Información

Inessa Armand


Inessa Armand, hija de un cómico y cantante, nació en París el 8 de mayo de 1874. Su madre era músico y daba clases de canto y piano. El padre de Inessa murió cuando ella solo tenía cinco años y fue criada por una tía que vivía en Moscú.

A la edad de dieciocho años se casó con Alexander Armand, hijo de Evgenii Armand, un exitoso fabricante textil de Pushkino. La pareja se mudó a Moscú y durante los siguientes años tuvo cinco hijos. Juntos abrieron una escuela para niños campesinos. También se unió a un grupo de caridad que ayuda a mujeres indigentes en Moscú.

Inessa recibió una gran influencia de su cuñado, Boris Armand. Se puso del lado de los hombres que trabajaban en la fábrica de su padre y trató de organizarlos durante una disputa laboral. Cuando las autoridades le negaron el permiso para establecer una escuela dominical para mujeres trabajadoras, Armand comenzó a cuestionar qué podían lograr los reformadores sociales en Rusia. En 1903 se unió al ilegal Partido Laborista Socialdemócrata.

En 1904, a la edad de treinta años, Inessa dejó a su marido y se fue a Suecia para estudiar feminismo con Ellen Key. Durante este período comenzó a leer las obras de líderes revolucionarios en Rusia como Lenin y León Trotsky. Como resultado, se unió a los bolcheviques y después de ser arrestada en junio de 1905. Sin embargo, el Manifiesto de octubre del zar Nicolás II contenía una disposición de amnistía para los presos políticos que la puso en libertad.

El 9 de abril de 1907, Inessa fue arrestada por distribuir propaganda ilegal. Fue declarada culpable y condenada a dos años de exilio interno en Siberia. Logró huir al extranjero antes de que terminara su mandato. En 1910 se instaló en París donde conoció a Lenin, Gregory Zinoviev, Lev Kamenev y otros bolcheviques que vivían en el exilio. En 1911, Armand se convirtió en secretario del Comité de Organizaciones Extranjeras establecido para coordinar todos los grupos bolcheviques en Europa Occidental. Según Nadezhda Krupskaya: "Ella (Inessa) era una bolchevique muy ardiente y pronto reunió a nuestra multitud de París a su alrededor".

Inessa se acercó mucho a Lenin. Según Bertram D. Wolfe, el autor de Comunistas extraños que he conocido (1966): "Tenía una cultura más amplia que cualquier otra mujer en el círculo de Lenin (al menos hasta que Kollontay se convirtió en una adherente suya durante la guerra), un profundo amor por la música, sobre todo por Beethoven, quien también se convirtió en la favorita de Lenin. tocaba el piano como un virtuoso, hablaba cinco idiomas con fluidez, hablaba enormemente en serio sobre el bolchevismo y el trabajo entre las mujeres, y poseía un encanto personal y un intenso amor por la vida del que testifican casi todos los que escribieron sobre ella ".

Otros como Angélica Balabanoff pensaban que se volvía demasiado seguidora de Lenin: "No me gustaba Inessa. Era pedante, cien por cien bolchevique en la forma de vestirse (siempre con el mismo estilo severo), en la forma pensó y habló. Hablaba varios idiomas con fluidez y en todos repetía Lenin textualmente ".

Armand regresó a Rusia en julio de 1912 para ayudar a organizar la campaña bolchevique para que sus partidarios fueran elegidos para la Duma. Dos meses después fue arrestada y encarcelada durante seis meses. Tras su liberación en agosto de 1913, se fue a vivir con Lenin y Nadezhda Krupskaya en Galicia.

Según Angélica Balabanoff, Inessa y Lenin eran amantes: "Lenin amaba a Inessa. No había nada inmoral en ello, ya que Lenin le contaba todo a Krupskaya. Amaba profundamente la música, y esta Krupskaya no podía darle. Inessa tocaba maravillosamente a su amado Beethoven y otros piezas ... Había tenido un hijo con Inessa ". Esta historia también está respaldada por el testimonio de Alexandra Kollontai.

Nadezhda Krupskaya escribió sobre su relación con Inessa Armand en su libro, Recuerdos sobre Lenin (1926): "En el otoño (de 1913) todos nos hicimos muy cercanos a Inessa. En ella había mucha alegría de vivir y ardor. Habíamos conocido a Inessa en París, pero había una gran colonia allí. En Cracovia vivía un pequeño círculo de camaradas muy unido. Inessa alquiló una habitación en la misma familia con la que vivía Kamenev ... Se volvió más acogedor y alegre cuando llegó Inessa. Toda nuestra vida estuvo llena de preocupaciones y asuntos de fiesta, más como una comuna de estudiantes que como vida familiar, y nos alegramos de tener a Inessa ... Algo cálido irradiaba de su charla ".

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Lenin envió a Inessa Armand a la conferencia del Buró Internacional Socialista en Bruselas "para luchar contra figuras tan importantes" como Karl Kautsky, Rosa Luxemburg, George Plekhanov, Leon Trotsky, Julius Martov, Emile Vandervelde y Camille. Huysmans. Como señaló Bertram D. Wolfe: "Contaba con su dominio de todos los idiomas de la Internacional, su devoción literal por él y sus puntos de vista, su firmeza bajo fuego".

Inessa se unió a Alexandra Kollontai y Nadezhda Krupskaya como editoras conjuntas de Rabotnitsa (The Women Worker). En marzo de 1915 asistió a la Conferencia de Mujeres Socialistas celebrada en Berna. En septiembre de ese año fue delegada en la Conferencia de Zimmerwald. Durante estos encuentros conoció a otros socialistas europeos como Pavel Axelrod, Karl Liebknecht, Rosa Luxemburg, Clara Zetkin, Margaret Bondfield, Angelica Balabanoff, Ture Nerman, Fredrik Ström, Zeth Höglund y Kata Dalström.

Durante la Primera Guerra Mundial, Inessa Armand comenzó a trabajar en un folleto sobre el papel de la mujer en una sociedad comunista. Ella envió un borrador a Lenin y en una carta que él escribió en diciembre de 1916 criticando su trabajo: "Debes elegir otro término, porque el amor libre no expresa exactamente este pensamiento ... no es una demanda proletaria sino burguesa ... . Se trata de la lógica objetiva de las relaciones de clase en materia de amor ... ¿Rechazas eso? Entonces dime, ¿qué entienden las damas burguesas por amor libre? ¿No lo demuestran la literatura y la vida? claramente de ellos, oponga al suyo el punto de vista proletario ". El panfleto nunca se publicó.

El 1 de marzo de 1917, Nicolás II abdicó dejando al Gobierno Provisional en control del país. Los bolcheviques en el exilio ahora estaban desesperados por regresar a Rusia para ayudar a dar forma al futuro del país. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, que esperaba que su presencia en Rusia ayudaría a poner fin a la guerra en el Frente Oriental, proporcionó un tren especial para que Armand, Vladimir Lenin y otros 26 revolucionarios viajaran a Petrogrado.

Después de la Revolución de Octubre, Armand se desempeñó como miembro ejecutivo del Soviet de Moscú. Armand fue un acérrimo crítico de la decisión del gobierno soviético de firmar el Tratado de Brest-Litovsk. En febrero de 1919, Armand formó parte de la Misión de la Cruz Roja Rusa para repatriar a los prisioneros de guerra rusos.

Según Bertram D. Wolfe: "Las descripciones de ella que datan de este período coinciden en que vestía de manera sencilla, descuidada, incluso descuidada, con prendas gastadas y raídas; que estaba mal alimentada, a menudo con frío y hambre; que su rostro había comenzado a mostrar los estragos del exceso de trabajo y el descuido de sí mismo. Por fin, sus amigos y camaradas, asustados por los signos de deterioro físico, la persuadieron de ir al Cáucaso a descansar. También hubo hambre, hacinamiento, inundaciones de refugiados, guerra civil , avería, enfermedad. Dormía en vagones de carga, la llevaban de pueblo en pueblo y cuidaba a los enfermos en el tren ".

A su regreso a Petrogrado, se convirtió en directora de Zhenotdel, una organización que luchó por la igualdad femenina en el Partido Comunista y los sindicatos. También presidió la Primera Conferencia Internacional de Mujeres Comunistas en 1920. Poco después contrajo cólera y murió a la edad de cuarenta y seis años.

Angélica Balabanoff registró que: "Lenin estaba completamente destrozado por su muerte ... Estaba sumido en la desesperación, con el gorro bajado sobre los ojos; pequeño como era, parecía encogerse y hacerse más pequeño. Parecía lamentable y quebrantado de espíritu. Nunca lo había visto así antes ". Alexandra Kollontai agregó: "No pudo seguir viviendo después de Inessa Armand. La muerte de Inessa aceleró el desarrollo de la enfermedad que lo destruiría".

Quienes la conocieron recuerdan entonces su rostro algo extraño, nervioso, ligeramente asimétrico, rebelde, cabello castaño oscuro, grandes ojos hipnóticos y ardor de espíritu inextinguible. Tenía una cultura más amplia que cualquier otra mujer en el círculo de Lenin (al menos hasta que Kollontay se convirtió en una adherente suya durante la guerra), un profundo amor por la música, sobre todo por Beethoven, quien también se convirtió en la favorita de Lenin. Tocaba el piano como una virtuosa, hablaba cinco idiomas con fluidez, se tomaba muy en serio el bolchevismo y el trabajo entre las mujeres, y poseía un encanto personal y un intenso amor por la vida, de lo que testifican casi todos los que escribieron sobre ella. Cuando Lenin la conoció, ella acababa de cumplir treinta y seis años.

Nos alegramos muchísimo ... de su llegada. En el otoño (de 1913) todos nos hicimos muy cercanos a Inessa. Inessa alquiló una habitación en la misma familia con la que vivía Kámenev, y mi madre se unió mucho a Inessa. Inessa iba a menudo a hablar con ella, a sentarse con ella, a fumar con ella. Algo cálido irradió de su charla.

Ilich, Inessa y yo solíamos pasear juntos. Zinoviev y Kamenev nos apodaron la fiesta de los "excursionistas". Caminamos por los prados de las afueras de la ciudad ... Inessa era una buena música, nos animó a todos a ir a los conciertos de Beethoven y tocó muy bien muchas de las piezas de Beethoven. Ilich amaba especialmente Sonate Pathetique, rogándole constantemente que lo juegue.

Payasos Persiguen las palabras. No piense en lo diabólicamente complicada y engañosa que es la vida que ofrece formas completamente nuevas ... La gente en su mayor parte (99 por ciento de la burguesía, 98 por ciento de los liquidadores, alrededor del 60 al 70 por ciento de la Bolcheviques) son incapaces de pensar, solo pueden aprender palabras de memoria. Se han aprendido de memoria la palabra "subterráneo". Bueno. Pueden repetirlo. Esto lo saben de memoria, pero cómo deben cambiarse sus formas en nuevas circunstancias, cómo hay que aprender de nuevo para ello y cómo pensar, que no comprendemos. Estoy muy interesado en saber si podría explicar esto al público. Escríbeme con el mayor detalle.

(1) ¿Libertad de cálculos materiales en materia de amor? (2) ¿De los cuidados materiales también? (3) ¿De los prejuicios religiosos? (4) ¿De las prohibiciones de papá, etc.? (5) ¿De los prejuicios de la "sociedad"? (6) ¿De un entorno estrecho (campesino o intelectual pequeño burgués)? (7) ¿De las cadenas de la ley, los tribunales y la policía? (8) ¿De los enamorados serios? (9) ¿Del parto? (10) ¿Libertad de adulterio?

Por supuesto, no tiene en mente los números 8-10 sino los números 1-7 ... Pero para los números 1-7 debe seleccionar otro término, porque el amor libre no expresa exactamente este pensamiento. Y el público entenderá inevitablemente por "amor libre" los números 8-10, sólo por la razón de que no es una demanda proletaria sino burguesa ... No se trata de lo que "quieres entender" subjetivamente por ella. . Se trata de la lógica objetiva de las relaciones de clase en materia de amor ...

Bien, examinemos la pregunta una vez más ... Tú "objetas": (dices) "No entiendo cómo es POSIBLE identificar (!! ??) el amor libre" con el No. 10. Así que parece que soy yo quien hace la "identificación" y te estás preparando para regañar ... ¿a mí? ¿Cómo? Las mujeres burguesas entienden por amor libre los pts. 8-10 - esa es mi tesis. ¿Rechazas eso? Entonces dime, ¿qué entienden las damas burguesas por amor libre? ¿No lo prueban la literatura y la vida? Debes apartarte claramente de ellos, oponer al de ellos el punto de vista proletario ... De lo contrario, se apoderarán de los puntos correspondientes de tu panfleto, los interpretarán a su manera, harán de tu panfleto agua para su molino, pervertido. tus pensamientos ante los trabajadores, "confunden" a los trabajadores (sembrando entre ellos el temor de que las ideas que traes les sean ajenas). Y en sus manos están los poderosos anfitriones de la prensa.

Pero tú, olvidando por completo el punto de vista objetivo y de clase, pasas a "atacarme", como si fuera yo quien "identificara" el amor libre con los ptos 8-10. Extraño, en verdad, en verdad, extraño ... "Incluso una pasión y una historia de amor pasajeras" -así escribe- es "más poética y limpia" que "besos sin amor" de esposos vulgares, y peores que vulgares. Así que escribe. Y entonces te estás preparando para escribir en tu folleto. Espléndido.

Lenin amaba a Inessa. Inessa interpretó maravillosamente su amado Beethoven y otras piezas. Envió a Inessa a la Conferencia de la Juventud del Grupo Zimmerwald, un poco mayor, pero tenía una credencial de los bolcheviques y tuvimos que aceptarla. No se atrevió a venir él mismo, se sentó abajo en un pequeño café adyacente bebiendo té, recibiendo informes de ella, dándole instrucciones ... Cuando murió Inessa, me suplicó que hablara en su funeral. Estaba completamente destrozado por su muerte. Murió miserablemente de tifus en el Cáucaso. No quería hablar porque no me sentía cerca de ella ni la conocía bien. Sin embargo, no quise negarme.

Afortunadamente, en el último momento, llegó Kollontay y entregó un discurso conmovedor. Lancé miradas de soslayo a Lenin. Nunca lo había visto así antes. Fue algo más que la pérdida de un "buen bolchevique" o de un buen amigo. Había perdido a alguien muy querido y muy cercano a él y no hizo ningún esfuerzo por ocultarlo. Había tenido un hijo con Inessa. Se casó con el comunista alemán, Eberlein, que fue purgado por Stalin. Qué pasó con la hija de Lenin entonces no lo sé.


Lenin & # x27s teniente

En 1910, Vladimir Ilich Lenin, de 40 años, vivía con su esposa Nadya en el exilio en París, como jefe del grupo bolchevique de revolucionarios rusos. Los compañeros se reunían en un café de la Avenue d'Orléans, donde bebían cerveza o granadina y refrescos, y tenían el uso de una sala de arriba para conferencias y discusiones.

Fue aquí donde, en otoño, se les unió su compañera revolucionaria Inessa Armand. Tenía 36 años, cabello castaño rojizo y ojos verdes, era miembro de la comunidad francesa de Moscú y huía de la policía rusa.

Lenin, el tormentoso petrel del partido socialdemócrata, se enfrentaba a una oposición más seria que nunca. Sus fondos habían sido asignados y su diario, Proletarii, cerrado. Inessa Armand hablaba cuatro idiomas con fluidez y tenía talento para la organización. Lenin pronto se dio cuenta de su valor.

Trabajar en estrecha colaboración por un objetivo común condujo con el tiempo a una historia de amor que fue profunda pero volátil. Compartiendo con él siete años de exilio, se convirtió en su teniente de resolución de problemas. Ella lo ayudaría a recuperar su posición y convertiría a sus bolcheviques en una fuerza que adquiriría más poder que el zar, y ella misma se convertiría en 1919 en la mujer más poderosa de Moscú. Sin embargo, pocas personas fuera del pequeño mundo de los historiadores académicos han oído hablar de ella, en parte debido al control del partido sobre la imagen de Lenin.

Hija ilegítima de un cantante de ópera parisino, Inessa se había casado con Alexander Armand, el hijo mayor de una rica familia textil franco-rusa, a la edad de 19 años. Durante nueve años, Inessa fue una joven esposa rica que le dio a Alexander cuatro hijos. Luego, a los 28, lo dejó para vivir abiertamente con Vladimir "Volodya" Armand, el hermano de Alejandro de 17 años, estudiante universitario y revolucionario.

Alexander, sin embargo, continuó manteniéndola y supervisó a los niños cuando estaba en la cárcel o en el exilio. Cuando dio a luz al hijo de Vladimir, Andre, en 1903, Alexander legitimó al niño. Cuando Inessa Armand conoció a Lenin, había sido encarcelada cuatro veces y había escapado del exilio en Mezen, una pequeña ciudad al borde del círculo polar ártico. A las pocas semanas de su fuga, Volodya, que tenía tuberculosis, murió en sus brazos en 1909.

Al año siguiente se unió al grupo de Lenin. Estableció una escuela revolucionaria en Longjumeau, cerca de París, donde se cree que comenzó la historia de amor. Ella lo ayudó a manipular una conferencia del partido socialdemócrata en Praga, obteniendo mediante artimañas una mayoría bolchevique.

Nadya, su esposa, se ofreció a dejar a Lenin, pero él le pidió que se quedara. Ella estuvo de acuerdo, pero se mudó de su habitación. Nadya e Inessa eran de hecho amigas que compartían una fe profunda en la causa revolucionaria y en el feminismo. Nadya se dedicó a los hijos de Armand e incluso adoptó informalmente a los más pequeños después de la muerte de Armand.

Inessa regresó a Rusia en nombre de Lenin para reorganizar la red del partido de San Petersburgo, quebrada por redadas policiales. A pesar de su disfraz de campesina polaca, fue identificada y encarcelada durante seis meses.

Alexander obtuvo su liberación con una enorme fianza de 6.500 rublos, que, con su aprobación, saltó antes de su juicio en 1913, reuniéndose con Lenin, que entonces vivía cerca de Cracovia. Fue allí donde su historia de amor con Lenin entró en crisis.

Fue Lenin quien tomó la decisión de poner fin al asunto, al menos temporalmente, a fines de 1913. Esto se desprende claramente de la única carta de Armand que se conserva. "Podría arreglármelas sin tus besos si tan solo pudiera verte. Hablar contigo a veces sería una alegría y esto no podría causar dolor a nadie. ¿Por qué privarme de eso?"

No lo hizo. A partir de enero de 1914, Lenin le escribiría más de 150 cartas, siempre con órdenes, pero a menudo con notas finales de culpa y dolor, y profunda preocupación por ella. En los primeros años de la guerra, vivió cerca de Lenin y Nadya en Suiza y Nadya escribió sobre idílicos paseos en tríos por las montañas. Pero Armand estaba empezando a cuestionar a Lenin. Cuando la envió a París en enero de 1916, bajo el seudónimo de Sophie Popoff, tuvieron una gran pelea. No estaba satisfecho con su progreso en la obtención de apoyo para él en una Francia atrapada en una guerra horrible, y lo dijo. Su furiosa respuesta lo sorprendió. "No se logra nada usando palabras groseras", escribió. "Esto no es un estímulo para continuar la correspondencia".

Ella apenas escapó a tiempo para evitar el arresto. Ella lo dejó y se retiró a las montañas sobre el lago de Ginebra, donde él la bombardeó con cartas y llamadas telefónicas. Ella jugaba con él, negándose a menudo a contestar sus cartas para que él tuviera que suplicarle que respondiera, o respondiendo con picardía a Nadya.

Después de la revolución de febrero de 1917, Armand regresó a Rusia con él a través de la Alemania enemiga en el famoso "tren sellado". En octubre, Lenin y sus bolcheviques tomaron el poder.

En marzo siguiente, Armand fue nombrado miembro del comité ejecutivo del Soviet de Moscú. Ese agosto, después de un discurso en la planta Michelson de Moscú, Lenin fue asesinado a tiros por Fanny Kaplan, miembro de un partido socialista rival, escapando de la muerte por un milímetro. Envió a buscar a Armand.

"Este evento nos ha reunido y nos ha acercado aún más", le escribió a su hija.También le valió un gran apartamento cerca del Kremlin y la incluyó en el nuevo sistema telefónico de circuito cerrado con acceso directo a Lenin. Nadya reconoció las señales. Ella retrocedió, negándose a acompañar a Lenin en su convalecencia y dejando el Kremlin a su regreso.

A fines de 1918, Armand convenció al partido de que aceptara a su esposo, Alexander, como miembro. Pronto fue nombrada jefa de la sección de mujeres del comité central, con el poder de hacer leyes. Pero trabajaba 14 horas al día y los dos años siguientes estuvieron marcados por la guerra civil, el hambre y una terrible epidemia de gripe. Eventualmente, ella sucumbió a eso.

Su amiga Polina Vinogradskaya, que acababa de regresar del frente, se sorprendió con una visita en 1920. "Capas de polvo cubrían todo. Estaba tosiendo y temblando. Se sopló los dedos para calentarlos".

Lenin, recién recuperado, le escribió una serie de cartas. Envió a un médico, que informó de neumonía. "Debes tener mucho cuidado", ordenó Lenin, "diles a tus hijas que me llamen todos los días. Dime qué necesitas. ¿Más leña? ¿Comida? ¿Quién cocina para ti? Contéstame, todos mis puntos. Tu Lenin".

Se recuperó pero su carga de trabajo siguió siendo excesiva. Lenin insistió en que se tomara unas vacaciones, optando por un sanatorio en Kislovodsk, un centro turístico en las montañas del Cáucaso. Cuando se enteró más tarde de que, a pesar del final de la guerra civil, había "bandidos blancos" en las montañas circundantes, exigió que se hicieran los preparativos para evacuarla.

Los invitados y los pacientes recibieron rifles y fueron convocados por sirena al cuartel general del partido durante los ataques. Armand no menciona nada de esto en su diario, perseguida por sus propios pensamientos oscuros. Ella escribió sobre "un deseo salvaje de estar sola. Estoy cansada incluso cuando la gente habla a mi alrededor ... Me pregunto si este sentimiento de muerte interior alguna vez pasará. Me resulta extraño cuando otras personas ríen o sonríen ... Los únicos sentimientos cálidos que me quedan son para mis hijos y VI [Lenin]. Es como si mi corazón se hubiera muerto ".

Dos miembros del comité del partido murieron cerca y el 14 de septiembre, en una evacuación general, Armand abordó un tren militar. Fueron atacados con ametralladoras y artillería y días después llegaron al pueblo de Belsan, de donde salió en busca de huevos y leche para un enfermo de tuberculosis. Allí contrajo cólera. La llevaron al hospital, pero a la medianoche del 23 de septiembre quedó inconsciente ya la mañana siguiente, según informó el médico, "nos dejó".

Ocho días después, en un ataúd revestido de plomo, llegó a Moscú al amanecer. Lenin se encontró en el tren con Alejandro y los niños. Su cuerpo permaneció en estado toda la noche en la Casa de los Sindicatos con una guardia de honor femenina.

Al día siguiente fue enterrada en la Plaza Roja en un funeral de estado, marcado por un canto masivo de la Internacional. "Lenin estaba irreconocible", informó Alexandra Kollontai. "En cualquier momento pensamos que colapsaría". Angélica Balabanov informó: "Todo su cuerpo expresaba tanto dolor. Parecía haberse encogido. Sus ojos parecían ahogados en lágrimas".

Adaptado de Inessa - La amante de Lenin de Michael Pearson (Duckworth. £ 20). Para obtener una copia por £ 17 más p & ampp, llame al servicio de libros Guardian al 0870 066 7979.


Prof. Roberto de Mattei: Una historia de revoluciones y sus consecuencias para la familia

Apreciamos las cosas buenas cuando las perdemos. Si no deseamos perderlos, debemos apreciarlos por su valor.

La familia es algo bueno que estamos perdiendo. Ésta es la realidad obvia de la que debemos partir. La familia en Europa y en Occidente está atravesando una profunda crisis. Los sociólogos relativistas no quieren hablar de crisis, porque esta palabra contiene, según ellos, un juicio moral sobre el fenómeno analizado. Hablan, más bien, de una transformación de patrones familiares o de una evolución de formas familiares. Pero estas palabras también contienen un juicio moral. Según la perspectiva relativista, todo lo que ocurre en la historia y en la sociedad es bueno. El bien absoluto está representado por el cambio, el mal por la estabilidad y la permanencia en el ser. La moral relativista se fundamenta en una cosmología evolutiva, que pretende ser científica, sin serlo. El evolucionismo es una filosofía falsa que se basa en una ciencia falsa y, al mismo tiempo, es una pseudociencia basada en una elección filosófica errónea. Por ello, un discurso sobre la familia, como todo discurso, debe comenzar con la definición de términos y conceptos de los que queremos hablar.

La familia es una verdadera sociedad jurídica y moral, fundada en el matrimonio y destinada a la transmisión de la vida y la crianza de los hijos. La procreación de los hijos es el fin primordial al que se ordena el matrimonio por naturaleza, desde su mismo origen. El origen de la familia y del matrimonio está en la naturaleza humana. El niño no nace por elección propia y no es autónomo. La ley de nacimiento y crianza del niño es la dependencia. La dependencia, es la ley de la humanidad reunida en sociedad. Todo depende de algo, nada está determinado por sí mismo. El principio de causalidad gobierna el universo. Esta regla pertenece a los primeros e indemostrables principios que Aristóteles ya aprendió de la realidad. [1] Este principio presupone la primera primacía filosófica del ser, a la que la cultura moderna opone la primacía del devenir, que es la negación de toda realidad inmutable y permanente.

La familia en la historia

La familia es una sociedad cuyo fin primordial es transmitir la vida y criar hijos. Por ser fuente de vida y de nuevas relaciones humanas, constituye la célula fundamental e insustituible de la sociedad. Todos los filósofos y pensadores políticos clásicos lo han afirmado y la historia lo ha confirmado. Mucho antes del cristianismo, en la antigua Roma, el familia era la celda del civitasy el matrimonio aseguraba la estabilidad social, constituyendo, según la precisa definición de Cicerón, el seminarium rei publicae [2] el semillero de la sociedad que nace y se expande de la familia.

El cristianismo elevó el matrimonio a un sacramento, y cuando cayó el Imperio Romano, aplastado por los bárbaros, la única entidad que sobrevivió y constituyó la base de la sociedad que nació, fue la familia. El nacimiento de las naciones europeas, desde principios del año 1000 coincidió con el desarrollo de la institución de la familia. La misma etimología de la palabra "nación" (del latín natus) además, no se refiere a una “elección” sino al nacimiento, e indica un conjunto de hombres que tienen un origen común y un vínculo de sangre. El territorio en el que se ejercían diversas autoridades en la sociedad medieval -en referencia al jefe de familia, del barón feudal o del rey- se denominaba uniformemente en los documentos, el patria, el dominio del padre. [3]

Tal concepción de la familia, que sobrevivió hasta la Revolución Francesa y más allá, se fundamenta en la idea de que el hombre nace dentro de una determinada condición histórica, que tiene límites insuperables, empezando por la muerte que existe una naturaleza objetiva e inmutable que esta naturaleza tiene. su origen en Dios, Creador del orden del universo. La Iglesia Católica, en su enseñanza, siempre ha confirmado esta concepción del hombre y de la sociedad. [4

Muchos documentos de la Iglesia en los dos últimos siglos reiteran esta enseñanza, pero el más amplio y articulado de ellos son las encíclicas. Arcano (León XIII) del 10 de febrero de 1880, [5] y Casti connubii (Pío XI) el 31 de diciembre de 1930. [6] Esta enseñanza sería reconfirmada en muchos documentos de Pío XII y en la exhortación apostólica Familiaris consortio de Juan Pablo II el 22 de noviembre de 1981 [7].

El ataque a la familia

El ataque más violento que ha sufrido la familia en Occidente fue con la Revolución Cultural de 1968: una Revolución contra la familia llevada a cabo en nombre de la liberación sexual. Pero el odio a la familia caracteriza a todas las sectas heréticas que se han desarrollado a lo largo de la historia, y constituye un elemento de apoyo, aunque no siempre explícito, de esa Revolución que durante más de cinco siglos ha asaltado la Iglesia y la civilización cristiana. [8]

El acto de procreación es objeto de odio anticristiano, porque éste afirma que el hombre tiene un fin que lo supera. La negación de la procreación trastorna la moral cristiana y afirma un principio metafísico gnóstico: el sexo como fin último del hombre, cerrado en su propia inmanencia.

En la época medieval, una de las sectas más destacadas fue la de los Hermanos del Espíritu Libre. Los adherentes estaban convencidos de haber alcanzado una perfección tan absoluta como para ser incapaces de pecar: "De hecho, uno puede estar tan unido a Dios para no pecar sin importar lo que se haga". [9] El centro focal de la ideología del Espíritu Libre no era Dios, sino el hombre divinizado, que se libera del sentimiento del pecado personal y se sitúa en el centro de la creación.

En el siglo XV, los taboritas, una secta preluterana, predicaron, como los Hermanos del Espíritu Libre, el regreso a un estado adámico, que se expresaba en la desnudez y la promiscuidad sexual. Basándose en la afirmación de Cristo con respecto a las prostitutas y los publicanos (Mateo 21:31), estos declararon que los castos eran indignos de entrar en el Reino Mesiánico. El nudismo asumió un valor de "liberación" de todos los frenos de la ley y de la moral: el mismo valor que posee el "amor libre" en nuestros días. La persona “espiritual” se libera de toda limitación moral: su voluntad se identifica con la de Dios y el pecado pierde para él todo sentido.

Antinomianismo luterano

Pero el proceso de disolución de la familia tuvo su primer momento decisivo en la Revolución Protestante. En Wittenberg, la ciudad en la que el 31 de octubre de 1517 Martín Lutero clavó sus famosas tesis en la puerta de la Catedral, la Revolución religiosa estalló en toda su virulencia. Mientras Lutero fue "protegido" por el elector Federico el Sabio en el Castillo de Wartburg, sus seguidores llevaron sus ideas a la práctica, al extremo. Entre ellos se encontraba el sacerdote Andreas Bodenstein (Karlstadt: cir. 1480-1541) que el día de Navidad de 1521 celebró con ropas laicas la primera “Misa Evangélica” de la Reforma, omitiendo la elevación de la hostia y toda referencia al sacrificio, [ 10] y Johannes Schneider, también conocido como “Agricola” (1494-1566) quien proclamó la abolición de la antigua ley mosaica. Martín Lutero luchó contra Agrícola y acuñó el término "antinomiano" para describir su negación de la nomos, la ley moral. Agricola, sin embargo, fue un discípulo suyo, quien llevó a la realización el principio luterano de sola fide. Lutero había dicho, de hecho, que el hombre radicalmente corrompido por el pecado, es incapaz de observar la ley y sólo puede salvarse por la fe, sin buenas obras. La frase pecca fortiter, crede cuarenta [11] resume la teología moral de Lutero. Lo que cuenta no es el pecado, que es inevitable, sino la confianza en la misericordia de Dios, que el creyente debe tener antes, durante y después del pecado. Para los antinomianos, como para los gnósticos de los primeros siglos, el hombre "espiritual" es incapaz de pecar. Dios actúa en él y toda acción, buena o mala, se convierte en acción divina.

Se puede decir que Agrícola fue una figura marginal en la Revolución Protestante, pero no se puede decir esto del anabautismo, que es una de las expresiones más famosas del llamado “ala izquierda” de la Reforma Protestante. Los anabautistas no se limitaron a expresar ideas antinomianas, las practicaron en los años 1534-35 en Münster, [12] la “Nueva Jerusalén del Apocalipsis”, donde el sastre holandés Jan Bockelson, más conocido como Juan de Leiden (1509 -1536) llegó al poder y el tapicero Bernhard Knipperdolling (cir. 1500-1536) fue nombrado burgomaestre.

Münster se convirtió en una especie de “ciudad sagrada” para los “hijos de Jacob” que debían ayudar a Dios a establecer Su Reino castigando a los “hijos de Esaú”. En un clima de terror, se abolió la posesión privada de dinero y se adoptaron medidas encaminadas a instituir la posesión colectiva de bienes y la poligamia obligatoria. Para simbolizar la ruptura con el pasado, todos los libros de la ciudad, a excepción de la Biblia, fueron llevados a la plaza de la Catedral y quemados en una hoguera. Las orgías y la peor licencia sexual se presentaban como un “bautismo de fuego” que debía sustituir al de agua. Juan de Leiden se convirtió en rey de la "ciudad santa", mientras que Knipperdolling, armado con una espada pesada, administraba la "justicia" decapitando a los recalcitrantes.

La comunidad anabautista fue reprimida con hierro y fuego de católicos y luteranos unidos, pero la utopía no desapareció. El protestantismo "moderado" rechaza los métodos violentos y extremistas de los anabautistas de Münster como una herejía. Sin embargo, lo que se refuta no es la sustancia doctrinal, sino el trágico fracaso de la experiencia. Münster sigue siendo un sueño traicionado para muchos protestantes, análogo a la ciudad de París para los socialistas del siglo XIX.

Poco después de 1540 en Emden, un centro del este de Frisia, comenzó otra secta anabautista, la de los "Familistas" fundada por Hendryck Niclaes (1502-cir. 1580). [13] Reunió entre sí una comunidad organizada clandestinamente, bajo el nombre de Familia caritatis (Familia del amor, Huis der Liefde) en la que se profesaba un panteísmo ecuménico y se practicaba el compartir de los bienes y el amor libre. Niclaes basó esto en el principio de unión mística con Dios destinado a la identificación absoluta de la criatura con el Creador y por este principio metafísico, dedujo que el pecado no podía existir en el corazón de los regenerados. Se consideró el tercer y último gran profeta, después de Moisés y Jesús. Su misión consistió en revelar la plenitud del amor, obra del espíritu.

En Inglaterra, la misma visión del mundo se expresó en las sectas panteístas y libertinas, que en el siglo XVII representaban la extrema izquierda puritana, conocida como los “Ranters”. [14] Contra los "Ranters", libertinos y "blasfemos", el Parlamento inglés promulgó la famosa Ley de Blasfemia el 9 de agosto de 1650, por la cual todos aquellos que sostenían que los actos de "homicidio, adulterio, incesto y sodomía" no eran pecaminosos pero sancionado por Dios mismo, incurriría en la ira de la ley. [15]

La promiscuidad sexual, el nudismo y el amor libre se convirtieron en un ritual fundamental en estas sectas. Gracias a la iluminación interior, dijeron, el hombre se “deifica” y recupera su integridad adánica, es decir, el estado de inocencia que disfrutaban Adán y Eva antes de la caída. En este sentido, la promiscuidad sexual y el compartir de las mujeres es un punto fundamental de la doctrina anabautista, como observó el teólogo François Vernet. [dieciséis]

La Revolución Francesa

La utopía pan-sexualista también acompañó al proceso revolucionario en 1789 cuando pasó del nivel religioso al político. La fecha fatídica de la Revolución Francesa fue el 14 de julio de 1789, el día en que cayó la Bastilla & # 8211 una fortaleza que los revolucionarios creían que estaba repleta de prisioneros políticos, en los que en su lugar sólo había siete delincuentes comunes, entre los que se encontraba el marqués Alphonse-François. de Sade (1740-1814).

El nombre del Marqués de Sade, autor de novelas pornográficas, está ligado a la perversión sexual. En realidad fue un “filósofo” que, después de haber sido liberado, participó activamente en la Revolución. El 1 de julio de 1790 se convirtió en "ciudadano activo" de la sección jacobina de Place Vendôme, que pasó a la historia como la "plaza de las palizas". El 3 de septiembre de 1792, mientras comenzaban las famosas “masacres de septiembre”, fue nombrado secretario y un año después presidente de la sección. El ciudadano Sade compuso numerosos escritos políticos durante la Revolución, de los cuales el más famoso se llama “Francés, (haz) otro esfuerzo si quieres ser republicano” (Français, encore un esfuerzo si vous voulez etre républicains). [17] En este texto, invitó al pueblo francés a poner en práctica todos los principios de 1789, y extirpar las raíces del cristianismo: "Oh, que tienes la guadaña en la mano, da el último golpe al árbol de la superstición" [ 18] "Europa espera que te libren de inmediato del cetro y del incensario". [19] La ideología es la de 1789. Una vez admitida la libertad de conciencia y de prensa, era necesario dar a todos la libertad de actuar (de expresión). Si todo se puede decir, todo se puede permitir.

De Sade enumeró como logros revolucionarios los siguientes: blasfemia, robo, homicidio y todo tipo de perversión sexual, incesto, violación, sodomía: “& # 8221Nunca se consideró criminal la lujuria en ninguna de las naciones sabias de la tierra & # 8230 Todos los filósofos saben muy bien que fue declarado delito por culpa de impostores cristianos ”. [20] Se imagina construyendo lugares en todos los pueblos, donde: “todos los sexos, todas las edades, todas las criaturas serán ofrecidas a los caprichos de los libertinos que vendrán a divertirse, y la sumisión más completa será la regla de aquellos presente, el menor rechazo será sancionado inmediatamente por quien lo ha experimentado (el rechazo) ”. [21]

Uno puede desahogar libremente los impulsos y deseos, incluido el apareamiento con animales, ya que no existe diferencia cualitativa entre hombres y animales: ambos nacen, procrean y se deterioran. Para Sade, la vida no es más que materia en movimiento. La muerte no es más que una "transmutación" en la base de la cual está "el movimiento perpetuo que es la verdadera esencia de la materia". [22]

De Sade no se limita a proponer el placer como objetivo final del individuo, sino que va mucho más allá. Quiere convencernos de que el vicio es una virtud, que el horror es bello y que el tormento es placer. En este sentido, su visión del mundo es satánica. El diablo en un principio parece un ángel de luz para ser adorado, pero logrará su triunfo final cuando sea adorado en todo su horror, haciéndonos creer que los sufrimientos en el infierno son la cima del placer. Esta es la filosofía que subyace a los 120 días de Sodoma, donde hombres y mujeres, ancianos y niños pequeños, madres y sus hijos, y padres e hijos deciden practicar el incesto, la violación, la coprofagia, la necrofilia y todo tipo de aberraciones.

Toda diferencia sexual se borra. El objetivo supremo es abolir todas las diferencias y desigualdades para llevar a la sociedad al caos primordial. Noirceul, un personaje de (el libro de De Saude) Juliette dice: “Quiero casarme dos veces el mismo día.A las 10 de la mañana, vestido de mujer, quiero casarme con un hombre a las 12, vestido de hombre, quiero casarme con un homosexual vestido de mujer ”. [23] Toda la "teoría de género" ya está contenida en estas palabras.

De Sade pasó los últimos años de su vida en un manicomio. Su lúcida locura lo convirtió en profeta de la Revolución. Erik Kuehnelt-Leddihn lo define como "el santo patrón de todos los movimientos de izquierda". [24] Los dos últimos siglos han visto sus planes realizados, en gran medida. Lo que todavía no ha sucedido es, quizás, parte de nuestro futuro. Le debemos por no haber dejado a oscuras, ninguno de los objetivos de la Revolución. [25]

Mientras con De Sade se teorizaba el pan-sexualismo revolucionario, la Revolución Francesa inició, con la introducción del divorcio en 1791, un proceso de reforma radical de la institución de la familia, que la ley napoleónica extendería a todo el continente. [26]

El socialismo utópico de De Sade y Charles Fourier (1772-1837, quien en su libro “Phalanstère” defendía la libertad desinhibida de las pasiones para alcanzar el punto más alto de la evolución social, fue luego superado por el llamado “Socialismo científico”. de Karl Marx (1818-1863) y Friedrich Engels (1820-1895)

El etnólogo estadounidense Lewis Henry Morgan (1818-1881), a partir de las relaciones familiares existentes entre los iroqueses de América del Norte, produjo una historia fantástica de la familia, que remonta sus orígenes a una multitud primitiva, en la que las relaciones sexuales eran totalmente promiscuas y no sujeto a las reglas. Marx y Engels suscribieron con entusiasmo esta idea materialista, que confirmó las teorías darwinianas. El cuadernillo de Engels “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” (1884) es un ataque a las instituciones fundamentales de la sociedad, para hacer realidad la utópica “sociedad sin clases” que es la sociedad totalmente igualitaria: sin familia, sin propiedad privada sin Estado, sin Dios.

La revolución rusa

La Revolución Rusa completó la Revolución Francesa. En el carruaje sellado que en abril de 1917 trajo de regreso a Petrogrado a los "revolucionarios profesionales", con Lenin, Zinoviev y Radek, también viajaba Inessa Armand (1874-1920), miembro del Comité Ejecutivo del Partido Bolchevique, fundadora de la " Zhenotdell ”, el 'departamento femenino' del partido una mujer que tenía la absoluta confianza de Lenin, su amante. Murió de cólera en 1920 y tuvo el honor de ser enterrada en el “Cementerio Rojo” bajo los muros del Kremlin con los principales protagonistas de la Revolución. Su nombre es menos conocido que el de Aleksandra Kollontaj (1872-1952), pero su influencia sobre Lenin fue quizás mayor. [27] Inessa Armand y Aleksandra Kollontaj abogaron públicamente por el amor libre y lucharon por la introducción del divorcio y el aborto en Rusia. Estaban convencidos de que la liberación sexual era una premisa necesaria para la realización de una sociedad socialista. El 17 de diciembre de 1917, pocas semanas después de la llegada al poder de los bolcheviques, se introdujo el divorcio y, en 1920, se legalizó el aborto, era la primera vez que el procedimiento estaba disponible sin restricciones, en todo el mundo se desataba la prostitución y la homosexualidad. criminalizado en 1922. [28] Trotsky escribió en 1923 “El primer período destructivo aún está lejos de terminar en la vida de la familia. El proceso de desintegración todavía está en pleno apogeo ”. [29]

Kollontaj escribió en 1920 en la segunda edición de la revista Komunistka: “En lugar de la familia individual y egoísta, se desarrollará una gran familia universal de trabajadores, en la que todos los trabajadores, hombres y mujeres, serán sobre todo camaradas. Así serán las relaciones entre hombres y mujeres en la sociedad comunista. Estas nuevas relaciones asegurarán a la humanidad todas las alegrías de un amor desconocido en la sociedad comercial (capitalista), de un amor libre y basado en la verdadera igualdad social de los socios… La bandera roja de la revolución social que sobrevuela Rusia y ahora está siendo izada en otros países del mundo proclama la proximidad del cielo en la tierra al que la humanidad ha estado aspirando durante siglos ”. [30]

En Rusia y Alemania, en las décadas de 1920 y 1930, se formuló la transición de la Revolución Política a la Revolución Sexual. [31] En 1922, se celebró una reunión en el Instituto Marx-Engels de Moscú, dirigida por David Ryazanov (1870-1938), para examinar el concepto de Revolución cultural, o una Revolución total que involucraría al hombre mismo, su naturaleza, sus costumbres, su ser más profundo.

El Instituto Marx-Engels de Moscú estaba conectado a instituciones análogas nacidas en esos mismos años. En 1919 el Dr. Magnus Hirschfeld, (1868-1935) fundó en Berlín la Institut für Sexualwissenschaft (Instituto de Sexología) con el objetivo de “normalizar” la homosexualidad. [32] En 1921, Hirschfeld organizó el Primer Congreso para la Reforma Sexual, que condujo a la formación de la Liga Mundial para la Reforma Sexual, una liga para coordinar el conocimiento sobre la mejora de la actividad sexual. Grigory Batkis, director del Instituto de Moscú para la Higiene Sexual, encabezó la delegación soviética en la primera conferencia de la Liga Mundial por la Libertad Sexual.

En 1923 Felix Weil (1898-1975) financió la Erste Marxistische Arbeitswoche (“Primera Semana Laboral Marxista”), en la localidad alemana de Limenau. El éxito de este evento lo llevó a fundar la Institut für Sozialforschung [33] (Instituto de Investigaciones Sociales), dirigido desde 1930-1958 por Max Horkheimer. El Instituto de Frankfurt, una escuela marxista-hegeliana de Frankfurt, colaboró ​​con el Instituto de Moscú para la publicación de las obras de Marx y Engels

En 1929, los líderes políticos soviéticos invitaron a un estudiante de Freud, el psicoanalista austríaco Wilhelm Reich (1897-1957), a una serie de conferencias que llevaron a la publicación de su artículo "Materialismo dialéctico y psicoanálisis" en Moscú, que constituye el texto fundacional de el llamado "Marx-Freudismo". En este, así como en sus trabajos posteriores, Reich presentó a la familia como la institución social represiva por excelencia, y afirmó que el núcleo de la felicidad es la sexualidad. Para él, la abolición de la familia y la revolución de la negación del sexo a la afirmación del sexo eran necesarias. [34]

Reich, quien dedicó la segunda parte de La Revolución Sexual a "La lucha por una nueva vida en la Unión Soviética", fue un gran admirador de la escuela de párvulos de Vera Schmidt (1889-1937), iniciada en 1921 en el centro de Moscú, donde se enseñaba a los niños pequeños sobre la masturbación y la excitación sexual temprana. [35] Afirma: "su trabajo estaba enteramente en la dirección de afirmar la sexualidad infantil". [36] Trotsky apoyó el trabajo de Vera Schmidt y las ideas de Wilhelm Reich. La revolución sexual de Reich fue una parte esencial de la revolución permanente de Trotsky.

Como toda revolución, la bolchevique también experimentó una dialéctica interna. Las dos tendencias fueron la de Stalin, quien, aunque no se rindió ante el Terror, para mantener el poder, se vio obligado a moderar el radicalismo revolucionario, y la otra fue la de Trotsky que acusó a Stalin de haber traicionado a la Revolución. [37] La ​​derrota de Trotsky marcó el fin de la Revolución Sexual en Rusia, pero el posterior fracaso del estalinismo en los años 50 supuso la victoria del trotskismo, que se afirmó en el mundo con la Revolución del 68.

Las ideas de Reich, desautorizadas por Stalin, se difundieron en Occidente y se encontraron con las de la Escuela de Frankfurt, cuyos representantes pudieron ocupar lugares clave en importantes universidades estadounidenses como Harvard, Berkeley y San Diego. Herbert Marcuse (1898-1979), investigador del Instituto Horkheimer en sus best-sellers “Eros and Civilization” (1955) y “One-Dimensional Man” (1964) redujo, al igual que Reich, la naturaleza humana a la libre sumisión a los impulsos sexuales . Estas ideas fueron la base de una revolución cultural que no comprometió a las anteriores, sino que desembocó en algo peor: las lágrimas de una generación que perdió no solo sus cuerpos, sino sus propias almas.

El 68 fue la más devastadora de todas las revoluciones precedentes porque asaltó a la familia y transformó la vida cotidiana de la sociedad occidental. Hoy la dimensión utópica del 68 ha caído y el relativismo posmoderno sigue siendo su herencia, expresada por intelectuales como Michel Foucault (1926-1984). Foucault teorizó la importancia del pensamiento de De Sade en su obra de 1961 Locura y civilización: una historia de locura en la era de la razón (Histoire de la folie) y en su libro de 1966 El orden de las cosas: una arqueología de las ciencias humanas (Les Mots et les choses), Su pensamiento, según Thibaud Collin, “constituye la base conceptual del lobby gay”. [38]

Bajo la influencia de Foucault, la estadounidense Judith Butler fue una de las primeras autoras en elaborar la “teoría de género”, que es la última frontera de las ideologías posmodernas. El materialismo evolutivo sigue siendo la filosofía subjetiva, que ve al hombre como materia cambiante, sin una naturaleza propia, capaz de ser moldeada a voluntad según los deseos y la voluntad de todos. El horizonte final es el descrito por De Sade y Reich.

El Concilio Vaticano II y sus consecuencias

Una sola fuerza pudo haber detenido este proceso de disolución moral: la Iglesia Católica. Pero entre 1962-1965, la Iglesia Católica también conoció su propia revolución. Fue el Concilio Vaticano II.

En vísperas del Concilio convocado por Juan XXIII, los mejores teólogos católicos habían elaborado un excelente esquema sobre la familia, que fue aprobado por el Papa y presentado en la sala conciliar. [39] Este esquema confirmó con claridad, el fin del matrimonio y el deber de la familia en el mundo moderno, condenando errores generalizados en el campo de la moral. Pero pocas semanas después del inicio del Concilio, los obispos y teólogos de Europa Central, la llamada Alianza Europea (“Alliance européenne”), desecharon los esquemas presentados por la Comisión Preparatoria. [40] Todo se rehizo desde el principio, y el esquema de la familia se sustituyó por un nuevo documento de trabajo. Este texto, que se convirtió en Gaudium et spes Se dedicó al mundo contemporáneo, interesado en dialogar con él, en lugar de reafirmar la doctrina de la Iglesia en su contra. El nacimiento y la educación de los hijos se ubicaron en un nivel secundario, atendiendo a la necesidad de amor entre los esposos. Estas necesidades de impulsos y deseos, según algunos teólogos, no podrían encerrarse en una jaula jurídica, pero justificarían la anticoncepción y la convivencia extramarital. La idea de naturaleza fue sustituida por la de persona como realidad transformadora, en continuo cambio. La fría rigidez comenzó a contrastarse con la calidez y fluidez de la vida realizando la teoría de Antonio Gramsci (1891-1937): la primacía de la praxis sobre la teoría, de la vida sobre la verdad, de la experiencia sobre la doctrina, como muchos afirman en el campo teológico. .

No llegamos a la exhortación del Papa Francisco Amoris laetitia (2016) de la noche a la mañana. Fueron necesarios 50 años, pero las raíces están ahí, en el Concilio Vaticano II. Y el Concilio no hizo nada más que buscar un compromiso entre la doctrina de la Iglesia y las teorías anticristianas de la Revolución Cultural moderna. Hoy, lo que está en juego no es solo la institución de la familia, sino la existencia de una ley moral absoluta e inmutable. Cuatro cardenales lo han reconocido y han pedido al Papa Francisco que confirme con claridad el carácter absolutamente universal y vinculante de las leyes naturales y divinas. Si se permite la transgresión de la moral en un punto, todo se derrumba. Si la moral colapsa, De Sade, Reich y los antinomianos de todos los siglos triunfan.

Medita en el modelo Divino de familia.

En los últimos 50 años, la crisis de la familia ha asumido dimensiones aterradoras. Esta crisis se fundamenta en la idea de que solo a través de la sexualización de la sociedad, el proceso revolucionario puede encontrar su plenitud. Lo que agrava la situación es que los ataques a la familia no son solo externos, sino que provienen del interior de la Iglesia. El remedio lo indica Pío XI en Casti connubii: meditar en la idea divina de la familia y el matrimonio, y vivir conforme a este modelo.

Meditar en el modelo divino de la familia significa contemplar las verdades que regulan el universo: volcar la tesis según la cual la praxis genera la teoría que restablece el primado de la doctrina, es decir, el primado platónico-aristotélico-tomista de la contemplación sobre la acción que vive en conformidad con esta verdad. Contra los nuevos antinomianos, esparcidos por toda la Iglesia católica, debemos recordar que el Magisterio de la Iglesia o acepta toda la Tradición, teológica y moral, o no acepta nada de ella.

La tradición incluye la Sagrada Escritura correctamente interpretada & # 8211 La Sagrada Escritura y la Tradición constituyen las dos fuentes de una Revelación de Cristo de la cual no se puede cambiar ni un ápice (Mateo 5:18) porque todas las cosas creadas cambian, pero Dios es siempre el mismo . Sus palabras no pasan, su ley no cambia. Esta ley está grabada en nuestro corazón y debemos pedirle a Dios que nuestras palabras sean siempre un eco, débil pero fiel, de sus propias palabras.

Sobre todo es necesario que estemos convencidos de que la Tradición es un principio vital mientras que el proceso revolucionario está orientado, y no puede sino orientarse, hacia la autodestrucción. La negación de la procreación lleva a la extinción biológica. La negación de la crianza de los hijos, de la educación & # 8211 que es la transmisión de los valores tradicionales & # 8211 lleva a la muerte. Hoy, Europa está muriendo no solo porque está matando a sus propios hijos con el aborto y la anticoncepción, sino porque es incapaz de transmitir & # 8211 para transmitir & # 8211 a los que nacen, los valores que día a día desaparecen.

En su libro “Dialéctica de la naturaleza” (1883) Engels proclamó este principio: “todo lo que llega a existir merece perecer” [41] la muerte, no la vida, es para él el secreto del universo. La muerte de la humanidad constituye, según Igor Safarevic, el corazón y la meta del socialismo. [42] Sade expresó el mismo pensamiento, celebrando el homicidio y el suicidio. La sexualización de la sociedad es la muerte de la sociedad.

La familia, por el contrario, en sí misma, contiene la vida. Vida física contenida en los pesebres que multiplican la vida espiritual, expresada por padres e hijos unidos en oración a Dios que todo lo puede.

En Fátima, Nuestra Señora anunció que Rusia difundiría sus errores por el mundo. El post-trotskismo anárquico-libertario que domina hoy en Occidente y el post-estalinismo nacionalista que se ha afirmado en la Rusia de Putin tienen la misma matriz ideológica. El mensaje de Fátima es un mensaje contra cualquier forma de ideología gnóstica e igualitaria, como lo fue el socialismo en los siglos XX y XXI.

La última aparición de Fátima el 13 de octubre de 1917, la de la Sagrada Familia, constituye en este sentido un manifiesto que resume todos nuestros principios y que se opone a todos los errores de nuestro tiempo.

Traducido por Brendan Young

[1] Aristóteles, Metafísica, Libro I.

[2] Cicerón, De officiis, Yo, 54.

[3] Franz Funck-Brentano, El Antiguo Régimen, Fayard, París 1926, págs. 12-14.

[4] Monjes de Solesmes (bajo la dirección de), Matrimonio, textos del magisterio romano, Desclée de Brouwer, París 1956

[5] León XIII, Arcanum divinae sapientia, de 10 de febrero de 1880, en ASS, 12 (1879-1880), págs. 385-402.

[6] Pío XI, Casti connubii del 31 de diciembre de 1930 en A.A.S. 1930, págs. 539-590.

[7] Juan Pablo II, Familiaris consortio del 22 de noviembre de 1981 en AAS (1981), págs. 81-191.

[8] Plinio Correa de Oliveira, Revolución y contrarrevolución, (Traducción al italiano) Sugarco, Milano 2009.

[9] Ilarino da Milano, Herejías medievales, Maggioli, Rimini 1983, pág. 26-27.

[10] George H., Williams, La reforma radical, Westminster Press, Filadelfia 1962, pág. 40.

[11] “Sé pecador y peca con valentía, pero cree y regocíjate en Cristo con mayor valentía”. (Carta a Melanchton del 1 de agosto de 1521, en Obras de Lutero, vol. 48, Letters, Fortress Press, Filadelfia 1975, pág. 282),

[12] Cfr. Ernest Belfort Bax, Ascenso y caída del anabautista, Sonneschein, Londres 1903 C. G. H. Williams, The Radical Reformation, cit., Págs. 362-388.

[13] Con respecto a Niclaes y la familia del amor, ver: Serge Hutin, Los discípulos ingleses de Boehme, Denoel, París 1960, págs. 58-61 G. H. Williams, La reforma radical, págs. 477-482 J. Dietz Moss, Dios de Dios, Hendryck Niclaes y su familia de amor, The American Philosophical Society, Filadelfia 1981 Alistair Hamilton, La familia del amor, The Attic Press, Greenwood (S. C.) 1981.

[14] Cfr. Christopher Hill, El mundo al revés, Penguin, Londres 1991 A. L. Morton, El mundo de los ranters. Radicalismo religioso en la Revolución inglesa, Lawrence y Wishart, Londres 1979 (1970) J. Friedmann, Blasfemia, inmoralidad y anarquía. Los ranters y la Revolución inglesa, Ohio University Press, Londres 1987.

[15] Un acto contra varias opiniones ateas, blasfemas y execrables, despectivo para el honor de Dios y destructivo para la sociedad humana., en Actos y ordenanza del interregno, ed. por C. H. Firth y R. S. Rait, Stationery Office, Londres 1911, págs. 409-412.

[16] François Vernet, Cóndores, DTC, vol. III, 1 (1938), págs. 815-816.

[17] A. F. de Sade, Francés, (haz) otro esfuerzo si quieres ser republicano, en Filosofía en la sala de estar, Gallimard, París 1976, págs. 187-267.

[23] Sade, Juliette, (1797) en Trabajos completos, Cercle du Livre Precieux, París 1967, vol. 9, pág. 569.

[24] Erik Kuehnelt-Leddihn, El izquierdismo revisitado. De Sade y Marx a Hitler y PolPot, Regnery, Washington 1991, pág. 67

[25] Véase François Ost, Sade y la ley, Odile Jacob, París 2005

[26] Xavier Martin, La naturaleza humana y la Revolución francesa, de la era de las luces al derecho napoleónico, Dominique Martin Morin, Poitiers 2002

[27] Ver Cartas a Lenin de Inessa Armand y Aleksandra Kollontaj de marzo de 1917 en V. I. Lenin, Opere completo, tr. It., Vol. 35, Editori Runiti, Roma 1952, págs. 210-212.

[28] Cfr. Giovanni Codevilla, De la revolución bolchevique a la Federación de Rusia, Franco Angeli, Roma 1996.

[29] León Trotsky, Problemas de la vida cotidiana, Monad Press, Nueva York 1986, pág. 37

[31] Gregory Carleton,La revolución sexual en Rusia Pittsburgh, University of Pittsburgh Press, 2005

[32] Véase Rodolfo de Mattei, De la sodomía a la homosexualidad. Historia de una normalización, Solfanelli, Chieti 2016.

[33] Cfr. Rolf Wiggershaus, La escuela de Frankfurt. Historia. Desarrollo teórico. Importancia política, Carl HanserVerlag, München-Wien 1986 Martin Jay La imaginación dialéctica. A History of the Frankfurt School and the Institute of Social Research, 1923-1950, Little, Brown and Co. Boston 1973.

[34] Wilhelm Reich, La Revolución Sexual, Peter Nevill-Vision Press, Londres 1951, pág. 163.

[35] Vera Schmidt. Informe sobre la escuela infantil experimental de Moscú, Andrómeda 2016. Para psicoanálisis en la Unión Soviética, ver Martin A. Miller, Freud y los bolcheviques, New Haven, Yale University Press, 1998, y Alexander Etkind, Eros de lo imposible: la historia del psicoanálisis en Rusia, Westview Press, Oxford, 1997

[36] Reich, La Revolución Sexual, pag. 241

[37] León Trotsky, El Revoluton traicionado (1936), Dover Publications, Nueva York 2004.

[38] Thibaud Colin, El matrimonio gay. Los desafíos de una reclamación, Eyrolles, París 2005, pág. 97.

[39] Ver El primer esquema sobre la familia y el matrimonio del Concilio Vaticano II, ed. por R. de Mattei, Edizioni Fiducia, Roma 2015.

[40] Véase R. de Mattei, El Concilio Vaticano II: una historia no escrita, Lindau, Torino 2011, págs. 203-210.

[41] Frederick Engels, Dialéctica de la naturaleza, Progress Publishers, Moscú, 1976, págs. 37-38

[42] Igor Chafarévitch, El fenómeno socialista, Editions du Seuil, París 1977, p. 323


Inessa Armand

Inessa Fjodorovna Armand (ven. Ине́сса Фёдоровна Арма́нд, syntyjään Inès Elisabeth Stéphane 26. huhtikuuta 1874 Pariisi - 24. syyskuuta 1920 Beslan) oli ranskalainen bolševikki ja kansainvälisen kommunistisen liikkeen vaikuttaja Venäjällä.

Inessa Armand syntyi ranskalaisen oopperalaulajan Théodore Stéphanen ja brittiläisen näyttelijän Nathalie Wildin perheeseen. Isän kuoleman jälkeen hänen sisarensa vei hänet Moskovan lähellä asuneeseen Armandin tehtailijasuvun perheeseen, jossa heidän tätinsä työskenteli kotiopettajana. Myöhemmin Inessa meni naimisiin Aleksandr Armandin kanssa. [1]

Vuonna 1904 Armand liittyi bolševikkeihin. Hän osallistui vuosien 1905–1907 vallankumoustapahtumiin ja joutui useaan kertaan pidätetyksi. Vuonna 1907 hänet karkoitettiin kahdeksi vuodeksi Arkangelin läänin Mezeniin. Marraskuussa 1908 hän pakeni ulkomaille. [1]

Vuonna 1910 Armand asettui Pariisiin, jossa toimi bolševikkien puoluekoulun opettajana. Kesällä 1912 hänet lähetettiin Pietariin järjestelemään puolueen maanalaista toimintaa ja valmistautumista Venäjän valtakunnanduuman vaaleihin. Hänet pidätettiin syyskuussa 1912. Vapauduttuaan vuonna 1913 Armand siirtyi ulkomaille, jossa hän toimi bolševikkien edustajana kansainvälisessä sosialistisessa naistenliikkeessä ja työskenteli Leninin ja Zinovjevin avustajana. [1] Vuonna 1916 hän asui Pariisissa, jossa käänsi ranskaksi Leninin teoksia ja bolševikkipuolueen asiakirjoja. Leninin Armandille lähettämät kirjeet en julkaistu hänen kootuissa teoksissaan. [2]

Helmikuun vallankumouksen jälkeen Armand palasi Leninin mukana Venäjälle. Huhtikuusta 1917 lähtien hän toimi bolševikkipuolueen Moskovan komitean jäsenenä ja puoluelehtien toimittajana. [1] Hän osallistui puolueen edustajakokouksiin ja oli mukana valmistelemassa aseellista kapinaa Moskovassa. Lokakuun vallankumouksen jälkeen Armand toimi bolševikkipuolueen Moskovan lääninkomitean byroon ja läänin toimeenpanevan komitean jäsenenä, läänin kansantalousneuvoston puheenjohtajana sekä kintaiskite puonomue. Kesällä 1920 hän osallistui Kominternin toiseen kongressiin ja toimi kansainvälisen naiskommunistien konferenssin puheenjohtajana. [2]

Armand kuoli koleraan ollessaan lomalla Beslanissa. Hänet en haudattu Punaiselle torille Kremlin muurin viereen.


Alexandra Kollontai 1872-1952

Marxista antes que feminista, Kollontai veía la liberación de la mujer y el socialismo como inseparables y la servidumbre doméstica y la crianza de los hijos eran responsabilidad de la sociedad colectiva. En San Petersburgo, organizó un puñado de iniciativas de base centradas en las mujeres antes de unirse Zhenotdel, que finalmente dirigió después de la muerte de Armand. En este cargo, se esforzó por liberar y educar a las mujeres en comunidades remotas y patriarcales y buscó reelaborar las leyes sobre aborto, divorcio, control de la natalidad y homosexualidad. Aunque su destino en Noruega como embajadora en 1922 equivalía a un exilio, el puesto la convirtió en la segunda embajadora del mundo en la historia.


Alexandra Kollontai

Alexandra Kollontai (1872-1952) fue una figura significativa en el partido bolchevique durante la Revolución Rusa. Podría decirse que se convirtió en la mujer más influyente de la nueva sociedad soviética.

Nacida como Alexandra Domontovich en 1872, su padre fue un ex general zarista y su madre, hija de un noble menor. Se decía que sus dos padres poseían opiniones políticas progresistas.

La propia Alexandra fue precoz y rebelde desde muy joven, ideas heredadas de sus padres y de una de sus tutoras, Maria Strakhova. A los 18 años, Alexandra se escapó de casa para casarse con uno de sus primos lejanos, un ingeniero apuesto pero luchador llamado Vladimir Kollontai. Tuvo su primer hijo, un hijo, al año siguiente.

Después de recorrer una enorme fábrica de textiles en 1896, Kollontai decidió dejar a su marido y a su bebé y dedicarse a la política marxista. Las condiciones de vida y de trabajo bárbaras de la mayoría de las trabajadoras la llevaron a escribir que & # 8220las mujeres, su destino, me ocupó toda mi vida, muchas mujeres me empujaron al socialismo. & # 8221

Después de estudiar en el extranjero, Kollontai se unió a los socialdemócratas en 1898. Se puso del lado de los mencheviques después de la escisión del partido en 1903. A pesar de esto, se mezclaba regularmente con Vladimir Lenin, Nadezhda Krupskaya y otras figuras bolcheviques. También tuvo un largo romance con la prometedora figura bolchevique Alexander Shlyapnikov, que era 13 años menor que ella.

Los escritos y conferencias apasionadas de Kollontai durante este período a menudo se centraban en la conexión entre la revolución socialista y la emancipación de la mujer. Para que las mujeres participaran por igual en la sociedad, argumentó Kollontai, su posición de segunda clase como trabajadoras tenía que ser eliminada. Otros habían hecho conexiones similares, incluidos sus camaradas marxistas Krupskaya e Inessa Armand.

En junio de 1915, Kollontai dejó a los mencheviques y se puso del lado de los leninistas. Regresó a Petrogrado después de la Revolución de febrero, formó parte del comité ejecutivo del Soviet de Petrogrado y produjo propaganda bolchevique y feminista. Ella respaldó el llamado de Lenin en abril de 1917 para una revolución soviética y fue arrestada durante los & # 8216July Days & # 8216.

Después de la Revolución de Octubre, Lenin nombró a Kollontai comisario de Bienestar Social. En este cargo, ayudó a construir reformas soviéticas que legalizaron el aborto, el divorcio y el control de la natalidad. También se despenalizó la prostitución y se desterró el concepto legal de ilegitimidad. La Unión Soviética se convirtió en uno de los primeros países en otorgar derechos de voto a las mujeres.

En 1919, Kollontai e Inessa Armand formaron Zhenotdel, un departamento del gobierno soviético dedicado a los derechos y necesidades de la mujer. Kollontai asumió el liderazgo de Zhenotdel después de la muerte de Armand en 1920.

Kollontai no solo se preocupaba por los derechos de la mujer. En el gobierno, se volvió cada vez más crítica con el Partido Comunista, su creciente burocracia y su gestión torpe de fábricas y trabajadores. Junto con su ex amante Shlyapnikov, entonces comisario del Trabajo, Kollontai apareció al frente de una facción que compartía estas críticas.

Kollontai & # 8217s 1921 panmphlet & # 8220The Workers & # 8217 Oposition & # 8221 pidió que los miembros del partido y los sindicatos tuvieran la libertad de discutir cuestiones de política. También defendió que antes de que el gobierno intente deshacerse de las instituciones soviéticas de la burocracia que acecha dentro de ellas, el Partido debe primero deshacerse de su propia burocracia.

Este ataque a la jerarquía bolchevique supuso el final de la carrera política de Kollantai. En el Décimo Congreso del Partido en 1922, Vladimir Lenin propuso una resolución para prohibir el fraccionalismo dentro del partido. Argumentó que las facciones eran & # 8220 dañinas & # 8221 y solo alentaban rebeliones como el levantamiento de Kronstadt. El Congreso estuvo de acuerdo con Lenin y se disolvió la Oposición Obrera.

Poco después de esto, Kollontai fue efectivamente marginado al recibir puestos diplomáticos en el extranjero. Trabajó como diplomática o embajadora soviética en varios países, incluidos Noruega, Suecia y México. Después de jubilarse, Kollontai se retiró a Moscú, donde murió en 1952.


Contribución a la educación y las bibliotecas soviéticas

Incluso después de la revolución, Nadezhda se mantuvo fiel a su causa de la educación de los jóvenes y se dio cuenta de que los materiales educativos como los libros eran necesarios para la educación. La biblioteca prerrevolucionaria tenía una tendencia a excluir a ciertos miembros de la sociedad rusa y algunos libros solo estaban disponibles para la lectura de la élite. La mayor parte de la literatura disponible era conservadora y ortodoxa. Las bibliotecas subterráneas eran comunes, pero la mayoría del público no podía leer.

Nadezhda, para mejorar las condiciones de las bibliotecas después de la revolución, alentó a los bibliotecarios a abrir sus puertas al público y usar un lenguaje común mientras hablaban con los usuarios de la biblioteca.


Rusia soviética, Zhenotdel y la emancipación de la mujer, 1919-1930

¿Cuánto se avanzó en la lucha por la igualdad? Anne McShane se centra en particular en Asia Central. Véase también la Parte 2 de este estudio, Zhenotdel: Clubs, Cooperatives, and the Hujum.

Introducción de Mike Taber: Anne McShane es una activista marxista de Gran Bretaña e Irlanda que escribe regularmente para Weekly Worker, el periódico del Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB). McShane ha desarrollado estos puntos de vista con más detalle en su tesis doctoral, "Llevar la revolución a las mujeres del este: la experiencia Zhenotdel en el Asia central soviética a través de la lente de Kommunistka". McShane ha comenzado a trabajar para editar su tesis en un libro.

El artículo de 2017 a continuación, que estamos ejecutando en dos partes, se vuelve a publicar con el permiso de Weekly Worker.

El debate de estas cuestiones tiene una importancia práctica para la lucha actual por la liberación de la mujer. La Revolución Rusa de 1917 y los primeros años de la República Soviética abrieron un camino revolucionario para lograr la igualdad y los derechos plenos de la mujer en la sociedad. Al centrarse en Asia Central Soviética, McShane permite a los lectores obtener una nueva apreciación del profundo impacto de la Revolución Rusa en esta cuestión.

Esa perspectiva también será el tema del próximo volumen de la serie sobre la Internacional Comunista en la época de Lenin: "El movimiento de mujeres comunistas 1920-1922", que se publicará el próximo año en la Serie de libros sobre materialismo histórico.

Por Anne McShane: La primera república soviética es bien conocida por introducir una igualdad amplia y sin precedentes para las mujeres. Sin embargo, se sabe mucho menos sobre los esfuerzos realizados para lograr esta igualdad. Mi propio entendimiento hasta hace relativamente poco tiempo era que en realidad no se había logrado mucho en términos materiales. No fue hasta que comencé a estudiar el Zhenotdel, la oficina de mujeres del Partido Comunista, que me di cuenta de lo equivocada que había estado.

Descubriendo el diario de Zhenotdel Kommunistka fue como encontrar un tesoro enterrado. Abrió una ventana única sobre la experiencia soviética y los desafíos que enfrenta. Por primera vez vi que la lucha por la emancipación de la mujer había sido una experiencia real y viva. Los debates sobre los derechos de la mujer en la república soviética apenas se conocen fuera del mundo académico, a diferencia de los de la Oposición Obrera y la Oposición de Izquierda.

Esta brecha en nuestro conocimiento significa que tenemos una comprensión incompleta de la revolución y la sociedad que siguió. Deja esta experiencia extraordinaria, la cúspide de la lucha por los derechos de las mujeres dentro de la historia revolucionaria, a las académicas feministas. Eso necesita ser rectificado.

Formación del Zhenotdel

Ya escribí este año sobre el movimiento de mujeres en 1917. 1 En primer lugar, quiero repetir que, contrariamente a las afirmaciones de algunos académicos, el Partido Bolchevique sí tuvo un apoyo masivo entre la clase trabajadora femenina. Y en los embriagadores días posteriores a la revolución, estas mujeres buscaron en el gobierno soviético una transformación radical en sus vidas.

En el verano de 1918 era evidente que, en realidad, poco había cambiado. La carga del trabajo doméstico y el cuidado de los niños no ha cambiado y la discriminación en el lugar de trabajo es endémica. En respuesta, se convocó una conferencia de mujeres trabajadoras y campesinas en noviembre de 1918 bajo el liderazgo de Inessa Armand, Alexandra Kollontai y Konkordiia Samoilova. En un evento similar el año anterior se rechazó una propuesta de Kollontai para establecer una organización especial de mujeres. En ese momento se argumentó que tal iniciativa era superflua y se convertiría en una desviación feminista.

Para 1918, este punto de vista había cambiado y los líderes del movimiento reconocieron que habría poco progreso a menos que aquellos con intereses creados tomaran medidas. Se crearon comisiones especiales para representar a las mujeres trabajadoras y campesinas. Estas comisiones comenzaron inmediatamente a establecer guarderías y comedores públicos, y a hacer campaña por la maternidad y otros derechos. Su existencia llevó a que el comité central tomara la decisión de establecer el Zhenotdel en septiembre de 1919.

Con la excepción de Kollontai, los líderes del Zhenotdel eran todos bolcheviques de larga data. Nadia Krupskaya fue nombrada editora de Kommunistka e Inessa Armand la primera secretaria nacional. Estas mujeres estaban unidas por la opinión de que el cambio revolucionario requería acciones para transformar las relaciones tradicionales dentro de la familia. Las influencias importantes en esta capa incluyeron los escritos de Frederick Engels y August Bebel sobre la familia bajo el comunismo primitivo.

Clara Zetkin, pionera de los derechos de la mujer tanto en el Partido Socialdemócrata de Alemania como en la Segunda Internacional, fue una gran inspiración, amiga de la oficina y colaboradora de Kommunistka. Como editor de Die Gleichheit, la revista de mujeres del SDP, y una de las líderes de Frauenbewegung, el movimiento de mujeres, Zetkin creía que todos los partidos comunistas necesitaban una sección especial para mujeres. Ella redactó tesis para el Segundo Congreso de la Tercera Internacional en 1921 para comprometer a todas las partes a crear su propio Zhenotdel. 2

La cuestión inmediata para los Zhenotdel era la socialización del trabajo doméstico y el cuidado de los niños. Esto había sido propuesto por Engels y Bebel como un paso necesario para un estado obrero y, por lo tanto, era una parte aceptada de la ortodoxia bolchevique. Sin embargo, el obstáculo era si se debían tomar medidas inmediatas o si la socialización se desarrollaría en una etapa posterior y más productiva del socialismo.

Los líderes del Zhenotdel apoyaron mucho la primera opinión. Creían que, a menos que las mujeres se incorporaran al proyecto al principio, se produciría una forma de socialismo extremadamente distorsionada. Armand, Samoilova y Krupskaya han estado involucrados durante muchos años en la defensa de los derechos de la mujer: en el diario de mujeres bolcheviques Rabotnitsa (Trabajadora) de 1914 y 1917, en la redacción de panfletos y en la organización de la clase trabajadora en San Petersburgo y Moscú.

Kollontai trabajó en estrecha colaboración con Clara Zetkin en el SDP y la secretaría de mujeres de la Segunda Internacional. Era conocida como una destacada defensora y había escrito varios folletos y libros, muchos de los cuales se volvieron a publicar después de la revolución.

Para ellas, el feminismo era una ideología burguesa, que no se ocupaba de la necesidad de trascender la opresión implícita en la sociedad de clases; Kollontai en particular había sido una feroz oponente del movimiento reformista de mujeres en Rusia. Compartían la creencia de que la emancipación de la mujer se lograría en una transición exitosa a una sociedad sin estado. Sin embargo, esto no implicó pasividad. Significa garantizar que los derechos de la mujer estén estrechamente relacionados con todos los aspectos de la construcción del socialismo. La revista incluyó artículos de la lucha internacional por los derechos de la mujer y buscó organizar estas luchas dentro de la Comintern.

El Zhenotdel era una oficina del comité central y se consideraba una parte leal y comprometida del partido ruso. Delegados de fábricas, lugares de trabajo gubernamentales y colectivos asistieron a reuniones varias veces al mes, donde “escucharon informes de los instructores de Zhenotdel sobre cuestiones políticas, sobre el trabajo de los soviets locales y sobre cuestiones prácticas, como el establecimiento de guarderías en las fábricas donde trabajaban las mujeres”. 3 El objetivo era facilitar la participación plena de las mujeres en el esfuerzo de la guerra civil mediante el establecimiento de sistemas de apoyo. Los delegados dividieron las tareas de las organizaciones que se acercaron para buscar ayuda en la instalación de comedores y guarderías.

También se conectó un plan de pasantías a las reuniones de delegados, y las mujeres serían enviadas a varios departamentos gubernamentales, soviets, sindicatos y organizaciones del partido para capacitarse durante un período de tres a seis meses en administración. Los pasantes luego informarían y se elegirían los reemplazos. En este modelo se hacía especial hincapié en ser flexible y responsable y en trabajar en estrecha colaboración con otras organizaciones soviéticas.

Problemas con la aceptación

Hay muchos informes de que a los delegados les resultó imposible convencer a los camaradas y sindicalistas masculinos de los beneficios de su trabajo. A los pasantes a menudo se les trataba como una molestia o se les obligaba a realizar tareas domésticas. Samoilova se quejó de que los camaradas masculinos "todavía mostraban mucho prejuicio hacia el Zhenotdel", y la mayoría sentía que "estaba por debajo de su dignidad" asociarse con él. 4 Esto fue a pesar de que la oficina es un departamento del comité central.

Lenin admitió en una entrevista con Zetkin en 1920 que “desafortunadamente todavía podemos decir de muchos de nuestros camaradas, 'Raspa al comunista y aparece un filisteo'. Sin duda, hay que rascar sus puntos sensibles, como su mentalidad con respecto a las mujeres ”, que era la de los“ dueños de esclavos ”. 5 A pesar del compromiso formal con la emancipación de la mujer, muchos hombres bolcheviques, incluidos miembros destacados, todavía veían a las mujeres como inferiores y los problemas de las mujeres como triviales o irrelevantes.

La introducción de la Nueva Política Económica en 1921 exacerbó las dificultades del Zhenotdel y debilitó profundamente la organización.También perdió a dos de sus principales miembros en un año; Armand fue víctima de la epidemia de cólera en septiembre de 1920 y Samoilova la siguió en junio de 1921. Kollontai sucedió a Armand como secretaria nacional y comenzó una lucha contra el impacto negativo de la NEP en la clase trabajadora. mujeres.

El desempleo femenino se disparó en este período, ya que los hombres regresaron de la guerra civil y las actitudes reaccionarias sobre el papel de las mujeres resurgieron con fuerza: la novela de Kollontai Amor por las abejas obreras capta bien la profunda alienación que sentían las mujeres revolucionarias en ese momento. El Zhenotdel lanzó una campaña para formar colectivos y artels (cooperativas) entre las mujeres trabajadoras y para luchar contra los despidos masivos que se están produciendo. La propia Kollontai estuvo inmersa en la lucha de la Oposición Obrera contra la NEP a lo largo de 1921.

En febrero de 1922, tras su derrota y la controversia que rodeó sus intentos de llevar el asunto ante el Comintern, Kollontai escapó por poco de la expulsión del partido. En cambio, su castigo fue ser removida de su posición como líder del Zhenotdel y enviada al extranjero en desgracia.

Fue un duro golpe para ella y para la propia oficina. Continuó bajo el liderazgo más conservador de Sofia Smidovich, luego Klavdiia Nikolaeva y Anna Artiukhina. Las tres habían sido bolcheviques activos y nunca se hubieran considerado feministas de ninguna manera, a pesar de ser descritas como tales por los académicos de hoy. Su compromiso radicaba en facilitar la emancipación de la mujer como parte de la construcción del socialismo.

En marzo de 1930, la oficina fue cerrada por orden de Stalin. Afirmó en ese momento que la cuestión de la mujer se había resuelto y que serían liberadas a través del plan quinquenal. En lugar de una organización especial, todos los compañeros lucharían por la igualdad de la mujer. Por supuesto, resultó ser todo lo contrario. El divorcio, que se había puesto a disposición gratuitamente en 1918, se volvió virtualmente imposible bajo un decreto de 1936.

El aborto, que también había sido legalizado después de la revolución, fue prohibido, también en 1936. La homosexualidad, que había sido despenalizada, fue prohibida. recriminalizado en 1933. El proyecto de Stalin de la Madre Rusia hizo que las mujeres volvieran al parto forzado y al trabajo doméstico, sin relevarlas de su lugar en la maquinaria industrial soviética. La historia del ascenso y caída del Zhenotdel es, por tanto, crucial para comprender el carácter de la revolución y su desaparición.

Mi estudio del Zhenotdel se centra en su trabajo en Asia central en la década de 1920. Esta experiencia arroja luz en particular sobre su actitud hacia el trabajo con mujeres con velo dentro de una sociedad musulmana tradicional. A diferencia de las mujeres de la clase trabajadora de Moscú y Petrogrado, las vidas de sus homólogas de Asia central no habían sido afectadas en gran medida por los acontecimientos de 1917.

El Zhenotdel dirigió su principal enfoque de trabajo en la región de Uzbekistán, donde las mujeres permanecieron en gran parte aisladas del mundo exterior. Aquí toda la estrategia del buró fue dictada por la creencia de que era necesario trabajar con las mujeres indígenas de manera segura y sin confrontaciones.

En la Conferencia de Organizadoras de Mujeres del Este de toda Rusia en abril de 1921, Alexandra Kollontai presentó una resolución en la que decía que “la mejor manera de reunir a la masa aislada es mediante la creación de clubes de mujeres. Los clubes de mujeres deben actuar como modelos de cómo el poder soviético puede emancipar a las mujeres en todos los aspectos de sus vidas, una vez que se comprometen con él ”. Deben ser escuelas en las que las mujeres se sientan atraídas por el proyecto soviético a través de su propia actividad y comiencen a cultivar el espíritu del comunismo dentro de ellas.

Publicaciones relacionadas en este sitio web:

    , por John Riddell, por John Riddell, por John Riddell
  • "La situación de la mujer es una cuestión de todos los socialistas", con Daria Dyakonova y Mike Taber
  • El amanecer de nuestra liberación: los primeros días del Movimiento Internacional de Mujeres Comunistas y # 8217s, por Daria Dyakonova

Notas

1. "El infierno estalla" Trabajador semanal El 2 de marzo de 2017.

2. C Zetkin, "Directrices para el movimiento de mujeres comunistas" (traducción de Ben Lewis de "Kunst und Proletariat") Historia revolucionaria No1, 2015, págs. 42-61. Para las tesis aprobadas por el Tercer Congreso, ver también "Métodos y formas de trabajo entre mujeres" en A Holt y B Holland (traductores) Tesis, resoluciones y manifiestos de los cuatro primeros congresos de la III Internacional Londres 1980.

3. RC Ellwood Inessa Armand: revolucionaria y feminista Cambridge 1992, pág. 247.

4. CE Hayden, "El Zhenodel y el Partido Bolchevique Historia rusa Vol 3, No1, 1976.


Inessa Armand:

Cuando Inessa Armand conoció a Vladimir Lenin en un café de París en 1909, comenzó una de las aventuras amorosas más especuladas de la izquierda revolucionaria. Sin embargo, ha sido la mala suerte de Inessa Armand ser recordada históricamente como la "amante de Lenin", más que como la principal feminista marxista que fue.

La biografía de Michael Pearson comienza con una mujer que era una candidata poco probable para el papel de revolucionaria bolchevique. Nacida Inessa Stephane en París en 1874, Inessa (prefería ser conocida por su nombre de pila) fue criada por su tía en Rusia tras la temprana muerte de su padre, cantante de ópera. Cómodamente acomodada, políticamente indiferente y religiosamente devota, Inessa, de 18 años, se casó con Alexander Armand, un industrial adinerado pero rebelde a través del cual descubrió la intelectualidad feminista y liberal de Rusia.

La "cuestión de la mujer" ocupó la mente de Inessa Armand, quien creó organizaciones filantrópicas como la Sociedad de Moscú para la Mejora del Lote de Mujeres y llevó a cabo trabajos de asistencia social entre las prostitutas de Moscú. La llegada de tutores marxistas a su hogar la empujó hacia el socialismo como solución a la pobreza y la opresión de las mujeres.

La vida personal de Inessa Armand se movió a la par con su evolución política. Dejando a su marido porque no era un revolucionario, vivió con el hermano de su marido, Vladimir, que sí lo era. En una prueba para su posterior romance con otro Vladimir, fue una relación abierta y tolerada libremente a pesar de la presencia de un matrimonio (el esposo de Inessa continuó apoyándola financiera y personalmente a ella y a sus hijos).

Al regresar a Rusia de unas vacaciones en Ginebra, con el falso fondo de las maletas de sus cinco hijos ocultando literatura revolucionaria, se unió a los bolcheviques en el año revolucionario de 1905. Activa en la clandestinidad revolucionaria a cargo de la propaganda en Moscú, los trabajadores varones en ella Los círculos educativos, a menudo reacios a aceptar a una mujer como mentora política, fueron conquistados por su habilidad como comunicadora. Su desconfianza y sexismo los conquistaron con su enfoque directo que transmitía, con contagioso optimismo y entusiasmo, sencillas bases marxistas evitando la condescendencia.

Como sucedió con los revolucionarios bajo el zarismo, pronto fue el turno de Inessa de ser arrestada, encarcelada (donde contrajo tuberculosis) y exiliada al remoto y gélido norte de Rusia. Solo dos semanas después en París, tras haber escapado del exilio interno enterrado bajo un montón de pieles en un trineo, su amante, Vladimir Armand, murió de septicemia. “Melancolía, pálida y demacrada”, con su amante y guía de la política revolucionaria muerta, apartada de su hogar y sus hijos, era fácil enamorarse del líder de la causa que la había llevado al exilio, especialmente como Vladimir Lenin. , que estaba lejos de ser la única enamorada de su encanto, elegancia y vitalidad, le devolvió el cariño.

I nessa Armand realizó traducciones para Lenin, organizó y enseñó economía política en una escuela de formación bolchevique al sur de París, ocupó el puesto de oradora cuando Lenin no estaba disponible, recaudó fondos para el partido y llevó a cabo misiones (arriesgadas) en Rusia para endurecer a los bolcheviques. resolver en la lucha intransigente de Lenin contra los liberales (burgueses y "socialistas").

Armand, un pianista talentoso, interpretó a Beethoven y Chopin para Lenin, haciendo llorar al llamado revolucionario duro. En el exilio, sus casas siempre estaban cerca y Armand acompañaba a Lenin y a su esposa y camarada, Nadezdha Krupskaya, en sus vacaciones. Los sin hijos Lenin y Krupskaya aceptaron a los hijos de Armand como propios.

Aunque hubo un afecto genuino por todos lados, el romance, una vez que se volvió físico ("Te beso cariñosamente" firmaba Armand en una de sus cartas a Lenin), complicó el matrimonio de Lenin y hubo que capear una crisis. En diciembre de 1913, Lenin rompió la relación con Armand, aunque seguirían siendo buenos amigos durante los pocos años que quedaban de sus vidas.

Las primeras notas políticas amargas de discordia entre Lenin y Armand, ahora reacio a trabajar simplemente como su asistente, ocurrieron después de su separación. Los enojados intercambios sobre la sabiduría táctica de la propuesta de Armand de "amor libre" como una demanda política, y sobre el pacifismo versus el apoyo a las guerras de independencia nacional, fueron solo parte del sólido desarrollo de ideas en un ambiente a veces patológicamente calentado por las frustraciones de política del exilio (Armand se negó en un momento a traducir esos fragmentos de los artículos de Lenin con los que ella no estaba de acuerdo).

Su compromiso compartido con la revolución, sin embargo, resistió la prueba y cuando el zar fue depuesto por la Revolución de febrero de 1917, Armand fue uno de los 30 exiliados bolcheviques que se unieron a Lenin en el tren sellado a Rusia a través de Alemania (aprovechando las ventajas del gobierno alemán. deseo de sacar a Rusia de la guerra devolviendo a los bolcheviques antibélicos).

En Moscú, Armand se destacó en su trabajo para la Revolución de Octubre. Fue elegida bolchevique para la Duma de Moscú (el parlamento local) y el comité ejecutivo del soviet de Moscú (consejo) de delegados de trabajadores y soldados. Armand, fuertemente respaldado por Lenin, fue uno de los principales líderes del exitoso esfuerzo por convencer al partido bolchevique de que intensificara sus esfuerzos para organizar a las trabajadoras (que habían sido vitales para la Revolución de Febrero).

Después de la Revolución de Octubre, encabezó el consejo económico del soviet de Moscú, que supervisó la gestión económica de la región, demostrando ser una administradora eficaz, y continuó trabajando en la liberación de la mujer. Armand editó la influyente y animada revista sensacionalista para mujeres de los bolcheviques: Rabotsnitsa (La trabajadora). Dirigió el Zhenotdel (el Departamento de Trabajo entre Mujeres de los bolcheviques) que tenía la autoridad del Comité Central para destinar recursos escasos para abordar la opresión de las mujeres y ganar su apoyo para el partido bolchevique, asediado por la guerra civil contrarrevolucionaria, la guerra imperialista y el bloqueo. , una economía moribunda y hambruna.

El trabajo de Armand fue fundamental en los logros feministas de los bolcheviques: reformas sobre el matrimonio, el divorcio, la educación, el empleo y el aborto que estaban muy por delante de cualquier país capitalista en ese momento. Se dedicó a los intentos bolcheviques de socializar las tareas del hogar y la crianza de los niños mediante la organización de cenas comunales, lavandería y cuidado de niños para aliviar la doble carga de las mujeres de trabajo doméstico y remunerado.

Sin embargo, los efectos de la jornada laboral de 16 horas de Armand y la tuberculosis la habían dejado exhausta. Una solícita Lenin, haciendo caso omiso de su apoyo a los comunistas de "izquierda" que se oponían a sus medidas prácticas de supervivencia para la revolución, persuadió a Armand de pasar unas vacaciones en una ciudad balneario del Cáucaso, en el sur de Rusia, donde murió en 1920, una víctima de cólera.

En su funeral, Lenin estaba emocionalmente angustiada, "irreconocible, sumida en la desesperación". Su inmenso dolor fue una prueba, para todos los bolcheviques que habían hablado de Lenin y Armand, de que efectivamente habían sido amantes. Quizás Lenin se culpó a sí mismo por la decisión de enviarla al sur y, como resultó, la puso en peligro. Quizás Lenin se culpó a sí mismo por romper su relación siete años antes. Ciertamente sintió una abrumadora pérdida personal, ya que las demandas de la revolución y el matrimonio de Lenin habían conspirado para negarles una felicidad que no podían compartir físicamente.

K Rupskaya también estaba molesto por perder a un amigo cercano. Mantuvo viva la memoria de Armand en artículos y ensayos. Fue solo con la ascensión contrarrevolucionaria de la burocracia de Stalin desde mediados de la década de 1920 que Armand, junto con los logros feministas de los bolcheviques, se desvaneció de la vida pública y la historia socialista, con la ayuda de los "valores familiares" de Stalin que no podían admitir Lenin tiene una relación extramatrimonial.

El libro de Pearson saca a Inessa Armand de las sombras de la censura estalinista. Sin embargo, la muestra a través de un prisma condescendiente como "la amante de Lenin". Las importantes contribuciones socialistas y feministas de Armand a la Revolución Rusa se pasan por alto o no se tocan en absoluto. El jugoso triángulo amoroso Lenin-Armand-Krupskaya lo es todo. La revolución y el feminismo marxista no son más que un telón de fondo exótico (y esto pintado con los trillados colores antisocialistas del "falso dios" del socialismo revolucionario y el leninismo).

La intersección del amor y la política es una cuestión política y teórica intrigante y la forma en que fue manejada por las verdaderas marxistas-feministas de la historia socialista es también de fascinante interés humano. Sin embargo, Inessa Armand, Lenin y Krupskaya han sido mal servidos por el libro de Pearson. También puede mirar las telenovelas diurnas.

De Green Left Weekly, 5 de junio de 2002.
Visite la página de inicio de Green Left Weekly.


Inessa Armand - Historia

Soy un converso relativamente tardío a la tecnología de Internet. Hace algunos meses, cuando me conecté a la red, también me uní a cuatro grupos de discusión de izquierda, la Lista de marxismo, la Lista de registro socialista, los Trainspotters de izquierda y la Lista de discusión de la izquierda verde con sede en Australia.

Un poco antes, participé, junto con otros, en la creación de Ozleft, una lista de archivos de documentos con sede en Australia. Un subproducto de conectarme a las cuatro listas de discusión es la gran cantidad de material que cae en mi bandeja de entrada todas las mañanas. He dedicado media hora al día a navegar por este material y borrar la gran parte que no me interesa, pero a veces se me cae un poco encima, si aparto la vista de él durante uno o dos días. Sin embargo, el torbellino de problemas e intereses a menudo es revelador. (Estoy bastante complacido por el comentario irritado pero amistoso que he recibido de un buen número de jóvenes militantes en diferentes grupos, en manifestaciones, etc., que me gruñen, de una manera jocosa, con declaraciones como: "Dios, tú Eres un bastardo, Bob Gould. Ese maldito Ozleft me mantuvo despierto anoche, navegando hasta las tres de la mañana. "La red es claramente, según mi experiencia, un medio muy poderoso).

Mis intereses inmediatos particulares se centran en el redesarrollo, la clarificación y el rearme del proyecto socialista en las nuevas condiciones, después del derrocamiento del estalinismo, etc., etc. Me parece que un compromiso serio con la historia del movimiento socialista, su picos extraordinarios, como la Revolución Soviética de 1917, y sus terribles mínimos, como la victoria del estalinismo contrarrevolucionario en Rusia, es una parte muy necesaria para volver a armar el movimiento socialista y restablecer el proyecto socialista.

En el ámbito de la historia socialista, tenemos una gran cantidad de material nuevo a nuestra disposición, desde el derrocamiento del régimen estalinista en la Unión Soviética y la apertura parcial de los archivos soviéticos. Un balance serio de la experiencia soviética está en el centro de mis intereses actuales.

Estoy obsesionado con el alcance y la importancia de la contribución política de Lenin. Lenin recibe constantemente una mala prensa de la clase dominante y de la mayoría de la intelectualidad liberal, pero me parece absolutamente central, y su contribución al pensamiento y la práctica revolucionarios, abrumadoramente positiva.

Ha habido una importante industria de Lenin en los últimos años. Parte de la información más útil proviene de académicos que son personalmente hostiles a Lenin, pero que han desenterrado material que amplía significativamente nuestra comprensión de Lenin. Por ejemplo, las dos biografías de Lenin de un crítico bastante severo, Robert Service, una de tres volúmenes y otra de un volumen, son extraordinariamente útiles como fuentes que incorporan el nuevo material disponible, a pesar del exasperado antagonismo de Service hacia Lenin.

Incluso el ideólogo de extrema derecha, Richard Pipes, nos ha prestado un servicio en su colección de documentos, "El Lenin desconocido", que, a pesar de que su intención es malévola hacia Lenin, nos proporciona nueva información útil. Uno espera que los académicos más comprensivos con Lenin que Pipes, también rastreen el archivo soviético en busca de más material hasta ahora suprimido.

En la Lista de Trainspotters de Izquierda, un intercambio característicamente verbalmente abusivo, estalló recientemente sobre si Inessa Armand y Lenin tenían una relación sexual. El extraño calor de este intercambio recuerda la airada forma en que la burocracia estalinista reaccionó a esta sugerencia en la década de 1960, cuando cerraron la oficina "Time" en Moscú porque la revista "Time" se refirió a un artículo de Bertram D. Wolfe sobre este tema. relación.

El nuevo material biográfico, extraído de los archivos, sobre Lenin, Krupskaya e Inessa Armand, parece resolver esta cuestión. Claramente hubo una relación sexual entre Lenin e Inessa. Todos los fragmentos de cartas, etc. que han sobrevivido al saneamiento mojigato y estalinista victoriano de los archivos, apuntan claramente a una relación sexual entre ellos.

La gente de Trainspotters que intenta negar la relación Lenin-Armand, confía en gran medida en R.C. La biografía de Elwood de Armand, e ignore otras pruebas, incluida la otra biografía de Inessa Armand por Michael Pearson, y varias biografías de Alexandra Kollontai.

La biografía de Inessa Armand por R.C. Elwood, que intenta argumentar que no hubo relación sexual, es refutado por el balance de la evidencia. El libro de Elwood tiene un punto de vista curioso. Publicado en 1992, tiene una especie de inclinación feminista radical (aunque Elwood es un tipo) y presenta a Armand como una especie de víctima de la megalomanía de Lenin, que es una caricatura, y una caricatura insultante, de Lenin, Inessa Armand y Krupskaya. Elwood es profundamente hostil a Lenin y lo retrata como una especie de villano.

Los hechos reales de la situación parecen en conjunto más prosaicos y, en algunos aspectos, más trágicos, desde el punto de vista de los tres camaradas revolucionarios involucrados en este triángulo. Estas circunstancias incluso influyeron en la estalinización de la Revolución Rusa, que comenzó en una etapa muy temprana. El viejo y el nuevo material biográfico sobre Lenin, Krupskaya y Armand, los muestra como personas de un lugar y época históricos particulares, miembros de la intelectualidad rusa, absolutamente preocupados por las tareas revolucionarias socialistas que se propusieron en sus primeros años de vida. También los muestra como seres humanos con relaciones familiares complejas e intensas, específicamente relaciones familiares de las clases medias rusas.A lo largo de su activa vida política, Lenin dependió particularmente del apoyo, emocional, práctico e incluso financiero, de las mujeres de su vida, su madre, sus hermanas, Krupskaya, la madre de Krupskaya e Inessa. En cierto modo, Lenin se llevaba algo mejor con las mujeres que con los hombres. Lenin tenía una relación cercana con su propia madre y una relación cercana y afectuosa con la madre de Krupskaya.

Lenin, Krupskaya, Inessa e incluso la madre y la suegra eran personas intensamente prácticas, con un sentido familiar bastante fuerte. Toda la evidencia sugiere que Lenin y las dos mujeres en su vida no estaban dispuestos a interrumpir sus actividades políticas comunes debido a la rivalidad humana natural, inicialmente, entre las dos mujeres, y también deseaban minimizar el escándalo, en el pequeño emigrado bastante incestuoso. Comunidad revolucionaria rusa. Claramente resolvieron estos problemas mediante acomodación, disimulo y discreción.

Lo interesante de todo esto es que ambas mujeres siguieron siendo firmes aliadas políticas de Lenin y luego se hicieron amigas cercanas, a pesar de la naturaleza triangular de las circunstancias. La imagen de las dos mujeres sentadas juntas en la primera fila, apoyando a Lenin, en su posición inicialmente minoritaria, poniendo al bolchevismo patas arriba, en la Conferencia de abril de 1917, es muy sorprendente.

La muy útil y completa biografía de Krupskaya, "La novia de la revolución" de Robert McNeal, explora cuidadosamente la reacción extremadamente práctica de Krupskaya al nuevo conjunto de circunstancias, después de que Inessa entró en sus vidas.

Todos los observadores están de acuerdo en que Lenin estaba totalmente devastado por la muerte de Inessa por tifus, pero siendo el revolucionario práctico que era, siguió obstinadamente con sus negocios. Cuando se junta toda la secuencia de eventos que destrozaron la salud de Lenin, se tiene una idea de la combinación de factores ambientales e historia genética que contribuyeron a la muerte comparativamente temprana de Lenin. Lenin siempre había estado un poco preocupado por los asuntos de salud debido a una historia de muerte prematura de varones en su familia. La imagen de "Mi vida" de Trotsky, que describe a Lenin y Trotsky acostados uno al lado del otro, en una antesala durante la reunión vital del Soviet de Petrogrado, totalmente exhausto, pero sin poder dormir, da una idea de las tensiones de la época.

El útil libro de T.H. Rigby, "El Sovnarkom de Lenin", da una idea de la extraordinaria carga de trabajo que Lenin asumió en la administración del nuevo estado soviético durante más de tres años. En este período, Lenin fue asesinado a tiros por un intento de asesino, y la bala no fue eliminada porque era demasiado peligroso hacerlo. Inessa murió. Los problemas de salud de Krupskaya empeoraron.

Parece obvio a partir de las dificultades del período que las posibilidades de renovación física de la relación Lenin-Inessa eran extremadamente desfavorables. También puede haber sido el hecho de que la libido de Lenin disminuyó considerablemente con la edad y las intensas y difíciles circunstancias de la época, pero igualmente claramente, su poderosa camaradería y participación emocional persistieron, a pesar de la separación y los trastornos políticos. Está bastante claro por las últimas entradas del diario de Armand, y por la total devastación de Lenin por su muerte, que posiblemente ambos tenían una perspectiva vaga de reanudar el lado físico de su relación en algún momento más favorable en el futuro, como suelen hacer los humanos en tales circunstancias. . Quién sabe.

Otro rasgo de Inessa Armand fue que, a pesar de su intensa implicación emocional con Lenin, fue capaz de disentir políticamente de él, por cuestiones de principio. Fue una vigorosa participante de la Oposición Obrera, a pesar de que esto implicaba un profundo choque político. con Lenin.

El importante libro de Moshe Lewin, "La última batalla de Lenin", sigue siendo el mejor relato del enfermo Lenin, luchando hasta su último aliento contra el desarrollo temprano del estalinismo. Es de considerable importancia que las acciones crudas y brutales de Stalin hacia Krupskaya fueron el factor que desencadenó el salto cualitativo de Lenin para convertirse en una oposición total a Stalin. (Tampoco fue accidental que, desafiando toda la propaganda interesada de Stalin sobre la supuesta permanencia y continuidad de los conflictos de Lenin con Trotsky, Krupskaya inicialmente se unió a la asediada causa de la Oposición de Izquierda contra el estalinismo, hasta que, como muchos otros Bolcheviques, la máquina de Stalin la obligó a someterse a golpes.)

Toda la actividad política de Lenin estuvo marcada por la tensión entre las circunstancias materiales objetivas y los esfuerzos e intenciones subjetivos de los revolucionarios marxistas. Los bolcheviques del período clásico, y en particular Lenin, son acusados ​​de blanquismo y jacobinismo por muchos críticos, debido al énfasis y la preocupación de Lenin por la intervención activa de los revolucionarios en el proceso revolucionario. La sombría historia de la Revolución Rusa y su posterior estalinización plantea, en varios puntos, la eterna cuestión del papel del individuo en la historia. Trotsky hace hincapié en que, a pesar de las condiciones objetivas demasiado maduras en Rusia, la Revolución Rusa nunca habría sucedido sin la reorganización fantásticamente enérgica de Lenin del Partido Bolchevique y su constante agitación dentro del Partido Bolchevique por la toma del poder.

Esto también plantea la cuestión de la enorme tragedia para la humanidad implicada en la temprana muerte de Lenin. Es interesante especular sobre lo que habría sucedido si los guardaespaldas de Lenin hubieran estado lo suficientemente atentos para evitar las balas disparadas contra Lenin por Flora Kaplan, si Lenin hubiera usado la misma solicitud que tenía por la salud de los otros líderes bolcheviques, por su propia salud. durante el período crítico del Sovnarkom, y si Inessa Armand no hubiera estado de vacaciones en el Cáucaso y se hubiera contagiado de cólera allí. Si Lenin hubiera vivido con una salud razonable durante, digamos, otros cinco años, toda la historia del siglo XX podría haber sido diferente. Trotsky fue un revolucionario valiente y serio, pero comparado con Lenin, no fue un político muy efectivo. Del intento de Lenin de formar un bloque con Trotsky contra Stalin desde su lecho de enfermo, queda claro que Lenin habría utilizado toda su extraordinaria habilidad política y su crueldad para aplastar a la facción de Stalin. (Es entretenido especular sobre la forma efectiva y brutal en que la vieja firma de Lenin, Krupskaya et al, se habría movilizado cuidadosamente y contado cada voto por hacer en Stalin. Incluso la máquina secretarial de Stalin probablemente habría sido superada por Lenin en esa etapa temprana de Lenin habría invocado su prestigio y el de Trotsky entre las masas, etc., etc., y habría tenido el apoyo formidable de revolucionarios independientes poderosos como Trotsky, Krupskaya, Inessa Armand y muchos otros líderes bolcheviques. Las enormes e incipientes fuerzas objetivas de burocratización que el singularmente bárbaro y vicioso Stalin llegó a representar, todavía habrían sido una poderosa fuerza de oposición. No está absolutamente claro cómo se habría desarrollado finalmente la situación, pero se puede afirmar, con razonable confianza, que la forma peculiarmente viciosa que tomó la degeneración de la Revolución Rusa, con el monstruo Stalin como la encarnación extremadamente consciente y bastante hábil. de la contrarrevolución, no habría sido la forma que tomaron los desarrollos. La temprana muerte de Lenin fue la mayor tragedia humana, social y política del siglo XX, y posiblemente de toda la historia.

En la era de Stalin en la Unión Soviética, se desarrolló toda una loca cultura hagiográfica del llamado leninismo, básicamente para fortalecer la falsa pretensión de Stalin de ser el heredero político de Lenin. Históricamente hablando, la creación por Stalin del culto a Lenin-Stalin fue completamente reaccionaria. Muchas organizaciones no estalinistas, lamentablemente, se apoderan de parte de la hagiografía estalinista de Lenin y tratan de crear un "leninismo" sin fisuras para justificar sus propios intereses de secta. Este enfoque es un obstáculo sustancial para el desarrollo de un "leninismo" útil, abierto e informado, como parte constructiva de la práctica política socialista.

Las vidas intensas, valientes, difíciles e interesantes de Lenin, Krupskaya, Armand y todos los demás bolcheviques son dignas de un estudio serio y objetivo y contienen muchas ideas útiles para los socialistas modernos.

Hemos puesto Ozleft, cuatro documentos que se relacionan con la historia de la relación entre Lenin, Krupskaya e Inessa Armand.


Ver el vídeo: Marxismo y Amor Libre: Inessa Armand (Enero 2022).