Información

Cómo la Estatua de la Libertad cruzó el Atlántico


Es posible que sepa que la Estatua de la Libertad se construyó en Francia, pero ¿cómo exactamente trasladaron el ícono de 225 toneladas a los Estados Unidos?


Historia de la Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad es uno de los monumentos más conocidos y queridos de América. Se trata de dar la bienvenida a los inmigrantes al puerto de Nueva York y hacer saber a las personas que regresan a sus hogares que han llegado a Estados Unidos. Se ha convertido en un símbolo duradero de libertad en todo el mundo. La Estatua de la Libertad fue un regalo de Francia a los Estados Unidos como símbolo de su amistad. Francia ayudó a los Estados Unidos durante la Guerra Revolucionaria. Los dos países compartían puntos de vista y situaciones políticas similares en 1865, que es lo que llevó a Edouard Rene Laboulaye a sugerir que Francia le diera a Estados Unidos un símbolo de su amistad.

Planificación de la Estatua de la Libertad

Federic-Auguste Bartholdi fue elegido para ser el escultor de la estatua. Era un escultor muy conocido en Francia y había completado una famosa estatua de Napoleón. Basó el diseño en la diosa romana Libertas. En ese momento, las esculturas más grandes estaban de moda, pero no del todo a la escala de la Estatua de la Libertad. La corona tiene siete puntos diferentes con uno para cada uno de los continentes. La antorcha ilumina el camino a seguir por los demás países. La tableta tiene la fecha del 4 de julio de 1776 que representa el día en que Estados Unidos declaró su independencia de Gran Bretaña. En la base de sus pies hay una cadena rota, que simboliza la ruptura de la esclavitud. Toda la estatua está hecha de cobre.

Una vez que se encargó la idea básica de la estatua, Bartholdi viajó a los Estados Unidos en 1865 para determinar la mejor ubicación para la estatua. Quedó impresionado por la cantidad de edificios grandes en Nueva York y lo miró y las diferentes islas alrededor del puerto de Nueva York. Finalmente eligió Bedloe & rsquos Island, debido a la ubicación. Esta ubicación pondría el monumento en la puerta de entrada a América. Quería hacer algo a gran escala para igualar la grandeza que encontró en la ciudad de Nueva York.

Construcción y recaudación de fondos

La construcción de la estatua tomó varios años. Dado que estaba hecho de cobre, sería difícil enviar la estatua completa desde Francia a los Estados Unidos. Los franceses construyeron la estatua en pedazos. Luego, enviaron las piezas a través del Océano Atlántico donde fueron ensambladas por un equipo de construcción. Charles P. Stone dirigió la construcción de la estatua una vez que llegó a los Estados Unidos. Supervisó la construcción del pedestal y trabajó para sujetar la estatua a su base. Los franceses recaudaron $ 250,000 para comenzar a construir la estatua a través de una lotería y donaciones. La gente de los Estados Unidos donó más de $ 180,000 para ayudar con el costo de armarlo y construir la base de la estatua. Estados Unidos tardó varios años en conseguir el dinero, porque muchos sentían que el gobierno no debería pagarlo.

La estatua de la libertad hoy

Durante la gran ola de inmigración en las décadas de 1910 y 1920, la Estatua de la Libertad dio la bienvenida a las personas que viajaban aquí en barco. Vigilaba a los inmigrantes mientras atravesaban la isla de Ellis. En 1933, el Servicio de Parques Nacionales se hizo cargo de la Estatua de la Libertad. Ellos operan el centro de visitantes y rsquo y se encargan de la estatua y la isla. En 1984 se iniciaron amplias renovaciones en la Estatua de la Libertad. Las renovaciones tardaron dos años. Durante ese tiempo, reemplazaron por completo la antorcha y trabajaron en el interior de la estatua. Ronald Regan habló en la ceremonia que inauguró la Estatua de la Libertad después de que se completaron las renovaciones. Después de 2001, a las personas ya no se les permitió entrar a la Estatua debido a preocupaciones por el terrorismo. En 2004, la parte del pedestal de la estatua volvió a abrirse al público. En 2009, se permitió a las personas comenzar a hacer viajes a la corona nuevamente. Se programó un proyecto de construcción para construir una segunda escalera para 2011 y mientras se está completando no se permitirá el interior de la Estatua de la Libertad.


Las estatuas derribadas desde que comenzaron las protestas de George Floyd

En las protestas generalizadas que siguieron al asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis el 25 de mayo, las estatuas y los monumentos a los soldados y generales confederados fueron vandalizados o derribados. Algunas de las muchas estatuas de Cristóbal Colón también fueron atacadas, ya que las voces se alzaron contra el racismo y la opresión históricos y sistémicos. Los gobiernos estatales y locales comenzaron a actuar para eliminar aún más estatuas confederadas de los lugares públicos. A continuación, se recopilan imágenes de solo algunas de las docenas de estatuas que han sido derribadas, desfiguradas o programadas para su eliminación en los Estados Unidos durante el último mes.

Los equipos de trabajo se preparan para retirar la estatua del general confederado Stonewall Jackson en Richmond, Virginia, el 1 de julio de 2020.El alcalde de Richmond, Levar Stoney, ordenó la eliminación inmediata de todas las estatuas confederadas en la ciudad, diciendo que estaba usando sus poderes de emergencia para acelerar la proceso de curación para la antigua capital de la Confederación en medio de semanas de protestas por la brutalidad policial y la injusticia racial. #

La estatua de Stonewall Jackson se retira de Monument Avenue en Richmond, Virginia, el 1 de julio de 2020.

En Frankfort, Kentucky, una estatua del presidente confederado Jefferson Davis se retira de la rotonda del edificio del capitolio el 13 de junio de 2020. #

Una estatua enjaulada del presidente confederado Jefferson Davis es sacada de la capital del estado en Frankfort, Kentucky, el 13 de junio de 2020.

Conos de tráfico y una cuerda permanecen en la estatua del general confederado J. E. B. Stuart la mañana después de que los manifestantes intentaron derribarla en Richmond, Virginia, el 22 de junio de 2020.

Un hombre no identificado pasa junto a una estatua derribada de Charles Linn, un fundador de la ciudad que estaba en la armada confederada, en Birmingham, Alabama, el 1 de junio de 2020. #

La cabeza de una estatua de Cristóbal Colón fue retirada en medio de protestas contra la desigualdad racial en Boston el 10 de junio de 2020.

Se ve una estatua confederada colgada de un poste de la calle en Raleigh, Carolina del Norte, el 19 de junio de 2020.

La estatua de un soldado confederado y un pedestal se sientan en un camión de plataforma en el Old Capitol en Raleigh, Carolina del Norte, el 21 de junio de 2020. Después de que los manifestantes derribaran dos estatuas más pequeñas en el mismo monumento, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, ordenó la remoción de varios otros monumentos a la Confederación, citando preocupaciones de seguridad pública. #

La pintura salpicada cubre el Monumento a Jefferson Davis en Richmond, Virginia, el 7 de junio de 2020. Davis fue el presidente de los Estados Confederados de América durante la Guerra Civil. #

Una estatua de Jefferson Davis yace en la calle después de que los manifestantes la derribaran en Richmond, Virginia, el 10 de junio de 2020.

La gente vitorea mientras los trabajadores retiran un monumento confederado de la plaza Decatur en Decatur, Georgia, el 18 de junio de 2020.

Trabajadores de la ciudad de Houston retiran una estatua del soldado confederado Dick Dowling del Parque Hermann el 17 de junio de 2020. #

Una estatua de Cristóbal Colón yace boca abajo después de ser derribada por manifestantes en los terrenos del capitolio estatal en St. Paul, Minnesota, el 10 de junio de 2020. La protesta fue dirigida por Mike Forcia, miembro de Bad River Band of Lake Superior Chippewa, quien llamó a la estatua un símbolo de genocidio. #

Una estatua de Cristóbal Colón, derribada por manifestantes, se carga en un camión en los terrenos del capitolio estatal en St. Paul, Minnesota, el 10 de junio de 2020. #

La gente observa cómo los manifestantes derriban una estatua del general confederado Albert Pike durante un evento para conmemorar el decimosexto de junio en Washington, D.C., el 19 de junio de 2020. #

El fuego arde en una estatua derribada de Albert Pike en Washington, D.C., el 19 de junio de 2020.

Una vista de la estatua de Albert Pike en Washington, D.C., el 20 de junio de 2020, el día después de que fuera derribada.

Una estatua del ex vicepresidente y defensor de la esclavitud John C. Calhoun se retira del monumento en su honor en Marion Square en Charleston, Carolina del Sur, el 24 de junio de 2020. #

Una estatua de Cristóbal Colón descansa en un estanque poco profundo después de que los manifestantes la sacaron de su pedestal y la arrastraron por una calle en Richmond, Virginia, el 9 de junio de 2020.

Una estatua del Monumento Howitzer, erigida en 1892 para conmemorar una unidad de artillería confederada, yace en el suelo después de ser derribada por manifestantes en Richmond, Virginia, el 17 de junio de 2020. #

Una estatua destrozada de Cristóbal Colón se ve en el Bayside Marketplace en el centro de Miami después de una protesta contra la desigualdad racial el 10 de junio de 2020.

Una réplica del Monumento a la Emancipación de Thomas Ball, erigido en 1879, se encuentra en Park Square en Boston el 16 de junio de 2020. El 30 de junio, la Comisión de Arte de Boston, apoyada por el alcalde Martin Walsh, votó para retirar la controvertida estatua del parque. #

Esta foto muestra la remoción de una estatua confederada en Greenville, Carolina del Norte, el 22 de junio de 2020. Parte del monumento de 27 pies de altura a los soldados confederados afuera de un juzgado en el este de Carolina del Norte fue removido después de que los funcionarios locales dieron su aprobación. #

Una estatua de Cristóbal Colón se retira del Tower Grove Park en St. Louis el 16 de junio de 2020. #

Un equipo de inspección del Departamento de Servicios Generales de Virginia toma medidas mientras inspecciona una estatua del general confederado Robert E. Lee en Richmond, Virginia, el 8 de junio de 2020. #

La imagen de George Floyd se proyecta en el Monumento a Robert E. Lee en Richmond, Virginia, el 18 de junio de 2020. El gobernador de Virginia, Ralph Northam, ordenó la remoción de la estatua, pero los próximos pasos se han retrasado por demandas pendientes. #

Queremos escuchar lo que piensa sobre este artículo. Envíe una carta al editor o escriba a [email protected]


Esa vez, la Estatua de la Libertad casi tiene un reloj de pulsera brillante

La diosa del cobre es una obra maestra artística, pero también un símbolo de larga data del progreso tecnológico.

Los hermanos Lázaro tuvieron una idea.

Era 1926, y el trío de relojeros —Benjamin, Oscar y S. Ralph Lazarus— había abierto una tienda en Beekman Street, en el Bajo Manhattan. Su negocio estaba a un corto paseo de Battery, donde habrían podido pararse en la costa sur de la isla y contemplar la Estatua de la Libertad al otro lado del puerto.

La Estatua de la Libertad era hermosa, admitieron los hermanos, pero ¿no merecía semejante diosa un poco de brillo? Se ofrecieron a hacerle un reloj de pulsera gigante e iluminado, ya sabes, algo que ella podría lucir en su brazo levantado con antorcha.

Los funcionarios del Departamento de Guerra, que en ese momento era responsable de la supervisión de la estatua, dijeron a la prensa en ese momento que realmente habían considerado la propuesta, pero finalmente decidieron no hacerlo.

La principal preocupación no era que el uso de Lady Liberty como un vehículo implícito para la publicidad pudiera empañar su imagen de alguna manera, sino que tal exhibición tecnológica equivaldría a una mezcla desorientadora de "un adorno tan moderno como un reloj de pulsera sobre la figura con túnica clásica". como dijo un funcionario, según un obituario de uno de los hermanos publicado décadas después, esta preocupación es comprensible: en términos actuales, podría ser como reemplazar la tableta en la mano izquierda de la estatua con un iPad colosal.

Sin embargo, los reporteros en ese momento se divirtieron un poco con la noticia. Uno describió a la estatua como abatida por la decisión, y juguetonamente la imaginó llorando en el agua a sus pies. “Aquí he estado de pie bajo la lluvia, la niebla y la nieve. " Los New York Times Simultáneamente citó a Lady Liberty diciendo: "Y nadie ha sugerido un par de cremalleras, no, ni siquiera un paraguas".

Pero los funcionarios del gobierno habían tomado una decisión. Además, dijeron, permitir la adición de un reloj solo abriría la puerta a más accesorios de este tipo, lo que inevitablemente conduciría a "modistes de moda". bañándola con vestidos, y especialistas en belleza persuadiéndola de que se entregue a nueve variedades de cortes de pelo ". (Aunque un "bob juvenil" podría ser apropiado, el Veces Ofrecido.)

Hoy, el cabello de Lady Liberty es de un hermoso tono cardenillo. Pero en ese entonces era más oscuro: "Liberty, que ha estado escondiendo su luz bajo muchas fanegas de bituminoso", escribió el Brooklyn Daily Eagle en 1926, refiriéndose a las manchas de carbón, "ahora aparece como una decidida morena".

Dejando a un lado la continuidad estilística (o la falta de ella), la noción de adornar una figura neoclásica gigantesca con un reloj contemporáneo resplandeciente es solo en parte absurda. La estatua siempre ha sido tanto un objeto tecnológico como una obra maestra artística.

El escultor Frédéric Auguste Bartholdi diseñó la estatua para que estuviera completamente iluminada, una característica que se sugiere en su nombre oficial, "La Liberté Eclairant le Monde" o "Libertad iluminando el mundo". (Al principio, la Estatua de la Libertad funcionaba como un faro, dada su posición en el puerto de Nueva York, pero eso no duró mucho: fue desmantelado como tal en 1902).

Originalmente, el esquema de iluminación debía ser rojo, blanco y azul, con un reflector gigante enfocado en la cara y los hombros de la estatua. Los funcionarios afirmaron en los informes de los periódicos del siglo XIX que harían que la estatua fuera tan brillante como para arrojar un resplandor sobre las nubes del cielo nocturno a 100 millas de distancia. El rostro de la estatua debía iluminarse con un reflector tan brillante que los periódicos lo describieron como "4 millones de velas". Su diadema estaba destinada a brillar con luz eléctrica. Estos eran objetivos elevados en los albores de la era eléctrica, y tenían un simbolismo que ha perdido gran parte de su potencia ahora que la electricidad se da por sentada.

"En las décadas de 1870 y 1880, cuando el uso de la electricidad y el gas para la luz y el calor se estaba extendiendo por primera vez a las casas particulares, una figura como la Libertad evocaba más vívidamente que hoy el poder del hombre sobre las fuerzas naturales", escribió Marina Warner, autora de Monumentos y doncellas: la alegoría de la forma femenina, en un ensayo de 1986. "Era como si la energía generadora del sol hubiera sido unida para trabajar por la humanidad".

En 1886, cuando se inauguró la estatua, ni siquiera la Casa Blanca tenía electricidad. Por tanto, no es de extrañar que los primeros intentos de iluminar la estatua hayan salido terriblemente mal. Bartholdi tenía la intención de que la estatua se iluminara, pero nunca especificó exactamente cómo. A finales de octubre de ese año, el encendido de la antorcha inaugural falló. Incluso después de una demostración exitosa poco después, la estatua permaneció envuelta en sombras la mayoría de las noches. Luego, las luces se encendieron, pero no parecieron como estaba planeado: durante semanas, la estatua parecía estar decapitada después del anochecer; la luz de la antorcha solo iluminaba sus hombros, no su rostro, y la antorcha en sí parecía estar flotando en aire. "Se cree que es imposible iluminar toda la estatua para que se vea de noche, debido a su superficie opaca y no reflectante", dijo el Veces informó ese año. Para complicar las cosas, hubo un enfrentamiento entre las agencias gubernamentales sobre quién debería pagar por la iluminación.

Finalmente, en el invierno de 1886, la antorcha funcionó razonablemente bien, alimentada por nueve lámparas de arco eléctrico que eran visibles desde más de 20 millas de distancia.


Estatua de la libertad: la historia no contada

Considerando que es el símbolo por excelencia de la libertad y El Sueño Americano, los ciudadanos estadounidenses saben sorprendentemente poco sobre la creación de la Estatua de la Libertad. Incluso las cosas que la gente cree que son ciertas, como la idea de que la estatua fue un regalo de Francia, están equivocadas. De hecho, Liberty fue una creación de un único escultor francés, Frédéric Auguste Bartholdi (1834-1904), quien, contra todo pronóstico, concibió el proyecto, recaudó la mayor parte de los fondos y finalmente construyó su obra maestra.

En el libro "Liberty's Torch: La gran aventura para construir la Estatua de la Libertad" (Atlantic Monthly Press), la autora Elizabeth Mitchell cuenta la historia definitiva de la Estatua de la Libertad. Y en el siguiente Falla Entrevista, Mitchell revela la inspiración para la estatua y cómo Lady Liberty podría haber encontrado un hogar en Boston o Filadelfia, entre muchas otras curiosidades fascinantes.

¿Por qué los estadounidenses tienen la impresión de que la Estatua de la Libertad fue un regalo del gobierno francés?
Se ha convertido en una abreviatura conveniente porque la historia real es mucho más compleja, y no suena tan patriótico decir que un artista solitario de Francia vino y nos presentó esta idea entusiasta y la hizo. La otra cosa es que en un momento Bartholdi dijo muy intencionalmente que Francia quería darle la estatua a los Estados Unidos, y pasó por alto la idea de que los estadounidenses iban a tener que recaudar tanto dinero [como los franceses] y mdashor más. Y que no era que el gobierno francés estuviera planeando dárselo, iba a tener que ser algo que él convenciera al pueblo francés de que hiciera.

¿Cuál fue la inspiración de Bartholdi?
Había ido a Egipto y había visto las pirámides y la Gran Esfinge y estaba abrumado por cómo se podían tener estas cosas que parecían durar por la eternidad. Bartholdi tuvo muchos cambios en su vida. Perdió a su padre cuando tenía dos años y un hermano que tenía el mismo nombre murió a una edad temprana. Y vio a su país sacudido por la revolución. Ver algo que parecía ser capaz de resistir el viento y la arena y todo lo demás fue emocionante para él.

Tengo entendido que originalmente imaginó a una esclava parada a la entrada del Canal de Suez.
Primero tuvo la idea de que quería crear un coloso. Luego trató de encontrar el lugar apropiado y la idea apropiada para ello. Egipto fue su primera opción. A Bartholdi le gustó la grandiosidad de la idea y pensó que sería genial si pudiera construir un faro para dar la bienvenida a la gente al Canal de Suez. Sería una esclava que sostenía una antorcha y que Egipto traería la luz del progreso a Asia.

¿Por qué no ganó la comisión?
No está del todo claro, pero tengo algunas teorías basadas en la evidencia. Fue a Egipto y lanzó la estatua, pero el jedive [virrey de Egipto] no estaba muy emocionado por ello. El jedive terminó construyendo un faro que estaba hecho de hormigón, que era el material más moderno en ese momento. El modelo de Bartholdi debe haber parecido anticuado. Incluso entonces, la idea de una figura vestida con una túnica sosteniendo una linterna se consideraba un retroceso.

¿Por qué Bartholdi le lanzó una estatua a Estados Unidos, un país que nunca había visitado?
Eso es cierto. Nunca había estado en los EE. UU. Tuvo que resistir la guerra franco-prusiana, y así como su parte de Francia [Alsacia] fue entregada a los prusianos en el tratado que puso fin a la guerra, tuvo que decidir si quedarse y convertirse en ciudadano alemán o volver a París, donde tenía su estudio. En el período de tiempo en el que Bartholdi planeaba ir a Estados Unidos para lanzar su estatua, diez mil personas fueron masacradas en las calles de París. Había una carnicería por todas partes y no estaba en condiciones de construir algo enorme. Además, no había muchos lugares que tuvieran el tipo de capital y grandiosidad que tenía Estados Unidos. Había muchos grandes proyectos en las obras, incluidos Central Park y Prospect Park [de Brooklyn] y pensó que esos podrían ser buenos lugares para el estatuto. También conoció a algunos intelectuales en Francia que estaban muy interesados ​​en América, particularmente Edouard Laboulaye & mdasha jurista que había escrito numerosos libros sobre América. Laboulaye escribió cartas de presentación para Bartholdi y por eso fue a los Estados Unidos. Pensó que podría ser un lugar que podría absorber la idea.

¿Qué tan cerca estuvo Estados Unidos de tener la Estatua de la Libertad en Central Park? ¿Filadelfia? ¿Bostón?
En términos de Central Park, Bartholdi dijo en su diario que iba a explorar lugares: Central Park, Prospect Park, Battery Park y Hellip. Parece que lo que nos protegió de que eso sucediera fue que [Frederick Law] Olmsted y [Calvert] Vaux & mdash, que estaban diseñando [Central Park] & mdash, parecían ser muy cautelosos. En el diario de Bartholdi, recuerda haber intentado reunirse con ellos y señala que parecen sospechosos. Uno podría imaginar que sabían que sería extremadamente espeluznante tener una estatua de ese tamaño en Central Park, y querían asegurarse de que no obtendría ningún apoyo para ello.

En términos de Filadelfia y Boston, definitivamente podría haber ido allí en varios puntos, pero Bartholdi lo quería en Nueva York, así que cuando estaba consiguiendo apoyo en esos lugares, fue para provocar la rivalidad entre ciudades. Sabía que si Nueva York se enteraba de que Filadelfia quería la estatua, harían cualquier cosa por tenerla, incluso si no les gustaba mucho.

¿Cómo recaudó Bartholdi el dinero? Era como un proyecto de Kickstarter del siglo XIX.
Sí mucho así. En Francia, que es donde comenzó su recaudación de fondos, hubo una gran cena que tuvo mucho éxito. Pero después de eso, la financiación se agotó. Primero trató de que la gente comprara suscripciones, que era la forma en que la gente recaudaba dinero para las estatuas. Uno daría dinero con la idea de que deseaba, en este caso, conmemorar la libertad y la relación entre los dos países. Pero a la gente tampoco le gustó esa idea.

Muy pronto se dio cuenta de que tenía que ofrecer valor a la gente por su donación, principalmente en forma de entretenimiento y mdashconcerts y cosas así. En París, después de que erigieron toda la estatua [sin el pedestal] para probar el diseño, comenzó a vender entradas para que la gente llegara hasta la cabeza. Luego, en Estados Unidos, Bartholdi intentó algo similar cuando tuvo la mano y la antorcha en Filadelfia en la exposición mundial de 1876. Encargó a la gente que subiera y mirara hacia Fairmount Park.

Pero su principal recaudación de fondos se realizó gracias al apoyo del propietario del periódico Joseph Pulitzer. Pulitzer había comprado el Mundo y estaba tratando de convertirlo en una potencia. Colocó el periódico como el hombrecito frente a los ricos de Nueva York, y como la voz del hombrecito [decía el periódico]: “Debemos recaudar el dinero! los Mundo es el papel de la gente y el infierno. No esperemos a que los millonarios den este dinero ”. Todos los que dieran un centavo, su nombre aparecería en el periódico, y eso se volvió extremadamente popular porque la gente quería ver su nombre en el periódico. Recaudó fondos para la estatua, pero también aumentó la circulación de manera exponencial.

Una vez instalada, ¿cómo reaccionaron los estadounidenses a la estatua?
Apenas unos días antes de la inauguración, todos tuvieron un día libre del trabajo y hubo un gran desfile. Y con treinta mil personas marchando por las calles, la emoción subió por las nubes. Bartholdi se convirtió brevemente en una celebridad en Estados Unidos. Después de la inauguración, fue a las Cataratas del Niágara de visita y su tren seguía deteniéndose en el camino porque la gente quería verlo.

Pero seis meses después de que se dio a conocer, un periodista escribió un artículo sobre cómo la gente se había olvidado de él y cómo no iba a salir mucha gente a verlo. Fue el apego de los inmigrantes al ver la estatua lo que hizo que se volviera a encender como algo para estar extremadamente emocionados por ella. Ahora vas y los barcos están llenos y el mundo entero parece estar visitando la estatua.

¿Cómo ha mantenido Liberty su integridad estructural durante tanto tiempo?
Es increíble si lo piensas. Si eres responsable incluso de un cobertizo, sabes que el clima está constantemente tratando de hacer que las cosas vuelvan a convertirse en polvo. La estatua estaba en muy mal estado cuando Lee Iacocca ideó un plan en la década de 1980 para revivirla. Tuvieron que fregar el metal y reemplazar las piezas que faltaban. Y cuando se instaló, el brazo se colocó a cuarenta y cinco centímetros de distancia para que el brazo fuera siempre muy inestable. A lo largo de los años, intentaron seguir corrigiendo eso. Fue durante la renovación de Iacocca que pudieron hacerlo mucho más estable. La gente todavía no puede subir al brazo, pero no se va a caer.

¿Liberty siempre ha sido verde?
No, y una de las cosas más extrañas de toda mi investigación es que nunca encontré nada en el que la gente predijera que cambiaría de ese color, que deberían haber podido predecir. Estuvo alrededor de cuarenta años antes de que fuera realmente verde. Pero el color más claro significaba que podía reflejar mejor la luz. Antes, cuando era de color cobre oscuro, nadie podía verlo por la noche.

¿La Estatua de la Libertad convirtió a Bartholdi en un éxito financiero?
No es una de esas historias en las que están todos estos detractores y luego él crea esta obra amada y es rico y feliz. Seguía luchando después. Incluso después de tener la estatua en su lugar, todavía tenía que presentar sus ideas. Incluso en ese momento, la gente notó que la mayoría de los escultores de su estatura no tendrían que ir solos. Simplemente les darían una comisión. Entonces, si bien no terminó en la pobreza absoluta, todavía estaba llevando estudiantes a lo largo de su carrera e incluso en los días anteriores a su lecho de muerte estaba lanzando y diseñando estatuas.

Pero estaba muy contento con el resultado de la Estatua de la Libertad. No tuvo ningún problema con su construcción final, excepto que quería hacer un poco más en el paisajismo. Cumplió su visión de lo que quería que fuera. Es un buen símbolo de lo que se supone que representamos. Puede ponerlo en un póster y todos sabrán de inmediato a qué se refiere. Pero su vida no se convirtió en un éxito rotundo por eso.

El nombre de Bartholdi no se recuerda bien. Soy de Nueva York y hasta leer tu libro no habría podido nombrarlo. ¿Cómo crees que se sentiría con respecto a su legado o la falta de él?
Es interesante porque quería fama y quería ser amado. Cuando se estaba lanzando y cuando estaba en construcción, se la conocía como la estatua de Bartholdi. Nadie la llamaba la Estatua de la Libertad desde el principio. Pero poco después de la inauguración su nombre desapareció del proyecto. La parte reflexiva de él se habría dado cuenta de que obtuvo lo que quería, que era algo que iba a durar mucho después de que lo hiciera, incluso si su nombre no estaba adjunto. Pero definitivamente había una parte de él más impulsada por el ego que se sorprendería de que nadie supiera quién es. Cuando vi su diario, lo estaba mirando así: este es el artista que fue asignado para hacer la estatua. Me sorprendió darme cuenta de que era su concepto, su visión y su batalla para hacer que sucediera.


Capa de oscuridad de Lady Liberty

Considere el oscurecimiento temporal de la Estatua de la Libertad el martes por la noche, que ocurrió en vísperas de una huelga de mujeres ampliamente publicitada, poco después de una nueva orden ejecutiva que frena la inmigración a los Estados Unidos, y en un momento de profunda incertidumbre y partidismo en el país.

Tenía que significar ¿algo correcto? En una palabra: No.

Una parte del sistema de iluminación que ilumina la estatua había experimentado un "corte temporal no planificado", me dijo Jerry Willis, portavoz del monumento, en un comunicado enviado por correo electrónico poco antes de la medianoche. El apagón, explicó, fue "muy probablemente" debido a trabajos de renovación, incluido un proyecto que involucra un nuevo generador de emergencia, que comenzó después del huracán Sandy en 2012.

Pero la posibilidad de un significado más profundo era demasiado deliciosa para que algunos se resistieran, especialmente porque la explicación oficial provino de un empleado del Servicio de Parques Nacionales, que se ha convertido en su propio símbolo cultural de resistencia a la administración Trump. "Alguien está tratando de decirnos algo", dijo una persona en respuesta a la declaración de NPS, que publiqué en Twitter. Muchos otros enviaron gifs con caras de guiños.

Las imágenes de EarthCam muestran el apagón parcial en la Estatua de la Libertad el martes por la noche. (EarthCam)

La Estatua de la Libertad tiene una historia histórica de problemas de iluminación. Cuando se presentó por primera vez en 1886, las luces no funcionaban en absoluto. Luego, durante un período de semanas poco después, un error en el diseño de iluminación hizo que Lady Liberty pareciera sin cabeza, iluminada solo de los hombros hacia abajo. (Se podía ver su antorcha, pero parecía flotar en el aire).

Los fracasos tecnológicos como estos a menudo se extraen de la metáfora. Eso es porque son un objetivo fácil. Cuando la Estatua de la Libertad estaba en modo de cuerpo sin cabeza, en la década de 1880, estaba en el punto álgido de una feroz batalla sobre qué agencia gubernamental debería pagar el esquema de iluminación. Imagínate.

Del mismo modo, el Titanic no fue solo un barco que se hundió, fue visto como una falla catastrófica de arrogancia. La lección fue la siguiente: ponga demasiada fe en la tecnología y se decepcionará. El Titanic no fue solo no insumergible, como habían afirmado sus creadores, pero se hundió en su viaje inaugural. Fue un fracaso tan espectacular como trágico.

Una de las razones por las que la gente estaba tan obsesionada con el año 2000 a finales de 1999 era porque representaba más que un problema tecnológico aislado. También fue una expresión de incertidumbre sobre el comienzo de un nuevo milenio, en un momento en que las computadoras e Internet estaban comenzando a remodelar dramáticamente la sociedad.

"Esto puede conceptualizarse como un tipo especial de efecto dominó en el que una fuerte metáfora del fracaso tecnológico ingresa al léxico cultural y se convierte en una característica definitoria de cómo se percibe la tecnología", escribieron los autores de La amplificación social del riesgo en 2003. "Por lo tanto, las fallas y los bloqueos tecnológicos pueden verse colectivamente a través de un concepto único y global que proporciona un mecanismo explicativo conveniente de por qué ocurren tales fallas".

Un saludo militar por la llegada del presidente a Liberty Island durante la inauguración de la Estatua de la Libertad, entonces más comúnmente conocida como "la Estatua de Bartholdi", en 1886. (LoC)

La forma en que una persona percibe el fracaso tecnológico también está profundamente ligada al nivel de confianza de esa persona en instituciones como el gobierno. Esta es también la razón por la que la debacle de la iluminación de la Estatua de la Libertad es particularmente fértil para la metáfora: porque involucró el fracaso tecnológico de un ícono nacional profundamente simbólico, un ícono que es administrado por una agencia que se ha convertido en un emblema de la lucha contra la extinción simbólica. de la luz de la libertad.

Así es como Emma Lazarus describe lo que representa esa luz en su poema de 1883, "El nuevo coloso", que fue grabado en bronce y pegado a la base de la estatua en 1903:

No como el gigante descarado de la fama griega,
Con miembros conquistadores a horcajadas de tierra en tierra
Aquí, en nuestras puertas del atardecer bañadas por el mar, se mantendrán
Una mujer poderosa con una antorcha, cuya llama
Es el rayo encarcelado, y su nombre
Madre de los exiliados. De su mano de faro
Brilla en todo el mundo, bienvenido, sus suaves ojos ordenan
El puerto con puentes aéreos que enmarcan las ciudades gemelas.
"¡Conserva las tierras antiguas, tu pompa legendaria!" llora ella
Con labios silenciosos. "Dame tu cansado, tu pobre,
Tus masas apiñadas anhelando respirar libremente,
La miserable basura de tu rebosante orilla.
Envíame a estos, los sin hogar, tempest-tost,
¡Levanto mi lámpara junto a la puerta dorada!"

No fue solo el poema de Lazarus lo que convirtió a la estatua en un ícono de la inmigración, fue la experiencia real de los 12 millones de inmigrantes que ingresaron a los Estados Unidos a través de Ellis Island, muchos de los cuales describen poner los ojos en la estatua como un momento decisivo. en sus vidas. En las cubiertas de los barcos que entraban al puerto de Nueva York, multitudes de recién llegados a los Estados Unidos bailaban y lloraban de alegría. Esto sucedió incluso con un clima terrible. Seymour Rexsite, who came to the United States from Poland when he was 8, described approaching Ellis Island in a miserable, driving rainstorm. “Everybody was on deck, no matter, they didn't mind the rain at all,” Rexsite told the Associated Press in 1986 at the time of the statue’s centennial. “Just to cheer that they came, they came to America.”


La estatua de la libertad

We’ve all got our family stories about coming to America. And we all play a role in upholding the promise that is America.

It’s one of my favorite family stories, one I especially like to remember and share with my daughter as we approach the Fourth of July.

It was April 1954. My mother, a German immigrant to America, had boarded the MS Stockholm. The passage across the Atlantic Ocean was a stormy one, so to distract herself, my mother thought about the fact that, in just a short time, she would arrive in America—the land of her dreams.

In the final hour of the voyage, my mother was abruptly awakened at 5a.m. by a pounding on the door of her tiny, windowless cabin deep in the bowels of the ship. Opening the door, my mother and her cabin mate found a member of the crew.

“Come up on deck,” he said, smiling. “There’s something you’re going to want to see.” So my mother, along with dozens of other excited passengers, threw on their coats and made their way up to the deck. There, rising up in the dawn light, was the Statue of Liberty. It was one of the most exciting—and emotional—moments of my mother’s life. To her, the statue WAS America, the bright hope of the world for millions of immigrants like her.

I tell this story in my new book, “If You Can Keep It: The Forgotten Promise of American Liberty.” AndI tell another story, as well—one that took place forty-eight years after my mother’s arrival. It’s the story of what it was like to live in New York on September 11, 2001 and during the harrowing days and weeks after the attacks.

Just a few months after 9-11, I was standing on the upper deck of a ferry headed from Manhattan to New Jersey. As we passed through New York Harbor, I suddenly saw Lady Liberty, almost as if I were seeing her for the first time. I surprised myself by getting choked up. And I suddenly realized the reason I had tears in my eyes was that, after all that had happened, she was still standing there, still graciously welcoming poor, huddled masses, still holding forth her torch to light the way to liberty and hope. It just broke my heart.

I began thinking of some of the noblest Americans who ever lived—people who stood up—sometimes at the cost of their lives—to honor the American ideal: Nathan Hale, Abraham Lincoln, Rosa Parks, those first responders on 9-11. They knew what America was about—or SHOULD be about. They worked and sacrificed for the America that God intended us to be.

Independence Day is a day on which we should ask ourselves: How am I upholding the promise of America—the promise Lady Liberty represents?

Let me put it this way: When people try to destroy it, not just with planes plowing into buildings, but with evil laws that rip America apart at the seams, do you fight them?

If you see something wrong, do you try to right it? Do you vote? Do you join volunteer societies—or begin one? Do you pray for our country and its leaders? Do you work on behalf of candidates you believe in—or have you even considered running for office yourself?

I’d like to end this by quoting the last paragraph in my book, If You Can Keep It:

“So go forth and love America, knowing that if your love is true it will be transmuted one way or another into a love of everything that is good beyond America, which is her golden promise to the world, and the promise that we, you and I, must keep.”

I’m hoping you have a wonderful Fourth of July, and may God bless America.


The Statue of Liberty Was Well Traveled Before She Reached Her Final Home

París

Nueva York

It was unpleasantly foggy and rainy on October 28, 1886, but New York City was celebrating. That was the day the Statue of Liberty was officially unveiled with much fanfare and ceremony. In the middle of some speech, the statue’s French designer Frédéric-Auguste Bartholdi prematurely pulled the rope that released a large French flag draped in front of the statue’s face. When Lady Liberty’s copper visage was revealed, she officially became the tallest structure in the city� feet, 6 inches from pedestal base to torch tip. But that wasn’t the first time she had made an appearance. Before that, she had spent several years at home and abroad, and mostly in pieces.

When Bartholdi had artisans begin constructing the sculpture in France in 1876, they started with her extended right arm and the lofty torch. He planned on that part of the statue first, deliberately, to raise attention and especially money, since at the time fundraising both in France (for the statue) and the United States (for the pedestal) was painfully slow. The arm was shown at the Centennial Exposition in Philadelphia, and adventurous visitors helped raise funds by paying to climb a ladder in the statue’s forearm to the torch balcony. “It’s amazing (and even a little unsettling) to see the Statue’s disembodied head or arm today— and certainly no one in Bartholdi’s day had seen a work of art of this size,” says Carly Swaim, vice president of History Associates Inc., who worked on the recently opened Statue of Liberty Museum. The fire-bearing arm was then relocated to Madison Square Park in Manhattan, one of the most fashionable spots in the city, where it served, for blocks around, as an advertisement for the grandeur to come. Her arm stayed there for six years.

The torch was on exhibition in Madison Square Park in Manhattan. Biblioteca Pública de Nueva York

Lady Liberty’s head and shoulders were completed next, and they also had an independent, promotional life. While the right arm was in residence in Midtown Manhattan, her bust went on display at the Paris International Exposition in 1878. Once again visitors bought tickets to explore inside the statue—and they could also purchase entry to observe the bustle of activity at the construction workshops. “Bartholdi was immensely proud of his design,” says Swaim. “He hired professional photographers to document his team’s artistic and engineering prowess, but also to raise awareness and money for its construction … he hoped that these ‘action shots,’ along with many other fundraising efforts, would help the cause.”

The head of the Statue of Liberty at the 1878 International Exposition in Paris. Léon et Lévy/Roger Viollet/Getty Images

Between 1881 and 1884, the entire statue—after the right arm was sent back across the Atlantic—was eventually assembled in a public park in Paris, to test the structure that would hold her up and together (engineered by Gustav Eiffel you may have heard of him). The French people lovingly referred to her as the “Lady of the Park.”

Her structural integrity established, she was dismantled into about 350 copper and iron pieces (ranging from 150 pounds to four tons) that were then packed in more than 200 wooden crates and loaded onto the French warship Isère. She made the crossing in 1885, and then had to wait, still in pieces, while her new home completed the pedestal on the to-be-renamed Bedloe’s Island in New York Harbor. It took another year, but once it was done, construction crews worked quickly to assemble the enduring symbol of American values. It makes some degree of sense—after all, most of them were immigrants.

Men in a workshop hammering sheets of copper for the construction of the Statue of Liberty in 1883. Albert Fernique/New York Public Library />Scaffolding for the trial assemblage of the Statue of Liberty—in Paris. Her head and torch are visible at the bottom left and center images. Albert Fernique/New York Public Library

The Statue of Liberty towering over rooftops in Paris. Bettmann / Getty Images Construction on the pedestal on Bedloe’s Island in 1885. National Park Service, Statue of Liberty Toes and the base of the torch being prepared for final installation. Bettmann / Getty Images The face of the Statue of Liberty awaiting installation in New York in 1885. NPS Photo / Alamy


Symon Sez

Lady Liberty Was Put Together After Arriving From France June 19, 1885

Lady Liberty's Face Was Covered in Copper in 1880

On This Date in History: On America’s centennial in 1876, the French promised to give to the United States a great statue in recognition of the 100th anniversary of the signing of the Declaration of Independence. Part of the deal was that the Americans would be responsible for the base and the French would take care of the statue. Trouble was, both sides were short of money. The French didn’t finish constuction of the statue until 1884 and the Americans didn’t get done with the base until April 1885. With the base complete, the French shipped that statue across the Atlantic to New York. But it was too big to send over in tact, so it had to be divided into 350 sections that were placed in 214 crates. Finalmente, on this date in 1885. Lady Liberty arrived in New York City, ableit in 350 pieces.

Busy French Construction Site for Lady Liberty 1883-Note the Big Hand in the background

Now, the statue was designed to have copper sheeting of 3/32 of an inch thick or about the same as two pennies. With a height of 151′ 11′ feet from the base to the top of the torch, that amount of copper weighed in at about 31 tons. That created a structurol problem in that some sort of system would need to be built to support such weight. So, the sculptor, Frederic-Auguste Bartholdi, needed engineering help to figure out how to build such a colossus.

The Statue had to be erected in Paris Before it was disassembled and shipped to New York

He got the help of Eugene-Emmanuel Viollet-le-Ducand Alexandre-Gustave Eiffel (Eiffel of Eiffel Tower Fame) to design and build the superstructure. Eiffel was one of the top engineers of the day who had experience with steel superstructures and he came up with a steel skeleton that weighed about 125 tons. It seems pretty remarkable that in the 1880’s it was technologically feasable to construct such a structure and its no wonder it took so long to build. Well, with 156 tons of steel and copper, the base had to be an extremely solid foundation. The site selected is now known as Liberty Island which is essentially a small chunk of granite in New York Harbor. The island had been the site for Fort Wood which featured a star shaped outer wall. The fort had been built in 1811 and served as a defense for the harbor during the War of 1812. It was decided to place the statue within the confines of the fort. The site seemed perfect though, even with such a solid footing, 27,000 tons of concrete was poured to create the base for the great statue. From the foundation of the pedestal to the tip of the torch, the complete statue stands 305′ 6″.

LIberty's Arm and Torch Went on Display in 1876 Philadelphia

An American Minister ended his prayer at the dedication ceremony by saying in part: “God grant that it [the Statue] may stand until the end of time as an emblem of imperishable sympathy and affection between the Republics of France and the United States.” So far, it has needed a little help to withstand the test of time. With the statue in a harbor that is directly adjacent to the Atlantic Ocean, the copper and steel is under constant assault from the salt water. Also, New York can be subject to great temperature extremes in a given year. Winter time temperatures might fall below zero and afternoons in the summer may reach 100 degrees. The copper on the statue expands and contracts with the variation in temperature to such a degree that metal stress fatigue is a debilitating factor. Then there is the wind. The structure can handle the wind as the flexibility of the steel and copper allow it to sway. In a 50 mph wind the statue sways 3 inches with the torch having as much as a 6 inch flux. But, the metal fatigue and erosion factors are not something that can be overcome through engineering. So, in 1937 and 1984 the Statue of Liberty (more facts) was closed for two years for restoration. Lady Liberty has been able to stand tall in all sorts of weather and she has had a couple of makeovers to insure that she keeps her posture. But, a man made event brought her much distress.

No Much Left of the Black Tom Island Munitions Terminal 1916

Not far from Liberty Island was another Island known as Black Tom Island. The island was between New Jersey and Liberty Island and gained its moniker from the legend that an African American named Tom once resided there. Now, at the outset of World War I, American munition manufacturers could sell their goods to anyone but the British established a pretty effective blockade of Germany in 1915 and so England was really the only beneficiary of America’s industrial capability. The Lehigh Valley Railroad built a causeway from the mainland to the island as a terminal for its rail line to docks. Toward the end of the 19th century, the railroad filled in the harbor to turn the island into a peninsula. The peninsula became utilized as a munitions depot. Since the munitions by 1916 were mainly heading to England, it made an inviting target for German sabatuers. On July 30, 1916 fires were set on railroad cars that resulted in a series of tremendous explosions.

It's Not Easy Inpsecting or Cleaning Miss Liberty's Torch

The initial blast is estimated to have been such to register a 5.0 to 5.5 on the richter scale. It was felt as far away as Philadelphia. Window 25 miles away were broken, including thousands in Manhattan. The Brooklyn Bridge shook, Jersey City’s city hall had its outer walls cracked and people in Maryland were awakened by the sound of what they thought was an earthquake. Lady Liberty stood tall but took some flak. Over a mile away, the Jersey Journal building was penetrated by flying debris and the much closer Statue of Liberty took fragments in her skirt, her outstretched arm and the torch. Bolts were popped out of the arm and the entire statue was closed for a few weeks. When it reopened, the torch was closed to the public and has not been accesable to the public ever since. However, it was still able to continue the functionality of the statue which is that of a lighthouse. As a direct result of the Black Tom Explosion, the United States passed the Espionage Act of 1917, After the war, the Lehigh Valley Railroad was able to secure $50 million in compensation from the German government for damages resulting from the Black Tom Explosion. los final payment was received in 1979.

SPC Severe Weather Outlook Sunday June 20 2010

Rain Map Shows That Saturday Morning Storms Generally Sounded Worse Than They Were

Weather Bottom Line: Saturday morning was a surprise. Don’t blame the TV folks. The NAM had a short in the afternoon bringing rain but nothing like the racket we had. There was a bit of an appendage that extended down from a shortwave moving through well to our North but all of the models cut that off just south of Indianapolis and really only advertised an outside shot at some showers. Estaban equivocados. It was not the cold front though. It should stay to our North and the general storm track still should be farther north than last week when we had a similar pattern. But, Saturday morning’s activity does illustrate the difficulty in trying to time or place these little disturbances. I think at least one of the stations was making it sound like the world was coming to an end….it was thunderstorm activity and, in general, if we get more of that stuff, it should be similar. However, if you do find yourself in some stuff going on in the afternoon or evening, then the prospects of some rough stuff will be elevated as late day heating should take us to the low to maybe mid 90’s on Sunday and there will be plenty of humidity.


La estatua de la libertad

Melvyn Bragg and guests discuss the Statue of Liberty, given by France to America as a token of revolutionary kinship.

Melvyn Bragg and guests discuss the Statue of Liberty."Give me your tired, your poor, your huddled masses yearning to breathe free”. With these words, inscribed inside her pedestal, the Statue of Liberty has welcomed immigrants to America since 1903. But the Statue of Liberty is herself an immigrant, born in Paris she was shipped across the Atlantic in 214 separate crates, a present to the Americans from the French. She is a token of friendship forged in the fire of twin revolutions, finessed by thinkers like Alexis de Tocqueville and expressed in the shared language of liberty. But why was this colossal statue built, who built it and what did liberty mean to the Frenchmen who created her and the Americans who received her?With Robert Gildea, Professor of Modern History at Oxford University Kathleen Burk, Professor of Modern Contemporary History at University College London John Keane, Professor of Politics at the University of Westminster


Ver el vídeo: Estatua de la Libertad. Cuánto cuesta visitarla? (Enero 2022).