Información

¿Cómo se adaptó el reino africano de Cartago a su entorno?


Esto es muy importante para mí porque necesito la respuesta a esto para mi SSH y simplemente no puedo encontrar ningún sitio con información confiable.


  • ¿De dónde vino la gente de Cartago? ¿Cómo era el clima? Compare eso con el clima de Cartago. Mira las zonas climáticas. Vea si puede encontrar climogramas tanto para la nueva ubicación como para la antigua, y vea si hay diferencias significativas.
  • El clima de la región cambió debido a la deforestación. ¿Puede suponer que los efectos fueron los mismos en la ubicación original y en la nueva?
  • Intente descubrir cómo eran la agricultura y la economía. ¿Cambiaron después de mudarse a Cartago? ¿Qué importancia tenía la agricultura para la economía?
  • ¿Qué parte del área circundante estaba controlada por Cartago antes de las Guerras Púnicas? ¿Hubiera sido posible un imperio similar en la ubicación original?

Consejos adicionales:

  • Descubra de dónde obtuvo Roma el grano unos siglos más tarde. ¿Qué te dice eso sobre Carthage?
  • ¿Qué pasó con el norte de África después de la caída de Cartago? ¿Qué era la economía entonces?

Ghana

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Ghana, primero de los grandes imperios comerciales medievales de África occidental (siglos VII-XIII). Estaba situado entre el Sahara y las cabeceras de los ríos Sénégal y Níger, en una zona que ahora comprende el sureste de Mauritania y parte de Malí. Ghana estaba poblada por clanes Soninke de personas de habla mande que actuaban como intermediarios entre los comerciantes de sal árabes y amazigh (bereberes) en el norte y los productores de oro y marfil en el sur. (El imperio no debe confundirse con la actual República de Ghana).

Una tradición no confirmada data los orígenes del reino en el siglo IV d. C. No se sabe nada de la historia política de Ghana bajo sus primeros reyes. Las primeras referencias escritas al imperio son las de los geógrafos e historiadores árabes del siglo VIII, y parece seguro que hacia el año 800 Ghana se había vuelto rica y poderosa. Llamado Wagadu por sus gobernantes, deriva su nombre más familiar del título del rey de Ghana. El rey pudo imponer la obediencia de los grupos menores y exigirles tributo. Gran parte del imperio estaba gobernado por príncipes tributarios que probablemente eran los jefes tradicionales de estos clanes súbditos. El rey de Ghana también impuso un impuesto de importación y exportación a los comerciantes y un impuesto a la producción del oro, que era el producto más valioso del país.

Según el cronista hispano-árabe del siglo XI Abū ʿUbayd al-Bakrī, el rey dio la bienvenida a su capital a muchos de los comerciantes del Sahara del norte de África, quienes, después de la conquista árabe en el siglo VIII, se habían convertido al Islam. A lo largo de la historia de Ghana, la capital se trasladó de un lugar a otro: la del siglo XI ha sido identificada tentativamente por los arqueólogos como Kumbi (o Koumbi Saleh), a 200 millas (322 km) al norte de la actual Bamako, Malí.

La principal razón de ser del imperio era el deseo de controlar el comercio de oro aluvial, que había llevado a los pueblos nómadas amazigh del desierto a desarrollar la carretera de caravanas transsahariana occidental. El oro se obtenía, a menudo mediante un trueque mudo, en los límites del sur del imperio y se transportaba a la capital del imperio, donde se desarrollaba una ciudad comercial musulmana junto a la ciudad natal. Allí, el oro se cambiaba por mercancías, la más importante de las cuales era la sal, que había sido transportada hacia el sur por caravanas del norte de África.

A medida que Ghana se hizo más rica, extendió su control político, fortaleciendo su posición como empresa absorbiendo estados menores. También incorporó algunas de las tierras productoras de oro al sur y ciudades del sur del Sahara al norte como Audaghost, un famoso mercado que desde entonces ha desaparecido.

Ghana comenzó a declinar en el siglo XI con el surgimiento de los musulmanes almorávides, una confederación militante de los Ṣanhājah y otros grupos amazigh del Sahara que se combinaron en una guerra santa para convertir a sus vecinos. Abū Bakr, el líder del ala sur de este movimiento, tomó Audaghost en 1054 y, después de muchas batallas, se apoderó de Kumbi en 1076. La dominación de Ghana por parte de los almorávides duró solo unos años, pero sus actividades trastornaron el comercio del que dependía el imperio. y la introducción de sus rebaños en un terreno agrícola árido inició un desastroso proceso de desertificación. Los pueblos sometidos del imperio comenzaron a separarse, y en 1203 uno de ellos, los Susu, ocupó la capital. En 1240 la ciudad fue destruida por el emperador Mande Sundiata, y lo que quedaba del imperio de Ghana se incorporó a su nuevo imperio de Mali.


Asuntos familiares

Después de la muerte de Micipsa, Jugurtha impugnó inmediatamente la división del poder. Reuniendo a sus soldados, los envió al alojamiento de Hiempsal, donde saquearon la casa, mataron a cualquiera que se resistiera y descubrieron a Hiempsal escondido en la celda de una sirvienta. Como ordenó Jugurtha, le cortaron la cabeza a Hiempsal.

Adherbal huyó a Roma, donde declaró al Senado que Jugurta era un traidor y había asesinado a su propio hermano. Pidió castigo y el Senado creó una comisión para investigar. Citado en Salustio en el siglo I a.C. Jugurta describe Roma como "urbem venalem et mature perituram, si emptorem invenerit—una ciudad en venta y condenada a una rápida destrucción si encuentra un comprador "una valiosa lección que aprendió durante su tiempo con las tropas romanas en España. Para luchar contra las acusaciones de su hermano adoptivo, Jugurtha aplicó esta lección y sobornó a sus amigos en el Senado. La comisión decidió dividir Numidia entre Jugurtha y Adherbal, cada uno a cargo de su propia sección. Se pasó por alto el papel de Jugurtha en el asesinato de Hiempsal. (Conoce a Craso, el hombre más rico de la antigua Roma.)

[S] eing ordenado por el Senado a salir de Italia. Después de salir por las puertas, se dice que [Jugurta] miró hacia Roma en silencio y finalmente dijo: "¡Una ciudad en venta y condenada a una rápida destrucción si encuentra un comprador!"

Animado, Jugurta se dedicó a aumentar sus fuerzas en casa y luego a asegurarse el trono para sí mismo. Atacó a Adherbal y empujó a sus fuerzas hacia atrás. Adherbal se retiró, se aseguró en Cirta, la capital de su porción de Numidia, y pidió ayuda a Roma. Los ejércitos de Jugurta sitiaron la ciudad amurallada de Cirta, aislándola de cualquier envío de alimentos o suministros.

Salustio registró cómo Adherbal le rogó a Roma que lo liberara de "las manos inhumanas" de Jugurta, pero los enviados romanos no lograron que Jugurta llegara a un acuerdo. Adherbal se rindió, confiando en que el estado de los muchos romanos atrapados con él en Cirta haría que Jugurtha actuara con misericordia. Sin inmutarse, Jugurtha tomó la ciudad, torturó a Adherbal hasta que murió y mató a los ocupantes adultos de la ciudad, incluidos los de ascendencia italiana.


Las notables adaptaciones de las aves a su entorno

Está ampliamente aceptado que el primer pájaro, Archaeopteryx lithographica, evolucionó hace aproximadamente 150 millones de años. Desde entonces, muchas adaptaciones han sido esculpidas por selección natural, haciendo de las aves el grupo único que son hoy. Estas adaptaciones ayudan a las aves a sobrevivir y prosperar en todos los entornos, en todas las áreas del planeta. Tres características físicas en particular indican adaptaciones únicas a su entorno: picos (picos), patas y plumaje (plumas).

Foto de la Universidad de Houston: las características adaptativas de la estructura del pico y la pata optimizan la capacidad de un ave para prosperar en su entorno

La selección natural es el modo de evolución que hace que los seres vivos se adapten bien (se adapten) a sus entornos. Este mecanismo ha esculpido los picos, las patas y el plumaje de las aves durante millones de años, lo que ha hecho que estos animales tengan más éxito en sus entornos. Las variedades de formas y tamaños de picos son una adaptación para los diferentes tipos de alimentos que comen las aves. En general, los picos cónicos gruesos y fuertes son excelentes para romper semillas duras y se encuentran en aves que comen semillas como cardenales, pinzones y gorriones. Los picos enganchados, como los que se encuentran en aves rapaces como halcones, águilas, halcones y búhos, son expertos en desgarrar carne, perfectos para estas aves depredadoras. Los picos rectos de longitud intermedia son particularmente versátiles y a menudo se encuentran en aves omnívoras como cuervos, cuervos, arrendajos, cascanueces y urracas. Incluso hay picos altamente especializados, como el de los flamencos: sus picos tienen forma de coma para filtrarse, lo que les permite tamizar el lodo y el limo para devorar krill y otros crustáceos.

Foto de NPS / Patricia Simpson - El pico cónico de un gorrión común (Passer domesticus) es excelente para romper semillas

Foto de NPS / Patrcia Simpson: el versátil proyecto de ley de un cuervo común omnívoro (Corvus corax)

Las patas de las aves han evolucionado como una adaptación a los paisajes que habitan. Las aves zancudas, como las garcetas y las garzas, tienen dedos largos para ayudar con la distribución del peso a medida que avanzan sobre juncos y nenúfares. Los patos y los pelícanos tienen patas palmeadas que, al igual que las aletas de buceo, los hacen más expertos en nadar. Algunas aves, como la focha americana, tienen patas lobadas, un punto "a mitad de camino" entre las patas palmeadas y las aves zancudas de dedos largos para ayudar en ambos modos de locomoción. Muchas especies de aves, como la mayoría de los pájaros cantores, también se conocen como "pájaros que se posan" porque tienen una estructura de pie que les permite agarrarse de las ramas; la configuración de un dedo en la parte posterior del pie actúa como un alfiler, estabilizando al pájaro posado. .

Foto de NPS / Patricia Simpson: tres dedos en la parte delantera y uno en la parte posterior facilitan el posado de esta Black Phoebe (Sayornis nigricans)

Foto de NPS / Patricia Simpson - Las correas entre los dedos delanteros (palmeadas) le dan a esta gaviota de Heermann (Larus heermanni) una ventaja de remar en el océano

Foto de NPS / Patricia Simpson - Este pelícano pardo de California (Pelecanus occidentalis californicus) está adaptado al océano con membranas entre los cuatro dedos (totipalmate) y un pico gigante con una bolsa grande para almacenar peces

La estructura de las uñas juega un papel adicional en la adaptación del pie: las uñas agudas y fuertes de los pájaros carpinteros y los parpadeos le dan a estas especies la capacidad de pararse y trepar por los troncos verticales de los árboles, una adaptación útil para alcanzar los insectos que se esconden debajo de la corteza. Las garras afiladas y aferradas de una rapaz, por otro lado, están perfeccionadas para someter e incluso matar a sus presas. La mayoría de las aves que corren, como los avestruces y los emúes, no se posan, por lo tanto, su garra trasera está reducida o completamente ausente.

El plumaje, o el patrón de las plumas de un pájaro, también está determinado por la selección natural por dos razones principales (además del beneficio obvio del vuelo): el apareamiento y la supervivencia. Ambas categorías aumentan la aptitud individual, que es la medida de la capacidad de un organismo para sobrevivir y procrear. El plumaje que es atractivo para el sexo opuesto permite más oportunidades de apareamiento y, por lo tanto, la capacidad de crear más jóvenes. Además, las plumas pueden disfrazar un organismo, creando un camuflaje para aquellos que desean esconderse de los depredadores o acercarse sigilosamente a sus presas. Las aves de colores crípticos (camufladas) tienden a parecerse al fondo contra el que desean esconderse: el plumaje moteado de negro y marrón de los chotacabras nocturnos, por ejemplo, les ayuda a mezclarse con el suelo leñoso o las ramas de los árboles mientras se posan durante las horas del día. Las plumas de vuelo especializadas de los búhos, por otro lado, están bordeadas para un vuelo silencioso, lo que hace que los búhos sean casi imposibles de detectar mientras se abalanzan sobre sus presas.

Foto de NPS / Patricia Simpson - El rosa llamativo de un gorjal macho de Colibrí de Anna (Calypte anna) les ayuda a atraer la atención de las hembras.

Foto de NPS / Patricia Simpson - El plumaje de un Gran Correcaminos (Geococcyx californianus) lo ayuda a integrarse en el follaje de su entorno

Aquí en el Monumento Nacional Cabrillo (CNM), hay muchos tipos diferentes de aves. Ubicado en la gran ruta migratoria del Pacífico, el CNM alberga aves playeras, aves marinas, aves rapaces y aves canoras, tanto residenciales como migratorias. Del pelicano café de California (Pelecanus occidentalis californicus)
para el Gnatcatcher de California (Polioptila californica), el CNM es un excelente lugar para la observación de aves. ¡Así que ven a ver a nuestros amigos emplumados! Y la próxima vez que observe un pájaro, ya sea en el Monumento o en otro lugar, ¡eche un vistazo a su pico, patas y plumas para reconocer sus increíbles adaptaciones!


¿Cómo se adaptó el reino africano de Cartago a su entorno? - Historia

Las rutas comerciales de la antigua África desempeñaron un papel importante en la economía de muchos imperios africanos. Los productos de África occidental y central se comercializaban a través de rutas comerciales hacia lugares lejanos como Europa, Oriente Medio e India.

Los principales rubros comercializados fueron el oro y la sal. Las minas de oro de África occidental proporcionaron una gran riqueza a los imperios de África occidental como Ghana y Mali. Otros artículos que se comercializaban comúnmente incluían marfil, nueces de cola, telas, esclavos, artículos de metal y cuentas.

A medida que se desarrolló el comercio en África, las principales ciudades se desarrollaron como centros de comercio. En África occidental, los principales centros comerciales eran ciudades como Tombuctú, Gao, Agadez, Sijilmasas y Djenne. A lo largo de la costa del norte de África se desarrollaron ciudades portuarias como Marrakech, Túnez y El Cairo. La ciudad portuaria de Adulis en el Mar Rojo también fue un importante centro comercial.

Rutas por el desierto del Sahara

Las principales rutas comerciales transportaban mercancías a través del desierto del Sahara entre África occidental y central y los centros comerciales portuarios a lo largo del mar Mediterráneo. Una ruta comercial importante iba desde Tombuctú a través del Sahara hasta Sijilmasa. Una vez que las mercancías llegaban a Sijilmasa, podían trasladarse a muchos lugares, incluidas las ciudades portuarias de Marrakech o Túnez. Otras rutas comerciales incluyeron Gao a Túnez y El Cairo a Agadez.

Los comerciantes trasladaron sus mercancías a través del Sahara en grandes grupos llamados caravanas. Los camellos eran el principal medio de transporte y se utilizaban para transportar mercancías y personas. A veces, los esclavos también transportaban mercancías. Las grandes caravanas eran importantes porque ofrecían protección contra los bandidos. Una caravana típica tendría alrededor de 1,000 camellos con algunas caravanas con más de 10,000 camellos.


Caravana por Desconocido

El camello fue la parte más importante de la caravana. Sin el camello, el comercio a través del Sahara habría sido casi imposible. Los camellos están especialmente adaptados para sobrevivir largos períodos sin agua. También pueden sobrevivir a grandes cambios de temperatura corporal, lo que les permite soportar el calor del día y el frío de la noche en el desierto.

Los camellos fueron domesticados por primera vez por los bereberes del norte de África alrededor del año 300 d.C. Con el uso de camellos, las rutas comerciales comenzaron a formarse entre ciudades a través del desierto del Sahara. Sin embargo, el comercio africano alcanzó su apogeo después de que los árabes conquistaran el norte de África. Los comerciantes islámicos entraron en la región y comenzaron a comerciar por oro y esclavos de África occidental. Las rutas comerciales siguieron siendo una parte importante de la economía africana durante la Edad Media hasta el siglo XVI.


Los primeros pasos hacia la civilización

La mayoría de las comunidades que comenzaron a cultivar se volvieron completamente sedentarias, permaneciendo en un lugar el tiempo suficiente para construir aldeas permanentes que a veces estaban amuralladas. Otros pueblos se concentraron en el pastoreo, conduciendo a sus animales de un pasto a otro a medida que cambiaban las estaciones o el ganado devoraba la cobertura del suelo local, la movilidad siguió siendo la característica principal de su cultura. Así comenzó la escisión entre nómadas y campesinos, entre los habitantes de la estepa (que no sirve más que para el pastoreo) y la sociedad asentada, en última instancia urbana, que generaría casi todo el aumento de la población.

Al principio, África no participó en estos desarrollos, debido a las limitaciones geográficas y climáticas antes mencionadas. El progreso comenzó con la transmisión de tecnología neolítica desde el valle del Jordán a través de la península del Sinaí hasta el valle del Nilo en Egipto. Las nuevas técnicas se extendieron luego gradualmente a lo largo de la costa mediterránea hasta los países del Magreb (Túnez, Argelia y Marruecos) y por el Nilo hasta lo que ahora se llama Sudán. La última etapa antes del 1000 a.C. fue más rápido (tomó menos de medio milenio) e implicó la expansión del pastoreo de ganado hacia el oeste a lo largo de la frontera sur del Sahara, siguiendo el Sahel, la estrecha pradera entre el desierto y las selvas de África Occidental. Las tribus nilóticas abrieron el camino aquí, pero al oeste del lago Chad se separaron de sus parientes que se quedaron al este del lago, y pronto desarrollaron sus propios idiomas en lo sucesivo, los llamaremos el grupo Chadic. Al sudoeste de ellos, los bantus fueron llevados a la zona neolítica, pero dado que el país arbustivo de África occidental hace que la agricultura sea una propuesta mejor que el pastoreo, su economía enfatizó el cultivo de sorgo.

Aunque el desarrollo de la civilización fue dolorosamente lento en la mayor parte de África, hubo un éxito espectacular: Egipto. De hecho, fue tan espectacular que durante mucho tiempo (hasta el descubrimiento de civilizaciones igualmente antiguas en otros lugares), fue visto como la civilización más antigua del mundo, y la gente, entonces y ahora, ha tendido a pensar que Egipto no es realmente parte de África. Por lo tanto, nunca debemos olvidar las similitudes culturales que Egipto comparte con el resto del continente: el culto a los animales (ver nota al pie # 8 más abajo), el estatus absoluto del rey como legislador y dios viviente, y elementos más pequeños como el uso de madera. reposacabezas en lugar de almohadas.

Egipto obtuvo una ventaja no solo por su proximidad a la "cuna de la civilización", la Media Luna Fértil del Medio Oriente, sino porque tenía el tipo de entorno donde es más probable que la civilización se inicie: un valle fluvial en un desierto. Como señalé en mis trabajos anteriores, la naturaleza seca del clima anima a la gente a reunirse donde está el agua, y la vida en un clima así no es difícil, pero requiere trabajo si se quiere vivir bien.

La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que las ideas y los bienes comerciales viajaron entre Egipto y el Medio Oriente en una fecha muy temprana, ya en el 3000 a.C., si no antes. ¿Es posible que la gente también haya migrado a lo largo de esas rutas comerciales y se haya quedado cuando llegó? Sir Flinders Petrie, el padre de la egiptología moderna, pensó que Egipto comenzó de esta manera. Cuando Petrie excavó el cementerio predinástico de Nubt (Naqada), una de las ciudades más antiguas del Alto Egipto, notó que las tumbas tenían dos estilos diferentes de entierro, y llamó a estas diferencias la cultura Naqada I y Naqada II. Mientras que la gente de Naqada I fue enterrada en posición fetal y cubierta con ramas de palma (un estilo que los egipcios más pobres practicarían durante los siglos venideros), las tumbas de Naqada II estaban revestidas con ladrillos y cubiertas con troncos de palma. Además, en lugar de mantener el cuerpo en una sola pieza, la cultura Naqada II desmembró a los muertos antes del entierro, y las marcas de cuchillos y dientes en los huesos sugieren que se practicaba el canibalismo ritual.Finalmente, los estilos de cerámica en los dos tipos de tumbas eran muy diferentes, e incluso los cráneos tenían diferentes formas, lo que llevó a Petrie a concluir que los pueblos de Naqada I y Naqada II no eran iguales en absoluto.



Un entierro predinástico, al estilo Naqada I.
(Del Instituto Oriental, Chicago.)
Para explicar todo esto, Petrie propuso la "teoría de la raza dinástica" para explicar los cambios. Según esto, un grupo de forasteros invadió y conquistó artefactos nubt en Nekhen (Hierakonpolis), una ciudad en lo alto del Nilo, nos dicen que Nekhen era una segunda base para la misma gente. Petrie también llamó a estos extranjeros de élite la "Tribu Halcón", porque el halcón era uno de sus símbolos desde el principio, y pronto Nekhen se convirtió en el principal centro de culto de Horus, el dios halcón egipcio. Nubt es donde el Nilo se encuentra con Wadi Hammamat, un valle de sesenta millas de largo en el punto más estrecho entre el Nilo y el Mar Rojo, por lo que continuó sugiriendo que los recién llegados eran mesopotámicos, que navegaron alrededor de Arabia, entraron en el Mar Rojo. , y marchó a través del Wadi Hammamat para llegar aquí. Más tarde, uno de sus descendientes conquistaría el resto de Egipto y se coronaría como el primer faraón. (8)

La teoría de la "raza dinástica" pasó de moda a mediados del siglo XX porque era demasiado políticamente incorrecta para un mundo poscolonial. Luego, en 1998, fue revivido por otro egiptólogo británico, David Rohl, quien sintió que la historia de los recién llegados a Egipto podría contarse correctamente si se dejaba fuera a los elementos imperialistas. Además de la evidencia mencionada anteriormente, Rohl citó lo siguiente:

  1. Petroglifos en el desierto oriental, que muestran botes de proa alta y mazas en forma de pera, los sumerios tenían ambos elementos primero.
  2. Ladrillos de barro, cerámica de estilo mesopotámico y tumbas construidas con muros con nichos de estilo mesopotámico.
  3. La presencia de lapislázuli, una piedra semipreciosa violeta de Afganistán, en las tumbas de Naqada II. No volvería a aparecer en las tumbas egipcias hasta finales del Reino Antiguo, unos seis siglos después.
  4. Mazas en forma de pera en las tumbas de los guerreros de Naqada II. Esto demostró ser un arma más efectiva que los arcos pequeños y las mazas en forma de disco que se usaban anteriormente. De hecho, fue tan efectivo que más tarde, los faraones solían hacer fotografías que los mostraban usándolo en la batalla.
  5. Los primeros ejemplos de escritura. Una comparación casual de los jeroglíficos egipcios y otras escrituras antiguas, como la cuneiforme, muestra que no tienen nada en común, pero el hecho de que los jeroglíficos aparecieran por primera vez en este momento sugiere que los egipcios obtuvieron la idea de escribir de otra persona. Hasta ahora no hemos encontrado evidencia de un largo período de prueba y error, como fue el caso cuando se desarrolló la escritura cuneiforme.

Si los primeros gobernantes de Egipto fueron extranjeros, no se distinguieron de sus súbditos por mucho tiempo. Quizás deberíamos verlos como un catalizador, como los normandos en Inglaterra y los varangianos en Rusia: después de acelerar el desarrollo de la tierra que tomaron, fueron absorbidos por las masas. Al final de la segunda dinastía de faraones, la única forma de identificar a los miembros de la "Raza Dinástica" era si pertenecían o no a familias Iry-Pat (nobleza hereditaria).

Al oeste de Egipto, la primera civilización completamente desarrollada fue la de los cartagineses, centrada en la actual Túnez. Aquí tenemos aún menos para continuar cuando se trata de artefactos que muestran el desarrollo de esta área (presumiblemente porque los romanos hicieron un trabajo de destrucción muy completo cuando terminaron con Cartago en 146 a. C.), pero sabemos quién fue el responsable que los registros griegos y romanos identifican. los fundadores eran fenicios procedentes de Tiro, la ciudad más grande del antiguo Líbano. Discutir en detalle sobre los egipcios, nubios y cartagineses aquí haría que el resto de la antigua África pareciera insignificante, por lo que la historia completa de esas civilizaciones se cubrirá en los próximos tres capítulos de este trabajo.



Estos son los reinos más importantes que existían en África antes de que los europeos tomaran el poder, a fines del siglo XIX d.C. El propósito del mapa es mostrar dónde estaba cada reino, tenga en cuenta que varios eran demasiado pequeños para aparecer en un mapa de esta escala. , como Benin. Además, se muestra el territorio central de cada uno, pero en algunos casos estas fronteras no reflejan el tamaño del reino en su apogeo. Por ejemplo, si bien puede ver que el reino de Merina tenía su sede en el corazón de Madagascar, las fronteras son las que tenía alrededor del 1800 d.C. después de que conquistó la mayor parte de la isla. En el norte, Egipto gobernó Nubia (el área ocupada por Kush) y las partes más cercanas de Asia más de una vez, mientras que Cartago dominó el Mediterráneo occidental, la costa europea y africana, durante sus mejores años entre 500 y 200 a.C.


2: Comercio transahariano. Orígenes, organización y efectos en el desarrollo de África Occidental

Las conexiones de África Occidental con el mundo mediterráneo son muy antiguas, que son muy anteriores al surgimiento del Islam a finales del siglo VI EC. Varios siglos antes del surgimiento del imperio romano, el historiador griego Herodoto (c. 484-425 a. C.) escribió sobre los pueblos de África. Herodoto escribió repetidamente sobre los pueblos del valle del Nilo, destacando que muchos de ellos eran africanos negros y sugiriendo conexiones con personas más al oeste. El arte rupestre de este período, y más tarde, sugiere la existencia de carros de ruedas al sur de lo que hoy es el Sahara, y sugiere una conexión con el mundo mediterráneo.

Figuras zoomorfas. Período de cabeza redonda (9.500 & # 8211 c. 7,000 BP). Argelia. Tassili n & # 8217Ajjer. Tan Zoumaitak. Wikimedia. Fondazione Passaré, Fondazione Passaré V1 057, CC BY-SA 3.0

Es importante saber que el desierto del Sahara en sí no era tan duro en estos tiempos antiguos como lo fue más tarde y lo es hoy. El arte rupestre del desierto del Sahara es abundante, y parte de él tiene hasta 12000 años. Un buen ejemplo es el Tassili n'Ajjer, al norte de Tamanrasset en el Sahara argelino. Este es uno de los ejemplos más antiguos de arte rupestre del Sahara. Otro buen ejemplo es el macizo de Tibesti en Chad, que también tiene arte rupestre que data de esta época. Estas pinturas antiguas muestran áreas que ahora están en el desierto como fértiles, ricas en animales que ya no pueden vivir en estas áreas desérticas, como búfalos, elefantes, rinocerontes e hipopótamos. Es importante tener en cuenta que esta era de fertilidad en el Sahara coincidió con la Edad de Hielo europea. La Edad de Hielo no fue un problema en África y, de hecho, esta parece haber sido una época de abundancia.

El Sahara parece haber comenzado a desertar más rápidamente alrededor de 3000 años antes de nuestra era, pero permanecieron fuertes conexiones con el Mediterráneo hasta un momento posterior. Esto lo demuestra el general cartaginés Aníbal. Cartago era un imperio con sede en Libia [el imperio más poderoso del Mediterráneo hasta el surgimiento de Roma], y alrededor del 220 a. C. Aníbal se embarcó en un ataque a las fuerzas romanas en Europa que implicó cruzar la cordillera de los Alpes. Sus suministros militares eran transportados por elefantes, y estos eran elefantes africanos conectados a los pueblos y geografías al sur del Sahara.

La desertificación aumentó y las fronteras geográficas se hicieron más difíciles de cruzar. En el momento del surgimiento del Islam, a principios del siglo VII EC [desde c. 610fl., Con el establecimiento de los primeros califas, c. 610 CE], hubo menos conexiones. Pero el crecimiento de poderosos reinos islámicos en Marruecos y de centros de aprendizaje con sede en El Cairo, Trípoli y el Medio Oriente, vio el auge del comercio de caravanas. Para el siglo IX d.C., el imperio de Ghāna [también conocido como Awkar] se había fundado en lo que hoy es Mauritania [las primeras referencias históricas provenientes de c. 830 EC], con la capital en Koumbi-Saleh [la ruta comercial de Ghāna se concentraba en el Sahara Occidental, con su término en Sījīlmassa]. En el siglo X d.C., había asentamientos separados para los que practicaban las religiones africanas y los que practicaban el Islam en Koumbi-Saleh, lo que indicaba la gran cantidad de comerciantes del norte de África que estaban llegando. El comercio de oro ya se estaba extendiendo para influir en el comercio y la sociedad en el Mediterráneo, y fue alrededor del año 1000 EC cuando el oro de África Occidental se acuñó por primera vez para los mercados de Europa.

Es importante comprender cómo se relacionaron los eventos en África occidental con los del norte de África e incluso en Europa en el siglo XI. En esta época se produjo un cambio vital, encabezado por el movimiento almorávide. Parecen haber surgido de musulmanes bereberes que emigraron al norte desde el río Senegal en busca de una forma más pura de Islam después de mediados del siglo XI. Conquistaron el Reino de Marruecos, fundaron Marrakech en 1062 y luego barrieron Al-Andalus en el sur de España en la década de 1080, donde defendieron el Califato de Córdoba de la reconquista liderada por los reyes cristianos de España. Córdoba ya se había dividido en muchos mini estados diferentes en el sur de España conocidos como los estados de Taifa en la década de 1030 en el siglo XII, estos fueron superados por los almohades, que también vinieron de Marruecos, derrocando a los almorávides en 1147.

En África occidental, los cambios más importantes se produjeron en Ghāna. Hasta 1076, musulmanes y adoradores de religiones africanas habían convivido allí, pero ese año los almorávides saquearon la ciudad y Ghāna cayó en decadencia. Malí no se levantaría hasta el siglo XIII. A partir de entonces, el comercio del oro fue la pieza central del comercio transahariano. El dinero fue la causa del interés temprano de los comerciantes árabes en África Occidental, que de hecho era conocida por ellos como "el país dorado". La influencia del comercio de oro a través del Sahara en las sociedades europeas puede verse, por ejemplo, en la derivación del Palabra española para moneda de oro en el siglo XV, maravedí, del Almorávide Murabitun dinar.

El comercio de oro vio el surgimiento de poderosos imperios como Mali, Bono-Mansu y Songhay, la expansión de centros urbanos como Kano y el surgimiento de poderosas clases comerciales como los Wangara. El árabe se volvió cada vez más influyente a través de la difusión del Islam y su uso como guión para la administración. En el siglo XV, cuando comenzaría el comercio atlántico, el comercio transsahariano había florecido durante al menos cinco siglos y ya había dado forma al ascenso, la caída y la consolidación de muchos estados y sociedades de África occidental.

Factores clave del comercio: medio ambiente, oro, caballos y organización del comercio de caravanas

Uno de los elementos principales en la creación de redes comerciales es la geografía. El comercio tiende a ser de productos que no se encuentran en un área y que se intercambian con los que se necesitan en otra. Por ejemplo, las sociedades que viven en áreas con productos forestales pueden intercambiarlos por sal de áreas desérticas y cultivos de granos de áreas de sabana. A su vez, los pueblos de la sabana y el desierto pueden adquirir productos forestales. Por tanto, un factor vital en el surgimiento del tejido social de África Occidental fue el desierto del Sahara.

Cuando las barreras geográficas entre diferentes zonas climáticas son extensas, las redes comerciales necesarias para mover mercancías tienen que ser más complicadas. Para prosperar, las sociedades necesitan desarrollar nuevos medios para acomodar a los comerciantes extranjeros. Donde la barrera es tan grande como el desierto del Sahara o el Océano Atlántico, el tejido social se entrelazará con estas complejas redes comerciales. Esto ocurrió en África Occidental con el comercio transsahariano y los marcos sociales que surgieron con este comercio se volvieron influyentes en la configuración del temprano comercio transatlántico. Por lo tanto, es difícil comprender la importancia del comercio transsahariano sin comprender su importancia para la sociedad, en términos de organización y creencias.

Un factor climático importante en la formación de las sociedades de África occidental fue la propagación de la mosca tsetsé. En las zonas de bosque húmedo, la mosca tsetsé que causa la enfermedad del sueño hizo que los animales de carga tuvieran dificultades para sobrevivir. Los camellos, caballos, burros y similares no podrían sobrevivir fácilmente en áreas donde la mosca tsetsé podría vivir y prosperar. Esto significaba que la sociedad tenía que organizarse para que las personas cumplieran ese papel y pudieran llevar cargas de oro, nueces de cola, marfil y más. Esto se volvió significativo a medida que el comercio de oro a través del Sahara se hizo cada vez más importante a partir del siglo XI.

Había dos zonas principales para la ubicación del oro en África Occidental. Uno estaba en el río Alto Senegal, especialmente el afluente del Falémé. El otro estaba en los bosques de Gold Coast. Estar cerca de la fuente de oro fue, por supuesto, un gran premio político, y es significativo que las áreas cercanas tanto a Falémé como a los bosques de Gold Coast vieron el surgimiento de sistemas políticos estables durante muchos siglos. En Falémé, este fue el reino de Gajaaga [conocido por los franceses como Galam], que vio un gobierno estable durante 8 siglos [según el historiador senegalés Abdoulaye Bathily]. En Gold Coast, esto se produjo en una serie de poderosos estados Akan, comenzando con Bono-Mansu en el siglo XIV y luego continuando a través de Denkyira y Akwamu hasta 1700, todos los cuales dependían del comercio del oro.

En Senegambia, la fuente de oro de Falémé estaba en una zona semidesértica donde la mosca tsetsé no podía prosperar [más tarde, esto estaba cerca del corazón del reino de Bundu]. Esto favoreció la creación de poderosas fuerzas de caballería, por lo que una de las principales cosas comercializadas por los comerciantes del norte de África en el comercio transsahariano eran sus famosos caballos "árabes". Las caballerías fueron importantes para el proceso de formación del estado y control militar en áreas como el imperio Jolof en el norte de Senegambia y en Borno y Kano más al este. De hecho, una de las primeras áreas del comercio transsahariano que copiaron los europeos fue la institución del comercio de caballos, con caballos criados en las islas de Cabo Verde y comercializados en la costa de África occidental ya en la década de 1470.

En Bono-Mansu, sin embargo, los caballos no podían prosperar debido a la mosca tsetsé. Esto significaba que el papel de los portadores de cabezas era vital para garantizar el buen funcionamiento del comercio del oro. Se extrajo oro de las minas en los bosques a 160 kilómetros al norte de la costa atlántica, y luego se transportó al norte hasta el final del comercio transsahariano en Oualata [en la actual Mauritania], Tombuctú [en la actual Malí] , Kano y N'gazarzamu en Borno.

Estos centros urbanos fueron vitales para la organización del comercio transsahariano en su conjunto. Tuvieron que desarrollar una infraestructura compleja de prestación de servicios para los comerciantes de larga distancia. Para el siglo XV, cada una de estas ciudades tenía hoteles para caballos y comerciantes, cámaras de compensación para que los animales regresaran para el comercio de larga distancia de regreso al Mediterráneo, y mercados donde comprar los medios para el comercio: artículos de talabartería y otros artículos para camellos y caballos, grandes reservas de grano (mijo, arroz y cous) para alimentar a los esclavos y comerciantes que cruzan el Sahara, pieles para agua, carne seca, y más. Algunos, como Tombuctú, también se habían convertido en centros de aprendizaje para los eruditos que acompañaban a las caravanas, ya que el Islam también se estaba relacionando cada vez más con el éxito y la transformación del comercio transahariano.

Comerciantes y diásporas

Los comerciantes que se especializaban en conectar los diferentes centros del comercio transahariano eran conocidos como Wangara. En el siglo XV, los Wangara formaron una importante diáspora comercial, que se extendía desde Gambia en el oeste hasta Borno en el este, también tenían conexiones en el imperio de Mali, y tan al sur como Bono-Mansu, y algunos de los estados Akan. en la costa atlántica sur de lo que hoy es Ghana.

Como hemos visto, el Islam se había conectado estrechamente con el comercio transsahariano: todos los comerciantes del norte de África que vinieron con las caravanas eran musulmanes y preferían comerciar solo con musulmanes. El ascenso del movimiento almorávide en el siglo XI y la caída de Ghāna dejaron en claro que a los gobernantes que se convirtieran al Islam les iría mejor en lo que estaba en juego a través del Sahara.

Al mismo tiempo, el Islam siguió siendo la religión de los nobles y la clase comerciante. No era la fe de todos, y algunos se resistirían con fuerza. Por lo tanto, los gobernantes de África Occidental que querían tener éxito en el comercio transsahariano tuvieron que desarrollar una estrategia compleja. Por un lado, tenían que ser vistos como musulmanes para poder atraer a los comerciantes transsaharianos y, sin embargo, al mismo tiempo, tenían que poder relacionarse con sus súbditos, muchos de los cuales no eran musulmanes.

Esta realidad comercial contribuyó a lo que los historiadores denominan “sociedades plurales”. Una sociedad plural se puede definir como aquella en la que se permite y se tolera más de una religión, donde las personas pueden mezclarse a través de líneas étnicas y religiosas, y donde la capacidad de respetar más de una fe es una parte importante de la vida política y social. Esto se puede ver a través de los relatos orales de gobernantes clave como Sunjata Keita de Mali, muchos de los cuales enfatizan el lugar de los músicos en la corte de Mali. El balafón era un instrumento real, que se puede ver a través de su relación en relatos orales con el rey hechicero a quien derrotó Sunjata, Sumanguru Kante. Sumanguru también tenía fama de "rey herrero", en sintonía con los poderes sobrenaturales de los herreros y los regímenes políticos anteriores. Así, incluso los gobernantes islámicos como los de Mali mostraron su respeto por las religiones africanas [y esto también puede explicar por qué los líderes políticos de Mali explicaron en El Cairo en la década de 1320 que no era posible convertir a los productores de oro al Islam].

La diáspora de comerciantes de Wangara se volvió cada vez más importante en la creación de una cultura común en diferentes partes de África occidental. Su llegada a Borno en el siglo XV mostró cómo el pluralismo de la sociedad, la expansión del Islam como religión académica, religiosa y comercial, y la llegada de más y más influencias globales se estaban uniendo en una amplia parte de África Occidental. .

Árabe, alfabetización y producción académica

Uno de los impactos del creciente comercio transsahariano fue la difusión del árabe como lengua escrita en África occidental. El árabe se convirtió no solo en un idioma de fe y erudición religiosa, con los muchos mallams, shereefs y otros videntes que llegaron a la región. También era un lenguaje de gobierno y ley. Los numerosos manuscritos que ahora se encuentran en el Instituto Ahmed Baba en Tombuctú son testimonio de la difusión de la alfabetización en África occidental desde una época temprana, y ciertamente se había vuelto importante en el siglo XIII.

Los gobernantes de importantes imperios de África occidental como Mali y Songhay, por supuesto, mantuvieron los marcos de gobierno indígenas existentes. Sin embargo, tomaron prestadas las formas burocráticas islámicas, la religión, la erudición y las estructuras legales para gobernar los nuevos estados y las complejas relaciones internacionales que estaban desarrollando a través del comercio con el resto del mundo islámico. Los impuestos, las leyes y las oficinas estatales se desarrollaron junto con la clase alfabetizada, que se volvió vital para el funcionamiento de los estados del Sahel.

En los siglos XV y XVI, ciertos clanes del desierto eran famosos por su conocimiento y erudición. En áreas occidentales como Mauritania, estos se conocían como los zwāya, y a finales del siglo XVII tendrían un papel importante en el movimiento de reactivación islámica que se extendió en el siglo XVIII. Los clanes del desierto como los Masūfa también emigraron a Tombuctú desde Māsina en el centro de Mali, trayendo áreas especiales de aprendizaje en el Islam. ley (fiqhEl alto estatus de estos eruditos se demuestra por el hecho de que el gran erudito de Tombuctú Ahmad Baba tuvo como principal Sheij o instructor religioso un erudito de Djenné en el Níger. [Ahmed Baba vivió de 1556 a 1627 y escribió más de 40 libros en su vida, tiene la reputación de ser el más grande erudito de Tombuctú].

Algunos historiadores han estudiado la difusión del árabe mediante la difusión del uso del árabe en las lápidas. El historiador brasileño PF de Moraes Farias dedicó su carrera a estudiar estas inscripciones funerarias en cementerios de Mauritania, Mali y Níger. Lo que encontró fue una historia más integrada de los pueblos Songhay, Tamasheq, Berber y Mande de lo que habían sugerido las historias tradicionales. El árabe no solo era un idioma de aprendizaje de élite, sino que también se convirtió en un idioma utilizado por muchos para rendir homenaje a sus familiares fallecidos.

Figura sin cabeza, Jenne-jeno, Mali, 900-1400 d.C., terracota & # 8211 Museo Nacional de Historia Natural, fotografía de Daderot, Estados Unidos & # 8211 DSC00413, CC0 1.0.

Una característica importante de este auge del árabe fue la difusión de académicos del norte de África en centros de aprendizaje como Kano y Timbuktu. De hecho, esto también fue un intercambio, ya que los académicos de las ciudades de África Occidental se mudaron para aprender, estudiar y predicar más lejos. Uno fue Al-Kānemī, de Kanem-Borno, que vivió y enseñó en Marrakech c. 1200, antes de morir en Andalucía en España. En el siglo XIV, las caravanas anuales llevaban a los peregrinos de África occidental al norte de África y luego a La Meca, y en El Cairo había un albergue para alojar solo a los peregrinos que venían de Borno mientras Askia Mohammed, que se convirtió en gobernante de Songhay c. 1495, instituyó un jardín y una casa de campo para los peregrinos de África Occidental en Medina [una ciudad santa del Islam, en Arabia], durante su propia hajj.

Tumba de Askia, fotografía de Taguelmoust, 2005, CC BY-SA 3.0

La frecuencia de tales presencias de africanos occidentales en el mundo islámico en general se muestra no solo a través de la difusión del árabe y el número de viajes documentados realizados, sino también por relatos orales. Por ejemplo, [el teólogo de Gambia Lamin Sanneh señala que] una de las cepas más importantes del Islam en este período fue la del Islam Suweriano. Se dice en relatos orales que el fundador del Islam Suweriano, al-Hajj Sālim Suware, hizo la peregrinación a La Meca siete veces a principios del siglo XIII. Es poco probable que esto sea cierto, dado lo difícil que fue este viaje [y también porque el Corán exige que los musulmanes tengan el deber de hacer la peregrinación una vez en la vida si es posible]. Sin embargo, la historia revela cuán normales fueron estos viajes y con qué frecuencia tuvieron lugar.

En el siglo XV, el crecimiento del comercio del oro había ido de la mano con el énfasis en la erudición. El último sarki de Kano del siglo XV, Mohammed Rimfa, invitó a un gran número de eruditos a establecerse en la ciudad, y uno de ellos, el sherif Abdu Rahman, procedía de Medina. Rahman trajo su propia biblioteca y muchos seguidores eruditos. Se construyeron las murallas de la ciudad de Kano y se estableció el mercado de Kurmi, lo que mostró cuánto se habían interconectado los desarrollos urbanos, el aprendizaje y el crecimiento del comercio transsahariano.

Esto también fue muy evidente en Tombuctú. Tombuctú se ganó la reputación de ser una ciudad de aprendizaje y, sin embargo, durante el reinado de Sonni Ali (c. 1464-93) de Songhay, sus eruditos se sintieron socavados y menospreciados. Después de la muerte de Sonni Ali, muchos mallams de Tombuctú se quejaron de su gobierno y su alejamiento del Islam ortodoxo, y de las formas en que afirmaron que había perseguido a los mallams. En el siglo XVI, gobernó una sucesión de Askias que siguieron un camino más ortodoxo del Islam, y la reputación de la ciudad como centro de aprendizaje alcanzó su punto máximo. Pero esto caería con la invasión marroquí de Songhay en 1591 [después de lo cual, muchos de sus eruditos se dispersarían hacia el oeste, a Mauritania, razón por la cual muchos eruditos del Islam en Mauritania ven esto como el centro de la erudición islámica en el Sahel por el 18 siglos xix y xix].

Mali y Mansa Musa

Quizás el reino más famoso e influyente vinculado al comercio transahariano fue el de Malí. Mali fue fundada por Sunjata Keita en el siglo XIII, derrotando al rey herrero Sumanguru Kante. Sin embargo, en Malí, el gobernante que alcanzó renombre mundial en ese momento fue el emperador Mansa Musa.

Atribuido a Abraham Cresques, Atlas catalán BNF Hoja 6 Mansa Musa, marcado como dominio público, más detalles en Wikimedia Commons

Mansa Kankan Musa Keita era el hijo de Mansa Aboubacarr II el Navegante, quien en el 1300 envió una expedición a través del Océano Atlántico desde el río Gambia para descubrir nuevos territorios. Su hijo Mansa Kankan Musa Keita mejor conocido como Mansa Musa gobernó Mali desde 1312-1337. Su reinado duró apenas un cuarto de siglo, pero todo el siglo XIII todavía se llama el siglo de Mansa Musa debido a su legado duradero.

Este legado surgió más por sus hazañas en su camino a La Meca para realizar su peregrinaje 1324-1325 que en cualquier guerra que peleó y ganó o perdió. Al parecer, no quería realizar la peregrinación ya que todavía era un musulmán nominal, pero cuando mató accidentalmente a su madre, decidió realizar el Hajj para purificarse y expiar su crimen capital. ¡Se llevó toda su corte a La Meca, incluidos médicos, príncipes, griots y un ejército de guardaespaldas que contaba con 8000 hombres! Dejó la capital de Mali y atravesó el Sahara a través de Walata en la actual Mauritania, luego Libia antes de entrar en El Cairo. Desde El Cairo entró en la ciudad santa de La Meca.

Esta peregrinación tuvo consecuencias económicas, políticas y religiosas.

Económicamente, Mansa Musa repartió tanto oro en su camino a La Meca que desde entonces ha sido llamado el ser humano más rico que jamás haya vivido en esta tierra. También cimentó los lazos comerciales entre Mali y el Medio Oriente y El Cairo, de modo que desde 1325, caravanas de más de 10.000 camellos atravesaron el Sahara hacia Mali en Gao y Tombuctú. Religiosamente, Mansa Musa y su enorme séquito regresaron del hajj musulmanes renovados que ahora querían fortalecer la religión y difundirla por todas partes. Las masas malienses, en su mayoría animistas entonces, pronto fueron convertidas por los nuevos peregrinos. Además, Malí se abrió a más eruditos árabes que se sintieron atraídos por la inmensa riqueza que exhibía Mansa Musa. Estos árabes construyeron fabulosas mezquitas y patios para Mansa Musa. También trajo consigo a grandes eruditos que lo ayudaron a establecer las famosas bibliotecas en Gao, Jenne y Timbuktu. ¡El hajj se convirtió en uno de los mejores ejercicios de relaciones públicas del mundo! Políticamente, Mali se hizo muy conocido y Mansa Musa ganó reputación internacional. Su peregrinación puso a Mali firmemente en el mapa. De hecho, antes de su muerte en 1337, Mansa Musa ha expandido Mali hasta convertirse en un imperio en expansión con más de 400 ciudades que se extienden desde el Atlántico en el oeste hasta las zonas boscosas del sur. Todos los estados conocidos de la época, como Songhay, Ghana, Galam, Tekrur, formaron parte del Mali de Mansa Musa. ¡Mansa Musa de hecho le dio a Mali su gloria y Mali también le dio a Mansa Musa su gloria!

Reorganización política en el siglo XV: Bono-Mansu, Mossi, Kano y Songhay

El crecimiento del comercio transahariano desde el siglo X al XV condujo a profundas transformaciones en África Occidental, y esto se puede ver a través de toda una gama de transformaciones que tuvieron lugar en el siglo XV, de oeste a este y de norte a sur. Serían las transformaciones políticas, económicas y sociales en África Occidental las que impulsarían la globalización y el papel de Europa en esto, y no al revés.

Un buen ejemplo son los eventos en Nigeria. En Borno, el crecimiento del comercio de oro de Bono-Mansu conduciría al movimiento de la capital lejos del antiguo centro de Kanem, más al sur hasta Gazargamo (Ngazargamu) en Borno alrededor de 1470. En Kano, se estableció un nuevo sistema, el Sarauta sistema. Mientras tanto, los movimientos de tierra de 10 metros de profundidad conocidos como “Eredos”, construidos alrededor de Ijebu en Yorubaland, han sido fechados recientemente [por el arqueólogo Gérard Chouin] en el período 1370-1420.

En otras regiones se estaban produciendo transformaciones similares. En Malí, el pueblo Dogon de la escarpa de Bandiagara probablemente se mudó allí en el siglo XV. Al mismo tiempo, en el siglo XV, el reino Mossi se levantó en lo que hoy es Burkina Faso, vinculado a los beneficios que se obtendrían de gravar el comercio de oro en adelante. Al-Sa'dī describe Mossi atacando la ciudad de Mâssina en este También fue en este momento que Bono-Mansurose a la prominencia. Mientras tanto, el centro clave de comercio de oro de Bighu, también en la Costa Dorada y que iba a ser muy importante en los siglos XVII y XVIII, es mencionado por al-Ouazzan (como Bito) en la década de 1520, sugiriendo que también saltó a la fama en estas décadas.

Mientras tanto, en Senegambia, el ascenso del gran líder militar Koli Tenguela a finales del siglo XV coincidió probablemente con un intento de controlar el comercio de oro que provenía del reino de Wuuli, en la ribera norte del río Gambia. Tenguela, una fula, eventualmente lideraría un ejército hacia el sur a través del río Gambia hasta las montañas Fuuta Jaalo en Guinea-Conakry y establecería una nueva política allí. Esto conduciría a su vez al establecimiento de Fuuta Tooro en el río Senegal.

En otras palabras, en toda África occidental, desde Borno hasta Fuuta Tooro, se estaban produciendo transformaciones políticas mucho antes de que comenzara el comercio con Europa. Crecieron la tecnología minera, la transformación económica y la reorganización política de África occidental. Esto ayudó a crear el marco en el que las potencias europeas buscaron ampliar su conocimiento del mundo, ya que comenzaron a navegar a lo largo de la costa de África occidental en el siglo XV.

El ejemplo más notable se produjo en el norte de Nigeria. Kano creció muy rápidamente en el siglo XV, enviando expediciones militares al sur y convirtiéndose en un centro regional que conectaba las redes comerciales del sur de Nigeria con lo que ahora es Malí y más allá. [La Crónica de Kano da algunos detalles de estos cambios]. En el reinado de Sarkin Dauda de Kano (c. 1421-38), se nos habla de las conexiones entre Kano y la provincia de Nupe. La mayor potencia entre Kano y Nupe fue Zaria, que conquistó una gran superficie de tierra. La Crónica de Kano dice, “en este momento, Zaria, bajo la reina Amina, conquistó todas las ciudades hasta Kwararafa y Nupe. Cada pueblo le rindió homenaje. El Sarkin Nupe le envió cuarenta eunucos y diez mil kolas ... con el tiempo, todos los productos del oeste fueron llevados a Hausaland [de la cual Kano era la capital] ”.

Así como el poder europeo comenzaba a expandirse a lo largo de la costa de África Occidental en el siglo XV, por lo tanto, el impacto del comercio transahariano alcanzó su cenit. El siglo XV no fue solo el momento de la expansión europea, sino de la expansión global de las redes, el comercio, las producciones y la manifestación de este poder en estados más complejos, en África Occidental y más allá.

Koli Tengella y Tekrur

Tekrur fue otro de los estados que prosperaron en gran medida como resultado del comercio transsahariano. Fue fundada en el siglo VII y estaba ubicada en el actual noreste de Senegal, en el valle del río Senegal. Durante muchos años, Tekrur permaneció en silencio como vasallo de los imperios de Ghana y Malí. Tekrur tenía en gran parte poblaciones de habla serahuly y mande, pero en el siglo XV, los fula se hicieron poderosos y eliminaron a la clase gobernante mande y establecieron la dinastía Janonkobe. Fueron dirigidos por un guerrero que el historiador senegalés Ousman Ba ​​llamó "el gran héroe y salvador de los Peulh" llamado Koli, el hijo de Tengella. Formó y movilizó un vasto ejército y arrasó Fouta Jallon, Mali y Jollof para hacer de Tekrur el poder invicto en la región. Koli fue coronado como Satigi o emperador sobre las vastas tierras que ahora están bajo el control de sus ejércitos Fula. Su capital estaba en Gode, cerca de la actual Matam.

Koli es recordado en las leyendas de Fouta Toro como el gran jefe de la aristocracia animista Fula que vivía de la guerra y la esclavitud, capturando especialmente a los musulmanes Fula y Tukulor de su imperio. Sin duda, en 1776, los musulmanes encabezados por Sulayman Bal se rebelaron contra la opresión de Koli para fundar el estado musulmán de Fouta. ¿Cómo se benefició Koli del comercio a través del Sahara? En pocas palabras, intercambiando cereales a cambio de armas de fuego. Pudo construir un ejército fuerte que mantuvo el dominio de Tekrur durante muchas décadas. De lo que se ha dicho anteriormente, está claro que el comercio a través del Sahara ayudó a construir estados fuertes y también a destruirlos a medida que las armas estaban disponibles y el lucrativo comercio también generó envidia y el deseo de dominar.

Imperios de Ghana y Songhai

Ghana fue uno de los imperios más famosos y antiguos de África Occidental. Existió entre los siglos V y XIII en la actual Malí y Mauritania, y estuvo fuertemente relacionada con el comercio transsahariano. El imperio de Ghana con su capital de Kumbi Saleh en Mauritainia, no debe confundirse con la Ghana moderna con su capital en Accra, que lleva su nombre. Los principales habitantes de Ghana fueron los Serahuli, también llamados Soninke, que formaban parte del pueblo de habla mande.

Ghana debía su progreso, prosperidad e influencia al papel estratégico que desempeñaba en el comercio transsahariano. El historiador británico Kevin Shillington fue categórico en esto: "& # 8230 La posición de Ghana con respecto al comercio & # 8230". lo hizo crecer poderoso y sus gobernantes se hicieron ricos & # 8230. Parece probable que el comercio fuera un factor importante en el crecimiento de Ghana desde el principio ”.

Ghana se encontraba a medio camino entre las fuentes de los dos artículos comerciales transsaharianos: sal del desierto en el norte y oro de Bambuk en el este. Ghana jugó el envidiable papel de intermediario. La introducción del camello como transportador de mercancías en el comercio supuso un enorme impulso al intercambio entre Ghana y los pueblos del desierto como los bereberes.

La gloria de Ghana no puede ocultarse simplemente porque los comerciantes árabes que llegaron allí la trazaron bien y la registraron. Ya en el siglo XI, un geógrafo árabe llamado al-Bakari visitó Kumbi Saleh, la capital, y describió la fabulosa riqueza que vio y la forma avanzada de administración dirigida por el gobernante de Ghana. Observó que Kumbi Saleh tenía dos barrios separados: el barrio de los extranjeros donde residía el comerciante árabe y el barrio principal donde vivían el rey y su pueblo. El visitante árabe estupefacto también describió en términos elogiosos lo bien vestido de oro que estaba el rey de Ghana, cómo pudo reunir un ejército de 200.000 hombres y cómo permitió que se practicara tanto el islam como el animismo en Kumbi Saleh. Por supuesto, nuestros escritores árabes solo conocieron a la realeza, nobles y comerciantes, ya que solo estaban interesados ​​en el oro. Dijeron poco sobre lo que hacía la gente común para ganarse la vida, pero podemos deducir de los escritos que pescaron y cultivaron a lo largo de las orillas del río Senegal para sobrevivir.

La gloria de Ghana se basaba en el comercio y también su colapso. Cuando los almorávides comenzaron a hacer la guerra contra otras tribus bereberes, las rutas comerciales a Ghana se volvieron inseguras y el comercio se vio afectado. Las condiciones climáticas secas también afectaron la capacidad de Ghana para alimentarse a sí misma y a su vasto ejército, lo que debilitó gravemente al estado. Además, en el siglo XII, vasallos como Mali habían comenzado a rebelarse para liberarse del dominio de Ghana.

Songhay, por otro lado, duró desde el siglo XI al XVI. Saltó a la fama como resultado del comercio transahariano. Ya en el siglo XIV, los comerciantes musulmanes se establecieron en Gao, la principal ciudad comercial de Songhay. Gao se convirtió en el centro del comercio transahariano para el Sahara central y oriental. Los agricultores y pescadores de Songay se aseguraron de que los comerciantes estuvieran bien alimentados.

Songhay recaudó la mayor parte de sus ingresos de los impuestos aplicados a las caravanas comerciales. Uno de los grandes emperadores Songhay fue Muhamed Ture, también llamado Askia Muhamed, quien introdujo el Islam en Songhay y aumentó el alcance del imperio. Como Mansa Musa de Mali, hizo una peregrinación a La Meca donde demostró lo rico y poderoso que era su reino. El comercio transahariano ayudó a que Songhai fuera rica y próspera.

Cabe señalar que el comercio transahariano siguió siendo importante en el siglo XIX e incluso en el siglo XX, como lo demuestra el comercio continuo y el tráfico de personas. El desierto es una barrera geográfica que requiere una organización compleja para cruzar: quienes lo cruzaron sentaron las bases de algunos de los estados más importantes de la historia de África Occidental.

Cuadro de datos:

3000 a. C.: el Sahara comienza a desertificar

220 a. C.: Aníbal de Cartago cruza los Alpes con elefantes de África occidental

400 d.C .: la ciudad de Jenne-jenò en el Níger Medio ha crecido a 4000 habitantes

900 d.C .: Oro de los bosques de Ghana y Costa de Marfil encontrado en las casas de moneda del norte de África en cantidades cada vez mayores.

1062: Los almorávides de la periferia del valle del río Senegal conquistan Marruecos y establezcan Marrakech.

1076: los almorávides saquean Koumbi-Saleh, capital de Ghāna

1080: los almorávides se adentran en el sur de España

1070-1100: El reino de Kanem-Borno se convierte al Islam y se vuelve importante en el comercio transsahariano. Las peregrinaciones regulares a La Meca a través de El Cairo de los reyes de Borno comienzan en el 1100.

1200: Las murallas de la ciudad de Kano se completaron para esta fecha.

1200-1250: surgimiento del imperio de Mali bajo Sunjata Keita, fundado sobre la riqueza transahariana

1322-5: Peregrinación de Mansa Musa, emperador de Mali a La Meca a través de El Cairo

1330: Mezquita Djinguereber construida en Tombuctú con el arquitecto As-Sahili de Andalucía en el sur de España

1350-1390: los comerciantes de Wangara llevan el Islam a Kano con el comercio

1433 - 1474: Surgimiento de Songhay para rivalizar con Mali por el poder imperial con la pérdida de Tombuctú ante Songhay en 1468 a manos de su gobernante Sonni ‘Alī

Década de 1470: la capital de Borno se traslada al sur hasta el reducto fortificado de Ngazargamu.

1492: Muerte de Sonni 'Alī, gobernante de Songhay. Es reemplazado por Askia Mohammad en 1494, quien inaugura la gran era de Songhay.

1490s-1510s: ascenso de Koli Tenguella, fundador de Futa Toro en la orilla norte del río Senegal

1591: Caída de Songhay ante las fuerzas de Marruecos


África subsahariana: medio ambiente, política y desarrollo

Los vientos de los cambios soplan en África subsahariana, una región diversa de 47 países que se extiende desde las onduladas sabanas al sur del desierto del Sahara hasta las montañas costeras y los valles del Cabo. En cientos de ciudades y pueblos, los manifestantes a favor de la democracia han salido a las calles. En más de una docena de países, la oposición al régimen de partido único ha llevado a promesas de elecciones abiertas, y las principales reformas apuntan a mejorar las relaciones entre los gobiernos y sus ciudadanos.

A pesar de estos cambios, más del 70 por ciento de la población de África subsahariana todavía carece de libertades civiles y derechos humanos básicos. Además, la región enfrenta lo que equivale a una crisis humanitaria, ya que una combinación de sequía, conflicto civil y declive económico amenazan a casi 60 millones de los 550 millones de habitantes de la región.Millones más, posiblemente una cuarta parte de la población total, viven en la pobreza.

Las fuerzas del colonialismo son parcialmente responsables de las dificultades de África en la actualidad. En el siglo XIX, las potencias europeas trazaron fronteras políticas que atravesaban las divisiones territoriales y culturales indígenas, exacerbando las tensiones sociales. Grandes extensiones de tierra fueron ocupadas por administraciones coloniales o empresas e individuos europeos. Expulsados ​​de su tierra ancestral, decenas de miles de africanos se convirtieron en jornaleros y trabajadores migrantes.

Cuando terminó la era colonial en las décadas de 1950 y 1960, los países subsaharianos se quedaron con poco personal capacitado y poca infraestructura. Las políticas de explotación extrajeron los minerales y otras riquezas naturales de África en beneficio de los forasteros. Las economías nacionales estaban orientadas a producir bienes, incluidos cultivos comerciales como café, aceite de palma y cacao, para los mercados europeos. Los líderes coloniales, así como quienes los reemplazaron, dedicaron poca atención a mejorar los cultivos de granos y raíces de los que ha dependido la mayoría de los africanos.

Al vivir principalmente en áreas rurales, muchos africanos ahora se ganan la vida mediante una combinación de agricultura, cría de animales domésticos y trabajo asalariado. Aproximadamente 24 millones de pastores crían ganado tanto para la subsistencia como para la venta. Por otro lado, la población urbana está creciendo rápidamente. Lagos, Nairobi y otras ciudades ya tienen una grave escasez de vivienda, empleo y servicios sociales.

Un legado de las fronteras trazadas por Europa es la diversidad étnica que caracteriza a casi todos los estados africanos. Nigeria contiene hasta 160 grupos diferentes. Incluso países como Swazilandia, que están ocupados casi en su totalidad por un solo grupo étnico, suelen estar subdivididos en líneas de parentesco y afiliación social. El panorama se complica por el hecho de que las diversas sociedades africanas hablan hasta 2.000 idiomas diferentes y tienen una variedad de creencias religiosas. Estos países están gobernados por élites indígenas que también varían mucho en tamaño y características culturales.

Para los nuevos líderes africanos, la descolonización ofreció la oportunidad de implementar programas de desarrollo que beneficiarían a los ciudadanos de los estados independientes, aunque estos países enfrentaron varias limitaciones en sus esfuerzos por desarrollarse, entre las que destacaba el acceso al capital y la experiencia técnica. Pero con el asesoramiento proporcionado por el Banco Occidental, la Asociación Internacional de Fomento y otras agencias internacionales, los gobiernos africanos se embarcaron en ambiciosos programas de desarrollo industrial y agrícola. Los proyectos que emprendieron iban desde granjas estatales hasta esfuerzos a gran escala para desarrollar las cuencas hidrográficas, desde la construcción de carreteras hasta el establecimiento de escuelas y servicios de salud.

Desafortunadamente, muchos proyectos han arrojado resultados mixtos. Si bien el acceso a los servicios sociales mejoró en algunas zonas rurales, el crecimiento económico ha sido, en el mejor de los casos, limitado. Además, algunas élites gubernamentales y sus partidarios han utilizado proyectos a gran escala con fines políticos y económicos egoístas. Los desarrollos de las cuencas fluviales, en particular, han transferido recursos a los que están en el poder a expensas de los pueblos indígenas. Por ejemplo, la construcción de la presa de Manantali en el río Senegal impulsó el valor de la tierra local. Respaldados por tropas gubernamentales, individuos políticamente bien situados comenzaron a registrar parcelas de tierra a su nombre, reubicando por la fuerza a la población local y casi desencadenando una guerra entre Senegal y Mauritania.

Muchos miembros de la élite se muestran reacios a reconocer la existencia de distintos grupos indígenas dentro de las fronteras de sus países. En lugar de la primacía de los grandes grupos, los estados sostienen que todos los grupos residentes son indígenas. Por lo tanto, es extremadamente difícil obtener datos censales confiables desglosados ​​por afiliación tribal o pertenencia a un grupo étnico. Las estimaciones del número de africanos indígenas oscilan entre 25 y 350 millones.

Relativamente pocos gobiernos africanos se han centrado en el desarrollo para mejorar los niveles de vida de los grupos que se definen sobre una base étnica. Una razón es que los estados, comprensiblemente, quieren evitar el sistema de apartheid de Sudáfrica de desarrollo separado. Por lo tanto, Botswana, una de las democracias más antiguas de África, amplió su Programa de Desarrollo de Bosquimanos para incluir a todas las personas en áreas remotas. En este caso, como en muchos otros, también hubo una razón menos encomiable. Botswana ahora podría ayudar a las personas en las áreas remotas además de a los bosquimanos. El programa se convirtió así en una fuente de subsidios para que las personas más adineradas desarrollaran haciendas ganaderas y granjas en lugares apartados.

En algún momento, la dependencia de fondos de agencias internacionales de desarrollo y bancos multilaterales de desarrollo ha resultado en la imposición de programas que están más orientados hacia objetivos definidos por esas agencias que por africanos. Por ejemplo, los "programas de ajuste estructural" han significado recortes drásticos en el gasto en servicios sociales, reducciones en los subsidios gubernamentales y aumentos en los precios de los alimentos.

Los esfuerzos de desarrollo equivocados y el ajuste estructural han golpeado más duramente a los que se encuentran en la base: los más pobres, en particular los de las zonas urbanas. Los ingresos per cápita disminuyeron a una tasa anual de más del 1 por ciento en los años setenta y ochenta en el África subsahariana. Desde la década de 1970, el desempleo se ha extendido, especialmente entre el creciente número de jóvenes. En muchos países, la mitad de la población tiene 15 años o menos, lo que tiene profundas implicaciones para el gasto público en servicios sociales y asistencia económica.

La competencia por los escasos recursos ha aumentado la presión sobre los gobiernos para que propongan políticas de desarrollo sostenibles a largo plazo. Sin embargo, al mismo tiempo, la deuda externa de África asciende ahora a 255.000 millones de dólares. Gran parte de los ingresos por exportaciones del continente ahora se destinan a saldar estas deudas: los gobiernos africanos gastan el doble de dinero en el servicio de la deuda que en salud y educación, incluso cuando reducen las inversiones en desarrollo social y económico.

Los fracasos del desarrollo no son la única razón por la que las economías africanas y los niveles de vida se han deteriorado. Una de las peores amenazas para África es la militarización. Durante la Guerra Fría, las superpotencias invirtieron miles de millones de dólares en armas y asistencia militar en el continente. Cientos de miles de africanos han muerto a manos de unidades militares apoyadas por el estado. Gobiernos como los de Sudán y Etiopía gastaron sumas considerables, a veces más de la mitad del presupuesto nacional, en armas y ejércitos de apoyo. Las escasas divisas extranjeras se utilizaron para material militar, dinero que podría haberse utilizado para el desarrollo o la ayuda humanitaria.

En respuesta a la crisis de supervivencia a la que se enfrentan muchos africanos, han surgido literalmente miles de organizaciones de autoayuda y asociaciones de desarrollo polivalentes a nivel de base. En el este de África, se estableció la Organización de Personas Pastorales para buscar los derechos de los masai y otros pueblos pastores. En Swazilandia, las mujeres han formado unas 200 asociaciones voluntarias zenzele ("hágalo usted mismo"). Estos grupos participan en actividades que van desde servicios de guardería hasta proyectos de horticultura. Desde 1986, una cooperativa que se une a 32 comunidades de bosquimanos ju / 'hoansi en el noreste de Namibia ha emprendido actividades agrícolas y ha trabajado para establecer derechos seguros sobre la tierra y los recursos naturales. Oromo en Etiopía está conservando activamente las tierras de pastoreo de las que dependen.

Asimismo, los grupos indígenas se han resistido al establecimiento de ciertos proyectos de desarrollo, como fue el caso de los barabaig, una sociedad de agricultores y pastores en el norte de Tanzania. Con el apoyo financiero de la Agencia de Desarrollo Internacional de Canadá, la Corporación Nacional Agrícola y Alimentaria de Tanzania había adquirido el título de unos 100.000 acres de tierras de pastoreo de la estación seca crucial de Barabaig para un proyecto de trigo que redujo el número de ganado y la producción de leche. La policía arrestó a Barabaig por invadir lo que solía ser su propia tierra y les impuso grandes multas por los daños que su ganado causó a la cosecha de trigo. Con la ayuda del Comité de Asistencia Legal de la Universidad de Dar Es Salaam, los Barabaig buscan que el gobierno reconozca sus derechos consuetudinarios.

El caso Barabaig es solo uno de los muchos casos en los que los grupos indígenas han tenido que recurrir a acciones legales para presionar sus reclamos. Muchos otros grupos étnicos y tribales del África subsahariana han expresado su opinión sobre las violaciones de sus derechos. G / wi y G / ana, con la ayuda de periodistas, han defendido los derechos de residencia y el uso de recursos continuos en la Reserva de Caza del Kalahari Central de Botswana, a pesar de una recomendación del gobierno de 1986 de que estos pueblos bosquimanos sean reubicados. En el noreste de Nambibia, los bosquimanos ju / 'hoan colaboraron con cineastas que documentaron sus esfuerzos para convencer a los pastores que se habían mudado a su área para que se fueran pacíficamente.

Considerados durante mucho tiempo como "víctimas del progreso", los pueblos indígenas del África subsahariana se están moviendo para tomar el control de sus propios destinos. Están protestando por la forma en que los gobiernos, las corporaciones multinacionales y las agencias de desarrollo los han tratado, y buscan reparación a través de los medios de comunicación, los tribunales y en sus propias comunidades.

Recursos de África subsahariana:

Instituto Afroamericano, 833 United Nations Plaza, Nueva York, NY 10017.

Africa Recovery Briefinq Paper, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas.

African Watch, 485 Fifth Ave., Nueva York, NY 10017.

Instituto Cultural Africano, 13 Avenue du Presidente Habib Bourguiba, Boite Postale 1, Dakar, Senegal.

Internet de derechos humanos, 1338 G. St., SE, Washington, DC 20003.

Instituto Africano Internacional, Edificio Lionel Robbins, 10 Portugal St., Londres WC2A 2HD, Inglaterra.

Copyright del artículo Cultural Survival, Inc.


Efectos de los cambios climáticos y ambientales en las antiguas civilizaciones africanas

De hecho, incluso la teoría de la evolución del hombre dependía en gran medida de las influencias climáticas de nuestros ancestros ancestrales. Se plantea la hipótesis de que las versiones antiguas del hombre se vieron obligadas a caminar erguidas, perder vello corporal y desarrollar su coordinación para sobrevivir en un entorno cambiante. También es necesario aprender nuevas habilidades a medida que se deben adaptar las técnicas agrícolas y los hábitos de vida.

La antigua África experimentó grandes vacilaciones entre las mega-sequías y la Edad del Hielo, aunque estas fluctuaciones ocurrieron durante miles y miles de años. A medida que los humanos continuaban desarrollándose y evolucionando a través de estas fases, necesitaban hacer grandes adaptaciones, no solo a sus formas de vida, sino también a su estructura corporal personal. Antes de hace 135 000 años, toda África era exuberante y fértil, con un clima tropical. Luego, la mega-sequía más intensa que jamás haya ocurrido afectó al continente en el período referido como la primera parte del Pleistoceno tardío. Se cree que esto llevó a la migración de la mayoría de nuestros antepasados ​​humanos a otras áreas que eran más habitables y fértiles. Los científicos han utilizado el lago Malawi como pluviómetro para determinar los niveles de agua en la antigüedad. Las investigaciones han demostrado que, durante esta mega-sequía, el nivel del lago bajó al menos 1968 pies, ¡o 600 metros! Los evolucionistas afirman que esta grave falta de agua no solo expulsó al hombre antiguo de la zona, sino que también obligó a los animales acuáticos (como los peces) a desarrollar las instalaciones para poder sobrevivir en tierra firme, evolucionando así a animales terrestres.

A medida que la gente salía del continente, solo quedaba una pequeña proporción de esta generación específica. Se cree ampliamente que la humanidad, tal como la conocemos, proviene de los pocos que quedan en el continente, quienes evolucionaron significativamente y en respuesta a los cambios climáticos.

Estas condiciones continuaron hasta hace unos 70 000 años, cuando el clima se caracterizó nuevamente por condiciones más húmedas. Esto condujo al crecimiento y renovación de vegetación fresca, así como a un mayor suministro de agua a la región. Había más gente en el área durante esta época de abundancia y la población creció. Este aumento en el número eventualmente condujo a migraciones debido a limitaciones de espacio y propiedad de la tierra.

Luego, hace unos 20 000 años, una Edad de Hielo se apoderó de toda la Tierra. Esto significó que el planeta atravesó un período prolongado de temperaturas frías en la mayor parte de su superficie. En lugares como América del Norte y Eurasia, las capas de hielo gigantes cubrían enormes proporciones de tierra, lo que hacía imposible cultivar y, a veces, incluso vivir en estas áreas. Esta última Edad de Hielo duró unos 9.500 años. Obligó a la mayoría de las poblaciones a migrar a las tierras altas, donde estarían relativamente protegidas de las capas de hielo. Una vez más, estas civilizaciones tuvieron que adaptar sus métodos de cultivo y cambiar su dieta, hábitos sociales, vestimenta y patrones migratorios. Esto obligó a una evolución hasta cierto punto. El vello corporal era necesario para mantener a las personas calientes, su piel se aclaraba debido a la falta de los fuertes rayos del sol que experimentaron durante las mega-sequías, etc. & # 8230

Cuando esta Edad de Hielo llegó a su fin hace 10 500 años, áreas como el Sahara quedaron fértiles y saludables. Esto hizo que él y otras áreas similares fueran los lugares ideales para asentarse cuando el hombre antiguo comenzó a descender de las tierras altas. Los animales y las plantas prosperaron en este entorno, lo que lo hizo muy deseable a los ojos de la humanidad. La abundancia de comida, agua y sol cambió nuevamente los hábitos y las estructuras físicas de nuestros primeros antepasados.

Estas condiciones duraron algún tiempo, pero el Sahara en particular continuó experimentando fluctuaciones entre condiciones húmedas y secas. Estos eventualmente dejaron a toda el área incapaz de producir cultivos o mantener la vida durante un período prolongado de tiempo. Hoy, sigue siendo una gran extensión de desierto. Luego, hace aproximadamente 2500 años, el grupo de personas que había establecido su hogar en el Sahara comenzó a seguir la dirección del río Nilo, que prometía un rico suministro de agua. Las condiciones áridas del Sahara y sus alrededores continúan hasta nuestros días.

África, desde tiempos prehistóricos, ha demostrado ser un lugar de fascinación, vida y evolución. Los cambios en el clima fueron a menudo dramáticos y estos fueron, en gran medida, los responsables de determinar las civilizaciones antiguas que habitaban este vasto continente. No es de extrañar que muchos investigadores y científicos mantengan que África es la cuna de la humanidad, y las investigaciones continúan arrojando pruebas fascinantes de esta teoría.


¿Cómo se adaptó el reino africano de Cartago a su entorno? - Historia

Conferencia 30: ÁFRICA ANTIGUA

Conferencias aportadas por Steve Stofferan y Sarah Wood, Purdue University

En muchos sentidos, la historia de la antigua África presenta narrativas tan interesantes, complejas y sofisticadas como cualquier otra civilización antigua, sin embargo, casi sin excepción, solo Egipto y Cartago reciben una consideración sustancial en un curso de encuesta. Esto, a pesar del desarrollo de varias culturas preislámicas importantes en el interior, muy alejadas tanto del Mediterráneo como de Egipto. El propósito, entonces, de la siguiente conferencia es arrojar luz sobre al menos tres centros adicionales de civilización en la antigua África: Kush (Meroe), Aksum y Ghana.

I. Dominación e influencia egipcias
- 500 años de dominio directo del sur de Nubia por los egipcios (Reino Nuevo), ca. 1500-1000 a. C.
- los faraones estaban especialmente interesados ​​en controlar el comercio con el sur
- había construido muchas ciudades egipcias, puestos de avanzada a lo largo del Nilo
- este período dejó un legado muy duradero, particularmente evidente en la adopción y el mantenimiento de la religión, el idioma y la escritura egipcios por parte de la clase dominante nubia

II. Independencia y aparición de una nueva cultura
- Los egipcios se retiraron de Nubia, ca. La región sur del año 1000 a. C. pasó a ser conocida por ellos como & quotKush & quot
- Continuaron los vínculos comerciales, pero los dos reinos se separaron políticamente
- para el 730 a. C., los nuevos gobernantes de la Kush independiente se sintieron lo suficientemente fuertes como para invadir Egipto y tomaron Tebas
- gobernó Egipto durante 60 años - un período conocido como la XXV dinastía (& quot etíope / nubia & quot)
- tras la invasión asiria del Bajo Egipto (ca.670 a. C.), se retiró a Nubia
- trasladaron su centro administrativo más al sur, de Napata a Meroe, ca. 550 a. C.

[ver la conferencia complementaria sobre Meroe de Sarah Wood, a continuación]

- Sin embargo, los complejos religiosos primarios permanecieron en Napata durante varios siglos.
- nótese la continua y penetrante influencia egipcia: el templo de Amun Re
- el sacerdocio siguió siendo muy poderoso, los gobernantes tuvieron que presentarse en Napata para ser sancionados
- desarrollo real de la tecnología del hierro en Meroe (probablemente en respuesta al encuentro con los asirios)
- la región de Meroe apoyó muy bien la agricultura y la ganadería (mejor que alrededor de Napata)
* también muy bien situado para el comercio (oro, plumas de avestruz, ébano, marfil, pieles de leopardo, elefantes, hierro), ya sea a través del desierto a Egipto o a través del puerto del Mar Rojo a varios destinos (especialmente durante el período de control griego / romano de Egipto)
- eventualmente, surgieron características distintivas de la civilización kushita, particularmente después del traslado a Meroe:
- el idioma local (meroítico) reemplazó al egipcio como idioma de la corte
- Se desarrolló una nueva escritura alfabética (permanece sin descifrar en la actualidad)
- innovaciones en la religión tradicional egipcia: dios león, Apedemek (cabeza de león sobre cuerpo de serpiente)
- arte distintivo: representaciones de animales africanos tropicales en objetos de arte, cerámica, esculturas públicas
- estilo de cerámica distintivo (incluso cierta continuidad con la antigua práctica nubia)
- Nuevo estilo de pirámides: pequeñas, sin puntas, erigidas mucho más tarde que las pirámides egipcias.
- También es importante señalar la organización económica y política distintiva de la sociedad Kushite:
- los campesinos y los pastores estaban más dispersos, por lo que los gobernantes no podían ejercer tanto control directo sobre sus súbditos como había sido el caso en Egipto
- un poco menos autocrático que la nobleza egipcia y el sacerdocio de vez en cuando eliminaba a los reyes
- la madre del rey era tradicionalmente un actor político clave (& quotkingmaker & quot)

III. Estatura entre los grandes imperios
- asirios
- Kush se había enfrentado a este gran imperio en el Bajo Egipto en el siglo VII a. C.
- se retiró hacia el sur, pero se había tomado en serio algunas lecciones duras de la edad del hierro
- Romanos:
- en el siglo I a. C., Meroe se expandió gradualmente hacia el norte, inevitablemente chocó con los romanos
- 23 a. C., el ejército meroítico atacó la ciudad fronteriza de Syrene y robó varias estatuas de Augusto.
* La cabeza de bronce de Augusto fue desenterrada en una excavación en Meroe en 1912.
- Petronio lideró una campaña de represalia.
- llegó a Napata tomó varios miles de cautivos, que luego vendió como esclavos
- sin embargo, las relaciones con Roma finalmente se normalizaron y las dos potencias disfrutaron de una coexistencia pacífica durante varios siglos, con especial énfasis en el comercio del Mar Rojo, incluso en el Océano Índico

IV. Disminución
- reino declinado por CE 300 la ciudad de Meroe misma fue abandonada entre CE 300-350
- los principales factores de su declive incluyen:
- sobreexplotación del medio ambiente, la tierra se volvió insostenible para la agricultura
- la fundición de hierro había consumido la mayor parte de los bosques debido a la erosión generalizada del carbón vegetal
- el declive del poder romano en Egipto afectó a Meroe y la demanda de artículos de lujo cayó
- el nuevo poder de Aksum tomó el control del comercio del Mar Rojo, e incluso invadió la región de Meroe ca. CE 350, aunque en ese momento no quedaba mucho por conquistar

Arrebatar el poder de Meroe
- ca. 500 a. C., pueblos del suroeste de Arabia emigraron a través del Mar Rojo.
- Establecimiento de asentamientos agrícolas y centros comerciales en la costa africana (particularmente Adulis), esp. para aprovechar el comercio de marfil para Persia e India
- llegó a dominar el comercio del Mar Rojo, ya en el período de control griego (ptolemaico) de Egipto
- esto facilitó el establecimiento de su estado interior independiente en Aksum
- finalmente superó a Meroe por dominar el comercio del Mar Rojo y el Océano Índico por CE 300

II. Prosperidad
- El bienestar económico de Aksum dependía, por supuesto, del comercio.
- del mismo modo, el poder del rey se basaba en los ingresos fiscales recaudados en los derechos de importación / exportación
- esp. Importantes bienes de exportación incluidos marfil, esclavos, cristal, latón, cobre, incienso, mirra.
- la prosperidad se reflejó en ambiciosos proyectos de construcción: esp. estelas de piedra (columnas altas y delgadas que marcan tumbas notables)
- adoptó el cristianismo en el siglo IV d.C.

III. Disminución
- Aksum finalmente se enfrentó a dos principales desafíos económicos y políticos a su poder:
- Imperio persa, particularmente en el comercio árabe del siglo VI.
- Islam: el califato presentó una amenaza política, pero el comercio también comenzó a desplazarse más hacia el Golfo Pérsico, lejos del Mar Rojo.
Sin embargo, al igual que Meroe, la sobreexplotación de la tierra y los bosques también jugó un papel importante en el declive de Aksum.
- logró evitar la incorporación al sistema mundial islámico, pero con el efecto del aislamiento cultural
- de ahí el eventual desarrollo de un cristianismo etíope muy distintivo

I. Introducción
En primer lugar, hay que tener en cuenta que la antigua Ghana tiene poco que ver con la nación moderna de África occidental que ha adoptado su nombre. (Sin embargo, es significativo por derecho propio señalar el atractivo perdurable asociado con el nombre en sí, un índice indirecto de su grandeza en el mundo antiguo). La antigua Ghana, que en su apogeo abarcaba una gran área que se extendía hacia el norte desde la mayor parte de el río Senegal floreció entre el 200 y el 800 d. C., aunque el estado siguió siendo un sistema de gobierno coherente hasta bien entrado el siglo XIII. Ghana siempre se asoció ante todo con su principal exportación, el oro. De hecho, el mismo nombre "Ghana" se refiere al gobernante que controla el suministro de oro de la región.

- más conocido de los primeros estados de la Edad del Hierro de África occidental
- compuesto por el pueblo Sonnike (una referencia a su grupo lingüístico)
- Los orígenes del estado radicaron en el deseo de los clanes de unirse para formar jefaturas más grandes, que a su vez se unieron en una confederación flexible en algún momento del siglo I d.C.
- el ímpetu para esta consolidación fue probablemente que los Sonnike, armados con armas de hierro y caballería, vieron esa cooperación como el mejor medio para apoderarse de la mayor parte de la tierra cultivable que quedaba en África occidental (que se estaba desecando constantemente con la expansión del Sahara) mientras ¿Podría probablemente también surgir, al menos parcialmente, en respuesta al aumento de las incursiones de los nómadas bereberes durante los períodos de sequía?
- Sin embargo, lo más importante en la historia del ascenso al poder de Ghana fue la ventajosa posición geográfica de la que disfrutaban los Sonnike frente al comercio a través del Sahara: su región sirvió como un punto medio ideal para los intercambios de sal del desierto, excedentes de granos locales. , y el oro extraído en las tierras del sur, por lo tanto, se convirtieron en los clásicos & quot; intermedios & quot
- la prosperidad realmente se recuperó en el siglo V con la introducción del camello en el comercio a través del Sahara, de ahí el aumento concomitante del poder político de Ghana en este momento

II. Tierra de oro
- el comercio de oro en particular se expandió exponencialmente en el siglo IX, ya que los estados islámicos consolidados en el norte (particularmente a lo largo de la costa mediterránea) necesitaban grandes cantidades de oro para acuñar monedas
- Ghana finalmente ganó una reputación exótica en todo el mundo islámico, incluso fue conocida por su fabulosa riqueza en lugares tan lejanos como Bagdad.
- tenemos varias descripciones de Ghana por geógrafos y escritores árabes de los siglos VIII-XI
Sorprendentemente, Sonnike logró mantener la fuente de su oro (es decir, la ubicación de los campos de oro del sur y los pueblos que los poseían y trabajaban, y que lo intercambiaban por sal del desierto de los comerciantes de Ghana) en secreto de los inquisitivos comerciantes musulmanes por varios siglos
- como había sido el caso en Aksum, los gobernantes de Ghana se enriquecieron con los impuestos sobre el comercio, curiosamente, sin embargo, solo gravaron la sal, no el oro, también vale la pena señalar que solo se permitió comerciar en el mercado con polvo de oro, todas las pepitas sólidas pertenecían a (o fueron confiscados por) los gobernantes, lo que ayudó a asegurar su riqueza superior y opulencia relativa
- finalmente, aunque el reino no tenía un ejército permanente, el gobernante de Ghana era supuestamente capaz (de acuerdo con la geografía árabe del siglo XI al-Bakri) de convocar una fuerza de 200.000 guerreros de sus propios territorios y de los aliados / súbditos. estados en tiempos de guerra

II. Transición y decadencia islámica
- el imperio alcanzó su apogeo en algún momento alrededor del 1050 d.C.
- a diferencia de sus contrapartes en Aksum, los gobernantes y el pueblo de Ghana finalmente se convirtieron al Islam, probablemente en el siglo XII los detalles de este proceso no están del todo claros en las fuentes, pero es probable que haya sido una conversión pacífica
- En ese momento, sin embargo, Ghana estaba perdiendo cohesión, por varias razones potenciales:
- conflicto continuo entre los comerciantes de Sonnike y sus homólogos bereberes
- guerras más amplias de los almorávides en el norte (y centro) de África interrumpieron el comercio
- división cultural entre los gobernantes ahora islámicos de Ghana y los súbditos mayoritariamente paganos del imperio
- fuertes movimientos de independencia entre los pueblos del sur de Malinke
- deterioro del medio ambiente (especialmente desertificación) - un tema demasiado común en África)

África antigua: Meroe, por Sarah Wood, primavera de 2002

Alrededor del 1050 a. C., el dominio de Egipto sobre Nubia llegó a su fin. No fue hasta aproximadamente el año 900 a. C. que un nuevo poder subyugó este territorio y durante no menos de 1000 años determinó su historia. Este poder, llamado Reino de Napata y Meroe, también se conoce como Reino de Kush. El Reino de Kush se divide en 2 períodos, el Período Napatan que dura hasta el 270 a.C. y el Período Meroítico que existe desde la caída de ese reino hacia el año 320 d.C.

Hoy podemos decir, con cierta certeza, que la clase dominante en el Reino de Kush no estaba formada por inmigrantes egipcios o libios, como habíamos asumido con frecuencia en el pasado. Los nombres de la familia real, así como los de altos funcionarios y sacerdotes, prueban que pertenecían a las personas cuya lengua se convirtió en la lengua escrita del Período Meroítico. Los llamamos & # 8220Meroites & # 8221. Además, la costumbre de la sucesión matrilineal y el desarrollo de instalaciones de tumbas reales revelan que las tradiciones sociales y culturales de la clase dominante no se derivaron de los egipcios, sino de los pueblos del valle del Alto Nilo.

En lo que respecta a la agricultura, durante el período meroítico, la ganadería adquiere una importancia cada vez mayor, reemplazando al ovino y caprino por su valor nutricional. Las numerosas representaciones de ganado, por ejemplo las del Templo de Apedemak en Musawwarat es-Sufra, representan una raza poderosa y bien cuidada que nos lleva a suponer que se estaba produciendo la cría de ganado. Se desarrolló un extenso sistema de embalses para facilitar el pastoreo de ganado y el cultivo de campos lejos del Nilo. La vecindad de Meroe era adecuada para la producción de hierro a gran escala. Los implementos hechos de hierro pueden haberse empleado en la agricultura y las herramientas de hierro se usaron en las canteras y en la construcción.

Las artes menores, especialmente la de los orfebres, continuaron desarrollándose y alcanzaron altos niveles de rendimiento. El elefante tuvo un gran significado en Meroe, particularmente en Musawwarat es-Sufra, donde fue representado con frecuencia en relieves y esculturas. Un cambio significativo tuvo lugar al comienzo del Período Meroítico: la cerámica típica de Napatan (rojo brillante) desapareció por completo. Una nueva vajilla negra pulida se encuentra en los entierros reales que comienzan alrededor del 300 a. C.

El comercio internacional no pasaba por Meroe, que se encontraba al lado de 2 rutas comerciales principales que conectaban Egipto con el Lejano Oriente [la ruta terrestre a través de Arabia y el paso de ultramar a través del Mar Rojo]. El comercio directo con Meroe era importante para Egipto y también lo era el comercio con los estados de África central que pasaban por Meroe en ruta a Egipto. A Egipto, Meroe exportó oro, marfil, hierro, plumas de avestruz y otros productos del interior africano, también proporcionó a Egipto esclavos.

El período principal para la construcción de Musawwarat es-Sufra comenzó después del 300 a. C. con la construcción de templos en terrazas artificiales dentro del Gran Recinto. Este sitio está ubicado en una cuenca natural de cinco o seis millas de ancho rodeada de colinas en el Sudán. Musawwarat es-Sufra era un importante centro para los peregrinos que acudían a celebrar las fiestas periódicas que se celebraban allí para los dioses locales. Las numerosas representaciones de elefantes posiblemente sugieran que los elefantes fueron entrenados aquí (con fines militares y ceremoniales) y los grandes recintos pueden haber sido diseñados para reunirlos. Hay varios templos de una sola habitación dedicados a los dioses nativos.

La escritura meroítica tiene una forma jeroglífica cursiva y menos utilizada. A pesar de que los caracteres individuales se derivan de la escritura demótica y los jeroglíficos egipcios, el sistema de escritura meroítico difiere fundamentalmente del egipcio. El complicado sistema egipcio se redujo a un simple alfabeto de 23 símbolos. En contraste con la escritura egipcia y la mayoría de los sistemas de escritura semíticos, la escritura meroítica incluye notaciones vocales. A partir del siglo II a.C., la lengua meroítica también se empleó casi exclusivamente como lengua escrita. Dado que no hay inscripciones bilingües que nos proporcionen acceso a Meriotic, entendemos muy poco del idioma.

La historia del Reino Meriótico de Kush se puede dividir en las siguientes etapas:

(A) Etapa de transición 310-270 aC ----

Se asumió que el Reino de Kush estaba en este momento dividido en un territorio del norte (Napatan) con su capital en Napata y un territorio del sur (Meriótico) con su capital en Meroe. Hay un mayor énfasis en Amón de Napata como dios tradicional. En sus cartuchos, todos los gobernantes de este período añaden a sus propios nombres el epíteto & # 8220 amado de Amón. & # 8221

(B) Período meroítico temprano 270-90 a. C. ---

La influencia de los sacerdotes de Amón llegó a su fin con el traslado del cementerio real a Meroe. Arkakemani es el primer rey en erigir su pirámide cerca de Meroe. Los primeros 3 gobernantes del Período Meroítico asumieron nombres de tronos inspirados en los gobernantes de la XXVI dinastía egipcia. Durante el reinado del rey Tanyidamani (110-90 a. C.), el texto datable más antiguo de considerable extensión escrito en lengua meroítica se encuentra en una estela que contiene un informe gubernamental detallado y las investiduras del templo. A partir de entonces, los jeroglíficos meroíticos se utilizaron cada vez más y pronto reemplazaron por completo la escritura egipcia.

(C) Período Meroítico Medio 90 a.C.

El siglo I aC puede considerarse en muchos sentidos como una edad de oro, el apogeo del poder meroítico. Llama la atención la fuerte concentración de reinas reinantes en este período. Un pequeño grupo de pirámides en Gebel Barkal se puede fechar en el siglo I antes de Cristo. El aumento de la actividad meroítica en la Baja Nubia es evidente y esto finalmente condujo a un enfrentamiento militar con los romanos. Según los informes del geógrafo griego Estrabón, las tropas romanas habían avanzado tan al sur como Napata. Sin embargo, un acuerdo de paz con Roman (Egipto ptolemaico) se cumplió y duró hasta finales del siglo III d.C. Solo el emperador Nerón en el 64 d.C. planeó una campaña a Meroe, pero nunca se ejecutó.

(D) Período Meroítico Tardío 0 d.C.

Este período comenzó con el rey Natakami (0-20 d.C.). Logró introducir una nueva pirámide de menor tamaño y un nuevo tipo de decoración de capilla. Natakami también llevó a cabo renovaciones en templos antiguos y construyó otros nuevos. Dada la escasez de monumentos supervivientes, nos vemos obligados a concluir que la cumbre del poder alcanzada por el rey Natakami no pudo mantenerse en los años posteriores a su reinado. Hay muy pocos cambios decisivos observables dentro de este período y generalmente se considera que marca el declive y la caída del Reino Meroítico. Sin embargo, no hay evidencia de empobrecimiento y la economía funcionó bien.

Las causas del declive del Reino Meroítico aún se desconocen en gran medida. Entre los diversos factores expuestos se encuentran: la erosión del suelo debido al sobrepastoreo, el consumo excesivo de madera para la producción de hierro, el abandono de las rutas comerciales a lo largo del Nilo. También hubo constantes batallas con nómadas a ambos lados del valle del Nilo. El Reino de Meroe terminó en la primera mitad del siglo IV d.C.