán e italiano.

La segunda es que la Unión Soviética y los países capitalistas que se oponen a la expansión fascista, construyen
crear una combinación de paz lo suficientemente fuerte como para mantener a raya a los fascistas y dar a la gente de los países fascistas la oportunidad de reunir sus fuerzas para atacar a sus opresores.

Los fascistas y sus aliados en los países democráticos trabajan desesperadamente para evitar la realización de esta última política, planteando todo tipo de argumentos a favor de que los países antifascistas permanezcan desunidos frente al impulso combinado de los Estados fascistas. Los trotskistas refuerzan a los fascistas llevando a cabo una propaganda similar dentro del movimiento laborista, dando a sus argumentos un color pseudo-socialista. Ambos apuntan a lo mismo: la perpetuación de la desunión de las fuerzas antifascistas frente al ataque fascista unido.

La "Cuarta Internacional" trotskista publicó una tesis larga y tediosa sobre el deber de los revolucionarios en la guerra. Solo falta una cosa, a saber, ¿cuál es la política que los trabajadores de los países no fascistas deberían seguir en medio del avance de la contrarrevolución fascista aliada?

Denuncia de la política de paz positiva de la Unión Soviética, predicciones del colapso económico de la Unión Soviética en caso de que se viera envuelta en una guerra, jactancia de lo que harán los trotskistas en caso de que estalle la guerra; pero sobre las actividades positivas que se emprenderán ahora no hay nada, a menos que la denuncia frenética de la política de paz de la Unión Soviética pueda considerarse una política positiva "Manténgase alejado de la política de paz soviética; denuncie como contrarrevolucionario todos los intentos de frenar el fascismo agresión, prepararse para la actividad revolucionaria en la guerra que debe venir "esa es la esencia de la política trotskista". A pesar de sus frases revolucionarias, es una política pro-fascista abiertamente, porque significa que es una cuestión de indiferencia para los trabajadores si el fascismo avanza en Europa o no, lo único que debe preocuparse es la Revolución. Está claro que esta es una doctrina desarrollada con el propósito expreso de engañar a las masas, porque es evidente que a menos que se detenga el avance del fascismo, todas las perspectivas inmediatas de revocación serán destruidas.

"La tarea del proletariado europeo", declara Trotskv en el curso de un feroz ataque a la política de paz de la Unión Soviética, "no es la perpetuación de las fronteras, sino por el contrario, su abolición revolucionaria, no el statu quo sino un estados unidos socialistas de Europa "{La Cuarta Internacional y la Guerra).

¿Puede haber una evasión más transparente de la cuestión en interés del fascismo? Los trabajadores preguntan: "¿Cuál es nuestro
deber en vista de los abiertos preparativos fascistas para un ataque al statu quo europeo? "y reciben la respuesta:" No estamos a favor del statu quo europeo, estamos a favor de los Estados Unidos socialistas de Europa ". que la clase trabajadora no puede lograr su emancipación sobre la base del statu quo europeo, ni territorial ni social.La clase trabajadora necesita cambiar el statu quo europeo en una dirección progresista, pero seguramente eso implica que adopte una actitud definida hacia el intento imperialista fascista de cambiar el statu quo en una dirección reaccionaria por medio de la guerra. ¿No es evidente que los fascistas lograron cambiar el statu quo europeo, crearían infinitamente más injusticias nacionales de las que existen en la actualidad y harían infinitamente más difícil cambiar el statu quo en una dirección revolucionaria?

Los líderes del movimiento de la clase trabajadora en Alemania e Italia eran muy conscientes de que cualquier éxito fascista en cambiar el status quo solo puede fortalecer el régimen de terrorismo bestial dentro de los países fascistas. La política de tratar de impedir que los fascistas vayan a la guerra para cambiar el status quo, es una política que ayuda a la clase trabajadora europea a reunir sus fuerzas para derrocar al fascismo por medios revolucionarios, cambiando así el status quo en una dirección progresista. Por lo tanto, es evidente que los trotskistas, al tratar de convencer a los trabajadores de que no están interesados ​​en la preservación del status quo europeo, realmente buscan convencerlos de que no están interesados ​​en impedir el avance del fascismo en Europa.

No basta con rechazar a Churchill, Hudson y Eden. También es necesario protegerse contra los peligros de que los señores Attlee, Bevin, Morrison y Cripps introduzcan gradualmente en el movimiento laborista una política conservadora apenas camuflada.

Sabemos que hay gente trabajadora que aprecia algunas de las reformas sociales que el Gobierno ha puesto en el libro de estatutos, que aprecia la semana laboral más corta, que en las industrias peor pagadas aprecian los aumentos salariales. Pero nuestro Partido tiene el deber de convencer a estos trabajadores de que todas estas cosas que aprecian hoy están en peligro debido a que el Gobierno no ha abordado la creciente crisis económica. De hecho, todas estas cosas están siendo eliminadas día a día por el propio Gobierno.

La semana pasada vimos la apertura de un intento de poner una estafa más descarada en la clase trabajadora de este país. El Libro Blanco del Gobierno sobre salarios era perfectamente claro. No hay aumentos salariales excepto en las industrias con escasez de personal. Y cuando algunas industrias sin personal presenten una solicitud, se les dirá: "Vaya, acabas de tener un aumento salarial, ya lo has tenido, amigo". Congelación de salarios. Negativa a fijar precios. Negativa a incrementar las subvenciones alimentarias. Esa es la política del Gobierno.

En la conferencia del Partido Laborista en octubre de 1925, las fuerzas reaccionarias organizadas por MacDonald rechazaron, por abrumadora mayoría de votos, una resolución que pedía la afiliación comunista al Partido Laborista y respaldaron decisiones anteriores de que ningún comunista podía representar a su sindicato en ninguna organización del Partido Laborista. y que a ningún comunista se le debería permitir ser miembro individual del Partido Laborista. Esta fue una señal para el Gobierno.

Así que unos días después arrestó a doce líderes comunistas bajo el cargo de "conspiración sediciosa" ... Arthur MacManus (presidente); William Gallacher (vicepresidente); Albert Inkpin (Secretario); Harry Pollitt, J. Campbell, Tom Bell, William Rust, J. Murphy (miembros del Buró Político); Ernest Cant (organizador de Londres); Walter Hannington (Secretario del Movimiento Nacional de Trabajadores Desempleados); Robin Page Arnot (del Departamento de Investigación Laboral, que había estado activo en la preparación del caso de los mineros, y Tom Wintringham (editor adjunto del Workers 'Weekly). Harry Pollitt era secretario del National Minority Movement y J. Campbell era editor interino de el Semanario de los Trabajadores.

El Gobierno fue lo suficientemente inteligente como para no basar su caso en la actividad de los acusados ​​en la organización de la resistencia a los recortes salariales, sino en su difusión de literatura comunista "sediciosa" (en particular las resoluciones de la Internacional Comunista), sus discursos y artículos ocasionales . Campbell, Gallacher y Pollitt se defendieron. Cinco de los presos que tenían condenas previas, Gallacher, Hannington, Inkpin, Pollitt y Rust, fueron condenados a doce meses de prisión y los demás (tras rechazar la oferta del juez de que podían salir libres si renunciaban a su actividad política) fueron condenados a seis meses. Las sentencias no intimidaron al Partido Comunista. Una dirección de emergencia, que incluía a Bob Stewart, George Hardy, Andrew Rothstein, Aitken Ferguson y Emile Burns se hizo cargo, y se intensificó toda la actividad del Partido. Creció la circulación de la prensa; se hicieron nuevos miembros. Se lanzó una potente campaña por la liberación de los presos, en la que se recogieron 300.000 firmas; pero la principal actividad del Partido Comunista era inducir al movimiento de la clase trabajadora a prepararse para la siguiente ronda de la lucha.

El Batallón Británico de la Brigada Internacional estuvo en todas las batallas principales de la guerra civil española y demostró ser una fuerza confiable y contundente. Durante la vida de la Brigada, camaradas británicos como Peter Kerrigan, Bill Alexander, D. Springhall, Sam Wild, Walter Tapsell, Bert Williams, William Paynter, William Rust y Bob Cooney estuvieron activos en el mando. Harry Pollitt visitó el batallón cinco veces durante el curso de la guerra. Mil quinientos hombres sirvieron en sus filas. Quinientos treinta y tres murieron y la mayoría de los demás resultaron heridos en un momento u otro. La mitad de los miembros del Batallón eran miembros del Partido Comunista, al igual que la mitad de los muertos.

Durante este período, el Partido Comunista participaría en un esfuerzo más para promover la unidad de la clase trabajadora en la lucha contra el fascismo. Se mantuvieron conversaciones con la Liga Socialista, en la que sir Stafford Cripps, Aneurin Bevan, Barbara Castle y Michael Foot eran miembros destacados, y el Partido Laborista Independiente con Fenner Brockway, James Maxton y John McNair a la cabeza. Se elaboró ​​un acuerdo sobre las líneas de la campaña y se realizaron poderosas y entusiastas manifestaciones en todo el país. Como de costumbre, la burocracia de derecha amenazó a los miembros de la Liga Socialista (afiliada al Partido Laborista) y hubo que cambiar el carácter de la campaña para proteger a estos camaradas. Sin embargo, la vasta actividad antifascista estaba teniendo un efecto tremendo dentro del Partido Laborista. Los partidos laborales locales clamaban por el derecho de elegir a sus delegados directamente a la sección de circunscripción del Comité Ejecutivo Nacional, en lugar de a toda la conferencia, incluidas las delegaciones sindicales con sus votos en bloque para elegirlos. En la Conferencia de 1937 en Bournemouth ganaron este precioso derecho y Sir Stafford Cripps, D. Pritt y Harold Laski estaban entre los izquierdistas elegidos para el N.E.C.

Incluso cuando quedó claro que Hitler estaba a punto de atacar Polonia, el gobierno de Chamberlain se negó a construir un frente político y militar efectivo. Bajo la presión de la indignación pública, fingieron estar ansiosos por discutir la formación de un bloque de estados pacíficos, incluida la Unión Soviética. Incluso enviaron una misión de personalidades militares de cuarta categoría en un barco lento a la Unión Soviética, pero estos no tenían propuestas firmes que discutir y estaba muy claro que el gobierno todavía esperaba desviar a los nazis contra la Unión Soviética; y así la Unión Soviética, en autoprotección, tuvo que firmar el pacto de no agresión soviético-alemán.

La declaración de guerra anglo-francesa de septiembre de 1939 no desafió básicamente los planes agresivos del fascismo. El objetivo de la "guerra falsa" era obligar a Alemania a un compromiso en Occidente y animarla a volver al Este contra la Unión Soviética. Así, aunque Francia y Gran Bretaña tenían superioridad en Occidente, no atacaron y permanecieron pasivos cuando los alemanes dominaban Polonia.

La prensa capitalista naturalmente trató de desviar la atención de la negativa del gobierno británico a aceptar un bloque con la Unión Soviética mediante la denuncia de ese estado. Durante la guerra de Finlandia hizo una propaganda antisoviética tan belicosa que quedó claro que una parte de los imperialistas británicos, aunque fracasó en desarrollar la lucha contra los nazis, estaba entusiasmada por una guerra contra la Unión Soviética. Se apresuraron a enviar aviones y equipos a Finlandia y solicitaron el permiso de Noruega (que fue denegado) para enviar una fuerza británica a través de Noruega para luchar junto a los finlandeses contra la Unión Soviética. De hecho, hasta que Francia y Gran Bretaña fueron derrotados en la ofensiva de los nazis en mayo de 1940, hubo fuertes elementos en ambos países que argumentaron que era necesario "cambiar la guerra" contra la Unión Soviética.

A lo largo de este período, el Partido Comunista luchó por una adecuada protección antiaérea para el pueblo, defendió los intereses de los trabajadores construyendo poderosas organizaciones de delegados sindicales; exigió la supresión de la especulación de la guerra; denunció las represiones en India; combatió las mentiras antisoviéticas y mantuvo el camino abierto para un entendimiento con la Unión Soviética, que en última instancia fue posible gracias a las fuertes tendencias de resistencia que surgieron en Europa y a la hostilidad bélica de los nazis hacia la Unión Soviética (que reconocieron que era una obstáculo a sus planes), que culminó con su declaración de guerra en junio de 1941.

El estallido de la huelga general (comentario de respuesta)

La huelga general de 1926 y la derrota de los mineros (comentario de respuesta)

La industria del carbón: 1600-1925 (comentario de respuesta)

Mujeres en las minas de carbón (comentario de respuesta)

Trabajo infantil en las minas de carbón (comentario de respuesta)

Simulación de trabajo infantil (notas para el maestro)

Ley de reforma de 1832 y la Cámara de los Lores (comentario de respuesta)

Los cartistas (comentario de respuesta)

Las mujeres y el movimiento cartista (comentario de respuesta)

Benjamin Disraeli y la Ley de Reforma de 1867 (Respuesta al comentario)

William Gladstone y la ley de reforma de 1884 (comentario de respuesta)

Richard Arkwright y el sistema de fábrica (comentario de respuesta)

Robert Owen y New Lanark (Respuesta al comentario)

James Watt y Steam Power (Respuesta al comentario)

El transporte por carretera y la revolución industrial (comentario de respuesta)

Canal Mania (Respuesta al comentario)

Desarrollo temprano de los ferrocarriles (comentario de respuesta)

El sistema nacional (comentario de respuesta)

Los luditas: 1775-1825 (Respuesta al comentario)

La difícil situación de los tejedores manuales (comentario de respuesta)

Problemas de salud en las ciudades industriales (comentario de respuesta)

Reforma de la salud pública en el siglo XIX (comentario de respuesta)

Actividades en el aula por asignatura

(1) Monty Johnstone, John Ross Campbell: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(2) Alison Macleod, La muerte del tío Joe (1997) página 18

(3) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 24

(4) James Klugmann, Historia del Partido Comunista de Gran Bretaña: formación y primeros años (1969) páginas 38-50

(5) Harry Pollitt, El Semanal del Trabajador (25 de julio de 1925)

(6) Austen Morgan, J. Ramsay MacDonald (1987) página 114

(7) Tom Bell, Partido Comunista Británico (1937) página 98

(8) Austen Morgan, J. Ramsay MacDonald (1987) páginas 114-115

(9) Harold Nicolson, Rey Jorge V (1952) página 399

(10) Zara S. Steiner, Las luces que fallaron: Historia internacional europea, 1919-1933 (2007) página 173

(11) Bob Stewart, Rompiendo las cadenas (1967) página 155

(12) William D. Rubinstein, Gran Bretaña del siglo XX: una historia política (2003) página 146

(13) Martin Pugh, Habla por Gran Bretaña: una nueva historia del Partido Laborista (2010) página 180

(14) Austen Morgan, J. Ramsay MacDonald (1987) página 118

(15) Bob Stewart, Rompiendo las cadenas (1967) página 158

(16) El Daily Mail (25 de octubre de 1924)

(17) Dora Russell, El árbol de tamarisco (1977) página 178

(18) Ramsay MacDonald, declaración (25 de octubre de 1924)

(19) Bob Stewart, Rompiendo las cadenas (1967) página 161

(20) A. Taylor, Beaverbrook (1972) página 223

(21) Ralph Darlington, La trayectoria política de J. Murphy (1998) página 128

(22) John Mahon, Harry Pollitt: una biografía (1976) página 123

(23) Bob Stewart, Rompiendo las cadenas (1967) página 166

(24) E. Fay, La vida del señor Justice Swift (1938) páginas 26 y 54

(25) Tom Bell, Partido Comunista Británico (1937) página 109

(26) John Mahon, Harry Pollitt: una biografía (1976) página 124

(27) William Gallacher, John R. Campbell y Harry Pollit, El Partido Comunista en juicio: Discursos de William Gallacher, John R. Campbell y Harry Pollit (1925)

(28) Bob Stewart, Rompiendo las cadenas (1967) página 167

(29) Juez Rigby Swift, discurso de clausura (24 de noviembre de 1925)

(30) Los tiempos (25 de noviembre de 1925)

(31) Bob Stewart, Rompiendo las cadenas (1967) página 168

(32) John Mahon, Harry Pollitt: una biografía (1976) página 124

(33) E. Fay, La vida del Sr.Justice Swift (1938) páginas 178-79

(34) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 36

(35) Rajani Palme Dutt, Internacional Comunista: Número 8 (Agosto de 1924)

(36) J. Murphy, Internacional Comunista: Número 9 (Septiembre de 1925)

(37) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 36

(38) Monty Johnstone, John Ross Campbell: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(39) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 74

(40) Jim Higgins, Socialismo internacional (Febrero de 1975)

(41) John Ross Campbell, Trabajador diario (5 de marzo de 1938)

(42) Joseph Stalin, discurso sobre la Constitución soviética (25 de noviembre de 1936)

(43) León Trotsky, La revolución traicionada (1937) páginas 271-272

(44) John Ross Campbell, La política soviética y sus críticos (1939) página 195

(45) Francis Beckett, Víctimas británicas de Stalin (2004) página 149

(46) Declaración emitida por el Partido Comunista de Gran Bretaña (2 de septiembre de 1939)

(47) Harry Pollitt, Cómo ganar la guerra (1939)

(48) John Mahon, Harry Pollitt: una biografía (1976) página 251

(49) Acta del Comité Central del Partido Comunista de Gran Bretaña (2 de octubre de 1939)

(50) Harry Pollitt, Trabajador diario (13 de octubre de 1939)

(51) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 96

(52) Monty Johnstone, John Ross Campbell: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(53) Douglas Hyde, Yo creí (1951) página 154

(54) Jim Higgins, Socialismo internacional (Febrero de 1975)

(55) John Mahon, Harry Pollitt: una biografía (1976) página 266

(56) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 98

(57) Douglas Hyde, Yo creí (1951) página 154

(58) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 118

(59) Alison Macleod, La muerte del tío Joe (1997) página 15

(60) Monty Johnstone, John Ross Campbell: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(61) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 127

(62) Alison Macleod, La muerte del tío Joe (1997) página 20

(63) Nikita Khrushchev, discurso en el XX Congreso del Partido Comunista (25 de febrero de 1956)

(64) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 144

(65) Alison Macleod, La muerte del tío Joe (1997) página 95

(66) Asa Briggs, Europa moderna: 1789-presente (2003) página 326

(67) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 134

(68) Malcolm MacEwen, petición sobre el levantamiento húngaro (3 de noviembre de 1956)

(69) Chris Hall, El independiente (16 de mayo de 1996)

(70) Alison Macleod, La muerte del tío Joe (1997) página 101

(71) Mark Bryant, Diccionario de caricaturistas y caricaturistas británicos del siglo XX (2000) páginas 81-82

(72) Alison Macleod, La muerte del tío Joe (1997) página 176

(73) Peter Fryer, Tragedia húngara y otros escritos sobre la revolución húngara de 1956 (1997) página 90

(74) Bernard Wasserstein, Civilización y barbarie: una historia de Europa en nuestro tiempo (2007) página 600

(75) Kieran Williams, La primavera de Praga y sus secuelas (1997) páginas 10-11

(76) Matthew J. Ouimet, El ascenso y la caída de la doctrina Brezhnev en la política exterior soviética (2003) páginas 34–35

(77) Chris Myant, El independiente (30 de mayo de 2006)

(78) Francis Beckett, Enemigo interno: ascenso y caída del Partido Comunista Británico (1995) página 165


Генеалогия и история семьи Campbell

Se dice que fue el abuelo de Sir Cailein Mor Campbell, Dugald en Lochawe, quien se dice que fue el primero en recibir el apodo de & quot; Cam Beul & quot, ya que aparentemente tenía el atractivo rasgo de hablar con un lado de la boca. Cam beul significa boca curva en gaélico. Este Duncan era tan querido por su familia que tomaron su apodo como su apellido y lo mantuvieron incluso más allá de Argyll.

La ortografía del apellido (apellido) fue originalmente Cambel. Luego, cuando el hijo de Robert the Bruce, el rey David, subió al trono como rey de Escocia, trajo consigo a varios caballeros normandos a los que les dio tierras en un intento de introducir la eficiencia normanda en la administración. David había estado en la corte inglesa y admiraba el sistema normando de feudalismo. El uso de la ortografía "Campbell" quizás se debió a que los escribas normandos, más que gaélicos, intentaron escribir el nombre gaélico.

El nombre Cambel fue utilizado por primera vez por la familia en el siglo XIII. El primer jefe del clan que aparece registrado como "Campbell" bien pudo haber sido Sir Duncan de Lochawe cuando fue creado Lord Campbell en 1445.

Es interesante notar que Einar Sigurdsson, conde de Orkney (fallecido en 1020), también se llamaba Einar Wry-Mouth. Una posible explicación médica moderna es una forma de Tortícolis (del latín torti, que significa torcido, y collis, que significa cuello), o `` cuello torcido '', una afección en la que la cabeza está inclinada hacia un lado (rotación cervical) y el mentón ( boca) se eleva y se gira hacia el lado opuesto (extensión cervical) produciendo así un & quotCam beul & quot o boca curva en algunos casos

Este antiguo nombre escocés tiene su origen en un apodo gaélico & quot Caimbeul & quot, que significa & quot; boca torcida (o torcida) & quot, de & quotdam & quot, doblado o torcido, y & quotbeul & quot, boca. Que originalmente era un apodo se puede ver en una carta de 1447, que registra a Duncan le Cambeli, el primer Lord Campbell, siendo el & quotle & quot el escocés & quotlie & quot, que significa & quot; también llamado & quot, o & quot; conocido como & quot. Un grupo considerable de apellidos europeos tempranos se creó gradualmente a partir del uso habitual de apodos. Estos se dieron en primera instancia con referencia a la ocupación, oa una variedad de características, como atributos o peculiaridades físicas, características mentales y morales, supuesta semejanza con la apariencia o disposición de un animal o pájaro, o con hábitos de vestimenta.Según la tradición del clan, los Campbell eran originalmente conocidos como & quotClana Duibhne & quot o & quotO'Duine & quot, de un tal Diarmid O'Duine de Lochow. Alrededor de 1390, Duncan Campbell presenció un estatuto de Duncan, conde de Levenax, y se cree que es el primer portador del nombre en introducir una & quotp & quot en el nombre, influenciado por la teoría errónea de que & quot; cam (p) bell & quot proviene del francés normando & quotde Campobello & quot. es decir, "de la hermosa llanura". Campbell es el apellido hereditario de los duques de Argyll, que data de 1445, y su escudo de armas se describe así: & quot; Trimestralmente, primero y cuarto, gyronny de ocho oro y negro, siendo el escudo la cabeza de un jabalí combinada con oro & quot. Se muestra que la primera ortografía registrada del apellido es la de Gillespic Cambel, que data de 1263, en el & quot; Exchequer Rolls of Scotland & quot, durante el reinado del rey Alejandro 111 de Escocia, 1249 - 1286. Los apellidos se hicieron necesarios cuando los gobiernos introdujeron personal impuestos. En Inglaterra esto se conocía como Poll Tax. A lo largo de los siglos, los apellidos de todos los países han continuado "desarrollándose", lo que a menudo ha dado lugar a sorprendentes variantes de la ortografía original.

Un origen alternativo más probable del nombre Campbell se da en A History of Clan Campbell, vol. 1.

Gillespic (Gillespig, Gillespicus o Archibald) Campbell (aprox. 1041-1091) fue el primero en usar Campbell como apellido, derivándolo de las tierras (de Campus Bellus) heredadas por su padre en su matrimonio. Su padre era Malcolm (o Gillocallum) macDuibhn (nacido en 1020 Lochowe, Argyllshire, murió en Normandía en 1066). Malcolm fue a Normandía, donde se casó con la heredera de Beauchamps, o "Campus Bellus" en latín, (aprox. 1021 - aprox. 1070), que era hija de la hermana de Guillermo el Conquistador y, por tanto, de su sobrina.

Malcolm tuvo dos hijos por este matrimonio. El primero fue Dionisio o Duncan, que se quedó en Francia, donde su descendencia se llamó Beauchamps o Campbell. Duncan tuvo tres hijos, el mayor se quedó en Francia del tercero Beauchamp conde de Warwick en Inglaterra.

El segundo hijo de Malcolm fue Gillespic (Gillespig o Archibald), algunos dicen que fue un oficial del ejército de Guillermo el Conquistador, que vino de Francia a Escocia y se casó con Evah, hija de Paul O'Duibhn y heredera de Lochawe. Gillespic fue el primero en usar Campbell como apellido, derivándolo de las tierras (de Campus Bellus) heredadas de su padre en su matrimonio.


John Campbell Ross

John Campbell Ross (11 de marzo de 1899 - 3 de junio de 2009) fue el último veterano australiano vivo de la Primera Guerra Mundial.

John Campbell Ross
ApodoJacobo
Lealtad Australia
Servicio / sucursalPrimera fuerza imperial australiana
Segunda fuerza imperial australiana
Años de servicioFebrero - diciembre de 1918
1943 – 1945
RangoCorporal
UnidadOperador inalámbrico
Batallas / guerrasPrimera Guerra Mundial
Segunda Guerra Mundial
Relaciones-Irene (esposa)
-Peggy Ashburn (hija)
-Robert (hijo)

Nacido en Newtown, Victoria, un suburbio de Geelong, Ross se desempeñó como operador inalámbrico en la Primera Fuerza Imperial Australiana, se alistó en enero de 1918, pero nunca salió de Australia ni entró en servicio activo. Más tarde pasó a servir en la Segunda Guerra Mundial como cabo con el 20º Batallón, Cuerpo de Defensa de Voluntarios.

Su esposa, Irene (de soltera Laird), había fallecido varias décadas antes de la muerte de Jack Ross. Le sobreviven un hijo, Robert, una hija, Peggy Ashburn, cuatro nietos (Janette, Heather, Kay y John) y nueve bisnietos.

El 11 de noviembre de 1998, Jack Ross había sido galardonado con la Medalla del Armisticio del 80º aniversario para marcar el final de la Primera Guerra Mundial. Jack también había sido galardonado con la Medalla del Centenario por hacer su parte a la sociedad australiana en los 100 años desde la federación.

La muerte de William Evan Allan en octubre de 2005 dejó a Ross como el último excavador australiano de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, Claude Choules, un veterano de la Primera Guerra Mundial que sirvió para Gran Bretaña, vivía en Australia Occidental. Ross se convirtió en el hombre de mayor edad de Australia a la edad de 108 años, el 12 de junio de 2007, tras la muerte de Frank Scarrabelotti. Tras la muerte de E. Beatrice Riley, de 112 años, se verificó que era la persona de mayor edad de Australia.

Ross celebró su 110 cumpleaños con chocolates y pasteles y una carta conmemorativa del Primer Ministro de Australia, Kevin Rudd.

Como civil, Ross trabajó para Victorian Railways hasta que se jubiló en 1964. Ross murió pacíficamente mientras dormía aproximadamente a las 4 am. en el Hogar de Ancianos Golden Oaks en Bendigo el 3 de junio de 2009, a la edad de 110 años.


John Ross Campbell - Historia

Jefe principal de los indios Cherokee durante casi cuarenta años, John Ross sirvió durante uno de los períodos más tumultuosos de la historia de la tribu. Se le recuerda mejor como el líder de los Cherokees durante la época de grandes debates entre facciones en la década de 1830 sobre el tema de la reubicación en el Territorio Indio (Oklahoma). Como líder de la facción antirremovilización, pasó mucho tiempo en Washington, D.C., intentando convencer a los funcionarios del gobierno de que respetaran los tratados que garantizaban a la tribu sus tierras. A pesar de encontrar amigos en el Este, Ross y sus seguidores se vieron frustrados en sus esfuerzos. Ni las decisiones de la Corte Suprema ni sus propios valientes esfuerzos pudieron detener el poder irresistible del presidente. Andrew Jackson, los gobiernos de los estados vecinos y los estadounidenses hambrientos de tierras en sus fronteras. Además, Ross enfrentó la disidencia en casa de la facción proremoval de Ridge, que firmó un tratado de remoción fraudulento con el gobierno federal y selló el destino de la nación. Después de amargas y a veces sangrientas disputas entre facciones, Ross lideró a la tribu en su expulsión forzosa de sus países de origen en el sureste de Estados Unidos a nuevas tierras Cherokee en el actual noreste de Oklahoma, con una capital en Tahlequah. Quizás hasta una cuarta parte de los veinte mil miembros de la tribu murieron en el cruce que ha llegado a llamarse el Sendero de las Lágrimas.

Después de un período de relativa paz y tranquilidad nacional, Ross volvió a llamar la atención nacional durante la Guerra Civil Estadounidense de la década de 1860 cuando dirigió a la tribu a través de las tensas disputas sobre la lealtad de los Cherokee a la Unión. A regañadientes, aceptó la alianza con la Confederación, pero abandonó la Nación Cherokee cuando los federales invadieron el territorio indio. Pasó una buena parte del resto de la guerra en Washington, DC, abogando por la causa de los Cherokees. Al final de la guerra, pudo regresar a casa por un corto tiempo, pero regresó a la ciudad capital para discutir el caso Cherokee una vez más. Murió allí en 1866. Los restos del jefe Ross fueron devueltos a Tahlequah y sepultados en un complot familiar.

Ross se casó dos veces, primero con una mujer cherokee, Quatie, de la que se sabe poco y con quien tuvo cinco hijos que crecieron hasta la edad adulta, y después de su muerte con una mujer cuáquera de Delaware, Mary Brian Stapler, tuvieron dos hijos. Aunque nunca profundamente religioso, se unió a la Iglesia Metodista pero continuó siendo dueño de esclavos hasta la Guerra Civil. Como comerciante y propietario de una plantación, tuvo éxito financiero pero nunca fue rico y sufrió pérdidas repetidas debido a las políticas del gobierno federal y los trastornos de la época. Dejó un legado de éxito a pesar de los fracasos. Los Cherokees fueron removidos pero reunidos en el Territorio Indio para convertirse en una fuerza vital en las décadas de 1840 y 1850. Y a pesar de las divisiones de la década de 1860, los cherokees recuperaron la soberanía durante los últimos días de Ross.

Bibliografía

William L. Anderson, ed., Eliminación de Cherokee: antes y después (Atenas: University of Georgia Press, 1991).

William G. McLoughlin, Renacimiento Cherokee en la Nueva República (Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, 1985).

Gary E. Moulton, John Ross, Jefe Cherokee (Atenas: University of Georgia Press, 1978).

Gary E. Moulton, ed., Los papeles del jefe John Ross, 2 vols. (Norman: University of Oklahoma Press, 1985).

Thurman Wilkins, Tragedia Cherokee: La familia Ridge y la aniquilación de un pueblo (Norman: University of Oklahoma Press, 1986).

Ninguna parte de este sitio puede interpretarse como de dominio público.

Copyright de todos los artículos y otro contenido en las versiones en línea e impresas de La enciclopedia de la historia de Oklahoma está en manos de la Sociedad Histórica de Oklahoma (OHS). Esto incluye artículos individuales (derechos de autor de OHS por asignación de autor) y corporativos (como un cuerpo completo de trabajo), incluyendo diseño web, gráficos, funciones de búsqueda y métodos de listado / navegación. Los derechos de autor de todos estos materiales están protegidos por las leyes internacionales y de los Estados Unidos.

Los usuarios acuerdan no descargar, copiar, modificar, vender, arrendar, alquilar, reimprimir o distribuir estos materiales, o vincularlos a estos materiales en otro sitio web, sin la autorización de la Sociedad Histórica de Oklahoma. Los usuarios individuales deben determinar si el uso que hacen de los Materiales se rige por las pautas de & quot; uso justo & quot de la ley de derechos de autor de los Estados Unidos y no infringe los derechos de propiedad de la Sociedad Histórica de Oklahoma como titular legal de los derechos de autor de La enciclopedia de la historia de Oklahoma y en parte o en su totalidad.

Créditos fotográficos: Todas las fotografías presentadas en las versiones publicadas y en línea de La enciclopedia de la historia y la cultura de Oklahoma son propiedad de la Sociedad Histórica de Oklahoma (a menos que se indique lo contrario).

Citación

Lo siguiente (según El manual de estilo de Chicago, 17a edición) es la cita preferida para los artículos:
Gary E. Moulton y ldquoRoss, John y rdquo La enciclopedia de la historia y la cultura de Oklahoma, https://www.okhistory.org/publications/enc/entry.php?entry=RO031.

& # 169 Sociedad histórica de Oklahoma.


Alto riesgo

John Ellis Ross III nació en Long Beach, California y jugará en su temporada de 24 años en 2020. Jugó como receptor abierto y esquinero en la escuela secundaria, también en pista de atletismo. Considerado como un recluta de cuatro estrellas, jugó su pelota universitaria en la Universidad de Washington. Ross jugó tres años en total, pero se perdió el que habría sido su tercer año después de romperse la ACL durante una práctica de primavera. Ross luego regresó y tuvo una temporada monstruosa, jugando en los 13 juegos, atrapando 81 pases para 1,150 yardas y 17 touchdowns.

Ross en realidad sufrió una importante lesión en el hombro que requirió cirugía después de su última temporada universitaria, pero no se sometió a la cirugía hasta que terminó el NFL Scouting Combine. Fue considerado uno de los mejores receptores abiertos del draft con velocidad de élite. Midiendo 5'10¾ ", con un peso de 188 libras, Ross corrió un increíble 4.22 segundos Carrera de 40 yardas, superando el tiempo récord de 4.24 segundos de Chris Johnson.

Ross fue seleccionado como Noveno selección general, pero los Cincinnati Bengals en el Draft de la NFL 2017, en realidad el tercer receptor abierto seleccionado después de Corey Davis y Mike Williams. Su temporada de novato no salió según lo planeado ya que solo jugó en Tres juegos después de sufrir inicialmente una lesión en la rodilla y luego una lesión en el hombro que terminó la temporada.

En 2018, Ross jugó en 13 juegos atrapando solo 21 pases para 210 yardas, pero 7 touchdowns. Luego, en 2019, Ross solo jugó en 8 juegos, atrapando 28 pases para 506 yardas y 3 touchdowns, pero sufrió una fractura de clavícula en la mitad de la temporada. En mayo de 2020, los Bengals de hecho rechazado La opción del quinto año de Ross, que lo convertirá en agente libre después de la temporada 2020. Esto realmente será un hacer o romper temporada para él.

Es obvio que las lesiones han plagado la carrera de Ross. Repasemos ahora. Aunque solo tiene 24 años, Ross ya ha tenido varias lesiones importantes. En 2014, durante su segunda temporada en Washington, sufrió un dolor en los hombres ...


John Ross Campbell - Historia

IEn el avance de esta maravillosa publicación de 344 páginas, que fue publicada por la Asociación Clan Cameron en 1971, el Coronel Sir Donald Hamish Cameron de Lochiel, K.T., el 26 ° Jefe y Capitán del Clan Cameron relató:

"Recomiendo este libro a todos los miembros del Clan, y espero que su existencia sea ampliamente conocida por Camerons en todo el mundo".

El clan Cameron Online se ha tomado esta tarea en serio y ha hecho lo siguiente extracciones de la obra maestra de Stewart disponible para Camerons a través de Internet. Sin la intención de relacionar el trabajo completo de Stewart, esta versión condensada presentará una visión clara de la herencia del clan, al mismo tiempo que promocionará el libro en sí. Sir Donald también relató la preocupación válida de que:

`` Para un clan que había jugado un papel tan importante en la historia de las Tierras Altas de Escocia, existe una extraña escasez de literatura que se ocupe en profundidad de la Historia de los Cameron ''.

Para los miembros del clan que han compartido este sentimiento mientras buscaban en numerosas bibliotecas y encontraban el tartán de una página & quot; genérico & quot, la insignia y la descripción general de los detalles del párrafo escrito, este libro es definitivamente lo que ha estado buscando.

En cuanto al libro de Stewart, se puede obtener a través del Museo Clan Cameron (a través de la página de productos en línea). Viene con numerosas placas fotográficas, mapas y obras de arte (con un valor de 25 páginas, para ser exactos) y también detalla los septos del Clan Cameron, sus ramas de cadetes, información genealógica y referencias al & quot; País de Cameron & quot de Lochaber.

Y ahora, disfruta de esta edición especial, cortesía de la Asociación Clan Cameron.


El país de Cameron se encuentra en Lochaber, que se encuentra a horcajadas en el extremo suroeste de Glenalbyn, o Great Glen, como se le llama a menudo. Glenalbyn divide las Tierras Altas en dos partes al sur, las Tierras Altas del Sur, que comprenden las cordilleras Grampian y Monadhliath al norte, las Tierras Altas del Norte y del Oeste. El Canal de Caledonia, abierto al tráfico por primera vez en 1822, atraviesa toda la longitud de Glenalbyn. Aunque una gran parte de Lochaber se encuentra en el lado oeste de la cuenca de Lochy (que forma el extremo sur de Glenalbyn), hay dos subdivisiones al este de Brae Lochaber y Nether Lochaber. El condado es muy montañoso, algunas de las colinas se elevan a 4000 pies y sobre Ben Nevis, la montaña más alta de Gran Bretaña a 4406 pies. Toda el área está cruzada por lagos marinos y lagos de agua dulce, anchos tramos y cañadas estrechas. Los estratos son generalmente fértiles y, cuando se drenan y cultivan, son capaces de producir buenas cosechas. Las cañadas proporcionan un excelente pastoreo para el ganado vacuno y los ciervos ovinos que deambulan por las montañas y hay varios tipos de caza: urogallo, blackgame y ptarmigna. Los ríos y lagos abundan en salmones y truchas, los lagos marinos en muchos tipos de peces marinos.

En el momento en que comienza esta historia, alrededor de 1400, el país en general debe haber tenido el mismo aspecto que en la actualidad, pero la población, en lugar de estar concentrada en la ciudad de Fort William y sus pueblos adyacentes, se extendió por El área completa. En cada cañada había pequeños asentamientos de quizás media docena a una docena de toscas chozas, dondequiera que el suelo fuera lo suficientemente profundo como para permitir un poco de cultivo. Las carreteras eran inexistentes y toda la comunicación y el transporte se realizaba a pie, a caballo o en ponis nativos que llevaban alforjas, monturas de carga o trineos tiradores. Se desconocían los vehículos con ruedas. Los habitantes eran tribus que vivían en sus propias áreas, llevaban a cabo sus primitivas ocupaciones pastoriles y agrícolas, y perseguían sus disputas con las tribus vecinas, generalmente por la ocupación de las tierras más deseables.

Hacia fines del siglo XIV, surgió en Lochaber un jefe o líder llamado Donald Dubh, cuyo apellido era Cameron. Debe haber sido un hombre de importancia, habilidad y energía, porque tenía muchos seguidores compuestos por tribus locales. Donald Dubh fue el primer jefe o capitán & cuotauténtico & quot de esta confederación de tribus que gradualmente se conoció como el Clan Cameron, tomando el nombre de su capitán como el nombre genérico del conjunto, hasta que el clan fue reconocido oficialmente por primera vez con ese nombre en una carta. de 1472. De Donald Dubh todos los jefes posteriores derivaron su patronímico gaélico, MacDhomhnuill Duibh (el hijo de un Donald moreno o moreno) por el nombre que se conoce al jefe actual en gaeldom.

Durante los siglos XIII y XIV, las tribus más importantes de Lochaber fueron el Clan Donald, el Clan Chattan y el Mael-anfhaidh. El Mael-anfhaidh constaba de tres tribus principales: los MacMartins de Letterfinlay los Macgillonies (Mac ghille-anfhaidh) y los MacSorlies de Glennevis (Sliochd Shoirle Ruaidh). Se dice que los MacMartin proporcionaron el jefe de esta confederación de tribus. Donald Dubh Cameron, ya mencionado, se casó con la hija de MacMartin (se dice que es la hija del jefe de MacMartin) y, ya sea a través de esto o por su propia destreza, asumió el liderazgo o la capitanía de la confederación de clanes que luego formaron el Clan Cameron.

En 1396 tuvo lugar la batalla de gladiadores de la pulgada norte de Perth. Este asombroso concurso entre representantes de dos clanes rivales se libró en una arena especialmente preparada, rodeada de asientos para los espectadores, y fue contemplada por la flor de la nobleza escocesa. Doce hombres de cada clan, algunos dicen más, elegidos por su destreza, lucharon con la espada y el blanco ante el rey, Roberto III, que actuó como juez. En realidad, la identidad de los dos clanes comprometidos nunca se ha establecido más allá de toda duda, pero muchas autoridades afirman que el concurso se organizó para resolver las diferencias entre el Clan Macintosh y el Clan Cameron, pero si este fue el caso, no tuvo éxito. Es discutible qué lado ganó, pero la disputa continuó tan amargamente como antes. ¡Esta disputa iba a continuar con diferentes fortunas durante los próximos trescientos cincuenta años!

Donald Dubh se convirtió en jefe en el momento en que el señorío de las islas estaba en su cenit. Se supo de él por primera vez cuando se levantó en apoyo de Donald, y Lord of the Isles, en su rebelión de 1411. Levantó una gran fuerza de entre su propio Clan Donald, y de sus vasallos y seguidores, entre los que se encontraban Donald Dubh y su seguidores. Este ejército se enfrentó a la fuerza del Regent Albany en Harlaw, cerca de Aberdeen. La Batalla de Harlaw fue un asunto particularmente sangriento, y se conoció como "Red Harlaw". El resultado fue indeciso, ya que las bajas fueron tan numerosas en ambos bandos que no pudieron luchar más.

Dieciocho años después, cuando Alexander, tercer señor de las islas reunió sus fuerzas y atacó y saqueó la ciudad de Inverness, Donald Dubh y los Cameron se alzaron en su apoyo. Los Macintosh también formaron parte de su fuerza. Sin embargo, cuando Alejandro regresaba a Lochaber fue interceptado por el rey Jaime I con un gran ejército. Donald Dubh y los Macintosh, al encontrarse opuestos a su soberano, abandonaron a Alejandro de las Islas y se unieron a las fuerzas del Rey. Algunos dicen que por este motivo el ejército de Alejandro fue derrotado, y el propio Alejandro se sometió al rey y fue encarcelado.

En el mismo año, los dos clanes (Cameron y Macintosh) tuvieron un encuentro desesperado.Aunque los Cameron y los Macintosh estaban de acuerdo en sus principios de lealtad, sin embargo, su antigua disputa sobre la propiedad los dividió tanto como siempre y los llevó a un compromiso el Domingo de Ramos, que se libró con esa obstinación y furia que la mayoría de los Macintosh. y casi toda la tribu de los Camerons, fueron despedazados. Mientras tanto, Donald Balloch, primo de Alejandro de las Islas, se levantó para vengar el encarcelamiento de Alejandro. Habiendo derrotado a una fuerza real, que incluía al Clan Cameron, enviado para sofocarlo en Inverlochy, volvió su atención a los Cameron y al Clan Chattan (Mackintosh), devastó su país, poniéndolo a fuego y espada. Luego, el Rey condujo un ejército a las Tierras Altas y las fuerzas rebeldes se desintegraron.

En 1437, el rey fue asesinado y Alejandro, señor de las islas, fue liberado. No perdió tiempo para vengarse de los Cameron. No sólo lo habían abandonado en 1429, sino que se habían negado a unirse a la revuelta de Donald Balloch en 1431. Donald Dubh Cameron se vio obligado a volar a Irlanda alrededor de 1438, y Alexander otorgó las tierras de Cameron a John Garve Maclean de Coll. Donald Dubh pronto regresó para proteger y liderar a su gente. El clan retuvo la ocupación de sus tierras al derrotar a los Macleans en una batalla en Corpach.

El hijo de Donald Dubh, Allan MacDonald Dubh (duodécimo jefe), debe haber sucedido a su padre poco después de 1461. Al parecer, los Cameron habían hecho las paces con los MacDonald en ese momento. Allan se había casado con una dama MacDonald, y en 1472 fue nombrado Guardián del Castillo de Strome (también llamado Strone), un bastión de MacDonald en Lochcarron en Ross-shire. Este Allan M'Coilduy tenía el carácter de uno de los capitanes más valientes de su tiempo. Se dice que hizo 32 expediciones al país de su enemigo durante los 32 años que vivió, y tres más, durante las tres cuartas partes del año que estuvo en el vientre de su madre. Una incursión de Cameron en las tierras de Macintosh, que se vio frustrada por la duplicidad de su vecino y pariente Keppoch, que secretamente se las arregló para ayudar a Macintosh atacando a los Cameron por la retaguardia. Esto llevó a la derrota de los Cameron, y Allan murió en el fragor de la refriega (hacia 1480). Debido a la frecuencia de sus incursiones y escaramuzas, se le conoció como Allan nan Creach (Allan de las Incursiones).

Ewen MacAllan (decimotercer jefe), capitán del clan Cameron, debe haber sucedido a su padre, Allan MacDonald Duibh, algún tiempo después de 1480. Demostró ser igual a cualquiera de sus predecesores en el vigor de su mente y cuerpo, pero aunque para facilitar Los asuntos de ajuste con Macintosh, se casó con Marjory, hija de Duncan, entonces jefe de ese nombre. Sin embargo, todos sus esfuerzos por lograr un acuerdo que resultaron ineficaces, la guerra estalló con más furia que antes. Muchos y sangrientos fueron los conflictos entre ellos, y se relatan grandes acciones de ambas partes. Pero los Cameron, comandados por un Jefe que tenía la ventaja de todos sus vecinos en conducta y espíritu, no es de extrañar si en general demostraron ser demasiado duros para sus enemigos.

Ewen se construyó una casa fuerte en Torcastle, no en la tierra real otorgada sino muy cerca de ella, probablemente en un sitio donde había habido una vivienda o un castillo durante cientos de años, posiblemente desde los días de Banquo, Thane de Lochaber. Hasta ese momento, los Capitanes del Clan habían tenido su residencia principal en Eilean nan Craobh, uno de los pequeños islotes de Locheil, cerca de la costa de Corpach.

Ewen estuvo involucrado en la gran disputa de Clanranald en la que John Moidartach, Capitán de Clanranald, estaba comprometido en la defensa de su jefatura contra Ronald Gallda, el legítimo reclamante. Ewen se puso del lado de John Moidartach, y Camerons luchó junto a MacDonalds en la Batalla de Blar na leine en 1544. En esta batalla, que se libró a la cabeza del Loch Lochy, los partidarios de Ronald Gallda, los Fraser asistidos por los Grants, fueron casi aniquilados. Se dice que la batalla se ganó su nombre Blar na leine o Batalla de las camisas, porque el día era muy caluroso, los combatientes descartaron sus mantas y lucharon con sus camisas. Los MacDonalds y Cameron, beneficiándose de su victoria, llevaron a cabo incursiones más exitosas en las tierras de Grant y Fraser (conocidas como la Incursión de Urquhart), que eran increíblemente ricas y fértiles para los hombres Lochaber.

En 1546, Macintosh, en su calidad de administrador de Lochaber, se unió a Huntly y arrasó el país de Cameron. Detuvieron a Lochiel y Donald, el hijo de Donald Glas de Keppoch, y estos dos fueron juzgados (como resultado de estar implicados en las aspiraciones del Conde de Lenox, junto con la Batalla de Blar na leine y la Incursión de Urquhart), declarados culpables. , y fueron decapitados, sus cabezas fueron fijadas sobre las puertas de Elgin en el país de Huntly. Así murió Ewen MacAllan, en muchos sentidos uno de los más grandes jefes de Cameron. Él sentó las bases de lo que eventualmente se convirtió en la finca Lochiel como la conocemos hoy. Macintosh no vivió lo suficiente para disfrutar de su triunfo sobre los Cameron. Tres años más tarde, él mismo cayó en desgracia con Huntly y fue ejecutado bajo el cargo falso de conspirar contra la vida del conde.

Ewen Beag (decimocuarto jefe), que se convirtió en capitán del clan tras la ejecución de su ilustre abuelo, heredó poco más que problemas. Las tierras de Lochiel habían sido confiscadas y concedidas a Huntly, incluida la "Fortificación de Torcastell", Glenloy y Locharkaig. Las tierras de Lochalsh y Lochcarron habían sido confiscadas y concedidas a Grant of Culcabock y Grant of Freuchie respectivamente como & quotsatisfaction for a spuilzie & quot, es decir, para compensar a los Grant por sus pérdidas en el Raid de Urquhart. Él (Ewen) tuvo un hijo natural, Donald M'Ewen M'Conell, quien se convirtió en los anales del clan como & quotTaillear dubh na tuaighe & quot - & quot; El sastre negro del hacha & quot.

Algunos dicen que Ewen murió a manos de Huntly, pero Balhaldie cuenta la historia tradicional del nacimiento de Taillear Dubh y la muerte de Ewen:

`` De él, Ewen Beag, no encuentro nada memorable excepto su desafortunada muerte por estar en su juventud muy enamorado de una hija del Laird de MacDonald (M'Dougall) encontró a la dama tan complaciente que se enamoró de él. El padre disimuló su resentimiento, y astutamente llevó a Lochiel a una comuna en la isla Nacloich (sic) donde, habiendo ocultado previamente a un grupo de hombres, lo hizo prisionero al negarse a casarse con ella, y lo encerró en el Castillo de Inch- Connel, en Lochow, un lago de agua dulce, a buena distancia de Lochaber, al que sus amigos no podían tener fácil acceso, debido a la dificultad de proveerse de botes. Tan pronto como la noticia llegó a Lochaber, su clan resolvió arriesgarlo todo por su alivio, y habiendo hecho los preparativos necesarios, su padre adoptivo, & quotMartine M'Connochey de Lattir Finlay & quot, jefe de los & quotM'Martins & quot, un antiguo y numerosa tribu de los Cameron, se puso a la cabeza de un grupo elegido, y pronto se hizo dueño del castillo. Lochiel estaba entonces jugando a las cartas con su guardián o gobernador, llamado MacArthur, y estaba tan feliz por su entrega que, al verlo muy alarmado por el ruido de los asaltantes, descubrió apresuradamente el diseño, por el cual pagó caro. MacArthur, para satisfacer su resentimiento y el de su amo, apagó inmediatamente las luces y, metiendo su daga o punta debajo de la mesa que estaba entre ellos, lo hirió en el vientre. Sus libertadores, mientras tanto, entrando apresuradamente en su apartamento, lo llevaron a sus botes donde, siendo la noche fría, pidió un remo para calentarse con el ejercicio. Pero, al estirar un remo, se dio cuenta por primera vez de su herida, que poco después resultó mortal. Su grupo aterrizó y lo acostó, regresó al castillo y, en venganza por su muerte, envió a MacArthur y a todos los hombres que estaban con él.

Ewen Beag, que no tenía heredero legítimo, fue sucedido por su hermano Donald Dubh (decimoquinto jefe) en 1553. Cuando la reina María (María, reina de Escocia) llegó a Escocia, concedió el condado de Moray a su medio hermano, Lord James Stewart. Esto fue demasiado para que el poderoso Huntly lo soportara, por lo que se rebeló. Al levantar a sus vasallos, se encontró con las fuerzas de la Reina en la Batalla de Corrichy en 1562 y fue derrotado. Donald Dubh llevó a su clan a unirse a las fuerzas de la Reina contra Huntly, y en 1564 fue recompensado. La Reina otorgó una carta. por las tierras de Letterfinlay, Stronnabaw y Lyndalie, anteriormente en manos de George, conde de Huntly, y confiscadas. Estas eran las tierras de MacMartin al lado este del Lochy, que Huntly le había otorgado al abuelo de Donald Dubh en 1535, pero que se había perdido en 1546 cuando Ewen Allanson fue ejecutado.

Donald Dubh se casó con una hija de Hector Mor Maclean de Duart. Hay un misterio en cuanto a su muerte, Gregory afirma que fue asesinado por los miembros de su propio clan, y hay alguna evidencia de que este pudo haber sido el caso. Con la muerte o el asesinato de Donald Dubh en 1569, el clan se hundió en un estado de anarquía durante la minoría de Allan, su hijo, y la paz, aunque algo incómoda, no se restableció hasta que Allan se convirtió en capitán en 1577.

Allan (Allan MacDonald Dubh - decimosexto jefe) era un niño cuando su padre murió o fue asesinado en 1569, y el liderazgo del clan recayó en sus tutores, sus tíos abuelos Ewen Cameron de Erracht y John Cameron de Kinlochiel, ambos más jóvenes. hijos del bisabuelo de Allan, Ewen MacAllan o Allanson, de su segunda esposa Marjory Macintosh. Los tutores parecen haber sido impopulares, ciertamente entre una gran parte del clan. Tan poco confiaban en ellos que el joven Allan fue enviado en busca de seguridad a la isla de Mull para que lo criara su tío, Héctor Og Maclean de Duart. Posteriormente, su educación fue confiada al Sr. John Cameron, Ministro de Dunoon. Se dice que los tutores, en particular Erracht, el mayor, se apoderaron de las tierras de Lochiel y las trataron como si fueran suyas. Erracht, de hecho, reclamó la jefatura para sí mismo. Llegaron a un acuerdo con su pariente Macintosh con respecto a las tierras en disputa que fue tan perjudicial para los intereses del clan que se vieron obligados a repudiarlo. Esto trajo sobre ellos la ira de Macintosh, y estaban tan inseguros del apoyo del clan para oponerse a él que tuvieron que conseguir la ayuda del Taillear Dubh quien, como se recordará, era el hijo natural de Ewen Beag de Lochiel. , y quien, siendo un pariente cercano del joven Allan, y un hombre de gran habilidad y valor, contaba con la confianza y el apoyo de la mayor parte del clan. El Taillear Dubh y sus seguidores se encontraron con la facción Erracht liderada por Ewen del hijo de Erracht, Donald Dubh M'Ewen, en el castillo de Inverlochy, donde Donald Dubh fue asesinado por algunos de los hombres de Taillear. Él (el Taillear Dubh) luego tomó el mando del clan hasta que Allan pudiera regresar y comandarlo él mismo.

Donald M'Ewen M'Connell o Donald MacEwen Bhig, conocido como Taillear Dubh na Tuaighe, fue una de las figuras más coloridas del clan. De niño fue amamantado por la esposa de un sastre que vivía en Blar na cleireach, cerca de Lundavra, de ahí su sobrenombre. Más tarde fue criado por MacLachlan de Coruanan, jefe de una tribu que eran seguidores de Lochiel. Se convirtió en un experto en el uso de armas y fue particularmente diestro en el uso del Hacha Lochaber, su arma favorita. Creció para ser un hombre valiente y prudente, famoso por su ingenio y sarcasmo.

Durante este interregno de ocho años (1569-1577 / 8) hay muchas leyendas e historias sobre las escapadas del Taillear Dubh y su animosidad empedernida hacia los Macintosh. En 1577/78, Allan volvió a tomar el mando del clan, pero no fue hasta 1585 que el último de los líderes rebeldes encontró su muerte cuando John Cameron de Kinlochiel fue ejecutado en Dunstaffnage por instigación de Argyll. En cuanto al Taillear Dubh, existe la tradición de que fue a Cowal y se instaló en Stratheachaig. Sus descendientes tomaron el nombre de Macintaillear, luego lo cambiaron a Taylor, y muchos de esos nombres en Cowal son en realidad Cameron. Se les conocía como Clann an Taillear Dhuibh Chamronaich, y parece que hay pocas dudas de que los Taylor descendientes de las familias Cowal de Taylor pueden afirmar que son descendientes de Donald MacEwen Bhig.

Algunos años después de que Allan asumiera el mando del clan, los Grants invirtieron a Macintosh con las tierras de Lochalsh que habían pertenecido a los Cameron, pero que habían sido entregadas a los Grants como compensación por las depredaciones de la & quot; Incursión de Urquhart & quot; en 1546. Los Cameron lo resentirían, pero lo peor estaba por venir. En 1598, se otorgó una comisión a Huntly, Macintosh, Grant of Freuchie y otros para detener a Lochiel y a todos los hombres principales del clan por varios crímenes que habían cometido. La comisión fue ineficaz y dos años más tarde Allan se unió a Huntly, probablemente porque Huntly estaba en ese momento enemistado con Macintosh y los Grants. En un contrato de 1590/91, Huntly acordó dejar a Allan en plena posesión de sus tierras con la condición de que Allan aceptara apoyarlo con todas sus fuerzas y recursos. Allan, sin embargo, debía ser consultado y familiarizado con todos los diseños de Huntly. Como resultado, los Cameron invadieron las tierras de Macintosh y Grant y mataron a "XLI de Macintosh y XXIII inquilinos de Grant, e hirieron al Laird de Balendalough". Siguieron otras refriegas, en una de las cuales se dice que cincuenta Cameron murieron. Así, Lochiel, un protestante, estaba del lado de Huntly, el gran noble católico, en la batalla de Glenlivet, donde una confederación de Argyll, Atholl, los Forbeses y los Macintosh fue derrotada por Huntly y sus seguidores. Aunque (Huntly) estaba a favor del Rey, James tuvo que castigarlo por deferencia a la demanda popular de venganza por parte de la facción presbiteriana, por lo que Huntly ganó poco con su victoria, y tuvo que exiliarse temporalmente por unos años. Durante los años del exilio y el decomiso de Huntly, Lochiel se convirtió en un rebelde sin nadie que lo protegiera.

Las propiedades de Lochiel fueron regaladas a un cortesano, Sir Alexander Hay. Hay los dividió y vendió la parte principal o de Lochielside a Hector Maclean de Lochbuie. ¡Ninguna venta podría haber sido menos bienvenida! El resto de la finca fue a parar a varios compradores. Lochiel se sometió a lo inevitable y no tomó medidas para recuperar estas tierras por la fuerza, asegurándose así la amistad de estos caciques vecinos. Lochbuie finalmente vendió sus derechos en la propiedad de Lochiel propia de Argyll. ¡Estaba dispuesto a permitir que Lochiel ocupara las tierras de Lochiel, bajo su superioridad, con la condición de que Lochiel le pagara el dinero que él, Argyll, había pagado a Lochbuie! ¡Así, Argyll prácticamente obligó a Allan a comprar para Argyll una superioridad sobre sí mismo!

Huntly, antes de su pérdida, había tenido el control de casi todo Lochaber y había sido superior a todas las tierras de Cameron. Ahora encontró a Argyll controlando la totalidad de las tierras de Cameron al oeste del río Lochy, y no le gustó. Ya se ha dicho que había habido una ruptura en el clan durante algún tiempo. Huntly, al darse cuenta de esto, se aprovechó de ello y sobornó a Alister Cameron de Glennevis y otros, prometiéndoles la independencia feudal de Lochiel. Lochiel tuvo que hacer valer su autoridad a toda costa por la lealtad de los miembros de su clan que ningún rey o gobierno podía conferir. Organizó una reunión con los miembros de su clan desleal, pero sospechando traición, hizo el siguiente plan. Iba a reunirse con ellos con algunos hombres para discutir los términos, pero 120 de sus seguidores más confiables iban a estar escondidos en un bosque cercano. Si se pretendía traicionarlo y lo atacaban, su pequeño grupo se retiraría apresuradamente, y esa era la señal para que sus hombres cayeran sobre el enemigo en la retaguardia. El plan funcionó a la perfección, y dieciséis de los cabecillas, incluidos Alister de Glennevis y John Bodach de Erracht, fueron pasados ​​por la espada.

Macintosh obtuvo una nueva comisión para detener a Lochiel, así como a Keppoch y su hijo. Como Macintosh tenía el respaldo del Rey y se le habían otorgado poderes tan amplios como Argyll para la supresión del Clan Gregor, Lochiel, sabiendo que Huntly resentiría tanto poder en manos de Macintosh, pensó que había llegado el momento de negociar con Huntly. Lochiel se vio obligado a reconocer los derechos de propiedad de Lord Gordon, su hijo John Cameron iba a tener la parte Mamore de la finca como su vasallo. En ese momento, los Cameron se enfrentaron a la situación más peligrosa de los últimos cien años. No tenían cartas efectivas para las tierras directamente de la Corona. Argyll era el propietario virtual de todas sus tierras al oeste del Lochy, a excepción de Glenloy y Locharkaig, mantenidos bajo hipoteca de Macintosh. Lord Gordon, el hijo de Huntly, era dueño de todos los del este, excepto los que tenía John Cameron como vasallo. Todo esto le había sido impuesto a Lochiel para preservar a su clan de la destrucción total.

Mientras tanto, el hijo de Lochiel, John Cameron, había sido encarcelado en el Tolbooth de Edimburgo como prenda de su padre, por instigación de Macintosh. Su encarcelamiento en Tolbooth afectó su salud, y sus amigos lograron que su pupilo se extendiera a la ciudad de Edimburgo. A su debido tiempo murió Macintosh, y su heredero era un menor, cuyos asuntos fueron manejados por Sir John Grant de Freuchie. y como Sir John no tenía un interés particular en la gran disputa Macintosh-Cameron, y en ese momento no tenía enemistad hacia los Cameron, pronto hizo arreglos para arreglar la vieja disputa al menos temporalmente. La propiedad de las tierras en disputa se sometió a arbitraje y, aunque la decisión de los árbitros fue a favor de Macintosh, los Cameron todavía ocuparon las tierras, pero le permitió a Allan hacer las paces con el gobierno. Sir John también consiguió sacar al pobre John Cameron de la cárcel y lo llevó a su propia casa hasta que pudiera ser devuelto a su padre.

A Allan Cameron de Lochiel finalmente se le concedió una remisión o todas sus "fechorías" pasadas, tal como estaban, en 1624, y desde ese momento el Jefe y el Clan estuvieron en paz excepto por algunas incursiones y disturbios menores. La más importante de ellas fue la Segunda Incursión de Moyness en 1645. Allan debió ser un hombre muy anciano y probablemente tuvo poco que ver con eso. Los Cameron levantaron una gran cantidad de ganado de las tierras de Grant de Moyness en Morayshire. Allan MacDonald Dubh murió en abril de 1647, después de lo que solo puede describirse como una vida larga y tormentosa. Era un hombre muy viejo porque debía tener cerca de 85 años. Hay un monumento apropiado para este gran Capitán del Clan Cameron en Achnacarry, porque en la pared del salón cuelga su Gran Espada o Claidheamh Mor. En un lado de la hoja está grabado el nombre `` Allan Camron de Lochell, 1588 '', en el otro lado la leyenda `` Spero Dum Spiro ''. ¿Qué mejor lema para este hombre de acción, que estaba constantemente acosado por sus codiciosos y poderosos vecinos? proscrito fue vilipendiado por el rey al que se esforzó por servir, sin embargo, cuando la voluble fortuna le había hecho lo peor, su intrépido coraje y sagacidad se las ingenió para convertir sus desgracias en su beneficio final.

Con la muerte de Allan MacDonald Dubh, el jefe y el clan parecen pasar de los feroces y feroces forajidos que luchan por sobrevivir, primero un vecino rapaz, luego otro arrojado de un lado a otro primero por Huntly, luego por Argyll, pero manteniendo para siempre su precario control. sobre las tierras en disputa, el núcleo mismo de la herencia patriarcal de Cameron. Fue un logro del que podían estar orgullosos. Con la sucesión de Ewen Dubh (decimoséptimo jefe), el nieto de Allan, se embarcaron juntos, él y los miembros de su clan, en una era mucho más noble.

Ewen Cameron nació en 1629 en Kilchurn Castle, Lochawa, el hogar de su madre, Margaret, hija de Sir Robert Campbell de Glenorchy. Su padre, John Cameron, cuya salud había empeorado a causa de su largo encarcelamiento, murió alrededor de 1635. Su abuelo, Allan, héroe de muchas refriegas, era el jefe del clan pero era demasiado mayor para criar a su nieto, por lo que trajeron a Ewen primero por su padre adoptivo, Duncan MacMartin de Letterfinlay, y más tarde por su tío, Donald Cameron de Glendessary. Cuando Ewen tenía 12 años, Argyll participó en su educación. Tanto como superior feudal como como pariente, estaba decidido a criarlo en un ambiente amigable con sus designios, y para dar al diablo lo que le correspondía, cumplió fielmente sus intenciones brindándole una excelente educación en Inveraray bajo la dirección de a cargo de un maestro especial. Fueron días conmovedores en Escocia. Era la víspera de la Guerra Civil. Argyll iba a dirigir el ejército del Covenant Montrose, el ejército del Rey. El primer impacto de la guerra sobre el joven Ewen fue la gran batalla de Inverlochy de 1645, cuando el jefe, el viejo Allan Cameron, que entonces tenía casi 90 años, aunque no podía luchar contra sí mismo, envió a 300 Camerons al ejército de Montrose y, según algunos, , advirtió a Montrose de la presencia de Argyll en Inverlochy, y dispuso que los guías llevaran al ejército en secreto por caminos poco conocidos hasta una posición desde la que pudieran (con mayor éxito) atacar a las fuerzas de Argyll.

Después de la desastrosa batalla de Philiphaugh, que resultó en la derrota de Montrose y el colapso de la causa real en Escocia, Argyll, acompañado por Ewen, fue a St. Andrews para asistir a una reunión de los Estados convocados para juzgar y condenar a sus prisioneros realistas. . Ewen logró acceder a algunos de los prisioneros sin el conocimiento de su tutor. Estos hombres, que esperaban su perdición con sereno coraje, tuvieron un profundo efecto en el joven. Al día siguiente, con Argyll, presenció la ejecución de los prisioneros con disgusto y horror. Si la vista tenía la intención de asustarlo o asegurar su apoyo al Covenant, no tuvo éxito desde ese día en que era un realista y nunca se desvió de esa elección.

En 1647, a la edad de 18 años, el año en que murió su abuelo, dejó la tutela de Argyll para regresar a su clan y a su propio país. Los Cameron lo recibieron con regocijo universal, tras un día de viaje para encontrarlo. El primer compromiso liderado por Lochiel al hacerse cargo del liderazgo del clan fue contra su vecino Keppoch quien, pensando que tenía que lidiar con un joven inexperto, se negó a pagar una anualidad de una hipoteca debida a Lochiel. Ewen reunió a varios cientos de miembros de su clan y marchó sobre Keppoch, quien, al ver la determinación de los Cameron y que estaban bien dirigidos, consideró que la discreción era la mejor parte del valor y resolvió el asunto de manera amistosa.

En 1650 recibió una carta del rey Carlos II convocándolo a formar su clan y unirse al ejército real en Stirling. Experimentó algunas dificultades para criar suficientes hombres porque muchos de los miembros de su clan vivían bajo la superioridad de Argyll ad Huntly y no la suya propia. eventualmente recibió una comisión para criar a su clan dondequiera que pudieran vivir. Era la primavera de 1652 cuando estuvo en condiciones de dejar Lochaber. Para entonces, los escoceses habían perdido la batalla de Inverkeithing y Carlos había partido con su ejército en la marcha fatal hacia Worchester. Quizás, afortunadamente, Ewen no estuvo involucrado en estos eventos y, por lo tanto, escapó al destino de la muerte o el encarcelamiento de muchos de los soldados escoceses de Charles.

En 1652 llevó a su clan a unirse al ejército del conde de Glencairn, que estaba resistiendo en las Tierras Altas Orientales contra el ejército de ocupación de Cromwell. Glencairn acampó en Tullich en Braemar, y le dio a los Cameron el honor de actuar como puesto de avanzada del ejército principal. Ewen tomó una excelente posición en un paso empinado que dominaba la aproximación del campamento del ejército principal. Al día siguiente, sus exploradores informaron del acercamiento del ejército inglés, y Ewen, después de evaluar la situación, envió un mensaje a Glencairn, quien tenía tiempo de sobra para trasladar a sus tropas a una posición casi inexpugnable detrás de un pantano, donde la caballería inglesa no podía hacerlo. atácalo. Mientras tanto, Lochiel pudo detener el avance inglés, porque el paso era tan estrecho y empinado que el coronel Lilburn, el comandante inglés, no pudo desplegar su fuerza, y Lochiel pudo infligir grandes bajas al enemigo sin incurrir en muchas él mismo. y retrasó el avance durante muchas horas. Finalmente, recibió órdenes de retirarse y regresar al ejército de Glencairn. Liberó a sus hombres con gran habilidad y pocas pérdidas, y su comandante lo felicitó por su regreso. El éxito de esta acción sentó las bases de su fama como líder militar y le ganó la confianza y la devoción de los miembros de su clan. Por su destacado servicio recibió una carta de encomio del rey Carlos.

Ewen y el clan participaron en varias otras luchas y escaramuzas mientras servían con Glencairn, hasta que 1654 el general Middleton asumió el mando de las fuerzas realistas. En ese año, el mando del ejército inglés fue asumido por el general George Monk, cuya política era mantener a las fuerzas de Middleton cerradas en las Tierras Altas, donde el suministro de alimentos, municiones y dinero era extremadamente difícil. Las fuerzas de Middleton comenzaron a desintegrarse gradualmente y la resistencia efectiva llegó a su fin. Monk fue nombrado gobernador de Escocia y, como parte de su política para las Tierras Altas, planeaba erigir fuertes en varios puntos estratégicos. el fuerte que concernía a los Cameron se ubicaría en Inverlochy, con la intención expresa de controlar a los clanes Lochaber. como Lochiel todavía estaba con Middleton, desembarcaron en Inverlochy y erigieron sus fortificaciones sin oposición. Los Cameron fueron tomados por sorpresa, pero Lochiel, apresurándose de regreso a Lochaber, decidió hacer que la ocupación del fuerte fuera lo más costosa posible. Cuando Lochiel vio cuánto había avanzado el trabajo en el fuerte, se dio cuenta de que un ataque en vigor estaba fuera de discusión. Por lo tanto, despidió a los miembros de su clan. él y 32 de sus jóvenes más valientes como guardaespaldas se instalaron cerca de Achdalieu y esperaron su oportunidad. Tenía espías trabajando en el fuerte y lo mantuvieron informado de los movimientos de la guarnición.

Un día, el coronel Brayne (o Bryan), un comandante del fuerte, envió un grupo de trabajo. se decidió atacar al grupo que ascendía a 138. Siguió una animada batalla. Los ingleses, habiendo disparado sus mosquetes demasiado pronto, no pudieron recargar antes de que los Cameron estuvieran entre ellos. Sus torpes mosquetes no eran rival para la espada y el objetivo, y los Cameron, aunque tan desesperadamente superados en número, fueron, después de una dura lucha, capaces de hacer huir a los soldados. Lochiel se separó de sus hombres y se encontró frente a un oficial inglés que, avergonzado de la derrota de sus hombres, estaba decidido a matarlo. Balhaldie describe la pelea así:

El combate fue largo y dudoso, ambos lucharon por sus vidas y como ambos estaban animados por la misma furia y coraje, parecían manejar sus espadas con la misma destreza. El caballero inglés tenía con mucho la ventaja en fuerza y ​​tamaño, pero Lochiel lo superó en agilidad y agilidad, al final le arrancó la espada de la mano. Pero no se le permitió hacer uso de esta ventaja porque su antagonista volando sobre él con increíble rapidez, se encerraron y lucharon hasta que ambos cayeron al suelo en los brazos del otro. En esta postura lucharon, y dieron vueltas arriba y abajo hasta que se fijaron en el cauce de un arroyo, entre dos riberas rectas, que luego, por la sequía del verano, casualmente se secaron. Aquí Lochiel estaba en una situación de lo más lúgubre y desesperada por estar debajo, no solo estaba aplastado por el peso de su antagonista (que era un hombre extremadamente grande), sino también dolorido y magullado por las muchas piedras afiladas que estaban debajo de él. . Sus fuerzas estaban tan gastadas que ninguno de los dos podía mover un miembro, pero el caballero inglés, con la ventaja de ser el primero, recuperó por fin el uso de su mano derecha. Con él agarró una daga que colgaba de su cinturón e hizo varios intentos de apuñalar a su adversario, quien todo el tiempo lo mantuvo firme, pero la estrechez del lugar donde estaban confinados y la postura en la que se encontraban, hicieron que la ejecución fuera muy difícil. difícil, y casi impracticable, mientras estaba tan estrechamente abrazado, hizo un violento esfuerzo por soltarse y en esa acción, levantando la cabeza y estirando el cuello, Lochiel, que por esto tenía las manos en libertad, con la izquierda repentinamente lo agarró por la derecha, y con la otra por el cuello, y saltando a su garganta extendida, que solía decir `` Dios se puso en su boca '', la mordió completamente, y mantuvo tal agarre, que trajo un bocado! ¡Esto, dijo, como el bocado más dulce que jamás haya tenido en su vida!

Probablemente, poco antes de esto, Lochiel construyó su nueva casa en Achnacarry. La tradición es que encontró su hogar en Torcastle incómodamente cerca de la guarnición en Inverlochy, por lo que decidió que una residencia en una parte más remota de su país sería más segura. Buchanan de Auchmar, escribiendo en 1723, describe la casa así: `` La residencia principal de Lochiel está en Achnacarry en Lochaber, donde tiene una casa grande, todo construido con tablones de abeto, el más hermoso de ese tipo en Gran Bretaña. ''

Después de la muerte de Oliver Cromwell en 1658, su hijo Richard Cromwell demostró ser incapaz de emular a su gran padre en el gobierno de Inglaterra y de controlar a los generales rivales y sus seguidores. Por lo tanto, el general Monk condujo a su ejército al sur de Londres, sin reuniones y sin oposición seria, y los ingleses, habiendo elegido un Parlamento, invitaron a Carlos a regresar al país. En 1660 fue restaurado al trono de Escocia y ascendió al trono de Inglaterra como el rey Carlos II.

En septiembre de 1665, las cosas llegaron a un punto crítico. Macintosh, con 1500 hombres del Clan Chattan y sus seguidores, invadió las tierras en disputa y tomó una posición al norte del río Arkaig en lo que ahora se conoce como los Parques Caig. Lochiel, que había recibido una amplia advertencia, levantó su clan y, con la ayuda de los hombres de Glencoe y algunos voluntarios de MacGregor, lo enfrentó con 1000 hombres en el lado Achnacarry del río en un lugar llamado en ese momento los Vados de Arkaig. Una batalla para poner fin a todas las batallas entre Cameron y Macintosh parecía inminente. John Campbell, el heredero de Glenorchy, que más tarde sería nombrado Conde de Breadalbane, apareció en escena con 300 miembros de su clan, y dejó muy claro que entraría del lado del clan que fuera atacado primero. con este dispositivo logró que Macintosh aceptara los mismos términos que había rechazado dos años antes. El 19 de septiembre, "Macintosh marchó hasta Clunes, donde había un acta de contrato redactada y suscrita por ambas partes en la que Macintosh estaba obligado a vender sus tierras de Glenluie y Loch Arkaig a Lochiel". El 20 de septiembre de 1665, habiendo cruzado Lochiel las aguas de Arkaig, Macintosh y se encontró (24 hombres a cada lado) en las tierras de Clunes, y habiendo bebido juntos de manera amistosa, en señal de perfecta reconciliación, intercambiaron espadas. , y así partió, habiendo con toda probabilidad en ese momento, quitado la vieja enemistad que, con gran odio y crueldad, continuó entre sus antepasados ​​durante el espacio de 360 ​​años. '' Así terminó la gran enemistad entre los dos clanes la enemistad más sangrienta ¡Alguna vez se conoció en las Tierras Altas una disputa que se había desatado casi continuamente durante 360 ​​años! El acuerdo se firmó el 20 de septiembre de 1665. Se dijo que ningún Cameron había estrechado una mano Macintosh hasta ese día.

En 1682 Lochiel estaba en Edimburgo, donde tuvo la suerte de conocer a Su Alteza Real, el Duque de York. Balhaldie da cuenta de la reunión. Después de felicitarlo por el resultado exitoso de sus asuntos con Macintosh, pidió la espada de Lochiel e intentó desenvainarla, `` pero no serviría para la espada, parece que estaba algo oxidada, y poco utilizada como espada andante, que los montañeses nunca hacen uso de ella en su propio país. '' El duque, después de un segundo intento, se la devolvió a Lochiel con el cumplido y dijo que su espada nunca solía ser tan incómoda de desenvainar cuando la Corona quería sus servicios. '' Lochiel luego sacó la espada y se la devolvió al duque, quien lo nombró caballero.

Quiso la mala suerte que los Cameron se vieran envueltos en la antigua enemistad entre Macintosh y Keppoch. Sir Ewen estaba en Londres cuando Keppoch pidió ayuda a sus amigos y vecinos, los Cameron. Los MacDonalds derrotaron a los Macintosh en la Batalla de Mulroy (1688), la última gran batalla de clanes en las Tierras Altas. Se emitió una orden de arresto para Sir Ewen mientras estaba en Edimburgo, ya que se lo consideraba responsable de las acciones de su clan, y era bien sabido que Keppoch no podría haber derrotado a Macintosh sin la ayuda de los Cameron. Lochiel, decidido a evitar el arresto, recurrió a una típica artimaña. Visitó a un amigo en Tolboth, el último lugar en el que juzgó que sus enemigos lo buscarían y, como el secretario jefe era un Cameron, naturalmente ayudó a su jefe a salir de la ciudad. En poco tiempo estuvo a salvo en medio de su propio clan en Lochaber.

En 1689, varios de los hombres más importantes de Inglaterra invitaron a Guillermo de Orange, que se había casado con la hija del rey Jacobo, María, y era protestante, a convertirse en rey de Inglaterra. El rey James era católico romano y sospechaban que quería introducir el catolicismo romano como la religión establecida en Inglaterra. Guillermo de Orange aterrizó con un pequeño ejército y el rey James, que fue abandonado por sus amigos en su hora de necesidad, huyó a Francia.

Los montañeses. simpatizaban en general con el rey, de modo que cuando John Graham de Claverhouse, vizconde de Dundee, elevó el estandarte real para el rey James, la mayoría de los jefes de las Highlands se unieron a él, en gran parte gracias a la influencia de sir Ewen. Una fuerza de unos 1800 hombres y algunos caballos se había unido a Dundee cuando se enteró de que el general MacKay avanzaba hacia Inverness, por lo que decidió interceptarlo cerca de Blair Atholl y, a pesar de la disparidad de números, llevarlo a la batalla. Muchos de los clanes, incluidos 500 de los Cameron, no habían llegado, y Dundee les ordenó que los siguieran a toda prisa. La batalla de Killiecrankie (27 de julio de 1689) fue librada y ganada por los montañeses luchando en su forma tradicional, pero en la hora de la victoria Dundee murió. Había dependido mucho del consejo de sir Ewen y su amplia experiencia en la guerra de las Tierras Altas en la conducción de la batalla. 500 del Clan Cameron bajo el hijo mayor de Sir Ewen, John, y su primo Glendessary, llegaron dos días después de la batalla. Con la muerte de Dundee, la causa del rey James se perdió.

Sir Ewen Cameron de Lochiel, o Eoghain Dubh, como lo llamaban los montañeses, se ha convertido en uno de los mayores jefes de las Highlands de todos los tiempos. Como jefe, los miembros de su clan lo amaban, confiaban en él y lo admiraban, quienes lo seguirían en cualquier hazaña sin importar las probabilidades o el peligro. En tiempos de paz trabajó incesantemente por la independencia de su clan y por la mejora de las condiciones en las que vivían. Como soldado, no temía por su propia seguridad. Fue un destacado planeador de operaciones guerrilleras y líder en la batalla. Entendía el temperamento de los hombres bajo su mando y sabía cómo sacarles el máximo partido. Su experiencia lo convirtió en un sabio consejero para aquellos a quienes servía. Sir Ewen murió en 1719 a los 90 años.

John Cameron de Lochiel (decimoctavo jefe), el hijo mayor de Sir Ewen, nació alrededor de 1663. Su primera aparición en la escena histórica fue como líder del clan después de la Batalla de Killiecrankie, después de que su padre regresara a Lochaber. Después de que sir Ewen hiciera su sumisión en 1692, participó poco en los asuntos del país, y cuatro años más tarde cedió la mayor parte de su patrimonio a su hijo John. En 1706, John Cameron, reconociendo los peligros en los que era probable que incurriera como conocido simpatizante de los jacobitas, consideró aconsejable ceder su propiedad a su joven hijo Donald. Esta fue una prudente precaución porque cuando más tarde se le logró por su participación en el levantamiento de 1715, la propiedad no podría ser confiscada por no pertenecer legalmente a él.

El papel desempeñado por los Cameron en este lamentable asunto (La rebelión jacobita de 1715) no fue digno de mención. John Cameron de Lochiel tuvo grandes dificultades para formar el clan. John Cameron marchó, con una parte del clan, para unirse a una expedición fallida para acosar a la región de Campbell alrededor de Inveraray bajo el mando del general Gordon de Auchintoul, pero no se logró nada, y la pequeña fuerza del general se unió al ejército principal reunido en Auchterarder antes de la Batalla. de Sheriffmuir.

John Cameron fue atacado y tuvo que huir a Francia. En 1717, el rey James mostró su aprecio por los servicios de John Cameron al crearle un par con el título de Lord Lochiel. El título no parece haberse popularizado ni ha sido de uso común. El viejo dicho "El rey puede hacer un duque, pero no puede hacer un Lochiel" parece apropiado.

Donald Cameron de Lochiel (decimonoveno jefe), más joven de Lochiel, `` Joven Lochiel '', como solían llamarlo para diferenciar entre él y su padre que estaba en el exilio, era un joven de 21 años cuando en 1716 le sucedió en la gestión de sus propiedades y el liderazgo de su clan. Era un jefe ilustrado cuyo principal interés era el mejoramiento de sus propiedades, el mejoramiento de la suerte de los miembros de su clan y la erradicación de la práctica universal de levantar ganado de los clanes vecinos y más allá.

El 25 de julio de 1745, el Príncipe (Charles Edward Stuart - & quotBonnie Prince Charlie & quot) aterrizó en el continente escocés en Loch nan Uamh en Arisaig, acompañado por un puñado de seguidores de los Siete Hombres de Moidart. El príncipe envió al joven MacDonald de Escoto para informar a Lochiel de su llegada y lo llamó para que fuera a verlo de inmediato. Cuando Charles conoció a Lochiel, era plenamente consciente de cuánto dependía de su apoyo, ya que era uno de los jefes más influyentes y tenía muchos seguidores.

El 19 de agosto fue un día de mucha ansiedad para el príncipe. Pocos de los miembros del clan se habían reunido en Glenfinnan hasta las cuatro de la tarde cuando, para su deleite, vio que los Cameron se acercaban con gaiteros tocando y pancartas ondeando.Los 800 Camerons de Lochiel fueron seguidos de cerca por 300 MacDonalds de Keppoch, de modo que con los hombres de Clanranald ya allí, había cerca de 1300 hombres. Dos días después de la elevación del estandarte, el ejército marchó hacia el este hasta Kinlochiel, donde el príncipe, al enterarse de que el rey Jorge había emitido una proclama ofreciendo 30.000 libras por su captura, emitió inmediatamente una contraproclamación ofreciendo una suma similar por la aprehensión del elector de Hanovre.

. el avance a Edimburgo se reanudó hasta Corstorphine, que se alcanzó el 16 de septiembre. Aquí, Lochiel recibió órdenes de tener a su clan bajo las armas, listo para moverse en cualquier momento para forzar la entrada a Edimburgo. Poco después de las tres de la madrugada, Lochiel y sus hombres, formados por su clan y destacamentos de los regimientos de Clanranald, Glengarry y Keppoch, emprendieron esta arriesgada empresa. La puerta del puerto de Netherbow estaba firmemente cerrada y la luz del día se acercaba rápidamente. Parecía que el intento iba a fallar cuando, por suerte, un entrenador. se le exigió pasar por el Puerto para poder regresar a las caballerizas. En un instante, liderados por Lochiel, los montañeses se apresuraron, dominaron a la guardia y se precipitaron hacia High Street. así los montañeses se apoderaron de Edimburgo.

El príncipe permaneció acampado en Edimburgo, con el ejército acampado en Duddingston, hasta el 20 de septiembre, cuando toda la fuerza marchó para encontrarse con el ejército de sir John Cope que había desembarcado en Dunbar. Los ejércitos estaban emparejados numéricamente, cada bando tenía unos 2.500 hombres. la batalla (la Batalla de Prestonpans) fue ganada por los montañeses en menos de media hora. Las bajas de Cope en la derrota que siguió fueron muy numerosas, y los montañeses obtuvieron armas, suministros y botín invaluables.

El príncipe y su ejército victorioso regresaron a Edimburgo después de la batalla de Prestonpans, descansaron y recibieron refuerzos, y el 1 de noviembre emprendieron la desafortunada marcha hacia Inglaterra. Aproximadamente 650 Camerons formaron parte del ejército de las Highlands y permanecieron con el Príncipe durante la larga marcha hacia Derby y la posterior retirada, participando en todas las escaramuzas y batallas, excepto la de Clifton.

La batalla de Falkirk se libró el 17 de enero. Fue Prestonpans de nuevo. Las tan cacareadas tropas regulares de Hawley huyeron ante la salvaje carga de los montañeses y el frío acero de sus espadas. Si los jefes hubieran podido reunir a sus hombres después del primer impacto y hubieran podido perseguir al enemigo, la victoria habría tenido consecuencias mucho mayores. Como era, muchas de sus tropas escaparon, desmoralizadas pero ilesas. Lochiel resultó herido en el pie durante la batalla, y su hermano, el doctor Archibald, que lo asistía, fue alcanzado por un disparo `` que penetró en su cuerpo, donde permaneció durante el resto de su vida ''. Tampoco resultó gravemente herido, pues no lo hizo. impedirles participar en todos los eventos posteriores.

En marzo, se ordenó a los Cameron y otros clanes occidentales que se dirigieran a Fort William e intentaran capturar el fuerte. Como no era probable que la captura de Fort William se lograra debido principalmente a la falta de artillería de asedio pesada, se ordenó a la fuerza jacobita que se dirigiera a Inverness y se reuniera allí con el ejército principal. Llegaron justo a tiempo para participar en la desastrosa Batalla de Culloden.

La mayor parte del ejército de las Highlands estaba exhausta. Habían marchado durante dos días sin comida, se habían tendido sin ningún abrigo en el clima frío de la noche anterior a la batalla. Sin embargo, no se puede esperar que hombres hambrientos, valientes y exhaustos, se involucren en la batalla con alguna esperanza de éxito contra tropas frescas y bien alimentadas. Cuando el ala derecha del ejército jacobita, que consistía en los Cameron, los Stewarts de Appin y los Athollmen, entró en el ataque, el ala izquierda, que consistía en los MacDonalds, se contuvo. El resultado fue que el ala derecha fue atacada desde ambos flancos. Cargaron a la manera tradicional de las Highlands, espada en mano, atravesaron los regimientos de Barrel y Munro, pero fueron sometidos a disparos de rifles y cañones pesados ​​desde el frente y desde los flancos, y luego por el fuego de la segunda línea del enemigo, el ímpetu. de su carga se agotó antes de que el ala izquierda se comprometiera. Habiendo sufrido muchas bajas, se vieron obligados a retirarse. La batalla terminó en menos de una hora. Lochiel, avanzando a la cabeza de su regimiento "estaba tan cerca del de Barrel que había disparado su pistola y estaba desenvainando su espada cuando cayó herido con un tiro de uva en ambos tobillos". & quot

Lochiel y su pequeño grupo pudieron regresar a Lochaber. El clan, con los oficiales restantes, encontró su camino con la parte superviviente del ejército de las Tierras Altas hasta Ruthven en Badenoch, donde recibieron órdenes de dispersarse a su propio país. Los jefes se reunieron en Murlaggan. y se dispuso que se reunieran en Achnacarry con tantos hombres como pudieran reunir el 15 de mayo. El día de la reunión se retrasó una semana, pero cuando llegó el día, solo se presentaron 200 Camerons, unos pocos MacDonalds y 120 MacDonalds. Así se desvaneció la última esperanza de resistencia. Al día siguiente se acercó un fuerte destacamento del enemigo, y el 28 de mayo, la hermosa casa de Lochiel fue incendiada hasta los cimientos.

Después de presenciar la destrucción de su hogar y su país, Lochiel y su grupo se dirigieron a Sunart. luego se mudó a una pequeña isla en Lochshiel. y finalmente a Appin, un país que en ese momento estaba libre de tropas enemigas. Allí fueron ocultos por Stewart de Ardsheal durante algunos días, después de lo cual Lochiel y Sir Stuart Threipland partieron hacia Brae de Rannoch, donde se encontraron con Cluny y fueron con él a su escondite en Ben Alder. No fue hasta el 15 de agosto que el Príncipe regresó a Lochaber. aquí el Príncipe se enteró de que Lochiel se escondía con Cluny en Ben Alder. Por fin, después de más de cuatro meses, el príncipe conoció a Lochiel, que vivía en una choza de sheil muy pequeña cerca de los pies de Ben Alder. El 18 de septiembre, Lochiel abandonó el país de Cameron para siempre. Se dirigieron a Borrodale y se embarcaron en el Le Conti el 19, poco más de cinco meses desde que comenzó su deambular después del desastre de Culloden.

El final de este trágico episodio solo se puede tocar brevemente. El Príncipe obtuvo para Lochiel el mando del regimiento francés, "Le Regiment d'Albanie", como una compensación por la ruina, esto mantuvo al lobo alejado de la puerta. El "Gentil Lochiel" murió en Borgue (Bergues) en Francia el 28 de octubre de 1748, a la edad de 53 años. Sin duda su vida se vio truncada por los esfuerzos físicos soportados durante la campaña y por el sufrimiento mental engendrado por su noble sentimiento de responsabilidad por los sufrimientos de su pueblo.

De todos los Cameron que arriesgaron todo por la causa de Stuart, el destino más trágico aguardaba al hermano de Lochiel, Archibald. En 1753, el Doctor Archie fue enviado a su segunda y, como resultó, desastrosa visita (de regreso a Escocia, en relación con la eliminación del famoso `` Tesoro de Loch Arkaig ''). Llegó a las Tierras Altas y permaneció en secreto en Brenachyle en Lochkatrineside. él fue arrestado. El doctor Archie fue acusado en virtud de la Ley de agresión por haber participado en el levantamiento siete años antes. El Doctor fue juzgado y condenado a muerte. El 7 de junio de 1753, el doctor Archie fue llevado en un trineo a Tyburn, donde ahora se encuentra Marble Arch, y rodeado por una multitud boquiabierta pero comprensiva, se encontró con la muerte con gran valentía y resolución. Tenía 46 años.

Donald Cameron. fue sucedido por su hijo mayor John (vigésimo jefe), que era un muchacho de 16 años en ese momento. En 1759 John Cameron regresó a Escocia. Sus propiedades aún se perdieron, pero pudo vivir en su tierra natal porque no había estado involucrado en el Levantamiento. Murió soltero en Edimburgo en 1762. Su próximo hermano James, capitán del Regimiento Real de Escocia, murió en 1759 y fue sucedido por su hermano menor Charles.

Charles Cameron (vigésimo primer jefe) fue nombrado alférez en el 30º Regimiento de Infantería en 1765, cuando el regimiento estaba estacionado en Gibraltar. Fue ascendido a teniente en 1771 y transferido al 71 o Fraser Highlanders cuando ese regimiento se levantó en 1775. Reclutó y comandó una compañía de 120 hombres de su propio clan. Había obtenido un arrendamiento de la parte de Glendessary de la finca anexa de Lochiel en términos fáciles del gobierno, de modo que evidentemente conocía y era conocido en Lochaber. Cuando al año siguiente se ordenó al 71 que se dirigiera a América, Lochiel, que no gozaba de buena salud, estaba enfermo en Londres. Allí escuchó que su compañía se negaba a embarcarse sin él, por lo que insistió en viajar a Glasgow, el puerto de embarque. Cuando llegó allí recibió una gran acogida. Lochiel murió unas semanas después, en 1776.

Cuando Donald Cameron (vigésimo segundo jefe, hijo de Charles Cameron) de Lochiel sucedió a la jefatura en 1776, la agitación social que iba a revolucionar la vida en las Highlands era inminente. Lo logró a la edad de 7 años, y ocho años más tarde la finca Lochiel, que como hemos visto, había sido anexada a la Corona, le fue devuelta, sujeta a una multa. En 1799, en el momento de la amenaza de invasión napoleónica, Lochiel fue nombrado coronel de un regimiento de Fencibles que se criaría en el norte de Escocia, y que se llamaría `` los montañeses de Lochaber Fencible ''. La mayoría de los hombres procedían de Lochaber, muchos de los oficiales y hombres de su propio clan. Habiendo estado acuartelados en Irlanda durante dos años, se disolvieron en 1802, habiendo pasado el peligro de invasión. Al no tener una residencia adecuada en Achnacarry, Lochiel decidió construir una nueva casa que comenzó en 1802. Lochiel murió en Toulouse, Francia, en 1832.

Donald Cameron (vigésimo tercer jefe, hijo mayor de Donald Cameron) de Lochiel nació en 1796. Fue educado en Harrow, el primero de una sucesión de Lochiels que se educó allí. En 1814 fue enviado a la Guardia de Granaderos y luchó con su regimiento en la Batalla de Waterloo. Se retiró del ejército a la muerte de su padre y su sucesión a la finca en 1832. Donald Cameron tuvo éxito en un momento en que toda la economía de la finca se había alterado drásticamente. Como hemos visto, los pequeños arrendatarios y cottars habían sido reemplazados por grandes ganaderos de ovejas que empleaban a un pequeño número de pastores. De ser una economía campesina había pasado a ser una economía pastoril. En 1837, Lochiel, que no tenía residencia en su finca, arregló para tener el nuevo Achnacarry, iniciado en 1802 por su padre, completado, y luego vivió allí durante los meses de verano. Lochiel murió en Inglaterra en 1858 y fue enterrado en la casa de su esposa en Hampden, Buckinghamshire.

Donald Cameron (vigésimo cuarto jefe, hijo mayor de Donald Cameron) de Lochiel nació en 1835 y se educó en Harrow. De joven ingresó en el Servicio Diplomático y fue nombrado primer agregado en la misión de Lord Elgin en China en 1857, y luego en la embajada en Berlín. Ascendió a la jefatura tras la muerte de su padre en 1858, y después de unos años se retiró del servicio de la oficina de relaciones exteriores y se fue a vivir a Achnacarry para administrar sus vastas propiedades. En 1868 fue elegido miembro conservador del parlamento por Inverness-shire, escaño que ocupó durante los siguientes diecisiete años. Este Lochiel fue el primer jefe en hacer de Achnacarry su hogar permanente desde ese día de septiembre de 1746 cuando "El Lochiel Gentil" dio su última mirada a las ruinas quemadas del viejo Achnacarry más de 100 años antes.

Lochiel se había convertido en uno de los mayores criadores de ovejas del norte. Muchos de sus pastores y acosadores eran camerons, prácticamente todos los crofters eran descendientes de los antiguos miembros del clan que fueron retirados de las cañadas para dar paso a la cría de ovejas durante el período de 1800 a 1850. Pero la mayor parte del clan estaba esparcido por todo el mundo en Canadá, Australia. , Estados Unidos y Nueva Zelanda, y en todas partes de Escocia e Inglaterra. Fue en 1889 que un pequeño grupo de entusiastas Cameron, inspirados por el orgullo innato de su raza y su historia romántica, decidió formar una Asociación de Clan Cameron. Naturalmente, Lochiel era su jefe. Lochiel fue nombrado Lord Teniente de Inverness-shire en 1887, cargo que ocupó hasta su muerte en 1905.

Donald Walter Cameron (vigésimo sexto jefe, hijo mayor de Donald Cameron) de Lochiel nació en 1876. Como su padre y su abuelo, fue educado en Harrow, y en 1898 pasó a formar parte del regimiento de su abuelo, los Granaderos de la Guardia. Vio servicio en la guerra de Sudáfrica y resultó gravemente herido en la batalla de Belmont en 1902. Ascendió a la jefatura en 1905 tras la muerte de su padre. Al año siguiente, Lochiel se casó con Lady Hermione Emily Graham, la hija menor del quinto duque de Montrose, K.T., y se retiró del ejército y se fue a vivir a Achnacarry. En 1912, Lochiel fue designado para comandar el tercer Bn. Los Cameron Highlanders. Unos días después del estallido de la guerra en 1914, Lord Kitchener le pidió que formara un nuevo batallón él mismo mediante un llamamiento personal. Habiendo reclutado a toda una brigada, Lochiel volvió a comandar este propio batallón, el 5º, que había sido designado para comandar. El 10 de mayo de 1915, el batallón se embarcó para Francia. El 30 de junio entraron en batalla por primera vez y, a partir de entonces, participaron en las principales batallas de la guerra. Después de Loos, el 25 de septiembre de 1916, donde el 5º sufrió muchas bajas, Lochiel tuvo que renunciar a su mando quedando invalidado en casa. En 1920 fue nombrado ayudante de campo del rey Jorge V. Después de la guerra, Lochiel volvió a su vida activa en su condado de Lochaber. En 1939 Lochiel fue nombrado Lord Teniente de Inverness-shire, pero el mayor honor de su carrera le llegó en 1934, cuando el Rey lo nombró Caballero del Cardo en reconocimiento a sus grandes servicios a su país y a las Tierras Altas de Inglaterra. en particular, el primer título de caballero que se le otorgó a un Lochiel desde que Sir Ewen Dubh fue nombrado caballero por James, duque de York, en 1682. El reconocimiento adicional de sus servicios le llegó en 1948, cuando el grado de Hon. LL.D. le fue conferido por la Universidad de Glasgow. Lochiel murió y fue enterrado en Achnacarry en 1951.

Donald Hamish Cameron (vigésimo sexto jefe, hijo mayor de Donald Walter Cameron), el actual jefe, nació en 1910. Se educó en Harrow and Balliol College, Oxford. Al darse cuenta de que el futuro de la tierra y la agricultura en las Tierras Altas no era de ninguna manera seguro, y para retener la propiedad de Lochiel en la familia Lochiel, y como Cameron aterriza, vio que tendría que tener recursos financieros externos, por lo que se convirtió en un contador público y se embarcó en una carrera empresarial. En 1939 se casó con Margaret, hija del coronel el Excmo. Nigel Gathorne-Hardy, hermano del conde de Cranbrook.

Lochiel había sido comisionado en los Lovat Scouts en 1929, y al estallar la guerra en 1939 se unió a su regimiento en movilización y sirvió con él durante toda la Campaña italiana, llevando así dignamente las tradiciones militares de su familia. Cuando el padre de Lochiel murió en 1951, decidió que su lugar debía estar en Achnacarry, por lo que tuvo que renunciar a su cita en Londres. Sin embargo, su experiencia y capacidades fueron tales que pronto fue solicitado para formar parte de los consejos de administración de varias empresas, por lo que su formación empresarial le fue muy útil.


Historia de la familia Ross

La familia Ross fue la dinastía de la Nación Cherokee en el siglo XIX. Gobernaron la nación durante la era más controvertida y tumultuosa en la historia de la tribu. Los Ross participaron en casi todos los aspectos del gobierno y los negocios de la nación. La conexión de Ross define la historia de Hunter's Home, y cualquier estudio de la casa debe incluir antecedentes sobre el crecimiento de esta gran y distinguida familia. Consulte la página de genealogía para obtener detalles sobre miembros de la familia en particular.

Daniel y Molly (McDonald) Ross

Daniel Ross fue el patriarca de la famosa familia Ross. Era un emigrante escocés, nacido en 1760, que llegó al país Cherokee en el Este desde Baltimore para comerciar con los indios. Mientras estaba en una expedición en el país Cherokee, Daniel conoció a John McDonald, otro comerciante escocés. McDonald estaba casado con Ann Shorey, cuya madre era una Cherokee de sangre pura y miembro del Clan Bird. Daniel Ross se casó con la hija de McDonalds, Molly, en 1786 y se estableció cerca de la actual Chattanooga, Tennessee, cerca de Lookout Mountain. Eventualmente tendrían nueve hijos, incluido el futuro jefe principal, John Ross, y el padre de Minerva y Amanda Murrell, Lewis Ross. (Fuente: Penelope Johnson Allen, "Hojas del árbol genealógico: Ross", Tiempos de Chattanooga, Chattanooga, Tennessee, fecha desconocida, págs. 220.)


Jefe Cherokee John Ross
(1790 y ndash1866)

Jefe John Ross

El tercer hijo de Daniel y Molly Ross, John, nació en Alabama en 1790. Cuando era niño, John asistió a la escuela y aprendió a leer y escribir en inglés. En 1812, Ross se casó con la Sra. Elizabeth (Brown) Henley, también conocida como "Quatie". Ella era viuda y tenía al menos un hijo anterior, y ella y John tendrían seis hijos. En 1813, Ross sirvió en la Batalla de Horseshoe Bend, luchando con los victoriosos estadounidenses (bajo Andrew Jackson) contra los Creeks. A mediados de la década de 1810, John Ross se unió a Timothy Meigs, y más tarde a su hermano Lewis, para establecer puestos comerciales en Georgia. En 1817 Ross fue elegido miembro del Consejo Nacional Cherokee y se convirtió en presidente del Comité Nacional Cherokee. En 1827 se desempeñó como presidente de la Convención Constitucional Cherokee. Luego, en 1828, fue elegido Jefe Principal de conformidad con las disposiciones de esa Constitución.

A principios de la década de 1830, después de la elección del presidente Andrew Jackson, los residentes del estado de Georgia tomaron medidas extremas para obligar a los cherokees a trasladarse al oeste hacia el recién creado Territorio Indio. El jefe Ross se opuso rotundamente a la destitución y luchó por mantener la patria Cherokee durante el mayor tiempo posible. Durante este tiempo, surgió una facción de Cherokees que favorecía la remoción. Este "Partido del Tratado" fue dirigido por Major Ridge, su hijo John Ridge y sus sobrinos, Elias Boudinot y Stand Watie. Estos hombres, apoyados por aproximadamente una cuarta parte de la tribu, firmaron el Tratado no autorizado de Nueva Echota en 1835, declarando que la tribu se trasladaría al Oeste en los próximos dos años. Aproximadamente 2.000 partidarios de las Partes del Tratado se mudarían de hecho en ese momento. El jefe Ross, que representa a la mayoría de la tribu, afirmó que este tratado se hizo ilegalmente y se negó a cumplir sus términos. Sin embargo, el Congreso reconoció que el tratado era válido y la tribu se vio obligada a retirarse en el Camino de las Lágrimas en 1838 & ndash39.Durante este devastador viaje murieron hasta 4.000 cherokees (aunque estimaciones recientes de algunos historiadores reducen significativamente ese número), incluida la esposa del jefe, Quatie, que está enterrada cerca de Little Rock, Arkansas.

Después de que el Partido Ross se mudó al oeste y se reunió con el resto de la tribu, John Ross se instaló en Park Hill. A principios de la década de 1840, construyó una gran casa de plantación llamada Rose Cottage, que estaba ubicada aproximadamente a media milla al este de Hunter's Home. En 1844 se casó con su segunda esposa, Mary Brian Stapler, una cuáquera de Wilmington, Delaware. Tuvieron dos hijos. Estos años fueron una era próspera para Ross y los Cherokees.

La Guerra Civil estadounidense (1861 & ndash65) trajo más tiempos difíciles para Ross y su gente. La mayor parte de la pequeña ciudad de Park Hill resultó dañada o destruida en la guerra de guerrillas que siguió. Ross originalmente quería que la Nación Cherokee permaneciera neutral. Sin embargo, se sintió obligado a firmar un tratado de alianza con el Sur para mantener unida a la Nación Cherokee, y lo hizo en septiembre de 1861. Murrell fue testigo de la firma del tratado. En julio de 1862, las tropas de la Unión llegaron a Park Hill y arrestaron al Jefe. Llevó consigo a unos treinta y cinco miembros de su familia a Filadelfia, donde permaneció durante la mayor parte de la guerra, manteniéndose en estrecho contacto con los funcionarios de la Unión, incluido el presidente Lincoln. Ross y su familia eran sin duda partidarios de la Unión, como lo demuestra el hecho de que varios hijos y nietos se unieron a la Guardia Nacional Indígena de la Unión. Stand Watie, el antiguo enemigo de Ross, se convirtió en un destacado general confederado. En 1863 Watie y sus tropas quemaron Rose Cottage en un camino de destrucción que se extendía desde Tahlequah hasta Park Hill. Ross regresó a Park Hill durante un par de meses después de la guerra y se quedó en Hunter's Home.

John Ross se desempeñaría como Jefe Principal hasta su muerte en Washington, DC, el 1 de agosto de 1866. Inicialmente fue enterrado en Wilmington, Delaware, pero su cuerpo fue luego exhumado y devuelto a Park Hill, donde fue enterrado en el cementerio Ross. . Su mandato como jefe fue el período más turbulento y controvertido en la historia de la tribu, pero muchos lo consideran el jefe más grande debido a su implacable impulso por mantener unida a su nación.

Sociedad histórica de Oklahoma | 800 Nazih Zuhdi Drive, Oklahoma City, OK 73105 | 405-521-2491
Índice del sitio | Comuníquese con nosotros | Privacidad | Sala de prensa | Consultas del sitio web


Según una presentación de Familysearch, John Poage Campbella también se casó con Isabella McDowell. Puede ser necesaria más investigación.

El reverendo JOHN POAGE CAMPBELL, M. D., sin duda el más brillante de esta constelación de misioneros, nació en el condado de Augusta, Va., En 1767, y se mudó a Kentucky con su padre cuando tenía catorce años. Se graduó en Hampden Sidney en 1790 y en 1792 obtuvo la licencia para predicar. Tal era la estima en que se le tenía, que de inmediato se le asoció con su preceptor, (el Dr. Moses Hoge), como co-pastor de las congregaciones de Lexington, Oxford, New Monmouth y Timber Ridge. En 1795, estableció su residencia en Kentucky y su primer cargo fueron las iglesias en
Esmirna y Flemingsburg. Posteriormente ejerció su ministerio en varios lugares, entre los que se encontraban Danville, Nicholasville, Cherry Spring, Versailles, Lexington y Chillicothe y en 1811 ofició como capellán de la legislatura. El Dr. Campbell poseía una mente aguda y exigente, era un teólogo exacto y bien leído, un hábil polémico y decididamente el ministro más talentoso, popular e influyente de su época. Su pluma fue muy prolífica. Sus escritos publicados fueron numerosos y capaces, entre ellos: Estricciones en las cartas de Stone sobre la expiación - Ensayos sobre la justificación - Cartas a Craighead - Un sermón sobre el bautismo cristiano - The Pelagian Detected, A Reply to Craighead - An Answer to Jones, and Review of Historia del bautismo de Robinson, & ampc., & Ampc. El Dr. Campbell se casó tres veces y, a su muerte, dejó una familia de nueve hijos. Su muerte ocurrió el 4 de noviembre de 1814, a la edad de 47 años, en las cercanías de Chillicothe, Ohio.

4. Thomas Poage, hijo de John, Sr., era un joven ministro prometedor, que murió en 1793. Recientemente se había casado con la señorita Jane Watkins, a quien, y su hermano John, dejó su propiedad. Los testigos del testamento fueron el reverendo William Wilson y el Rev. John Poage Campbell. Este último y John Poage fueron nombrados albaceas. El nombre del Sr. Campbell era originalmente simplemente John Campbell, pero agregó el nombre Poage debido a su devoción a su amigo, Thomas Poage.


John Ross & # 8217 agente habla sobre su historial médico

El Draft de la NFL 2017 se acerca rápidamente y circulan rumores sobre Washington y el dinámico creador de juego John Ross.

Ross, como todos deberían saber a estas alturas, estableció el récord de 40 veces más rápido jamás registrado en la historia de la NFL Combine (4.22 segundos). La mayor preocupación sobre Ross ha sido su larga lista de lesiones que sufrió en la universidad.

Mike Mayock, analista del draft de NFL Network y # 8217s, informó hoy que los equipos ya ni siquiera están considerando a Ross debido a sus problemas de durabilidad.

& # 8220Hay algunos equipos que lo han empujado hacia abajo o fuera de sus tablas debido a lesiones & # 8221 Mayock. & # 8220 Se sometió a una cirugía en el hombro, se sometió a una cirugía en ambas rodillas y se le hizo una pequeña estructura. Así que la durabilidad es un gran problema para él en este momento. & # 8221

El agente de Ross & # 8217, Brad Cicala, se mostró en desacuerdo con estos informes y emitió una declaración sobre los médicos de su cliente.

& # 8220A pesar de los informes recientes, John Ross III nunca ha sufrido dos lesiones de ACL & # 8217 ni ha tenido dos cirugías de ACL. En enero de 2015 se sometió a una cirugía en el menisco lateral derecho y en abril de 2015 se sometió a una cirugía en el ligamento cruzado anterior izquierdo, & # 8221 Cicala.

Cicala también señaló la lesión que Ross sufrió en el labrum derecho durante el quinto juego de la temporada contra Stanford, pero señaló cómo Ross aún pudo terminar la temporada a pesar de la lesión.

Esta lesión fue el motivo de la cirugía de Ross & # 8217 inmediatamente después del combinado, según Cicala, pero también menciona que los equipos se sienten cómodos con la salud de su cliente.

& # 8220 Un informe reciente de su médico, el Dr. Albert Gee, Jefe de División del Departamento de Ortopedia y Medicina Deportiva de la Universidad de Washington, afirma que la recuperación de John está adelantada a lo programado y que estará completamente sano al comienzo de Campamento de la NFL. He confirmado con numerosos equipos de la NFL que los recientes controles médicos de John han resultado positivos. & # 8221

Cicala claramente está defendiendo a Ross después de los informes de que su historial de lesiones podría hacer que se deslice hacia la Ronda 2 del draft.

Último boca a boca:

& # 8211 Foster cae en el rango & quotMyles Jack & quot
& # 8211 Ross, Mixon, Cook Rd2
& # 8211 2 mariscales de campo en el top 10 (¿Trubisky, Mahomes?)

& mdash Matt Miller (@nfldraftscout) 21 de abril de 2017

Veremos en solo seis días si se trata solo de un agente que defiende a su cliente, o si los equipos tienen preocupaciones legítimas sobre la durabilidad de Ross.


  • No descansaré hasta que Tom Chaney ladra en el infierno.
  • Si yo oliera tan mal como tú, no viviría cerca de la gente.
  • Si en cuatro meses no pudiera encontrar a Tom Chaney, con una marca en su rostro como el desterrado Caín, no recomendaría a otros cómo hacerlo.
  • ¡También noto que los hombres de Texas escarban sus monturas con grandes y brutales espuelas y cultivan su cabello como lechuga!
  • ¡Quiero que ahorquen a Tom Chaney por matar a mi padre! Para mí es poco la cantidad de perros y senadores que ha matado en Texas.
  • ¡Esos caballos no pueden correr más rápido que Little Blackie! ¡Están cargados de hombres gordos y hierro!
  • ¡Voy! Y no es porque digas que no puedo, y no es porque digas que puedo. Pagué un buen dinero en efectivo para estar aquí, ¡y estoy en mi propio negocio! Ahora, no hablaremos más de eso.
  • Mi nombre es Mattie Ross, de Near Dardanelle en el condado de Yell. ¡Mi familia es dueña de una propiedad y no sé por qué me tratan así!
  • ¡Rooster Cogburn no es un buen amigo mío! ¡Nos llevó directamente a tus manos y ahora me ha dejado con una pandilla de asesinos! ¿Es eso lo que llaman "agallas" en Fort Smith? Lo llamamos de otra manera en el condado de Yell.
  • El marcador de papá no es lo que se ordenó. Haré que ese hombre de piedra con sombrero de lana lo cambie.
  • Sr. Rata, tengo un escrito aquí que dice que debe dejar de comer la harina de maíz de Chen Lee de inmediato. Ahora, es una orden judicial, una orden judicial por una rata, ¡y este es un servicio legal de la misma! [a Mattie] ¿Ver? No me presta atención. [dispara a la rata] No puedes entregarle papeles a una rata, hermanita. O lo matas o lo dejas en paz.
  • Hermanita, nací un juego, y quiero salir de esa manera.
  • El precio general no me pertenece. Solo se aloja conmigo. Los gatos no pertenecen a nadie. 'Curso, I depender de él.
  • Un tipo que lleve una carabina Sharps de gran calibre podría ser útil ... si nos saltan elefantes, búfalos o algo así.
  • ¡Por Dios! ¡Ella me recuerda a mí!
  • LaBoeuf, si te cruzas de mi lado, pensarás que se te ha caído encima una tonelada de ladrillos. ¡Desearás estar de vuelta en el Alamo con Travis!
  • Es una pena que un niño como Moon pierda la pierna. Es demasiado joven para estar saltando sobre una clavija cruda. ¡Le encanta bailar y hacer deporte!
  • ¡MALDITO un hombre que silba!
  • Joven amigo, si está buscando problemas, lo complaceré. De lo contrario, déjelo en paz.
  • Ned no anda matando gente sin motivo. Si tuviera una razón, los mataría.
  • Quiero matarte en un minuto, Ned. O verlo ahorcado en Fort Smith a conveniencia del juez Parker. Cual sera?
  • ¡Llena tu mano, hijo de puta!
  • ¡Maldito texican! Cuando lo necesitas, está muerto.
  • ¡Tenemos que llevarte a un médico o estarás más muerto que él!
  • Bueno, un arma descargada y amartillada no sirve para nada.
  • El francés es 'La Bourf'. Digo 'La Beef'.
  • Solo doy un paso a la vez. Por eso me dieron dos pies.
  • ¡No puedes tomar hombres viéndolos huir!
  • Serví bajo el mando del general Kirby Smith. Y no tengo que agachar la cabeza cuando lo digo.
  • ¡Todavía no estoy muerto, asesino!
  • ¡Ella lo atrae como una pistola! [refiriéndose a la constante invocación de Mattie del nombre de su abogado]
  • Nunca le rompí una gorra a una mujer ni a nadie mucho menor de dieciséis años. Pero es suficiente que sepas que haré lo que tengo que hacer.
  • A la mayoría de las chicas les gustan las pequeñas juguetonas. Pero te gustan las armas, ¿no?
  • Todos los Parmalees están conmovidos, pero Harold es el peor ... no, su Ma es el peor, luego viene el hermano de Harold, Farrell ... pero todos son buenos tiradores.
  • Si esa chica no se mantiene sana, tú tampoco, ¿entiendes? ¡Y no te pagan!
  • ¡Yo llamo a esa charla audaz para un hombre gordo de un solo ojo!
  • Tom Chaney: ¡Un arma dirá mucho rápido!
  • Tom Chaney: Me pasa de todo, ¡y ahora me dispara un niño!
  • Coronel Stonehill: La mayoría de la gente por aquí conoce a Rooster Cogburn y algunas personas viven para lamentarlo. No me sorprendería saber que es pariente suyo.
  • Coronel Stonehill: Acabo de recibir noticias de que una niña cayó de cabeza en un pozo de quince metros en Towson Road. Pensé que quizás eras tú.
  • Luna: Nunca me engañó hasta que me mató.
  • Bob mexicano: Mis heridas se curaron solas - desde el dentro!

[Mattie aprieta el gatillo como respuesta y dispara a Chaney en la caja torácica. El retroceso la golpea de espaldas y ella se cae, mientras que Chaney también cae sobre la arena del río.]

Chaney: ¡No pensé que lo harías! Gallo: [Desde lo alto de la colina] ¡Hermana! ¡Dónde estás! Mattie: ¡Estoy aquí abajo! ¡Tengo a Chaney! Chaney: ¡Simplemente no pensé que lo harías! ¡Una de mis costillas está rota! Mattie: ¡Mataste a mi padre cuando intentaba ayudarte! ¡Eres solo un pedazo de basura! ¡También mataste a un senador en Texas cuando estaba sentado en el columpio de un porche! Chaney: ¡Me pasa de todo y ahora me dispara un niño! Mattie: ¡Te volveré a disparar si no te levantas! [Ned Pepper, Mexican Bob y los hermanos Parmalee se encuentran con Rooster Cogburn bloqueando la carretera]. Gallo: ¿Dónde está la chica, Ned? Ned: Tenía una salud maravillosa la última vez que la vi. No puedo responder por ella ahora. Gallo: ¡Tú responderás por ella ahora! ¿Donde esta ella? La Boeuf: [desde lejos, en un campamento de forajidos] Gallo, ¡huye! ¡Tengo a Mattie! ¡Chaney también! Ned: Bueno, Gallo, ¿nos darás el camino? Tengo negocios en otro lugar. Gallo: Farrell, tú y tu hermano manténganse alejados. Hoy no tengo ningún interés en ti. Manténgase alejado y no se lastimará. Harold: Cock-a-doodle-doo! [otros forajidos se ríen] Ned: ¿Cuál es tu intención, Gallo? ¿Crees que uno contra cuatro es una caída de perro? Gallo: Quiero matarte en un minuto, Ned, o verte ahorcado en Fort Smith a conveniencia del juez Parker. Cual sera? Ned: ¡Yo llamo a esa charla audaz para un hombre gordo de un solo ojo! Gallo: ¡Llena tu mano, hijo de puta! [En una pelea con Chaney, Mattie cae en un pozo de serpientes de cascabel.] Mattie: ¡Ayúdame! ¡Por favor, ayúdame! ¡Estoy en el hoyo! ¡Hay una serpiente aquí abajo y esqueletos! Chaney: [inclinando la cabeza sobre el borde del pozo] Te garantizo que habrá otro en poco tiempo, ¡uno pequeño y delgado! ¿Te gusta eso? Mattie: [sollozando histéricamente] Ay, ayúdame, ayúdame… ¡por favor, ayúdame! Chaney: ¿Dices que no te gusta?