Información

Broche Celta Penanular



Una historia de broches: la evolución del estilo

Actualmente disfrutando de un renacimiento de moda, Beth Bernstein marca los estilos de broches que han sido populares a través de las épocas.

Durante las últimas temporadas, he visto más y más broches apareciendo en la pasarela y en la alfombra roja. Usados ​​en el cabello, en el escote y con espalda en V profunda, sujetos a la cintura de un vestido o bata o esparcidos sobre todos los estilos de chaquetas, los broches están de vuelta en la escena de la moda. No solo han regresado a las recientes colecciones de alta joyería de Chanel, Boucheron, Chaumet y Chopard, sino que también están nuevamente en la mente de los coleccionistas que buscan broches antiguos de todo tipo y descripción.

Influencias culturales como la reina Isabel II, a continuación, que celebró su 90 cumpleaños este año y tiene una gran afinidad por los broches, y la nueva generación de mujeres que piensan en las joyas como algo más que joyas, están arrojando una nueva luz sobre estos adornos de el pasado. Pero los broches no comenzaron como joyas. Comenzaron su vida como artículos funcionales y utilitarios que se usaban para asegurar piezas de ropa, como un taparrabos. Los primeros broches registrados estaban hechos de espinas y pedernal, mientras que los pasadores hechos de metal se remontan a la Edad del Bronce.

Aunque los broches se volvieron más ornamentales durante el período bizantino, todavía se usaban con mayor frecuencia como cierre para una bufanda o un chal, que eventualmente evolucionaron hacia diseños más elaborados que se usan para complementar en lugar de mantener unidas las modas del día.

Ya sea que esté interesado en el estilo, el simbolismo, el sentimiento o los tres, siéntese y disfrute de nuestra retrospectiva de broches a través de los tiempos.

Broches celtas (o broches vikingos)

Utilizados como cierres de capa y usados ​​por celtas y vikingos, los primeros broches celtas se vieron en el período medieval temprano en Irlanda y Gran Bretaña y cuentan con un alfiler largo unido a un anillo. El pasador se mueve alrededor del anillo, que está abierto, lo que permite que pase sin dejar un agujero permanente en la ropa. En la época de los vikingos, tanto hombres como mujeres usaban broches todos los días, y estaban disponibles con un nivel diverso de detalles.

Broches de luto

Como todas las formas de joyería de luto, los broches se usaban después de un duelo y para conmemorar a los seres queridos que habían fallecido antes. Aunque las joyas de luto existían desde el siglo XVI, los broches de luto adoptaron varios diseños y detalles durante el apogeo de su popularidad en los siglos XVIII y XIX. En los primeros tiempos de Georgia, a menudo eran una disposición en los testamentos que se distribuía entre familiares y amigos estimados. A finales del siglo XVIII, las miniaturas de duelo se pusieron de moda. Estos broches de navette y de forma ovalada bajo vidrio, como el de abajo, representaban escenas de dolor en sepia, montadas en marfil, y a menudo incorporaban cabello y perlas (representativas de las lágrimas). Estaban inscritos con el nombre y la fecha de nacimiento y muerte del difunto en la espalda y en ocasiones tenían un compartimento para el cabello.

La otra forma de broche de luto, la más ampliamente reconocida, es la que contiene el cabello de un ser querido perdido. Aunque no todas las joyas para el cabello son un recuerdo de la muerte, en este contexto, el cabello se teje bajo cristal o vidrio, con diseños que representan la eternidad y piedras que representan la pérdida y el desgarro.

Los broches de luto se asocian más ampliamente con el luto de dos décadas de la reina Victoria por el príncipe Alberto. Durante el duelo de la Reina, los broches para el cabello, así como las joyas negras de Whitby Jet, la vulcanita y otras piedras negras fabricadas y naturales proporcionaron los materiales para los broches con diversos motivos sentimentales.

Broches Aigrette

Con forma de pluma y engastado con granates de talla plana o diamantes en plata o oro con plata, el aigrette estuvo a la altura de la moda durante los siglos XVII y XVIII y nuevamente en los siglos XIX y XX. Usados ​​en el cabello y a menudo unidos a una diadema, los broches de aigrette solían ser muy detallados, con pequeños pájaros volando alrededor de la pluma.

Broches temblorosos

En tremblant es un término francés que significa temblar y define un tipo de broche, la mayoría de las veces un espray floral, donde el centro de la flor está unido a un mecanismo que le permite moverse cuando se usa. Este tipo de broches se engastaban con diamantes talla rosa o talla mina antigua, o ambos, y estaban de moda en los siglos XVIII y XIX, antes de la llegada de la electricidad. El efecto de temblor fue más sorprendente cuando los diamantes se movieron a la luz de las velas.

Broches grand tour

Para reflejar la sofisticación cultural de la última parte del siglo XIX, el Grand Tour fue la vacación europea estándar para las clases altas. Mientras viajaban por Venecia, Florencia y Roma, los turistas compraron estas pequeñas joyas como recuerdos de su viaje, cuyo tema incluía la arquitectura romana antigua y escenas pictóricas, flores, animales y pájaros.

Los broches Grand Tour se representaron predominantemente en dos tipos de incrustaciones de mosaicos, pietra dura y teselas de vidrio. Pietra dura, en italiano, significa piedra dura, y el proceso de incrustación consistió en cortar y encajar con precisión como un rompecabezas piedras semipreciosas de malaquita, lapislázuli, aventurina y turquesa para crear escenas o motivos sobre un fondo negro. La técnica del micro mosaico se utilizó para crear paisajes, pájaros y todos los estilos de flores y ramos de flores en miniatura, elaborados a partir de teselas de vidrio con incrustaciones o varillas ajustadas juntas.

Broches de camafeo

Aunque los camafeos, piedra dura y conchas talladas en relieve, se remontan a la antigüedad, también formaron parte de los recuerdos del Grand Tour. Muchos asocian los broches de camafeo con la reina Victoria, quien les tenía un profundo cariño y, a menudo, les regalaba una imagen del Príncipe Alberto o de ella misma a los miembros de la corte y al personal. Pero los broches de camafeo más atractivos a lo largo del tiempo representan una narrativa: leyendas, escenas mitológicas o dioses y diosas. Los mejores ejemplos, en los que se pueden ver y sentir las capas de la piedra tallada, fueron de piedra dura.

Broches de amor (o broches de amor)

A veces se los llamaba "broches de novia", pero históricamente había otro tipo de broche de novia: los que los soldados entregaban a sus seres queridos cuando marchaban hacia la Primera Guerra Mundial. Los broches de amor del período estético victoriano tardío se elaboraron a partir de láminas de plata y se diseñaron como muestras de afecto, con motivos y mensajes que se vieron por primera vez en las joyas sentimentales del período georgiano y romántico en la época victoriana.

Debido al hecho de que eran livianos y estaban hechos a mano en plata, con superposiciones de oro rosa y amarillo, casi todas las clases sociales podían poseer o regalar estos pequeños y encantadores recuerdos. Decorados con todo, desde tortolitos y corazones dobles hasta buenos deseos, buenas nuevas y posiciones en la familia, estos broches capturaron las pasiones de épocas anteriores y permitieron a las masas experimentar el romance de darlos o recibirlos.

Clips de vestir

El broche del vestido era un diseño inteligente que se usó con el nuevo estilo de moda durante las décadas de 1920 y 1930. Intercambiables en el sentido de que se pueden usar de más de una manera, comenzarían como un broche grande, con un mecanismo en la parte posterior que significaba que se podían quitar y usar como dos clips separados.

Sujetadas a los tirantes de los vestidos, los escotes izquierdo y derecho de los vestidos, los cuellos y los puños, también podrían fijarse a accesorios como zapatos o incluso, con cuidado y cuando se separan, sujetarse a un bolso de mano. Muchos de los primeros clips Deco se diseñaron en diamantes blancos y platino, pero a medida que aumentaba la demanda, a menudo se engastaban con otras gemas preciosas.

A lo largo del siglo XX, Cartier, Van Cleef & amp Arpels, David Webb, Verdura, Tiffany & amp Co. y muchas de las casas de renombre diseñaron una gama de diferentes estilos de broches. También hubo estilos famosos como el broche del delfín de Schlumberger, que Richard Burton compró para Elizabeth Taylor para el estreno de Night of the Iguana. Una apasionada coleccionista de joyas, también compró el broche con la insignia del Príncipe de Gales de la duquesa de Windsor en la subasta de Sotheby’s, después del fallecimiento de la duquesa. Ella y Burton lo admiraron mientras almorzaban con el duque y la duquesa, y Taylor sintió un parentesco con él ya que su gran amor, Burton, era galés.

Durante la Gala del Met en Nueva York de este año, Uma Thurman usó el gran broche vintage Birds of Paradise diseñado por Cartier en 1948. Aunque se ha mostrado en muchas exposiciones, fue la primera aparición del broche en la alfombra roja.

Hay muchos más estilos históricos y legendarios para descubrir y comprar. ¿Por qué no intentar y definir el estilo adecuado para usted?


¿Qué es exactamente la joyería "celta"?

Dígale "joyería celta" a cualquiera hoy y probablemente pensarán inmediatamente en un anillo de Claddagh irlandés, cruces celtas y nudos de la trinidad. Y si está buscando anillos celtas, es bueno saber exactamente qué constituye un diseño "celta". Sin embargo, también es probable que la persona promedio pueda identificar estos íconos de la joyería irlandesa solo de vista, no por su nombre, y que conozca aún menos la rica historia de los diseños.

Los arqueólogos e historiadores utilizan el término "celta" para referirse a la cultura europea de la Edad del Hierro que comenzó aproximadamente en el año 1000 a. C. y termina alrededor de la conquista romana. La mayor parte del arte celta que reconocemos de esta época es específicamente del período La Tène (alrededor del siglo V al I a.C.), llamado así por el sitio arqueológico en Suiza donde se descubrieron miles de artefactos de estos siglos después de que el nivel del agua de un lago descendiera en 1857. Los estudiosos estiman que la cultura de La Tène proliferó por toda Europa oriental y occidental, llegando hasta Gran Bretaña e Irlanda.

La joyería y la orfebrería de este período se caracterizaban por intrincadas espirales y diseños geométricos, y las piezas a menudo se realizaban en oro, plata y bronce. La espiral tripartita del triskele se usaba con frecuencia, lo que sugiere movimiento, pero el arte y la joyería de La Tène rara vez eran representativos, y la forma humana casi nunca aparecía en ellos.

El barco con mástil de oro del Broighter Hoard fue uno de los hallazgos más importantes de la arqueología irlandesa y de la historia del diseño irlandés. (Ardfern / Wikimedia Commons)

Un ejemplo famoso del estilo ornamentado y decorativo de este período es el Broighter Hoard, llamado así por la ciudad de Derry en el que se encontró. Una noche de 1896, dos trabajadores agrícolas, Thomas Nicholl y James Morrow, estaban arando un campo cuando se toparon con algo duro en la tierra. Al preguntar, descubrieron una gran cantidad de elementos metálicos dispuestos juntos. Regresaron a la casa de Nicholl, donde su doncella, Maggie (también la futura Sra. Nicholl), lavó la tierra de los artículos. Más tarde admitió que ninguno de ellos sabía que los objetos sucios estaban hechos de metales preciosos y que una o dos piezas más pequeñas podrían haberse caído accidentalmente por el desagüe.

Una vez limpios, los objetos sucios y grasientos se revelaron como un reluciente tesoro de impresionantes joyas y adornos de oro. El tesoro incluía varias cadenas y brazaletes de oro, un cuenco, un bote en miniatura y un enorme torque, un collar de metal en forma de anillo que usaban los nobles de la cultura celta. El barco es una réplica asombrosamente detallada de los primeros veleros irlandeses que mide solo 7 pulgadas de largo e incluso incluía un mástil diminuto y dos filas de 18 delicados remos de oro. En la actualidad, se considera que el torque es uno de los principales ejemplos de la metalurgia de La Tène. Usar uno era un símbolo de estatus y poder, y cuanto más grande y ornamentado era el torque, más poderoso era el portador. El torque Broighter mide 7.5 pulgadas de diámetro (¡más grande que el bote!) Y está trabajado con varios diseños florales y geométricos. Presentaba un cierre elaborado, que permitía al usuario tener el torque completamente cerrado alrededor de su cuello.

El tesoro fue vendido al Museo Británico poco después de su descubrimiento, pero la Real Academia Irlandesa argumentó que el tesoro no era automáticamente una posesión de la corona británica. En 1903, el tesoro regresó a la Isla Esmeralda y ahora se puede ver en el Museo Nacional de Irlanda en Dublín.

Una página iluminada del Libro de Kells (Folio 34r) con las letras Chi y Rho. Las ilustraciones del Libro de Kells han inspirado a innumerables generaciones de artistas irlandeses. (Wikimedia Commons)

Después de la conquista romana de Gran Bretaña e Irlanda y la expansión del cristianismo primitivo, comenzó la producción de lo que los historiadores ahora llaman arte insular. El término proviene de la palabra latina para "isla" - ínsula ya diferencia del arte de La Tène, los estilos producidos en Gran Bretaña e Irlanda permanecieron distintos de los de la Europa occidental continental. El arte insular incorporó muchos de los diseños geométricos del arte de La Tène en sus motivos, pero comenzó a usarlos en ilustraciones devocionales y la construcción de cruces, ya que Irlanda se estaba convirtiendo rápidamente en un país cristiano. En esta época, se comenzó a trabajar en el Libro de Kells, el manuscrito iluminado más famoso de la historia medieval europea. Los intrincados folios presentan elaborados nudos celtas, remolinos y espirales, que a menudo rodean ilustraciones de monjes, animales y plantas. El famoso manuscrito está a la vista en el Trinity College de Dublín, y todos los días del año se muestra al público una página diferente.

El Broche Tara es uno de los ejemplos más famosos de joyería del período Insular. Aunque recibió su nombre de la colina de Tara, la antigua sede de los grandes reyes de Irlanda, se encontró a casi 40 kilómetros de distancia en la ciudad costera de Bettystown, condado de Meath en 1850. El anticuario que finalmente lo vendió probablemente lo nombró por la colina de Tara para aumentar su valor percibido, ya que a mediados del siglo XIX el Renacimiento celta había intensificado la manía por los artefactos de la Irlanda antigua y medieval.

Los historiadores fechan el broche aproximadamente en el siglo VIII. Está hecho de plata fundida y dorada, filigrana de oro, vidrio, esmalte y ámbar. Está decorado tanto en la parte delantera como en la trasera, con animales delicados e intrincados diseños de volutas. Su forma es pseudopenanular, lo que significa que incluía una forma circular y un alfiler largo y estaba destinado a usarse como cierre de ropa. El Museo Nacional de Irlanda, donde se puede ver el broche, presume: “Se puede considerar que el broche Tara representa el pináculo de los logros de los trabajadores metalúrgicos irlandeses de la Alta Edad Media. Cada elemento individual de la decoración se ejecuta a la perfección y la gama de técnicas representadas en un objeto tan pequeño es asombrosa ".

El broche ha inspirado fascinación e imitación desde entonces, y aunque solo se puede ver el original detrás del vidrio en Dublín, existen muchos hermosos homenajes que hacen que sea más fácil llevar una pieza de exquisita herencia celta cerca de su corazón.

El Broche Tara se exhibe en el Museo Nacional de Irlanda en Dublín. (Johnbod / Wikimedia Commons)

El anillo de Claddagh , hoy fácilmente el ejemplo más famoso de joyería popular irlandesa, tiene orígenes mucho más recientes que sus contrapartes de cruz celta y triskele. El anillo pertenece a una categoría de anillos llamada fede anillos, que toman su nombre de la frase italiana mani en fede , que significa "manos unidas en fe" o "manos unidas en lealtad". Este estilo de anillo presenta las manos entrelazadas y se había utilizado como símbolo de compromiso en Europa desde la época romana. El anillo Claddagh, específicamente, agrega un corazón, que simboliza el amor, y una corona, que simboliza la lealtad, al diseño de las manos juntas.

El mito más común sobre la creación del anillo es el siguiente: a fines del siglo XVII, Richard Joyce, un irlandés del pequeño pueblo pesquero de Claddagh, en el condado de Galway, fue capturado por contrabandistas argelinos. Los contrabandistas vendieron a Joyce a un platero, de quien aprendió el oficio, y durante su cautiverio, suspiraba por la novia que había dejado en casa. Él diseñó y creó un anillo para ella que esperaba transmitiría su amor, amistad y lealtad. En 1689, fue liberado de la esclavitud y regresó a casa con el anillo a cuestas. Cuenta la leyenda que le regaló el anillo a su amada, que lo había esperado durante los 14 años de su cautiverio. Los dos se casaron y Joyce se convirtió en una orfebre de considerable riqueza y renombre.

Algunos de los primeros ejemplos del anillo de Claddagh tienen las iniciales de Joyce, pero otros de la misma época llevan las iniciales de Thomas Meade, otro orfebre, lo que cuestiona la precisión de la leyenda que rodea a Joyce. En la actualidad, Thomas Dillon Claddagh Gold es el fabricante más antiguo del anillo Claddagh, habiendo abierto sus puertas en 1750. Son los únicos productores con derecho a estampar “ORIGINAL” en cada uno de sus anillos. Las celebridades y dignatarios que han ido a Thomas Dillon por sus anillos de Claddagh incluyen a John Wayne, Maureen O’Hara, Winston Churchill, Mia Farrow (¡y este escritor!).

La forma en que se usa un anillo de Claddagh incluso tiene importancia. Un anillo que se lleva en el dedo anular de la mano derecha con el corazón hacia las yemas de los dedos indica que el usuario es soltero y está listo para el amor. En el dedo anular derecho, con la corona hacia afuera, el usuario está en una relación, pero es posible que no esté completamente comprometido. Una vez comprometido, el usuario mueve el anillo a su mano izquierda y lo usa con el corazón hacia afuera. Después del matrimonio, el usuario voltea el anillo para que la corona mire hacia afuera. Debido a estas costumbres, los anillos de Claddagh se dan con bastante frecuencia como anillos de promesa, compromiso o boda, aunque a menudo también se transmiten de madre a hija.

A finales del siglo XVIII, el arte y la literatura románticos comenzaron a mirar con interés la historia celta escocesa e irlandesa. En 1765, el poeta escocés James Macpherson publicó Las obras de Ossian , una colección de versos gaélicos que afirmó haber encontrado y traducido. El trabajo fue descartado en gran medida por haber sido fabricado por el propio Macpherson, pero no después de haber logrado un éxito global masivo. Falso o no, Macpherson Ossian había despertado la fascinación mundial por la cultura, la literatura y el idioma celtas.

En el siglo XIX, el anticuario e historiador irlandés Samuel Ferguson estudió antiguos monumentos celtas en toda Irlanda y las Islas Británicas, y su obra maestra, titulada Ogham en Irlanda, Gales y Escocia , se publicó póstumamente en 1887. Al mismo tiempo, el interés folclórico e histórico por el pasado de Irlanda también dio un giro político. Fundados en 1842, los jóvenes irlandeses comenzaron a agitar a favor de la causa nacionalista, y ellos y sus partidarios estaban ansiosos por restablecer una narrativa de la historia irlandesa distinta de la colonización y el dominio ingleses.

En este tiempo, los antiguos estilos de joyería celta habían comenzado a ver un resurgimiento en popularidad, y en la década de 1840, incluso la reina Victoria llevaba una copia de los ornamentados broches penanulares de la Irlanda insular. Para cuando se descubrió el Broche Tara, las tendencias se habían establecido y el frenesí por las joyas y los artefactos celtas solo creció a partir de ahí.

No solo el interés por Irlanda se extendió por todo el mundo a mediados del siglo XIX, sino también la población irlandesa. La diáspora forzada por el hambre había enviado familias irlandesas por todo el mundo, especialmente a Estados Unidos y Canadá. Irlanda ya no tenía solo una pequeña esfera de influencia en un rincón norte del océano Atlántico, sino un pueblo de gran alcance, algunos relacionados con la Isla Esmeralda por sangre, y otros solo por simpatías políticas y artísticas.

Incluso después del Renacimiento celta, el Alzamiento de Pascua de 1916, la Guerra de Independencia que siguió y la Guerra Civil, los irlandeses y los de ascendencia irlandesa en todo el mundo han mantenido un feroz deseo de mostrar con orgullo su ascendencia.

Algunas joyas también pueden mostrar el pasado de Irlanda de manera más literal. Esta hermoso colgante destila la historia de Irlanda en doce imágenes clave que resaltan la riqueza y la agitación de Hibernia a través de los siglos. Los pequeños grabados representan eventos y figuras desde el pasado medieval de Irlanda hasta la actualidad, incluido un pequeño San Patricio, santo patrón de Irlanda y portador del cristianismo al país, y una famosa torre redonda, cuyas contrapartes de la vida real sirven como reliquias impresionantes de la monacalización de Irlanda. la edad. El colgante también presenta un barco vikingo, un soldado normando y un pequeño rey Guillermo de Orange montado en un caballo, que representan las invasiones vikingas en el siglo IX, la posterior invasión normanda y la Batalla del Boyne en 1690, respectivamente. Las dos últimas imágenes nos llevan a la época actual: el pequeño edificio en la esquina inferior izquierda representa la Oficina General de Correos, el infame sitio principal del Levantamiento de Pascua de 1916, y en la parte inferior derecha, un pequeño mapa de Irlanda separado en República y el Norte, representa la Partición.

Ya sea que sienta un parentesco con Irlanda y quiera exhibirlo con orgullo, o simplemente encuentre hermosos los diseños celtas, hay muchas formas diferentes de usar los tesoros irlandeses. La popularidad del anillo de Claddagh ha llevado a que se convierta en colgantes y aretes , también. Y los famosos nudos de la trinidad, que se remontan a la era del arte insular, hacen que sean bellamente intrincados y joyería llamativa . El nudo celta parece unir diseños de origen cristiano y precristiano; es popular en las representaciones del pagano celta. árbol de la vida , así como en las versiones del Cruz celta .

Los participantes en el Celtic Revival reprodujeron el arte y las joyas de la antigua Irlanda con la esperanza de resaltar y difundir el rico y creativo pasado de Irlanda en contraste con la propaganda irlandesa negativa que produjo Inglaterra. A lo largo del siglo XX, esa propaganda negativa prácticamente se ha borrado, y aunque la historia de Irlanda, reciente y antigua, ha estado plagada de confusión y conflicto, la popularidad duradera del diseño de joyería irlandés es un testimonio tanto de su belleza como de su excelencia.


Abrochando los broches

Con un broche penanular, el alfiler se empuja a través de los pliegues de la tela, que luego se jalan hacia atrás dentro del anillo, el extremo libre del alfiler pasa a través del espacio en el anillo. Luego, el pasador se gira alrededor del anillo unos 90 grados, de modo que mientras el pasador se mantenga presionado con una ligera presión, no pueda escapar por los terminales y la sujeción sea segura. [14]

Con los broches pseudo-penanulares, las cosas no son tan simples y la forma en que se usaron todavía se debate, el método probablemente no fue el mismo para todos los broches. Un método pudo haber sido tirar de los pliegues de la tela a través del anillo hasta que pudieran ser perforados por el pasador, y luego tirar de la tela hacia atrás hasta que el pasador descansara sobre el anillo. Esto funcionaría mejor con broches con un alfiler que no sea mucho más largo que el diámetro del anillo, que algunos tienen, pero otros no. El segundo método podría haber sido simplemente sujetar la tela con alfileres verticalmente, dejando el anillo colgando suelto de la tela, esto no parece muy seguro. El tercer método se basaba en un trozo de cadena o cordón unido al anillo cerca de los "terminales" (que en los broches pseudopenanulares en realidad no terminan), que se usaba para asegurar el alfiler atándolo, tal vez con un alfiler pequeño. al final, que también se puso a través de la tela. El broche de Tara probablemente se abrochó de esta manera. [15] En algunos casos, el pasador se colocó con un perno o remache para que se pudiera quitar. [16] Una complicación adicional es que en algunos broches pseudo-penanulares, el alfiler se fija para que quede enfrente del anillo, como en el Broche de Londesborough (abajo), pero en otros cruza a través del anillo, comenzando con el extremo de la cabeza en delante del anillo, pero en el medio del alfiler detrás del anillo en el punto donde cruza al otro lado, el Broche de Tara se ha mostrado configurado en ambos sentidos. [17] Este último arreglo parece más común en broches posteriores, del siglo IX. [18]

Es justo decir que los estudiosos siguen algo desconcertados de que el sencillo y eficaz broche penanular se haya desarrollado en esta dirección, [19] aunque se presume que la unión de los terminales de los broches pseudopenanulares fue en parte para fortalecer el broche. En muchos broches penanulares, el espacio entre los terminales ahora es demasiado estrecho para que pase el alfiler, es incierto si este fue siempre el caso.


Historia

Período romano e insular temprano

Los pequeños y sencillos broches penanulares de bronce, hierro y, en raras ocasiones, plata, eran comunes en el período romano como un cierre práctico, pero no se usaban para objetos de alto estatus, y cualquier decoración se limitaba normalmente a bandas alrededor del anillo u otros elementos simples. patrones. [19] A menudo, el grosor adicional en el terminal, necesario para evitar que la clavija se caiga, se logra simplemente girando los extremos del anillo hacia atrás. [20] En el período tardorromano en Gran Bretaña en los siglos III y IV, apareció una especie de broche penanular con decoración zoomorfa en los terminales, con cabezas humanas o animales, todavía no mucho más anchas que el resto del anillo. Algunos ejemplos tenían decoración de esmalte y el alfiler no se extendía mucho más allá del anillo. [21] Estos se encuentran especialmente en el suroeste de Gran Bretaña y Gales, y parecen haberse desarrollado en estas áreas. Este tipo cayó en desgracia en el sur de Gran Bretaña en el siglo V, [22] pero se desarrolló en Irlanda entre los siglos VI y VII. Estos tipos ampliaron considerablemente el tamaño de los terminales, que ahora presentaban un área plana a menudo decorada con incrustaciones de esmalte o vidrio, en su mayoría con patrones abstractos pero a veces decoración zoomorfa. La longitud del pasador ahora suele ser aproximadamente el doble del diámetro del anillo. [23] La zona cultural irlandesa en este período incluía gran parte del oeste de Escocia, y en el este de Escocia picta tuvo lugar un desarrollo similar, aunque las formas son algo diferentes aquí. La decoración era paralela a la de otros accesorios de metalistería, como piezas de aparejos de arnés, [24] y los pocos relicarios cristianos primitivos que quedaban y otras piezas de metalistería de la iglesia.

Edad de oro


Poco después del 700, se estaban produciendo grandes broches de metales preciosos y gemas muy elaborados. Estas fueron claramente expresiones de alto estatus para el usuario, y utilizan el repertorio completo de técnicas de orfebrería con un nivel muy alto de habilidad. Se siguieron produciendo durante unos 200 años. Los broches pictos tienen un diseño mucho más homogéneo que los irlandeses, lo que puede indicar un período de producción más corto, posiblemente desde "mediados del siglo VIII hasta principios del siglo IX". [25] Cada diseño sobreviviente es único, pero la gama de tipos establecidos en los broches anteriores más modestos se desarrolla y elabora. No existía una tradición previa de broches muy ornamentados en Irlanda, y este desarrollo puede haber venido del contacto con las élites continentales que usaban grandes peroné como marcas de estatus. Ciertamente, tales contactos fueron hechos, especialmente por monjes viajeros. [26]

La evidencia arqueológica y literaria sugiere que los broches de metal precioso eran una marca de estatus real, junto con el uso de un manto púrpura, y es probable que Cristo los use en una cruz alta en Monasterboice y la Virgen María. en otro. [27] Todos los ejemplos supervivientes, que suman más de 50 (no todos completos) en el caso de los irlandeses, [28] han sido recuperados mediante excavación, o al menos encontrando en el suelo, pero donde se conocen las circunstancias detalladas del hallazgo. , pocos son de tumbas, y los hallazgos en tesoros son mucho más comunes. Cuando estaban en las tumbas, los entierros son a menudo mucho más tarde que la fecha del broche, [29] como en un broche en el estilo irlandés del siglo VIII encontrado en un entierro nórdico en Westray, Orkney, [30] y posiblemente el Broche Kilmainham . [31] Los broches elaborados a menudo tienen uno o más nombres, que se presume que son los de los propietarios, rayados en el reverso, a menudo con runas. Los broches más sencillos en bronce y aleaciones similares continúan encontrándose en cantidades mucho mayores.

Los broches irlandeses más elaborados son pseudopenanulares, mientras que los escoceses conservan en su mayoría formas verdaderas penanulares. [32] La mayoría son plateados, el dorado a menudo es parcial. Algunos son de metal base dorado, de bronce o aleación de cobre [33]. Solo se conoce un broche irlandés de oro macizo, uno del siglo IX de Loughan, condado de Londonderry, que es menos elaborado que la mayoría de las series, aunque el estándar de trabajo. es muy alto. [34] Sin embargo, algunos broches tienen un hueco oculto que puede haber contenido pequeños pesos de plomo para hacer que el metal precioso usado parezca más valioso de lo que realmente era. [35] En Irlanda, la cabeza del alfiler podría convertirse en un foco para la decoración, a veces usando una placa en forma de "cometa", como la del Broche Tara en Escocia, las cabezas de alfiler eran círculos simples formados al doblar el alfiler sobre sí mismo. [36] Los terminales escoceses son más a menudo distintas formas lobuladas o cuadradas que se extienden más allá del círculo del anillo en ambos lados, mientras que en los ejemplos irlandeses, los terminales típicamente se extienden dentro del anillo formando otra curva, pero no mucho fuera de él, o algunas veces forman una línea recta a través del interior del anillo. Los broches irlandeses solo pueden unir las dos terminales mediante tiras estrechas, o no solo eliminar el espacio por completo, sino que tienen una zona central de decoración donde el espacio entre los terminales habrían sido los broches encontrados con el Cáliz de Ardagh que muestran ambos tipos. [37]


El cuerpo principal estaba normalmente fundido y se han encontrado varios elementos de moldes de dos piezas. [38] Muchos broches tienen celdas para tachuelas o jefes que suelen ser hemisferios redondos, pero pueden ser cuadrados, rombos u otras formas, muy a menudo faltan los tachuelas. Estos están en una variedad de materiales que incluyen vidrio, esmalte, ámbar y piedras preciosas que se encuentran localmente, aunque sin incluir ninguna de las "piedras preciosas" modernas clásicas, o incluso los granates que se encuentran en las joyas anglosajonas. Sin embargo, el millefiori Las varillas de vidrio que se usan a veces parecen haber sido importadas de Italia, como las que se usan en las joyas anglosajonas de Sutton Hoo. Se han excavado ejemplos de varillas tanto en Irlanda como en Inglaterra. [39] Al igual que los cálices insulares y otros trabajos en metal, los broches irlandeses muy ornamentados se fabricaban principalmente en muchas piezas que se sujetaban con alfileres o ranuras. La decoración de filigrana se hacía a menudo en "bandejas" que encajaban en el anillo principal; en el Broche de Tara, muchas de estas ahora faltan (la mayoría todavía estaban en su lugar cuando se encontró en 1850).

Las técnicas incluyen tallado de virutas, "tallado de virutas de imitación" fundido, filigrana, grabado, incrustaciones de varios tipos, incluidos niel, vidrio y esmalte champlevé, y diversas técnicas de martilleo y persecución: "la gama de materiales y técnicas es casi la gama completa conocida al hombre." [40] Dos técnicas que no aparecen son el "verdadero calado perforado interasil, muy utilizado en la joyería bizantina ", [41] y el trabajo cloisonné que tipificaba gran parte de la joyería de Europa occidental, y especialmente las peroné grandes, en ese momento, ya sea en esmalte o incrustaciones de piedra como los granates utilizados con tanta eficacia en Sutton Hoo y en el anglo -Saxon Staffordshire Tesoro En los broches dorados, el esmalte se restringe a tachuelas que marcan la composición como gemas, las áreas más grandes de champlevé que se encuentran en los terminales acampanados de tipos anteriores tal vez continúen en tipos más simples, aunque la datación es difícil.

On some brooches the decoration is too detailed to be appreciated when the brooch is being worn, and some of the most elaborate brooches have their backs, invisible when worn, decorated almost as elaborately as their fronts. The Tara Brooch shows both features, and in addition, shares with some others a difference in decorative styles between front and back, with "Celtic" triskeles and other spiral motifs restricted to the back, while the front has more interlace and zoomorphic elements. [ 42 ] These features are also shared by the most ornate brooches in London and Edinburgh, respectively the Londesborough and Hunterston Brooches. [ 43 ] This may be because decoration on the backs relies more on engraving than filigree, which would risk wires getting caught in the clothing on which the brooch was worn. [ 44 ]

Few of the major brooches, or indeed other metalwork, have been found in contexts that can be easily dated, and much of the dating of at least the earlier ones comes from comparison with Insular illuminated manuscripts, though the dating of these is often itself far from certain. The Tara Brooch has long been recognised as having clear stylistic similarities to the Lindisfarne Gospels, thought to date to about 698–715. Many of the similarities are to the carpet pages, highly detailed ornamental pages filled with decoration, which share with the brooch a certain horror vacui that leaves no area unembellished, and also complex decoration that is extremely small and perfectly executed, and best appreciated when seen at a larger than actual scale, whether in the original or in photographs. Both combine elements from many stylistic origins into a style that is distinctly Insular: La Tene Celtic art, Germanic animal style, and classical and other Mediterranean styles.

Rear of the Hunterston Brooch, an early and elaborate Irish-style style found in Scotland, showing a much later Viking owner's inscription


Falling income due to Covid is threatening our ability to bring you the best articles and videos about Ireland. A small monthly donation would help us continue writing the stories our readers love. As a thank you, we’ll email you a free gift each month you donate.

She opened it and found the Tara Brooch inside, perhaps the first time anyone had seen it for hundreds of years.

Historians have cast doubt on the accuracy of the story, suggesting that the woman had actually found the brooch much further inland.

She didn’t want to admit to this because the landowner may have laid claim to the brooch if it had been found on his property. The woman may have realised that the beach, by contrast, was common land and so she would be able to keep the brooch for herself.

In the event, she didn’t keep it for long. There was a revival of interest in Celtic art and jewellery in the mid-19th century and so the woman sold her newly discovered brooch to a dealer who later passed it on to one of Ireland’s leading jewellers, George Waterhouse from Dublin.

Waterhouse was a smart operator who was already running a successful business selling Celtic revival jewellery. He wanted to cash in on the growing interest in early Irish art so he named his new acquisition the ‘Tara Brooch’ to evoke the romance and prestige of the ancient Irish high kings.

It was a clever marketing ploy and added to the interest in the brooch. To this day there are many people who believe the brooch is associated with Tara and Irish royalty.

The ‘royal’ pedigree was enhanced when Waterhouse exhibited the brooch before Queen Victoria when she visited Ireland in 1853. He also took it to the Great Exhibition in London in 1851 and to the Exposition Universelle in Paris.

Within a few years jewellery manufacturers all over the world started selling replicas, a practice that still continues to this day.

The brooch was acquired by the Royal Irish Academy in 1872 and later passed on to Ireland’s National Museum where it is now on display.

The ‘pseudo-penannular’ style of the Tara Brooch

The brooch is usually described as pseudo-penannular in design. The term annular means made as a circle or ring. Penannular refers to Celtic brooches in which the ring is incomplete, or not fully closed.

The term pseudo-penannular refers to brooches where the ring is closed but nevertheless displays features of a pennanular or open ring.

This could be that the ring is open except for a narrow section joining the two ends.

Or, as in the case of the Tara Brooch, the ring is closed but has design features emphasising where the gap would be if it were an open ring.

The National Museum of Ireland describes how the Tara Brooch has gold adornments including intricate filigree panels “depicting animal and abstract motifs that are separated by studs of glass, enamel and amber”.

A silver chain is connected to the brooch by a swivel attachment “formed of animal heads framing two tiny cast glass human heads”.

The museum says: The Tara Brooch can be considered to represent the pinnacle of early medieval Irish metalworkers’ achievement. Each individual element of decoration is executed perfectly and the range of technique represented on such a small object is astounding.”

The Tara Brooch is probably Ireland’s most celebrated piece of jewellery.


Medieval Celtic Cloak Pin Penannular Brooch

This iron Celtic penannular brooch is practical, functional and beautiful. These iron pins brooches are strong and made to be used. The pin can either be held fast between the two spirals, or it can be twisted, so the pin sits on the loop: held in position by the pull of the fabric through which it passes. Brooches initially developed from the Roman clasp or fibula. In the severe climate of northern Europe, the brooch became the typical ornament of the era, because it normally functioned as a fastening for a heavy tunic or cloak. Some of the oldest symbols associated with the Celts are spirals which are prominently displayed on ancient artifacts dating long before the written word in Ireland. Celtic spirals are second only to knot work designs as the symbols most associated with Celtic art. It is said that the Celtic spiral represents the spiritual balance between inner and outer consciousness, showing ethereal energy radiating out (or inward depending on your perspective).


Celtic Penannular Brooch - History



Ancient Celtic Britain, c. 25-50 AD during the earliest days of Roman occupation. Gorgeous bronze "Polden Hill" type brooch. High arched body with excellent textured surfaces. Original bronze spring still intact. Found in Gloucestershire, UK. Big 59 mm (2 3/8"). Montado sobre cartulina colectora de madera vieja. Ex-propiedad de Harold Whitaker. ¡Una bonita pieza de exhibición! #AC2017: $299 SOLD
Ancient Celtic Gaul (Germany), c. 4th-2nd century BC. Nice bronze penannular brooch. Intact with rounded terminals and original pin. Light olive-green patina. 38 mm (1 1/2"). Montado sobre cartulina colectora de madera vieja. Ex-propiedad de Harold Whitaker. A very early Celtic piece! #AC2019: $275 SOLD

Para realizar una compra o para obtener más información, HAGA CLIC AQUÍ

Ancient Celtic Britain, c. 2nd-1st century BC. Nice bronze "La Tene II" type fibula. 62 mm (2 7/16") long with all the original bronze and iron elements. Found near Arundel, Sussex, UK, in the 1960's. Montado sobre cartulina colectora de madera vieja. Ex-propiedad de Harold Whitaker. ¡Una bonita pieza de exhibición! #AC2018: $275 SOLD


Ancient Celtic Britain, c. 40-60 AD during the earliest days of Roman occupation. Beautiful large bronze "Bow and Faintail" brooch (Aesica type). 47 mm (1 7/8") with multiple layers of nicely engraved surfaces. Incredible green patina. Found c. 1965 in Gloucestershire, UK. Montado sobre cartulina colectora de madera vieja. Ex-propiedad de Harold Whitaker. ¡Una bonita pieza de exhibición! #AC2016: $299 SOLD
Ancient Celtic. La Tene II type brooch, 2nd-1st century BC.
Nice bronze fibula / toga pin. Nice construction and intact! Beautiful olive-green patina. L: 5 cm (1 15/16"). ref: Hattat, A Visual Catalog of Hattat's Brooches. ex-galería de Londres, Reino Unido. ¡Bonito! #AC2026: $175 SOLD

Ancient Celtic Britain, c. Siglo II d.C. Gorgeous inlaid plate brooch in the form of an axe. The bronze with a deep green patina contrasting nicely with the deep blue enamel. Traces of yellow, orange and reddish-brown enamel evident as well. A nice and scarce example found in the Burnham Market region England. 1 1/8" (2.8cm). Well-preserved, lacking pin as typical. Ex Florida private collection. #AC2015: $399 SOLD
Ancient Celtic. La Tene II type brooch, 2nd-1st century BC. Fantastic bronze fibula / toga pin. Elaborate construction with ornate twisted wire terminal to the pin catch. Beautiful olive-green patina. ref: Hattat, A Visual Catalog of Hattat's Brooches, p. 289, # 225. 64 mm (2 1/2") long. ¡Precioso! #AR2015: $250 SOLD

From a Jeweler to Exhibitions

In any event, the brooch was then sold to a dealer, after which it found its way into the hands of a jeweler in Dublin by the name of George Waterhouse. At that time, Waterhouse was already producing Celtic revival jewelry, which had proven extremely popular over the preceding decade. It was also Waterhouse’s ability to pick up on trends that led to the renaming of the brooch. By associating the artifact with the traditional seat of the High Kings of Ireland , the Hill of Tara, Waterhouse added to the brooch’s monetary value and fame.

Mock-up with modern fabric, showing how these types of brooches were used. British Museum. (Johnbod/ CC BY SA 3.0 )

This may be seen in the fact that the Tara Brooch was displayed at the Great Exhibition in London in 1851. Later on, the brooch was also on display at the Exposition Universelle in Paris, and in 1853, it was displayed at the Great Industrial Exhibition in Dublin, which Queen Victoria visited. The Queen was so taken with the design that she ordered several copies from Waterhouse.

In 1872, the Tara Brooch became part of the Royal Irish Academy’s collection. Eventually, the brooch was given to the National Museum of Ireland , where it is still on display today. Many copies of the Tara Brooch appeared as fashion accessories during the Celtic revival in the late 19th and early 20th century.

Tara Brooch, front view. National Museum of Ireland. (Johnbod/ CC BY SA 3.0 )


Celtic Penannular Brooch - History

Penannular brooch with raised triple spirals featured on the terminals. This a very streamlined design, with double hallmark on the reverse - AR IONA on the terminals, and AR with Glasgow hallmark for 1928 on the curved section.

Penannular brooch with Celtic patterns and entwined foliate designs. Reverse has double hallmarks of AR and IONA across the terminals, and a second AR with a Glasgow hallmark of 1928 on the curved section.

Alexander Ritchie 'serpent' penannular brooch, diameter approx 5.5cms. Compised of two entwined serpents, their heads facing each other on the terminals. Classic AR and IONA large raised lettering on reverse. Also impressed with the Iona Celtic Art ICA stamp, this fine brooch dates from the 1930s. No hallmark.


Scarce silver penannular brooch by Alexander Ritchie incorporating angular chevron patterning. Hallmarks are for Birmingham 1937 and marked AR ICA. A very unusual piece. Very few of Ritchie's Celtic designs incorporated this chevron patterning.

Unusual smaller silver penannular brooch based on the Irish Tara Brooch. This has Alexander Ritchie's marks on the reverse of AR IONA ICA and a Birmingham hallmark for 1938.

Penannular brooch by Alexander Ritchie, marked AR IONA and ICA, with Birmingham hallmark for 1938.

Silver penannular brooch with Birmingham hallmark for 1935, and Alexander Ritchie's ICA (Iona Celtic Art) early stamp recessed within a rectangle. Unusual design. Diameter 4.4cms.

Delightful little Alexander Ritchie silver penannular brooch with the terminals finely designed in the shape of two bird heads. Just over 1" diameter. The reverse marks are AR IONA and the early ICA recessed stamp, with Birmingham hallmark for 1934.


Ver el vídeo: Fast Building Broche CeltaPenanular (Diciembre 2021).