Información

Busto del emperador romano Lucius Verus



UN NIÑO Y UN BUSTO SE CONVIERTE EN EMPERADOR

Este magnífico busto ha estado en la colección de Michael Hall durante casi medio siglo. Se compró directamente de la colección de Norton Simon; sin embargo, aunque sigue siendo el mismo objeto, ha cambiado mucho. Descrito en el catálogo de subastas Norton Simon simplemente como un: 'busto de bronce y mármol de un emperador', ahora puede identificarse como el emperador Lucius Verus y atribuirse al escultor Ludovico Lombardo, que trabajaba para algunos de los coleccionistas más célebres de obras antiguas y antiguas. Escultura contemporánea en la Florencia y Roma del Renacimiento. Y, sorprendentemente, la escultura en sí se ha transformado ya que, después de una limpieza en preparación para la exposición de 2013, se descubrió que las pupilas y el "blanco" de los ojos estaban, de hecho, con incrustaciones de plata delicadamente martilladas. Estos habían permanecido ocultos tras siglos de acumulación. Así que ahora Lucius Verus puede entenderse y apreciarse correctamente bajo una nueva luz.

Mientras que el zócalo del busto actual está inscrito COMODO, esta inscripción ha dado lugar a cierta confusión. Lamoucheop. cit.) menciona que el zócalo puede no ser original del busto debido a la inscripción incorrecta, pero el zócalo parece ser un mármol antiguo y fino y ciertamente data del siglo XVII, si no anterior. Entonces, quizás en lugar de un caso de identidad equivocada, la inscripción podría ser precisa después de todo, pero no la historia completa. El nombre de nacimiento de Lucius Verus era originalmente Lucius Ceionius Commodus y, después de su adopción por el emperador Antoninus Pius, fue cambiado a Lucius Aelius Aurelius Commodus. Fue solo después de convertirse él mismo en emperador, que se eliminó el nombre de Cómodo. Entonces podría ser que este busto estuviera correctamente identificado todo el tiempo. E incluso existe la posibilidad de que Lucius Verus aún no fuera emperador en el momento en que se hizo el modelo original, ya que Lucius Verus parece más joven de lo que podría tener a la edad de treinta y un años, cuando se convirtió en emperador.

Lucius Verus (130-169) tuvo la distinción, junto con su hermano adoptivo Marco Aurelio, de ser, juntos, los dos primeros co-emperadores del Imperio Romano. Lucius Verus ya era nieto adoptivo del emperador Adriano cuando fue adoptado por el emperador Antonino Pío. Y, después de la muerte de Antonino Pío en 161, tanto Marco Aurelio como Lucio Veras, como sus hijos adoptivos, fueron confirmados por el Senado para gobernar el Imperio Romano. Después de muchas campañas en el extranjero, incluidas Siria y Mesopotamia, finalmente regresó a Roma a una vida de placer y deber continuo hasta su muerte en 169.

El busto actual, como se mencionó, representa a Lucius Verus como un hombre joven, ya sea justo antes de convertirse en emperador, o quizás justo después. Su rostro plácido y sin arrugas, en comparación con las cejas fruncidas de muchos de los súbditos mayores de Ludovico, sugiere que el peso del imperio aún no se ha asentado sobre este joven. Como Lamouche (Ibídem.) señala, "la cara juvenil está cuidadosamente acabada y pulida para mostrar la suavidad de la piel". La barba y el cabello, con una asimetría profunda y rizada salvajemente, son visualmente hermosos y actúan como contrapuntos sorprendentes. Los ojos con incrustaciones de plata sorprenden al espectador y animan el rostro más allá de lo que uno espera de los bustos renacentistas antiguos y contemporáneos.


LUDOVICO LOMBARDO: UN PUENTE ENTRE LA ANTIGÜEDAD Y EL RENACIMIENTO

Ludovico Lombardo, hijo del escultor veneciano Antonio Lombardo, era de una familia de escultores que trabajaban tanto en bronce como en mármol (Boström, op. cit., pag. 162). Nacido en Ferrara, Ludovico se registra por primera vez en 1546 como un fundidor de bronce y continuó trabajando, a menudo con sus hermanos, dividiendo su tiempo entre Roma y Recanti hasta su muerte (Ibídem.). Además de muchas comisiones papales, Ludovico también trabajó para algunos de los coleccionistas más sofisticados de mediados del siglo XVI. La fascinación y la reevaluación de la escultura antigua estaba muy extendida en Italia en este momento. Y, como escribe Boström, el noble italiano que reunía colecciones de esculturas y decoraba sus palazzi, consideraba que las copias clasificatorias de originales antiguos eran sustitutos aceptables. Boström identifica tres bustos de bronce de Adriano, Bruto y Escipión encargado por Lorenzo Ridolfi, un florentino, a un "maestro Ludovico" (Ibídem., págs.159-160). Como Boström elabora más, Ludovico no solo estaba suministrando obras de arte originales, sino que también estaba restaurando esculturas antiguas y actuando como comerciante o agente de esculturas.

Boström ha ampliado enormemente no solo nuestra comprensión, sino también la realidad de Ludovico. obra e identifica y analiza muchos de los bustos de bronce más importantes de Ludovico. Entre ellos hay tres Bustos de Adriano (Galería Nacional de Arte, Washington, Museo Archeologico, Venecia y Museo Bayerisches, Munich), tres Bustos de Bruto (Colecciones de Liechtenstein, Vaduz, el Louvre y una en una colección privada [antes Pourtalès]) y cabezas adicionales sin torsos ahora en el Bargello y bustos en el Museo Jacquemart-André, París, y el Museo Nacional, Estocolmo. (Ibídem., págs.155-179).

La mayoría de los bustos de Ludovico son cabezas y torsos fundidos íntegramente en bronce. Sin embargo, un busto de Adriano, también atribuido a Ludovico y ahora en el Museo del Prado, se compone de una cabeza de bronce sobre un torso de mármol bastante simple tallado (Prado E000354). Es una combinación de bronce y mármol similar a la actual. Lucius Verus. Y en el Museo Nazionale Romano hay una antigua cabeza de basalto de Escipión incrustada en un torso de bronce dorado atribuido a Ludovico, conocido como el Rospigliosi Scipio (Ibídem., págs.167-168).

De todos los bustos de bronce atribuidos a Ludovico, uno es de especial relevancia para el presente. Lucius Verus, un busto de bronce de las colecciones del Bayerisches Nationalmuseum. El Munich Lucius Verus parece ser idéntico al presente Lucius Verus, excepto que se coloca sobre hombros de bronce con un paludamentum y la versión actual tiene los ojos con incrustaciones de plata y el torso de mármol completo.

Identificado como ambos Joven Adriano y Lucius Verus, el busto de Munich se ha atribuido tradicionalmente a Tullio Lombardo (Weihrauch, op. cit.). Sin embargo, una beca más reciente de Fittschen (op. cit.), Avaretto (op. cit.) y Luchs (op. cit.) - todo discutido y resumido por Avery (op. cit., pp.87-89) - indican una atribución a Ludovico. Avery también menciona que existen otras versiones de esta cabeza, incluida una, citada por Lamouche, en el Metropolitan Museum of Art, Nueva York (2004.83.4). Y, finalmente, como señaló Avery, en 1993 Favaretto publicó una cabeza fragmentaria de yeso ahora en el Museo Liviano, Padua, que parece haber sido fundida a partir del modelo de arcilla original utilizado para hacer este modelo de Lucius Verus - quizás el comienzo de esta historia en el siglo XVI (Ibídem. y Favaretto, op. cit.).

Como ocurre con cualquier emperador romano, existen muchos bustos antiguos que podrían haber servido como prototipos para versiones posteriores del Renacimiento. Y Ludovico habría estado muy familiarizado con la escultura antigua y la escultura coleccionada por los conocedores contemporáneos. Para el presente busto de Lucius VersusSin embargo, hay varias posibilidades cercanas que lo describen como un hombre joven, en lugar de las muchas versiones posteriores que ilustran a un estadista y guerrero experimentado endurecido por campañas extranjeras. Un busto, en particular, el Joven Lucius Verus antiguamente en la Colección Campagna y ahora en el Louvre está muy cerca (no. MA1136 K. de Kersauson, Musée du Louvre, Département des Antiquités grecques, étrusques et romaines: catalog des portraits romains, vol. II, París, 1996, no. 116). Bustos de retratos adicionales del Joven Lucius Verus También se puede encontrar en las colecciones de la Sala dei Busti, el Vaticano (n. ° 705), el Kunsthistorisches Museum, Viena (n. ° I 115) y en el Palazzo Ducale, Mantua (n. ° 6827) (K. Fittschen, Prinzenbildnisse Antoninischer Zeit, Mainz, 1999, láminas 67-71).


SIR JOSEPH DUVEEN, NORTON SIMON Y MICHAEL HALL

El matrimonio de la venerable firma Duveen y el titán corporativo de California es una historia original e inusual (Cerradura, culata y barril: compra de Norton Simon de la galería Duveen Brothers, 24 de octubre de 2014-27 de abril de 2015, Norton Simon Museum, Pasadena). Fundado en la década de 1860, a principios del siglo XX, Sir Joseph Duveen, hijo y sobrino de los fundadores, suministraba a los museos y coleccionistas estadounidenses muchas de las mejores imágenes y obras de arte de la actualidad en América del Norte. Dominó el mercado del arte, pero no sin controversia, hasta su muerte en 1939. Norton Simon fue varias generaciones más tarde que Morgan, Frick y Hearst pero, como coleccionista, fue cortado de la misma manera que los clientes anteriores de Duveen. Y, como los Robber Barons de principios del siglo XX, reunió una asombrosa colección de asombrosa calidad en un tiempo notablemente corto. La mayor parte de esto se exhibe ahora en su museo de Pasadena. En 1965, Norton Simon, que había estado negociando con Duveen Brothers sobre un grupo de imágenes, decidió comprar el inventario restante completo de unos 800 objetos, la galería en East 78th Street en Nueva York y la inmensa biblioteca y archivos de Duveen.

En los archivos de Duveen, fechados el 11 de febrero de 1952, bajo "BRONCE - Siglo XVI / ITALIANO", con el número de inventario 28136 se encuentra un "Busto de bronce de un emperador romano" César "/ sobre pedestal de mármol. H. con base 20 "". Si bien las medidas no son exactas, es posible que esta referencia sea para Lucius Verus. Pero incluso si no lo es, sabemos que formaba parte de las acciones de Duveen cuando Norton Simon lo compró. En la década de 1970, Norton Simon llevó a cabo una serie de subastas para compensar el precio de 4 millones de dólares que pagó por la empresa Duveen. Lucius Verus era parte de este grupo.

Lucius Verus ha estado en la colección de Michael Hall desde la venta de Norton Simon que se llevó a cabo hace cuarenta y siete años. A pesar de la breve descripción en el catálogo de subastas de 1971 Lucius Verus es, claramente, mucho más significativo de lo que indica esta mención. Michael Hall podría no haber conocido ni la identidad ni la atribución de Lucius Verus cuando lo compró hace tanto tiempo, sin embargo, ¿qué era Para el Sr. Hall era obvio que se trataba de una escultura de calidad, gran belleza y que era un misterio sin resolver. Debería saberlo. Como Michael Hall ha estado haciendo descubrimientos similares con innumerables otras piezas de escultura, con gran éxito, generosidad de espíritu y humor, toda su vida.


Aelius nació con el nombre Lucius Ceionius Commodus, y se convirtió Lucio Elio César tras su adopción como heredero de Adriano. A menudo se le conoce como Lucius Aelius Verus, aunque este nombre no está atestiguado fuera del Historia de Augusto, donde probablemente fue originalmente el resultado de un error de manuscrito. El joven Lucius Ceionius Commodus era de la gens Ceionia. Su padre, también llamado Lucius Ceionius Commodus (el autor de la Historia de Augusto agrega el cognomen Verus), fue cónsul en 106, y su abuelo paterno, también del mismo nombre, fue cónsul en 78. Sus antepasados ​​paternos eran de Etruria, y tenían rango consular. Su madre era una mujer romana supuestamente indocumentada llamada Plautia. [1] El Historia de Augusto declara que su abuelo materno y sus antepasados ​​maternos eran de rango consular.

Antes de 130, el joven Lucius Cómodo se casó con Avidia, una noble romana bien relacionada que era hija del senador Gaius Avidius Nigrinus. Avidia le dio a Lucio dos hijos y dos hijas, que eran:

    - Se convertiría en Lucio Verus César, y co-gobernaría como Emperador Romano con Marco Aurelio desde 161 hasta su propia muerte en 169. Verus se casaría con Lucila, la segunda hija de Marco Aurelio y Faustina la Joven.
  • Gaius Avidius Ceionius Commodus: se le conoce por una inscripción encontrada en Roma. - en el momento de la adopción de Marco Aurelio, ella estaba comprometida, como parte de las condiciones de adopción, con él. Poco después de la ascensión de Antonino Pío, Pío se acercó a Aurelio y le pidió que pusiera fin a su compromiso con Fabia, en lugar de casarse con la hija de Antonino Pío, Faustina la Joven. Faustina había sido planeada originalmente por Adriano para casarse con Lucius Verus.

Durante mucho tiempo, el emperador Adriano había considerado a su cuñado Lucius Julius Ursus Servianus como su sucesor no oficial. Sin embargo, cuando el reinado de Adriano llegó a su fin, cambió de opinión. Aunque el emperador ciertamente pensó que Servianus era capaz de gobernar como emperador después de la muerte de Adriano, Servianus, que ahora tenía noventa años, era claramente demasiado mayor para el puesto. La atención de Adriano se centró en el nieto de Serviano, Lucius Pedanius Fuscus Salinator. Adriano promovió al joven Salinator, su sobrino nieto, le dio un estatus especial en su corte y lo preparó como su heredero.

Sin embargo, a finales de 136, Hadrian casi muere de una hemorragia. Convaleciente en su villa de Tivoli, decidió cambiar de opinión y eligió a Lucius Ceionius Commodus como su nuevo sucesor, adoptándolo como su hijo. [2] Se hizo la selección. invitis omnibus, "en contra de los deseos de todos" [3] en particular, Serviano y el joven Salinator se enojaron mucho con Adriano y quisieron desafiarlo por la adopción. Incluso hoy en día, el motivo del cambio repentino de Adriano aún no está claro. [4] Es posible que Salinator haya llegado tan lejos como para intentar un golpe de estado contra Adriano en el que estuvo implicado Serviano. Para evitar cualquier conflicto potencial en la sucesión, Hadrian ordenó la muerte de Salinator y Servianus. [5]

Aunque Lucius no tenía experiencia militar, había servido como senador y tenía poderosas conexiones políticas, sin embargo, estaba mal de salud. Como parte de su adopción, Lucius Ceionius Commodus tomó el nombre de Lucius Aelius Caesar.

Después de un año de estacionamiento en la frontera del Danubio, Elio regresó a Roma para dirigirse al Senado el primer día de 138. Sin embargo, la noche anterior al discurso, enfermó y murió de una hemorragia al día siguiente. [6] [notas 1] El 24 de enero de 138, Adriano seleccionó a Aurelius Antoninus (19 de septiembre de 86 - 7 de marzo de 161) como su nuevo sucesor. [8]

Después de considerarlo unos días, Antonino aceptó. Fue adoptado el 25 de febrero. Como parte de los términos de Adriano, Antonino adoptó tanto al hijo de Lucio Elio (correctamente llamado Lucio Ceionio Cómodo el Joven) como al sobrino nieto de Adriano, Marco Aurelio (26 de abril de 121 - 17 de marzo de 180). Marco se convirtió en Marco Elio Aurelio Verus Lucio se convirtió en Lucio Elio Aurelio Cómodo. [notas 2] A petición de Adriano, la hija de Antonino, Faustina, se comprometió con Lucio. [9]

Marco Aurelio luego co-gobernó con Lucius Verus como emperadores romanos conjuntos, hasta que Lucius Verus murió en 169, después de lo cual Aurelius fue el único gobernante hasta su propia muerte en 180.

Las principales fuentes de la vida de Aelius son irregulares y, con frecuencia, poco fiables. El grupo de fuentes más importante, las biografías contenidas en el Historia Augusta, afirman haber sido escritas por un grupo de autores a finales del siglo IV, pero de hecho están escritas por un solo autor (al que se hace referencia aquí como "el biógrafo") de finales del siglo IV (c. 395). [10]

Las biografías posteriores y las biografías de emperadores y usurpadores subordinados son un tejido de mentiras y ficción, pero las biografías anteriores, derivadas principalmente de fuentes anteriores ahora perdidas (Marius Maximus o Ignotus), son mucho más precisas. [10] Para Elio, las biografías de Adriano, Antonino Pío, Marco y Lucius Verus son en gran parte confiables, pero la de Avidius Cassius, e incluso la de Lucius Elius, está llena de ficción. [11]

Algunas otras fuentes literarias proporcionan detalles específicos: los escritos del médico Galeno sobre los hábitos de la élite antonina, las oraciones de Elio Arístides sobre el temperamento de la época y las constituciones conservadas en la época. Digerir y Codex Justiniano sobre el trabajo legal de Marcus. [12] Las inscripciones y los hallazgos de monedas complementan las fuentes literarias. [13]

Excepto donde se indique lo contrario, las notas a continuación indican que la paternidad de un individuo es como se muestra en el árbol genealógico anterior.


La trama

Dupondius representa a Lucilla Augusta (anverso) y Juno Regina con un pavo real (reverso). El pavo real era un símbolo de la inmortalidad porque los antiguos creían que el pavo real tenía una carne que no se pudría después de la muerte.

Lucilla planeaba acabar con Cómodo con la ayuda de su esposo Pompeianus Quintianus, su sobrino, su hija y dos de sus primos, uno de los cuales era su amante Marcus Ummidius Quadratus Annianus.

El asesinato fue cometido por Quintiano, a quien Lucilla detestaba. Si el plan fallaba y ella no se convertía en Emperatriz, al menos estaría libre de Quintianus. El ataque tuvo lugar cuando Cómodo entraba en el teatro de caza. De pie en el estrecho pasaje de entrada, Quintianus estaba junto a su sobrino, quien arrojó su espada a su cuñado. Pero falló su objetivo y Cómodo sobrevivió ileso.

No hace falta decir que los miembros masculinos de la trama fueron ejecutados de inmediato. Cuando se supo la participación de Lucilla en el complot, ella, su hija y Commodus y su esposa Crispina fueron encarceladas en la isla de Capri. Crispina no formaba parte de la trama, su delito fue el adulterio. Sin embargo, no escaparon de la muerte por mucho tiempo, Cómodo los hizo ejecutar a todos un año después, en el 182 d.C.

  • En la película de 1964 La Caída del Imperio Romano, Lucilla es interpretada por Sophia Loren, su papel en la trama de la película tiene sólo una relación muy vaga con la vida real de Lucilla.
  • En la docuserie de seis partes Roman Empire: Reign of Blood de 2016, Lucilla es interpretada por Tai Berdinner-Blades.

Epítome del libro LXXIII, Historia romana de Cassius Dio, vol. IX de la edición de la Biblioteca Clásica Loeb, 1927

Julia Herdman escribe ficción histórica.

Comprar eBook ahora
Sinclair se encuentra en el distrito londinense de Southward, la ciudad de Beverley en Yorkshire y en París y Edimburgo a finales de la década de 1780. Entre las protagonistas femeninas más fuertes se encuentran la viuda Charlotte Leadam y la hija del granjero Lucy Leadam. Sinclair es una historia de amor, pérdida y redención. El hijo pródigo James Sinclair se ve transformado por la experiencia de naufragar camino a la India para hacer fortuna. Los obstáculos para el amor y la felicidad incluyen la ambición, el conflicto con Dios, la tentación y la traición. El remordimiento trae restitución y recuperación. Sinclair es un libro extraordinario. Te sumergirá en el mundo del Londres del siglo XVIII, donde los ricos y los pobres son tratados con amabilidad y compasión por este apasionado médico escocés y su casera viuda, la dueña de la botica en Tooley Street. Sinclair está lleno de giros y tragedias, pero te dejará sintiéndote bien.


Busto romano del emperador Lucius Verus

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Aelius nació con el nombre Lucius Ceionius Commodus, y se convirtió Lucio Elio César tras su adopción como heredero de Adriano. A menudo se le conoce como Lucius Aelius Verus, aunque este nombre no está atestiguado fuera del Historia de Augusto, donde probablemente fue originalmente el resultado de un error de manuscrito. El joven Lucius Ceionius Commodus era de la gens Ceionia. Su padre, también llamado Lucius Ceionius Commodus (el autor de la Historia de Augusto añade el cognomen Verus), fue cónsul en 106, y su abuelo paterno, también del mismo nombre, fue cónsul en 78. Sus antepasados ​​paternos eran de Etruria, y tenían rango consular. Su madre era una mujer romana supuestamente indocumentada llamada Plautia. [1] El Historia de Augusto declara que su abuelo materno y sus antepasados ​​maternos eran de rango consular.

Antes de 130, el joven Lucius Cómodo se casó con Avidia, una noble romana bien relacionada que era hija del senador Gaius Avidius Nigrinus. Avidia le dio a Lucio dos hijos y dos hijas, que eran:

    - Se convertiría en Lucius Verus Caesar, y co-gobernaría como Emperador Romano con Marco Aurelio desde 161 hasta su propia muerte en 169. Verus se casaría con Lucila, la segunda hija de Marco Aurelio y Faustina la Joven.
  • Gaius Avidius Ceionius Commodus: se le conoce por una inscripción encontrada en Roma. - en el momento de la adopción de Marco Aurelio, ella estaba comprometida, como parte de las condiciones de adopción, con él. Poco después de la ascensión de Antonino Pío, Pío se acercó a Aurelio y le pidió que pusiera fin a su compromiso con Fabia, en lugar de casarse con la hija de Antonino Pío, Faustina la Joven. Faustina había sido planeada originalmente por Adriano para casarse con Lucius Verus.

Durante mucho tiempo, el emperador Adriano había considerado a su cuñado Lucius Julius Ursus Servianus como su sucesor no oficial. Sin embargo, cuando el reinado de Adriano llegó a su fin, cambió de opinión. Aunque el emperador ciertamente pensó que Servianus era capaz de gobernar como emperador después de la muerte de Adriano, Servianus, que ahora tenía noventa años, era claramente demasiado mayor para el puesto. La atención de Adriano se centró en el nieto de Serviano, Lucius Pedanius Fuscus Salinator. Adriano promovió al joven Salinator, su sobrino nieto, le dio un estatus especial en su corte y lo preparó como su heredero.

Sin embargo, a finales de 136, Hadrian casi muere de una hemorragia. Convaleciente en su villa de Tivoli, decidió cambiar de opinión y eligió a Lucius Ceionius Commodus como su nuevo sucesor, adoptándolo como su hijo. [2] Se hizo la selección. invitis omnibus, "en contra de los deseos de todos" [3] en particular, Serviano y el joven Salinator se enojaron mucho con Adriano y quisieron desafiarlo por la adopción. Incluso hoy en día, el motivo del cambio repentino de Adriano aún no está claro. [4] Es posible que Salinator haya llegado tan lejos como para intentar un golpe de estado contra Adriano en el que estuvo implicado Serviano. Para evitar cualquier conflicto potencial en la sucesión, Hadrian ordenó la muerte de Salinator y Servianus. [5]

Aunque Lucius no tenía experiencia militar, había servido como senador y tenía poderosas conexiones políticas, sin embargo, estaba mal de salud. Como parte de su adopción, Lucius Ceionius Commodus tomó el nombre de Lucius Aelius Caesar.

Después de un año de estacionamiento en la frontera del Danubio, Elio regresó a Roma para dirigirse al Senado el primer día de 138. Sin embargo, la noche anterior al discurso, enfermó y murió de una hemorragia al día siguiente. [6] [notas 1] El 24 de enero de 138, Adriano seleccionó a Aurelius Antoninus (19 de septiembre de 86 - 7 de marzo de 161) como su nuevo sucesor. [8]

Después de considerarlo unos días, Antonino aceptó. Fue adoptado el 25 de febrero. Como parte de los términos de Adriano, Antonino adoptó tanto al hijo de Lucio Elio (correctamente llamado Lucio Ceionio Cómodo el Joven) como al sobrino nieto de Adriano, Marco Aurelio (26 de abril de 121 - 17 de marzo de 180). Marco se convirtió en Marco Elio Aurelio Verus Lucio se convirtió en Lucio Elio Aurelio Cómodo. [notas 2] A petición de Adriano, la hija de Antonino, Faustina, se comprometió con Lucio. [9]

Marco Aurelio luego co-gobernó con Lucius Verus como emperadores romanos conjuntos, hasta que Lucius Verus murió en 169, después de lo cual Aurelius fue el único gobernante hasta su propia muerte en 180.

Las principales fuentes de la vida de Elio son irregulares y, con frecuencia, poco fiables. El grupo de fuentes más importante, las biografías contenidas en el Historia Augusta, afirman haber sido escritas por un grupo de autores a finales del siglo IV, pero de hecho están escritas por un solo autor (al que se hace referencia aquí como "el biógrafo") de finales del siglo IV (c. 395). [10]

Las biografías posteriores y las biografías de emperadores y usurpadores subordinados son un tejido de mentiras y ficción, pero las biografías anteriores, derivadas principalmente de fuentes anteriores ahora perdidas (Marius Maximus o Ignotus), son mucho más precisas. [10] Para Elio, las biografías de Adriano, Antonino Pío, Marco y Lucius Verus son en gran parte confiables, pero la de Avidius Cassius, e incluso la de Lucius Elius, está llena de ficción. [11]

Algunas otras fuentes literarias proporcionan detalles específicos: los escritos del médico Galeno sobre los hábitos de la élite antonina, las oraciones de Elio Arístides sobre el temperamento de la época y las constituciones conservadas en la época. Digerir y Codex Justiniano sobre el trabajo legal de Marcus. [12] Las inscripciones y los hallazgos de monedas complementan las fuentes literarias. [13]

Excepto donde se indique lo contrario, las notas a continuación indican que la paternidad de un individuo es como se muestra en el árbol genealógico anterior.


Un buen busto de bronce de Lucius Verus de finales del siglo XIX

El busto de bronce patinado oscuro del emperador romano Lucius Verus (c. 180-183 d. C.) modelado como el emperador mirando siniestro en un zócalo con cintura y numerado "3738" en la parte trasera, sobrevivió desde finales del siglo XIX en Francia o Italia.

En buen estado general el busto no ha sido restaurado o limpiado con la oscuridad al bronce creando la impresión de hierro berlinés. Hay una bonita pátina verde verdín en el conjunto y sin abolladuras o marcas que no sean acordes con la edad.

Bustos de este tipo de Verus se produjeron tanto en Italia como en Francia y si esta pieza es francesa bien podría ser de F. Barbedienne. La escultura original del emperador romano Lucius Verus se encuentra en la colección del Louvre y anteriormente pertenecía a la colección de la familia Borghese.

Lucius Verus fue el emperador romano de 161 a 169. Nacido Lucius Ceionius Commodus, el mismo nombre de su padre, se convirtió en Lucius Aelius Commodus cuando este último fue adoptado por Adriano, ya que tanto el padre como el hijo tuvieron que cambiar sus nombres en consecuencia. Durante todo el reinado de Antonino, permanecería a la sombra del favorito del emperador, Marco Aurelio, que estaba siendo preparado para ocupar el cargo. Si a Marco Aurelio se le concedía el cargo de cónsul a los 18 años, tenía que esperar hasta los 24.

Lucius Verus era alto y guapo. A diferencia de los emperadores Adriano, Antonino y Marco Aurelio, que habían puesto de moda el uso de la barba, Verus creció la suya hasta la longitud y el aliento de un "bárbaro". Se dice que se enorgullecía mucho de su cabello y barba y, a veces, incluso lo rociaba con polvo dorado para realzar aún más su color rubio. Fue un consumado orador público y también un poeta y disfrutó de la compañía de eruditos. Aunque también era un ferviente fanático de las carreras de carros, respaldando públicamente a los "Verdes", la facción de las carreras de caballos apoyaba a las masas pobres de Roma. Además, también estaba muy interesado en actividades físicas como la caza, la lucha libre, el atletismo y el combate de gladiadores.

Con reminiscencias de Grand Tour, esta es una fina escultura de proporciones delicadas para un hombre tan gigante.


Lucius Verus

Lucius Verus (latín: Lucius Aurelius Verus Augustus 15 de diciembre de 130-169) fue el emperador romano de 161 a 169. Nacido como Lucius Ceionius Commodus, con el mismo nombre que su padre, se convirtió en Lucius Aelius Commodus cuando este último fue adoptado por Adriano. ya que tanto el padre como el hijo tuvieron que cambiar sus nombres en consecuencia. Cuando fue adoptado por César Antoninus Pius en febrero de 138, su nombre fue cambiado a L. Aelius Aurelius Commodus. Su nombre cambió de nuevo después de su ascensión en 161. Gobernó junto con su hermano adoptivo Marco Aurelio como co-emperador desde 161 hasta su propia muerte en 169. Durante su reinado, el Imperio Romano derrotó a una Partia revitalizada en el este: el general de Verus, Avidius Cassius, saqueó su capital, Ctesiphon, en 164. Fue deificado por el Senado romano como el Divino Verus (Divus Verus).

Vida temprana y carrera Lucius Verus fue el primogénito de Avidia Plautia y Lucius Aelius Caesar, el primer hijo adoptivo y heredero del emperador romano Adriano (76-138). Nació y creció en Roma. Verus tenía otro hermano, Cayo Avidio Ceionio Cómodo, y dos hermanas, Ceionia Fabia y Ceionia Plautia. Sus abuelos maternos fueron el senador romano Gaius Avidius Nigrinus y la noble ignota Ignota Plautia. Aunque su abuelo paterno adoptivo fue el emperador romano Adriano, sus abuelos paternos biológicos fueron el cónsul Lucius Ceionius Commodus y la noble Aelia o Fundania Plautia.

Cuando su padre murió a principios de 138, Adriano eligió a Antonino Pío (86-161) como su sucesor. Antonino fue adoptado por Adriano con la condición de que Verus y el sobrino nieto de Adriano, Marco Aurelio, fueran adoptados por Antonino como sus hijos y herederos.

Según este esquema, Verus, que ya era nieto adoptivo de Adriano a través de su padre natural, siguió siendo el hijo adoptivo de Adriano a través de su nuevo padre. La adopción de Marco Aurelio fue probablemente una sugerencia del propio Antonino, ya que el primero era sobrino de la esposa de este último y sería su hijo favorito.

Inmediatamente después de la muerte de Adriano, Antonino se acercó a Marco y solicitó que se enmendaran sus arreglos matrimoniales: el compromiso de Marco con Ceionia Fabia sería anulado y, en su lugar, él estaría comprometido con Faustina, la hija de Antonino. El compromiso de Faustina con el hermano de Ceionia, Lucius Cómodo, también tendría que ser anulado. Marcus accedió a la propuesta de Antonino.

Como príncipe y futuro emperador, Verus recibió una cuidadosa educación del famoso grammaticus Marcus Cornelius Fronto. Se informó que había sido un excelente estudiante, aficionado a escribir poesía y pronunciar discursos. Verus comenzó su carrera política como cuestor en 153, se convirtió en cónsul en 154 y en 161 volvió a ser cónsul con Marco Aurelio como socio principal.

Emperador Adhesión de Lucius y Marcus, 161

Antonino murió el 7 de marzo de 161 y fue sucedido por Marco Aurelio. Aunque Marcus no tenía afecto personal por Adriano (significativamente, no le agradece en el primer libro de sus Meditaciones), presumiblemente creía que era su deber promulgar los planes de sucesión del hombre. Por lo tanto, aunque el senado planeaba confirmar a Marcus solo, se negó a asumir el cargo a menos que Lucius recibiera los mismos poderes.

El senado aceptó, otorgándole a Lucio el imperium, el poder tribunicio y el nombre de Augusto. Marcus se convirtió, en titulación oficial, Imperator Caesar Marcus Aurelius Antoninus Augustus Lucius, renunciando a su nombre Commodus y tomando el apellido de Marcus, Verus, se convirtió en Imperator Caesar Lucius Aurelius Verus Augustus. Fue la primera vez que Roma fue gobernada por dos emperadores.

A pesar de su igualdad nominal, Marcus tenía más auctoritas o autoridad que Verus. Había sido cónsul una vez más que Lucius, había participado en la administración de Pío y solo él era Pontifex Maximus. Habría quedado claro para el público qué emperador era el más antiguo. Como escribió el biógrafo, "Verus obedeció a Marcus. como un teniente obedece a un procónsul o un gobernador obedece al emperador. ''

Inmediatamente después de la confirmación del Senado, los emperadores se dirigieron a Castra Praetoria, el campamento de la guardia pretoriana. Lucius se dirigió a las tropas reunidas, que luego aclamaron a la pareja como imperatores. Luego, como cada nuevo emperador desde Claudio, Lucius prometió a las tropas un donativo especial. Este donativo, sin embargo, era el doble del tamaño de los pasados: 20.000 sestercios (5.000 denarios) per cápita, más para los oficiales. A cambio de esta recompensa, equivalente a la paga de varios años, las tropas juraron proteger a los emperadores. La ceremonia quizás no fue del todo necesaria, dado que la adhesión de Marcus había sido pacífica y sin oposición, pero fue un buen seguro contra posteriores problemas militares.

Las ceremonias fúnebres de Pío fueron, en palabras del biógrafo, & quotelaborate & quot. Si su funeral siguió el patrón de funerales pasados, su cuerpo habría sido incinerado en una pira en el Campus Martius, mientras que su espíritu se habría elevado al hogar de los dioses en los cielos. Marcus and Lucius nominated their father for deification. In contrast to their behavior during Pius's campaign to deify Hadrian, the senate did not oppose the emperors' wishes.

A flamen, or cultic priest, was appointed to minister the cult of the deified Pius, now Divus Antoninus. Pius's remains were laid to rest in the Hadrian's mausoleum, beside the remains of Marcus's children and of Hadrian himself. The temple he had dedicated to his wife, Diva Faustina, became the Temple of Antoninus and Faustina. It survives as the church of San Lorenzo in Miranda.

Soon after the emperors' accession, Marcus's eleven-year-old daughter, Annia Lucilla, was betrothed to Lucius (in spite of the fact that he was, formally, her uncle). At the ceremonies commemorating the event, new provisions were made for the support of poor children, along the lines of earlier imperial foundations. Marcus and Lucius proved popular with the people of Rome, who strongly approved of their civiliter (lacking pomp) behavior.

The emperors permitted free speech, evinced by the fact that the comedy writer Marullus was able to criticize them without suffering retribution. At any other time, under any other emperor, he would have been executed. But it was a peaceful time, a forgiving time. And thus, as the biographer wrote, "No one missed the lenient ways of Pius."

Fronto returned to his Roman townhouse at dawn on 28 March, having left his home in Cirta as soon as news of his pupils' accession reached him. He sent a note to the imperial freedman Charilas, asking if he could call on the emperors. Fronto would later explain that he had not dared to write the emperors directly. The tutor was immensely proud of his students. Reflecting on the speech he had written on taking his consulship in 143, when he had praised the young Marcus, Fronto was ebullient: "There was then an outstanding natural ability in you there is now perfected excellence. There was then a crop of growing corn there is now a ripe, gathered harvest. What I was hoping for then, I have now. The hope has become a reality." Fronto called on Marcus alone neither thought to invite Lucius.

Lucius was less esteemed by his tutor than his brother, as his interests were on a lower level. Lucius asked Fronto to adjudicate in a dispute he and his friend Calpurnius were having on the relative merits of two actors. Marcus told Fronto of his reading𠅌oelius and a little Cicero𠅊nd his family. His daughters were in Rome, with their great-great-aunt Matidia Minor Marcus thought the evening air of the country was too cold for them.

The emperors' early reign proceeded smoothly. Marcus was able to give himself wholly to philosophy and the pursuit of popular affection. Some minor troubles cropped up in the spring there would be more later. In the spring of 162, the Tiber flooded over its banks, destroying much of Rome. It drowned many animals, leaving the city in famine. Marcus and Lucius gave the crisis their personal attention. In other times of famine, the emperors are said to have provided for the Italian communities out of the Roman granaries.

War with Parthia, 161� Origins to Lucius's dispatch, 161�

On his deathbed, Pius spoke of nothing but the state and the foreign kings who had wronged him. One of those kings, Vologases IV of Parthia, made his move in late summer or early autumn 161. Vologases entered the Kingdom of Armenia (then a Roman client state), expelled its king and installed his own—Pacorus, an Arsacid like himself.

At the time of the invasion, the Governor of Syria was L. Attidius Cornelianus. Attidius had been retained as governor even though his term ended in 161, presumably to avoid giving the Parthians the chance to wrong-foot his replacement. The Governor of Cappadocia, the front-line in all Armenian conflicts, was Marcus Sedatius Severianus, a Gaul with much experience in military matters. But living in the east had a deleterious effect on his character.

Severianus had fallen under the influence of Alexander of Abonutichus, a self-proclaimed prophet who carried a snake named Glycon around with him, but was really only a confidence man. Abonutichus was father-in-law to the respected senator P. Mummius Sisenna Rutilianus, then-proconsul of Asia, and friends with many members of the east Roman elite. Abonutichus convinced Severianus that he could defeat the Parthians easily, and win glory for himself.

Severianus led a legion (perhaps the IX Hispana) into Armenia, but was trapped by the great Parthian general, Chosrhoes, at Elegia, a town just beyond the Cappadocian frontiers, high up past the headwaters of the Euphrates. Severianus made some attempt to fight Chosrhoes, but soon realized the futility of his campaign, and committed suicide. His legion was massacred. The campaign had only lasted three days.

There was threat of war on other frontiers as well—in Britain, and in Raetia and Upper Germany, where the Chatti of the Taunus mountains had recently crossed over the limes. Marcus was unprepared. Pius seems to have given him no military experience the biographer writes that Marcus spent the whole of Pius's twenty-three-year reign at his emperor's side𠅊nd not in the provinces, where most previous emperors had spent their early careers. Marcus made the necessary appointments: Marcus Statius Priscus, the Governor of Britain, was sent to replace Severianus as Governor of Cappadocia. Sextus Calpurnius Agricola took Priscus's former office.

More news arrived: Attidius Cornelianus's army had been defeated in battle against the Parthians, and retreated in disarray. Reinforcements were dispatched for the Parthian frontier. P. Julius Geminius Marcianus, an African senator commanding X Gemina at Vindobona (Vienna), left for Cappadocia with detachments from the Danubian legions. Three full legions were also sent east: I Minervia from Bonn in Upper Germany, II Adiutrix from Aquincum, and V Macedonica from Troesmis.

The northern frontiers were strategically weakened frontier governors were told to avoid conflict wherever possible. Attidius Cornelianus himself was replaced by M. Annius Libo, Marcus's first cousin. He was young—his first consulship was in 161, so he was probably in his early thirties𠅊nd, as a mere patrician, lacked military experience. Marcus had chosen a reliable man rather than a talented one.

Marcus took a four-day public holiday at Alsium, a resort town on the Etrurian coast. He was too anxious to relax. Writing to Fronto, he declared that he would not speak about his holiday. Fronto replied ironically: "What? Do I not know that you went to Alsium with the intention of devoting yourself to games, joking and complete leisure for four whole days?" He encouraged Marcus to rest, calling on the example of his predecessors (Pius had enjoyed exercise in the palaestra, fishing, and comedy), going so far as to write up a fable about the gods' division of the day between morning and evening—Marcus had apparently been spending most of his evenings on judicial matters instead of at leisure. Marcus could not take Fronto's advice. "I have duties hanging over me that can hardly be begged off," he wrote back. Marcus put on Fronto's voice to chastise himself: "'Much good has my advice done you', you will say." He had rested, and would rest often, but "—this devotion to duty. Who knows better than you how demanding it is?"

Fronto sent Marcus a selection of reading material, including Cicero's pro lege Manilia, in which the orator had argued in favor of Pompey taking supreme command in the Mithridatic War. It was an apt reference (Pompey's war had taken him to Armenia), and may have had some impact on the decision to send Lucius to the eastern front. "You will find in it many chapters aptly suited to your present counsels, concerning the choice of army commanders, the interests of allies, the protection of provinces, the discipline of the soldiers, the qualifications required for commanders in the field and elsewhere [. ]" To settle his unease over the course of the Parthian War, Fronto wrote Marcus a long and considered letter, full of historical references. In modern editions of Fronto's works, it is labeled De bello Parthico (On the Parthian War). There had been reverses in Rome's past, Fronto writes, at Allia, at Caudium, at Cannae, at Numantia, Cirta, and Carrhae under Trajan, Hadrian, and Pius but, in the end, Romans had always prevailed over their enemies: "always and everywhere [Mars] has changed our troubles into successes and our terrors into triumphs".

Lucius's dispatch and journey east, 162�?

Over the winter of 161�, as more troubling news arrived𠅊 rebellion was brewing in Syria—it was decided that Lucius should direct the Parthian War in person. He was stronger and healthier than Marcus, the argument went, more suited to military activity. Lucius's biographer suggests ulterior motives: to restrain Lucius's debaucheries, to make him thrifty, to reform his morals by the terror of war, to realize that he was an emperor. Whatever the case, the senate gave its assent, and Lucius left. Marcus remained in Rome the city "demanded the presence of an emperor".

Furius Victorinus, one of the two praetorian prefects, was sent with Lucius, as were a pair of senators, M. Pontius Laelianus Larcius Sabinus and M. Iallius Bassus, and part of the praetorian guard. Victorinus had previously served as procurator of Galatia, giving him some experience with eastern affairs. Moreover, he was far more qualified than his praetorian partner, Cornelius Repentinus, who was said to owe his office to the influence of Pius's mistress, Galeria Lysistrate. Repentius had the rank of a senator, but no real access to senatorial circles—his was merely a decorative title. Since a prefect had to accompany the guard, Victorinus was the clear choice.

Laelianus had been governor of both Pannonias and Governor of Syria in 153 thus he had first-hand knowledge of the eastern army and military strategy on the frontiers. He was made comes Augustorum ("companion of the emperors") for his service. Laelianus was, in the words of Fronto, "a serious man and an old-fashioned disciplinarian". Bassus had been Governor of Lower Moesia, and was also made comes. Lucius selected his favorite freedmen, including Geminus, Agaclytus, Coedes, Eclectus, and Nicomedes, who gave up his duties as praefectus vehiculorum to run the commissariat of the expeditionary force. The fleet of Misenum was charged with transporting the Emperor and general communications and transport.

Lucius left in the summer of 162 to take a ship from Brundisium Marcus followed him as far as Capua. Lucius feasted himself in the country houses along his route, and hunted at Apulia. He fell ill at Canosa, probably afflicted with a stroke, and took to bed. Marcus made prayers to the gods for his safety in front of the senate, and hurried south to see him. Fronto was upset at the news, but was reassured when Lucius sent him a letter describing his treatment and recovery. In his reply, Fronto urged his pupil to moderate his desires, and recommended a few days of quiet bedrest. Lucius was better after three days' fasting and a bloodletting. It was probably only a mild stroke.

Verus continued eastward via Corinth and Athens, accompanied by musicians and singers as if in a royal progress. At Athens he stayed with Herodes Atticus, and joined the Eleusinian Mysteries. During sacrifice, a falling star was observed in the sky, shooting west to east. He stopped in Ephesus, where he is attested at the estate of the local aristocrat Vedius Antoninus, and made an unexpected stopover at Erythrae. The journey continued by ship through the Aegean and the southern coasts of Asia Minor, lingering in the famed pleasure resorts of Pamphylia and Cilicia, before arriving in Antioch. It is not known how long Verus's journey east took he might not have arrived in Antioch until after 162. Statius Priscus, meanwhile, must have already arrived in Cappadocia he would earn fame in 163 for successful generalship.

Luxury and logistics at Antioch, 162?�

Lucius spent most of the campaign in Antioch, though he wintered at Laodicea and summered at Daphne, a resort just outside Antioch. He took up a mistress named Panthea, from Smyrna. The biographer calls her a "low-born girl-friend", but she is probably closer to Lucian's "woman of perfect beauty", more beautiful than any of Phidias and Praxiteles' statues. Polite, caring, humble, she sang to the lyre perfectly and spoke clear Ionic Greek, spiced with Attic wit.

Panthea read Lucian's first draft, and criticized him for flattery. He had compared her to a goddess, which frightened her—she did not want to become the next Cassiopeia. She had power, too. She made Lucius shave his beard for her. The Syrians mocked him for this, as they did for much else.

Critics declaimed Lucius' luxurious lifestyle. He had taken to gambling, they said he would "dice the whole night through". He enjoyed the company of actors. He made a special request for dispatches from Rome, to keep him updated on how his chariot teams were doing. He brought a golden statue of the Greens' horse Volucer around with him, as a token of his team spirit. Fronto defended his pupil against some of these claims: the Roman people needed Lucius' bread and circuses to keep them in check.

This, at least, is how the biographer has it. The whole section of the vita dealing with Lucius' debaucheries (HA Verus 4.4𠄶.6) is an insertion into a narrative otherwise entirely cribbed from an earlier source. Some few passages seem genuine others take and elaborate something from the original. The rest is by the biographer himself, relying on nothing better than his own imagination.

Lucius faced quite a task. Fronto described the scene in terms recalling Corbulo's arrival one hundred years before. The Syrian army had turned soft during the east's long peace. They spent more time at the city's open-air cafés than in their quarters. Under Lucius, training was stepped up. Pontius Laelianus ordered that their saddles be stripped of their padding. Gambling and drinking were sternly policed. Fronto wrote that Lucius was on foot at the head of his army as often as on horseback. He personally inspected soldiers in the field and at camp, including the sick bay.

Lucius sent Fronto few messages at the beginning of the war. He sent Fronto a letter apologizing for his silence. He would not detail plans that could change within a day, he wrote. Moreover, there was little thus far to show for his work: "not even yet has anything been accomplished such as to make me wish to invite you to share in the joy". Lucius did not want Fronto to suffer the anxieties that had kept him up day and night. One reason for Lucius' reticence may have been the collapse of Parthian negotiations after the Roman conquest of Armenia. Lucius' presentation of terms was seen as cowardice. The Parthians were not in the mood for peace.

Lucius needed to make extensive imports into Antioch, so he opened a sailing route up the Orontes. Because the river breaks across a cliff before reaching the city, Lucius ordered that a new canal be dug. After the project was completed, the Orontes' old riverbed dried up, exposing massive bones—the bones of a giant. Pausanias says they were from a beast "more than eleven cubits" tall Philostratus says the it was "thirty cubits" tall. The oracle at Claros declared that they were the bones of the river's spirit.

In the middle of the war, perhaps in autumn 163 or early 164, Lucius made a trip to Ephesus to be married to Marcus' daughter Lucilla. Lucilla's thirteenth birthday was in March 163 whatever the date of her marriage, she was not yet fifteen. Marcus had moved up the date: perhaps stories of Panthea had disturbed him. Lucilla was accompanied by her mother Faustina and M. Vettulenus Civica Barbarus, the half-brother of Lucius' father.

Marcus may have planned to accompany them all the way to Smyrna (the biographer says he told the senate he would) this did not happen. Marcus only accompanied the group as far as Brundisium, where they boarded a ship for the east. Marcus returned to Rome immediately thereafter, and sent out special instructions to his proconsuls not to give the group any official reception. Lucilla would bear three of Lucius' children in the coming years. Lucilla became Lucilla Augusta.

Counterattack and victory, 163�

I Minervia and V Macedonica, under the legates M. Claudius Fronto and P. Martius Verus, served under Statius Priscus in Armenia, earning success for Roman arms during the campaign season of 163, including the capture of the Armenian capital Artaxata. At the end of the year, Verus took the title Armeniacus, despite having never seen combat Marcus declined to accept the title until the following year. When Lucius was hailed as imperator again, however, Marcus did not hesitate to take the Imperator II with him. The army of Syria was reinforced by II Adiutrix and Danubian legions under X Gemina's legate Geminius Marcianus.

Occupied Armenia was reconstructed on Roman terms. In 164, a new capital, Kaine Polis ('New City'), replaced Artaxata. On Birley's reckoning, it was thirty miles closer to the Roman border. Detachments from Cappadocian legions are attested at Echmiadzin, beneath the southern face of Mount Ararat, 400 km east of Satala. It would have meant a march of twenty days or more, through mountainous terrain, from the Roman border a "remarkable example of imperialism", in the words of Fergus Millar.

A new king was installed: a Roman senator of consular rank and Arsacid descent, Gaius Julius Sohaemus. He may not even have been crowned in Armenia the ceremony may have taken place in Antioch, or even Ephesus. Sohaemus was hailed on the imperial coinage of 164 under the legend Rex armeniis Datus: Verus sat on a throne with his staff while Sohaemus stood before him, saluting the emperor.

In 163, while Statius Priscus was occupied in Armenia, the Parthians intervened in Osroene, a Roman client in upper Mesopotamia, just east of Syria, with its capital at Edessa. They deposed the country's leader, Mannus, and replaced him with their own nominee, who would remain in office until 165. (The Edessene coinage record actually begins at this point, with issues showing Vologases IV on the obverse and "Wael the king" (Syriac: W'L MLK') on the reverse). In response, Roman forces were moved downstream, to cross the Euphrates at a more southerly point.

On the evidence of Lucian, the Parthians still held the southern, Roman bank of the Euphrates (in Syria) as late as 163 (he refers to a battle at Sura, which is on the southern side of the river). Before the end of the year, however, Roman forces had moved north to occupy Dausara and Nicephorium on the northern, Parthian bank. Soon after the conquest of the north bank of the Euphrates, other Roman forces moved on Osroene from Armenia, taking Anthemusia, a town south-west of Edessa. There was little movement in 164 most of the year was spent on preparations for a renewed assault on Parthian territory.

Invasion of Mesopotamia (165)

In 165, Roman forces, perhaps led by Martius Verus and the V Macedonica, moved on Mesopotamia. Edessa was re-occupied, Mannus re-installed. His coinage resumed, too: 'Ma'nu the king' (Syriac: M'NW MLK') or Antonine dynasts on the obverse, and 'King Mannos, friend of Romans' (Greek: Basileus Mannos Philorōmaios) on the reverse. The Parthians retreated to Nisibis, but this too was besieged and captured. The Parthian army dispersed in the Tigris their general Chosrhoes swam down the river and made his hideout in a cave. A second force, under Avidius Cassius and the III Gallica, moved down the Euphrates, and fought a major battle at Dura.

By the end of the year, Cassius' army had reached the twin metropolises of Mesopotamia: Seleucia on the right bank of the Tigris and Ctesiphon on the left. Ctesiphon was taken and its royal palace set to flame. The citizens of Seleucia, still largely Greek (the city had been commissioned and settled as a capital of the Seleucid empire, one of Alexander the Great's successor kingdoms), opened its gates to the invaders. The city got sacked nonetheless, leaving a black mark on Lucius' reputation. Excuses were sought, or invented: the official version had it that the Seleucids broke faith first. Whatever the case, the sacking marks a particularly destructive chapter in Seleucia's long decline.

Cassius' army, although suffering from a shortage of supplies and the effects of a plague contracted in Seleucia, made it back to Roman territory safely. Iunius Maximus, a young tribunus laticlavius serving in III Gallica under Cassius, took the news of the victory to Rome. Maximus received a generous cash bounty (dona) for bringing the good news, and immediate promotion to the quaestorship. Lucius took the title Parthicus Maximus, and he and Marcus were hailed as imperatores again, earning the title 'imp. III'. Cassius' army returned to the field in 166, crossing over the Tigris into Media. Lucius took the title 'Medicus', and the emperors were again hailed as imperatores, becoming 'imp. IV' in imperial titulature. Marcus took the Parthicus Maximus now, after another tactful delay.

Most of the credit for the war's success must be ascribed to subordinate generals. The forces that advanced on Osroene were led by M. Claudius Fronto, an Asian provincial of Greek descent who had led I Minervia in Armenia under Priscus. He was probably the first senator in his family. Fronto was consul for 165, probably in honor of the capture of Edessa. P. Martius Verus had led V Macedonica to the front, and also served under Priscus. Martius Verus was a westerner, whose patria was perhaps Tolosa in Gallia Narbonensis.

The most prominent general, however, was C. Avidius Cassius, commander of III Gallica, one of the Syrian legions. Cassius was young senator of low birth from the north Syrian town of Cyrrhus. His father, Heliodorus, had not been a senator, but was nonetheless a man of some standing: he had been Hadrian's ab epistulis, followed the emperor on his travels, and was prefect of Egypt at the end of Hadrian's reign. Cassius also, with no small sense of self-worth, claimed descent from the Seleucid kings. Cassius and Martius Verus, still probably in their mid-thirties, took the consulships for 166.

Vologases IV of Parthia (147-191) made peace but was forced to cede western Mesopotamia to the Romans. Lucius is reported to have been an excellent commander, without fear of delegating military tasks to more competent generals.

On his return to Rome, Lucius was awarded with a triumph. The parade was unusual because it included Lucius, Marcus Aurelius, their sons and unmarried daughters as a big family celebration. Marcus Aurelius' two sons, Commodus five years old and Annius Verus of three, were elevated to the status of Caesar for the occasion.

The next two years (166-168) were spent in Rome. Verus continued with his glamorous lifestyle and kept the troupe of actors and favourites with him. He had a tavern built in his house, where he celebrated parties with his friends until dawn. He also enjoyed roaming around the city among the population, without acknowledging his identity. The games of the circus were another passion in his life, especially chariot racing. Marcus Aurelius disapproved of his conduct but, since Verus continued to perform his official tasks with efficiency, there was little he could do.

Wars on the Danube and death

In the spring of 168 war broke out in the Danubian border when the Marcomanni invaded the Roman territory. This war would last until 180, but Verus did not see the end of it. In 168, as Verus and Marcus Aurelius returned to Rome from the field, Verus fell ill with symptoms attributed to food poisoning, dying after a few days (169). However, scholars believe that Verus may have been a victim of smallpox, as he died during a widespread epidemic known as the Antonine Plague.

Despite the minor differences between them, Marcus Aurelius grieved the loss of his adoptive brother. He accompanied the body to Rome, where he offered games to honour his memory. After the funeral, the senate declared Verus divine to be worshipped as Divus Verus.


Roman emperor Lucius Verus.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Portrait bust of Lucilla, wife of the Roman Emperor Lucius Verus, c160-c170.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.