Información

Charlotte Haldane


Charlotte Franken, hija de inmigrantes judíos, nació en Londres el 27 de abril de 1894. Su padre, Joseph Franken, era un comerciante de pieles de Alemania. En 1906, la familia se mudó a Bélgica cuando Franken abrió una sucursal de su negocio en Amberes.

Charlotte planeaba asistir a Bedford College for Women para estudiar idiomas cuando el negocio de su padre sufrió un colapso financiero. En cambio, se matriculó en un curso de taquigrafía y mecanografía en una escuela de negocios de Londres. Esto la llevó a trabajar como secretaria en una agencia de conciertos.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, el padre de Charlotte fue internado como enemigo alienígena. Finalmente fue liberado y en febrero de 1915 se le permitió emigrar con su esposa a los Estados Unidos.

Charlotte tenía un fuerte deseo de convertirse en escritora y en octubre de 1916 publicó su historia, Retaliation: A Revenge by Hypnotic Suggestion, en la revista Bystander. El 30 de julio de 1918, Charlotte se casó con Jack Burghes y poco después dio a luz a un hijo, Ronnie Burghes.

En 1920, Charlotte comenzó a trabajar como periodista independiente para el Expreso diario hasta que Lord Beaverbrook le dio un puesto de tiempo completo. Charlotte contribuyó con varios artículos sobre el papel de la mujer. Charlotte, feminista, fue particularmente crítica con mujeres políticas como Nancy Astor y Margaret Winteringham, de quienes creía que tenían un historial decepcionante en la Cámara de los Comunes.

En 1923, Charlotte entrevistó a Vera Terrington, la candidata del Partido Liberal por Wycombe. En el artículo que apareció en el Expreso diario Terrington fue citado diciendo: "Si soy elegido para Westminster, tengo la intención de usar mi mejor ropa. Me pondré mis águilas pescadoras, mi abrigo de piel y mis perlas. Todos aquí saben que vivo en una casa grande y tengo sirvientes, y puede permitirse un automóvil y un abrigo de piel. Todas las mujeres harían lo mismo si pudieran. Es pura hipocresía fingir en la vida pública que no tienes cosas bonitas y no exhibirlas en tu casa ".

Terrington se opuso a la forma en que se presentó la historia en el periódico. En particular, no le gustó el titular "Apunta si eres elegido: pieles y perlas". los Expreso diario fue demandada por Terrington, quien afirmó que el artículo escrito por Charlotte la hacía parecer "vanidosa, frívola y una mujer extravagante". El juez dictaminó que Lady Terrington no había sufrido "daños por valor de un centavo" y perdió el caso.

Charlotte también escribió para la revista política. Tiempo y marea. La propietaria de la revista, Margaret Haig Thomas, había intentado a la muerte de su padre, David Alfred Thomas, ocupar su asiento en la Cámara de los Lores como la vizcondesa Rhondda, pero se mantuvo fuera después de extensos procedimientos legales. Charlotte se unió a su campaña y al Expreso diario escribió que las mujeres deberían estar representadas en ambas cámaras del parlamento.

En 1924, Charlotte entrevistó al científico John Haldane y autor más vendido de Dédalo, o ciencia y futuro. Pronto se hicieron amigos íntimos y, en octubre de 1925, Charlotte creó Science News Service, una agencia que distribuía artículos de ellos sobre los últimos descubrimientos científicos. Estos artículos aparecieron en periódicos nacionales y ayudaron a educar a la gente sobre la ciencia moderna.

Con el fin de obtener el divorcio de su esposo, Charlotte hizo arreglos con un detective privado para pasar la noche con John Haldane en el Hotel Adelphi de Londres. El 20 de octubre de 1925 Jack Burghes obtuvo con éxito el divorcio por adulterio. El caso recibió publicidad nacional y, como resultado, Haldane fue despedido de la Universidad de Cambridge por "inmoralidad grave". La pareja se casó el 11 de mayo de 1926.

Después de su matrimonio con John Haldane, Charlotte continuó escribiendo para el Expreso diario y el Nuevo estadista. También escribió libros sobre temas de mujeres como La maternidad y sus enemigos y las novelas Mundo del hombre (1926), Hermano de Bert (1930), No traigo paz (1932), La juventud es un crimen (1934) y Melusina (1936).

Charlotte era miembro del Partido Laborista y, al igual que su esposo, estaba muy involucrada en la política de izquierda. Estaba particularmente preocupada por el surgimiento del fascismo en Alemania e Italia. En 1933 viajó a España donde dio su apoyo al Partido Socialista (PSOE) y al Partido Comunista (PCE) en la lucha con la Falange Española y otros partidos de extrema derecha.

Al estallar la Guerra Civil española, Charlotte apoyó al gobierno del Frente Popular y fue muy crítica con la política de no intervención del gobierno británico. Charlotte y su esposo se afiliaron al Partido Comunista de Gran Bretaña y participaron activamente en la recaudación de hombres y dinero para las Brigadas Internacionales. Su hijo de 16 años, Ronnie Burghes, también se unió. Más tarde escribió: "No puedes tener tu propaganda y negarle a tu primer y más leal converso el derecho a aceptarla y actuar en consecuencia. Él solo estaba haciendo lo que, si yo hubiera tenido su edad y sexo, yo misma hubiera hecho".

Haldane participó en la organización del sistema de investigación y transporte de los voluntarios británicos de París a España. Más tarde escribió sobre estos voluntarios: "La gran mayoría eran hombres espléndidos, honestos y valientes, que en mayor o menor grado eran conscientes de estar comprometidos en una cruzada para rescatar la democracia de las garras del fascismo. No todos eran comunistas ni miembros de sus respectivos partidos, aunque el liderazgo siempre se confió a los miembros del Partido, la mayoría de los cuales dio un gran ejemplo en disciplina y devoción al resto. Para ellos, y para todos los trabajadores mal pagados de la organización, la recompensa material fue trivial . "

En mayo de 1937, Haldane se unió a la duquesa de Atholl, Eleanor Rathbone, Ellen Wilkinson y J. B. Priestley para establecer el Comité de Ayuda a los Dependientes, una organización que recaudaba dinero para las familias de los hombres que eran miembros del Batallón Británico en España.

Ronnie Haldane resultó gravemente herido en el Jarama y en agosto de 1937 se vio obligado a regresar a Inglaterra. Más tarde, ese mismo año, Charlotte visitó España con Paul Robeson y Eslanda Goode e informó sobre la guerra por el Trabajador diario.

Después de asistir al Congreso Mundial contra el Fascismo en Francia en mayo de 1938, Haldane fue enviado por el Heraldo diario para informar sobre la Internacional Comunista que se celebra en China. En febrero de 1939, Haldane fue nombrada editora de Woman Today, una revista para feministas de izquierda. También estableció el Comité de Mujeres por la Paz y la Democracia.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Charlotte intentó convertirse en una reportera de guerra de primera línea. En ese momento no había mujeres corresponsales de guerra en Gran Bretaña y fue rechazada por el Heraldo diario y el Expreso diario. En agosto de 1941 el Boceto diario decidió emplearla como reportera de guerra en la Unión Soviética. Charlotte se sorprendió por el nivel de censura que tuvo lugar bajo Joseph Stalin. Por ejemplo, Haldane descubrió que al pueblo ruso no se le había dicho que Inglaterra estaba siendo bombardeada por la Luftwaffe.

Desilusionada por los acontecimientos en la Unión Soviética, Charlotte abandonó el Partido Comunista de Gran Bretaña cuando regresó a Londres en noviembre de 1941. Más tarde escribió que la pertenencia al partido y afectó su periodismo: "Había mentido, engañado, actuado con falsas pretensiones, obedecí y cumplí órdenes de lo alto, negué todos mis principios éticos internos y códigos espirituales para el bien de la causa, convenciéndome de que el fin justificaba los medios ". Charlotte escribió sobre sus experiencias en la URSS en su libro. Noticiero ruso (1941).

En 1942, Charlotte se unió a George Orwell en el Servicio Oriental de la British Broadcasting Corporation (BBC) y grabó ocho programas sobre Rusia y China. Ella también contribuyó con artículos para el Heraldo diario, los Estándar de la tarde y el Tribuna.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Charlotte escribió una obra de teatro, Justice Is Deaf. Ambientada en un futuro cercano, la historia involucra una toma de poder comunista de Gran Bretaña. La BBC se negó a transmitirlo por razones políticas durante la guerra, ya que se consideró antisoviético. Cuando finalmente apareció en 1950 fue condenado por el Trabajador diario. El periódico informó que "la mayoría de los comunistas escucharon la obra con carcajadas, pero no es un tema de risa, porque, por crudo que nos parezca, hay miles a quienes los periódicos ya les han enseñado a creer que la justicia soviética es como esta."

John Haldane obtuvo el divorcio de su esposa en noviembre de 1945. Siguió siendo miembro del Partido Comunista de Gran Bretaña, pero Charlotte continuó atacando el gobierno de Joseph Stalin. En un artículo para el tiempo de domingo (27 de abril de 1952) argumentó que el estalinismo era una forma moderna de imperialismo ruso y que la Unión Soviética era "una tiranía estatal que no reconoce religión ni sanciones morales y sofoca todo vestigio de libre actividad y expresión personal".

Haldane publicó su autobiografía, La verdad saldrá, en 1949. Otros libros de Haldane incluyeron Marcel Proust (1951), Los gallyslaves del amor (1957), Mozart (1960), Hija de Paris (1961), La última gran emperatriz de China (1965) y Reina de corazones: Margarita de Valois (1968).

Charlotte Haldane murió de neumonía el 16 de marzo de 1969.

Tenemos mujeres parlamentarias, mujeres conjuntas, mujeres líderes laborales, mujeres predicadoras, economistas, trabajadoras del bienestar social. Es dudoso, sin embargo, si la mujer promedio estaría en peor situación si el lote completo se desechara mañana.

¿Qué han hecho para guiarnos? ¿Cuándo se esfuerzan por iluminarnos? ¿Cuánto nos han enseñado sobre el funcionamiento del gran mundo? ¿Dónde, en el apogeo de la reciente crisis de guerra, estaban nuestras portavoces? ¿Dónde estaban Lady Astor, MP, y la Sra. Winteringham, MP? Las voces que deberían habernos hablado en la hora de la acción eran extrañamente mudas.

La mujer de la calle tiene incluso menos tiempo y capacidad que el hombre de la calle para estudiar esos intrincados problemas de los que depende su futuro y el de sus hijos. Es una lástima que algunos de los que aspiran a compartir el honor del gobierno por igual con los hombres sean tan cautelosos como para asumir su responsabilidad. Es una lástima que sus arduos deberes públicos no les dejen tiempo para llamar a las puertas traseras de la Sra. Smith y la Sra. Brown para traer allí alguna chispa de su fluida iluminación.

Las mujeres hicieron mucho por la guerra y la guerra hizo mucho por las mujeres, pero su principal legado para ellas fueron sin duda los falsos valores y la falsa vanidad que implantó. A principios de este año, esos valores amenazaban con alterar nuestra mejor posesión: nuestro sentido práctico de nuestro propio valor. En nuestra ambición de defendernos en el mundo de los hombres, imitamos tontamente todas sus peores estupideces. Nos cortamos el pelo, copiamos sus poses, sus bebidas, sus juegos, su propia ropa.

Quizás nunca ha habido un momento en que el punto de vista maternal haya sido más necesario como inspiración y medio práctico de ayuda para toda la nación. Un niño pequeño golpeado por un adulto golpeará al niño más pequeño simplemente porque ha experimentado el hecho de que es seguro lastimar a alguien más pequeño que él. La paliza a los niños más pequeños es probablemente una de las causas que contribuyen a las guerras mundiales. Es, por tanto, un crimen contra la civilización.

La educación de las madres es una cuestión de urgencia en todos los estados modernos. Pero no es una tarea sencilla. En primer lugar, requiere darse cuenta de la profunda importancia de la madre y de la necesidad de arreglar las cosas de manera que ella tenga la oportunidad de hacer su trabajo correctamente. El hacinamiento, los arreglos de vivienda inadecuados, las instalaciones anticuadas de iluminación, calefacción, lavado y cocina hacen imposible que las mujeres se concentren en la maternidad. Los instintos maternos no son lo suficientemente buenos para la madre civilizada moderna. Una campaña vigorosa contra las moscas y la suciedad es más eficaz que los instintos apasionados de un millón de madres para reducir la mortalidad infantil por diarrea infantil.

Si uno se desarrolla más rápidamente que el otro, o si uno muestra signos de dejar de desarrollarse antes que el otro, el desastre amenaza el matrimonio. Sigue el aburrimiento, la irritación, la incomprensión, la falta de voluntad para cooperar y todas las causas psicológicas que conducen al divorcio, siempre que uno sea lo suficientemente rico como para permitirse el divorcio. Con inmenso cuidado, tacto y ternura de ambos lados, un estado de profundo afecto y amistad reemplazaría o se agregaría al estado anterior de pasión, que puede haber sido solo pasajero. Una vez que esto se haya logrado, es casi seguro que será duradero. Estoy firmemente convencido, aunque esto puede sorprender a muchos, de que durante los años intermedios del matrimonio se debe permitir mucha más libertad tanto a los esposos como a las esposas. Nuestras leyes sobre asuntos sexuales, tanto el incumplimiento de una promesa como el divorcio, pueden tener algo que decir a su favor. Pero lo que ciertamente se puede decir contra ellos es que justifican, si no santifican, dos de las emociones humanas más bajas: la depredación y los celos. Justifican la venganza. Y por esta razón son moralmente incorrectos. No hay compensación económica posible por la pérdida del amor.

La pobreza fue trágica. Fue malo en Córdoba, peor en Granada, casi universal en Sevilla. En todas partes había depresión económica, mental y física. Hubo mucha oposición local a la República, liderada y organizada por la Iglesia. La incompetencia idealista natural del gobierno se vio alentada por el sabotaje sistemático de cada proyecto que se intentó. La población trabajadora masculina era casi unánimemente anarquista. La CNT y particularmente la FAI fueron los partidos revolucionarios más fuertes. El socialismo y el comunismo, o más bien la desviación trotskista de ese credo político, eran minoría. Pero casi toda la población femenina estaba firmemente apegada a la política de la Iglesia, bajo el dominio espiritual y político del sacerdocio. Debajo de toda la belleza y el glamour del paisaje, la arquitectura, la tradición, el romance, había rumores del terremoto político que se avecinaba.

Con la misma gallardía lastimosa, yo (a su edad) me había comprometido a defender la causa del sufragio femenino. No puede tener su propaganda y negarle a su primer converso más leal, el derecho a aceptarla y actuar en consecuencia. Él solo estaba haciendo lo que, si yo hubiera tenido su edad y sexo, yo mismo hubiera hecho.

La gran mayoría eran hombres espléndidos, honestos y valientes, que en mayor o menor grado eran conscientes de estar comprometidos en una cruzada para rescatar la democracia de las garras del fascismo. Para ellos, y para todos los trabajadores mal pagados de la organización, la recompensa material era trivial. Fueron atados rápidamente al servicio de un ideal, que creían con fervor religioso que se encarnaba y ejemplificaba con brillante éxito en la Patria soviética.

Incluso Charlotte Haldane, que escribía como una excomunista acérrima, no quiso negar el desinterés de quienes, como ella, ayudaron en las etapas formativas de las Brigadas Internacionales o de los hombres y mujeres que combatieron en sus filas. Organizó el sistema para la investigación y el transporte de los voluntarios británicos de París a España.

El hecho de que estaría ayudando e incitando a una transacción declarada ilegal por el gobierno británico no me preocupó en absoluto. Estaba totalmente del lado de la Brigada Internacional y me oponía a la política del Gobierno de Chamberlain sobre España, disgustado por su aparente fraternización con los nazis alemanes y los fascistas italianos. Había permitido que mi único hijo fuera voluntario y estaba luchando contra los fascistas en las afueras de Madrid. Estaba haciendo todo lo posible para ayudarlo a él ya sus camaradas y sus dependientes; Hablaba en todas partes en ayuda de España; Yo era un trabajador activo en una causa noble, justa y noble. La única nación del mundo que patrocinaba la lucha de los trabajadores españoles contra el fascismo era la Unión Soviética; la Tercera Internacional avergonzaba la inactividad tímida, casi traidora, de la Segunda Internacional. Estaba orgulloso de pertenecer al Partido y al movimiento que se dedicó a la libertad y la libertad bajo las banderas de Marx, Engels y Lenin.

De regreso a Barcelona, ​​estaba particularmente ansioso por conocer a La Pasionaria, la famosa líder comunista española. Después de haber estado esperando durante algunos días, se concertó una cita para mí a través del comisario político británico. Compré un enorme ramo de gladiolos escarlata (no había comida en las tiendas, pero había muchas flores) y me presenté en la sede del Partido Comunista Español, un gran edificio, tan fortificado y vigilado como una fortaleza. Había hombres armados por todas partes. A su debido tiempo me hicieron pasar a una oficina importante y bien amueblada. Dolores Ibarruri se levantó de su asiento detrás de un gran escritorio de caoba y se acercó a saludarme. Tenía una figura de matrona pero magnífica, y se comportaba con esa nobleza y dignidad desinteresada que es tan característica de ciertos

Españoles, independientemente de su nacimiento o clase. Sus facciones eran regulares, aguileñas; sus ojos oscuros y centelleantes. Tenía unos dientes espléndidos y su sonrisa era joven y femenina. La voz que en las reuniones públicas podía cautivar a miles era, en la conversación privada, baja y melodiosa, aunque todavía decisiva. Me contó, con alegría y diversión, las historias terribles que sus enemigos políticos habían difundido sobre ella. Para los fascistas, ella era una temible leyenda parecida a la de Medusa. De hecho, era hija de un minero asturiano, y desde la infancia había sido utilizada en la miseria y en violentas huelgas y batallas políticas para conseguir la más mínima mejora de las condiciones de vida y de trabajo de su pueblo. Había sido analfabeta hasta su adolescencia. Sin embargo, contra tremendas probabilidades, se había educado a sí misma mientras se ganaba la vida. Su devoción por la clase trabajadora española era absoluta y completamente sincera. Se convirtió en una de las más grandes oradoras que ha producido su país, a la par de estrellas oratorias como Jaures y Cachin en Francia. Su apodo se debía a que la pasión que llenaba toda su personalidad y su voz cuando defendía a su pueblo o atacaba a sus enemigos era mística, y la pasión con la que predicaba su causa se asemejaba al fervor religioso. El odio que ciertamente era capaz de sentir además de inspirar se debía a una sensibilidad inusual, una compasión ultrajada por sus semejantes, la inversión del inmenso amor y la lealtad que la inspiraban igualmente.


El genetista pionero vio los problemas de las matemáticas y la ciencia, pero fue menos lúcido en su política.

Inscribirse

Reciba el correo electrónico del Morning Call del New Statesman.

JBS Haldane - "Jack" para su familia y amigos - fue descrito una vez como "el último hombre que podría saber todo lo que había que saber". Su reputación se basó en su trabajo en genética, pero su experiencia fue extraordinariamente amplia. Como licenciado en Oxford, estudió matemáticas y clásicos. Nunca obtuvo ningún tipo de licenciatura en ciencias, pero pudo explicar los últimos trabajos en física, química, biología y muchas otras disciplinas. Podía recitar grandes fragmentos de poesía en inglés, francés, alemán, latín y griego antiguo. Un hombre grande (otra descripción de él es “un gran rinoceronte lanudo de temperamento incierto”), no tenía miedo de enfrentarse a nadie en una pelea e, igualmente, podía beber a cualquiera debajo de la mesa.

En su vida (murió en 1964 a la edad de 72 años), Haldane fue muy conocido por su periodismo, sus apariciones en la radio, sus libros de divulgación científica más vendidos y su promoción del comunismo. Hoy en día, lo que la mayoría de la gente sabe de él a menudo se limita a la historia probablemente apócrifa que, cuando se le preguntó qué le habían enseñado sus estudios de la naturaleza sobre el Creador, respondió que tenía “una afición desmedida por los escarabajos”.

El enérgico relato de Samanth Subramanian sobre la vida, la política y la ciencia de Haldane podría reavivar el interés por este hombre extraordinario. Sin embargo, tiene un rival importante. De Ronald Clark La vida y obra de JBS Haldane, publicado en 1984, todavía está en imprenta. Los dos libros son muy diferentes y ofrecen un contraste fascinante en los estilos biográficos. El libro profesional de Clark está estructurado de manera convencional, se adhiere estrictamente a la cronología de una manera que parece un poco poco ambiciosa y aburrida, pero también tranquilizadora y satisfactoria. Sabes dónde estás con una biografía que comienza: "John Burdon Sanderson Haldane nació el 5 de noviembre de 1892".

El libro de Subramanian tiene una apertura bastante más críptica, cuyo punto parece ser establecer lo que evidentemente cree que es el conflicto definitorio de la vida de Haldane: su compromiso con el rigor científico y la objetividad, por un lado, y su lealtad al comunismo soviético, por un lado. el otro. Durante unas diez páginas, Haldane desaparece por completo cuando Subramanian nos proporciona un relato de la reunión de la Academia de Ciencias Agrícolas de la Unión de Lenin en 1948, en la que su presidente, Trofim Lysenko, pronunció un discurso ideológico que convirtió la reunión en una inquisición. y permitió que la ciencia de la genética en la Unión Soviética se guiara por el estalinismo más que por la verdad. Unos meses después de la purga de Lysenko, la BBC transmitió una discusión con Haldane, quien decepcionó a su familia, amigos y colegas científicos al mostrarse equívoco en lugar de denunciar enérgicamente a Lysenko.

El asunto, escribe Subramanian, “es una forma extrañamente perfecta de entender a Haldane. Un hombre se salió de su carácter y, al hacerlo, nos reveló ese carácter. Miramos a través de este ojo de la cerradura y vemos todo Haldane ". Si esto fuera cierto, sería la manera perfecta de comenzar este libro. Lamentablemente, no lo es. Pero, afortunadamente, Subramanian es demasiado buen escritor y demasiado buen biógrafo para dejarse atrapar en la camisa de fuerza de este capítulo introductorio.

Donde Subramanian mejora sobre Clark es en transmitir el entusiasmo de Haldane por la ciencia, que se remonta a su relación con su padre John Scott Haldane, un fisiólogo que llevó a cabo muchas investigaciones importantes sobre los trastornos respiratorios que padecen una variedad de personas, incluidos habitantes de barrios marginales y mineros. , pescadores y trabajadores de alcantarillado. De él, Jack adquirió no solo un gusto por las investigaciones empíricas, especialmente por experimentar con uno mismo, sino también un respeto y simpatía por la clase trabajadora.

Los Haldanes eran una familia distinguida, con notables científicos, escritores y estadistas entre sus miembros. El tío de Jack era Richard Burdon Haldane, quien se convirtió en el primer vizconde de Haldane en 1911 y vivía en la gran casa Cloan en Perthshire, donde Jack y su familia se quedaban con frecuencia. Sin embargo, aunque tenía el porte y el acento de un miembro de las clases altas británicas, desde muy joven Jack se consideró rebelde contra el establishment.

El estilo novelístico de Subramanian funciona bien al describir la relación entre Jack y su padre y los experimentos a veces peligrosos que realizaron juntos. En 1906, viajaron en el HMS Spanker frente a la costa oeste de Escocia, investigando una condición conocida como "las curvas" que a menudo afectaba a los buceadores si eran llevados a la superficie demasiado rápido. La tarea de Haldane Senior era determinar la velocidad óptima a la que los buceadores deberían elevarse para minimizar la posibilidad de una enfermedad por descompresión. Para ello, realizó observaciones detalladas sobre las inmersiones realizadas por sus asistentes, uno de los cuales era su hijo de 13 años. Jack evitó las curvas, pero debido a que su traje estaba demasiado holgado, se llenó de agua, y cuando regresó a cubierta, estaba temblando de frío y miedo. Su padre, dice Subramanian, "le dio una dosis de whisky a Jack y lo acostó".

Subramanian también es bueno en la precocidad de Jack cuando era niño, algunos detalles de los cuales parecen literalmente increíbles. "Antes de los cinco años", nos dice Subramanian, "Jack estaba leyendo en voz alta los informes de los periódicos de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia". Un año antes de eso, según la leyenda de la familia, Jack miró intensamente la sangre que goteaba de un corte en su frente y preguntó: "¿Es oxihemoglobina o carbohemoglobina?"

La introducción de Jack a la ciencia de la genética se produjo a la edad de ocho años, cuando su padre lo llevó al Club Científico Juvenil de la Universidad de Oxford, donde el biólogo Arthur Darbishire estaba dando una conferencia sobre las leyes de herencia de Mendel. (Aquí, Subramanian inserta un largo relato de las teorías de Mendel: la estructura narrativa del libro adolece de su tendencia a introducir ideas demasiado pronto, aludir a cosas que aún no ha descrito y repetir él mismo). En la Escuela Preparatoria de Oxford, entonces ampliamente conocida como “Lynam's” en honor a su director, Jack se destacó en toda la gama de materias, ya la edad de 13 años ingresó a Eton como su King's Scholar mejor clasificado. Haldane enfatizó muchas veces más tarde en la vida cuánto odiaba a Eton. Era demasiado snob, había demasiada religión y patriotismo y poca ciencia, y, al menos durante los primeros años, hasta que se hizo lo suficientemente fuerte para protegerse, fue intimidado.

Sin embargo, en su último año parece haber encajado bastante bien. Fue Capitán de la Escuela, Capitán de los Barcos, ganador de varios premios y el niño elegido para entregar el discurso de los estudiantes a Jorge V cuando el rey visitó la escuela. También ganó una beca para leer matemáticas en New College, Oxford.

Subramanian parece extrañamente desinteresado en la época de Haldane como estudiante y le dedica menos de dos páginas. Se puede aprender mucho más sobre este período de su vida en el libro de Clark. Después de su primer año, Haldane obtuvo un primer puesto en matemáticas. También se convirtió en un coautor publicado, habiendo contribuido con algunos análisis matemáticos a un artículo que él y su padre escribieron para el Revista de fisiología. Fue mucho más feliz en Oxford que en Eton e hizo varios buenos amigos, incluidos Aldous Huxley y Dick Mitchison, que se casaría con la hermana menor de Jack, Naomi. (Continuó publicando más de 90 libros, incluidas obras de ficción histórica y fantasía, y se hizo tan conocida como su célebre hermano).

Durante su segundo año, Haldane pasó de las matemáticas a Greats. Esto puede parecer algo extraño, pero, como dice Clark, “la compañía de los clásicos iba a ser un consuelo en una vida por lo demás estéticamente desoladora”. También le enseñó a “escribir de forma clara, comprensible y con una economía que le iba a servir bien”. El plan era cambiar a la fisiología después de Greats, pero cuando, el 4 de agosto de 1914, Haldane se enteró de que se había graduado con un First, la noticia fue, como dijo más tarde, "algo eclipsada por otros eventos".

Haldane, que había sido un miembro entusiasta del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales en Oxford, se ofreció como voluntario para el ejército tan pronto como se declaró la guerra, y pidió servir en el regimiento escocés, la Guardia Negra. Su deseo fue concedido y, después de cuatro meses de entrenamiento, fue destinado a Francia como teniente del Primer Batallón del regimiento. Fue nombrado oficial de mortero de trinchera del batallón, y dirigió a pequeños grupos de hombres a arrojar bombas de mano a las trincheras enemigas. Aunque era peligroso y aterrador, nunca había sido más feliz. Siempre le habían gustado las explosiones, y ahora descubrió que era emocionante recibir fuego y atacar a otros. “Sabía muy bien”, escribió más tarde, “que podría morir en estos campos planos y sin rasgos distintivos, y que allí estaba ocurriendo una enorme pérdida de valores humanos. Sin embargo, encontré la experiencia agradable ". Era popular entre los hombres y sus oficiales superiores. El general Haig, nada menos, lo describió como “el oficial más valiente y sucio de mi ejército”.

Desde el frente occidental, Haldane mantuvo correspondencia con Naomi sobre los experimentos que estaban realizando juntos sobre la genética de los ratones. El resultado fue un artículo de autoría conjunta que apareció en el Revista de Genética, convirtiéndolo, se jactó, en “el único oficial que completó un artículo científico desde una posición avanzada de la Guardia Negra”.

Después de ser herido por fuego de artillería, Haldane fue enviado de regreso a Escocia, donde estableció una Escuela de Bombardeo para enseñar a los soldados de la Guardia Negra cómo usar granadas. En el otoño de 1916 fue enviado a Mesopotamia. Allí fue herido por una bomba británica, que lo mantuvo fuera del servicio activo durante el resto de la guerra. Pasó los dos últimos años en la India, donde fue enviado a recuperarse. Cuando regresó a casa, había adquirido un amor profundo y permanente por el país, su gente y su cultura.

Antes del final de la guerra, a Haldane le habían ofrecido una beca en el New College de Oxford, que tomó en 1919. Allí dio una conferencia sobre fisiología, que nunca había estudiado formalmente. Cuatro años más tarde se trasladó al Trinity College, Cambridge, como lector de bioquímica. En ese puesto, publicó un trabajo importante sobre enzimas, pero su investigación se centró cada vez más en el uso de las matemáticas para abordar problemas de genética teórica. Los resultados de esta investigación están contenidos en una serie de diez artículos, “Contribuciones matemáticas a la teoría de la selección natural”, que publicó entre 1924 y 1934 y que muchos científicos consideran su obra más importante. Fue en estos artículos donde proporcionó su solución al problema de cómo incorporar la genética mendeliana en la teoría de la evolución de Darwin.

Gregor Mendel, ahora reconocido como el fundador de la ciencia de la genética, murió en 1884 en relativa oscuridad. Sólo en el siglo XX se reconoció la importancia de sus investigaciones sobre las reglas de la herencia. En 1886, publicó los resultados de sus minuciosas observaciones sobre las características heredadas de las plantas de guisantes de varias alturas, formas de vainas, colores de semillas, etc. Descubrió que si cruzas, digamos, una planta de guisante amarilla con una verde, entonces las plantas resultantes serán todas amarillas. Sin embargo, en la próxima generación, habrá una mezcla de tres plantas amarillas por cada verde. Esto dio lugar a la teoría de los rasgos "recesivos" y "dominantes", familiar ahora para todos los estudiantes de biología. El problema que abordó Haldane fue cómo incorporar esta teoría a la teoría de la selección natural de Darwin. Lo que proporcionó fue una pieza de matemáticas que modeló las leyes de la herencia de Mendel y la noción darwiniana de "la supervivencia del más apto". El biólogo Julian Huxley (hermano de Aldous y amigo de Haldane) llamó a esta solución "la síntesis moderna".

Durante este período, Haldane comenzó su carrera como divulgador de la ciencia. Su delgado libro Dédalo, o ciencia y futuro, se publicó en 1924 y fue un gran éxito, pasando por cinco impresiones en su primer año. Entre sus lectores más entusiastas se encontraba una joven casada llamada Charlotte Burghes, que estaba escribiendo una novela ambientada en un mundo en el que la raza humana podría elegir el sexo de sus hijos. Quería conocer a Haldane para discutir si la ciencia de su novela era plausible. Al no recibir respuesta a una carta que envió, fue directamente a Trinity para entrevistarlo. En un año, se divorció de su marido y se casó con Haldane.

Así comenzó una nueva era en la vida de Haldane en la que la política desempeñó un papel cada vez más importante. La casa de él y de Charlotte se convirtió en un lugar de encuentro para estudiantes y personal socialistas y liberales, y, alentada por Charlotte, Haldane se volvió cada vez más de izquierda. En 1928, visitaron la Unión Soviética, donde Haldane se hizo amigo de Nikolai Vavilov, más tarde una de las víctimas de Lysenko. A su regreso, Haldane habló con gran calidez sobre la URSS, aunque no se unió al Partido Comunista hasta 1942.

En 1933, Haldane se mudó de Cambridge a University College London para convertirse en su profesor de genética (más tarde profesor de biometría). En el mismo año, Hitler se convirtió en canciller de Alemania. "Empecé a darme cuenta", escribió Haldane más tarde, "que incluso si los profesores dejan la política en paz, la política no dejará a los profesores en paz". A medida que avanzaba la década de 1930, fue empujado más hacia la política y aún más hacia la izquierda. Durante la Guerra Civil española, asesoró a los republicanos sobre las precauciones contra el ataque con gas y visitó el frente como observador, viendo por sí mismo los efectos devastadores de los ataques aéreos. En 1937, se convirtió en corresponsal científico de la Trabajador diario. Entre entonces y 1950 contribuyó con cerca de 350 artículos, mezclando divulgación científica con propaganda.

Es evidente que Subramanian está muy interesado en la política de Haldane, pero no consigue darles sentido. Quizás no se les pueda dar ningún sentido. Quizás siempre será un misterio por qué alguien tan inteligente y crítico como Haldane declararía lealtad a la Unión Soviética y al Partido Comunista, incluso después de las purgas, los juicios de exhibición, el pacto de no agresión con los nazis, los ataques a científicos y la represión de la libertad. Sin embargo, debemos tener en cuenta que solo fue miembro del partido durante ocho años. No era, como se dice a menudo, un apologista de Lysenko. Por el contrario, el asunto Lysenko claramente lo sacudió. En gran parte por eso, se distanció del comunismo después de 1948 y abandonó el partido por completo en 1950.

Sin embargo, siguió siendo ferozmente de izquierda y en 1956 anunció públicamente que, junto con su segunda esposa, Helen, se marchaba de Gran Bretaña a la India debido a la crisis de Suez. Ésta no fue la verdadera razón. Tampoco era cierto, como dijo más tarde, que se instalaba en la India para liberarse de la tiranía del uso de calcetines (“60 años en calcetines es suficiente”). Se sintió atraído por la India por su socialismo, su cultura y su clima. Allí murió en 1964 de un cáncer que inmortalizó en un poema titulado "El cáncer es una cosa divertida" que Subramanian reproduce íntegramente, comenzando: "Ojalá tuviera la voz de Homero / Cantar de carcinoma de recto". A pesar de todos sus defectos, la biografía de Subramanian permite que se escuche la voz retumbante de Haldane y, a pesar de todos los defectos de Haldane, sigue siendo una voz que vale la pena escuchar.

Un personaje dominante: la ciencia radical y la política inquieta de JBS Haldane
Samanth Subramanian
Atlántico, 400pp, £ 20


El científico innovador que arriesgó todo en pos de sus creencias

Cuando compra un libro revisado de forma independiente a través de nuestro sitio, ganamos una comisión de afiliado.

UN PERSONAJE DOMINANTE
La ciencia radical y la política inquieta de J. B. S. Haldane
Por Samanth Subramanian

"Sufrir" es el lema familiar del clan Haldane y, junto con una línea de Esquilo - "Sufrimos hasta el conocimiento" - es el epígrafe de "Un personaje dominante" de Samanth Subramanian, una fascinante biografía del biólogo británico JBS Haldane. . En Inglaterra, Haldane era una celebridad científica tan famosa como Einstein. Uno de sus contemporáneos lo llamó "el último hombre que podría saber todo lo que había que saber". Pero vivió una vida de sufrimiento épico, en gran parte autoinfligido, y la dimensión política de su historia habla del dolor que estamos viviendo ahora.

La autoinflicción comenzó temprano. Su padre, John Scott Haldane, un eminente fisiólogo, a menudo se utilizaba a sí mismo como un conejillo de indias humano en su investigación, y su hijo, conocido como Jack, se desempeñaba como ayudante de conejillo de indias. Cuando Jack tenía 13 años, en 1906, su padre lo envió por el costado de una cañonera torpedo con un traje de buceo que no le quedaba bien que pesaba 155 libras y luego lo subió y bajó por etapas para probar el mejor método para evitar "las curvas". En otro barco, John mató ratas de la plaga con dosis experimentales de dióxido de azufre, mientras que Jack se precipitó hacia la bodega para ayudar a recoger las muertas.

Fue el padre de Jack quien inventó la idea de llevar canarios a las minas. Junto con el canario, estaba el joven Jack. En lo profundo de un viejo pozo de carbón en Staffordshire, recitó "Amigos, romanos, compatriotas ..." para su padre hasta que el metano en el aire hizo que el niño colapsara.

Haldane parece haberlo disfrutado: la ciencia, el riesgo, el sufrimiento por una causa. Brillante e intelectualmente omnívoro, estudió los clásicos y las matemáticas en Oxford mientras realizaba experimentos genéticos. Cuando el estallido de la Primera Guerra Mundial interrumpió sus estudios, trabajó en su primer artículo sobre genética en las trincheras. Se convirtió en un experto en bombas lanzadas a mano y descubrió que le encantaba matar. Un general lo llamó "el soldado más valiente y sucio de mi ejército". El tiempo de guerra fue uno de los mejores momentos en la vida de Haldane para siempre, soñaría dulces sueños en el frente.

Cuando terminó la Gran Guerra, se dedicó con la misma ferocidad a la investigación. La teoría de la evolución por selección natural de Darwin se había debilitado por su ignorancia de las leyes de la herencia; nunca leyó los artículos de Mendel sobre el tema. Y Mendel, que cría guisantes y abejas en el jardín de su monasterio, parece haber pasado por alto el significado total de sus propios estudios para el darwinismo.Haldane ayudó a unir su trabajo en lo que se conoce como la "síntesis moderna". Gracias en buena parte a los conocimientos de Haldane y algunos otros investigadores talentosos y con mentalidad matemática, la biología evolutiva se convirtió en una ciencia poderosa que abarca una amplia gama de escalas temporales y físicas, desde el paso de las edades geológicas hasta la colisión de un solo espermatozoide. y huevo, de la biosfera al gen.

En la genética mendeliana, un "carácter dominante" es un rasgo (como la suavidad de los guisantes) que invariablemente prevalece sobre otro (en este caso, las arrugas) cuando los genes de ambos se transmiten a una descendencia. Haldane era dominante, nunca recesivo. Vivió "una vida bulliciosa", escribe Subramanian, "repleto de suficiente peligro y drama para una docena de humanos comunes". Un periodista lo describió una vez como "un gran rinoceronte lanudo de temperamento incierto". Hizo una figura deslumbrante en el podio, como dice Subramanian: “un hombre enorme con ropa arrugada, su bigote tan grueso y su cabeza tan grande y desnuda que era como si un pájaro hubiera construido un nido en la base de una roca ".

Como ayudante de su padre, había arriesgado su cuello y sus pulmones para mejorar las condiciones laborales de buzos, marineros y mineros. Como soldado, había disfrutado no solo del salvajismo del combate, sino también de la camaradería de las trincheras. Quería que la ciencia ayudara a todos, no solo a su propia clase patricia privilegiada. Pensó que el experimento soviético prometía hacer eso, y se convirtió en comunista, eventualmente presidente del consejo editorial de The Daily Worker.

Subramanian, periodista y colaborador habitual de The Guardian, es un escritor fuerte y relata con brío las aventuras comunistas de Haldane: los discursos roncos y rugientes en Trafalgar Square, el viaje de admiración a la Unión Soviética de Stalin, el recorrido por el frente de la civil española War, donde Haldane se metió un poco con Hemingway y Martha Gellhorn. (Casi los hace volar a todos). En Londres, durante el Blitz, Haldane diseñó un refugio subterráneo gigante y económico que, según él, podría salvar miles de vidas. Estos “refugios Haldane” nunca se construyeron. Para Haldane, ese era otro crimen de la sociedad capitalista, y en este relato, al menos, tenía un caso. La inteligencia británica lo mantuvo bajo vigilancia durante más de 20 años bajo la sospecha, probablemente infundada, de que era un espía soviético. (En cierto modo, como dice Subramanian, el MI5 fue el primer biógrafo de Haldane).

"Soy un hombre violento por temperamento y entrenamiento", declaró una vez Haldane. Le gustaba afirmar que era descendiente de Pedro el Cruel, rey de Castilla y León. Con su pasión, su iconoclasia y su voluntad de sorprender, su celebridad creció y creció. A la gente le gustaban sus sensacionales historias de autoexperimentación. (Continuó la investigación fisiológica de su padre, un ataque de convulsiones en una cámara de horrores diseñada por él mismo le rompió la espalda). Les encantó leer sobre su escandaloso primer matrimonio con Charlotte Burghes, una periodista, que apareció en los tabloides británicos y casi lo echó. de Cambridge, donde se había desempeñado como lector de bioquímica. Ella estaba casada cuando se conocieron, su divorcio era feo, su propia unión era poco convencionalmente floja. (Su siguiente matrimonio fue con Helen Spurway, una bióloga que era 22 años más joven que él).

En conferencias, que atrajeron a grandes multitudes, y en pubs, Haldane arrojó ideas importantes y futuristas como petardos. Escribió un artículo revolucionario que ayudó a transformar la forma en que los biólogos piensan sobre el origen de la vida. Su visión de lo que se conocería como bebés probeta ayudó a inspirar "Un mundo feliz" de Aldous Huxley. Haldane fue un excelente escritor por derecho propio. Sus ensayos políticos eran "como hojas de afeitar impresas", dice Subramanian. Sus ensayos científicos fueron excelentes. En uno de sus mejores, "Sobre ser del tamaño correcto", escribe Haldane, "Puedes dejar caer un ratón por un pozo de una mina de mil yardas y, al llegar al fondo, recibe un ligero impacto y se aleja, siempre que el el suelo es bastante blando. Se mata una rata, se rompe un hombre, se salpica un caballo ". Qué frase. Esa última palabra te sorprende cada vez, y puedes escuchar en ella más que un indicio de su herencia genética de Pedro el Cruel.

En su mejor momento, Haldane fue un ejemplo heroico del científico como activista, humanista e idealista. “Sintió, como ahora nos sentimos renovados en nuestro siglo”, escribe Subramanian, “que las naciones estaban absortas por los ricos, que eran belicistas y venales, que colocaban los intereses estrechos de los poderosos por encima del bienestar de los impotente." Muchas de sus opiniones sobre la clase y la raza han envejecido bien. Pero escogió pequeñas peleas dondequiera que fuera y defendió a la Unión Soviética mucho después de que Stalin comenzara a masacrar a su pueblo y asesinar a sus genetistas. Haldane se sometió a vergonzosas contorsiones intelectuales para defender la pseudociencia estalinista.

Marx pensó que una sola teoría algún día cubriría todo, desde las leyes de la física hasta las leyes del progreso humano: “Habrá uno Ciencias." El gran logro de Haldane fue ayudar a hacer de la biología una ciencia, con la síntesis moderna. Para hacer más, para explicar el trágico desorden de la historia, ese tipo de síntesis continúa eludiéndonos. Ya es bastante difícil resumir lo bueno y lo malo de un ser humano.

“A Dominant Character” es la mejor biografía de Haldane hasta el momento. Con la ciencia tan politizada en este país y en el extranjero, el libro podría ser una alegoría para todo científico que quiera tomar una posición. “En los últimos años”, escribe Subramanian, “cuando hemos sido testigos de ataques deliberados contra los hechos y la verdad y nos hemos dado cuenta de los fracasos del peso tranquilo de la evidencia científica para influir en la política gubernamental, la necesidad de los científicos de encontrar su la voz se ha vuelto aún más urgente ". Los principios políticos de Haldane eran "inflexibles y directos", como dice Subramanian, y su ciencia iluminó toda la vida. En ambas formas, a pesar de todos sus defectos, fue "profundamente atractivo durante una época de moralidades cambiantes y turbias".


Frank Milkovich '51

Frank Milkovich tiene una larga trayectoria en Haldane. Como estudiante atleta, Frank compitió en fútbol, ​​baloncesto, atletismo y béisbol. Fue capitán de los equipos de fútbol y béisbol, y fue el máximo anotador del equipo campeón de la liga de baloncesto masculino del 51. Como lanzador de béisbol tenía marca de 8-0 en su último año, lo que llevó al equipo a ganar el título de liga.

Frank entrenó al equipo de fútbol americano universitario de 1957 a 1971, incluido un título de campeonato de liga en 1964. Frank entrenó al equipo de béisbol universitario de 1957 a 1964, incluidos los campeonatos de escuelas pequeñas y grandes en 1964.

Frank dedicó toda su carrera educativa a los estudiantes de Haldane. Comenzó como maestro de ciencias de 1957 a 1973 y luego se desempeñó como director de la escuela secundaria JR / SR hasta 1986 cuando se convirtió en el asistente del superintendente. Durante su tiempo en Haldane, fue un firme partidario de los programas deportivos y siempre trabajó para garantizar que los estudiantes atletas tuvieran éxito en el aula y en los campos de juego.

Frank se retiró en 1989 después de 32 años de servicio a los estudiantes de Haldane.


Papeles Haldane

La mayor parte de esta colección se encontró en la oficina de papelería de la Universidad y se transfirió a Colecciones Especiales en 1982. Ya se había transferido una pequeña cantidad de artículos desde el Kennedy-Galton Center, Harperbury Hospital, como parte de la colección de Penrose en octubre de 1974.

A V Simcock, Bibliotecario del Museo de Historia de la Ciencia de Oxford, en marzo de 1985, envió una caja de documentos originalmente descrita como relacionada con Haldane y su primera esposa Charlotte. Esta caja adicional se registró como A377. Más tarde se descubrió que contenía material relacionado solo con J B S Haldane, no con Charlotte, y se ha redistribuido por toda la colección.

Nota biográfica

John Burdon Sanderson Haldane nació en Oxford el 5 de noviembre de 1892, hijo de John Scott Haldane y su esposa, Louisa Kathleen. J B S Haldane se educó en Eton y en New College Oxford, donde obtuvo su maestría. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió en Black Watch (Royal Highlanders) en Francia e Irak, 1914-1919. De 1919 a 1922 fue miembro del New College Oxford antes de trasladarse a la Universidad de Cambridge para convertirse en lector de bioquímica hasta 1932. También fue profesor fulleriano de fisiología en la Royal Institution de 1930 a 1932 y fue elegido miembro de la Royal Society. en 1932.

Haldane se convirtió en profesor de genética en el University College de Londres en 1933 y profesor de biometría en 1937, cargo que ocupó durante los siguientes veinte años. Después de dejar la UCL en 1957, Haldane se convirtió en profesor de investigación en el Instituto de Estadística de la India hasta 1961. En 1962 fue nombrado Jefe del Laboratorio de Genética y Biometría del Gobierno de Orissa. Recibió varios premios a la excelencia científica durante su carrera, y también publicó una gran cantidad de artículos y escritos científicos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el departamento de UCL de Haldane fue evacuado a la Estación Experimental Rothamsted, donde llevó a cabo investigaciones en varias áreas relacionadas con el esfuerzo bélico. En 1939 se le pidió que colaborara con la investigación de la pérdida del submarino HMS. Thetis y posteriormente trabajó como consultor para Siebe Gorman Ltd y el Almirantazgo durante la Guerra.

Además de su trabajo científico, Haldane tenía un gran interés en la política y participó en varias organizaciones marxistas y de izquierda. Contribuyó con muchos artículos a la Trabajador diario, anteriormente el periódico del Partido Comunista de Gran Bretaña, algunos sobre el tema de la ciencia y otros sobre el comentario político y la cultura.

Haldane se casó dos veces, primero con Charlotte Burghes (de soltera Franken) con quien se casó en 1926, y en segundo lugar con Helen Spurway, una colega de UCL. Su segundo matrimonio tuvo lugar en diciembre de 1944, poco después de su divorcio de Charlotte.

J B S Haldane murió de cáncer el 1 de diciembre de 1964. Le sobrevivieron su esposa, Helen Spurway, y su hermana menor, Naomi Mitchison.

Material relacionado

Las colecciones especiales del University College London también tienen el siguiente material de Haldane en otras colecciones:

La Oficina de Registros de la University College London tiene varios archivos de material relacionados con el empleo de Haldane en UCL. Para obtener más información, comuníquese directamente con la Oficina de Registros. Tenga en cuenta que los archivos de ex personal y estudiantes generalmente no están disponibles para el acceso público durante 80 años después de que la persona haya dejado la UCL.


Acceso y uso del amplificador

Idioma / guiones del material:
inglés

Sistema de arreglo:

Condiciones que rigen el acceso:

Se aplican ciertas restricciones. Algunos elementos de esta colección no están disponibles para acceso general debido a restricciones de confidencialidad y protección de datos. Las restricciones específicas se explican en la descripción de cada artículo.

Condiciones que rigen la reproducción:

Se aplican las restricciones normales de derechos de autor. Las copias de los elementos de esta colección se pueden proporcionar únicamente para fines de investigación privada. Tenga en cuenta que el material puede no ser adecuado para su copia por motivos de conservación y que las fotografías no se pueden fotocopiar en ninguna circunstancia. Los investigadores que deseen publicar material deben obtener el permiso de derechos de autor del propietario de los derechos de autor. Los elementos que están cerrados por motivos de protección de datos y confidencialidad no se pueden copiar hasta que finalice el período de cierre.

Encontrar ayudas:


Reseña del libro - Un personaje dominante: la ciencia radical y la política inquieta de J. B. S. Haldane

Los estudiantes de genética y evolución pueden estar familiarizados con el nombre de J.B.S. Haldane (1892-1964), particularmente por sus contribuciones a la genética de poblaciones. De lo que no me di cuenta antes de leer Un personaje dominante era que tenía muchas más cuerdas en su arco y era un personaje más grande que la vida. En una biografía fascinante que nunca busca restar importancia a su complicado personaje, el periodista Samanth Subramanian alterna sin esfuerzo entre la vida personal de Haldane y sus numerosas contribuciones científicas.

Un personaje dominante: la ciencia radical y la política inquieta de J. B. S. Haldane, escrito por Samanth Subramanian, publicado en el Reino Unido por Atlantic Books en agosto de 2020 (tapa dura, 385 páginas)

Haldane no era un hombre fácil. En sus interacciones con los demás, Subramanian lo caracteriza como malhumorado, deleitado en la provocación y franco hasta el punto de la hostilidad. Su vida ofrece mucho drama para que un biógrafo trabaje. Siguiendo el ejemplo de su padre, habitualmente experimentaba consigo mismo para su investigación fisiológica sobre la respiración, encerrándose en cámaras herméticas o comiendo productos químicos para cambiar la acidez de su sangre. Inesperadamente disfrutó de la experiencia de la guerra de trincheras durante la Primera Guerra Mundial: & # 8220Lo que lo desconcertó incluso a él, aunque solo en retrospectiva, fue su gusto por la violencia y el placer que sentía al matar a un enemigo.& # 8221 (pág. 88). Pero dos décadas después, durante las visitas voluntarias a una España desgarrada por la guerra civil, el & # 8220naturaleza desequilibrada del poder en los bombardeos aéreos& # 8221 (p. 218) lo inquietaba profundamente. Su primer matrimonio con Charlotte Franken en 1926 comenzó como un romance mientras ella todavía estaba casada y se convirtió en un escándalo público cuando un tribunal expulsó a Haldane de sus lectores de bioquímica en Cambridge, lo que anuló en una apelación. Su segundo matrimonio con Helen Spurway en 1945 también surgió de una aventura mientras su primer matrimonio se deshilachaba por la falta de hijos y la infidelidad mutua. Y a la edad de 65 años emigró a la India, anunciando públicamente su disgusto por el manejo británico de la crisis de Suez de 1956.

Además de estos coloridos episodios, hubo dos temas difíciles en los que pensé que Subramanian sobresalió al no difamar ni exonerar a Haldane, sino presentarlo como la persona complicada y contraria que era.

Primero fue el de la eugenesia, que estaba de moda a principios del siglo XX. Aunque Haldane consideró & # 8220muchas de las acciones realizadas en América en nombre de la eugenesia […] tan justificado por la ciencia como lo fueron los procedimientos de la inquisición por los evangelios& # 8221 (p. 138), en un discurso de 1928 elogió el trabajo realizado por la Eugenics Education Society para alentar a ciertas personas a reproducirse, pero no a otras. Subramanian agrega que & # 8220Para su crédito, continuaría revisando esta noción, argumentando décadas más tarde que la diversidad humana no solo era deseable sino que era una señal de libertad social.& # 8221 (pág. 139). Respecto a la raza, Haldane & # 8220se burló de cualquier nostalgia por la perfección racial pasada [todavía] todavía podría caer en una generalización de mala calidad […] No era un fanático, pero tampoco estaba completamente exento de las ideas preconcebidas de quienes lo rodeaban.& # 8221 (pág. 139-140).

& # 8220 [& # 8230] hubo dos temas difíciles en los que pensé que Subramanian sobresalió en no vilipendiar ni exonerar a Haldane [& # 8230] & # 8221

En segundo lugar, estaban sus convicciones políticas firmemente arraigadas, que lo llevaron a aguas mucho más calientes. Pasó del socialismo en su juventud al comunismo en la edad adulta, enamorado de varias visitas a la Unión Soviética. El MI5, el Servicio de Seguridad de Gran Bretaña, se interesó mucho en Haldane, pero nunca pudo decidir si representaba una amenaza. Subramanian lo aclara de las acusaciones recientemente hechas de ser un espía soviético, & # 8220si el espionaje implica la transferencia deliberada de secretos a otro estado, nada mancha la inocencia de Haldane en absoluto& # 8221 (pág. 257). En cambio, es el agrónomo ruso Trofim Lysenko quien mancha su reputación. Lysenko impulsó una idea pseudocientífica de la herencia de las características adquiridas * y la aplicó a los cultivos, prometiendo rendimientos muy mejorados. Una vez que consiguió el respaldo de Stalin, purgó a la academia soviética de la peligrosa idea occidental de la genética. Numerosos científicos fueron arrestados y asesinados, incluido un buen amigo de Haldane, el famoso recolector de semillas Nikolai Vavilov. Y sin embargo, Haldane, & # 8220el devoto del método científico& # 8221 (p. 26), nunca pudo reunir más que críticas a medias a Lysenko, y siempre mientras discutía, sus ideas tenían algún mérito. Subramanian concluye perspicazmente que se trataba de Haldane & # 8217s & # 8220 [& # 8230] apego emocional a la fiesta. Admitir que estaba equivocado sobre Lysenko significaría admitir que estaba equivocado sobre el comunismo y la naturaleza del régimen de Stalin.& # 8221 (pág. 262).

A pesar de sus muchos defectos e idiosincrasias, Haldane también fue un genio, y Subramanian entrelaza sin esfuerzo los muchos logros científicos de Haldane en su narrativa. Este fue un momento en que los hallazgos de Mendel & # 8217s acababan de resurgir y varias otras explicaciones todavía competían con la noción de Darwin & # 8217s de selección natural. Haldane escribió una serie de diez artículos, conocidos colectivamente como Una teoría matemática de la selección natural y artificial, eso proporcionó precisamente eso. Lo convirtió en un importante contribuyente a la naciente disciplina de la genética de poblaciones y lo que más tarde se conoció como la síntesis evolutiva moderna. Hizo las primeras estimaciones de las tasas de mutación en humanos y, en un artículo escrito con su hermana, demostró el primer ejemplo de vinculación genética (ciertos rasgos se heredan juntos debido a su proximidad en un cromosoma). Su trabajo sobre la ventaja de los heterocigotos en pacientes con talasemia se adelantó a los hallazgos de Anthony Allison sobre la anemia de células falciformes. Y su nombre sigue vivo en la regla de Haldane (la observación de que los híbridos estériles o inviables suelen ser del sexo heterogamético), la hipótesis de Oparin-Haldane (la vida surgió de reacciones bioquímicas entre compuestos orgánicos) y la ecuación de Briggs-Haldane que describe la enzima cinética.

& # 8220A pesar de sus muchos defectos e idiosincrasias, Haldane también era un genio, y Subramanian teje sin esfuerzo los muchos logros científicos de Haldane en su narrativa. & # 8221

Si eso no fuera suficiente, su libro de 1924 Dédalo predijo el pico del petróleo, el cambio a la energía eólica y solar, la pila de combustible de hidrógeno y los bebés de probeta. Desde la década de 1930 en adelante, comenzó a escribir artículos de divulgación científica sobre prácticamente todos los temas bajo el sol en numerosos periódicos y revistas (los más notables se incluyeron más tarde en libros), y comenzó una animada correspondencia con los lectores. Arthur C. Clarke, de todas las personas, lo llamó & # 8220el divulgador científico más brillante de su generación& # 8221 y Subramanian captura maravillosamente el espíritu de su mente inquisitiva: & # 8220En todos los frentes de la ciencia, parecía conocer cada artículo de revista que se publicaba, cada artículo de investigación que se realizaba, como si los científicos le confiaran sus sueños todas las mañanas antes de dirigirse a sus laboratorios.& # 8221 (pág. 4).

Un personaje dominante es la tercera biografía de Haldane después de Ronald Clark & ​​# 8217s en 1968 y Krishna Dronamraju & # 8217s en 2017. Este último fue el último estudiante de doctorado en trabajar con Haldane antes de su muerte. No habiendo leído estos no puedo compararlos Un personaje dominante. Lo que diré es que este libro está bien investigado. Subramanian se ha basado en archivos de dieciocho institutos en cinco países y algunas de sus notas a pie de página son tan detalladas que usted sabe exactamente qué esperar si las revisara por sí mismo. Más importante aún, Subramanian trenza el genio académico de Haldane y su colorida vida personal en una biografía increíblemente agradable que cambia sin esfuerzo entre los dos. Un libro que es difícil de dejar una vez que lo empiezas.

* Para aquellos que ahora piensan & # 8220pero ¿qué pasa con la epigenética? & # 8221, buen punto, y hay quienes buscan rehabilitar a Lysenko. Y, para insertar uno de mis eslóganes, hay un libro sobre eso.

Divulgación: El editor proporcionó una copia de revisión de este libro. Sin embargo, la opinión expresada aquí es mía.


Cuando Nuevo mundo valiente fue publicado en 1932, la ciencia y la tecnología fueron consideradas como una promesa utópica. Se estaban desarrollando los primeros antibacterianos, el proceso Haber-Bosch había comenzado recientemente a suministrar fertilizantes artificiales y la gente estaba comenzando a volar entre continentes y conversar a través de vastas distancias. La visión sombríamente satírica de Aldous Huxley de un estado tecnocrático y totalitario en el que las masas son manipuladas en una satisfacción estupefacta por la eugenesia, las drogas, el hedonismo sin sentido y el consumismo parecía desdeñar esa visión optimista.

Aunque fue alabado por algunos, incluido el lógico y activista contra la guerra Bertrand Russell, los impulsores de la ciencia sintieron que Huxley había defraudado al bando. NaturalezaEl crítico en el momento de la publicación olfateó que "la biología es en sí misma demasiado sorprendente para ser un material realmente divertido para la ficción". Ese crítico fue Charlotte Haldane, cuyo entonces esposo, el genetista J. B. S. Haldane, no era reacio a predecir el futuro por sí mismo, pero en una vena más optimista.

Poco a poco, a medida que la estrella de la ciencia se desvanecía a la sombra nuclear de Hiroshima y la guerra fría, Nuevo mundo valiente llegó a ser visto como profético. Pero aunque su estatus como clásico de la literatura del siglo XX es legítimamente seguro, lo que dice sobre el desarrollo tecnológico se malinterpreta con demasiada frecuencia.

El valiente nuevo mundo de Huxley se apoyó en gran medida en las tecnologías que Haldane había pronosticado en su ensayo. Dédalo o ciencia y futuro (1924), particularmente la idea de ectogénesis: la gestación de embriones y fetos en recipientes artificiales. Para Haldane, esta era una técnica eugenésica que podría mejorar la raza humana, como también creía su amigo y hermano de Aldous, el biólogo evolutivo Julian Huxley. Aldous aquí, como en otros lugares, se puso del lado de Russell, quien había advertido: "Me veo obligado a temer que la ciencia se utilice para promover el poder de los grupos dominantes, en lugar de hacer felices a los hombres". En un artículo de 1932, el bioquímico y sinófilo Joseph Needham describió Nuevo mundo valiente como una perfecta realización de las preocupaciones de Russell.

Pero la distopía de Huxley molestó a algunos defensores del progreso científico mucho más que a Charlotte Haldane. H. G. Wells, cuya novela de 1923 Hombres como dioses presentó una utopía científica característicamente gloriosa, se sintió personalmente ofendido y supuestamente dijo que "un escritor de la posición de Aldous Huxley no tiene derecho a traicionar el futuro como lo hizo en ese libro". (Huxley admitió que la irritación con el libro de Wells fue en parte lo que lo llevó a escribir Nuevo mundo valiente en primer lugar.)

Entonces Nuevo mundo valiente no apareció de la nada, pero fue una contribución a un vigoroso debate de entreguerras sobre la influencia de la ciencia en la sociedad, no menos importante sobre el papel de las tecnologías reproductivas. Ese debate fue ejemplificado por la Hoy y mañana serie de ensayos, de los cuales Dédalo fue el primero, publicado en Gran Bretaña por Kegan Paul entre 1923 y 1931. A través de él, científicos, filósofos, políticos, artistas y feministas se involucraron profundamente en una conversación que nunca ha sido igualada desde entonces.

Dentro de ese contexto, Nuevo mundo valiente se puede leer como un cambio de rumbo en términos de percepciones de lo que la ciencia traería: del optimismo al presentimiento. Con el beneficio de la perspectiva, ¿qué deberíamos hacer ahora?

La historia está ambientada en el año 2540 d.C. (o 632 'Después de Ford', el dios de la producción en masa). Un Estado mundial fabrica a sus ciudadanos cultivando fetos en botellas de acuerdo con el "Proceso de Bokanovsky": clonando muchos embriones de un solo óvulo fertilizado y tratándolos con agentes químicos durante el desarrollo para producir un sistema de inteligencia de castas de cinco niveles. El sexo es recreativo, el amor es obsoleto y la idea de familia es obscena.

Fuera de esta sociedad viven pequeñas comunidades de 'salvajes' que mantienen las antiguas formas de reproducción y religión. Uno de ellos, un joven llamado John, se ha vuelto elocuente (demasiado, admitió Huxley) al leer a Shakespeare, de ahí la cita de La tempestad eso le da al libro su título irónico. John se hace eco de la ingenua frase de Miranda cuando inicialmente se emociona ante la perspectiva de visitar la civilización, y luego se horroriza ante la pasividad superficial y hedonista de sus ciudadanos. Sin arte, religión y cualquier tipo de pasión o curiosidad genuina, esta sociedad estancada, dice John, ha pagado “un precio bastante alto” por su felicidad vacía. Finalmente, se ve llevado a la desesperación y al suicidio.

El libro comienza con su pieza más famosa: el 'criadero' humano. Decorado con el "vidrio, el níquel y la porcelana lúgubre y brillante de un laboratorio", alberga incubadoras que contienen "estantes sobre estantes de tubos de ensayo numerados". Por lo tanto, Nuevo mundo valiente reinventa el viejo mito de hacer personas artificiales (anthropoeia) en una forma que era apropiada para principios del siglo XX: ya no es una búsqueda cuasi-alquímica solitaria y secreta, sino una operación a escala industrial. Ésta es una revisión perspicaz de Mary Shelley. Frankenstein (1818), aunque se anticipó en la obra de Karel Čapek de 1921 R.U.R., que describía la fabricación de "robots" de carne y hueso.

En términos literarios, la sátira de Huxley es rica, pero su historia y sus personajes son delgados. Esta es una característica común de la ciencia ficción desde Julio Verne hasta J. G. Ballard, y ha llevado a algunos críticos a insistir en que el género nunca puede producir "verdadera literatura". Eso es perder completamente su sentido. Como argumentó Robert Philmus en Hacia lo desconocido (1970), ciencia ficción del trabajo de 1726 de Jonathan Swift los viajes de Gulliver en adelante “recurre a las metáforas inherentes a las ideas actuales y las transforma en mito”. El mito exige personajes imprecisos: tiene preocupaciones más allá del enfoque modernista en la psique individual. A menudo, esas preocupaciones son satíricas: al materializar ideas, se revelan sus limitaciones. Al igual que con Swift, también con Huxley.

En otras palabras, Nuevo mundo valiente, como la mayoría de los clásicos de la ciencia ficción, es menos una obra de invención que de análisis: se trata del presente (en este caso, el período entre guerras), no del futuro. El objetivo de Huxley eran los temores contemporáneos del comunismo totalitario y el fascismo, la cautela sobre la eugenesia y el triunfalismo científico y las ansiedades sobre el consumismo ("Nuestro Ford" es la blasfemia de la elección) y la docilidad de las masas. Golpea a todos estos objetivos con un humor que tiene verdadera fuerza. El problema real es más amplio que los detalles, como dijo Huxley, "no el avance de la ciencia como tal [sino] el avance de la ciencia en cuanto afecta a los individuos humanos".

"El poder duradero del libro es como una historia sobre las formas en que podemos perder nuestra humanidad".

Lo que me irrita es la persistencia con que se malinterpreta el libro como previsión, a menudo con fines retóricos y dogmáticos. Cuando Louise Brown, el primer bebé en nacer in vitro fertilización (FIV), llegó en 1978, Newsweek anunció su primer “grito lujurioso” como “un grito que se escuchó en el mundo feliz”. El espectro de ciudadanos "deshumanizados" producidos en masa fue blandido por el bioeticista Leon Kass, desde su temprana oposición a la FIV hasta su frustración de la investigación con células madre como director del Consejo de Bioética de George W. Bush. Nuevo mundo valiente ha sido cooptado como una advertencia apocalíptica lista para usar sobre a dónde conducirán todos estos avances, desde el xenotrasplante (el injerto entre especies o el trasplante de órganos y tejidos) hasta la clonación.

De todos modos, hay que admitir que la visión de Huxley a veces era acertada. Su estado controla a sus ciudadanos no mediante la represión orwelliana sino a través de una droga (soma) administrada para engendrar pasividad bovina, junto con el opio del consumismo. “Un estado totalitario realmente eficiente sería uno en el que [los líderes] controlan una población de esclavos que no tienen que ser coaccionados, porque aman su servidumbre”, escribió Huxley. En su ensayo de 1958 Un nuevo mundo feliz revisitado, señaló acertadamente que "ahora parece que las probabilidades estaban más a favor de algo como Nuevo mundo valiente que de algo como 1984”. Su estado distópico utiliza distracciones sensuales, triviales y sin parar para evitar que la gente preste demasiada atención a las realidades sociales y políticas. Uno no tiene que ser un teórico de la conspiración para ver esas distracciones enervantes —infotainment, redes sociales, noticias dominadas por celebridades— siendo útiles hoy en día tanto para los regímenes autoritarios como para los liberales.

Sin embargo, a pesar de esos destellos de presciencia, Nuevo mundo valiente no es una fábula de advertencia sobre trayectorias particulares en la ciencia o la política. El Criadero Central no es profético, es simbólico. Igual que Frankenstein, el poder duradero del libro es como un cuento sobre las formas en que podemos perder nuestra humanidad. Estas formas difieren en cada época, pero el resultado es muy similar.


Miembros del Salón de la Fama de Haldane

En una ceremonia el 14 de octubre, Haldane High School incorporó a la primera clase a su Salón de la Fama Atlética. En los primeros dos años, el comité puede seleccionar hasta 10 personas que se graduaron o entrenaron al menos cinco años antes, luego se reduce a cinco anualmente. También se puede incorporar un equipo.

La información biográfica y las imágenes son cortesía del comité de selección.

Mike Scoba (promoción de 1937)

Scoba fue miembro del primer equipo de fútbol de Haldane en 1932. La escuela secundaria, ubicada en High Street, jugaba en Kemble's Field en Kemble Avenue.

Mike participó en fútbol, ​​baloncesto y béisbol, pero se destacó en el fútbol y fue considerado uno de los mejores corredores de esa época. Al graduarse de Haldane en 1937, recibió una beca de la Academia Militar de Peekskill, donde también jugó al fútbol.

En 1940, después de haber recibido 15 ofertas de becas, aceptó una beca para la Universidad de Syracuse con el deseo de convertirse en un artista comercial. Con la guerra arrasando Europa, se ofreció como voluntario para el ejército en marzo de 1941, nueve meses antes de Pearl Harbor. Sirviendo como primer sargento, su compañía de 52 ambulancias aterrizó dos días después del Día D en la playa de Utah, cruzando los setos del norte de Francia, las Ardenas, Europa Central y Renania. Mike recibió la Estrella de Bronce por sus acciones durante este período y fue dado de baja en marzo de 1945.

Al ingresar a Syracuse en 1946, Mike jugó al fútbol y fue nombrado All-American en 1947. Después de escribir en Syracuse en 1947 y 1949, fue elegido miembro del College Football Hall of Fame. Mike se graduó en 1949 con un título en educación física y después de renunciar a una selección de draft para los Rams de Los Ángeles, comenzó a enseñar y entrenar fútbol y baloncesto en Beacon High School. Más tarde se convirtió en subdirector de Beacon y, en 1968, se convirtió en director de la escuela primaria Forrestal en Beacon.

Después de 32 años de servicio, Mike se retiró en 1982 para disfrutar de su esposa, hijos, 10 nietos y amigos. Siempre artista, pintó e hizo muebles y regalos de Navidad para sus nietos. Era un hombre tranquilo que vivía una vida sencilla. Mike murió el 31 de mayo de 2006 a los 88 años.

Joe Schatzle (promoción de 1949)

Schatzle asistió a Haldane durante su tercer y cuarto año, participando en atletismo y baloncesto. En la pista, fue campeón de la liga durante dos años en las carreras de 100 y 220 yardas. Joe recibió una beca de atletismo para Manhattan College, donde estableció un récord escolar de 20,91 segundos en la carrera de 220 yardas. A lo largo de su carrera universitaria, Joe fue miembro de los equipos de relevos de 440 y 880 yardas que nunca perdieron una carrera.

En 1953, Joe fue seleccionado para el equipo de Estados Unidos para participar en los Juegos Británicos, donde ganó las carreras de 100 y 220 yardas. Fue incluido en el College Hall of Fame en 1991.

Joe pasó a ser entrenador en el Distrito Escolar Central de Wappingers durante 17 años. Durante ese período, ganó 13 títulos de liga. Joe murió el 4 de junio de 2011 a los 79 años.

Frank Milkovich (promoción de 1951)

Milkovich tiene una larga trayectoria en Haldane. Como estudiante, compitió en fútbol, ​​baloncesto, atletismo y béisbol. Fue capitán de los equipos de fútbol y béisbol, y fue el máximo anotador del equipo de baloncesto masculino y # 8217 de 1951 que ganó el campeonato de la liga. Como lanzador de béisbol tenía marca de 8-0 en su último año, lo que llevó al equipo a ganar el título de liga.

Frank fue entrenador de fútbol americano universitario en Haldane de 1957 a 1971, incluido un campeonato de liga en 1964. Entrenó al equipo de béisbol universitario de 1957 a 1964, incluidos los campeonatos de escuelas pequeñas y grandes en 1964.

Frank dedicó toda su carrera educativa a los estudiantes de Haldane. Fue profesor de ciencias de 1957 a 1973 y luego director de la escuela secundaria hasta 1986, cuando se convirtió en superintendente asistente. Durante su tiempo en Haldane, fue un firme partidario de los programas deportivos y siempre trabajó para garantizar que los estudiantes atletas tuvieran éxito en el aula y en los campos de juego. Se retiró en 1989 después de 32 años de servicio a los estudiantes de Haldane.

Patrick & # 8220Packy & # 8221 Shields (Clase de 1957)

Packy Shields entrenó las tres temporadas de pista, pista cubierta y campo a través de 1962 a 1986, además de una temporada adicional en 1987 y casi 75 temporadas en total. Bajo su dirección, Haldane ganó ocho campeonatos de la liga de pista de primavera y, en un momento, ganó 26 encuentros dobles consecutivos durante un período de cuatro años.

Shields entrenó a cinco campeones del estado de Nueva York: Wayne Stellefson (lanzamiento de peso de 1972), Christine Helbock (lanzamiento de peso de 1975), Russell Miller (lanzamiento de peso de 1978) y Brenna O'Connor (lanzamiento de peso de 1985 y 1986).

"Señor. El apoyo y la guía de Shields no solo fue inquebrantable hacia sus atletas, sino que también fue tranquilizador, & # 8221 dijo O & # 8217Connor. & # 8220Sin duda alguna, estuvo dedicado y comprometido a brindar a sus atletas las mejores herramientas para el entrenamiento y la competencia. En pocas palabras, preparó a sus atletas. En un momento en el que estaba pensando en retirarse del coaching, esperó hasta que me gradué. Pudimos terminar lo que empezamos. El Sr. Shields es un entrenador elegante, dedicado, comprometido y comprensivo ".

Como estudiante en Haldane, Packy fue un atleta universitario de cuatro años, compitiendo en fútbol, ​​baloncesto, béisbol y atletismo. También fue miembro fundador de la Haldane National Honor Society (1955). Packy se graduó de la Universidad Estatal de Albany en 1962 y regresó a Haldane para enseñar estudios sociales durante 32 años.

Jack LaDue (Clase de 1961)

Jack LaDue obtuvo una carta universitaria en fútbol, ​​baloncesto, atletismo y béisbol durante su tiempo como estudiante en Haldane. En 1960, fue elegido como un corredor de All-League como miembro del equipo de fútbol.

En baloncesto, Jack ganó los honores All-League y All-Area. En 1961, lideró la liga en anotaciones, promediando 18 puntos por juego y también atrapó 31 rebotes en un solo juego.

En pista, Jack fue tres veces doble ganador en los 100 y 220 en los campeonatos de la liga. También ganó el campeonato de la Sección 1, Clase C en los 100. Jugó como campocorto y lanzó como miembro del equipo de béisbol.

Jack asistió a la Penn State University y fue un velocista en el equipo de pista. Mientras estuvo allí, corrió y derrotó al futuro miembro del Salón de la Fama de la NFL Paul Warfield de Ohio State en la carrera de 60 yardas. Más tarde, fue profesor de educación física e instructor de educación vial para el distrito escolar de Haldane.

Brenna O & # 8217Connor (Clase de 1986)

O'Connor fue uno de los mejores atletas que participó en Haldane. Fue All-League en softbol, ​​la máxima anotadora en baloncesto, jugó voleibol y todavía tiene los récords escolares en lanzamiento de bala, jabalina y disco.

En voleibol, Brenna fue All-Star de la Sección 1 de la Conferencia C en 1983, 1984 y 1985. En la cancha de baloncesto, fue All-Star de la Conferencia C de la Sección 1 en 1984 y 1986 y recibió el mismo honor en el softbol en 1986.

Brenna se hizo un nombre en la pista. En 1983, estableció un récord del estado de Nueva York para las chicas de primer año en el disco con un lanzamiento de 124-3. En 1984, en los Juegos Empire del Estado de Nueva York, ganó tanto el lanzamiento de bala como el disco. En 1985, Brenna ganó la jabalina en los Empire Games a pesar de que rara vez practicaba ese evento en Haldane. En 1985, también ganó el disco del estado de Nueva York en competencia abierta con un lanzamiento de 136-1.

En 1986, Brenna ganó el campeonato estatal de disco por segunda vez y una semana después ganó el campeonato de discusión de los estados del este con su mejor lanzamiento personal de 146-11. Ese lanzamiento fue uno de los mejores del país. Le ofrecieron una beca deportiva para Penn State, donde compitió durante cuatro años en el programa de atletismo de Penn State.

Como estudiante de último año, Brenna fue nombrada la Diario de Poughkeepsie Jugadora del año tanto de voleibol como de atletismo, recibió el premio Westchester / Rockland Top 10 y fue la primera mujer en recibir el premio David Dahlia. También fue una Mención de Honor All-American por la Asociación Nacional de Entrenadores Atléticos de Escuelas Secundarias. Ella acumuló siete medallas de oro, tres de plata y una de bronce en los Juegos Empire State, junto con cinco de oro y dos de plata de los Arlington Relays durante su carrera en la escuela secundaria.

Chicas y equipo de baloncesto universitario # 8217, 1989

Miembros: Kristin DeMarco, Kim Kiefer, Lisa Merritt, Liz Schultz, Alex Hannah, Ellen Rockett, Carrie Hilpert, Tricia Dillon, Corrine Mazzucca, Sonia Lopez, Debbie Follis, Tracie O'Connor

Entrenador Ken Thomas, Entrenador asistente John Merante

El equipo de baloncesto femenino # 8217 universitario de 1989 fue realmente espectacular. Con trabajo en equipo, habilidad y experiencia en la cancha, las Lady Blue Devils y el entrenador de segundo año Ken Thomas ganaron los títulos de Clase D estatales y de la Federación.

El equipo de baloncesto femenino de 1989 y el equipo universitario # 8217

Las chicas fueron el primer equipo deportivo en la historia de Haldane High School en convertirse en campeonas estatales. Derrotaron a Rye Neck y Pawling para reclamar el título de la Sección 1, Clase D.En las regionales, las chicas derrotaron a los campeones defensores de la Clase D, Eldred, 51-43, luego se dirigieron a Queensbury para las finales estatales, seguidas por muchos fanáticos fieles. Al derrotar a Avoca 57-39 y Charlotte Valley, 43-41, las Haldane Lady Blue Devils fueron nombradas campeonas estatales de Clase D.

La temporada aún no había terminado. El último partido se jugó en Marist College contra St. John's Prep por el título de la Federación.

Las Lady Blue Devils de 1989 terminaron la temporada con un récord de 25-1 y una victoria de margen promedio de 23 puntos. Fueron clasificados como No. 3 en la encuesta Clase C-D de Escritores Deportivos del Estado de Nueva York.

Josh Maddocks (Clase de 1990)

Maddocks se destacó en el fútbol y el béisbol. Obtuvo todos los honores de la liga en el fútbol en 1987, 1988 y 1989 y fue un corredor de 1,000 yardas. Obtuvo el primer equipo de toda la sección en 1989 y fue capitán del equipo.

Josh también ganó los honores de All-League en béisbol en 1987, 1988, 1989 y 1990. En su último año, fue capitán del equipo de béisbol subcampeón del estado de 1990 y fue nombrado Primer Equipo de Toda la Sección. También recibió el premio Bernie Dillon en la graduación.

Josh continuó su carrera de béisbol durante dos años en Seminole State College en Oklahoma, donde el equipo ocupó el puesto número 1 entre las universidades junior en 1991. Durante ambas temporadas en Seminole, participó en la Serie Mundial Universitaria. Josh se transfirió a la Universidad de Campbell, donde fue incluido en el equipo de All Big South Conference y recibió el premio James RysKamp, otorgado al jugador que mejor ejemplifica el carácter, la dedicación y la destreza del béisbol.

Jen Moran (Clase de 1994)

Jen Moran fue un torbellino de ajetreo y molestias para los oponentes mientras estaba en la cancha de baloncesto. Su inmensa pasión por el juego, combinada con un gran talento, se manifestó en 1.776 puntos en su carrera, convirtiéndola en la segunda máxima anotadora de todos los tiempos para niños y niñas en la historia de Haldane.

La implacable ética de trabajo de Jen brilló a lo largo de cinco años de baloncesto universitario, ya que ayudó a llevar a sus equipos a tres apariciones estatales en la Final Four y un récord general de 97-15. Jen fue jugadora de All-League desde el octavo grado en adelante, y All-Section sus últimos tres años. También fue reconocida como el primer equipo All-State en su último año.

Jen estaba en el Noticias de la revista Equipo All-Star desde el primer año en adelante y también fue nombrada Jugadora de Baloncesto Femenino del Año 1993-94 del Periódico Suburbano de Gannet en su último año.

Además, Jen fue miembro del equipo femenino de Hudson Valley Scholastic que ganó una medalla de oro en los Juegos Empire State.

El arduo trabajo y las habilidades de liderazgo de Jen en la cancha le valieron una beca de baloncesto para el St. Thomas Aquinas College. Continuó su éxito en el baloncesto en la universidad, acumulando casi 1,000 puntos.

Brittany Shields (Clase de 2008)

Shields se unió al equipo universitario de baloncesto femenino en séptimo grado y se convirtió en el máximo anotador de todos los tiempos en la historia del baloncesto de Haldane, tanto niños como niñas, con 1.945 puntos. Los rebotes de su carrera totalizaron 1.364, el cuarto total más alto en la historia de Nueva York.

Bretaña fue nombrada Noticias de la revista Primer equipo y Diario de Poughkeepsie Primer equipo en 2007 y 2008. En 2007, fue nombrada Jugadora del Año. Fue Jugadora del Segundo Equipo All-State en 2005, 2006 y 2007 y Jugadora del Primer Equipo All-State en 2008.

Brittany fue una selección de todas las secciones en 2005, 2006, 2007 y 2008. Recibió el premio Isabel Costa a la Mejor Jugadora de Baloncesto Femenino en la Sección 1 (Putnam, Dutchess, Rockland, Westchester & # 8212 All Schools Class AA-D). Jugó en el equipo Empire State del estado de Nueva York de 2006 a 2007 y fue capitana del equipo en 2007 y 2008.

En su último año, Brittany fue Jugadora del Año Clase C del Estado de Nueva York y llevó a su equipo a un campeonato estatal, donde fue nombrada Jugadora Más Valiosa. También recibió el premio Con Ed, MVP de la Clase C y tres veces MVP de la Sección 1.

Brittany obtuvo una beca para la Universidad Pace, donde continuó recibiendo elogios. Es la séptima jugadora en la historia de los Setters en registrar más de 1,000 puntos y rebotes en su carrera, y ocupa el tercer lugar en los anales de Pace con 1,757 puntos. Hoy, Brittany está en su tercera temporada como entrenadora asistente graduada con el equipo Pace.

Entrenador Ken Thomas

Thomas, quien entrenó al equipo universitario de baloncesto femenino & # 8217 de 1987 a 2000, al equipo universitario de golf masculino & # 8217 de 2000 a 2004 y al equipo universitario de fútbol femenino & # 8217 en 2004, fue profesor, entrenador, mentor y amigo de cientos de personas. de estudiantes. Pasó 32 años en la escuela secundaria y puso el programa de baloncesto Haldane Girls & # 8217 en el mapa. Mostró al estado cómo los equipos pequeños de comunidades pequeñas todavía pueden jugar en grande.

Thomas siempre puso lo académico en primer lugar y celebró salas de estudio obligatorias cada vez que había una práctica tardía. Durante la temporada baja, fue entrenador de equipos de la liga de verano y AAU, dirigió varias semanas de campamento y de alguna manera encontró tiempo para pasar con su familia.

Con un porcentaje de victorias de .872 (273-40), fue incluido en 2008 en el Salón de la Fama del Baloncesto del Estado de Nueva York. Sus equipos capturaron 10 títulos de Clase D, Sección 1, cuatro títulos estatales de Clase D y tres títulos de Federación de Clase D.

Sobre el personal

Los artículos atribuidos al & quot; personal & quot son escritos por el editor o un editor senior. Por lo general, esto se debe a que son artículos breves basados ​​en una sola fuente, como un comunicado de prensa, o hay varios colaboradores, como una colección de fotos.

CÓMO INFORMAMOS
La corriente es miembro de The Trust Project, un consorcio de medios de comunicación que ha adoptado estándares para permitir a los lectores evaluar más fácilmente la credibilidad de su periodismo. Puede acceder a nuestras mejores prácticas, incluidas nuestras políticas de verificación y corrección, aquí. ¿Tiene algún comentario? ¿Un consejo de noticias? ¿Detecta un error? Correo electrónico [email & # 160protected].

¿Qué tipo de historia?

Noticias: Basado en hechos, ya sea observados y verificados directamente por el reportero, o reportados y verificados por fuentes bien informadas.

Tendencia ahora mismo

Acerca de la corriente

Somos una organización de medios sin fines de lucro apoyada por miembros que sirve a las comunidades de Philipstown (Cold Spring, Nelsonville y Garrison) y Beacon, Nueva York, en Hudson Highlands. Haga clic aquí para apoyar nuestro periodismo.


MATERNIDAD Y SUS ENEMIGOS. Por Charlotte Haldane. (Chatto y Windus.

6s.) - Quizás sea injusto acusar a un libro que pretende ser un estudio general con un eclecticismo de método, pero un trabajo de la pluma de la Sra. Haldane es de importancia científica y debe ser considerado desde un punto de vista científico. Con frecuencia existe una duda sobre qué aspecto de la maternidad está discutiendo la Sra. Haldane, si el psicológico, el económico, el eugenésico, el ético o el puramente fisiológico. Además, su ansiedad por evitar cualquier cosa que pueda llamarse sentimentalismo provoca una simplificación desproporcionada a la extraordinaria complejidad de las relaciones sexuales que la lleva también a adoptar hipótesis psicológicas muy controvertidas, como su explicación freudiana del culto a la Virgen, que parece haber aceptado. sin duda. La primera mitad del libro está dedicada a un esbozo de la posición de la mujer en diferentes fases de la civilización. La Sra. Haldane tiene algo que decir sobre las opiniones de los filósofos griegos sobre el estatus de la esposa-madre, pero omite mencionar las propuestas eugenésicas y de otro tipo defendidas en La República. Ella, por supuesto, pudo haber decidido que el equilibrio socrático fue destruido en este caso por sus pruebas domésticas. Sin embargo, las ideas propuestas en el gran diálogo son importantes en la historia de la eugenesia. El estudio histórico de la Sra. Haldane está hábilmente escrito, aunque hacer que la Aspasia de Pericles sea representativa de la hetaerae griega es análogo a la selección de la Esposa de Bath como la típica inglesa de clase media de la Inglaterra chauceriana. La segunda mitad del libro es controvertida. Una discusión sobre la base fisiológico-psicológica de la maternidad precede al tratamiento de los problemas contemporáneos. Se discute el control de la natalidad, el empleo de mujeres después del matrimonio, la eugenesia, el mormonismo. No podemos adentrarnos aquí en estas difíciles cuestiones, pero estamos totalmente de acuerdo con la petición general de la Sra. Haldane de que se difunda más ampliamente el conocimiento de la higiene y se plantee el ideal de la maternidad.


Ver el vídeo: Social Darwinism In Our Time (Enero 2022).