Información

León hurrita, Urkesh



Hurrian Lion, Urkesh - Historia

Publicado en 25/06/2008 6:23:45 p.m. PDT por blam

¿Quiénes eran los hurritas?

Volumen 61 Número 4, julio / agosto de 2008

Nuevos descubrimientos en Siria sugieren que un pueblo poco conocido impulsó el surgimiento de la civilización

Las excavaciones en la ciudad del tercer milenio de Urkesh en Siria están revelando nueva información sobre las misteriosas personas que vivían allí, conocidas como los hurritas. Esta vista del palacio real de la ciudad muestra el área de servicio (izquierda) y las viviendas (derecha). (Ken Garrett)

Con su vasta plaza y su impresionante escalera de piedra que conduce a un complejo de templos, Urkesh fue diseñado para durar. Y durante más de un milenio, esta ciudad en las llanuras polvorientas de lo que hoy es el noreste de Siria fue un centro espiritual para un pueblo desconcertante llamado los hurritas. Casi olvidado por la historia, su origen sigue siendo oscuro, pero las excavaciones dirigidas por los arqueólogos de UCLA, marido y mujer, Georgio Buccellati y Marilyn Kelly-Buccellati durante el último cuarto de siglo, revelan que los hurritas eran mucho más que otra tribu errante en el conflictivo Medio. Este. Y durante la temporada del año pasado, encontraron evidencia convincente de que los hurritas no solo influyeron fuertemente en el idioma, la cultura y la religión de los pueblos posteriores, sino que también pudieron haber estado presentes 1.000 años antes, justo cuando los mesopotámicos cercanos comenzaron a crear el primer ciudades.

El arqueólogo Giorgio Buccellati ha dirigido excavaciones en Urkesh durante casi 20 años. (Ken Garrett)

Esa idea está en desacuerdo con una creencia arraigada entre los estudiosos de que los hurritas llegaron mucho más tarde del Cáucaso o de alguna otra región distante al noreste, atraídos a los márgenes de la civilización después del surgimiento de los grandes centros sumerios del sur de Ur, Uruk. y Nippur. Los eruditos asumieron durante mucho tiempo que los hurritas llegaron a mediados del tercer milenio a.C., y finalmente se establecieron y adoptaron la escritura cuneiforme como escritura y construyeron sus propias ciudades. Esa teoría se basa en asociaciones lingüísticas con las lenguas del Cáucaso y en el hecho de que los nombres hurritas están ausentes del registro histórico hasta la época acadia.

La ceramista del proyecto Marilyn Kelly-Buccellati (derecha) examina vasijas con la arqueóloga voluntaria Mary Stancavage, en el área del palacio donde se desenterraron todas las piezas. (Ken Garrett)

Pero Piotr Michaelowski, un asiriólogo de la Universidad de Michigan, señala que el hurrita, como el sumerio, es un idioma no relacionado con las lenguas semíticas o indoeuropeas que dominaron la región durante y después del tercer milenio antes de Cristo. Quizás, sugiere, los hurritas fueron los primeros habitantes de la región, quienes, al igual que los sumerios, tuvieron que dejar espacio para las personas de habla semítica que crearon el primer imperio del mundo con sede en Akkad, en Mesopotamia central, alrededor del 2350 a. C.

El descubrimiento de una ciudad sofisticada con arquitectura monumental, fontanería, cantería y una gran población contradice la idea de que los hurritas eran un pueblo montañés errante en una tierra extraña. Lejos de ser otra tribu nómada más áspera, como los amorreos o casitas que llegaron tarde al partido mesopotámico, los hurritas y su idioma, música, deidades y rituales únicos pueden haber jugado un papel clave en la configuración de las primeras ciudades, imperios, y estados. El idioma ha muerto, la música se ha desvanecido y los rituales se olvidan. Pero gracias a los escultores, canteros y escultores de sellos de Urkesh, la creatividad hurrita puede brillar una vez más.

Fueron los antepasados ​​de los rusos.

¿Los hurritas tenían camareros?

Entonces, ¿por qué los hurritas siempre se nombran alfabéticamente?

1. Claramente, esto merece mucha más investigación. No debe haber demora en excavar cada centímetro cuadrado de Siria, y creo que deberíamos extender eso al valle de Bekaa. Al revés y al revés. Importante para el avance del conocimiento, no lo sabe.

2. Dado que estas personas están extintas, podemos contar chistes étnicos sobre ellas. ¿Escuchaste el de los dos tipos hurritas en el ascensor?

3. No estoy seguro de decirle a la gente que era asiriólogo.

¿Personas que caminaban muy rápido?

Pensé que eran indios de algún lugar de los Grandes Lagos.

Los textos hurritas que se conservan en los archivos hititas, junto con las palabras prestadas de los hurritas en luvitas y las propias inscripciones y textos de los hurritas en el norte de Mesopotamia que datan del siglo XXIII a.C., hablan de una presencia adicional no indoeuropea. en las fronteras orientales de los indoeuropeos de Anatolia. & quot (J.P. Mallory, En busca de los indoeuropeos: lenguaje, arqueología y mito, Londres, Thames y Hudson, 1989).

Hay una gran cantidad de dioses hurritas mencionados en los textos hititas, y muchos de ellos son descripciones de festivales de culto. Dado que la mayoría de los textos son fragmentarios y, por lo tanto, no se pueden fechar con exactitud, solo elegimos algunos ejemplos significativos. Se acaban de mencionar los textos para el festival his & # 39uwa. La más reveladora es una oración del rey Muwatalli. Ya en la invocación de los dioses principales al comienzo del texto, aparece Hebat. El rey luego le pide al toro S & # 39eris & # 39 que interceda por él, y lo llama & # 39Bull of the Weathergod of Hatti & # 39, lo que significa que este toro hurrita había entrado en el círculo de los dioses de la capital & quot (Guterbock). , HG, El elemento hurrita en el imperio hitita, en: Hoffner, Jr., Harry A. (ed.), Perspectivas sobre la ciudadanía hitita: escritos seleccionados de Hans Gustav Guterbock, Chicago, Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, 1997)

Los arqueólogos dicen que los urartianos no lograron superar las duras condiciones invernales
Noticias diarias turcas | Viernes 3 de marzo de 2006 | Noticias diarias de Dogan
Publicado el 03/03/2006 8:19:01 AM PST por SunkenCiv
http://www.freerepublic.com/focus/f-chat/1589276/posts

Influencia licia en los templos rupestres de los indios
La guía de la arquitectura del subcontinente indio | primavera de 2000 | Takeo Kamiya
Publicado el 11/07/2005 10:37:19 PM PDT por SunkenCiv
http://www.freerepublic.com/focus/f-chat/1440990/posts

Descubierta la capital de una antigua superpotencia (medos)
Independiente (Reino Unido) | 26-10-2002 | David Keys
Publicado el 26/10/2002 12:56:48 PM PDT por blam
http://www.freerepublic.com/focus/f-news/776390/posts

sin duda otro idioma dravídico con presencia en Sumer.

A estos muchachos se les atribuye ser los primeros en traer caballos domesticados a Mesopotamia.

Los iraníes han encontrado / redactado recientemente ruinas de este período anterior.

Para todos: envíeme un mensaje a otros temas que sean apropiados para la lista GGG.

Pero a pesar de sus hurritas, todavía no están aquí.

Personas (también llamadas mitanias) que hablaban un idioma diferente al semítico e indoeuropeo, y sin embargo desempeñaron un papel cultural significativo en el Cercano Oriente durante el segundo milenio a. C., particularmente en la transmisión de la cultura de Sumeria y Babilonia a Asia occidental y al Hititas. La presencia de hurritas en un área se puede inferir de la presencia de textos hurritas, la presencia de personas con nombres hurritas (o indo-iraníes como se explica a continuación) y de declaraciones en otra literatura antigua, incluido el Antiguo Testamento.

A principios del segundo milenio, e incluso algo antes, los hurritas se encuentran en las partes más septentrionales de Mesopotamia, habiendo llegado presumiblemente desde aún más al norte. Se encuentran en el siglo XVIII a.C. en Mari y Alalakh, y en los siglos XV y XIV a.C. en Nuzi, Ugarit, Alalakh, algunas ciudades de Palestina, y especialmente en su centro político de Mitanni. Durante este último período, sus gobernantes eran en realidad una aristocracia de extracción indo-iraní, que a menudo conservaban sus nombres indo-iraníes, pero que en otros aspectos habían adoptado el idioma, la religión y la cultura en general hurritas, y también lo eran a todos los efectos prácticos hurritas.

La pregunta principal con respecto a la presencia hurrita es hasta qué punto fueron influyentes en Palestina, y aquí la evidencia no es clara. Las Cartas de Amarna, escritas por los reyes Mitannian / Hurrian y por los pequeños reyes de Palestina a los faraones egipcios durante el siglo XIV, se refieren a algunos reyes palestinos con nombres hurritas (algunos indo-iraníes) como Abdikhepa de Jerusalén. Sin embargo, las cartas, escritas en acadio por los escribas de estos reyes palestinos, traicionan un discurso cananeo local en lugar de hurrita. Por otro lado, los egipcios se refirieron a Palestina como la tierra de los hurritas y, de hecho, un faraón afirmó haber capturado a 36.000 hurritas allí, pero esto podría significar habitantes de Palestina en lugar de hurritas étnicos. En vista de la evidencia de las Cartas de Amarna, es probable que Palestina fuera solo nominalmente hurrita.

Además, la medida en que se hace referencia a los hurritas con términos étnicos en el Antiguo Testamento también es problemática. Algunos eruditos creen que los hurritas son los horitas bíblicos (Gn 14: 6 36: 20 & # 15030 Dt 2:12, 22). Lingüísticamente, esto es posible, pero los horeos siempre están ubicados en el monte Seir, mientras que los hurritas están en Jerusalén, Taanaj, Meguido, Acco, Achshaph, Siquem y posiblemente Hebrón, pero probablemente no en el monte Seir. Además, los nombres de los horitas en Génesis 36 parecen semíticos en lugar de hurritas. Finalmente, si los horitas del monte Seir son contemporáneos de Esaú, quien se casó con la hija de un jefe horita, esto sería demasiado temprano para los contactos patriarcales con la penetración hurrita en el sur, si la fecha temprana de los patriarcas es sostenida por el recién descubierto Tabletas de Ebla.

Una segunda teoría identifica a los heveos como hurritas, y las diferencias lingüísticas entre los dos nombres generalmente se explican como debidas a la confusión de consonantes hebreas de aspecto similar por parte de los escribas posteriores. En apoyo de la identificación hevea de los hurritas se señala que en dos pasajes (Gn 34: 2 Jos 9: 7) la Septuaginta (traducción griega) entiende que los heveos son hurritas, mientras que en Génesis 36: 2, 29 Zibeón se llama ambos Hivite y Horite, este último identificado como hurrita. Sin embargo, el primer argumento le da demasiado peso a la Septuaginta, que simplemente puede estar equivocado, y el último argumento equivale nuevamente a la afirmación de que los montes Seir Horites eran hurritas.

Una tercera teoría considera a los hititas de Génesis 23 como hurritas. Si bien es cierto que el término & # 147Hittite & # 148 es a menudo amplio y puede incluir a los hurritas étnicos, esta teoría se enfrenta a las mismas dificultades cronológicas que la primera. Por otro lado, es muy posible que los últimos hititas, Urías y Arauna el jebuseo fueran hurritas, y el nombre & # 147Arauna & # 148 a menudo se interpreta como claramente hurrita.

Todas las teorías anteriores asumen que se hará referencia a un pueblo mediante un término étnico distintivo. Alternativamente, uno podría admitir una presencia hurrita en Palestina y verlos referidos (junto con otros pueblos) en términos amplios como & # 147Canaanite & # 148.

Los hurritas hablaban una lengua ergativa-aglutinante, convencionalmente llamada hurrita, no relacionada con las lenguas semíticas o indoeuropeas vecinas, pero claramente relacionada con la urartiana (una lengua hablada un milenio después en el noreste de Anatolia) y posiblemente, muy distante, a las lenguas caucásicas nororientales actuales. Algunos eruditos relacionan el idioma hurrita también con el georgiano y sus idiomas asociados del sur del Cáucaso o Kartveliano. [3] También se han sugerido similitudes con las palabras hurritas en idiomas vecinos como el armenio. [4] [5] Algunos estudiosos creen que los hurritas llegaron al Cáucaso alrededor del 2700 a. C. [6]

Los hurritas adoptaron la escritura cuneiforme acadia para su propio idioma alrededor del año 2000 a. C. Esto ha permitido a los eruditos leer el idioma hurrita. Debido a que la cantidad de textos hurritas descubiertos es pequeña, y debido a que se utilizan muchos logogramas sumerios, enmascarando las formas fonéticas de las palabras hurritas que representan, la comprensión del idioma hurrita está lejos de ser completa y faltan muchas palabras en su vocabulario.

Se han encontrado textos en idioma hurrita en Hattusa, Ugarit (Ras Shamra), así como una de las cartas de Amarna más largas, escrita por el rey Tushratta de Mitanni al faraón Amenhotep III. Fue el único texto hurrita extenso conocido hasta que se descubrió en Hattusas en 1983 una colección de literatura en hurrita con varias tablillas con una traducción al hitita.

Según fuentes islámicas medievales, el idioma hablado por las tribus hurritas que pertenecían principalmente a la secta de creencias religiosas del yazdanismo hablaba un idioma proto-pehlewani. [7] La influencia hurrita en el idioma kurdo moderno es todavía evidente en su estructura gramatical ergativa y en sus topónimos. [8]

¿Personas que caminaban muy rápido?

Sí, siempre tenían prisa y su símbolo favorito era un toro rojo.

el trato es que el idioma hurrita tomó prestadas una gran cantidad de palabras de una variedad de idiomas diferentes en diferentes grupos.

Esto tiende a eclipsar la gramática hurrita, sobre todo porque la mayor parte de la literatura hurrita se tradujo en realidad a un idioma diferente.

Todo esto tuvo lugar antes de que la mayoría de las lenguas indoeuropeas se solidificaran en sus formas actuales.

Estuvimos hablando de los drusos la semana pasada. Los primeros drusos se ganaban la vida como & cotcribes & quot. ¡No pudieron preservar ni el más mínimo elemento de su idioma original, particularmente porque adquirieron a todas las chicas guapas de las principales tribus y naciones del Medio Oriente!

¡Ser escriba era un maldito buen trabajo!

Cuando era hurrita para llegar a casa, Irán :-)

Navegación: utilice los enlaces a continuación para ver más comentarios.
primero 1-20, 21-32 siguiente último

Descargo de responsabilidad: Las opiniones publicadas en Free Republic son las de los carteles individuales y no representan necesariamente la opinión de Free Republic o su administración. Todos los materiales publicados en este documento están protegidos por la ley de derechos de autor y la exención para el uso justo de obras con derechos de autor.


IDO, PERO NO OLVIDADO: LOS HURRIANOS Y SU REINO DEL LEÓN

Si bien los hurritas no se mencionan con ese nombre en la Biblia, los eruditos sugieren que tuvieron contacto con los israelitas durante el segundo milenio antes de Cristo. Cuando Abraham se quedó en Harán, en el noroeste de Mesopotamia, vivía en la principal región de influencia hurrita. Algunos eruditos también sugieren que los hurritas vivieron en Canaán antes y durante el período israelita. Desde el punto de vista lingüístico, los hurritas, también conocidos como horitas, están relacionados con dos de las siete naciones de Canaán: los heveos y los jebuseos (Dt 7: 1). Así, cuando los jebuseos de Jebus (Jerusalén -2 Sm 24:16), y los heveos de Siquem (Gn 34: 2) y Gabaón (Jos 9: 7) fueron llamados horeos en algunas variantes textuales, posiblemente sean hurritas que viven en la tierra de canaan.

Richard Hess (1997: 34-6) ha señalado cuatro nombres hurritas en la narrativa de la conquista, lo que demuestra la antigüedad y precisión del relato. Piram (rey de Jarmuth) y Hoham (rey de Hebrón) (Jos 10: 3), Sheshai y Talmai (hijos de Anak-Jos 15:14) todos tienen nombres basados ​​en hurritas. Un último Talmai (rey de Gesur y suegro de David 2 Sm 3: 3, 13:37 y 1 Crónicas 3: 2) es el último nombre hurrita en la Biblia. Piram, Sheshai y Talmai son nombres hurritas comunes y se encuentran en tablillas cuneiformes del siglo XV a. C. en Nuzi..

Los sumerios, babilonios, asirios, acadios e hititas & # 8211 son familiares para los estudiantes de historia antigua. Después de 150 años de descubrimiento arqueológico, se han revelado sus ciudades, casas, hábitos cotidianos e idiomas. Sin embargo, uno de sus antiguos contemporáneos ha logrado mantenerse oculto a los ojos modernos: los hurritas. El primer vistazo moderno de los hurritas se produjo a principios de siglo, cuando los eruditos encontraron un idioma desconocido en una de las tablillas de arcilla de Tell el-Amarna, Egipto. Sin embargo, no fue hasta la década de 1920 que se encontró una referencia real a los hurritas en una tablilla hitita.

Hurrita aquí y hurrita allá

El descubrimiento de textos antiguos adicionales comenzó a completar el panorama. Los faraones egipcios mantuvieron correspondencia con los reyes hurritas. Los hititas, cuyo reino se encontraba en lo que hoy es Turquía, temían la llegada de los ejércitos hurritas. Músicos de la corte del reino costero sirio de Ugarit interpretaron composiciones hurritas.

BSP 11: 1 (invierno de 1998) p. 9

Kumarbi, dios principal del panteón hurrita, gobernó desde Urkesh, la capital hurrita.

Sin embargo, más allá de la evidencia textual, no había evidencia arqueológica real que explique quiénes eran los hurritas y de dónde venían. Estudios recientes incluso sugirieron que había pocas esperanzas de identificar una cultura distintiva para el pueblo hurrita. Después de más de 70 años de búsqueda de sus restos, los arqueólogos generalmente estuvieron de acuerdo en que Urkesh, la capital hurrita, fue destruida en la antigüedad o nunca había sido más que un hogar mítico de los dioses hurritas.

Todo eso cambió a partir de 1983, con un picnic. Giorgio Buccellati y Marilyn Kelly-Buccellati, un equipo arqueológico formado por marido y mujer, habían estado excavando en la región desde 1976. Se detuvieron a comer en Tell Mozan, en el noroeste de Siria. Sorprendentemente, el gran montículo que se elevaba a 90 pies sobre la llanura circundante y cubría unos 300 acres, nunca había sido excavado.

Sin embargo, el sitio no había pasado desapercibido. Sir Max Mallowan y su esposa, la escritora de misterio Agatha Christie, visitaron Tell Mozan en 1937. Mallowan incluso cavó tres trincheras de prueba en el montículo. Creyendo que la cerámica que encontró era romana, determinó que las capas anteriores estaban muy por debajo de la superficie. Los Buccellatis, en su picnic, también vieron la cerámica que Mallowan llamó Roman. Lo reconocieron por lo que realmente era.

“La cerámica recuperada en Tell Mozan es muy sofisticada y se parece un poco a cierta cerámica romana”, dice Kelly-Buccellati. "Ningún otro sitio excavado en ese momento había producido este tipo, por lo que no es sorprendente que Mallowan lo asociara con la cerámica romana". En la década de 1930, la fundición metálica de la cerámica se consideraba un diagnóstico para la fabricación romana. Los Buccellatis, sin embargo, concluyeron que era mucho antes, del tercer milenio antes de Cristo. No habría capas romanas a través de las cuales excavar. Dile que Mozan era obviamente un sitio importante y muy antiguo. ¿Podría ser la ciudad capital hurrita de Urkesh?

A lo largo de los años habían surgido algunos indicios tentadores de la realidad histórica de Urkesh. En 1948, dos pequeños leones de bronce, cada uno inscrito en escritura cuneiforme, se vendieron en Amuda, Siria. El texto de cada león, las inscripciones hurritas más antiguas que se conocen, y que probablemente datan del tercer milenio antes de Cristo, se tradujo como "El rey de Urkesh construyó el templo del león". Un león había sido comprado por el Louvre y el otro por el Museo Metropolitano de Arte. Aunque los leones se vendieron en el mercado de Amuda, no hay rastros de ocupación del tercer o segundo milenio cerca. Los Buccellatis razonaron que Tell Mozan

BSP 11: 1 (invierno de 1998) p. 10

Impresión del sello de Tupkish, rey de Urkesh (2300 a. C.).

fue el sitio y la fuente de los leones del segundo-tercer milenio más cercano. Comenzaron a excavar lo que esperaban que fuera Urkesh, la antigua capital hurrita.

Después de nueve temporadas de excavación, se ha descubierto el plan básico de la ciudad antigua. Entre sus primeros descubrimientos se encuentra el muro de defensa exterior del sitio. También se descubrió un edificio de 30 x 50 pies, que se cree que es un templo. Una rampa de piedra conduce al interior del edificio, que está revestido con un pavimento grueso similar al cemento. Sin evidencia de un sistema de drenaje, los arquitectos presumen que el edificio tenía techo, la falta de columnas o agujeros para postes, llevó a los ingenieros a concluir que tenía un techo inclinado. Los cimientos del edificio son de bloques de piedra caliza toscamente tallados, de los cuales probablemente se levantaron una vez paredes de adobe. Un gran bloque de piedra con una depresión en el centro parece haber sido un altar.

La primera fase del edificio fue destruida por un incendio y los escombros resultantes se amontonaron en la parte trasera del edificio. Entre los escombros se encontró una pequeña estatua de piedra caliza de un león, estilísticamente similar a los conocidos leones de bronce. La melena de piedra del león, como la de las estatuas de bronce, está representada con patrones irregulares y profundamente incisos en los ojos profundamente cortados.

BSP 11: 1 (invierno de 1998) p. 11

puede haber sido incrustado. También como los dos leones de bronce, esta figura de piedra caliza es más realista en su representación que otras representaciones de leones de mediados del tercer milenio del sur.

Debido a que el león fue encontrado en el área del altar, los Buccellatis llamaron al edificio "El Templo del León". Sin embargo, no se puede estar seguro de que este sea el templo mencionado en las inscripciones sobre los leones de bronce encontrados en 1948. Si bien pudieron nombrar el edificio, los Buccellatis no pudieron nombrar la ciudad. ¿Podría haber un archivo, tabletas o sellos, que identificaría positivamente el sitio y arrojaría luz sobre su historia?

Durante las temporadas de excavación 1992-1993, se abrió una estructura cerca de la puerta de la ciudad. Se cree que es un almacén, donde se encontraron más de 650 impresiones fragmentarias de sellos de arcilla. Encontrar los sellos por sí mismos habría sido mucho más fácil de excavar que sus delicadas impresiones de arcilla. Sin embargo, las impresiones fueron cuidadosamente eliminadas, fotografiadas y dibujadas. Lamentablemente, casi todos se habían roto en la antigüedad, cuando se abrieron los contenedores que sellaron.

Sellado pero no olvidado

Sin embargo, una cuidadosa excavación reveló un sello que se podía leer. ¡“Tupkish, rey de Urkesh” proclamó! Por fin, el nombre de un rey hurrita se vinculó con el nombre de la ciudad capital. La escritura arcaica de la inscripción indicaba que vivió alrededor del siglo 23 a. C., siglos antes.

Impresión del sello de Uqnitum, esposa del rey Tupkish.

BSP 11: 1 (invierno de 1998) p. 12

cualquier gobernante hurrita conocido anteriormente.

Curiosamente, la escritura de las impresiones del sello a menudo se invierte en la arcilla. Se puede leer correctamente mirando la imagen en un espejo. Por qué los hurritas en Urkesh produjeron sus sellos al revés, a diferencia de casi todos los demás sellos cilíndricos mesopotámicos durante milenios, es, dice Buccellati, "la pregunta del millón de dólares".

Hasta la fecha, solo se ha excavado una sección del almacén. Más de 120 impresiones de sellos de arcilla dicen "Uqnitum, esposa del rey Tupkish" o indican miembros de la familia de la reina. Aparentemente, la reina poseía una propiedad por derecho propio y los bienes que le pertenecían se almacenaban en esta área. “Obviamente, no estaba ocupada sellando frascos en su almacén”, dice Kelly-Buccellati. "Tenía sus propios sirvientes y uno, la niñera, incluso se nombra".

Los productos de las granjas vecinas deben haber sido enviados al palacio. Los bienes destinados a los aposentos de la reina se sellaron con su nombre, como nos dirigimos a un paquete hoy. Nombrar a Uqnitum como la esposa del rey lleva a Kelly-Buccellati a creer que se le dio un estatus especial a la consorte del rey. Esto es contrario a la práctica en Ugarit, donde la madre del rey tenía un estatus especial. Hasta ahora, no se ha mencionado a una reina madre, ni ninguna evidencia de poligamia real.

El almacén real de Tell Mozan. A = templo, B = almacén de la reina, C = almacén (¿del rey?), D = gran habitación no identificada.

Debido a que muchas de las otras impresiones de sellos representan a personas preparando comidas o sirviendo banquetes, los arqueólogos suponen que se trataba de un área de trabajo. Los sellos de piedra reales de la reina, junto con sus joyas, se guardaron en otro lugar.

BSP 11: 1 (invierno de 1998) p. 13

Se estima que entre 10.000 y 20.000 personas poblaron Urkesh, estableciendo rutas regionales de comercio y minería. Los hurritas deben haber desempeñado un papel económico importante en la vida de sus vecinos, los sumerios y eblaítas. Urkesh debe haber prosperado generosamente porque el comercio traía oro y plata a su tesoro mientras los fértiles valles fluviales cercanos llenaban sus graneros.

Sin signos de cataclismo ni relatos de una guerra devastadora, Buccellati cree que el abandono de la ciudad alrededor del año 1500 a.C. se debió al cambio climático o al agotamiento del nivel freático. Pasando silenciosamente a la historia, Urkesh solo vivió en las culturas a las que influyó.

“La importancia del descubrimiento de Urkesh difícilmente puede ser exagerada”, dice Piotr Steinkeller, profesor de Idiomas del Cercano Oriente en la Universidad de Harvard. "Revisa dramáticamente la imagen de la geografía histórica de Mesopotamia".

Ya no es una nota al pie de página entre los pueblos antiguos, los hurritas son ahora un capítulo completo y fascinante en la historia de Mesopotamia. Aunque se ha comparado encontrar a Urkesh con encontrar el Monte Olimpo de la mitología griega, es mucho más revelador. Urkesh era la capital política y económica de los hurritas. Gernot Wilhelm, profesor de filología oriental en la Universidad de Wurzburg en Baviera, presidente de la Sociedad Oriental Alemana y la principal autoridad mundial en el idioma hurrita, señaló:

Después de casi 30 años de investigación sobre el idioma y la historia hurritas, aprecio mucho que los hurritas disfruten ahora de la atención más amplia que merecen.

En las próximas temporadas, los Buccellatis excavarán en una sección del almacén contigua al área de la reina, donde esperan encontrar el almacén del rey y quizás hallazgos más esclarecedores. No está claro si esta corazonada resultará tan fructífera como las anteriores, pero con solo el uno por ciento de Tell Mozan excavado hasta la fecha, parece que el capítulo hurrita, ahora revisado, de la civilización humana primitiva tendrá que prolongarse aún más.

(Adaptado de The Kingdom of the Lion, por Pat y Samir Twair, Mundo Aramco 48.3, 1997.)

1997 Ponerse personal: lo que nos enseñan los nombres de la Biblia. Revisión de la Biblia 13.6: 30–37.


Escribo aventuras de fantasía histórica, pero los arqueólogos que trabajan para estudiar y preservar sitios antiguos son los verdaderos héroes. Sitios únicos e invaluables como Urkesh están en peligro de ser destruidos debido a la guerra y la agitación política antes de que podamos aprender sobre nuestros ancestros y las civilizaciones que construyeron.

Ambientada en el siglo III, Treasures of Dodrazeb: The Origin Key (Tesoros de Dodrazeb: la clave de origen) es una aventura histórica de fantasía de espada y ciencia. La curiosidad de un guerrero persa se enciende cuando lidera una invasión a Dodrazeb, un extraño reino aislado que posee una tecnología increíble. La desconcertante decisión de la antigua Dodrazeb de esconderse del mundo lleva al guerrero a profundizar en capas de misterios mientras su princesa hace todo lo posible para expulsar a los invasores. ¿Qué están tan desesperados por mantener ocultos los Dodrazebbianos? ¡Obtenga su copia en Amazon.com! Disponible tanto en libro electrónico como en rústica.

Antigua ciudad de Urkesh, hogar de la cultura hurrita.

Una de las ciudades más antiguas que se sabe que existe en la tierra es Urkesh. Su ubicación exacta fue un misterio hasta la década de 1990 cuando, después de diez años de minuciosas excavaciones, los arqueólogos identificaron Tel Mozan en el norte de Siria, cerca de las fronteras de Turquía e Irán, como Urkesh. La ciudad capital de los hurritas, floreció entre 4000 y 1300 a. C. Inicialmente se volvió poderoso debido a su ubicación en la intersección de las principales rutas comerciales, así como por su control de valiosos depósitos de cobre.

Escalera de piedra intacta en Urkesh.

Se han encontrado ruinas de edificios públicos monumentales, incluido un gran templo y un palacio. La arquitectura no es solo una construcción de adobe, sino también estructuras de piedra raras. Los arqueólogos han descubierto restos de una plaza abierta, un tramo de escaleras monumental y un pozo subterráneo profundo relacionado con los rituales religiosos conocido como el "Pasaje al Inframundo". Urkesh dominaba el antiguo horizonte en la parte superior de una terraza construida que rivalizaba con las montañas cercanas.

Tableta de león y piedra con inscripciones en lengua hurrita.

Se sabía muy poco sobre los hurritas antes de que se identificara positivamente a Urkesh. Puede que no haya muchas ciudades hurritas en lo que hoy es el sur de Siria, pero su civilización influyó en todo el Medio Oriente. Fueron una gran influencia en Mesopotamia al sur y culturas como la de los hititas como ciudades se estaban desarrollando por primera vez en esa región. A diferencia de las estructuras políticas centralizadas de la antigua Asiria y Egipto, la cultura urbana hurrita parece haber tenido una organización más feudal, posiblemente limitando el desarrollo de grandes complejos de palacios o templos.

El idioma hurrita único es diferente a cualquier otro idioma antiguo conocido. Los historiadores creen que los hablantes de este idioma procedían originalmente de las tierras altas de Armenia y se extendieron por el sureste de Anatolia y el norte de Mesopotamia a principios del segundo milenio a. C.

Recipiente de incienso hurrita.

Ceramistas consumados, la cerámica hurrita era muy apreciada en el lejano Egipto. La cerámica Khabur y la cerámica Nuzi son dos tipos de cerámica hecha con ruedas que usaban los hurritas. La vajilla Khabur se caracteriza por líneas pintadas de color rojizo con un patrón geométrico triangular y puntos, mientras que la vajilla Nuzi tiene formas muy distintivas y está pintada en marrón o negro.

También conocido por sus logros en metalurgia, los hurritas comerciaban cobre al sur de Mesopotamia desde las tierras altas de Anatolia. El valle de Khabur tenía una posición central en el comercio de metales, y el cobre, la plata e incluso el estaño eran accesibles desde los países dominados por los hurritas en las tierras altas de Anatolia. Entre los pocos ejemplos supervivientes de trabajo en metal hurrita, se descubrieron en Urkesh algunas pequeñas y finas figuras de leones de bronce.

Lamentablemente, la guerra civil siria ha interrumpido las fascinantes actividades arqueológicas en Urkesh y ha puesto en peligro futuros descubrimientos sobre la cultura hurrita. El sitio se encuentra cerca de la frontera turca y ahora está protegido por tropas kurdas y un equipo de trabajadores locales.


Nuzi y los hurritas:

Un funcionario del gobierno está acusado de tener relaciones sexuales ilícitas en el cargo. También está acusado de malversación de fondos, uso de propiedad del gobierno para fines privados, arresto falso y robo. ¿Los titulares nacionales de hoy? No esta vez.

Las declaraciones en el caso "El pueblo de Nuzi contra el alcalde Kushshiharbe" relatan los cargos escuchados en un juicio político que tuvo lugar hace casi 3500 años. Grabado en textos cuneiformes en el antiguo idioma mesopotámico del acadio, las declaraciones detallan una lista demasiado familiar de irregularidades políticas y personales. Textos como estos y otros artefactos de la vida hurrita en la pequeña ciudad de la antigua Nuzi se exhiben en la nueva exhibición, Nuzi and the Hurrians: Fragments from a Forgotten Past, que se inauguró en abril y se extenderá hasta diciembre de 2001.

Más de 100 personas asistieron a la conferencia inaugural y la recepción el 20 de abril. El equipo formado por marido y mujer, formado por Giorgio Buccellati y Marilyn Kelly-Buccellati, dio una conferencia sobre "El descubrimiento de Urkesh: la capital perdida de los antiguos hurritas". Urkesh (Tell Mozan) fue un importante centro del poder hurrita en el noreste de Siria durante el final del tercer milenio antes de Cristo. Las excavaciones realizadas allí por los Buccellatis desde 1984 han ayudado a iluminar el mundo de los hurritas, un mundo que hasta ahora ha estado en gran parte oscurecido.

"El trabajo realizado por los Buccellatis en Urkesh del tercer milenio sitúa al Nuzi del segundo milenio en el contexto hurrita más amplio", dice el subdirector Joseph Greene. "Si el Museo hubiera exhibido Nuzi, digamos, hace veinte años, habría sido interesante, pero la conexión entre los hallazgos en Nuzi y los descubrimientos recientes en Tell Mozan pone toda la exhibición en un enfoque más nítido".

Se exhiben más de 100 objetos de la colección del Museo de más de 10,000 artefactos excavados en Nuzi, que incluyen tabletas cuneiformes, sellos e impresiones de sellos, cerámica, armas y herramientas de bronce, joyas y algunos de los primeros vidrios conocidos. La exhibición se encuentra en la recientemente renovada Galería del Piso II del Museo. "Uno de los desafíos fue tomar un espacio de diseño clásico con columnas dóricas griegas y convertirlo en mesopotámico", dice el curador de la exhibición James Armstrong. "Así que agregamos algunos toques mesopotámicos: arcos, nichos y rabbets (huecos en la entrada). Las ideas provienen de la arquitectura de Nuzi en sí". From the exhibit visitors can get a clear impression of what daily life was like in Nuzi, a small, ordinary Mesopotamian farming town in the years around 1400 B.C.

"When it was excavated, Nuzi opened a window on a world we barely knew existed," says Dr. Armstrong. Nuzi, which is now called Yorghan Tepe and lies near the heart of the oil fields of northeastern Iraq, was excavated by Harvard from 1927 to 1931. Two things make Nuzi an excellent place for studying life in Near Eastern towns of the second millennium B.C. The first is the nearly complete archaeological exposure of the site. The 1927-31 expedition uncovered the town's main center with its principal temples and the administrative complex. It also investigated the suburbs where the town's wealthier citizens had built villas. The second was the recovery of nearly 5000 cuneiform texts through which it is possible to trace the political, social and economic life of Nuzi over several generations. These texts, the Nuzi Tablets, have helped both to identify the site and to clarify its history. This extraordinary trove of documents ironically only helped to confirm the utter ordinariness of ancient Nuzi. Nuzi was not a large, powerful urban center nor a wealthy royal city. It is a small provincial agricultural settlement. "Nuzi's material remains and extensive archives," says Dr. Armstrong, "give us the opportunity to reconstruct daily life in this little town of ancient Mesopotamia in a way that is unparalleled in the Near East."

Featured in the exhibit are several of the clay tablets that reveal the public and private lives of the Nuzian citizens. Many of them record the government goings-on in this small town. A set of fourteen texts contain depositions telling of Mayor Kushshiharbe's alleged offenses. And these were numerous: he is accused of misusing labor gangs for his own purposes, of diverting tax collections for his private use, of kidnaping and bribery and of installing a gate at his home made from wood belonging to the palace. Most notorious is the report of how two of Mayor Kushshiharbe's cohorts helped arrange a secret rendezvous for him with a young woman named Humerelli. The texts containing the verdict were never found, so we are left to judge the case for ourselves.

Other texts in the exhibit detail the many private real estate transactions that were contracted in Nuzi. These record a rather peculiar practice intended to circumvent the prevailing attitudes against the outright sale of real property. If a landowner needed to sell a piece of property, the buyer was "adopted" as the seller's "son," in return for which the new owner gave his new "father" a "gift", in reality the purchase price of the property. A wealthy man or woman at Nuzi who acquired property through such transactions might be adopted by dozens of "fathers."

The Nuzi tablets were for the most part written in Babylonian, a well known ancient Semitic language, but most of the inhabitants of Nuzi spoke Hurrian, a poorly attested and not well understood ancient Near Eastern tongue that is neither Semitic nor Indo-European. (It may be related to languages spoken in the Caucasus region.)

The Hurrians were surrounded by much better known ancient Near Eastern peoples. The Assyrians were immediately to the east, to the north were the Hittites, to the southwest lay Syria, Canaan and Egypt, and to the southeast lay Babylonia. "The middle second millennium is a critical point in Near Eastern history," says Dr. Armstrong. "It was the Age of Internationalism in which large states were reaching out to each other for the first time. There were intensive contacts between the rulers of widely separated regions, and we believe the Hurrians played a significant role in transmitting both trade goods and cultural ideas among the great empires of the Middle East and out into the Mediterranean world." The Pharaohs of Egypt corresponded with the Hurrians, seeking suitable wives for Egyptian princes, and Syrian musicians performed Hurrian compositions at Ugarit.

Strong circumstantial evidence suggests that Hurrian legends helped shape Greek mythology, particularly stories about conflicts between younger and older gods. There are other instances of cultural mediation at Nuzi. Says Dr. Armstrong, "Here we have a relatively small town, in the kingdom of Mittani, tucked away on the eastern side of the ancient Near East. Yet there we find Aegean and Egyptian motifs in the art and artifacts. The Egyptian goddess Hathor shows up in wall frescos in the suburban villas of the wealthy. We find the distinctive "Egyptian blue" among the beads on necklaces and bracelets. In Egypt we find in the tombs of foreign wives of Thutmosis III marvered glass (glass which has been made to resemble marble) identical to that found at Nuzi. This kind of glass was exotic to Egypt, and is one of many examples showing how artifacts and ideas were transmitted back and forth over vast geographical areas."

In large part, though, the Hurrians were borrowers. Wanting to resemble their powerful neighbors, they borrowed the Babylonian writing system of cuneiform to express their language. The Hurrians also copied the Imperial Akkadian style of naturalistic art. This is represented in two bronze foundation pegs in the form of lion statuettes (almost certainly found at Tell Mozan) bearing inscriptions in Hurrian. Reproductions of both lions, one from the Louvre and one from the Metropolitian Museum of Art, are displayed in the exhibit.


Mitanni - 1600 BC 1300 BC

The Mitanni Kingdom flourished in the 15th and 14th centuries BC it was located in modern-day Turkey, Syria and Iraq. Shortly after the fall of Urartu to the Assyrians, the Indo-European-speaking proto-Armenians migrated, probably from the west, onto the Armenian Plateau and mingled with the local people of the Hurrian civilization, which at that time extended into Anatolia (presentday Asian Turkey) from its center in Mesopotamia. Turks, Kurds, Armenians, Iranians, Jews, Lebanese and other (Eastern and Western) Mediterranean groups seem to share a common ancestry: the older "Mediterranean" substratum.

From cuneiform sources one could surmise that Aryan bands first came into Mesopotamia with the general movement of peoples after the death of Hammurabi in the seventeenth century BC. This is also the time of the expansion of the Hurrians, a people whose linguistic and ethnic affiliations are puzzling. The Mitanni language (Indo-Hittite), also called Hurrian, was written in a cunieform script beginning in 1400 BC. The Mitanni introduced some linguistic terms of Indo-Aryan origin, dealing for example with horse training, and gods from the Vedic (Indian) pantheon, but the language remained Hurrian. For many years it was thought that no other language was related to Mitanni, but recent scholarship has shown that it is one of the Anatolian languages belonging to the Indo-Hittite family of languages.

Mitanni (also Mittani) or Hanigalbat (Assyrian Hanigalbat) was a loosely organized Hurrian-speaking state in south-east Anatolia and northern Syria and Iraq from ca. 1500 BC 1300 BC [or 1600 to 1375 BC]. Founded by an Indo-Aryan ruling class governing a predominately Hurrian population, Mitanni came to be a regional power after the Hittite destruction of Kassite Babylon.

It is principally among the Mitanni that Aryan names and words occur. In a famous treaty between the Hittite ruler Suppiluliuma and the Mitanni king, Mattiwaza, about 1370 BC, the Aryan gods Mithra, Varuna, Indra and the twin Nasatyas are mentioned. Thus in the Mitanni kingdom Aryan gods were worshipped as well as Mesopotamian deities, which would indicate an Aryan element, but probably only among the rulers. No sign of the postulated Indo-European (Aryan) invasion (1200 BC) is detected by genetic analysis. It is concluded that this invasion, if occurred, had a relatively few invaders in comparison to the already settled populations, i.e. Anatolian Hittite and Hurrian groups (older than 2000 BC). These may have given rise to present-day Kurdish, Armenian and Turkish populations.

The kingdom of Mitanni was artificial and short lived. For a few centuries, certain areas of northern Syria, centering around the Habur valley, which neither before or after enjoyed an independent political union, were melded into a single unit by a small ruling group, a dynasty of kings with Indo-European names, supported bya knightly class.

Amenhotep II's two military campaigns in Syria in Years 7 and 9 (ca. 1446 and 1444 BC) sought to retain the territory from the coast to the Euphrates River, which was conquered by his father, Thutmose III. The Kindom of Mitanni sought to reclam lands by invasion and by co-opting Egyptian vassals. Amenhotep records subduing rebellious vassals and defeating the Mitanni and their allies. The Mitanni evidently fought the Egyptians to a standstill, and both sides ultimately signed a treaty splitting Syria between them.

Hurrian power declined rapidly. After a remarkable phase of power and prominence during the reign of Saushtatar (c. 1430), a devastating invasion by the Hittite king Suppiluliuma (c. 1370-1330) destabilized the Mitanni royal family. The state underwent further fragmentation with the secession of the eastern region under one Artatama II.

Political unity does not necessarily entail a corresponding cultural or artistic unity.Particularly in the case of such a state as Mitanni with its highly diverse ethniccomponents, there arises the problem of whether craftsmen working within its borderswere able to develop stylistic tendencies sufficiently independent to bear the name of thepolitical entity in which they arose. Mitannian ware (also called Nuzi, Alalakh, or Hurrian ware) are tall goblets with small, button bases, painted light floral and geometric designs on a dark (red or brown) background, approximately 10-20 cm high.

Hani-Rabbat, a Semitic name for Mitanni, is a West-Semitic (Amorite) compound meaning Great Hani , in contrast with the Middle-Euphratean country of Hana. Hence, Rabbat marks the opposition between two Hanaean lands set off by the Euphrates. Hani / Hana ought also to be linked with Akkadian han and Hurrianizing haniahhe, all being designations of probable West-Semitic origin used for certain human groups that followed a (semi-)nomadic lifestyle in both sides of the river. The scenario is one of linguistic contact between Amorite, Akkadian and Hurrian.


A Hurrian Administrative Tablet from Third Millennium Urkesh

by Massimo Maiocchi – Venezia1 1. Introduction The aim of the present article is to provide the full edition of a small cuneiform tablet excavated in 1997 in Tell Mozan, ancient Urkesh. The text was partly published in the National Geographic issue of October 1999, where the photo of the reverse appeared together with other artifacts excavated there. The document is labeled A7.3412 and is presently housed in the Museum of Deir ez-Zor, Syria, where I had the chance to collate it in September 2009. The tablet is rather well preserved, with minor breaks on the bottom right corner of the obverse and bottom left corner of the reverse. Due to these gaps, and to the partial lack of parallels, the proper interpre- I wish to express my gratitude to Marilyn Kelly-Buccellati and Giorgio Buccellati, codirectors of the Mozan/Urkesh Archaeological Project, who entrusted me with the full edition of the tablet. A warm thanks goes also to S. De Martino, M. Giorgieri, and G. Wilhelm, who shared with me their knowledge on the Hurrian language, and offered important suggestions on the possible interpretation of the personal names attested in the document. I am also grateful to W. Sallaberger

Diario

Zeitschrift für Assyriologie und Vorderasiatische Archäologie &ndash de Gruyter


Discovering a Lost City

Buccellati long suspected that Tell Mozan was ancient Urkesh, an important city that was a sacred center to the Hurrians, a people of unclear origins who influenced the later Hittite Empire the way the Greeks influenced Rome.

Two famous bronze lions—one now in Paris’ Louvre and the other at the Metropolitan Museum in New York—were sold in the 1940s in Amuda, a nearby market town. Each bears the inscription: “The king of Urkesh built the temple of the lion.”

Buccellati and his team uncovered a similar stone lion in a religious sanctuary at Tell Mozan, but without an inscription.

Then the excavators came upon clinching evidence: a treasure trove of personal seal impressions on clay, one of which read “Tupkish, king of Urkesh” and dating to about 2250 B.C. Dozens of others mentioned his queen Uqnitum. Scholars suspect she was royalty from the Akkadian Empire that controlled much of Mesopotamia at the time.

The team also uncovered a vast plaza in front of the temple terrace in the middle of the mound, and an impressive sweep of stone stairs leading up to the platform, where Buccellati identified both a temple and, at the other end of the plaza, a palace. The dramatic architecture is notably different from that found to the south.

More recently the excavators began probing underneath the third millennium B.C. levels and hit on the corner of a building that, Buccellati says, “is almost certainly a temple.” Seal impressions, ceramics, and radiocarbon dates show that it was used around 3500 B.C., at the same time that the first monumental buildings were built in southern Mesopotamia.

“It’s a model of urbanism, but different from that of Sumer,” the land close to the Persian Gulf, he says. What makes the find so exciting, he adds, is that it is located in a spot on the human-built mound that is still 72 feet (22 meters) above the plain—which means there may be even older structures underneath.


Hurrian language

Another, separate, -t suffix is found in all tenses in transitive sentences — it indicates a 3rd person plural subject. In the next position, the suffix of negation can occur in transitive sentences, it is -wawhereas in intransitive and antipassive ones it is -kkV.

There may also be Hurrian loanwords among the languages of the Caucasusbut this cannot be verified, as there are no written records of Caucasian languages from the time of the Hurrians.

One of these, grammat equative casehas a different form in both of the main dialects.

Hurrian language |

Retrieved from ” https: Hurrian grammar and vocabulary are imperfectly understood, though it was clearly an agglutinative language, meaning that words are built up from a sequence of units each expressing a well-defined grammatical meaning. In the cuneiform, as in the Latin transcription, geminated consonants are indicated by doubling the corresponding symbol, so The long geminate consonants occur only between vowels.

Your contribution may be further edited by our staff, and its publication is subject to our final approval.

The noun, which is represented by the relative clause, can take any case, but within the relative clause can only have the function of the absolutive, i. The first full texts date to the reign of king Tish-atal of Urkesh and were found on a stone tablet accompanying the Hurrian foundation pegs known as the “Urkish lions.

The “morpheme garmmar of the verb is as follows: The source language of similar sounding words is thus unconfirmable. Education, discipline that is concerned with methods of teaching and learning in schools or school-like….

Since the s, the Nuzi corpus from the archive of Silwa-tessup has been edited by G. Not long after these events, Hurrian power declined rapidly. The phenomenon is also found when the head noun is in the locative, instrumental or equative.

While Hurrian could not combine multiple stems to form new stems, a large number of suffixes could be attached to existing stems to form new words. Hurrian also has several demonstrative pronouns: Hurrian has at its disposal several paradigms for constructing relative clauses.

Hurrian language – Wikipedia

All cardinal numbers end in a vowel, which drops when an enclitic is attached. Another case, the so-called ‘e-case’, is very rare, and carries a genitive or allative meaning.

The language of the Granmar must have belonged to a widespread group of ancient Middle Eastern languages. Before the middle of the 2nd millennium bceparts of Hurrian territory were under the control of an Indo-Aryan ruling class, the Mitanniwhose name was incorrectly applied to the Hurrians by early researchers.

In certain phonological environments, these endings can vary. This stem-final vowel disappears when certain endings are hurrian to it, such as case endings that begin with a vowel, or the article suffix. In the thirteenth century BC, invasions from the west by the Hittites and the south by the Assyrians brought the end of the Mitanni empire, which was divided between the two conquering powers.


Arqueología

The entire site covers around 135 hectares (330 acres), mostly made up of the outer city. The high mound covers about 18 hectares (44 acres) and rises to a height of 25 metres (82 ft), with 5 sub-mounds. The high mound is surrounded by a mudbrick city wall that was roughly 8 metres (26 ft) wide and 7 metres (23 ft) high. [1]

Important excavated structures include the royal palace of Tupkish, an associated necromantic underground structure (Abi), a monumental temple terrace with a plaza in front and a temple at the top, residential areas, burial areas, and the inner and outer city walls. [ 2 ] [ 3 ]

Soundings at the site were first made by Max Mallowan during his survey of the area. Agatha Christie, his wife, wrote that they chose not to continue at the site because it seemed to have Roman material. [ 4 ] No trace of Roman occupation levels have been found in later excavations, however. Mallowan went on to excavate Chagar Bazar, another site to the south of Mozan/Urkesh. Excavations at Tell Mozan began in 1984 and have been conducted for at least 17 seasons up to the present time. The work has been led by Giorgio Buccellati of UCLA and Marilyn Kelly-Buccellati of the California State University. [ 5 ] [ 6 ] [ 7 ] The 2007 season was primarily dedicated to working on publication material, primarily excavation units A16, J1, J3 and J4. A small sounding was done in J1 to clarify the transition between Mittani and Khabur. The excavations have been assisted at various times by other groups including the German Archaeological Institute.

The excavations at Tell Mozan are known for the project's interest in pursuing the uses of technology in an archaeological context. The main focus is on the 'Global Record', a method of documentation that combines journal entries into a hypertext based output. This system marries the advantages of both the database and prose type approaches, in that elements are individually linked across both stratigraphy and typology, and yet remain tied in a more synthetic whole through the narrative of the archaeological record. Another focal point of research at the site is the application of conservation. [8]

The mud brick architecture which comprises the majority of the structures found to date has been preserved over the years though an innovative system. This system protects the monument while still allowing a detailed inspection of the primary document as originally unearthed. The same system affords an overview of the architectural volumes as perceived by the ancients. A sizeable lab in the field research facility allows the conservators to give the best possible on-site care while interacting with the excavations. An extensive storage facility has been established where more than 10,000 objects and samples of non-museographic quality are available for further study. A detailed catalog indexes these finds.

Special emphasis is placed on documenting the concrete types of contact which are observed in the ground. This is done with great detail at the level of each individual feature. From this evidence is automatically derived a complete depositional history of all elements in contact. The strata are conceived as segments of this continuum in which a single depositional moment can be reconstructed. The phases are periods that are culturally identifiable on the basis of typological and functional analysis. Horizons are the broad chronological subdivisions based on comparative material and as they can be linked to the general historical understanding.

One of the most important fixed points of reference for chronology are impressions on door sealings of the seal of Tar'am-Agade, the daughter of Naram-Sin, which because of stratigraphy can be firmly linked to phase 3 of the AP palace occupation. [9]

Finds from the excavations at Tell Mozan are on display in the Deir ez-Zor Museum. [10]


Ver el vídeo: Most UNBELIEVABLE Lost Cities Discovered! (Enero 2022).