Información

Estallido de la Primera Guerra Mundial


Europa en 1914

Casi exactamente un siglo antes, una reunión de los estados europeos en el Congreso de Viena había establecido un orden internacional y un equilibrio de poder que duró casi un siglo. En 1914, sin embargo, una multitud de fuerzas amenazaban con destrozarlo. La península de los Balcanes, en el sureste de Europa, era una región particularmente tumultuosa: anteriormente bajo el control del Imperio Otomano, su estado era incierto a fines del siglo XIX, mientras los debilitados turcos continuaban su lenta retirada de Europa. El orden en la región dependía de la cooperación de dos potencias en competencia, Rusia y Austria-Hungría. La decadente Austria-Hungría, en la que pequeñas minorías (alemanes en Austria, magiares en Hungría) intentaron controlar grandes poblaciones de eslavos inquietos, se preocupó por su futuro como gran potencia, y en 1908 anexó las provincias gemelas balcánicas de Bosnia. -Herzogovina. Esta toma de territorio y control enfureció a la nación balcánica independiente de Serbia, que consideraba a Bosnia como una patria serbia, así como a la Rusia eslava.

La advenediza Serbia luego duplicó su territorio en guerras balcánicas consecutivas (1912 y 1913), amenazando aún más la supremacía austrohúngara en la región. Mientras tanto, Rusia había entrado en una alianza con Francia, enojada por la anexión alemana de sus tierras después de la guerra franco-prusiana en 1870-71, y Gran Bretaña, cuyo legendario dominio naval estaba amenazado por la creciente armada de Alemania. Esta Triple Entente, enfrentada a la alianza germano-austro-húngara, significaba que cualquier conflicto regional tenía el potencial de convertirse en una guerra europea generalizada.

Asesinato de Franz Ferdinand

El archiduque austríaco Franz Ferdinand, gran amigo del káiser Guillermo de Alemania, se reunió con él a mediados de junio de 1914 para discutir la tensa situación en los Balcanes. Dos semanas después, el 28 de junio, Franz Ferdinand y su esposa, Sophie, estaban en Sarajevo para inspeccionar las fuerzas armadas imperiales en Bosnia-Herzegovina. Cuando Gavrilo Princip, de 19 años, y sus compañeros del movimiento nacionalista Joven Bosnia se enteraron de la visita planificada del archiduque, tomaron medidas: suministrados con armas por una organización terrorista serbia llamada Mano Negra, Princip y sus cohortes viajaron a Sarajevo en hora de la visita del archiduque.

La pareja real estaba recorriendo la ciudad en un auto descapotable, con sorprendentemente poca seguridad; uno de los nacionalistas arrojó una bomba contra su auto, pero esta rodó por la parte trasera del vehículo, hiriendo a un oficial del ejército y a algunos transeúntes. Más tarde ese día, el automóvil imperial tomó un giro equivocado cerca de donde estaba Princip. Al ver su oportunidad, Princip disparó contra el auto, disparando a Franz Ferdinand y Sophie a quemarropa. Luego se apuntó con el arma, pero fue abordado por una multitud de transeúntes que lo detuvieron hasta que llegó la policía. El archiduque y su esposa fueron trasladados a toda prisa para buscar atención médica, pero ambos murieron en una hora.

El camino a la Primera Guerra Mundial

Para mantener su credibilidad como fuerza en la región de los Balcanes (por no hablar de su condición de gran potencia), Austria-Hungría necesitaba hacer valer su autoridad frente a un crimen tan insolente. Sin embargo, con la amenaza de una intervención rusa que se avecinaba y su ejército no estaba preparado para una guerra a gran escala, requirió la ayuda de Alemania para respaldar sus palabras con fuerza. El emperador Franz Josef escribió una carta personal al káiser Wilhelm solicitando su apoyo, y el 6 de julio el canciller alemán Theobald Bethmann Hollweg informó a los representantes austriacos que Viena contaba con el pleno apoyo de Alemania.

LEER MÁS: ¿El asesinato de Franz Ferdinand causó la Primera Guerra Mundial?

El 23 de julio, el embajador austro-húngaro en Serbia entregó un ultimátum: el gobierno serbio debe tomar medidas para acabar con las organizaciones terroristas dentro de sus fronteras, reprimir la propaganda anti-austriaca y aceptar una investigación independiente del gobierno austro-húngaro sobre el asesinato de Franz Ferdinand. , o enfrentarse a una acción militar. Después de que Serbia pidió ayuda a Rusia, el gobierno del zar comenzó a moverse hacia la movilización de su ejército, creyendo que Alemania estaba usando la crisis como excusa para lanzar una guerra preventiva en los Balcanes. Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia el 28 de julio. El 1 de agosto, tras conocer la noticia de la movilización general de Rusia, Alemania declaró la guerra a Rusia. Luego, el ejército alemán lanzó su ataque contra el aliado de Rusia, Francia, a través de Bélgica, violando la neutralidad belga y llevando a Gran Bretaña a la guerra también.

La gran guerra y su impacto

Durante los siguientes cuatro años, la Gran Guerra (como se llamaba entonces la Primera Guerra Mundial) crecería para involucrar a Italia, Japón, Oriente Medio y Estados Unidos, entre otros países. Más de 20 millones de soldados murieron y 21 millones más resultaron heridos, mientras que millones de otras personas fueron víctimas de la pandemia de influenza que la guerra ayudó a propagar.

LEER MÁS: La pandemia de gripe de 1918

La guerra dejó a su paso tres dinastías imperiales arruinadas (Alemania, Austria-Hungría y Turquía) y desató las fuerzas revolucionarias del bolchevismo en otra (Rusia). Al final, la inquietante paz negociada en Versalles en 1919 mantuvo las tensiones bajo control durante menos de dos décadas antes de dar paso a otra devastadora guerra mundial.


Muertos, heridos y desaparecidos

Las bajas sufridas por los participantes en la Primera Guerra Mundial eclipsaron a las de guerras anteriores: unos 8.500.000 soldados murieron como consecuencia de heridas y / o enfermedades. La mayor cantidad de bajas y heridas fueron causadas por la artillería, seguida por las armas pequeñas y luego por el gas venenoso. La bayoneta, en la que el ejército francés de antes de la guerra confiaba como arma decisiva, en realidad produjo pocas bajas. La guerra se mecanizó cada vez más a partir de 1914 y produjo víctimas incluso cuando no sucedía nada importante. Incluso en un día tranquilo en el frente occidental, muchos cientos de soldados aliados y alemanes murieron. La mayor pérdida de vidas en un solo día ocurrió el 1 de julio de 1916, durante la Batalla del Somme, cuando el ejército británico sufrió 57.470 bajas.

Sir Winston Churchill describió una vez las batallas del Somme y Verdun, que eran típicas de la guerra de trincheras en su matanza inútil e indiscriminada, como libradas entre paredes dobles o triples de cañones alimentados por montañas de proyectiles. En un espacio abierto rodeado por masas de estos cañones chocaron un gran número de divisiones de infantería. Lucharon en esta peligrosa posición hasta que los dejaron en un estado de inutilidad. Luego fueron reemplazados por otras divisiones. Tantos hombres se perdieron en el proceso y quedaron destrozados más allá del reconocimiento que hay un monumento francés en Verdún a los 150.000 muertos no ubicados que se supone que están enterrados en las cercanías.

Este tipo de guerra dificultó la preparación de listas precisas de bajas. Hubo revoluciones en cuatro de los países en guerra en 1918, y la atención de los nuevos gobiernos se desvió del sombrío problema de las pérdidas de guerra. Es posible que nunca se compile una tabla de pérdidas completamente precisa. Las mejores estimaciones disponibles de las bajas militares de la Primera Guerra Mundial se reúnen en la Tabla 4.

Fuerzas armadas movilizadas y bajas en la Primera Guerra Mundial *
* Según lo informado por el Departamento de Guerra de los Estados Unidos en febrero de 1924. Víctimas estadounidenses según enmendado por el Centro de Servicios Estadísticos, Oficina del Secretario de Defensa, 7 de noviembre de 1957.
país fuerzas movilizadas totales asesinado y muerto herido prisioneros y desaparecidos bajas totales porcentaje de fuerzas movilizadas en bajas
Poderes aliados y asociados
Rusia 12,000,000 1,700,000 4,950,000 2,500,000 9,150,000 76.3
Imperio Británico 8,904,467 908,371 2,090,212 191,652 3,190,235 35.8
Francia 8,410,000 1,357,800 4,266,000 537,000 6,160,800 73.3
Italia 5,615,000 650,000 947,000 600,000 2,197,000 39.1
Estados Unidos 4,355,000 116,516 204,002 4,500 323,018 8.1
Japón 800,000 300 907 3 1,210 0.2
Rumania 750,000 335,706 120,000 80,000 535,706 71.4
Serbia 707,343 45,000 133,148 152,958 331,106 46.8
Bélgica 267,000 13,716 44,686 34,659 93,061 34.9
Grecia 230,000 5,000 21,000 1,000 27,000 11.7
Portugal 100,000 7,222 13,751 12,318 33,291 33.3
Montenegro 50,000 3,000 10,000 7,000 20,000 40.0
total 42,188,810 5,142,631 12,800,706 4,121,090 22,064,427 52.3
Poderes centrales
Alemania 11,000,000 1,773,700 4,216,058 1,152,800 7,142,558 64.9
Austria-Hungría 7,800,000 1,200,000 3,620,000 2,200,000 7,020,000 90.0
pavo 2,850,000 325,000 400,000 250,000 975,000 34.2
Bulgaria 1,200,000 87,500 152,390 27,029 266,919 22.2
total 22,850,000 3,386,200 8,388,448 3,629,829 15,404,477 67.4
gran total 65,038,810 8,528,831 21,189,154 7,750,919 37,468,904 57.5

Existen incertidumbres similares sobre el número de muertes de civiles atribuibles a la guerra. No se establecieron agencias para llevar registros de estas muertes, pero está claro que el desplazamiento de pueblos por el movimiento de la guerra en Europa y en Asia Menor, acompañado como lo fue en 1918 por el brote de influenza más destructivo de la historia, condujo a la muerte de un gran número. Se ha estimado que el número de muertes de civiles atribuibles a la guerra fue superior a las bajas militares, o alrededor de 13.000.000. Estas muertes de civiles fueron causadas en gran parte por el hambre, la exposición, las enfermedades, los encuentros militares y las masacres.


Lecciones de la Primera Guerra Mundial: la importancia de & # 160History

Gavrilo Princip es capturado en Sarajevo después de asesinar al archiduque Francisco Fernando de Austria el 28 de junio de 1914.

Una de las guerras más destructivas de la historia de la humanidad comenzó hace 100 años. ¿Qué hemos aprendido y mdashor no aprendió desde que la guerra acabará con todas las guerras?

El 28 de junio de 1914, un terrorista serbio llamado Gavrilo Princip asesinó al Archiduque Franz Ferdinand de Austria. En un mes, la mayor parte de Europa, el Imperio Otomano y Japón habían declarado la guerra. En los próximos cuatro años, Europa estaría casi diezmada, los Estados Unidos se verían arrastrados a la guerra, los imperios terminarían, se produciría una revolución sangrienta en Rusia y todo el destino del mundo cambiaría drásticamente. Todos estos fueron frutos de la Primera Guerra Mundial.

Este año marca el centenario de esta guerra que cambia el mundo. Después de 100 años, ¿qué hemos aprendido de la Primera Guerra Mundial? ¿Tiene la guerra alguna lección para nosotros hoy? En nuestra sociedad globalizada, donde algunos expertos creen que una gran guerra entre las potencias mundiales nunca volverá a ocurrir, ¿deberían siquiera hacerse esas preguntas?

Este blog comienza una serie de 4 partes sobre las lecciones que podemos aprender de la historia de la Primera Guerra Mundial.

La pregunta correcta

El filósofo George Santayana dijo la famosa frase: "Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo". El tiempo ha demostrado que esta afirmación es cierta.

Uno de los ejemplos más grandes y tristes de esta verdad se encuentra dentro de la propia Primera Guerra Mundial. Cuando pensamos en la guerra, podemos pensar en soldados corriendo a través de la tierra de nadie y rsquos en un intento desesperado de invadir las trincheras enemigas y rsquos. En el frente occidental, esto es principalmente lo que fue la guerra. Miles de jóvenes fueron enviados a la muerte en un intento de capturar trincheras embarradas protegidas por ametralladoras, alambre de púas y minas terrestres.

Sin embargo, esto no tenía por qué ser así. La Guerra Civil estadounidense ya había demostrado que la guerra de trincheras creaba bajas masivas con poca recompensa. Una breve mirada a una guerra librada apenas 50 años antes podría haber descubierto la falla en la guerra de trincheras y haber salvado innumerables vidas.

Esto le da un giro diferente a la necesidad de mirar la historia. Realmente deberíamos preguntarnos: "¿Podemos permitirnos el lujo de no aprender las lecciones de la historia?"

Este año marca el centenario de esta guerra que cambia el mundo. Después de 100 años, ¿qué hemos aprendido de la Primera Guerra Mundial? ¿Tiene la guerra alguna lección para nosotros hoy? Alianzas inestables

Una de esas lecciones históricas que los líderes en 1914, y hoy, harían bien en aprender es que las alianzas no siempre son la respuesta. Las naciones suelen recurrir a las alianzas en busca de estabilidad y seguridad en el escenario internacional. La idea es que una alianza con otra potencia militar actuará como disuasivo contra el ataque de otra nación.

Pero con demasiada frecuencia las alianzas humanas no previenen la guerra y solo sirven para atraer a más naciones a una guerra.

Depender de las alianzas también fue un error cometido por el antiguo Israel. Dios les dijo: "El SEÑOR ha rechazado a sus aliados de confianza" (Jeremías 2:37). La Biblia registra al menos un caso en el que honrar tal alianza puso a alguien en conflicto directo con Dios (2 Crónicas 35: 20-22).

La Biblia muestra que la verdadera respuesta es confiar en Dios (Salmo 146: 3-5).

La Primera Guerra Mundial se intensificó debido a las redes de alianzas entre Serbia, Rusia, Francia, Gran Bretaña y Bélgica por un lado y Alemania, Austria e Italia por el otro.

Después de la Primera Guerra Mundial, se intentó corregir este problema creando la Sociedad de Naciones, la primera organización internacional dedicada a la paz mundial. Desafortunadamente, aunque tuvo algunos éxitos, la Sociedad de Naciones no pudo evitar el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Su sucesora, las Naciones Unidas, también ha sido ineficaz con demasiada frecuencia y el mundo todavía tiene sistemas de alianzas enredados.

Como ayuda la historia

Estudiar historia nos ayuda a conocer y comprender más sobre el ayer y el hoy. La historia es una colección de historias, historias creadas por y sobre personas como tú y como yo.

La historia nos muestra lo que se hizo antes. Al determinar qué falló y qué funcionó, podemos usar los ejemplos del pasado para dar forma a un futuro mejor. Este es también el propósito de las historias de la Biblia y los rsquos (1 Corintios 10:11).

La historia también nos permite comprender un poco mejor los eventos actuales y rsquos. Es extremadamente difícil, si no imposible, comprender la situación actual en el Medio Oriente sin al menos un conocimiento básico de la caída del Imperio Otomano al final de la Primera Guerra Mundial. Una comprensión de la historia también nos ayuda a comprender mejor la actualidad. sobre Rusia y Ucrania.

En esta serie sobre la Primera Guerra Mundial, examinaremos las lecciones que provienen de uno de los conflictos más grandes en la historia de la humanidad.

La historia está ahí. ¿Aprenderemos de eso? ¿O estaremos condenados a repetirlo ?.

Esta es la primera de una serie de cuatro partes sobre lecciones de la Primera Guerra Mundial. Para la parte 2 de esta serie, consulte & ldquoEl valor de la vida humana & rdquo.

Joshua Travers

Joshua Travers creció y vive en Athens, Ohio. Se graduó en 2016 con una licenciatura en estudios sociales y educación española de la Universidad de Ohio. También estudió teología en Foundation Institute, Center for Biblical Education, en Allen, Texas y se graduó con un certificado en estudios bíblicos en mayo de 2017.


Peleas familiares y el estallido de la Primera Guerra Mundial

Rebecca Fachner comienza una serie de artículos sobre la Primera Guerra Mundial considerando cómo los estrechos lazos familiares entre muchos gobernantes europeos pueden haber contribuido al estallido de la guerra, como una disputa familiar en una escala grandiosa.

Este verano se cumple el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial, y durante los próximos meses habrá muchos artículos y libros que traten sobre el asesinato del Archiduque Franz Ferdinand, las maquinaciones diplomáticas entre los distintos países después de la muerte del Archiduque. y el estallido de las hostilidades unas semanas después. Uno de los aspectos más interesantes del comienzo de la guerra es cómo la mayoría de las principales potencias parecían completamente preparadas para la guerra, pero sorprendidas de que la guerra estallara tan rápidamente. Entonces, vale la pena considerar la situación política antes de la guerra para comprender por qué la situación se vino abajo de la forma en que lo hizo, con la rapidez con la que lo hizo.

La reina Victoria en 1887. Sus parientes estaban estrechamente relacionados antes de la Primera Guerra Mundial.

Mucha gente ha comparado la Primera Guerra Mundial con una pelea de bar; incluso hay un gráfico de Internet flotando que imagina toda la guerra como si los países involucrados fueran borrachos peleando en un bar en lugar de naciones. Si la guerra en sí fue una pelea de bar, la situación política que condujo a la guerra se caracteriza mejor como una disputa familiar. Parte de la razón por la que la comparación con una familia tiene sentido es que el panorama político europeo en ese momento se parecía en cierto modo al de una familia numerosa. El rey Jorge V de Gran Bretaña era nieto de la reina Victoria, prima hermana del káiser Guillermo de Alemania a través de su padre y la madre del káiser. También fue primo hermano de la zarina de Rusia, la emperatriz Alexandra, ella misma nieta de Victoria. Para complicar aún más las cenas familiares, George también era primo hermano del marido de Alexandra, el zar Nicolás II de Rusia, cuyas madres eran hermanas. Su propia hermana estaba casada con el rey Haakon de Noruega, cuyo hermano era el rey Christian X de Dinamarca, ambos primos de George y Nicholas. George y Wilhelm también tenían primos en las casas reales de Grecia, Rumania y España. ¿Confundido todavía? Bueno, casi todas las familias reales europeas estaban relacionadas con casi todas las demás familias reales europeas, y desenredar las ramas del árbol genealógico es una tarea complicada, por decir lo menos.

En una época en la que Europa estaba dominada por reinos y emperadores, los desacuerdos familiares menores se convirtieron en un gran problema. Todos tenemos familiares que no nos gustan demasiado por cualquier motivo, esa es la naturaleza de las familias. Pero una cosa es si no te gusta tu molesto primo Nick o no confías en el primo Bill, pero cuando todos dirigen países, su disgusto se vuelve tanto político como muy importante. De repente, el hecho de que no confíe en su primo tiene importantes implicaciones políticas para la relación de su gobierno con él y su gobierno. Esto no sugiere que las alianzas anteriores a la guerra se basaran únicamente en la discordia familiar, o que el mundo perdió millones de vidas debido al drama familiar. Dos de los principales protagonistas de la historia no estaban vinculados a esta gran familia: Francia porque ya no tenía una monarquía y Austria-Hungría porque sus gobernantes no estaban estrechamente entrelazados en el círculo real de la reina Victoria. Desde que comenzó la guerra entre Serbia y Austria-Hungría, la situación política no familiar también fue claramente muy importante.

¿Por qué estalló la guerra?

Como casi todas las historias nos dicen, la Primera Guerra Mundial fue el producto de enredadas alianzas entre las diversas potencias y su incapacidad para detener la cadena de eventos que los superaron a raíz del asesinato del Archiduque. Eso es cierto, sin embargo, la pieza crucial no son las alianzas enredadas, sino la incapacidad de cada país de Europa para detener el choque de trenes que estaba sucediendo. La manifiesta debilidad de muchos de los gobernantes hereditarios de Europa quedó letalmente expuesta en 1914, junto con su falta de habilidades diplomáticas, su estilo de gestión deficiente y su incompetencia general.

Es imposible decir si gobernantes mejores y más hábiles (es decir, basados ​​en el mérito) habrían podido evitar una guerra, pero parece claro que dejar que las naciones se comporten como una familia disfuncional no es el camino hacia la armonía internacional. Desafortunadamente, se necesitaron muchas vidas para convencer a los líderes mundiales de que las conferencias internacionales no deberían parecerse tanto a una reunión familiar. Uno de los legados más perdurables de la guerra es que finalmente derrocó a varias monarquías en Europa, tal vez porque el conflicto expuso los problemas de los gobernantes hereditarios en una medida tan extrema. El gobierno hereditario es como tirar los dados con tu liderazgo, a veces lanzas un Pedro el Grande o Federico el Grande, otras veces un Nicolás II o Kaiser Wilhelm. Aprovechar ese tipo de riesgo podría haber sido una buena idea en algún momento de la historia, pero en una era de guerra a gran escala y armamento cada vez más mortífero, las principales potencias necesitaban diplomáticos más capacitados para administrar los asuntos internacionales, sin mencionar mejores comandantes militares. .

¿Disfrutaste el artículo?

Como siempre, sus comentarios son bienvenidos. Si tiene tiempo para dejar un comentario a continuación, realmente nos gustaría escuchar su opinión sobre el artículo.


Brote del cuaderno digital de la Primera Guerra Mundial para la historia mundial

Este cuaderno digital interactivo para la historia mundial cubre el Estallido de la Primera Guerra Mundial y permitirá a los estudiantes comprender la perspectiva cambiante de la guerra. Los estudiantes examinarán una imagen y una canción que muestran el entusiasmo por la guerra, pero luego aprenderán cómo fracasó el Plan Schlieffen y cómo comenzó la guerra de trincheras con la batalla del Marne. Los estudiantes explorarán la vida en las trincheras y, en última instancia, "la unirán" respondiendo: ¿En qué se diferenciaba la Primera Guerra Mundial de lo que la gente anticipaba cuando estalló la guerra? ¿Por qué resultó diferente de lo que la gente había anticipado?

Este cuaderno digital de 8 diapositivas.

  • es completamente editable
  • no requiere libro de texto
  • está listo para asignar en Google Classroom: No se necesita preparación & amp ideal para aprendizaje a distancia asincrónico o sincrónico o uso en clase

Consulte el cuaderno completo en el ¡AVANCE!

Mira mi otro Actividades de historia mundial y unidades de amplificación! Estoy desarrollando más planes de estudios de Historia Mundial y Euro AP, así que asegúrate de seguir mi tienda para recibir notificaciones cuando haya nuevos recursos disponibles.

Por favor hágame saber si tiene preguntas. Puedes enviarme un correo electrónico a [email protected] y estoy feliz de poder ayudar.

_______________

¿SABÍAS?

_______________

Usted puede sigue mi tienda haciendo click AQUÍ. ¡Sé el primero en saber cuándo lanzo nuevos productos o realizo una venta!

¿También puede obtener crédito TPT para usar en compras futuras al revisar productos?

Solo ve a tu Mis compras página. Junto a cada una de sus compras, verá un Suministre realimentación botón. Haga clic en ese enlace y se lo dirigirá a una página donde puede calificar el producto y dejar una reseña. Cada vez que da sus comentarios, TPT le otorga créditos de comentarios que puede usar para reducir el costo de sus compras futuras.


El comienzo de la Primera Guerra Mundial

La frenética competencia entre las potencias europeas marcó finales del siglo XIX y principios del XX. La fuerza de una nación se medía por el alcance de su riqueza y recursos, la cantidad de tierra que poseía y el tamaño de su ejército y armada. Los líderes de muchos países creían que una nación solo podía lograr sus objetivos políticos y económicos si tenía un ejército fuerte, una creencia conocida como militarismo. Los ejércitos de reclutas crecieron en la mayoría de los países, en los que los jóvenes debían someterse a uno o dos años de entrenamiento militar y luego eran enviados a casa como reservas para ser movilizados o llamados a la acción cuando fuera necesario para luchar. Los presupuestos navales aumentaron cada año, especialmente en Gran Bretaña y Alemania. Ningún país quería quedarse sin aliados si estallaba la guerra, por lo que se establecieron dos importantes alianzas militares. Alemania, temerosa de verse acorralada por enemigos en su este y oeste, firmó un acuerdo con Austria-Hungría para apoyarse mutuamente en una guerra europea. Rusia y Francia llegaron a un acuerdo similar.

Los militaristas consideraban cada vez más a las fuerzas armadas de sus países como por encima de toda crítica. Y muchos admiraban mucho valores militares como el autosacrificio, la disciplina y la obediencia. La guerra se veía cada vez más como una aventura, una oportunidad para luchar e incluso morir por el propio país. Karl Pearson, un escritor británico en ese momento, afirmó que las guerras son necesarias. Sostuvo que las naciones podían establecer su posición legítima en el mundo "por contienda, principalmente mediante la guerra con razas inferiores, y con razas iguales mediante la lucha por las rutas comerciales y por las fuentes de materias primas y suministro de alimentos". 1

Otros tenían opiniones similares. El Conde Theobald von Bethmann Hollweg, el canciller de Alemania a principios del siglo XX, afirmó que “el viejo dicho todavía es válido de que los débiles serán presa de los fuertes. Cuando un pueblo no quiere o no puede seguir gastando lo suficiente en armamentos para poder abrirse camino en el mundo, vuelve a caer en el segundo rango ". 2

Para Pearson, Hollweg y otros europeos, un nación era más que un país. Para ellos, los miembros de una nación no solo compartían una historia, una cultura y un idioma comunes, sino también antepasados, rasgos de carácter y características físicas comunes. Muchos creían, por tanto, que una nación era una comunidad biológica y que la pertenencia a ella se transmitía de una generación a la siguiente. En otras palabras, la creencia en una nación era similar a lo que muchos creían sobre raza.

Algunos historiadores se refieren a Europa a principios de la década de 1910 como un polvorín (un barril de pólvora). Las naciones europeas estaban ansiosas por la guerra para demostrar su superioridad sobre otras naciones. Tenían ejércitos en crecimiento. Y se habían unido para formar alianzas militares opuestas, comprometiéndose a apoyar a sus naciones amigas en caso de guerra. Como un barril de pólvora, la chispa más pequeña podía hacer que todo explotara.

La chispa que desató la Primera Guerra Mundial llegó el 28 de junio de 1914, cuando un joven patriota serbio disparó y mató al Archiduque Franz Ferdinand, heredero del Imperio Austro-Húngaro (Austria), en la ciudad de Sarajevo. El asesino era partidario del Reino de Serbia, y en un mes el ejército austríaco invadió Serbia. Como resultado de las alianzas militares que se habían formado en toda Europa, todo el continente pronto se vio envuelto en una guerra. Debido a que las naciones europeas tenían numerosas colonias en todo el mundo, la guerra pronto se convirtió en un conflicto global.


Batallas tempranas

Tras el estallido de la guerra en agosto de 1914, el ejército alemán abrió el frente occidental invadiendo Luxemburgo y Bélgica, pero se vio obligado a retroceder con la batalla del Marne.

Objetivos de aprendizaje

Resumir las tendencias generales de las primeras batallas de la Primera Guerra Mundial.

Conclusiones clave

Puntos clave

  • El frente occidental fue el principal teatro de guerra durante la Primera Guerra Mundial.
  • Tras el estallido de la guerra en agosto de 1914, el ejército alemán abrió el frente occidental invadiendo Luxemburgo y Bélgica, y luego obtuvo el control militar de importantes regiones industriales de Francia.
  • Estas primeras ofensivas alemanas incluyen la Batalla de Lieja y la Batalla de las Fronteras en la frontera de Francia.
  • La marea del avance cambió drásticamente con la Batalla del Marne, en la que las tropas francesas y británicas pudieron forzar una retirada alemana explotando una brecha entre el 1. ° y 2. ° Ejércitos, poniendo fin al avance alemán en Francia.
  • La & # 8220Race to the Sea & # 8221 resultante hizo que ambos lados establecieran una línea serpenteante de trincheras fortificadas que se extendían desde el Mar del Norte hasta la frontera suiza con Francia en un intento de flanquear a la oposición.
  • Esta línea permaneció esencialmente sin cambios durante la mayor parte de la guerra.

Términos clave

  • Primera batalla del Marne: También conocido como el Milagro del Marne, esta batalla de la Primera Guerra Mundial librada en septiembre de 1914 resultó en una victoria aliada contra el ejército alemán. La batalla fue la culminación del avance alemán en Francia y la persecución de los ejércitos aliados que siguió a la Batalla de las Fronteras en agosto y alcanzó las afueras del este de París. Un contraataque de seis ejércitos de campaña franceses y la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF) a lo largo del río Marne obligó al Ejército Imperial Alemán a retirarse hacia el noroeste, lo que condujo a la Batalla del Aisne y la & # 8220Race to the Sea & # 8221. La batalla fue una victoria para los Aliados, pero también preparó el escenario para cuatro años de estancamiento en la guerra de trincheras en el Frente Occidental.
  • Batalla de las fronteras: Una serie de batallas a lo largo de la frontera oriental de Francia y en el sur de Bélgica poco después del estallido de la Primera Guerra Mundial. Las batallas resolvieron las estrategias militares del Jefe de Estado Mayor francés, general Joseph Joffre, con el Plan XVII y una interpretación ofensiva del Aufmarsch alemán. II plan de despliegue de Helmuth von Moltke el Joven. Las fuerzas franco-británicas fueron rechazadas por los alemanes, que pudieron invadir el norte de Francia. Las acciones de retaguardia francesa y británica retrasaron el avance alemán y, por lo tanto, le dieron tiempo a los franceses para transferir sus fuerzas al oeste para defender París, lo que resultó en la Primera Batalla del Marne.
  • Asedio de Lieja: El compromiso inicial de la invasión alemana de Bélgica y la primera batalla de la Primera Guerra Mundial. El ataque a la ciudad de Lieja comenzó el 5 de agosto de 1914 y duró hasta el 16 de agosto, cuando se rindió el último fuerte. La duración del asedio de Lieja puede haber retrasado la invasión alemana de Francia entre 4 y 5 días.

Batalla de Lieja

Al estallar la Primera Guerra Mundial, el ejército alemán (que consta en el oeste de siete ejércitos de campaña) ejecutó una versión modificada del Plan Schlieffen, diseñado para atacar rápidamente Francia a través de la neutral Bélgica antes de girar hacia el sur para rodear al ejército francés sobre el alemán. frontera. La neutralidad de Bélgica fue garantizada por Gran Bretaña bajo el Tratado de Londres de 1839, lo que provocó que Gran Bretaña se uniera a la guerra al expirar su ultimátum a las 11 p.m. GMT del 4 de agosto de 1914, cuando los ejércitos al mando de los generales alemanes Alexander von Kluck y Karl von Bülow atacaron Bélgica. Luxemburgo había sido ocupada sin oposición el 2 de agosto. La primera batalla en Bélgica fue el Asedio de Lieja, que duró del 5 al 16 de agosto. Lieja estaba bien fortificada y sorprendió al ejército alemán bajo el mando de von Bülow con su nivel de resistencia. No obstante, la artillería pesada alemana pudo demoler los fuertes principales en unos pocos días. Tras la caída de Lieja, la mayor parte del ejército de campaña belga se retiró a Amberes, dejando a la guarnición de Namur aislada, con la capital belga, Bruselas, cayendo ante los alemanes el 20 de agosto. Aunque el ejército alemán pasó por alto Amberes, siguió siendo una amenaza para su flanco. Siguió otro asedio en Namur, que duró aproximadamente del 20 al 23 de agosto.

Por su parte, los franceses tenían cinco ejércitos desplegados en sus fronteras. El plan ofensivo francés de antes de la guerra, Plan XVII, pretendía capturar Alsacia-Lorena tras el estallido de las hostilidades. El 7 de agosto, el VII Cuerpo atacó Alsacia con el objetivo de capturar Mulhouse y Colmar. La ofensiva principal se lanzó el 14 de agosto con el 1. ° y 2. ° Ejércitos atacando hacia Sarrebourg-Morhange en Lorena. De acuerdo con el Plan Schlieffen, los alemanes se retiraron lentamente mientras infligían graves pérdidas a los franceses. Los franceses avanzaron al 3. ° y 4. ° Ejércitos hacia el río Saar e intentaron capturar Saarburg, atacando a Briey y Neufchateau, antes de ser rechazados. El VII Cuerpo francés capturó Mulhouse después de un breve enfrentamiento el 7 de agosto, pero las fuerzas de reserva alemanas los enfrentaron en la Batalla de Mulhouse y forzaron una retirada francesa.

Batalla de las fronteras

El ejército alemán arrasó Bélgica, ejecutando civiles y arrasando pueblos. La aplicación de la & # 8220 responsabilidad colectiva & # 8221 contra una población civil galvanizó aún más a los aliados, y los periódicos condenaron la invasión alemana y la violencia del ejército contra los civiles y la propiedad, en conjunto denominados & # 8220 Violación de Bélgica & # 8221. Bélgica, Luxemburgo y las Ardenas, el ejército alemán avanzó en la segunda mitad de agosto hacia el norte de Francia, donde se encontró con el ejército francés al mando de Joseph Joffre y las seis divisiones iniciales de la fuerza expedicionaria británica al mando de sir John French. Siguió una serie de enfrentamientos conocidos como la Batalla de las Fronteras, que incluyeron la Batalla de Charleroi y la Batalla de Mons. En la primera batalla, el Quinto Ejército francés fue casi destruido por los 2. ° y 3. ° Ejércitos alemanes y el último retrasó el avance alemán por un día. Siguió una retirada general aliada, que resultó en más enfrentamientos en la Batalla de Le Cateau, el Asedio de Maubeuge y la Batalla de St. Quentin (también llamada Primera Batalla de Guise).

Primera batalla del Marne

El ejército alemán llegó a 43 millas de París, pero en la Primera Batalla del Marne (6 al 12 de septiembre), las tropas francesas y británicas pudieron forzar una retirada alemana explotando una brecha que apareció entre el 1er y el 2do Ejércitos, poniendo fin a la Avance alemán en Francia. El ejército alemán se retiró al norte del río Aisne, estableciendo los inicios de un frente occidental estático que duraría los próximos tres años. Después de este retiro alemán, las fuerzas opuestas realizaron maniobras de flanqueo recíprocas conocidas como la Carrera por el Mar y rápidamente extendieron sus sistemas de trincheras desde la frontera suiza hasta el Mar del Norte. El territorio ocupado por Alemania contenía el 64 por ciento de la producción francesa de arrabio, el 24 por ciento de su fabricación de acero y el 40 por ciento de la industria del carbón, lo que supuso un duro golpe para la industria francesa.

Colocación de trincheras y la primera batalla de Ypres

On the Entente side (those countries opposing the German alliance), the final lines were occupied by the armies of the Allied countries, with each nation defending a part of the front. From the coast in the north, the primary forces were from Belgium, the British Empire, and France. Following the Battle of the Yser in October, the Belgian army controlled a 22-mile length of West Flanders along the coast known as the Yser Front, along the Yser river and the Yperlee canal from Nieuwpoort to Boesinghe. Stationed to the south was the sector of the British Expeditionary Force (BEF).

From October 19 until November 22, the German forces made their final breakthrough attempt of 1914 during the First Battle of Ypres. Heavy casualties were suffered on both sides but no breakthrough occurred. After the battle, Erich von Falkenhayn judged that it was no longer possible for Germany to win the war and on November 18 called for a diplomatic solution, but Chancellor Theobald von Bethmann-Hollweg, Paul von Hindenburg and Erich Ludendorff disagreed.

Stabilization of the Western Front WWI: Map of the Western Front and the Race to the Sea, 1914


BIBLIOGRAFÍA

Audoin-Rouzeau, Stéphane, and Annette Becker. 1914–1918: Understanding the Great War. Translated by Catherine Thompson. London, 2002. A stimulating essay.

Bourne, J. M. Britain and the Great War 1914–1918. London, 1989.

Chickering, Roger. Imperial Germany and the Great War, 1914–1918. Cambridge, U.K., 1998.

Gatrell, Peter. Russia's First World War: A Social and Economic History. London, 2005.

Hardach, Gerd. The First World War, 1914–1918. Translated by Betty Ross and Peter Ross. London, 1977. A still-useful economic history.

Horne, John, ed. State, Society, and Mobilization in Europe during the First World War. Cambridge, U.K., 1997.

Herwig, Holger H. The First World War: Germany and Austria-Hungary 1914–1918. London, 1997. An excellent military history focused on the Central Powers but covering both camps.

MacMillan, Margaret. Peacemakers: The Paris Conference of 1919 and Its Attempt to End War. London, 2001. A study sympathetic to the peacemakers.

Mombauer, Annika. The Origins of the First World War: Controversies and Consensus. London, 2002.


Imagenes

Phase two: the conflict widens to Germany, Russia, and France

German satirical map of Europe in 1914

Satirical map of Europe drawn by German graphic artist Walter Trier in 1914, showing Germany and Austria-Hungary as aggressors.

Phase three: Germany invades Luxemburg and Belgium, Britain intervenes

A History of Fidelity, a summary of Alsace-Lorraine's history

Brochure summarising the history of Alsace-Lorraine which by 1914 had been part of the German Empire for 50 years.

A World Language: why not Esperanto?, by Margaret L Blaise

Booklet published in June 1916 by Margaret L. Blaise (née Jones, 1878-1935), pioneer of the Esperanto movement in Britain.

David Stevenson is a Professor of International History at the London School of Economics and Political Science. He has published extensively on the causes, course, and consequences of the First World War. Sus libros incluyen 1914-1918: the History of the First World War With Our Backs to the Wall: Victory and Defeat in 1918 y 1917: War, Peace, and Revolution. He is currently working on the British home front in 1916-17.


Germany Millenarianism &ndash Spirit of 1914

Millenarianism is a belief held by a religious, political or social group or movement that a coming major transformation will occur, after which all things will be changed. For Germany, leading into World War I, historians report that the Spirit of 1914 was high, with support from the German population for participation in the war. The German government believed that the onset of war and its support of Austria-Hungary was a way to secure its place as a leading power, which was supported by public nationalism and further united it behind the monarchy. The success Germans saw in the opening battles of WWI provided a platform for the German government to position itself as able to accomplish more when unified and nationalistic. However, this millenarianism was short-lived, as Germany was unprepared to fight the long war, which took a dramatic and demoralizing toll on its people and later set the stage for the rise of the Third Reich, less than two decades later.

Following the events above, World War I moved into full force from 1914 through 1918, ending when peace was brokered between the German and Central Forces and the Allied Powers with the signing of the Treaty of Versailles. However, this treaty forced punitive measures on Germany that further destabilized Europe and laid the groundwork for the start of World War II. By understanding the causes of World War I, historians can develop a keen comprehension of how and why this devastating conflict began.

Aprende más

Norwich University is an important part of American history. Established in 1819, Norwich is a nationally recognized institution of higher education, the birthplace of the Reserve Officers&rsquo Training Corps (ROTC), and the first private military college in the United States.

With Norwich University&rsquos online Master of Arts in History program, you can enhance your awareness of differing historical viewpoints while developing the skills needed to refine your research, writing, analysis, and presentation skills. The program offers two tracks &ndash American History and World History, allowing you to tailor your studies to your interests and goals.


Ver el vídeo: La primera Guerra Mundial en 7 minutos (Diciembre 2021).