Información

Acorazados de los Estados Unidos - Historia



La clase de Iowa: los acorazados estadounidenses que eran tan poderosos que no fueron retirados 3 veces

La Segunda Guerra Mundial marcó el final de la Era de los Acorazados. Los portaaviones, con su poder de ataque flexible y de largo alcance, hicieron que los carros de batalla se volvieran obsoletos en cuestión de meses. Los acorazados estadounidenses, que una vez se esperaba que libraran una batalla decisiva en el Pacífico que detendría al Imperio japonés, fueron relegados a proporcionar apoyo de artillería para campañas de isla en isla. Sin embargo, después de la guerra, los acorazados estadounidenses regresarían, una y otra vez, para hacer lo único que solo los acorazados podían hacer: llevar los cañones más grandes para atacar al enemigo.

La Marina de los Estados Unidos terminó la Segunda Guerra Mundial con veintitrés acorazados de todo tipo. Para 1947, la Armada se había reducido a niveles de tiempos de paz que conservaban la mitad del número de portaaviones en tiempo de guerra, pero redujeron el número de acorazados en servicio activo a solo cuatro. De los cuatro barcos restantes, todos eran miembros de la última (y última) serie de acorazados, la clase Iowa: Iowa, New Jersey, Misuri y Wisconsin. Cuando estalló la Guerra de Corea en junio de 1950, solo un acorazado, Misuri, permaneció en servicio activo.

El 25 de junio de 1950, las fuerzas de la República Popular Democrática de Corea, respaldadas por la Unión Soviética, invadieron la proestadounidense Corea del Sur. La invasión provocó una intervención de Estados Unidos y USS Misuri fue enviado para brindar apoyo a las fuerzas estadounidenses. A pesar de que Misuri no participó directamente en el aterrizaje anfibio en Inchon, sí apoyó el aterrizaje bombardeando la cercana Samcheok, Corea del Sur, para convencer a las fuerzas norcoreanas de que la invasión se llevaría a cabo allí. Después, Misuri viajó al puerto de Busan, donde se convirtió en el buque insignia del Vicealmirante A. D. Struble, Comandante de la Séptima Flota.

Misuri continuó apoyando la ofensiva de la ONU en Corea del Norte a lo largo de la costa este de la península, realizando misiones de bombardeo a fines de octubre de 1950 en las áreas de Chongjin, Tanchon y Wonsan. Posteriormente, utilizó su gran número de cañones antiaéreos, que consta de veinticinco cañones de cinco pulgadas, ochenta cañones de cuarenta milímetros y cuarenta y nueve cañones de veinte milímetros, para proteger a los portaaviones estadounidenses de los ataques aéreos. En diciembre, tras la entrada de China en la guerra, Misuri proporcionó cobertura de fuego naval para el X Cuerpo del Ejército de los Estados Unidos, que, junto con la Primera División de Infantería de Marina, fue evacuado por mar desde Hunguam.

La intervención china, y la comprensión de que el conflicto coreano no sería una guerra corta, llevó a la Armada a reactivar los tres acorazados restantes de la clase Iowa. New Jersey fue activado el 21 de noviembre de 1950 Wisconsin el 3 de marzo de 1950 y Iowa se reactivó el 25 de agosto de 1951. Durante el resto de la guerra, los cuatro acorazados sirvieron en el papel de apoyo de fuego naval, proporcionando apoyo de artillería directo para las tropas terrestres, bombardeo de objetivos enemigos específicos y hostigamiento e interdicción contra las líneas de suministro enemigas. . Aunque el alcance de sus cañones de dieciséis pulgadas limitaba los acorazados a objetivos dentro de veinte millas de la costa coreana, operando desde ambas costas que todavía ponían a una cuarta parte del país bajo sus cañones.

La Guerra de Corea terminó en 1953, pero la Armada de los EE. UU., Por temor a un regreso a las hostilidades, no envió de inmediato sus acorazados a bolas de naftalina. Misuri fue dado de baja en 1955, seguido de New Jersey en 1957, y finalmente Ohio y Wisconsin en 1958.

En 1967, ante el aumento de las pérdidas de aviones tácticos en la Guerra de Vietnam, Estados Unidos volvió a poner en servicio al USS New Jersey para proporcionar potencia de fuego que no corra el riesgo de perder pilotos. Para el 30 de septiembre de 1968, New Jersey estaba de vuelta en acción, bombardeando a las fuerzas del ejército de Vietnam del Norte cerca de la Zona Desmilitarizada de Vietnam del Norte y del Sur. El acorazado bombardeó objetivos costeros ubicados por aviones de observación del portaaviones USS Americay apoyó a la Primera y Tercera División de Infantería de Marina. New JerseyEl servicio de Vietnam resultaría corto, sin embargo, ya que el barco fue dado de baja de nuevo al año siguiente.

La elección de 1980 del presidente Ronald Reagan, quien se había postulado con la promesa de una Marina de los Estados Unidos de seiscientos barcos, resultó ser una oportunidad para reactivar los cuatro acorazados de la clase Iowa una vez más. Los cuatro acorazados de la clase Iowa se actualizaron con nuevos sistemas de combate, eliminando muchos de los cañones más pequeños de cinco pulgadas, para acomodar dieciséis misiles antibuque Harpoon, treinta y dos misiles de crucero Tomahawk y cuatro sistemas de armas cercanas Phalanx CIWS. Cada barco conservaba sus diecinueve cañones de dieciséis pulgadas; la nueva y moderna Armada no tenía cañones navales de más de cinco pulgadas de diámetro, y los grandes cañones de los acorazados resultarían invaluables en caso de un aterrizaje anfibio.

El primer barco que se reactivó, por tercera vez, fue New Jersey. Regresó al servicio en diciembre de 1982, en nueve meses volvió a estar en acción, apoyando a los marines estadounidenses que actúan como fuerzas de paz en Beirut, Líbano. El bombardeo de 1983 del cuartel de la Infantería de Marina en Beirut mató a 241 efectivos de mantenimiento de la paz. En represalia New Jersey llevó a cabo dos misiones de fuego naval contra las fuerzas drusas y sirias en la región que se cree responsable del ataque. En 1987, Misuri y Iowa participó en la Operación Earnest Will, la escolta de los petroleros kuwaitíes cambiados de pabellón para protegerlos de los ataques iraníes.

Los acorazados también llevaron a cabo misiones orientadas a la Guerra Fría. En 1986, New Jersey se convirtió en el primer acorazado estadounidense en entrar en el Mar de Okhotsk, considerado el patio trasero de la Unión Soviética y un bastión para los submarinos de misiles balísticos de la Armada Soviética.

A fines de la década de 1980, la Unión Soviética estaba visiblemente en declive y, a partir de 1989, la Armada hizo planes para retirar los acorazados una vez más. El 2 de agosto de 1990, Saddam Hussein invadió y ocupó Kuwait y, en respuesta, se envió una enorme fuerza estadounidense por mar, aire y tierra para defender Arabia Saudita. Tiempo Iowa y New Jersey estaban en proceso de desmantelamiento, Misuri y Wisconsin fueron desplegados en el Golfo Pérsico. Durante la Operación Tormenta del Desierto, la campaña para liberar Kuwait, ambos acorazados dispararon misiles Tomahawk contra objetivos iraquíes y bombardearon las fuerzas terrestres iraquíes. Como el Misuri Lo hizo durante la Guerra de Corea, ambos carros de batalla llevaron a cabo misiones de fuego naval para convencer a las fuerzas iraquíes de que un asalto anfibio era inminente, atando a miles de fuerzas del ejército iraquí que se vieron obligadas a defender la costa.

En 1992, los cuatro acorazados se desactivaron nuevamente y hoy son barcos museo en Hawai, California, Virginia y Nueva Jersey. Aunque hay llamadas frecuentes para devolverlos al servicio, eso parece poco probable: aunque sus grandes cañones siguen siendo útiles, los barcos requieren casi dos mil tripulantes cada uno, lo que los hace costosos de operar. Si bien teóricamente es posible modernizarlos y automatizarlos, no se ha realizado ningún estudio serio sobre cómo adoptarlos para la guerra moderna. Los cuatro barcos legendarios Iowa, New Jersey, Misuri y Wisconsin probablemente seguirán siendo museos mientras estén a flote.

Kyle Mizokami es un escritor de defensa y seguridad nacional con sede en San Francisco que ha aparecido en el Diplomático, Política exterior, La guerra es aburrida y el Bestia diaria. En 2009 cofundó el blog de defensa y seguridad Japan Security Watch. Puedes seguirlo en Twitter: @KyleMizokami.


Clase Richelieu


Fuente: Wikimedia Commons

El FS Richelieu y el FS Jean Bart fueron los dos últimos acorazados franceses. Ambos acorazados fueron los barcos más grandes jamás construidos por los franceses. En realidad, se planearon otros dos barcos para la clase Richelieu, el Clemenceau, que nunca se completó, y el Gascogne, que nunca se trazó.

Los acorazados de la clase Richelieu tenían 813 pies 2 pulgadas (247,85 metros) de longitud y tenían un desplazamiento de 48,180 toneladas largas (48,950 toneladas). Los franceses construyeron los acorazados de la clase Richelieu para contrarrestar a la Armada italiana bajo el liderazgo del dictador Benito Mussolini. Tanto el FMS Richelieu como el FMS Jean Bart sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial y fueron dados de baja en la década de 1960.

¿Sabías?

El FMS Richelieu estuvo bajo el control de las potencias aliadas y del Eje durante la Segunda Guerra Mundial, pero sorprendentemente nunca logró hundir un barco enemigo.


Lista de buques de la Armada de los Estados Unidos con nombres de estados de EE. UU.

La siguiente tabla es una lista de barcos de la Armada de los Estados Unidos con nombres de estados de EE. UU.. La práctica de nombrar los barcos comisionados para los estados y territorios de los EE. UU. Se remonta a la Armada Continental durante la época de la Revolución Americana. Las convenciones para nombrar a los barcos de la Marina de los EE. UU. Se promulgaron como ley en 1862

Los barcos de la Armada serán nombrados por el Secretario de Marina bajo la dirección del Presidente de acuerdo con la siguiente regla: Los barcos de vela de la primera clase se nombrarán con el nombre de los Estados de la Unión, los de la segunda clase con los ríos. , los de la tercera clase después de las ciudades y pueblos principales y los de la cuarta clase según lo indique el Presidente. "- sec. 1531 (Título Trece, Capítulo Seis, del Código de los Estados Unidos)

Una gran mayoría de los barcos con nombres de estados son acorazados (BB), seguidos de submarinos (SSN, SSBN y amp SSGN). El resto son cruceros (ACR & amp CGN), monitores (BM) y patrulleras (SP) y un muelle de transporte anfibio (LPD).

A marzo de 2021, treinta y siete barcos actualmente en servicio llevan el nombre de estados de EE. UU. Y uno lleva el nombre de un territorio. Se han anunciado once estados y un territorio como nombres para los barcos que están en construcción o autorizados. Actualmente no se prevé el uso de dos nombres de estados (Kansas y Carolina del Sur) y cuatro territorios poblados (Samoa Americana, Guam, Islas Marianas del Norte e Islas Vírgenes de EE. UU.).

los Virginia-class, que prevé un tamaño de clase de 66 submarinos de ataque, es la clase más reciente en usar nombres de estado, con 28 de los barcos activos y anunciados con nombres de estados de EE. UU., Se cree que la convención parece haber cambiado. los Ohio-la clase de submarinos de misiles balísticos tiene 17 barcos con nombres de estado, y el Lobo marino-clase (submarinos de ataque), el Columbia-clase (submarinos de misiles) y el San Antonio-clases de muelles de transporte anfibio usan un nombre cada uno, para un total de 48.


24 fotos que revelan los sorprendentes cambios en los uniformes del ejército a lo largo de los años

Publicado el 02 de abril de 2018 09:37:13

El Ejército ha realizado cambios sustanciales en sus uniformes a lo largo de los años, y este año no es una excepción.

En 1775, los soldados confeccionaron camisas de caza improvisadas para distinguirse de los británicos en el Asedio de Boston. Hoy en día, usan sofisticados patrones de camuflaje digital que los ayudan a mezclarse con las montañas de Afganistán.

A continuación, se muestra una mirada retrospectiva a cómo los uniformes del ejército han cambiado con el tiempo (esta no es una lista exhaustiva. Para obtener una historia completa y en profundidad, consulte este excelente artículo de la Historia del Ejército de los EE. UU.).

1. No es sorprendente que el uniforme azul del Ejército Continental adoptado durante la Guerra Revolucionaria fuera similar en estilo al abrigo rojo británico.

2. Después de un breve período de & # 8220uniform confusión & # 8221 del Ejército durante 1812, el Ejército de los EE. UU. Comenzó a emitir abrigos azules como los que se muestran a continuación en 1813. Estos permanecieron en servicio hasta aproximadamente 1820, aunque la escasez de lana azul llevaría a algunos estados milicias y academias de servicio para usar gris.

3. En 1821, el Ejército dejó caer el gorro de & # 8220tombstone & # 8221 y lo reemplazó con el gorro de & # 8220bell crown & # 8221 para oficiales de la compañía y soldados alistados. El agujero en el frente era para un pompón de color, un dispositivo similar a una pluma que distinguiría a qué rama de servicio pertenecía el soldado, como artillería o infantería.

Foto: Museo del Intendente del Ejército

4. También en ese año, las regulaciones del Ejército introdujeron el uso de charreteras y alas de hombro, que eran & # 8220 generalmente utilizadas para designar el rango del soldado & # 8217 o algún otro aspecto del estado, & # 8221 según el Museo de Intendencia del Ejército.

5. Así luciría un típico sargento de artillería en 1836.

6. En 1847, se autorizó a los suboficiales a exhibir galones en ambas mangas, por encima del codo.

7. Hubo cambios significativos en el uniforme en 1851, que se mantendrían en el Ejército durante los años venideros. Los soldados comenzaron a usar el abrigo & # 8220frock & # 8221, y los acentos de colores se distinguían entre las ramas: azul significa infantería y rojo para artillería, por ejemplo.

8. Los cambios que se producirán en 1858 y 1860 definirían el aspecto de los soldados de la Unión durante la Guerra Civil estadounidense. Este período vio la adopción de insignias de la rama de bronce y diferentes sombreros, aunque las diversas regulaciones de las milicias estatales, los artículos sustitutos y las prendas caseras hacen que sea difícil concretar el uniforme & # 8220típico & # 8221 del día.

9. Según la División de Historia del Ejército, el período comprendido entre la década de 1870 y la de 1880 vio una falta de uniformidad entre los soldados, debido a la escasez de uniformes y cambios en las regulaciones que algunos despreciaban.

10. Durante la guerra hispanoamericana de 1898, los soldados recibieron uniformes caqui para el campo.

11. Los soldados en la Primera Guerra Mundial vestían uniformes de estilo similar, aunque eran de color verde oliva. También llevaban puttees en espiral alrededor de sus piernas.

12. Estados Unidos también compró cientos de miles de & # 8220 cascos Brodie & # 8221 a los británicos para las tropas del ejército que combaten en Europa.

Foto: Biblioteca del Congreso

13. Los soldados de la Segunda Guerra Mundial vestían uniformes verde oliva en el campo, junto con sus cascos M1 de nuevo diseño.

14. También se introdujeron una variedad de artículos especiales, como chaquetas de vuelo para clima frío para miembros de la Fuerza Aérea del Ejército, o abrigos hechos específicamente para tropas aerotransportadas.

15. Antes de la Segunda Guerra Mundial, los soldados solo llevaban insignias de puntería, cintas y medallas de servicio. Pero durante y después de la guerra, se crearon una serie de nuevos premios e insignias especiales para paracaidistas, aviadores e infantería.

16. Entre las décadas de 1940 y 1970, hubo grandes cambios en la estructura de rango del Ejército. Los sargentos de personal fueron eliminados en 1948 y se convirtieron en sargentos, solo para ser traídos de regreso diez años después. En 1954, el Ejército creó el rango de Especialista, con diferentes niveles que se podían obtener, aunque posteriormente fueron eliminados.

17. En 1952, el Ejército adoptaría su uniforme utilitario de color verde oliva, que se utilizaría en las guerras de Corea y Vietnam.

Foto: Wikimedia Commons

18. Durante la guerra de Corea, algunas unidades ordenaron a los soldados coser cintas con nombres blancos y / o & # 8220U.S. Army & # 8221 en sus uniformes, aunque nunca fue universal. En 1953, el Secretario de Ejército hizo el uso de & # 8220U.S. Ejército y oficial # 8221 en uniformes, como resultado de las negociaciones para el fin de las hostilidades con los norcoreanos.

19. Si bien la mayoría de los soldados en Vietnam vestían el uniforme verde oliva estándar, algunas unidades especializadas, como los miembros de la patrulla de reconocimiento de largo alcance, recibieron el patrón ERDL, aunque algunos usaron un patrón de rayas de tigre que habían estado usando las fuerzas locales de Vietnam del Sur.

Uniforme de rayas de tigre (primer plano) y patrón ERDL (fondo), en uso por las fuerzas estadounidenses en Vietnam c. 1969 (Foto: Centro de Educación y Herencia del Ejército de EE. UU.)

20. En 1981, el Ejército adoptó su uniforme de batalla de camuflaje forestal. Se convertiría en el principal uniforme de campo del Ejército y los demás servicios hasta mediados de la década de 2000.

Soldados de la Guardia Nacional del Ejército de Estados Unidos usan BDU en camuflaje de bosque durante un ejercicio de entrenamiento de campo en julio de 2000 en Yavoriv, ​​Ucrania. (Foto: Fuerza Aérea de EE. UU.)

21. También hubo versiones con colores del desierto que los soldados utilizaron durante la Operación Tormenta del Desierto en 1991 y los conflictos posteriores al 11 de septiembre en Afganistán e Irak.

22. Tras la adopción por el Cuerpo de Marines & # 8217 de un uniforme de estilo digital, el Ejército introdujo su Uniforme de Combate del Ejército (ACU) en 2004, que se utilizó en Irak y Afganistán.

23. En 2010, los soldados que se dirigían a Afganistán recibieron uniformes de la Operación Enduring Freedom Camouflage Patter (OCP), más conocida como & # 8220multicam & # 8221.

Soldados del Ejército de los EE. UU. En mayo de 2011, vistiendo el ACU con el patrón de camuflaje universal, junto con su patrón Multicam de reemplazo (segundo desde la izquierda) en la provincia de Paktika, Afganistán. (Foto: Spc. Zachary Burke)

24. En julio, el Ejército inició su transición al Patrón de Camuflaje Operativo, que el Sargento. El Mayor del Ejército admite que conducirá a formaciones uniformes mixtas durante el lento proceso. & # 8220 Seguiremos siendo la fuerza de combate más letal que el mundo haya conocido incluso si nuestros cinturones no & # 8217t coinciden durante los próximos años & # 8221, le dijo a CNN.

BONIFICACIÓN: Hubo muchos uniformes que no se mencionan aquí, debido a la gran diversidad de artículos y estilos por los que ha pasado el Ejército a lo largo de los años. Si desea ver un análisis detallado de los uniformes y el armamento del ejército, consulte este documento de la División de Historia del Ejército de los EE. UU.

AHORA: Este video muestra 240 años de uniformes del Ejército en menos de dos minutos.

Artículos

La Gran Flota Blanca

En los albores del siglo XX, el poder naval era la máxima expresión del orgullo nacional. Quizás la expresión más grande del poder naval estadounidense durante este período fue el crucero mundial de la Gran Flota Blanca. Autorizados por el presidente Roosevelt, en contra de los deseos del Congreso, 16 acorazados de la Armada de los Estados Unidos, liderados por su buque insignia, el USS Connecticut, pasaron más de un año dando vueltas alrededor del mundo. Además de su enorme valor de relaciones públicas, cumplió el importante propósito de permitir que la flota se entrenara como una unidad cohesiva en operaciones extendidas en el mar. Como se ve en esta foto, partieron de Hampton Roads el 16 de diciembre de 1907, pasando junto a un exuberante Roosevelt en su yate presidencial, el USS Mayflower. Mientras se dirigían hacia el sur alrededor de América del Sur, una enorme multitud se reunió para dar la bienvenida a los llamativos barcos pintados de blanco y beige de la flota estadounidense. Pronto, otras ciudades portuarias clamaban por una parada. Durante el año siguiente, la Gran Flota Blanca se abrió paso a través de Asia, Oriente Medio y el Mediterráneo. Llegó a casa en Hampton Roads en el cumpleaños de Washington en 1909, donde Roosevelt los recibió con gran fanfarria. Habían navegado al vapor casi 45.000 millas y visitado 6 continentes. El prestigio naval estadounidense se estaba disparando.


Los 10 acorazados más grandes de todos los tiempos

Los acorazados eran los buques de guerra más grandes que utilizaban armas basadas en armas como armamento principal. Con cientos de pies de largo y desplazando decenas de miles de toneladas, su tamaño les permitía llevar los cañones más grandes y el blindaje más grueso. Si bien los acorazados son armas masivas, algunos eran más grandes que otros. Buscamos al más grande de todos y los clasificamos de acuerdo con el desplazamiento para determinar los 10 acorazados más grandes de todos los tiempos.

Sin más demora, ¡dejemos que & # 8217s se sumerja!

10. Clase King George V (45,360 toneladas largas)

Especificaciones (Anson)
  • Establecido: 20 de julio de 1937 (King George V: 29 de julio de 1936)
  • Encargado: 14 de abril de 1942 (King George V: 1 de octubre de 1940)
  • Longitud: 745 & # 8242 (227m)
  • Haz: 103 y # 8242 2 y # 8243 (31,5 m)
  • Desplazamiento: 42,600 toneladas largas (carga completa: 45,360 toneladas largas)

Los cinco acorazados de la clase King George V comienzan nuestra lista en el puesto número diez. La clase King George V fue la más grande y poderosa de los acorazados británicos que estuvieron en servicio durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante el período de entreguerras (entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial), las potencias navales del mundo se limitaron a acorazados de no más de 35.000 toneladas. La Royal Navy fue increíblemente lejos para garantizar que la clase King George V cumpliera con el tratado e incluso los equipó con cañones 14 y # 8243 en un esfuerzo por lograr que otras naciones siguieran su ejemplo. Armado con diez cañones 14 y # 8243, la clase King George puede parecer débil. Sin embargo, los cinco acorazados de esta clase estaban increíblemente bien protegidos con una armadura que solo era superada por la clase Yamato. Además, sus cañones 14 y # 8243 eran potentes y podían alcanzar los 28 nudos. Los barcos crecieron a medida que avanzaba la guerra y, en 1945, los barcos supervivientes desplazaban más de 45.000 toneladas largas.

9. Clase Littorio (45.485 toneladas largas)

Especificaciones (Roma)
  • Establecido: 18 de septiembre de 1938 (Littorio: 28 de octubre de 1934)
  • Encargado: 14 de junio de 1942 (Littorio: 6 de mayo de 1940)
  • Longitud: 790 y # 8242 (240,7 m)
  • Haz: 108 y # 8242 (32,9 m)
  • Desplazamiento: 40.992 toneladas largas (carga completa: 45.485 toneladas largas)

El puesto número nueve en nuestra lista pertenece a los acorazados clase Littorio de la Regia Marina. Los acorazados de esta clase eran los acorazados más grandes, rápidos y poderosos de la Armada italiana. Nos centraremos en Roma, el tercer barco de la clase, ya que era un poco más largo y pesado que sus dos hermanas.

Durante el período de entreguerras, a Italia se le asignaron 70.000 toneladas para la construcción de nuevos acorazados. Aunque Italia intentó desarrollar dos barcos de 35.000 toneladas, finalmente decidió construir dos acorazados de 40.000 toneladas, ignorando el tratado. Los dos primeros barcos, Littorio y Vittorio Veneto, se colocaron a mediados de la década de 1930. Armados con nueve potentes cañones 15 y # 8243 y capaces de alcanzar velocidades de 30 nudos, la clase Littorio se contaba entre los acorazados más poderosos de su época. Más tarde, se autorizaron dos barcos más, Roma e Impero, y solo se completó Roma. Roma se construyó con un diseño modificado con un arco mejorado y cañones antiaéreos ligeros adicionales.

8. Clase Nagato (45,950 toneladas largas)

Especificaciones (Nagato)
  • Establecido: 28 de agosto de 1917
  • Comisionado: 25 de noviembre de 1920
  • Longitud: 738 & # 8242 (225m)
  • Haz: 113 y # 8242 6 y # 8243 (34,6 m)
  • Desplazamiento: 32.200 toneladas largas (carga completa: 45.950 toneladas largas)

El puesto número ocho en nuestra lista pertenece a un acorazado que ganó más peso a lo largo de su carrera que cualquier otro barco incluido en la lista. La clase japonesa Nagato se encontraba entre los acorazados más grandes en el momento de su puesta en servicio y creció hasta rivalizar con los nuevos acorazados lanzados más de dos décadas después.

Cuando entraron en servicio por primera vez, los dos acorazados clase Nagato eran los acorazados más poderosos a flote y los primeros en montar cañones 16 & # 8243. Con una velocidad superior a 25 nudos y con ocho cañones 16.1 & # 8243, eran buques de guerra formidables. La clase Nagato tenía originalmente 708 y # 8242 (215,8 m) de largo con una manga de 95 y # 8242 (29 m). Fueron modernizados varias veces con la más sustancial entre 1934 y 1936. Durante esta modernización, el barco se agrandó y creció a casi 46.000 toneladas. Nagato y su hermana Mutsu sirvieron en la Segunda Guerra Mundial. Aunque Mutsu se perdió debido a un accidente, Nagato se convirtió en el único acorazado que sobrevivió a la guerra.

7.Clase Dakota del Sur (46.200 toneladas largas)

Especificaciones (Dakota del Sur)
  • Establecido: 5 de julio de 1939
  • Asignado: 20 de marzo de 1942
  • Longitud: 680 y # 8242 (207,3 m)
  • Haz: 108 y # 8242 2 y # 8243 (32,97 m)
  • Desplazamiento: 35.000 toneladas largas (carga completa: 46.200 toneladas largas)

En el número siete de nuestra lista tenemos los acorazados de la clase South Dakota de la Armada de los Estados Unidos. Estos buques de guerra fueron diseñados originalmente para ser más pequeños y compactos que los acorazados de la clase Carolina del Norte. Sin embargo, todavía eran lo suficientemente grandes como para ser clasificados entre los acorazados más grandes de todos los tiempos.

Aunque Estados Unidos estaba contento con sus acorazados de la clase de Carolina del Norte, no les gustó el hecho de que su blindaje era incapaz de resistir sus propios cañones 16 & # 8243. Buscando un diseño mejor protegido, nació la clase de Dakota del Sur. Con los mismos nueve cañones 16 y # 8243 y una velocidad de 27 nudos de la clase de Carolina del Norte, los Dakota del Sur eran más compactos. Esto permitió que la armadura se concentrara mejor sobre los signos vitales, mejorando la protección. Se construyeron cuatro barcos de la clase, que sirvieron durante la Segunda Guerra Mundial. A medida que avanzaba la guerra, el peso del armamento y equipo antiaéreos adicionales hizo que los barcos crecieran, desplazando finalmente más de 46.000 toneladas a plena carga.

Enlaces adicionales:

Mención de Honor. Capucha HMS (46,680 toneladas largas)

Especificaciones
  • Establecido: 1 de septiembre de 1916
  • Asignado: 15 de mayo de 1920
  • Longitud: 860 & # 8242 7 & # 8243 (262.3m)
  • Haz: 104 y # 8242 2 y # 8243 (31,8 m)
  • Desplazamiento: 42,670 toneladas largas (carga completa: 46,680 toneladas largas)

Haciendo una aparición especial en nuestra lista está el HMS Hood de la Royal Navy. Aunque oficialmente clasificado como crucero de batalla, en el momento de su puesta en servicio, Hood tenía niveles de protección de armadura de acorazado. Durante dos décadas siguió siendo el buque de guerra más grande del mundo, lo que le valió el apodo de & # 8220Mighty Hood & # 8221.

Desarrollado en 1915 como una versión mejorada de los acorazados de la clase Queen Elizabeth, la clase Admiral (a la que pertenecía Hood) habría sido más rápida y mejor protegida. Sin embargo, pronto fueron rediseñados en naves aún más grandes con un motor que era mucho más poderoso. Sin embargo, la necesidad de materiales en otros lugares provocó la cancelación de tres barcos de la clase y solo uno, Hood, se completaría. Hood se convertiría en el buque de guerra más grande del mundo, con ocho potentes cañones 15 y # 8243 y una alta velocidad de 32 nudos con un desplazamiento de carga profundo de 46.680 toneladas.

6. Clase de Carolina del Norte (46,700 toneladas largas)

Especificaciones (Carolina del Norte)
  • Establecido: 27 de octubre de 1937
  • Asignado: 9 de abril de 1941
  • Longitud: 728 y # 8242 9 y # 8243 (222m)
  • Haz: 108 y # 8242 4 y # 8243 (33 m)
  • Desplazamiento: 35.000 toneladas largas (carga completa: 46.700 toneladas largas)

Aunque procedían de los acorazados de la clase South Dakota, los dos barcos de la clase North Carolina eran más grandes, lo que les valió el puesto número seis en nuestra lista. Carolina del Norte y su hermana, el USS Washington, fueron los primeros barcos de la última generación del diseño de acorazados de Estados Unidos.

Estados Unidos comenzó a desarrollar la clase de Carolina del Norte en 1935. El desarrollo fue caótico, y se examinaron varias docenas de propuestas en un esfuerzo por permanecer dentro de los límites del tratado. El diseño final fue para un acorazado capaz de 27 nudos con doce cañones 14 & # 8243 y blindaje para resistir proyectiles 14 & # 8243. Sin embargo, los barcos fueron diseñados para poder intercambiar los cañones 14 y # 8243 por nueve cañones 16 y # 8243 más grandes en caso de que Japón se negara a firmar el Segundo Tratado Naval de Londres. Finalmente, la cláusula de la escalera mecánica que permite los cañones 16 y # 8243 más grandes se puso en vigor y la clase de Carolina del Norte se construyó con los cañones navales 16 y # 8243/45 más potentes. Con las armas más poderosas, la clase de Carolina del Norte fue uno de los diseños más potentes durante la Segunda Guerra Mundial.

5. Clase Richelieu (48,180 toneladas largas)

Especificaciones (Jean Bart)
  • Establecido: 12 de diciembre de 1936 (Richelieu: 22 de octubre de 1935)
  • Encargado: 1 de mayo de 1955 (Richelieu: 15 de julio de 1940)
  • Longitud: 813 & # 8242 (248m)
  • Haz: 116 y # 8242 (35,5 m)
  • Desplazamiento: 35.000 toneladas largas (carga completa: 48.180 toneladas largas)

Los acorazados de la clase Richelieu del Marine Nationale tenían una historia interesante. Richelieu pudo ver el servicio durante la Segunda Guerra Mundial, mientras que Jean Bart era en gran parte una batería de armas flotantes. Aunque Jean Bart se lanzó en 1940, no vería su finalización final hasta 15 años después. Los largos años de modificación dieron como resultado un barco radicalmente diferente al de su hermana, lo que la convirtió en el quinto acorazado más grande de nuestra lista.

Francia hizo todo lo posible para garantizar que la clase Richelieu se ajustara a los requisitos del tratado. Varias características de la clase, desde la disposición hacia adelante de sus ocho cañones 15 y # 8243 alojados en dos torretas cuádruples hasta su cinturón de blindaje inclinado interno, fueron diseñadas para reducir el peso. Sin embargo, las lecciones de la Segunda Guerra Mundial llevaron a una modificación sustancial de Jean Bart antes de su finalización. Recibió cañones antiaéreos más potentes y lo último en electrónica. Se le colocaron protuberancias, aumentando su haz de 108 & # 8242 a 113 & # 8242. Estas modificaciones hicieron que su desplazamiento aumentara a unas impresionantes 48,180 toneladas, convirtiéndola en uno de los acorazados más grandes jamás construidos.

4. HMS Vanguard (51.420 toneladas largas)

Especificaciones
  • Establecido: 2 de octubre de 1941
  • Asignado: 12 de mayo de 1946
  • Longitud: 814 y # 8242 4 y # 8243 (248,2 m)
  • Haz: 108 y # 8242 (32,9 m)
  • Desplazamiento: 44,500 toneladas largas (carga profunda: 51,420 toneladas largas)

El número cuatro de nuestra lista está representado por el HMS Vanguard, el último acorazado de la Royal Navy y el último acorazado jamás lanzado. Rápido, bien armado y extremadamente bien protegido, el Vanguard es fácilmente uno de los mejores acorazados que jamás haya navegado por el mar.

Conociendo la amenaza de los nuevos acorazados alemanes y japoneses, la Royal Navy ya había diseñado los poderosos acorazados de la clase Lion. Sin embargo, pronto se hizo evidente que no podían lanzarse a tiempo, dejando a la Royal Navy en desventaja. Se decidió tomar un casco de clase Lion modificado y equiparlo con los cañones 15 y # 8243 restantes de la Primera Guerra Mundial para producir un acorazado que estaría disponible antes. Sin embargo, el barco no se completará hasta después de la Segunda Guerra Mundial debido a los diseños revisados ​​y al cambio de material en otros lugares. Aunque Vanguard era un diseño ad-hoc, era increíblemente poderosa, con una excelente combinación de velocidad, potencia de fuego y armadura que la colocaba por encima de la gran mayoría de los acorazados más conocidos.

Para obtener más información sobre HMS Vanguard, consulte estos enlaces:

3. Clase Bismarck (51.800 toneladas largas)

Especificaciones (Tirpitz)
  • Establecido: 2 de noviembre de 1936 (Bismarck: 1 de julio de 2936)
  • Encargado: 25 de febrero de 1941 (Bismarck: 24 de agosto de 1940)
  • Longitud: 823 & # 8242 6 & # 8243 (251m)
  • Haz: 118 & # 8242 1 & # 8243 (36m)
  • Desplazamiento: 42.200 toneladas largas (carga completa: 51.800 toneladas largas)

En tercer lugar tenemos los acorazados clase Bismarck de la Kriegsmarine alemana. Sin embargo, no es el famoso Bismarck el que representa a la clase, sino su hermana Tirpitz. Las modificaciones que se le hicieron durante la guerra aumentaron su desplazamiento hasta convertirse en el acorazado más grande utilizado por un país europeo.

A lo largo de la década de 1930, la Armada alemana había examinado varios diseños de acorazados que permanecían dentro de los límites del tratado. Sin embargo, finalmente decidieron construir un diseño mucho más equilibrado y tradicional que superaba las 40.000 toneladas. Se construyeron dos barcos, Bismarck y Tirpitz. Con ocho cañones 15 y # 8243 y un blindaje excepcionalmente fuerte, eran los acorazados más poderosos de Europa en el momento de su lanzamiento. Aunque Bismarck se perdió al principio de la guerra, Tirptiz siguió adelante como una flota, pasando tranquilamente su tiempo en Noruega. Recibió nuevo equipo y armamento durante este tiempo, lo que la hizo crecer hasta desplazar más de 2.300 toneladas más que su hermana.

2. Clase de Iowa (57,540 toneladas largas)

Especificaciones (Iowa)
  • Establecido: 27 de junio de 1940
  • Asignado: 22 de febrero de 1943
  • Longitud: 887 & # 8242 3 & # 8243 (270.43m)
  • Haz: 108 y # 8242 2 y # 8243 (32,97 m)
  • Desplazamiento: 45,000 toneladas largas (carga completa: 57,540 toneladas largas)

Los últimos acorazados completados por la Armada de los Estados Unidos, los acorazados de la clase Iowa eran más grandes, más rápidos y más blindados que todos los acorazados estadounidenses anteriores. Su impresionante desplazamiento de más de 57.000 toneladas largas les sitúa en el segundo lugar de nuestra lista.

Diseñada para contrarrestar los rápidos acorazados de la clase Kongo japonesa, la clase Iowa se diseñó con un énfasis en las altas velocidades además de la armadura y la potencia de fuego. Capaz de alcanzar velocidades superiores a 32,5 nudos, la clase Iowa necesitaba ser más grande para acomodar la enorme planta de energía y el mayor francobordo. La armadura era similar a la clase de Dakota del Sur que procedía, aunque la potencia de fuego se mejoró mediante el uso de nueve cañones 16 y # 8243/50, un modelo más poderoso en comparación con los que estaban a bordo de los acorazados anteriores. Diseñado para un desplazamiento estándar de 45.000 toneladas largas, a medida que pasaba el tiempo, los barcos se volvían cada vez más pesados ​​debido a la mayor cantidad de armamento y electrónica. Eventualmente, su desplazamiento creció a más de 57,000 toneladas largas. Además de su tamaño y velocidad, la clase Iowa es conocida por su larga vida útil. Los barcos sirvieron dentro y fuera hasta principios de la década de 1990, mucho más allá de la edad del acorazado.

1. Clase Yamato (71.659 toneladas largas)

Especificaciones (Musashi)
  • Establecido: 29 de marzo de 1938 (Yamato: 4 de noviembre de 1937)
  • Encargado: 5 de agosto de 1942 (Yamato: 16 de diciembre de 1941)
  • Longitud: 862 & # 8242 10 & # 8243 (263m)
  • Haz: 121 y # 8242 1 y # 8243 (36,9 m)
  • Desplazamiento: 64.000 toneladas largas (carga completa: 71.659 toneladas largas)

¡Finalmente, el número uno! Esta posición está ocupada por los acorazados que siguen siendo los más grandes de su tipo, la poderosa clase Yamato. Being the battleships that were designed to be larger and more powerful than any other, it should come as no surprise that the Yamato class reign supreme as the largest battleships ever built.

These leviathans were designed to outgun and outlast all competition. To do this, they carried nine massive 18.1″ (460mm) guns and 16″ (410mm) of belt armour. Even with the large guns and thick armor, the battleships were relatively fast with speeds exceeding 27 knots. Only two battleships of this class, Yamato and Musashi, were completed. A third ship, Shinano, was later completed as an aircraft carrier. Like her sisters, she was also the largest of her kind and was not surpassed until the super-carriers first arrived years later. With a full load displacement equal to that of two treaty battleships, the Japanese Navy made no attempt to abide by the rules, producing a powerful battleship that certainly will never be surpassed in size.

Further Links

There you have it, the top 10 biggest battleships of all time. If you want to check out more great articles, follow Navy General Board on Social Media! Check us out on the platforms below!


Ranked: 5 Most Powerful Battleships In All of History

Punto clave: It's not just about technical specs—human leadership can make or break a battleship.

Más de The National Interest:

Clasificar los mayores acorazados de todos los tiempos es un poco más fácil que clasificar las batallas navales. Ambos implican comparar manzanas con naranjas. Pero al menos tomar la medida de los barcos de guerra individuales implica comparar una manzana con una naranja. That's a compact endeavor relative to sorting through history to discern how seesaw interactions shaped the destinies of peoples and civilizations.

Aún así, necesitamos algún estándar para distinguir entre vagones de batalla. ¿Qué hace que un barco sea grandioso? En primer lugar, tiene sentido excluir cualquier barco antes del reinado de Enrique VIII. There was no line-of-battle ship in the modern sense before England's "great sea-king" founded the sail-driven Royal Navy in the 16th century. La guerra de galeras era un asunto muy diferente a alinear las naves capitales y atacar con artillería naval.

One inescapable chore is to compare ships' technical characteristics. Una pieza reciente en La guerra es aburrida revisita un viejo debate entre los entusiastas de los acorazados y la Segunda Guerra Mundial. Namely, who would've prevailed in a tilt between a U.S. Navy Iowa-class dreadnought and the Imperial Japanese Navy's Yamato? El autor Michael Peck reafirma la sabiduría común de cuando serví en poderosos Wisconsin, último de los acorazados: depende de quién haya dado el primer golpe. Iowas ordenó bordes en velocidad y control de fuego, mientras Yamato y su hermana Musashi nos enfureció y se jactó de un mayor peso de tiro. We would've made out fine had we closed the range before the enemy scored a lucky hit from afar. Si no, es posible que las cosas se hayan puesto feas.

Though not in so many words, Peck walks through the basic design features that help qualify a battleship for history's elite -- namely guns, armor, and speed. Makes sense, doesn't it? El golpe ofensivo, la resistencia defensiva y la velocidad siguen siendo el sello distintivo de cualquier combatiente de superficie, incluso en esta era de los misiles. Sin embargo, tenga en cuenta que las asimetrías entre los buques de combate resultan en gran parte de las compensaciones que los arquitectos navales deben hacer entre los atributos deseables.

Solo la ciencia ficción permite a los constructores de barcos escapar de tales elecciones. Una Estrella de la Muerte del mar luciría un armamento irresistible, una armadura impenetrable y motores capaces de impulsar la nave a una velocidad vertiginosa. But again, you can't have everything in the real world. El peso es un gran desafío. Un acorazado cargado con los cañones más grandes y la armadura más gruesa se balanceaba de un lugar a otro. Se convertiría en un objetivo fácil para oponentes más ágiles o los dejaría escapar. Por otro lado, asignar las pistolas y la velocidad con la máxima prioridad funciona contra los lados accidentados. A ship that's fleet of foot but lightly armored exposes its innards and crew to enemy gunfire. Etcétera. Las diferentes armadas tienen diferentes filosofías sobre las compensaciones. De ahí los desajustes entre Yamato y Iowa a lo largo de ciertos parámetros. Así ha sido siempre cuando los barcos de combate se enfrentan.

Pero un acorazado es más que una máquina. Las máquinas no gobiernan las olas ni pierden en los concursos por el dominio. La gente hace. La gente surca los mares y las ideas sobre el manejo de barcos y las tácticas guían sus esfuerzos de combate. Great Britain's Royal Navy triumphed repeatedly during the age of sail. Su éxito se debió menos a material superior (adversarios como Francia y los Estados Unidos a veces desplegaron mejores barcos) que a viajes prolongados que elevaron la náutica y la artillería a un alto nivel de arte. Indeed, a friend likes to joke that the 18th century's finest warship was a French 74-gun ship captured -- and crewed -- by Royal Navy mariners. El mejor hardware se une al mejor software.

That's why in the end, debating Jane's Fighting Ships entradas - listas de estadísticas - para Iowa, Yamato, y sus hermanos de otros tiempos y lugares no logran satisfacer. Lo que parece el mejor barco en papel puede que no gane. Un barco no necesita superar a sus oponentes en todas las medidas técnicas. Tiene que ser lo suficientemente bueno. Es decir, debe coincidir lo suficientemente bien como para darle a un equipo emprendedor, consciente del entorno táctico, una oportunidad razonable de ganar. Así, el mayor acorazado figura entre los buques más importantes de su época por medidas materiales, y es manejado por marineros magistrales.

But adding the human factor to the mix still isn't enough. There's an element of opportunity, of sheer chance. La verdadera grandeza llega cuando el barco y la tripulación se encuentran en el lugar correcto en el momento adecuado para hacer historia. A battleship's name becomes legend if it helps win a grand victory, loses in dramatic fashion, or perhaps accomplishes some landmark diplomatic feat. Un barco favorecido (o condenado) por la fortuna, además, se convierte en una rosa de los vientos estratégica. Pasa a formar parte del fondo intelectual del que recurren las generaciones futuras a la hora de elaborar la estrategia marítima. It's an artifact of history that helps make history.

So we arrive at one guy's gauge for a vessel's worth: strong ship, iron men, historical consequence. En efecto, entonces, defino mayor como más icónico. Herewith, my list of history's five most iconic battleships, in ascending order:

Bismarck. The German Navy's Bismarck Vivió una vida corta que proporciona la materia de la literatura hasta el día de hoy. Ampliamente considerado el acorazado más capaz del Atlántico durante la Segunda Guerra Mundial, Bismarck hundió el crucero de batalla HMS capucha, orgullo de la Royal Navy, con una sola bala de su batería principal. On the other hand, the leadership's martial spirit proved brittle when the going got tough. De hecho, se hizo añicos con el primer golpe fuerte. As commanders' resolve went, so went the crew's.

Notes Bernard Brodie, the dreadnought underwent an "extreme oscillation" in mood. Exaltación avivada por el encuentro con capucha dio paso a la desesperación después de un golpe menor de torpedo de un avión de guerra británico. El almirante Günther Lütjens, el oficial superior a bordo, se reunió Bismarck crewmen after the air attack and "implored them to meet death in a fashion becoming to good Nazis." A great coach Lütjens was not. ¿El resultado? An "abysmally poor showing" in the final showdown with HMS Rodney, Rey Jorge V, y su séquito. Una tripulación de la torreta huyó de sus armas. Según los informes, los oficiales de la torreta mantuvieron a otro en la estación solo a punta de pistola. Marksmanship and the guns' rate of fire -- key determinants of victory in gunnery duels -- suffered badly.

En breve, Bismarck resultó ser un frasco de Bolonia (punta del sombrero: Clausewitz), un recipiente aparentemente resistente que se rompe al más mínimo golpe desde adentro. In 1939 Grand Admiral Erich Raeder lamented that the German surface fleet, flung into battle long before it matured, could do little more than "die with honor." Raeder was righter than he knew. Bismarck's death furnishes a parable that captivates navalists decades hence. How would things have turned out had the battlewagon's human factor proved less fragile? We'll never know. Sin duda, su grado de honor sería mayor.

Yamato. Como se señaló al principio, Yamato era una embarcación imponente desde cualquier punto de vista. Desplazó más que cualquier acorazado en la historia, tanto como uno de los primeros supercarrier, y llevaba el armamento más pesado. Sus gigantescos cañones de 18 pulgadas podían arrojar 3.200 libras. proyectiles de unas 25 millas náuticas. La armadura tenía más de dos pies de grosor en algunos lugares. Entre los tres atributos del diseño de buques de guerra, entonces, Yamato's designers clearly prized offensive and defensive strength over speed. El acorazado podía navegar a 27 nudos, nada mal para un barco de sus proporciones. Pero eso fue notablemente más lento que los 33 nudos alcanzables por los rápidos acorazados estadounidenses.

Igual que Bismarck, Yamato es recordada principalmente por no cumplir su promesa. Ella ofrece otro cuento con moraleja sobre la falibilidad humana. En Leyte Gulf, en octubre de 1944, un grupo de trabajo se centró en Yamato bore down on the transports that had ferried General Douglas MacArthur's landing force ashore on Leyte, and on the sparse force of light aircraft carriers, destroyers, and destroyer escorts guarding the transports from seaward assault.

Luego siguió la carga inmortal de los marineros de hojalata. Los barcos estadounidenses superados cargados Yamato y su séquito. Al igual que Lütjens, el almirante Takeo Kurita, el comandante del grupo de trabajo, pareció debilitarse en circunstancias menos que espantosas. Los historiadores todavía discuten sobre si confundió a Taffy 3, el contingente de la Marina de los EE. UU., Con una fuerza mucho más fuerte que perdió los nervios o simplemente vio poco sentido en sacrificar sus barcos y hombres. Whatever the case, Kurita ordered his fleet to turn back -- leaving MacArthur's expeditionary force mostly unmolested from the sea.

Yamato conoció un destino quijotesco, aunque menos ignominioso que Bismarck's. In April 1945 the super battleship was ordered to steam toward Okinawain company with remnants of the surface fleet, there to contest the Allied landings. La embarcación se vararía deliberadamente en alta mar, convirtiéndose en un emplazamiento de armas insumergible hasta que se destruyera o se agotaran sus municiones. Sin embargo, la inteligencia naval de EE. UU. Se enteró del plan y se envió un bombardeo aéreo. Yamato antes de que pudiera llegar a su destino. A lackluster end for history's most fearsome battlewagon.

Misuri. Iowa y New Jersey fueron los primeros de los Iowa class y compiló los récords de lucha más envidiables de la clase, principalmente en la Guerra del Pacífico. Misuri was no slouch as a warrior, but -- alone on this list -- she's celebrated mainly for diplomatic achievements rather than feats of arms. General MacArthur accepted Japan's surrender on her weatherdecks in Tokyo Bay, leaving behind some of the most enduring images from 20th-century warfare. Misuri ha sido una metáfora de cómo poner fin a grandes conflictos abiertos desde entonces. Por ejemplo, el presidente Bush el Viejo invocó la rendición en sus memorias. Misuri proporcionó una vara de medir de cómo podría desarrollarse la Tormenta del Desierto. (Y da la casualidad de que un modernizado Misuri era en Tormenta del Desierto.)

Misuri remained a diplomatic emissary after World War II. The battlewagon cruised to Turkey in the early months after the war, as the Iron Curtain descended across Europe and communist insurgencies menaced Greece and Turkey. Observers interpreted the voyage as a token of President Harry Truman's, and America's, commitment to keeping the Soviet bloc from subverting friendly countries. Message: the United States was in Europe to stay. Misuri thus played a part in the development of containment strategy while easing anxieties about American abandonment. Naval diplomacy doesn't get much better than that.

Mikasa. Admiral Tōgō Heihachirō's flagship is an emblem for maritime command. The British-built Mikasa was arguably the finest battleship afloat during the fin de siècle years, striking the best balance among speed, protection, and armament. The human factor was strong as well. Imperial Japanese Navy seamen were known for their proficiency and élan, while Tōgō was renowned for combining shrewdness with derring-do. Mikasa was central to fleet actions in the Yellow Sea in 1904 and the Tsushima Strait in 1905 -- battles that left the wreckage of two Russian fleets strewn across the seafloor. The likes of Theodore Roosevelt and Alfred Thayer Mahan considered Tsushima a near-perfect fleet encounter.

Like the other battleships listed here, Mikasa molded how subsequent generations thought about diplomacy and warfare. IJN commanders of the interwar years planned to replicate Tsushima Strait should Japan fall out with the United States. Mas ampliamente, Mikasa and the rest of the IJN electrified peoples throughout Asia and beyond. Japan, that is, proved that Western imperial powers could be beaten in battle and ultimately expelled from lands they had subjugated. Figures ranging from Sun Yat-sen to Mohandas Gandhi to W. E. B. Du Bois paid homage to Tsushima, crediting Japan with firing their enthusiasm for overthrowing colonial rule.

Mikasa, then, was more than the victor in a sea fight of modest scope. And her reputation outlived her strange fate. The vessel returned home in triumph following the Russo-Japanese War, only to suffer a magazine explosion and sink. For the Japanese people, the disaster confirmed that they had gotten a raw deal at the Portsmouth Peace Conference. Nevertheless, it did little to dim foreign observers' enthusiasm for Japan's accomplishments. Mikasa remained a talisman.

Victory. Topping this list is the only battleship from the age of sail. HMS Victoria was a formidable first-rate man-of-war, cannon bristling from its three gun decks. But her fame comes mainly from her association with Lord Horatio Nelson, whom Mahan styles "the embodiment of the sea power of Great Britain." In 1805 Nelson led his outnumbered fleet into combat against a combined Franco-Spanish fleet off Cape Trafalgar, near Gibraltar. Nelson and right-hand man Admiral Cuthbert Collingwood led columns of ships that punctured the enemy line of battle. The Royal Navy crushed its opponent in the ensuing melee, putting paid to Napoleon's dreams of invading the British Isles.

Felled on board his flagship that day, Nelson remains a synonym for decisive battle. Indeed, replicating Trafalgar became a Holy Grail for naval strategists across the globe. Permanently drydocked at Portsmouth, Victoria is a shrine to Nelson and his exploits -- and the standard of excellence for seafarers everywhere. That entitles her to the laurels of history's greatest battleship.

Surveying this list of icons, two battleships made the cut because of defeats stemming from slipshod leadership, two for triumphs owing to good leadership, and one for becoming a diplomatic paragon. That's not a bad reminder that human virtues and frailties -- not wood, or metal, or shot -- are what make the difference in nautical enterprises.

James Holmes is Professor of Strategy at the Naval War College and coauthor of Red Star over the Pacific. The views voiced here are his alone.

This article first appeared last year.

Image: IJN Mikasa, Yokohama. 6 April 2012. San Diego Air and Space Museum.


Battleships : United States battleships, 1935-1992

Ch. 1. Introduction -- Ch. 2. The North Carolina Class -- Ch. 3. The South Dakota Class -- Ch. 4. The Iowa Class -- Ch. 5. The Montana Class -- Ch. 6. The Alaska Class -- Ch. 7. Return of the Dreadnought -- Ch. 8. Conclusion -- App: A. President Roosevelt and His Navy -- App: B. Representative Battleship Arrangement -- App: C. Battleship and Battlecruiser Guns -- App: D. Preliminary Designs of North Carolina and South Dakota

Part of a three-volume set on the world's battleships, this book provides a comprehensive history of all U.S. Navy battleships and battlecruisers built, designed, or projected built since the early 1930s. It covers their design and construction, operational careers, and eventual disposition. Complete plans are presented for many classes as well as extensive technical data covering their characteristics and performance, information that is sometimes hard to find and often

contradictory. The operational careers of the ships are chronicled in detail. Incidents that challenged a ship's design adequacy, particularly from the standpoint of damage resistance, are discussed. Originally published in 1976 with the subtitle U.S. Battleships in World War II, the book has undergone significant revision. Not only has it been brought up to date with the addition of a new chapter covering the Iowa-class reactivation through 1992, but the book now

includes revelations uncovered in newly accessible material. The authors offer a complete description and analysis of the tragic turret explosion aboard the USS Iowa in April 1989, with conclusions that differ from those widely reported by the media and from those officially presented by the Navy. In an appendix, they bring to light for the first time the full extent of President Franklin D. Roosevelt's involvement in the shaping of the U.S. fleet and credit him with

influencing the design, construction, and deployment of battleships and battlecruisers built during his administration. For example, they cite Roosevelt as the individual responsible for the speed and endurance of the Alaska-class battleships and the design and construction of the Alaska-class battlecruisers and for controlling the number, general characteristics, gunnery, and anti-aircraft armament of other classes as well. In addition, this massive work now offers

information about the secret development of accurate long-range major-caliber gunfire control in the period before World War II, the proposed conversion of the Iowa and Alaska ships to aircraft carriers, and the twin-skeg problems encountered by battleships. Ship histories have been updated to include details about the service of the four reactivated Iowa battleships and their recent retirements

Access-restricted-item true Addeddate 2011-05-16 16:08:40 Bookplateleaf 0010 Boxid IA138713 Boxid_2 CH114401 Camera Canon EOS 5D Mark II City Annapolis, Md. Donor bostonpubliclibrary Edition Rev. and updated ed. External-identifier urn:oclc:record:1028652426 Extramarc Columbia University Libraries Foldoutcount 0 Identifier battleshipsunite00garz Identifier-ark ark:/13960/t78s5qg1g Isbn 1557501742
9781557501745
0870210998
9780870210990 Lccn 93043601 Ocr tesseract 4.1.1 Ocr_detected_lang en Ocr_detected_lang_conf 1.0000 Ocr_detected_script Latin Ocr_module_version 0.0.5 Ocr_parameters -l eng Openlibrary_edition OL1432090M Openlibrary_work OL3955183W Page-progression lr Page_number_confidence 81.54 Pages 426 Ppi 300 Scandate 20111007192520 Scanner scribe19.shenzhen.archive.org Scanningcenter shenzhen Worldcat (source edition) 231645481

America's (Almost) Super Battleships: 65,000 Tons of Terror

The United States almost built what arguably would have been the king of all battleships. Alas, it was not to be.

In the early 1940s, the U.S. Navy still expected to need huge, first rate battleships to fight the best that Japan and Germany had to offer. The North Carolina, South Dakota, and Iowa class battleships all involved design compromises. The Montanas, the last battleships designed by the U.S. Navy (USN), would not.

Origins of the Design:

The interwar system of naval treaties allowed the United States to restart battleship construction in the late 1930s. The first designs (the North Carolina and South Dakota classes) complied with the restrictions of the treaties, which limited battleship size to 35,000 tons. An escalator clause kicked in after Japan failed to renew its treaty obligations, allowing the construction of the 45,000 Iowa class, which would use the extra displacement to carry slightly heavier guns, and more importantly to add five knots of speed.

The fast, slim Iowas class ships, however, diverged from the historical practice in battleship construction in the United States. Unlike their counterparts in other countries, U.S. battleship admirals preferred to sacrifice speed for firepower and protection. The USN never built any battlecruisers (although it intended to do so after World War I), and initially expected its replacement battleships to sail at 23 knots, four knots slower than any foreign contemporary. The USN bumped that to 28 when it realized foreign navies were building ships that could make closer to 30 knots. The Iowas could make 33 knots (at least on paper) because the USN wanted battleships that could escort its new fast carriers.

The Montanas didn’t drop all the way back to 23, but they did represent a step back to the precedent established by the North Carolina and South Dakota classes. They displaced 18,000 tons more than the Iowas, but spent that displacement on armor and main battery, rather than on speed. Crucially, the USN made the decision to build them too large to pass through the Panama Canal, which Japanese designers of the time had believed was a hard ceiling on the size of U.S. battleships.

The five names selected were Montana, Ohio, Maine, New Hampshire, and Louisiana. Of these, the last four recycled names from pre-dreadnought battleships, all of which had been scrapped after World War I. The first, Montana, recycled a name that was originally intended for the first South Dakota class of battleships, which were cancelled in the wake of the Washington Naval Treaty. Apart from Hawaii, Montana is the only state never to have an operational battleship named in its honor.

How They Stacked Up:

In appearance the Montanas were very similar to the Iowa class, with the biggest visible differences coming in size and main armament. The Montanas would have carried 12 16”/50 guns in four triple turrets, and would have displaced about 65,000 tons. They were to carry 16” belt armor and 9” deck armor, a substantial increase on the Iowas. However, they could only make 28 knots. The secondary armament was largely the same as the Iowas (and the preceding battleship classes), but with more deck space they could eventually have carried a heavier anti-aircraft armament.

The Montanas would have outclassed anything the British, French, or Italians had even conceived of building. The most obvious opponent for the Montanas were the Japanese Yamatos. The Montanas would have been slightly faster than the Yamatos, with a much heavier broadside. The 16”/50 weapons had greater penetrating power than the Japanese 18.1” gun, giving the U.S. ships a significant advantage. Advances in radar fire control and range finding would also have worked to the benefit of the U.S. ships.

However, it’s worth noting that the Yamatos commissioned in 1942, before the scheduled keel laying of Montana. Even given the exceptionally fast construction schedule of U.S. warships in World War II, Montana would have entered service some three years after the Yamatos, make comparison imprecise. Moreover, the notional follow-on battleships (“Super Yamato” and “Super Duper Yamato,” as they are colloquially known) would have substantially exceeded the Montanas in size and armament.

Apart from the Japanese, the only serious competitors in the “super-battleship” weight class were the Soviet Sovetsky Soyuz class, and the German H-39 class. Both of these types were nearly as large as the American and Japanese ships, and carried 16” guns. However, both the Soviet and German designs had major deficiencies, and in the Soviet case industrial shortcomings meant that the ships would have suffered from big operational problems. In any case, the arrival of war led to the cancellation of every super-battleship class except for the first two Yamatos.

The Decision Not to Build:

By mid-1942, U.S. naval authorities concluded that aircraft carriers would contribute more to victory in the Pacific than battleships. The battleships currently under construction (six of the Iowa class, closely following the four South Dakotas) would provide an ample insurance policy against Japanese battleship construction, while also serving as an effective carrier escort force.

The USN also devoted resources to the Alaska class, a group of six “large cruisers,” “battlecruisers,” or “light battleships,” depending on your preference. While these ships could not contribute as much to the line of battle as Montana, they could conduct shore bombardment, carrier escort, and surface warfare missions much more cheaply.

The Montanas had little to contribute. Slower than the Iowas, but carrying roughly the same anti-aircraft armament, they could not perform the carrier escort mission any more effectively. They would, however, take up material and yard space dedicated to carriers and escort ships. Consequently, since the USN determined that it would struggle to find a job for the Montanas even if they entered service before the war ended, it decided to cut bait, even before the keels of the ships were laid.

However, the Montana hull design became the foundation for the Midway class aircraft carrier, the first of which entered service immediately following the end of hostilities. The ships of the Midway class would serve for most of the Cold War, with the last retiring in the 1990s.

What Might Have Been:

The Montanas would have been immensely powerful ships, probably more powerful than their Japanese (or German, or Soviet) counterparts. Battleship combat was an inherently risky endeavor. Nearly every salvo has a chance of getting a lucky hit that strikes a magazine, sending the victim to the bottom in minutes. Nevertheless, the Montanas would have been the favorites in any scrum they could throw more weight, hit harder, and hit more accurately than any of the competitors.

The only question is who they would have fought. HIJMS Yamato sank under a barrage of bombs and torpedoes two months before the projected completion date of USS Montana. The German and Soviet ships didn’t make it much farther than the Montanas, although Stalin nursed the idea of building super-battleships into the 1950s.

Had the U.S. built the Montanas, they likely would have had similar post-war careers to those of the South Dakotas. Because of their speed, the Iowas were more useful at every job except fighting other battleships. Having built the ships in the late 1940s, the USN would have sold them for scrap in the early 1960s.

The Final Salvo:

The Montanas were designed to fight a different World War II than the one that happened. Had they begun to enter service in 1945, they would have joined an armada of twelve modern battleships, against much smaller expected Japanese construction. The howls of battleship aficionados notwithstanding, the U.S. Navy made the right choice when it cancelled the ships in favor of more useful vessels.

Robert Farley, colaborador frecuente de TNI, es autor de El libro del acorazado. He serves as an assistant professor at the Patterson School of Diplomacy and International Commerce at the University of Kentucky. Su trabajo incluye doctrina militar, seguridad nacional y asuntos marítimos. El bloguea en Abogados, armas y dinero y Diseminacion de informacion y El diplomático.


Ver el vídeo: THE AMERICAN DREADNOUGHT: USS NEW JERSEY HISTORY OF. NAVY BATTLESHIPS 21614 (Noviembre 2021).