Información

Julia Lathrop


Julia Lathrop, la hija de William Lathrop, nació en Rockford, Illinois el 29 de junio de 1858. El padre de Julia ayudó a establecer el Partido Republicano y sirvió en la legislatura estatal (1856-57) y el Congreso (1877-79).

Lathrop asistió al Seminario de Rockford donde conoció a Jane Addams y Ellen Gates Starr. Después de graduarse de Vassar College en 1880, trabajó en el despacho de abogados de su padre.

En 1890, Lathrop se mudó a Chicago, donde se unió a Jane Addams, Ellen Gates Starr, Alzina Stevens, Edith Abbott, Grace Abbott, Florence Kelley, Mary McDowell, Alice Hamilton, Sophonisba Breckinridge y otros reformadores sociales en Hull House.

En 1893, Lathrop fue nombrada la primera mujer miembro de la Junta de Caridades del Estado de Illinois. Durante los años siguientes, ayudó a introducir reformas como el nombramiento de doctoras en los hospitales estatales y la expulsión de los locos de los asilos estatales.

Las mujeres de Hull House participaron activamente en la campaña para persuadir al Congreso de que aprobara una legislación para proteger a los niños. En 1912, el presidente William Taft nombró a Lathrop como el primer jefe de la recién creada Oficina de la Infancia. Durante los siguientes nueve años, Lathrop dirigió la investigación sobre el trabajo infantil, la mortalidad infantil, la mortalidad materna, la delincuencia juvenil, las pensiones de las madres y la ilegitimidad.

En 1925, Lathrop fue nombrado miembro del Comité de Bienestar Infantil establecido por la Sociedad de Naciones. Julia Lathrop murió en Rockford el 15 de abril de 1932.


Lathrop, Julia Clifford (1858-1932)

Trabajadora social y reformadora estadounidense que fue nombrada directora de la Oficina de la Infancia de los Estados Unidos (1912), convirtiéndose en la primera mujer en encabezar una oficina del gobierno. Nacido en Rockford, Illinois, el 20 de junio de 1858 murió en Rockford el 29 de junio de 1932, el mayor de cinco hijos, dos niñas y tres niños, de William Lathrop (abogado y político) y Sarah Adeline (Potter) Lathrop asistió al Seminario de Rockford ( más tarde Rockford College) se graduó de Vassar College, 1880 nunca se casó sin hijos.

Pionera en el campo de la administración infantil y del bienestar público, Julia Lathrop nació en 1858, fue la mayor de cinco hermanos y se crió en Rockford, Illinois, donde la familia se había establecido en 1851. Su padre William Lathrop, descendiente del clérigo inconformista John Lothropp, dirigió su propio bufete de abogados y ayudó a organizar el Partido Republicano de Illinois, sirviendo en la legislatura estatal y luego como representante del Congreso. Su madre Sarah Potter Lathrop , estudiante de graduación de la primera promoción del Seminario Rockford, fue un ardiente sufragista y un líder cultural en la comunidad. Después de la escuela secundaria, Julia Lathrop asistió al Seminario de Rockford durante un año y luego se transfirió a Vassar College. Se graduó en 1880, luego trabajó como secretaria en el bufete de abogados de su padre y dedicó su tiempo libre a varios movimientos de reforma. En 1889, dejó Rockford para unirse Jane Addams en el asentamiento de servicios sociales recién fundado, Hull House, en Chicago, donde permaneció durante los siguientes 20 años.

Durante la depresión de 1893, Lathrop fue nombrado por el gobernador John P. Altgeld para formar parte de la Junta de Caridades de Illinois. En esa capacidad, investigó 102 granjas y asilos de pobres en el estado, examinó las instalaciones y entrevistó a directores y presos. En el invierno de 1893-1894, interrumpió ese trabajo para investigar a los solicitantes de ayuda en el distrito de Hull House. Sus crudas descripciones de las instituciones caritativas del condado de Cook, incluida la enfermería y el manicomio, se incluyeron en la publicación. Mapas y documentos de Hull-House (1895). Continuando con su trabajo en todo el estado, Lathrop viajó a Europa en 1898, y nuevamente en 1900, para estudiar técnicas modernas de organización y dotación de personal para instalaciones caritativas. Sus experiencias se convirtieron en parte de un manual, Sugerencias para los visitantes de los hogares de ancianos del condado y otras instituciones públicas de beneficencia, publicado en 1905. En sus páginas, así como en sus otros artículos publicados y en un discurso ante la Conferencia Nacional de Caridades y Correcciones en 1902, Lathrop expresó sus objeciones a la agrupación indiscriminada de jóvenes y ancianos y de enfermos físicos y loco en las mismas instituciones estatales, y sugirió instalaciones separadas para niños delincuentes y hospitales especializados para pacientes mentales. Más tarde, en 1909, Lathrop se convirtió en miembro fundador del Comité Nacional de Higiene Mental de Clifford W. Beer.

En 1901, Lathrop renunció a la Junta de Caridades en protesta por la dotación de personal de las instituciones estatales con asistentes y designados políticos inadecuadamente capacitados. Ella volvería a servir en la junta desde 1905 hasta que se adoptó su plan para su reorganización a lo largo de líneas no partidistas en 1909. En 1903, con el fin de facilitar una mejora del personal institucional, Lathrop se unió a Graham Taylor en el desarrollo de un programa de capacitación que se convirtió en la Escuela de Chicago de Cívica y filantropía en 1908. Lathrop dio conferencias en la escuela y, con Sophonisba Breckinridge , estableció su departamento de investigación. Continuó sirviendo a la escuela como fideicomisaria hasta que se convirtió en parte de la Universidad de Chicago en 1920.

La preocupación constante de Julia Lathrop por la rehabilitación de los menores infractores la llevó a un esfuerzo conjunto con Jane Addams y Lucy L.Flor para encontrar una solución al problema a través del movimiento de tribunales de menores. En 1899, con el apoyo del Chicago Woman's Club y el Chicago Bar Association, las mujeres consiguieron la legislación para establecer el primer tribunal de menores del país. Construido en un sitio al otro lado de la calle de Hull House, el edificio de la corte albergó un centro de detención y, finalmente, en 1909, una clínica psicopática. Lathrop jugó un papel decisivo en el establecimiento de un Comité del Tribunal de Menores que recaudó dinero para los salarios de dos oficiales de libertad condicional para el tribunal de menores. También participó en la formación de la Liga Protectora de Inmigrantes de Illinois en 1909, y seguirá siendo fideicomisaria de la organización hasta su muerte.

Lathrop, que nunca se casó, era una mujer de rostro delgado con rasgos dominantes. Su sinceridad y vitalidad, sin embargo, a menudo transformaban su sencillez y podía ser persuasiva. Como señaló su amiga Jane Addams, tenía la capacidad de "evocar una respuesta comprensiva de la mente humana más poco prometedora".

En 1912, Lathrop fue nombrada por el presidente William Taft para dirigir la recién creada Oficina de Niños del Departamento de Comercio y Trabajo, y en ese puesto se convirtió en la primera mujer en dirigir una oficina federal. Aunque su presupuesto y personal eran limitados, la oficina se embarcó en una serie de estudios, el primero de los cuales fue sobre la mortalidad infantil. Luego de desarrollar un sistema de registro uniforme de nacimientos, la oficina realizó estudios sobre trabajo infantil, pensiones para madres, ilegitimidad, delincuencia juvenil, nutrición y retraso mental. Durante la Primera Guerra Mundial, también se preocupó por los hijos de soldados y madres trabajadoras. Con la aprobación de la Ley de Trabajo Infantil Keating-Owen en 1916, se estableció una División de Trabajo Infantil dentro de la oficina para hacer cumplir el mandato, y Lathrop nombró Grace Abbott para administrar la división. Lathrop pasó a hacer campaña a favor de la Ley Sheppard-Towner, ofreciendo subvenciones federales en ayuda a los estados para programas de maternidad y cuidado infantil, que se aprobaron en 1921. Ese mismo año, que padecía una afección de hipertiroidismo, Lathrop renunció como director de la Children's Bureau y fue sucedido por Abbott.

Lathrop permaneció activo durante su jubilación, viviendo con su hermana en Rockford, Illinois. Se desempeñó como presidenta de la Liga de Mujeres Votantes de Illinois (1922–24) y también estuvo en una comisión presidencial que investigaba las condiciones de los inmigrantes en Ellis Island. Escribió artículos y contribuyó con un capítulo a El niño, la clínica y la corte (1925). De 1925 a 1931, se desempeñó como asesora en el Comité de Bienestar Infantil de la Sociedad de Naciones. En los meses previos a su muerte en 1932, ella todavía estaba trabajando, intentando ganar un indulto.

para un chico de Rockford de 17 años condenado a ejecución por asesinato.


La enciclopedia del proyecto Embryo

Julia Clifford Lathrop fue una activista y reformadora social desde finales del siglo XIX hasta principios del XX y la primera jefa de la Oficina de la Infancia de los Estados Unidos. En esa capacidad, realizó estudios demográficos para identificar los vínculos entre los factores socioeconómicos y las tasas de mortalidad infantil. Lathrop movilizó el esfuerzo para aumentar el registro de nacimientos y diseñó programas y publicaciones para promover la salud infantil y materna en todo Estados Unidos. A través de sus estudios, vinculó empíricamente la pobreza y la falta de educación con riesgos más altos de lo normal de mortalidad infantil y materna, y sus resultados respaldaron la legislación destinada a reducir la mortalidad infantil y materna en los EE. UU.

Lathrop nació el 28 de junio de 1858 en Rockford, Illinois, de Sarah Adeline Potter y William Lathrop. Lathrop tenía una hermana, tres hermanos y era el hijo mayor de la familia. Su padre era abogado y miembro de la Legislatura del Estado de Illinois en Springfield, Illinois y su madre participaba activamente en el movimiento del sufragio femenino. La amiga y colega de Lathrop, Jane Addams, describió la casa Lathrop como un lugar donde la ambición y la independencia se fomentaban por igual en hijos e hijas.

Cuando era niño, Lathrop asistió a escuelas públicas locales. Addams la describió como una buena estudiante con una personalidad tímida. Según Addams, cuando Lathrop tenía siete años, su maestra interpretó su ansiedad por tener que escribir una nota en el piso de arriba como una muestra de terquedad y recibió un comentario brusco. Más tarde, Lathrop afirmó que el momento se quedó con ella durante años e informó su opinión de toda la vida de que demasiados adultos no hacen ningún esfuerzo por respetar o comprender a los niños. Después de graduarse de Rockford High School en Rockford en 1876, Lathrop pasó un año en el Rockford Female Seminary en Rockford antes de transferirse a Vassar College en Poughkeepsie, Nueva York, como estudiante de segundo año en 1877. Addams describió a Lathrop como ansioso por experimentar las oportunidades educativas de una institución. como proporcionó Vassar, aunque Lathrop encontró difícil adaptarse a la atmósfera de formalidad social en Vassar. Lathrop pasó tres años más en Vassar y recibió su licenciatura en 1880.

Las mujeres tenían pocas oportunidades de carrera, por lo que después de graduarse de Vassar Lathrop regresó a Rockford para trabajar como secretaria en el despacho de abogados de su padre. Además de su trabajo de secretaría y administración, Lathrop estudió derecho. En 1889, Addams y Ellen Gates Starr, mujeres que Lathrop conocía de su año en el Rockford Female Seminary, le pidieron a Lathrop que se uniera a ellos en Hull Settlement House en Chicago, Illinois. En las casas de asentamiento, activistas y voluntarios, muchos de ellos mujeres, vivían en comunidad en barrios pobres y ayudaban a los residentes con alimentos, refugio, cuidado de niños y programas educativos. Addams y Starr habían establecido Hull House en un vecindario de inmigrantes de clase trabajadora y estaban reclutando mujeres educadas para vivir allí y ayudar con programas de desarrollo comunitario. Lathrop estuvo de acuerdo y se mudó a Chicago en 1890 para unirse al proyecto.

Durante su tiempo en Hull House, Lathrop participó en una variedad de actividades de bienestar social. Trabajó para documentar posibles abusos en centros de salud mental, orfanatos y cárceles. En 1893, después de que ella expuso las malas condiciones en los refugios y asilos del condado, John Altgeld, el gobernador de Illinois, nombró a Lathrop para la Junta de Caridades del Estado de Illinois para realizar más estudios de esas instituciones y hacer recomendaciones para su mejora. Lathrop también participó en una variedad de esfuerzos de bienestar infantil. Hizo campaña contra el uso del trabajo infantil y el encarcelamiento de niños en cárceles de adultos y trabajó para ayudar a establecer el primer tribunal de menores del país en Chicago en 1899. En 1908, ella y un colega, Graham Taylor, fundaron la Escuela de Educación Cívica y Filantropía de Chicago. en Chicago. La escuela instruyó a las personas en el trabajo social y las mejores prácticas de investigación y luego se convirtió en parte de la Escuela de Administración de Servicios Sociales de la Universidad de Chicago.

En 1912, Lathrop se convirtió en el primer jefe de la Oficina de Niños de EE. UU., Un nuevo departamento federal establecido por el presidente de EE. UU. William Howard Taft, ese año. La Oficina surgió de los esfuerzos de activistas como Addams, Lillian Wald y Florence Kelley, mujeres con las que Lathrop había trabajado en Hull House, y organizaciones como el Comité Nacional de Trabajo Infantil fundado en la ciudad de Nueva York, Nueva York. Habían presionado para la creación de una agencia federal que tuviera el poder de investigar, estudiar y desarrollar estándares y soluciones para el bienestar infantil. Citando los años de experiencia de Lathrop trabajando en campañas de bienestar infantil en Chicago, Addams y otros alentaron a Taft a nombrar a Lathrop como jefe. Después de más de veinte años en Hull House, Lathrop se mudó a Washington, D.C., para ocupar el puesto.

En junio de 1912, Lathrop pronunció un discurso ante la Reunión Bienal de la Federación General de Clubes de Mujeres en San Francisco, California, en el que describió sus planes para los primeros años de la Oficina de Niños. En ese discurso, Lathrop enfatizó la necesidad de abordar los problemas sociales de una manera científica, utilizando métricas precisas y empleando un uso riguroso de estadísticas y estudios de campo. También se dirigió a los críticos que argumentaban que la Oficina de la Infancia reemplazaría a las organizaciones benéficas y de bienestar locales. Les aseguró que su enfoque consistía en trabajar junto con esas organizaciones tanto como fuera posible, argumentando que esas colaboraciones eran necesarias para el éxito de los objetivos de la Oficina. Explicó a los miembros del Club de Mujeres reunidos que el reducido personal de la Oficina no podría lograr todos sus objetivos sin la ayuda de grupos comunitarios locales como el suyo. Lathrop sugirió que los Clubes de Mujeres ayuden a registrar los nacimientos en sus propias comunidades, lo que se suma al esfuerzo de la Oficina para ampliar la recopilación de estadísticas vitales.

Cuando Lathrop se convirtió en jefe de la Oficina de Niños de EE. UU., El ámbito de la Oficina incluía cuestiones como el trabajo infantil, la justicia de menores y la salud y el bienestar infantil. En un informe de 1914 al Congreso de los EE. UU., Lathrop argumentó que la forma más eficaz para que la Oficina utilizara sus fondos limitados era dedicar gran parte de su esfuerzo a un solo proyecto bien definido. Durante aproximadamente la primera década del funcionamiento de la Oficina, Lathrop centró la atención de la Oficina en la mortalidad infantil y materna. Citando estadísticas de mortalidad del censo, Lathrop dijo que demasiadas mujeres y bebés estaban muriendo de enfermedades y accidentes prevenibles. En respuesta, encargó la publicación de folletos como Cuidado prenatal (1913), que proporcionó a las mujeres embarazadas y sus familias pautas de salud e higiene relacionadas con el embarazo y el parto.

De 1913 a 1915, bajo el liderazgo de Lathrop, la Oficina de Niños llevó a cabo un gran estudio sobre la mortalidad infantil en ocho ciudades para determinar qué factores ponen en riesgo a los bebés. Lathrop resumió los hallazgos del estudio en su artículo de 1918 "Income and Infant Mortality". Lathrop descubrió que la pobreza y la falta de acceso a información precisa conducían a tasas más altas de mortalidad infantil, lo que informó proyectos posteriores en la Oficina. En otras palabras, Lathrop descubrió que los bebés de familias más pobres que no tenían acceso a información médica tenían más probabilidades de morir que los bebés de familias más ricas.

Durante el tiempo que Lathrop estuvo en la Oficina de Niños, recibió cartas tanto de colegas en el campo como de mujeres individuales que buscaban consejo. La historiadora Alice Boardman Smuts citó una de esas cartas de una mujer del condado de Sweetwater, Wyoming, que escribió a Lathrop en 1916 solicitando copias de los folletos informativos de la Oficina. En la carta, la mujer expresó su temor por quedar embarazada mientras vivía en una zona rural alejada del apoyo médico, especialmente luego de experimentar complicaciones durante los partos de sus dos hijos mayores. Cuando Lathrop respondió, le pidió permiso a la mujer para publicar su carta. Lathrop explicó que la historia personal de la mujer podría ser una forma eficaz de mostrar la necesidad de un mayor acceso a los servicios de salud en las comunidades rurales.

La Oficina de Niños realizó estudios de mortalidad materna en comunidades rurales del sur y oeste de Estados Unidos. Esos estudios indicaron que las mujeres enfrentaban un alto riesgo de morir durante el parto en esas áreas. Lathrop argumentó que si esas áreas tuvieran más enfermeras para ayudar a las mujeres a dar a luz a sus hijos, entonces las tasas de mortalidad materna bajarían en esas áreas. Para probar esa afirmación, Lathrop instó a que se enviara una enfermera a uno de esos lugares, y si la tasa de mortalidad bajaba, se enviarían más enfermeras a áreas similares. En una carta de 1917 a la filántropa Ethel Dummer, Lathrop le pidió ayuda para financiar el proyecto y presentar la idea al organismo rector del condado de Sweetwater. Finalmente, se contrató a una enfermera gracias a los esfuerzos de Lathrop, Dummer y Katherine Morton de la Asociación de Salud Pública de Wyoming. Smuts señala que el experimento proporcionó un modelo de trabajo para el tipo de programas posteriormente financiados por la Ley Sheppard-Towner. La Ley Sheppard-Towner, promulgada por el presidente estadounidense Warren Harding en 1921, proporcionó fondos federales a los estados para establecer programas y centros destinados a reducir la mortalidad materna e infantil, particularmente entre las poblaciones rurales. Lathrop testificó ante el Congreso de los Estados Unidos en apoyo de ello.

Lathrop se retiró como jefa de la Oficina de Niños en 1921. Ella seleccionó a Grace Abbott, quien también había trabajado en Hull House, para reemplazarla como jefa. Lathrop, que nunca se casó, regresó a su ciudad natal de Rockford, Illinois, para vivir con su hermana menor. En 1922, dos años después de que las mujeres estadounidenses obtuvieran el derecho al voto, se convirtió en presidenta de la Liga de Mujeres Votantes de Illinois, fundada en Chicago, Illinois. Lathrop también ocupó un puesto consultivo en el Comité de Bienestar Infantil de la Liga de las Naciones, una organización internacional que se centra en cuestiones como la trata de niños con sede en Ginebra, Suiza, de 1925 a 1931. Lathrop murió el 15 de abril de 1932 en Rockford como resultado de complicaciones de cirugía para extirpar un bocio.


Julia C. Lathrop

Julia C. Lathrop
Trabajador social y humanitario estadounidense
1858 y # 8211 1932 A.D.

Julia Clifford Lathrop, trabajadora humanitaria y de bienestar social estadounidense, nacida en Rockford, Ill. Ha pasado mucho tiempo como residente voluntaria de Hull House, Chicago, y ha participado activamente en varios movimientos de reforma. Ha realizado un estudio especial sobre el cuidado de los locos y la mejor educación de los niños, y ha escrito numerosos artículos sobre estos temas.

Referencia: Mujeres famosas Un resumen de los logros femeninos a través de las edades con historias de vida de quinientas mujeres destacadas Por Joseph Adelman. Copyright, 1926 de Ellis M. Lonow Company.


1. Biografía

Julia Clifford Lathrop nació en Rockford, Illinois. El padre de Julias, abogado y amigo personal de Abraham Lincoln, ayudó a establecer el Partido Republicano y sirvió en la legislatura estatal 1856–57 y el Congreso 1877–79. Su madre era una sufragista activa en actividades de derechos de la mujer en Rockford y se graduó de la primera clase del Seminario Femenino de Rockford.

Lathrop asistió al Seminario Femenino de Rockford, donde conoció a Jane Addams y Ellen Gates Starr. Después de un año, se trasladó a Vassar College, donde desarrolló sus propios estudios multidisciplinarios en estadística, historia institucional, sociología y organización comunitaria y se graduó en 1880. Luego, trabajó en el bufete de abogados de su padre primero como secretaria y luego estudiando derecho para sí misma.

1.1. Biografía Trabajar en Chicago

En 1890, Lathrop se mudó a Chicago donde se unió a Jane Addams, Ellen Gates Starr, Alzina Stevens, Edith Abbott, Grace Abbott, Florence Kelley, Mary McDowell, Alice Hamilton, Sophonisba Breckinridge y otros reformadores sociales en Hull House. Lathrop dirigió un grupo de discusión llamado Plato Club en los primeros días de la Cámara. Las mujeres de Hull House hicieron una campaña activa para persuadir al Congreso de que aprobara una legislación para proteger a los niños. Durante los años de la depresión de principios de los 90, Lathrop se desempeñó como investigador voluntario de solicitantes de ayuda, visitando hogares para documentar las necesidades de las familias.

En 1893, Lathrop fue nombrada la primera mujer miembro de la Junta de Caridades del Estado de Illinois, comenzando su trabajo de toda la vida en la reforma del servicio civil: abogando por la capacitación de trabajadores sociales profesionales y estandarizando los procedimientos de empleo. Esto conduciría a la apertura del mercado laboral para las mujeres educadas, así como a la mejora de los servicios sociales en las ciudades y pueblos de la Era Progresista. Durante los años siguientes ayudó a introducir reformas como el nombramiento de doctoras en los hospitales estatales y la expulsión de los locos de los asilos estatales.

1.2. Biografía Director de la Oficina de la Infancia de los Estados Unidos

Reaccionando a la presión de las mujeres reformadoras progresistas para el nombramiento de una mujer para la recién creada Oficina de la Infancia, en 1912, el presidente William Taft nombró a Lathrop como la primera jefa de la oficina. Durante los siguientes nueve años, Lathrop dirigió la investigación sobre el trabajo infantil, la mortalidad infantil, la mortalidad materna, la delincuencia juvenil, las pensiones de las madres y la ilegitimidad.

La Oficina de Niños bajo Lathrop 1912–21 conocida como "Primera Madre Oficial de las Américas" y sus sucesores se convirtieron en una unidad administrativa que no solo creó la política de bienestar infantil sino que también dirigió su implementación. Para muchas mujeres conservadoras, el enfoque de las Oficinas en el bienestar maternoinfantil les dio un papel en la política por primera vez, algo que el sufragio o los movimientos por los derechos de las mujeres no les habían ofrecido. La Oficina amplió su presupuesto y personal para centrarse en un enfoque científico de la maternidad con el fin de reducir la mortalidad infantil y materna, mejorar la salud infantil y abogar por una atención capacitada para los niños con discapacidades. Lathrop modeló las investigaciones de la Oficina de Niños a partir del trabajo que hizo mientras estaba en Hull-House. La Oficina también presionó para abolir el trabajo infantil. El lenguaje científico se volvió fundamental para los esfuerzos de reforma, como las campañas para salvar bebés en ciudades con grandes poblaciones de clase trabajadora e inmigrantes, donde los maternalistas de clase media lucharon contra las creencias contemporáneas sobre la inevitabilidad de las altas tasas de mortalidad infantil. "El trabajo de las madres en la comunidad" significaba que las mujeres educadas en las últimas teorías científicas sobre la salud y la seguridad de los niños liderarían el movimiento a favor de la reforma del bienestar infantil.

En su primer informe anual para la agencia, Lathrop describió los planes de expansión: promoción del registro de nacimientos, estudios de campo de la mortalidad infantil, producción de folletos e informes instructivos, ampliar el estudio de las leyes de trabajo infantil, explorar temas relacionados con las pensiones de las madres y estudiar el condición de "hijos dependientes, defectuosos y delincuentes". Lathrop escribió en 1914: "El trabajo por el bienestar infantil se está convirtiendo en algo más que una filantropía o una expresión de buena voluntad. Es una preocupación pública profundamente importante que pone a prueba el espíritu público y la democracia de una comunidad".

A diferencia del Congreso Nacional de Madres, el liderazgo de Lathrops de la Oficina de Niños se basó en su creencia en el derecho de la Nueva Mujer a la libertad para el desarrollo y las oportunidades individuales, incluido un título universitario de igual mérito que el de los hombres y un trabajo decente. Sin embargo, Lathrop tuvo cuidado de insistir en que la maternidad era "la vocación más importante del mundo" y de negar que las mujeres debieran tener ambiciones profesionales. De esta manera, Lathrop podría evitar controversias incluso mientras generaba apoyo público para la nueva agencia.

En 1917, la Asociación Estadounidense de Legislación Laboral propuso una ley de seguro médico nacional que incluía una disposición para asignaciones de efectivo semanales para mujeres embarazadas. Lathrop se opuso a la industria de seguros privados y a la Asociación Médica Estadounidense para apoyar esta propuesta, creyendo que los sistemas de prestaciones de maternidad ya vigentes en Alemania, Inglaterra y Francia dejaban a demasiadas mujeres y sus bebés sin seguro. Lathrop argumentó en un discurso ante la reunión de las Asociaciones de Salud Pública Estadounidenses de 1918 en Chicago que los líderes estadounidenses debían abordar las razones de la pobreza para abordar las necesidades de salud de los niños: que la alta mortalidad infantil entre los pobres y la clase trabajadora en las ciudades estadounidenses no solo se debía a la ignorancia o la pereza. Lathrop preguntó: "¿Cuál es la conclusión más segura y sana? Que el 88 por ciento de todos estos padres eran incorregiblemente indolentes o estaban por debajo de lo normal mentalmente, o que una economía pública sólida exige un nivel de vida mínimo irreductible que se sostenga con un salario mínimo y otros expedientes que se puedan desarrollar en un esfuerzo decidido para dar a cada niño una oportunidad justa? "

Sin embargo, la actitud de la mayoría del personal de la Oficina de la Infancia y otras agencias gubernamentales fue que las mujeres, especialmente con niños, no deberían trabajar fuera del hogar, incluso si se encontraban en la pobreza. Cualquier conexión entre la salud de los niños y cuestiones tales como la expansión del seguro de los trabajadores, el salario mínimo o los sistemas de saneamiento perdieron credibilidad. La estrategia popular siguió centrada en "americanizar" a los trabajadores inmigrantes y en enseñar a las madres blancas cómo cuidar a los bebés. Es importante señalar que la Oficina decidió no abordar las tasas de mortalidad horriblemente altas entre los bebés de familias de color. En el sur, muchas de las campañas de salud pública fueron emprendidas por mujeres afroamericanas, hispanas o negras que trabajaban en sus propias comunidades segregadas.

En 1921, la Ley de maternidad e infancia de Sheppard-Towner se convirtió en la primera medida de bienestar social financiada con fondos federales en los Estados Unidos. La ley otorgó subvenciones de contrapartida federal a los estados para clínicas de salud prenatal e infantil, enfermeras visitantes para mujeres embarazadas y madres primerizas, distribución de información sobre nutrición e higiene, así como capacitación de parteras. Contrariamente a las ideas originales de Lathrops, la versión final de la ley no proporcionó ninguna ayuda financiera ni atención médica.

Los primeros 30 años del siglo XX marcaron una transición entre la medicina social tradicional que incluía el uso de parientes o parteras locales y el surgimiento de una gestión médica moderna del parto y la crianza por parte de expertos fuera de la familia y el hogar. Sin embargo, a medida que la burocracia federal floreció en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la única agencia centrada únicamente en los niños perdió su poder e influencia.

1.3. Biografía Justicia juvenil

Ya en 1898, en la tercera Conferencia Anual de Caridades de Illinois, organizada por la filántropa Lucy Flower y Julia Lathrop, los reformadores pidieron un sistema separado de tribunales para niños. La experiencia de Lathrops en Hull House y como miembro de la Junta de organizaciones benéficas le había dado su conocimiento de primera mano sobre las condiciones de los niños en las cárceles y los asilos de pobres del condado. Antes de la era de la reforma, los niños mayores de siete años eran encarcelados con adultos. Lathrop ayudó a fundar el primer tribunal de menores del país en 1899, y el Chicago Womans Club estableció el Comité de Tribunales de Menores que eligió a Lathrop como su primer presidente en 1903 para pagar los salarios de quince oficiales de libertad condicional y administrar un centro de detención ubicado en 625 West Adams Street.

En 1904, Julia Lathrop ayudó a organizarse y luego se convirtió en la presidenta del Instituto Psicopático Juvenil. El director fue el psicólogo William A. Healy, quien dirigió estudios científicos sobre la salud física y mental de los niños, alejándose de la creencia de que el medio ambiente era el único responsable de la conducta delictiva de un niño. Junto con miembros del Congreso Nacional de Madres, Lathrop trabajó para organizar un movimiento de tribunales de menores a nivel nacional con reformadores de la ley de justicia como el juez Ben Lindsey, quien luego presidió el subcomité de tribunales de menores de la Conferencia Nacional de Caridades y Correcciones.

1.4. Biografía Vida posterior

En 1918, el presidente Woodrow Wilson envió a Lathrop y Grace Abbott para representar a los Estados Unidos en una conferencia internacional sobre bienestar infantil. Allí, Lathrop consultó sobre la formación de una oficina de cuidado de niños en el país recién formado de Checoslovaquia. Después de su retiro de la Oficina de Niños en 1922, Lathrop se convirtió en presidenta de la Liga de Mujeres Votantes de Illinois. También ayudó a formar el Comité Nacional de Enfermedades Mentales. En 1925, Lathrop representó a los Estados Unidos en Suiza en el Comité de Bienestar Infantil establecido por la Liga de Naciones.


Julia Moses de 57 años, murió pacíficamente el 13 de abril en su casa rodeada de quienes la amaban.

A su manera inimitable, nos dejó tal como llegó, en su momento único. Esta hermosa bebé pelirroja se unió a su gran familia, a la que adoraba, el día de Año Nuevo. Desde el momento en que Julia pudo formarse sus primeros pensamientos, se dedicó de todo corazón a los fundamentos de lo que significa vivir en la verdad y en salud. Su inquebrantable deseo de conocimiento y aprendizaje le otorgó grandes avances en los campos de la metafísica y la fisioterapia.

Las palabras son incapaces de describir el intenso vínculo que formó con sus hijos T.A. Moses, Collin Moses, su yerno, Steven y su ex marido, John Moses.

Julia Moses abrazó la belleza única que encontró en cada uno de sus hermanos, Steve (Alma) Lathrop, Rae (Randy) Wilson, Alan Lathrop (fallecido), Sally Stephens, sus hermanastros, Julie (Fritz) Steck, Jane (Chad) Stephens , John (Lannie) Thompson, Jean (John) Corey, Jim Bob (Susan) Thompson, John (Linda) Appel, Fred Appel y Steve (Claudia) Appel.

Fue acompañada fiel y constantemente por su amado perro, Dakota.

Esta primavera, la familia y los amigos de Julia le darán la bienvenida a su primera nieta, Piper Jane, y se deleitarán en compartir todo lo que hizo de Julia una mujer tan especial, incluidas las relaciones que formó a lo largo del viaje de su vida. Los recuerdos se transmitirán de las personas que apreciaron la vida y el amor de Julia Moses.

La familia se reunirá para un servicio privado y luego dará la bienvenida a amigos para que se unan a ellos para celebrar la vida de Julia el miércoles 15 de abril de 4:00 a 6:00 pm en The Lodge at Riverwalk ubicado en 6729 Westfield Boulevard. Se pueden hacer contribuciones conmemorativas a The Orchard School y Amani Children's Foundation.

Los arreglos fueron confiados a Flanner y Buchanan Funeral Center Broad Ripple.


Biografía

Julia Clifford Lathrop nació en Rockford, Illinois. El padre de Julia, abogado y amigo personal de Abraham Lincoln, ayudó a establecer el Partido Republicano y sirvió en la legislatura estatal (1856–57) y el Congreso (1877–79). Su madre era una sufragista activa en actividades de derechos de la mujer en Rockford y se graduó de la primera clase del Seminario Femenino de Rockford.

Lathrop asistió al Seminario Femenino de Rockford, donde conoció a Jane Addams y Ellen Gates Starr. Después de dos años, se trasladó a Vassar College, donde desarrolló sus propios estudios multidisciplinarios en estadística, historia institucional, sociología y organización comunitaria y se graduó en 1880. [2] Luego, trabajó en el despacho de abogados de su padre primero como secretaria y luego estudiando. la ley para ella misma.

Trabajar en Chicago

In 1890, Lathrop moved to Chicago where she joined Jane Addams, Ellen Gates Starr, Alzina Stevens, Edith Abbott, Grace Abbott, Florence Kelley, Mary McDowell, Alice Hamilton, Sophonisba Breckinridge and other social reformers at Hull House. Lathrop ran a discussion group called the Plato Club in the early days of the House. The women at Hull House actively campaigned to persuade Congress to pass legislation to protect children. During the depression years of the early '90s Lathrop served as a volunteer investigator of relief applicants, visiting homes to document the needs of the families.

In 1893, Lathrop was appointed as the first ever woman member of the Illinois State Board of Charities, beginning her lifelong work in civil service reform: advocating for the training of professional social workers and standardizing employment procedures. This would lead to opening the labor market for educated women as well as improving social services in Progressive Era cities and towns. Over the next few years she helped introduce reforms such as the appointment of female doctors in state hospitals and the removal of the insane from the state workhouses.

Director of United States Children's Bureau

Reacting to pressure from Progressive women reformers for the appointment of a woman for the newly created Children's Bureau, in 1912, President William Taft appointed Lathrop as the first bureau chief. [3] Over the next nine years Lathrop directed research into child labor, infant mortality, maternal mortality, juvenile delinquency, mothers' pensions and illegitimacy. [4]

The Children's Bureau under Lathrop (1912-21) (known as "America's First Official Mother") and her successors became an administrative unit that not only created child welfare policy but also led its implementation. For many conservative women, the Bureau's focus on maternal and child welfare gave them a role in politics for the first time -- something that the suffrage or women's rights movements had not offered them. The Bureau expanded its budget and personnel to focus on a scientific approach to motherhood in order to reduce infant and maternal mortality, improve child health and advocate for trained care for children with disabilities. Lathrop modeled the Children's Bureau investigations from the work she did while at Hull-House. The Bureau also lobbied to abolish child labor. Scientific language became critical to the reform efforts such as the baby-saving campaigns in towns with large working class and immigrant populations where the middle class maternalists battled contemporary beliefs in the inevitability of high infant mortality rates. "Mother-work in the community" [1] meant that women educated in the latest scientific theories about children's health and safety would lead the movement for child welfare reform.

In her first annual report for the agency, Lathrop described the plans for expansion: promotion of birth registration, infant mortality field studies, production of instructional pamphlets and reports, expand the study of child labor laws, explore issues regarding mothers' pensions, and study the status of "dependent, defective, and delinquent children." [4] Lathrop wrote in 1914: "Work for infant welfare is coming to be regarded as more than a philanthropy or an expression of good will. It is a profoundly important public concern which tests the public spirit and the democracy of a community." [1]

Unlike the National Congress of Mothers, Lathrop's leadership of the Children's Bureau relied on her belief in the New Woman's right to freedom for individual development and opportunities, including a college degree of equal merit to men's and a decent job. However, Lathrop was careful to insist that motherhood was "the most important calling in the world" [1] and to deny that women should have career ambitions. This way Lathrop could avoid controversy even while she built public support for the new agency.

In 1917, the American Association for Labor Legislation proposed a national health insurance act that included a provision for weekly cash allocations for pregnant women. Lathrop went against the private insurance industry and the American Medical Association to support this proposal, believing that the maternity benefit systems already in place in Germany, England and France left too many women and their babies uninsured. Lathrop argued in an address before the American Public Health Association's 1918 meeting in Chicago that U.S. leaders needed to address the reasons for poverty in order to address children's health needs -- that high infant mortality among the poor and working class in American cities was not just due to ignorance or laziness. Lathrop asked: "Which is the more safe and sane conclusion! That 88 per cent of all these fathers were incorrigibly indolent or below normal mentally, or that sound public economy demands an irreducible minimum living standard to be sustained by a minimum wage and other such expedients as may be developed in a determined effort to give every child a fair chance?" [4]

The attitude of most of the staff in the Children's Bureau and other government agencies however, was that women -- especially with children -- should not work outside of the home even if impoverished. Any connections between children's health and such issues as expansion of workers' insurance, minimum wage or sanitation systems lost credence. The popular strategy remained focused on "Americanizing" immigrant workers and teaching white mothers how to take care of babies. It is important to note that the Bureau chose not to address the horrifyingly high mortality rates among babies in families of color. In the South, much of the public health campaigns were undertaken by African-American, Hispanic or black clubwomen working in their own segregated communities. [5] [6] [7]

In 1921 the Sheppard-Towner Maternity and Infancy Act became the first federally funded social welfare measure in the United States. The law provided federal matching grants to the states for prenatal and child health clinics, visiting nurses for expectant and new mothers, distribution of information on nutrition and hygiene as well as midwife training. Contrary to Lathrop's original ideas, the final version of the law did not provide any financial aid or medical care.

The first 30 years of the twentieth century marked a transition between traditional social medicine that included the use of relatives or local midwives and the rise of a modern medical management of childbirth and childrearing by experts outside the family and home. [1] However, as the federal bureaucracy blossomed in the years after World War II, the only agency focused solely on children lost its power and influence.

Juvenile Justice

As early as 1898, at the third Annual Illinois Conference on Charities, organized by the philanthropist Lucy Flower and Julia Lathrop, reformers called for a separate system of courts for children. [8] Lathrop's experience at the Hull House and as a Charities Board member had given her firsthand knowledge of the conditions for children in county poorhouses and jails. Prior to the reform era, children over the age of seven were imprisoned with adults. Lathrop helped found the country's first juvenile court in 1899, and the Chicago Woman's Club established the Juvenile Court Committee (electing Lathrop as its first president in 1903) to pay the salaries of fifteen probation officers and run a detention home located at 625 West Adams Street.

By 1904, Julia Lathrop helped organize and then became the president of the Juvenile Psychopathic Institute. The director was psychologist William A. Healy who led scientific studies of the physical and mental health of the children, shifting away from the belief that environment alone was responsible for a child's delinquent behavior. Together with members of the National Congress of Mothers Lathrop worked to organize a juvenile court movement nationally with justice law reformers such as Judge Ben Lindsey (who later chaired the National Conference of Charities and Correction's juvenile court subcommittee). [9]

Vida posterior

In 1918, President Woodrow Wilson sent Lathrop and Grace Abbott to represent the U.S. at an international conference on child welfare. There Lathrop consulted on the formation of a childcare bureau in the newly formed country of Czechoslovakia. After her retirement from the Children's Bureau in 1922, Lathrop became president of the Illinois League of Women Voters. She also helped form the National Committee of Mental Illness. In 1925 Lathrop represented the U.S. in Switzerland at the Child Welfare Committee established by the League of Nations.


Rockford College, 1941 – photos and article

Source: Rockford Streamlined 1834-1893 Rockford Chamber of Commerce, c. 1941, page 38 above, and page 37 below.


10 Things You Might Not Know about Occupational Therapy

April is Occupational Therapy Month. In honor of this special month, I thought I’d share 10 things that you might not know about this profession.

If you’re a fan of Chicago history, you may know that Julia Lathrop worked in the Hull House with Jane Addams. Ms. Lathrop’s work focused on improving conditions for the city’s new immigrants, children, women, and workers. She also collaborated with Adolf Meyer and Eleanor Clarke Slagle to develop “reform treatment” for individuals with mental illness. Ms. Lathrop was one of the first to teach about occupational therapy interventions and led a class sponsored by the Chicago School of Civics and Philanthropy and the Hull House called “Invalid Occupations”.

2. Eleanor Roosevelt knew the value of occupational therapy.

Mrs. Roosevelt, perhaps one of our most famous First Ladies, served the American people during FDR’s four consecutive terms as President of the United States. Mrs. Roosevelt was an honored guest at the 21st Annual Meeting of the American Occupational Therapy Association and paid tribute to Eleanor Clarke Slagle, one of the most influential people in the history of occupational therapy. In her tribute, Mrs. Roosevelt commended Eleanor Clark Slagle for her contributions to the field occupational therapy and advocated for further advancing women’s rights.

3. Occupational therapists are recognized as part of the Army Medical Specialists Corps.

Army Capt. James Watt, an occupational therapist, helps Senior Airman Dan Acosta through some prosthetic arm warm-up drills Thursday, Feb. 23, 2006, in the amputee rehabilitation clinic at Brooke Army Medical Center in San Antonio. (U.S. Air Force photo/Steve White)

The Army-Navy Nurses Act of 1947 (P.L. 80-36) established the Women’s Medical Specialist Corps in the Regular Army. This corps included occupational therapists, physical therapists, and dieticians. The Army Nurse Corps was also established under this Act. In today’s Medical Specialist Corps, occupational therapists provide interventions to support mental and physical health. In fact, occupational therapists are recognized as independent practitioners and physician extenders for soldiers with acute and chronic upper extremity disorders.

4. Occupational therapy was one of the first services covered under Medicare and Medicaid.

This February the President signed the Bipartisan Budget Act of 2018. This important piece of legislation permanently repealed the cap on Medicare outpatient therapy services, of which occupational therapy is a part. The repealed cap means that Medicare patients can receive occupational therapy services for as long as they are deemed medically necessary under the Medicare criteria. The Social Security Amendment Act of 1965 (P.L. 89-87) established both Medicare and Medicaid and specifically included occupational therapy under home health and extended care services. For more information about OT and the therapy cap repeal, check out: Treating and billing without the Medicare therapy cap: FAQs about the 2018 repeal. (2018). OT Practice, 23(5), 20–21. doi: 10.7138/otp.2018.2305.lu

5. FAOTA stands for Fellow of the American Occupational Therapy Association.

In 1973 the American Occupational Therapy Association established the Roster of Fellows . According to the American Occupational Therapy Association, the Roster of Fellows “recognizes occupational therapists who through their knowledge, expertise, leadership, advocacy, and/or guidance have made a significant contribution over time to the profession with a measured impact on consumers of occupational therapy services and/or members of the Association”.

6. Approximately 1 in 5 occupational therapists works in the public school systems.

The Education for All Handicapped Children Act (P.L. 94-142) of 1975 specifically identified occupational therapy as a related service in schools for students with disabilities. Current legislation like the Every Student Succeeds Act (ESSA) of 2015 and the Individuals with Disabilities Education Improvement Act (IDEA) of 2004, include provisions associated with the delivery of occupational therapy in general education and to students without disabilities.

ACOTE is responsible for ensuring quality occupational therapy education. ACOTE develops and implements accreditation standards. In order to take the National Board for Certification in Occupational Therapy Examination, one must graduate from an ACOTE accredited occupational therapy program. In 1994 the need for program’s to receive joint accreditation with the American Medical Association (AMA) was also discontinued. Since this time ACOTE has been independently recognized by the U.S Department of Education.

8. Licensure is required for occupational therapists to practice in all 50 states and 3 U.S. jurisdictions.

Hawaii was the last state to require licensure and adopted it in 2014. Practitioners in each state have to follow their respective practice acts and regulations.

9. Fred Sammons, one of the forefathers of assistive technology, is an occupational therapist.

Have you ever known someone who benefited from using a reacher, a button hook, or a rocker knife? If you have, you should probably thank Fred Sammons. Mr. Sammons began his career as an occupational therapist in 1957 at the Rehabilitation Institute of Chicago and soon later went on to work in the amputee clinic at Northwestern University. Mr. Sammons was a natural inventor and in his free time he began to design and build devices to promote the independence and participation of people with physical disabilities. By 1965, creating adaptive equipment and assistive technology was his full-time job. Mr. Sammons turned his business into a multi-million dollar corporation and is credited with many advances in the field of occupational therapy. In 2017, Mr. Sammons was named one of the 100 most influential occupational therapists.

And, last but no least…

10. Occupational therapy has been found to be the solamente spending category associated with reducing hospital readmissions.

Spending more on occupational therapy may lead to better outcomes. An independent study published in 2017 by researchers from Johns Hopkins University reported that receiving occupational therapy services had a statistically significant association with lower readmission rates for patients with heart failure, myocardial infarction, and pneumonia. Occupational therapy’s focus on safe independent living, the use of assistive technology and devices to support performance with activities of daily living, cognitive functioning, and home modifications were cited as some of the factors associated with lower readmission rates. To read more about this study, go to the Medical Care Research and Review article, which can be found at: Rogers, A. T., Bai, G., Lavin, R. A., & Anderson, G. F. (2017). Higher hospital spending on occupational therapy is associated with lower readmission rates. Medical Care Research and Review, 74(6), 668-686.doit: 10.1177/1077558716666981


Ver el vídeo: Julia Lathrop MACRO606A (Noviembre 2021).