Información

Cómo el lápiz labial rojo dio forma a la historia


Aunque ahora es una parte estándar de cualquier kit de maquillaje, el lápiz labial rojo tiene una historia larga y turbulenta que se remonta a la antigüedad. A menudo controvertido y a veces heroico, el lápiz labial rojo siempre ha significado mucho más que una simple elección de color.


La historia del lápiz labial rojo y rsquos es prueba de que es más que un básico de belleza

Taylor Swift, Lupita Nyong & rsquoo, la vecina con la que quizás nunca hayas intercambiado palabras, tú que estás leyendo esto. ¿Tienes curiosidad por saber cuál es el denominador común entre los cuatro? Tener lápices labiales rojos como parte de tu viaje de belleza. Esto es si es o no su opción preferida de tono, incluso si no lo necesita en absoluto. En un momento de su vida (o tal vez en el futuro), seguro, un tono de rojo ha tocado y tocará sus labios. No es un producto de maquillaje básico por nada. Tiene su propio icono de belleza.

Pero no es solo porque es brillante, audaz e interesante de ver. El lápiz labial rojo en realidad tiene un papel importante no solo en la historia de la belleza, sino también en la historia de la humanidad y en el período mdash. Hoy, nos sumergimos profundamente en su atractivo, impacto y poder para empoderar.

De la civilización antigua a los tiempos modernos


Como seres humanos, nos sentimos atraídos naturalmente por lo que y rsquos y lsquobeautiful y rsquo. Pero alejándonos de las subjetividades, queremos hablar de los instintos humanos en bruto. Es por qué hay un cierto tipo de cuerpo que nos atrae o por qué un determinado olor nos atrae incluso antes de que aparezcan nuestros sesgos informados. La atracción humana sugiere que nos sentimos atraídos por lo que parece saludable, capaz o bello porque sigue el concepto de supervivencia de los seres humanos. más apto y rsquo. Como resultado, la vanidad entró en escena. Y nació el lápiz labial rojo.

Ya en el 3500 a.E.C. en Mesopotamia, la gente usaba rocas rojas para crear pigmentos que podían usar para colorear su piel. En el Antiguo Egipto, se decía que Cleopatra, así como otras personas en posiciones de poder sin importar el género, usaban pintura roja en sus labios como señal de estatus social. Lo mismo ocurre con la antigua Roma.

La autoproclamada adicta al lápiz labial y ejecutiva de cuentas Vanessa, de 23 años, supuso que el lápiz labial rojo en la historia fue "previamente sexualizado o" requerido "por los hombres hasta cierto cambio. Curiosamente, ella tiene razón hasta cierto punto.


(Foto de: Azamat Zhanisov vía Unsplash)

En la antigua Grecia, las prostitutas eran las únicas que podían usar lápiz labial rojo. De hecho, se dijo que era la primera ley registrada relacionada con pintarse los labios de rojo. Sin embargo, no fue nada despectivo, ya que las prostitutas poseen más poder legal para ganar tierras, negocios e incluso tener derechos sobre los hombres en comparación con otras mujeres atenienses en ese momento.

Avanzando rápidamente a la historia reciente, Elizabeth Arden (fundadora de su marca homónima) entregó lápices labiales rojos a las sufragistas que marcharon por el derecho al voto de las mujeres y los rsquos en 1912. En un momento en el que las mujeres no tenían permitido votar, usar maquillaje e incluso ser dueñas de un negocio también era un problema. gran no-no. Aún así, Elizabeth usó la belleza como una plataforma para ayudar a impulsar causas que empoderarán a otras mujeres.


Una historia (abreviada) del lápiz labial rojo

La mayoría de las tendencias (lápiz labial marrón, rubor intenso, ese período de tiempo a finales de la década de 1990 en el que todos decidimos colectivamente que deberíamos usar mucha sombra de ojos azul mate sin delineador) son evocadoras de una época, mientras que otras, como lápiz labial rojo: sobrevive sin importar qué otro tipo de apariencia loca esté sucediendo (ver: toda la década de 1980. En serio, no sé por qué alguien pensó que tanto rubor era una buena idea). Odio usar la palabra "atemporal" porque me recuerda demasiado a otras palabras que odio, como "felicidad" y cualquier otra cosa que pueda usarse en un dicho inspirador, pero el lápiz labial rojo es uno de los pocos estilos de maquillaje que siempre ha se mantuvo vigente sin importar la época.

El lápiz labial en sí se remonta a la reina Schub-ad o Puabi de Ur, un gobernante sumerio alrededor del 2500 a. C. El primer tinte de labios documentado se hizo con rocas rojas pulverizadas y plomo blanco (esta no fue la última vez que la gente dijo: "¡Mira todo este dulce plomo! Oye, ¿y si nos lo ponemos en la boca, oh Dios, me estoy muriendo?" ). Muchos de los primeros colores de labios estaban hechos de cosas que no serían aconsejables para pegar, como hormigas aplastadas y escarabajos carmín en el antiguo Egipto o heces de cocodrilo y sudor de oveja en la antigua Grecia (NOTA: ¿Cómo se recolecta eso? conseguir que las ovejas se pongan pequeñas bandas para el sudor y luego escurrirlas?). También hubo más variación de color de lo que uno pensaría: en el antiguo Egipto, los colores populares fuera del rojo incluían el naranja y el índigo, lo que significa que los antiguos egipcios eran los niños góticos originales.

En algunas partes de Asia, el lápiz labial rojo & # 8220 & # 8221 también fue un cosmético temprano. En China, el color de las uñas fue el principal cosmético utilizado por las clases altas, pero las primeras barras de labios (las más antiguas se crearon alrededor del año 25 d.C.) se hicieron con una base de cera de abejas como una forma de proteger la piel alrededor de los labios, y la gente agregó perfumes. aceites para que huelan mejor y pigmentos rojos hechos de plantas trituradas, sangre o bermellón. La forma en que se aplicó el lápiz labial también cambió drásticamente de dinastía a dinastía & # 8212 durante la dinastía Qin (221 a 206 a.C.), por ejemplo, las mujeres pintaban un gran punto en el labio inferior y un punto en el labio superior durante el Sui. (581 a 618) y Tang (618 a 907) Dinastías, pintarían la forma de una cereza.

Dos de los grandes protagonistas de las tendencias de los lápices labiales durante los años 1300-1900 fueron Inglaterra y Francia. Si bien Francia fue relativamente permisiva y el colorete de labios fue una tendencia constante allí a lo largo de varias épocas (con Guerlain como una de las marcas más populares), Inglaterra tuvo una extraña relación de ida y vuelta con el color de labios, que iba desde Totally Cool hasta DEJAR DE USARLO AHORA MISMO SEÑORA JOVEN. Durante la Edad Media y Oscura, la gente de clase baja usaba colorete de labios en varios países europeos, incluidos Inglaterra, Alemania, España e Irlanda. Utilizaron tintes a base de hierbas y plantas para enrojecer sus labios. La Iglesia no miró con cariño esto, y consideró que la mirada era “satánica” (“¡No te atrevas a rebelarte, jovencita!” “¡Que te jodan, mamá, voy a usar estos pétalos de rosa aplastados! ”).

En el siglo XVI, las cosas empezaron a cambiar. La reina Isabel I era una devota devota del colorete de labios, hasta el punto en que creía que tenía poderes curativos e incluso la capacidad de protegerse de la muerte (por cierto, voy a hacer un lápiz labial rojo llamado "DEATH STOPPER"), aunque esta fe estaba fuera de lugar ya que uno de los ingredientes principales era el plomo blanco. En el momento de su muerte, sus labios estaban cubiertos de colorete, debido a su hábito de aplicarlo en un intento por sentirse mejor. Después de su muerte, el lápiz labial volvió a ser un símbolo de & # 8220 cuestionable & # 8221 moral & # 8212, pero mientras el clero y algunos legisladores se acercaban al color de los labios con el tipo de disgusto generalizado con el que la mayoría de la gente se acerca a los baños de las gasolineras, muchas mujeres ( y algunos hombres) todavía usaban colorete en los labios durante el siglo XVII, aunque de una manera mucho más sutil. En 1770, el Parlamento británico declaró que las mujeres que usaran maquillaje y "sedujeron a los hombres" al usarlo anularían sus matrimonios y también serían acusadas de brujería. (Básicamente, si alguien te pregunta cómo lograste que tus labios se vean tan bien, solo debes agitar las manos y decir: "Es OJO DE NEWT, MUAHAHAHAHA").

Cuando se inventó el primer tubo de lápiz labial retorcido en 1915, el lápiz labial se hizo aún más popular, ya que ahora era mucho más fácil de transportar, en comparación con antes cuando se encontraba en pequeños compactos o envuelto en papel. Era parte de la apariencia de marca registrada de Frida Kahlo, junto con las cejas poderosas que harían que incluso el MUA de Instagram más ardiente corriera por su dinero. En una serie de cartas que le escribió a su esposo Diego Rivera, Kahlo terminaba las cartas con una serie de marcas de besos en la parte inferior, marcas efímeras dejadas por una vida tumultuosa y efímera.

En el siglo XX, los labios rojos eran universales en casi todo el mundo. En la India, mientras que a principios de la década de 1900 la mayoría de las mujeres usaban un maquillaje muy ligero y poco color de labios, los labios rojos (junto con cejas fuertes y ojos delineados) eran una apariencia común a mediados de la década de 1920 (y continuó siendo desde ese punto). sobre). En el Japón moderno, los labios rojos fueron populares durante las décadas de 1930, 1950 y 1980, y recientemente se están volviendo populares nuevamente después de un largo período de tonos y brillos más tenues. En México, mientras que las mujeres a principios de la década de 1900 eran en general bastante frescas (en parte debido al hecho de que se estaba produciendo una revolución), los labios rojos y las miradas inspiradas en las tendencias estadounidenses eran más frecuentes.

A lo largo de la década de 1930, & # 821740, y en la & # 821750, los labios rojos eran LO ÚNICO. ¿Quién necesita sombra de ojos o delineador cuando puedes tener LABIOS, TODOS LOS LABIOS? Si bien el lápiz labial rojo siempre ha sido un símbolo de estatus, sensualidad y el deseo de untar cosas en tu cara, asumió un papel ligeramente diferente durante la Segunda Guerra Mundial & # 8212 para las mujeres que trabajaban en roles que tradicionalmente eran más & # 8220 masculinos & # 8221 doblada, la barra de labios era una forma de reforzar la feminidad tradicional al mismo tiempo que le daba a las mujeres algo que les daba cierta sensación de normalidad. Los tonos de lápiz labial durante la guerra también vinieron con nombres y empaques patrióticos, que funcionaron de dos maneras: 1) convirtió el artículo en una especie de símbolo de poder, y 2) aparentemente Hitler odiaba directamente el lápiz labial, especialmente el lápiz labial rojo, por lo que usar el lápiz labial era como un gran "SUCK IT HITLER".

Foto de David Bransby, 1942. Vía LOC.

Cuando las empresas de maquillaje comenzaron a expandir sus gamas y a enfocarse en nuevos tipos de productos y fórmulas, el lápiz labial rojo se convirtió en un elemento básico, colgando en el fondo en medio de los colores, pero aún omnipresente. Los labios llenos y llenos son la tendencia más dominante durante el siglo XX / XXI (con el cambio principal siendo el labio superior sobredibujado ocasional, como en los EE. UU. Y Europa occidental en la década de 1930). Sin embargo, un ejemplo de un valor atípico es la reciente tendencia de labios degradados en Corea del Sur. Si bien las tendencias coreanas tendieron a imitar a las norteamericanas en las últimas décadas (y el lápiz labial rojo ha sido un pilar en los looks surcoreanos desde la década de 1940 en adelante), la tendencia más reciente de usar un tinte labial rojo o meñique para crear un degradado desde la parte interna de los labios hacia afuera se ha ido imponiendo lentamente en otros países (piense en los labios que han sido mordidos o manchados al comer una paleta, aunque de una manera que crea un degradado suave en la boca y no un lío pegajoso en toda la camisa & # 8212 a menos que usted sea yo y derrame una botella entera de Benetint en su frente).

Los labios rojos no se han ido a ningún lado y no irán a ningún lado pronto. Algunos dicen que es porque el rojo es un color clásico y poderoso que siempre está de moda. Otros dicen que es porque los labios rojos significan labios excitados (esas personas son antropólogos y son las mejores o las peores personas para tener en las fiestas). Quizás sea una combinación de los dos. De cualquier manera, luce genial.


La (hola) historia del lápiz labial rojo

Desde la historia más antigua, las mujeres querían presentar su belleza y decorarse. Por lo que no es raro que podamos encontrar una representación de lápiz labial en un papiro egipcio antiguo.

La reina Cleopatra, hizo famosa al lápiz labial rojo, y agregó brillo al lápiz labial extrayendo tonos nacarados de las escamas de pescado.

Un hecho interesante es que las mujeres del Antiguo Egipto amaban tanto su lápiz labial, por lo que fueron enterradas con él.

En el siglo XX, los cosméticos se volvieron más portátiles y populares después de la Primera Guerra Mundial. El tubo de lápiz labial push-up de metal se inventó en Estados Unidos, y la manifestación más famosa del lápiz labial rojo fue en Nueva York cuando se convirtió en un símbolo de las sufragistas, como parte de su desafío y lucha por el voto.

Durante la Segunda Guerra Mundial. El lápiz labial rojo se convirtió en una representación de la fuerza de las mujeres y recibió nombres como "Fighting Red!" "¡Patriota rojo!" “¡Rojo Granadero!”. Así que tener el lápiz labial puesto se convirtió en parte de tu lucha contra el enemigo.

Entonces, si por un lado el lápiz labial fue siempre un símbolo de la sexualidad, también fue el símbolo de la fuerza y ​​el poder de la mujer.

Por otro lado, Adolf Hitler también odiaba la tendencia, el ideal ario era una cara pura y sin restregar y las mujeres en este momento tenían que evitar el exceso de cosméticos, el lápiz labial rojo y el esmalte de uñas. Y no era solo uno ...

A lo largo de la historia, el lápiz labial rojo se asoció con prostitutas y mujeres de clase baja. Incluso como un poder de las brujas. En la segunda mitad del siglo XX, cuando la feminista moderna veía los cosméticos y el lápiz labial como herramientas de opresión patriarcal. La diseñadora de moda francesa Coco Chanel, junto con el esmalte de uñas rojo, lo encontró vulgar, y se quejaba de que sus invitados dejaron manchas de lápiz labial en su cristalería a pesar de que lo estaba usando.

Sin embargo, el lápiz labial rojo es parte de la historia, fue popular a través de los siglos y es popular ahora ...

Entonces, escuche con atención, los labios rojos, no son solo los labios rojos, sino que también están susurrando una larga historia ...


#TBT: La evolución de cien años del lápiz labial en Avon

Desde rojos profundos hasta bayas atrevidas, naranjas picantes hasta rosas pálidos, un arco iris de colores adorna los labios de las mujeres de todo el mundo todos los días. ¿Cómo un producto que ha estado perfeccionando los pucheros durante siglos se convirtió en una forma de autoexpresión de facto?

Examine las fotos a continuación para descubrir la historia del lápiz labial, el cosmético de color de mayor propiedad en el planeta, y cómo Avon jugó un papel.

1910 a 1940: los primeros años

Aunque el desarrollo del producto comenzó años antes, Avon comenzó a vender lápiz labial en 1919 en un recipiente de metal. La oferta original tenía solo dos tonos, claro y oscuro, y el producto a menudo se aplicaba en el estilo de moda "Cupid's Bow" de la época, con la intención de enfatizar los dos picos de los labios superiores.

En la década de 1930, Avon tenía cinco tonos: oscuro, medio, vivo, Betsy Ross y cereza madura. Se invitó a los clientes a probar los tonos con la tarjeta de muestra de lápiz labial de Avon, creada en 1938. Cada tarjeta incluía uno de los cinco tonos en un tubo en miniatura y promocionaba los atractivos beneficios de los colores de labios ("alta calidad" y "increíblemente indeleble").

1941 a 1962: mediados de siglo y modernidad

Inspiradas por las sirenas de la pantalla grande, las mujeres de los años 40 y 50 se atrevieron a usar tonos de lápiz labial más brillantes y atrevidos. Double Dare Red, Ruby Red y Crimson son solo algunos ejemplos de tonos vendidos a los clientes de Avon en la era más moderna de la posguerra.

Pronto, Avon tendría una de las líneas de lápices labiales de ensamblaje más rápido, compuesta por hombres y mujeres, produciendo más de 250 lápices labiales en un minuto y, a menudo, 300,000 lápices labiales en un solo día.

1963 a 1987: Los años setenta y los ochenta

Un espíritu general de rebeldía invadió los años setenta y ochenta, y colores tan atrevidos como el naranja, el coral y el fucsia suplantaron a los colores más naturales de los sesenta y al rojo mate tradicional de los cincuenta.

1988 a 2015: el color es poder

Las fuerzas creativas detrás del inspirador espectro de tonos de Avon cierran el segundo milenio recordándonos que "el color es poder".

En 2015, la compañía comienza con su producto de labios más innovador hasta el momento, el color de labios Ultra Color Indulgence.

¿Qué distingue a estos tonos? Una fórmula en gel liviana y sin cera que deja los labios hidratados instantáneamente para un color que se siente tan bien como se ve. Los tonos de Honey Flower, Day Lily y Peach Petunia ofrecen un color de labios de larga duración.

Hoy, Avon vende más de 400 tonos gracias en parte a nuestros 6 millones de Representantes que hacen del lápiz labial su medio de vida. Celebre su generación, y un siglo de amor por los lápices labiales, colocándose un tono favorito la próxima vez que salga por la puerta.


Así es como se entrenaron los soldados estadounidenses para disparar una bala nuclear

Publicado el 29 de abril de 2020 15:50:20

En la década de 1950, las fuerzas estadounidenses estaban peligrosamente reducidas. El presidente de los Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower, declaró sobre esto, & # 8220Mi sentimiento ... permanece, que sería imposible que Estados Unidos mantuviera los compromisos militares que ahora sostiene en todo el mundo (sin convertirse en un estado de guarnición) si no tuviéramos armas y la voluntad de usarlas cuando sea necesario. & # 8221

No es de extrañar que, insatisfecho con la portabilidad de sus nuevos y brillantes cañones nucleares M65, que requirieran un par de camiones muy grandes para transportar, y aún más insatisfecho de que dispararlo en muchas situaciones tácticas sería un poco como matar un mosquito con un granada de mano, a fines de la década de 1950, los altos mandos militares de EE. UU. por una vez estaban pensando en algo más pequeño. Lo que realmente querían era un arma simple que pudiera lanzar una ojiva nuclear en miniatura, que pudiera ser transportada por unos pocos soldados y disparada con relativa rapidez y fiabilidad. Esto permitiría que un puñado de soldados combata con éxito fuerzas muy superiores en el otro lado, incluso a un rango relativamente cercano, lo que ninguna de las otras armas nucleares de la época podría hacer con seguridad: ingrese el Davy Crockett.

Se rumorea que el nombre fue elegido en homenaje al famoso político estadounidense debido a la leyenda de que una vez le hizo sonreír a un oso hasta morir, con la idea de hacer referencia a la asociación entre Rusia y la Unión Soviética en general con los osos.

Ya sea que ese sea el razonamiento detrás del nombre o no, el primer prototipo del Davy Crockett se completó en noviembre de 1958 y finalmente se implementó aproximadamente dos años y medio después, en mayo de 1961. Con una variante de la ojiva W54 contenida en un proyectil M388, el proyectil fue disparado desde un cañón sin retroceso de ánima lisa M-28 o M-29. Este fue capaz de lanzar la bomba nuclear de rendimiento de 10 o 20 toneladas hasta aproximadamente 1,25 millas para el M28 o 2,5 millas para el M29.

En cuanto a la portabilidad, el Davy Crockett podría desplegarse y dispararse desde la parte trasera de un jeep para una máxima movilidad, o incluso descomponerse en sus componentes, con las piezas del arma llevadas por cinco soldados a pie.

El procedimiento general para disparar la munición nuclear de 76 libras fue bastante simple. Primero se dispararía una ronda de detección con un arma adjunta para garantizar que el arma apuntara razonablemente bien. Después de esto, para que la bomba nuclear termine más o menos donde lo hizo la ronda de detección, el ángulo del arma tendría que ajustarse. Para ello, se llevó un pequeño libro con tablas precalculadas dando cifras de ajuste para dicho ángulo.

Sin embargo, resulta que los disparos de prueba con armas nucleares no vivas mostraron una y otra vez que el Davey Crockett era un arma obscenamente inexacta, posiblemente tanto por el ajuste del ángulo como por que el arma en sí era de ánima lisa. Por supuesto, el hecho de que Davey Crockett estuviera disparando una ojiva nuclear ayudó a que esta cuestión de inexactitud no fuera un problema tan grande como sería el caso con otras armas similares.

Una vez que el objetivo estaba ligeramente fijado, la carga propulsora se insertaba en la boca del cañón con un pistón de metal colocado después como una especie de tapa. Esto fue seguido por la propia munición M388 que contenía la ojiva W54. Como el M388 era demasiado grande para caber dentro del orificio, en su lugar, se uniría una varilla a la parte posterior, con el arma nuclear en la parte delantera.

En cuanto a cómo la ojiva sabría cuándo detonar, había un dial de temporizador que se establecería en función de la distancia estimada al objetivo, utilizando las cifras proporcionadas en el libro mencionado anteriormente que contiene una hoja de cálculo de tablas.

Sin embargo, contrariamente a lo que se dice a menudo, el temporizador no fue en realidad lo que provocó la detonación. Más bien, simplemente armó la bomba una vez que se acabó el tiempo. El disparador real de la detonación fue un simple dispositivo de radar en la parte trasera del M388 que detectaría qué tan lejos del suelo estaba la bomba nuclear. También había un interruptor alto y bajo que podía ajustar ligeramente la altura de detonación según la lectura del radar.

Como puede haber deducido de todo esto, también contrariamente a lo que se dice a menudo, este interruptor no controlaba el rendimiento de la bomba, solo a qué altura detonaría sobre el suelo, aproximadamente a 20-40 pies AGL, dependiendo de la configuración.

También debe tenerse en cuenta que, a diferencia de muchas otras armas nucleares, se trataba de una bomba nuclear tonta. Una vez que se ajustaba el temporizador y se disparaba, se apagaba o demostraba ser un fracaso. No hubo detonación abortiva después del lanzamiento.

Si todo lo que implica disparar el Davey Crockett parece que llevará mucho tiempo, resulta que no en absoluto dado el poder destructivo de esta arma. Un ex soldado de la sección de Davey Crockett, Thomas Hermann, señala que en realidad estaban entrenados y eran capaces de disparar una bomba nuclear cada dos minutos y medio.

Entonces, ¿qué tan letal podría ser esta arma? Si bien las armas nucleares son de muy baja potencia, el arma produjo una explosión en el estadio de béisbol tan grande como los dispositivos explosivos no nucleares de mayor rendimiento de la época. Pero a diferencia de muchos de estos, era relativamente pequeño y portátil. Más importante que eso fue su potencial de daño prolongado mucho después de la explosión inicial. Esto fue particularmente útil cuando se disparó alrededor de rutas críticas que los soldados enemigos tendrían que atravesar. La explosión inicial no solo causaría un daño significativo a los soldados y vehículos enemigos en ese momento, sino que la lluvia radiactiva, que casi con certeza sería fatal para cualquier persona dentro de un cuarto de milla de la explosión inicial cuando estalló, lo haría. permanecer mucho tiempo después, haciendo una ruta determinada, como un paso de montaña, intransitable durante varios días si uno estaba interesado en no morir de envenenamiento por radiación. Naturalmente, los soviéticos podían defenderse contra esto simplemente equipando a cada uno de sus soldados con refrigeradores revestidos de plomo, pero por alguna razón parecía que nunca habían elegido seguir esta ruta.

En el otro extremo de las cosas, tampoco los estadounidenses. Esto fue a pesar del hecho de que el Davey Crockett tampoco era terriblemente seguro para quienes lo disparaban. Si bien de 1.25 a 2.5 millas de distancia hay un rango suficiente para mantener a los soldados que apretaron el gatillo a salvo de ser dañados por la explosión en sí, en escenarios del mundo real, el enemigo al que se dispara podría estar más cerca y algunas de sus propias tropas también podrían estar aún más cerca. todavía.

Crítico para todo esto también fue la dirección del viento. Sin viento, la zona de muerte por radiación inmediatamente después de la explosión era de aproximadamente 1.500 pies, pero el viento fácilmente podría arrojar partículas radiactivas peligrosas hacia las propias tropas. Como tal, se instruyó a la tripulación que, si fuera posible, disparara el arma solo cuando se dispusiera de una cobertura adecuada detrás de una colina o similar para ayudar a reducir la exposición a la radiación.

Fotografía de un arma nuclear M-388 Davy Crockett desarrollada en EE. UU. Montada en un rifle sin retroceso en un trípode

Dicho esto, presumiblemente para tratar de que los soldados que operan el arma tengan menos dudas sobre dispararla, el manual de instrucciones señala que el líder de la tropa debe inculcar un gran sentido de urgencia en los soldados que operan el Davy Crockett y recordar que , para citar, & # 8220 ¡La búsqueda de objetivos nucleares es constante y vigorosa! & # 8221

Además de eso, el manual establece que si la bomba nuclear no detonó por alguna razón, los soldados deben esperar media hora y luego ir a recuperar la supuestamente armada y lista para detonar al capricho de una bomba nuclear de radar ...

No hace falta decir que, si bien el Davy Crockett se desplegó en todas partes, desde Alemania Occidental hasta Corea del Sur, con más de 2.000 de las rondas M388 realizadas y 100 de las armas desplegadas, nunca se usó en la batalla.

Dicho esto, el Ejército hizo una prueba de fuego del Davy Crockett con un proyectil M388 en vivo. Esto ocurrió durante la Operación Sunbeam en un código de prueba llamado & # 8220Little Feller I & # 8221, que tuvo lugar el 17 de julio de 1962. La bomba nuclear voló aproximadamente 1,7 millas y detonó con éxito a unos 30 pies sobre el suelo, con un rendimiento estimado de 18 toneladas. de la explosión. Curiosamente, esta fue la última vez que Estados Unidos detonaría una bomba nuclear en el aire cerca del suelo gracias al 1963. Tratado por el que se prohíben los ensayos con armas nucleares en la atmósfera, el espacio ultraterrestre y bajo el agua. (Y, sí, ese es el nombre real del tratado).

Al final, a pesar de lo genial que es tener un arma nuclear portátil y todo, en solo unos pocos años el arma se volvería anticuada, y para 1967 el Ejército ya estaba comenzando a eliminarla gradualmente, siguiendo el camino del Dodo por completo. 1971. Sin duda para el eterno alivio de los soldados encargados de disparar las cosas si surgiera la necesidad.

Este artículo apareció originalmente en Today I Found Out. Siga a @TodayIFoundOut en Twitter.

Más sobre Somos los poderosos

Más enlaces que nos gustan

PODEROSO TÁCTICO

La historia feminista del lápiz labial rojo

Es posible que sepa que el lápiz labial rojo hace una declaración de moda audaz, pero ¿conoce la historia detrás de este tono clásico?

Muchas mujeres a lo largo de la historia han lucido tonos de labios carmesí y rubí para comunicar su estatus social, liderazgo y gran poder.

Cleopatra, que se remonta al Antiguo Egipto, creó sus propios tonos de rojo aplastando hormigas y escarabajos para obtener su rico pigmento carmín. También hizo uso de flores, ocre rojo e incluso escamas de pescado para agregar un acabado luminoso.

La reina Isabel I usaba lápiz labial rojo a pesar de la creencia del siglo XVI de que usar lápiz labial rojo desafiaría a Dios. Como muchos miembros de la realeza en ese momento, logró el marcado contraste de los labios bermellón contra una tez de alabastro usando un polvo blanco hecho de químicos mortales, específicamente plomo blanco.

En el retrato de Darnley de la reina Isabel I, se la ve luciendo labios rojos.

El lápiz labial rojo finalmente perdió su símbolo de alto estatus al convertirse en sinónimo de mujeres de mala reputación. A fines de la década de 1800, la reina Victoria consideraba que los cosméticos eran "de mala educación" y el uso de cosméticos siguió perdiendo popularidad.

Luego, a principios del siglo XX, una actriz de cine y teatro francesa sorprendió a las masas con un toque de carmesí en los labios. Su nombre era Sarah Bernhardt, y estaba enamorada sin disculpas del tono atrevido. Se refirió a su tubo de lápiz labial favorito como su "stylo d’amor", que significa "bolígrafo de amor". Ella desafió lo que se consideraba descortés para una mujer de la época e hizo que el lápiz labial rojo estuviera de moda una vez más.

Georges Clairin & # 8217s Retrato de Sarah Bernhardt (1876).

Lápiz labial rojo como revolución

En 1910, una mujer llamada Elizabeth Arden también rompió el molde al abrir el Salón Red Door en la Quinta Avenida de la ciudad de Nueva York. Era raro que una mujer tuviera un negocio en ese momento; solo habían pasado unas pocas décadas desde que se volvió legal que las mujeres poseyeran propiedades. En 1912, las sufragistas llevaron su lucha por el derecho al voto a las calles de la Quinta Avenida. Deseosa de unirse y empoderar, Elizabeth Arden diseñó un tono acertadamente llamado "Red Door Red" y entregó tubos del lápiz labial a las sufragistas que pasaban por su salón. Tenía la intención de que el color fuera un símbolo de esperanza, poder, fuerza y ​​camaradería para los que marchaban. ¡Imagínese qué vista tan inspiradora debe haber sido!

Las sufragistas marchan por las calles de Nueva York en 1912.

El lápiz labial rojo aumentó constantemente en popularidad durante las próximas décadas. Actrices de Hollywood como Greta Garbo, Clara Bow, Gloria Swanson y Louise Brooks usaron lápiz labial para alterar la forma de sus bocas, y así nació el famoso look de "Cupid's Bow". Al delinear los labios dentro de la línea natural para crear una boca mucho más pequeña, dio la apariencia de labios fruncidos lanzando un beso. El arco de Cupido creó una forma interesante en la película, pero no fue hasta la década de 1930 cuando se introdujeron las películas Technicolor que los consumidores finalmente pudieron ver los ricos colores de los labios que estaban admirando.

Estas primeras estrellas de Hollywood se adueñaron de su sexualidad y llamaron la atención del público. Las mujeres de todo el mundo querían emular su seguridad en sí mismas, por lo que también compraron tonos de lápiz labial en tonos rojos, bayas y burdeos. Este look se hizo popular durante la era de "The Flapper". Las mujeres se cortaron el pelo en elegantes mechones. Los vestidos eran más cortos. Se pintaron los párpados en tonos ahumados. Moldearon sus cejas en elegantes líneas finas. Estos cambios fueron una declaración de independencia y desdén por las normas sociales.

1920 & # 8217s flappers y estrellas de cine usaban labios rojos para significar poder y atractivo.

Lápiz labial rojo para aumentar el valor

Durante la Segunda Guerra Mundial, el lápiz labial rojo y el patriotismo se convirtieron en temas populares al reclutar mujeres para contribuir al esfuerzo de guerra. En las fábricas de municiones donde las mujeres trabajaban para proporcionar armas a las tropas, los trabajadores usaban lápiz labial rojo para levantar la moral. Los baños de las fábricas donde trabajaban mujeres mantenían bien surtido el lápiz labial rojo. Elizabeth Arden diseñó una barra de labios llamada "Victory Red" y muchas otras marcas de cosméticos siguieron su ejemplo.

Al mismo tiempo, era bien sabido que Adolf Hitler despreciaba el lápiz labial rojo. Se instó encarecidamente a las mujeres que lo visitaban a que se abstuvieran de llevar cualquier tono de rojo en los labios. Entonces, las mujeres estadounidenses usarían el color como señal de desafío.

Aún hasta el día de hoy, muchas mujeres se sienten rebeldes y empoderadas con el lápiz labial rojo puesto.

En 2005, la sobreviviente de cáncer y productora Geralyn Lucas escribió un libro que detalla su difícil decisión de someterse a una mastectomía después de un diagnóstico de cáncer de mama a los 27 años. El título del libro es Por qué usé lápiz labial en mi mastectomía. Para Geralyn, el lápiz labial rojo era un tono que solo usaban las mujeres valientes. Ella eligió usar lápiz labial rojo durante su operación para brindarle consuelo y fuerza.

La psicología del lápiz labial rojo

Si bien es cierto que los labios rojos aumentan la confianza, es incluso más profundo que eso. El efecto psicológico del lápiz labial como estimulante del estado de ánimo se ha documentado en una teoría económica conocida como "El efecto del lápiz labial". En tiempos de dificultad, las mujeres tienden a elegir el lápiz labial como su bien de lujo en lugar de artículos de lujo de mayor costo. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, Leonard Lauder (de la empresa matriz de maquillaje Estee Lauder) afirmó que las ventas de lápiz labial aumentaron. Durante la Segunda Guerra Mundial, las ventas de pintalabios se dispararon para las mujeres en el hogar y las mujeres en las fábricas. A lo largo de la historia, las mujeres han enfrentado dificultades y han tenido que transigir, pero muchas han podido encontrar poco consuelo y poder en un simple tubo de lápiz labial rojo.

Las tendencias en lápiz labial han ido y venido y continuarán haciéndolo. Sin embargo, el lápiz labial rojo sigue siendo atemporal.

Tengo varios tubos de lápiz labial rojo que varían en matices de frío a neutro a cálido. Conocer la historia que acompaña a uno de mis tonos favoritos hace que sea aún más agradable de usar.

Cuando me aplico el lápiz labial, pienso en las mujeres marchando por la Quinta Avenida exigiendo el derecho al voto. Pienso en las mujeres que se atreven a "portarse mal" y hacen caso omiso de las rígidas reglas sociales impuestas a las mujeres de principios del siglo XX. Pienso en las mujeres que trabajaron largas y extenuantes horas en las fábricas durante la Segunda Guerra Mundial hacia la esperanza de la victoria.

Al igual que Geralyn, también veo el lápiz labial rojo como un símbolo de fuerza. Le permite a la gente saber que nos queda mucho por luchar. Incluso hoy en día puede ser un símbolo de rebelión contra los duros estándares de belleza y la vergüenza que enfrentan las mujeres en función de lo que usan o no usan. Of course you don’t need red lipstick to communicate your strength, but the history behind the color is inspiring. It serves as a reminder of how women have always been in times of trouble: resilient, strong, determined, courageous and unabashed in our beliefs.

Get Your Fashionable Feminist On

Did you know that you can own two of the historical lipstick shades mentioned above?

Elizabeth Arden’s brand remains one of the strongest makeup contenders in the industry, and many of her products have reached cult status amongst women everywhere. “Red Door Red” is still available for purchase today on www.elizabetharden.com.

Besame Cosmetics is a brand founded, owned and operated by Gabriela Hernandez. She is a vintage lover and cosmetic historian. All of her shades are replicas of popular shades from past decades. She recreated “Victory Red” and you can pick up a tube at www.besamecosmetics.com

Ashley Hesse is a 20-something writer/musician and women’s rights activist. She is a former beauty/special FX makeup artist who put down the makeup brushes and raised her fist in solidarity to help fight the social injustices against women all over the world. When she’s not crusading for social justice and defeating bigotry in all its forms, she also enjoys feeding her soul with musical theatre, red lipstick and Ghirardelli brownies.


The remarkable history of red lipstick and women's rights

The textbooks may make it seem far in the past, but the history of women’s rights in the United States wasn’t shaded in black and white. Rather, the suffragettes were an altogether colorful thing to behold, with specific hues signaling different aspects of the cause.

A 1913 edition of The Suffragist—the weekly newspaper published by the Congressional Union for Woman Suffrage—explained the symbolism of the movement’s go-to colors: &ldquoPurple is the color of loyalty, constancy to purpose, unswerving steadfastness to a cause. White, the emblem of purity, symbolizes the quality of our purpose and gold, the color of light and life, is as the torch that guides our purpose, pure and unswerving.&rdquo

But one color tied to the suffragette movement has been synonymous with powerful women for thousands of years: Red. Namely, red lipstick, that singular beauty item that nearly every makeup lover has in their cosmetics bag.

Cleopatra used crushed carmine beetles to paint her pucker a deeply pigmented red. Queen Elizabeth I famously paired her stark alabaster skin with bright crimson lips, reviving the red lipstick trend among England's upper crust. And flappers in the 1920s used tubes of the stuff as metaphorical weapons, wielding the bold beauty look to symbolize their independence and free will.

Similarly, red lipstick became a tangible symbol of the suffragette movement in the U.S. and the U.K. during the 19th and 20th centuries. During a time when a face full of makeup could spark scandal and was stereotypically relegated to women in "loose" professions like actresses and prostitutes, suffragette women wore a strategic uniform of delicate Edwardian dresses and red lipstick to create an overall appearance that was staunchly feminine but undeniably forceful.

Red lipstick was so entangled with women's fight for the vote that department stores and beauty brands took advantage of the connection. A 1910 Selfridges advertisement proclaimed: "Fashionable young women are flocking to the store for delicate tea dresses and that most powerful symbol of female emancipation: red lipstick. As the first department store to sell lipstick, powder and rouge, Selfridges is leading the way for the country’s suffragettes.&rdquo

And legend holds that in 1912, cosmetics queen Elizabeth Arden—a dedicated suffragette herself—wrenched open the doors of her New York office to hand out tubes of the red stuff to suffragettes marching down Fifth Avenue as a sign of solidarity.

Lipstick as a marker for feminine power and protest continued well into the 20th century. During World War II, women rapidly entered the workforce and active duty, and many of them did so with a strong red kisser. Hitler-run Germany reportedly condemned feminine adornment, such as lipstick, instead wanting the "ideal German woman" to be fresh-faced and wholesome, so allied women painting on the rouge was seen as an act of all-American defiance. So much so that the U.S. utilized red lipstick in their wartime propaganda—it's no mistake that Rosie the Riveter wears a famously, fittingly rosy pout.

Wearing lipstick on duty became standard protocol for women in the armed forces, as well as nurses and volunteers throughout the war. The Marine Corps even commissioned Elizabeth Arden (again proving her activist bona fides) to create a tube specifically designed for women in service—1941's vibrant, victorious "Montezuma Red"—which was issued in the official military kit alongside nail polish and matching rouge.

Half a century later, the tradition of wearing red lipstick as an act of social commentary and political protest is still going strong. (Remember those F*ck Trump lipsticks?) Alexandria Ocasio-Cortez wore modern-day suffragette garb to her historic swearing-in as the youngest woman ever elected to Congress back in 2019: A crisp white suit capped with a bright red lip look. (The congresswoman has gone on the record to say she's a fan of Stila's Stay All Day Liquid Lipstick in Beso, FYI.)

Lip+hoops were inspired by Sonia Sotomayor, who was advised to wear neutral-colored nail polish to her confirmation hearings to avoid scrutiny. She kept her red.Next time someone tells Bronx girls to take off their hoops, they can just say they’re dressing like a Congresswoman. https://t.co/eYN5xYFcTEJanuary 4, 2019


Talking to Vogue, Ocasio-Cortez shared that she adopted her now-signature lip look during her first primary election, as a way for constituents to remember her and her platform: "We were out, we were knocking on doors, we were making sure that people were being heard. When you're always running around, sometimes the best way to really look put together is a bold lip." AOC added: "I will wear a red lip when I need a boost of confidence."

So, if you're looking for a beauty moment that commands attention and underlines authority—one that's imbued with #herstory and hidden messages, one that's a literal highlight for the opinions and sentiments coming out of your mouth—you can't go wrong with a simple tube of red lippie.


Innovations in Lipstick Packaging

Historians note that the first cosmetic lipstick manufactured commercially (rather than homemade products) occurred around 1884. Parisian perfumers had begun to sell lip cosmetics to their customers. By the late 1890s, the Sears Roebuck catalog started to advertise and sell both lip and cheek rouge. Early lip cosmetics were not packaged in their familiar tubes that we see used today. Lip cosmetics were then wrapped in silk paper, placed in paper tubes, used tinted papers, or sold in small pots.

Two inventors can be credited with inventing what we know as the "tube" of lipstick and made lipstick a portable item for women to carry.

  • In 1915, Maurice Levy of the Scovil Manufacturing Company invented the metal tube container for lipstick, which had a small lever at the side of the tube that lowered and raised the lipstick. Levy called his invention the "Levy Tube".
  • In 1923, James Bruce Mason Jr. of Nashville, Tennessee patented the first swivel-up tube.

Since then the Patent Office has issued countless patents for lipstick dispensers.


The Sordid, F*cked Up History of Red Lipstick

People have a lot of feelings when it comes to red lipstick.

There are the fans, like burlesque dancer Dita Von Teese, who, according to the New York Times, praised the bold lip with the following: "Heels and red lipstick will put the fear of God into people." And then, there are the wary. "Even as a child, I knew what I didn't want. I didn't want to wear red lipstick," Patti Smith told the New York Times.

It's true that it's a daring look, embraced by people with a certain level of self-assurance, and with the confidence to leave their mark on every coffee cup they sip from. Think Marilyn Monroe and Rita Hayworth, or Beyoncé and Janelle Monáe.

Although it is considered an undoubtedly glamorous look, it certainly wasn't always that way. The history of red lipstick is, to say the least, highly disturbing, involving tales of both poison and witchcraft. But despite its weird past, it lives on on the lips of some of our beloved icons like Rihanna, for instance, and that alone means it should be celebrated.

In ancient civilizations, red lipstick could basically kill you.

Lipstick as we know it was created thousands and thousands of years ago, and popularized around 2500 B.C. thanks to the Sumerian ruler Puabi of Ur, who was frequently depicted with stained lips in the ancient era, according to the Toast. The first documented lip tint was a red one, and it was made from pulverized red rocks and white lead. Como el Toast noted, "This was not the last time people were like, 'Check out all this sweet lead! Hey, what if we put it on our mouths oh god I'm dying.'"

And this is very true. In fact, many of the earliest red lipsticks were made of things that could eventually kill you. In ancient Egypt and Mesopotamia, both women and men would crush semi-precious stones, with Cleopatra famously crushing up beetles and ants in order to get just the right shade of blood red.

In fact, the term "Kiss of Death," according to Elle, was coined during this era because of the highly toxic mixture of fucus-algin, iodine and bromine mannite that was commonly used to make red lipstick. Oh, and to get a shinier texture, Egyptian people ground up fish scales. Sexy, right?

By the 1500s, people started to believe that red lipstick could ward off death — and boy, were they wrong.

Thankfully, by the 16th century, the process of making (and wearing) red lipstick had gotten safer, with regions across England finally realizing that, hey, maybe we can make this stuff out of natural shit instead of toxic chemicals? Once they did just that, by creating red lipstick made with herbal and plant-based dyes, red lipstick started to become more popular.

So popular, in fact, that Queen Elizabeth I, who was already known for her love of cosmetics, added rouged lips to her signature look, in addition to caking her face with white powder. Then, probably due to her perennially youthful appearance (save for when she wiped off all the makeup, probably), medieval Europeans started to believe that red lipstick could ward off death.

Of course they were very wrong. Very, very wrong. The lipstick that Elizabeth wore every single day is widely rumored to be what ended up killing her, because it contained white lead. When she died, she reportedly had multiple layers of the stuff on her lips.

In the 1700s and 1800s, red lipstick meant you were a witch and an unworthy whore, basically.

After that whole saga with Queen Elizabeth I, red lipstick waned in favor due to Europeans associating it with questionable morals. In the years following her death, wearing very bright red lipstick was viewed with disgust in England and Ireland, and applying it in public was even worse.

De acuerdo con la Toast, by 1770, British Parliament officially declared that women who wore bright lipstick and seduced men by flaunting it would have their marriages annulled and also be accused of witchcraft. Heavier cosmetics, such as red lipstick, were really only for women of the night.

However, as is always the case, rich people in France were too busy having sex in the 1700s to really care about witchcraft. Over there, wearing red lipstick was encouraged for upper-class women, as women who didn't wear makeup were seen as peasants and prostitutes.

As the 1700s turned into the 1800s, though, distaste for red lipstick only grew in British Parliament and royalty, with Queen Victoria proclaiming that wearing red lipstick was impolite, and so it became entirely unfashionable in the little ol' United Kingdom. In fact, it had become so taboo that when French movie star Sarah Bernhardt made a habit of applying her red lipstick in public, people freaked the fuck out.

My, how the times have changed.

In the early 1900s, red lipstick was for bold women only.

Bernhardt's bold statement came at a good time. At the turn of the century, lipstick was now being created with beeswax and castor oil, two things that are far less dangerous than lead. Now that women weren't dying because of red lipstick, it could safely come back into vogue, and Bernhardt seemed more than happy to become the most famous admirer of the lip shade, going so far as to call it her "love pen." With Bernhardt's rising reputation as a glamorous yet independent woman, appeal for red lipstick grew, so despite public perception, now women themselves wanted to wear red lipstick. And cosmetic companies, seeing this grand opportunity, were determined to make that happen.

Before the 20th century, lipstick was often wrapped in silk paper, so in 1915, when first metal tube of red lipstick was manufactured, it seemed like a godsend. Now, millions of women had access to this bold new cosmetic, which was handy because this just happened to be an era when more women than ever before were in the public eye, fighting for their right to vote.

"The first and most famous manifestation of red lipstick was in fact in New York when the suffragettes took to the streets, banded together, and as part of their defiance and fight for the vote, they all wore bright red lipstick," Madeleine Marsh, the author of Compacts and Cosmetics, told WNYC.

Given that the deep shade of red was gaining traction among independent women, cosmetics companies like Chanel, Elizabeth Arden and Max Factor, who was one of the most coveted makeup artists Hollywood had, jumped at the chance to capitalize on this market of brave women, with Arden herself handing out lipstick to marching suffragettes.

At that point, red lipstick signaled a type of independence, and soon enough, those suffragettes would be wearing it alongside Old Hollywood starlets like Clara Bow and Greta Garbot.

In the mid-1900s, Hitler hated red lipstick, so of course women loved it.

By the 1940s, red lipstick had officially become a Hollywood staple, and a signifier of any and all sex symbols. It also didn't hurt that Adolf Hitler had voiced his distaste for the bright red shade, effectively turning wearing red lipstick during WWII into a political statement.

So, while Hitler seethed, women like Marilyn Monroe, Rita Hayworth and Elizabeth Taylor pranced around in their own signature shades of red, along with women who had joined the war effort themselves.

De acuerdo con la Toast, "while red lipstick has always been a symbol of status, sensuality, and the desire to smear stuff on your face, it did take on a slightly different role during WWII — for women working in roles that were traditionally of a more 'masculine' bent, the lipstick was a way to reinforce traditional femininity while also giving women something that gave some sense of normalcy."

By the late-1940s, 90% of American women wore lipstick of one shade or another, and in the infamous poster encouraging women to chip in during the war, called "Rosie the Riveter," Rosie is, of course, wearing red lipstick.

2000s: At last, red lipstick means nothing more than that you have good taste.

Thankfully, as the 20th century turned into the 21st, red lipstick has only grown in popularity, allowing more and more women access to the brightest shades of red than ever before, so women around the world can channel their inner Marilyn. or Gwen Stefani. or Beyoncé.

Red lipstick now even has a place in pop culture, with women like Rihanna recording songs titled, "Red Lipstick," and songwriters, like Taylor Swift, penning iconic lyrics like, "I got that red lip, classic thing that you like." For some artists and actresses it's a signature, from Swift to Stefani. Now, it's viewed much less seriously than it used to be, seen as merely just another shade of lipstick that women have free rein to choose from.

Although red lipstick comes with a dark, twisted history involving death and witchcraft, you've got to admit that the world is better for it.


Ver el vídeo: ELIGE TU LABIAL ROJO PERFECTO (Noviembre 2021).