Información

Arnold Rowland


Soy estudiante de Adamson High School en Dallas, Texas. Trabajo los fines de semana en el Pizza Inn ubicado en West Davis Avenue en Dallas. Aproximadamente a las 12:10 p.m. Hoy, mi esposa Barbara y yo llegamos al centro de Dallas y tomamos posición para ver la caravana del presidente. Tomamos posición en la entrada oeste de la Oficina del Sheriff en Houston Street. Nos quedamos allí un rato hablando de las medidas de seguridad que se estaban tomando para la visita del presidente en vista de los problemas recientes cuando el Sr. Adelai [sic) Stevenson había sido un visitante reciente en Dallas. Debieron haber sido 5 o 10 minutos más tarde cuando estábamos mirando los edificios circundantes cuando miré hacia el edificio Texas Book Depository y noté que el segundo piso desde la parte superior tenía dos ventanas contiguas que estaban abiertas, y al mirar vi lo que pensé era un hombre parado a unos cinco metros de las ventanas y que sostenía en sus brazos lo que parecía ser un rifle de alta potencia porque parecía que tenía una mira telescópica. Parecía estar sosteniendo esto en una especie de posición de descanso de desfile. Le mencioné esto a mi esposa y simplemente hice la observación de que debían ser los hombres del servicio secreto. Este hombre parecía ser un hombre blanco y parecía tener una camisa de color claro, abierta en el cuello. Parecía ser de complexión delgada y parecía tener el pelo oscuro. En unos 15 minutos, el presidente Kennedy pasó por el lugar donde estábamos parados y la caravana acababa de girar hacia el oeste en Elm y se dirigía colina abajo cuando escuché un ruido que pensé que era un fuego de espalda. De hecho, algunas de las personas alrededor se rieron y luego, en unos 8 segundos, escuché otro informe y en unos 3 segundos un tercer informe. Mi esposa, que me agarró de la mano, comenzó a correr ya arrastrarme por la calle y nunca volví a mirar hacia esta ventana.

Arnold Rowland: Noté en el sexto piso del edificio que había un hombre detrás de la ventana, no colgando de la ventana. Estaba de pie y sosteniendo un rifle. Me pareció un rifle de bastante alta potencia debido al alcance y la proporción relativa del alcance al rifle, se puede decir qué tipo de rifle es. Se puede decir que no es un .22, sabes, y pensamos momentáneamente que tal vez deberíamos decírselo a alguien, pero luego se nos ocurrió que era un agente de seguridad. Habíamos visto en las películas antes donde tenían hombres de seguridad en ventanas y lugares como ese con rifles para vigilar a la multitud, y lo descartamos así, en ese momento, y no pensamos en nada más hasta después de que sucedió el evento.

Arlen Specter: Ahora, refiriéndose a la fotografía de este Anexo No. 356 de la Comisión, ¿señalará la ventana donde observó a este hombre?

Arnold Rowland: Esto fue muy extraño. Esta foto no fue tomada inmediatamente después de eso, no creo, porque había varias ventanas, hay pares de ventanas, y había varios pares donde ambas ventanas estaban completamente abiertas y en cada par había una o más personas. colgando por la ventana. Sin embargo, esto estaba en la esquina oeste del edificio, el sexto piso, el primer piso; el segundo piso desde la parte superior, el primero era el arco, las ventanas más grandes, no el arco, sino las ventanas más grandes, y esta era la única un par de ventanas donde ambas ventanas estaban completamente abiertas y nadie estaba colgando por las ventanas, o al lado de la ventana. Era este par de ventanas aquí en ese momento ...

Arlen Specter: ¿Cuál es su mejor estimación de la distancia entre el lugar donde estaba y el hombre que sostiene el rifle que acaba de describir?

Arnold Rowland: 150 pies aproximadamente, muy posiblemente más. No lo sé con certeza.

Arlen Spectre: ¿Eres muy bueno juzgando distancias de ese tipo?

Arnold Rowland: Bastante bien.

Arlen Specter: ¿Ha tenido alguna experiencia o práctica para juzgar tales distancias?

Arnold Rowland: Sí. Incluso al usar el método en física o, ya sabes, física elemental de mirar una posición en dos vistas diferentes, puedes saber su distancia. Hice eso con bastante frecuencia. Y lo mejor que puedo recordar fue entre 150 y 175 pies.

Arlen Spectre: ¿Puedes describir el rifle con más particularidad de la que ya tienes?

Arnold Rowland: No. En proporción al visor, me pareció un .30 y pico de tamaño 6, un rifle de ciervo con un visor bastante grande o poderoso.

Arlen Specter: Cuando dices, .30-impar-6, ¿qué quieres decir exactamente con eso?

Arnold Rowland: Es un rifle que se usa con bastante frecuencia para la caza de ciervos. Es una importación ...

Arlen Spectre: Describe, lo mejor que puedas, la apariencia de la persona a la que viste.

Arnold Rowland: Era bastante delgado en proporción a su tamaño. No podía decir con certeza si era alto y tal vez, ya sabes, pesado, digamos 200 libras, pero alto si sería delgado o mediano y delgado, pero en proporción a su tamaño su constitución era delgada.

Arlen Specter: ¿Podría darnos una estimación de su altura?

Arnold Rowland: No; No pude. Por eso dije que no puedo decir qué altura tendría. Era de complexión delgada en proporción a su ancho. Esto es algo que me encuentro haciendo todo el tiempo, comparando cosas en perspectiva.

Arlen Specter: ¿Era un hombre blanco o un negro o qué?

Arnold Rowland: Al parecer, bueno, no puedo afirmar definitivamente desde mi posición porque más o menos no estaba completamente iluminado o brillante en la habitación. Parecía ser de tez clara, no rubia, pero de tez clara, pero cabello oscuro.

Arlen Specter: ¿De qué raza era entonces?

Arnold Rowland: Yo diría que es un latino ligero o un caucásico.

Arlen Specter: ¿Y pudiste observar alguna característica de su cabello?

Arnold Rowland: No; excepto que estaba oscuro, probablemente negro.

Arlen Specter: ¿Pudiste observar si tenía una cabellera llena o alguna característica en cuanto a la cantidad de cabello?

Arnold Rowland: No parecía que tuviera la línea del cabello en retroceso, pero sé que no la tenía colgando de sus hombros. Probablemente un corte ceñido, ya sabes, me pareció que estaba bien peinado o bien cortado.

Arlen Specter: ¿Qué observaste, si es que observaste algo, en cuanto a la ropa que llevaba?

Arnold Rowland: Llevaba puesta una camisa clara, una camisa de color muy claro, blanca o azul claro o un color como ese. Este estaba abierto por el cuello. Creo que estaba desabrochado hasta la mitad, y luego tenía una camiseta normal, un polo debajo de esto, al menos esto es lo que parecía ser. Llevaba pantalones oscuros o jeans azules, no pude decir por eso que no vi más que una pequeña porción ...

Arlen Specter: ¿Pudiste formarte alguna opinión sobre la edad de ese hombre?

Arnold Rowland: De nuevo, esto es solo mi estimación. Creo que recuerdo haberle dicho a mi esposa que tenía poco más de treinta años. Esto podría oscurecerse debido a la distancia, quiero decir ...

Arlen Specter: Cuando lo viste, le hablaste de él, ¿y luego miró en dirección al hombre?

Arnold Rowland: Después de señalarme algo más, miró en esa dirección.

Arlen Specter: ¿Entonces miró hacia atrás, hacia la ventana donde lo había visto?

Arnold Rowland: Sí; Incluso lo señalé con mi esposa.

Arlen Specter: ¿Miraste hacia atrás al mismo tiempo que ella miró hacia atrás?

Arnold Rowland: Sí.

Arlen Specter: Y cuando miraste hacia atrás, ¿qué observaste en la ventana, si es que observaste algo?

Arnold Rowland: Entonces no había nada.

Arlen Specter: Después de eso, ¿tú y ella tuvieron alguna conversación adicional sobre este hombre en la ventana?

Arnold Rowland: Hablamos de ello momentáneamente, solo por unos segundos que lo más probable es que fuera un hombre de seguridad, tenía un muy buen punto de vista desde donde podía observar a la multitud, hablamos sobre el rifle, parecía un arma de muy alta potencia. rifle.

Arlen Specter: ¿Le mencionaste eso a tu esposa?

Arnold Rowland: Sí; Yo hice.

Arlen Specter: ¿Ha descrito de la manera más completa posible todo lo que discutió con su esposa en ese momento?

Arnold Rowland: Eso creo.

Gerald Ford: ¿Había alguien más cerca de usted cuando tuvo esta conversación con su esposa?

Arnold Rowland: Había un policía cerca de mí hasta la bandera.

Gerald Ford: ¿Eso es aproximadamente cuántos pies, diría?

Arnold Rowland: Doce, trece pies.

Gerald Ford: ¿Alguna vez se le pasó por la cabeza que debería ir y decirle al policía lo que había visto o esta visión que había visto?

Arnold Rowland: Realmente no fue así.

Gerald Ford: ¿Nunca se le pasó por la cabeza?

Arnold Rowland: Nunca soñé con algo así. Quiero decir, debo decir honestamente que mi opinión se basó en películas que he visto, en el intento de asesinato de Theodore Roosevelt donde tenían hombres del Servicio Secreto en el edificio, como ese con rifles mirando a la multitud, y otro relacionado con el intento de asesinato. del otro, Franklin Roosevelt. y ambos tenían hombres del Servicio Secreto en ventanas o en lo alto de edificios con rifles, y así es como se basaba mi opinión y por qué no me alarmó. Quizás si hubiera sido mayor y hubiera tenido más experiencia en la vida, podría haber marcado la diferencia. Muy bien podría haberlo hecho.

Gerald Ford: Después de que usted y su esposa miraron hacia arriba y vieron que no había nadie en la ventana, ¿alguna vez volvieron a mirar por la ventana?

Arnold Rowland: Sí; Lo hice, constantemente.

Gerald Ford: Y mientras miraba por la ventana posteriormente, ¿alguna vez vio algo más en la ventana?

Arnold Rowland: No; no en esa ventana, y miraba hacia atrás cada pocos segundos, 30 segundos, tal vez dos veces por minuto, ocasionalmente tratando de encontrarlo para poder señalarlo a mi esposa. Algo que me gustaría señalar es que la ventana desde la que me dijeron que los disparos fueron realmente disparados, no vi eso, había alguien colgando de esa ventana en ese momento.

Gerald Ford: ¿A qué hora fue eso?

Arnold Rowland: En el momento en que vi al hombre en la otra ventana, vi a este hombre colgando por la ventana primero. Creo que era un hombre de color.

Gerald Ford: ¿Es esta la misma ventana donde vio al hombre parado con el rifle?

Arnold Rowland: No; esta era la que estaba en el extremo este del edificio, desde donde dijeron que se hicieron los disparos.

Gerald Ford: No tengo claro esto ahora. ¿La ventana que vio al hombre que describe estaba en qué extremo del edificio?

Arnold Rowland: La esquina oeste, suroeste.

Gerald Ford: ¿Y el hombre que vio colgando de la ventana estaba en qué esquina?

Arnold Rowland: La esquina este, sureste.

Gerald Ford: esquina sureste. ¿En el mismo piso?

Arnold Rowland: En el mismo piso.

Gerald Ford: ¿Cuándo lo notaste?

Arnold Rowland: Esto fue antes de que me diera cuenta del otro hombre con el rifle.

Gerald Ford: Ya veo. ¿Esto fue antes de que vieras al hombre en la ventana con el rifle?

Arnold Rowland: Sí. Mi esposa y yo estábamos mirando y haciendo comentarios de que la gente estaba colgando por las ventanas. Creo que la mayoría de ellos eran personas de color, algunos de ellos colgaban por las ventanas hasta la cintura, como esta. Hicimos varios comentarios sobre este hecho, y luego ella comenzó a mirar al chico de color, y yo seguí mirando, y luego vi al hombre con el rifle.

Gerald Ford: Después de las 12:22 más o menos, indicó que periódicamente miraba hacia la ventana en la esquina suroeste donde había visto al hombre con el rifle. ¿Qué sucedió cuando llegó la caravana?

Arnold Rowland: Cuando llegó la caravana, hubo bastante entusiasmo. No miré atrás desde entonces. Estaba muy interesado en tratar de ver al presidente yo mismo. Lo había visto dos veces antes, pero estaba interesado en volver a verlo.

Gerald Ford: ¿Nunca más, después de que la caravana de automóviles apareció ante su vista, volvió a mirar el edificio de depósito de la escuela?

Arnold Rowland: Lo hice después de que se dispararon los disparos ...

Arlen Spectre: ¿Va a contar ahora lo que ocurrió cuando pasó la caravana presidencial?

Arnold Rowland: Bueno, el auto dobló la esquina en Houston y Main. Todo el mundo corría, apretaba los coches, trataba de acercarse. Había bastantes personas, ya sabes, tratando de correr al lado del coche como este; los oficiales estaban tratando de evitar esto. El coche giró: teníamos más o menos un largo período de tiempo en el que estaban a nuestra vista teniendo en cuenta a algunas de las otras personas. El auto bajó por Houston, volvió a girar en Elm y estaba bajando por Elm cuando escuchamos el primero de los informes. Esto lo hice pasar como un tiro por la culata, también lo hicieron prácticamente todos en el área porque montones de gente, cuando digo gobs, me refiero a casi todos en los alrededores, se echaron a reír porque no podían ver la caravana. La caravana se ocultó de nuestra visión por la multitud.

Arlen Specter: ¿Cuál sería la ocasión para reír con el sonido de un tiro por la culata?

Arnold Rowland: No lo sé. Mucha gente se rió. No sé. Pero mucha gente se rió, rió entre dientes, como este. Luego, aproximadamente 5 segundos, 5 o 6 segundos, se escuchó el segundo informe, 2 segundos el tercer informe. Después del segundo informe, supe de qué se trataba y ...

Arlen Specter: ¿Qué fue?

Arnold Rowland: Sabía que era un disparo de pistola.

Arlen Specter: ¿Cómo lo supiste?

Arnold Rowland: He estado cerca de las armas bastante en mi vida.

Arlen Spectre: ¿El sonido del fuego fue diferente del primer y segundo sonido que describiste?

Arnold Rowland: No, eso es todo. No sonó como si hubiera un fuego de respuesta en ese sentido.

Arlen Specter: ¿Qué quieres decir con devolver el fuego?

Arnold Rowland: Que cualquiera haya respondido. Ya sabes, cualquiera en la procesión, como nuestros detectives o los hombres del Servicio Secreto, respondieron a cualquier otra cosa. Dio el informe de un rifle que la mayoría de los hombres del Servicio Secreto no llevan en una funda, aunque estoy seguro de que tenían algunos en los autos, pero los dos disparos siguientes fueron el mismo informe con la misma intensidad, lo digo, porque desde una posición diferente, sé que el mismo rifle no va a hacer el mismo sonido en dos posiciones diferentes, especialmente en una posición como la que estaba, debido al rebote del sonido y los efectos de eco.

Arlen Specter: ¿Cuál es su base para decir eso, Sr. Rowland, que el rifle no haría el mismo sonido en dos posiciones diferentes?

Arnold Rowland: Esto se debe a un largo estudio del sonido y al estudio de los efectos del eco.

Arlen Spectre: ¿Cuándo realizó ese estudio?

Arnold Rowland: En física en los últimos 3 años.

Arlen Specter: ¿Ha leído algún libro especial sobre ese tema?

Arnold Rowland: Bastantes ...

Arlen Spectre: ¿Puedes describir el segundo sonido comparándolo con el primer sonido que has descrito como similar a un contraataque?

Arnold Rowland: El segundo que recuerdo fue idéntico o lo más parecido posible.

Arlen Spectre: ¿Qué tal el tercer disparo?

Arnold Rowland: Lo mismo.

Arlen Specter: ¿Te sonó igual?

Arnold Rowland: Sí.

Arlen Spectre: ¿Tuviste alguna impresión o reacción en cuanto al punto de origen cuando escuchaste el primer ruido?

Arnold Rowland: Bueno, comencé a mirar, no miré al edificio principalmente, y como prácticamente cualquiera de los oficiales de policía que estaban allí entonces les dirá, el efecto de eco fue tal que sonó como si viniera del ferrocarril. yardas. Ahí es donde miré, ahí es donde todos los policías, todos, convergieron en los ferrocarriles ...

Arlen Specter: Ahora, en cuanto a la segunda toma, ¿tuvo alguna impresión en cuanto al punto de origen o fuente?

Arnold Rowland: El mismo punto o muy cerca de él.

Arlen Specter: ¿Y qué tal el tercer disparo?

Arnold Rowland: Muy cerca de la misma posición.

Arlen Spectre: Después de que ocurrieron los disparos, ¿alguna vez miró hacia atrás en el edificio de depósito de libros escolares de Texas?

Arnold Rowland: No; No lo hice. De hecho, yo mismo me acerqué a la escena de los patios del ferrocarril.


¿Y si Arnold Rowland lo viera mejor?

De acuerdo, ¿cuál es: tropas de combate o no? Dice que cree que él no estaría dispuesto a enviar tales tropas en una frase y casi se contradice diciendo que estaba obligado a hacerlo en la siguiente. ¿Está diciendo que habría ido en contra de sus propias convicciones ante una obligación percibida? No dice mucho por mantenerse fiel a los principios de uno si tenía la convicción de no enviar tales tropas y estaba dispuesto a subordinar esos principios a una obligación percibida.

Nunca, NUNCA perder de vista que Kennedy era un guerrero frío completo y, además, un tipo macho. Si hubiera pensado que podría haber pateado traseros e igualar el puntaje de los misiles en Cuba (no importa que Khrushchev retrocediera), lo habría hecho enviando tropas de combate estadounidenses a Vietnam. Y habría resultado en una evolución de esa situación muy similar a lo que sucedió con IOTL.

Creo que tiene razón en la identidad de los candidatos de 1968. Y presumiblemente sin Wallace en la imagen (no lo mencionas específicamente), el voto más conservador iría en gran parte a Nixon, lo que arrojaría una victoria republicana más decisiva ese año.

Shiftygiant

Kennedy probablemente tendrá dificultades para superar lo que hizo Johnson, aunque ganar a Goldwater, aunque es un desafío, es algo que probablemente ganará. En una nota al margen, con Kennedy alrededor, la Vicepresidencia está a punto de obtener mucho más poder.

Aunque personalmente creo que la administración de Kennedy se verá empañada durante su segundo mandato por las revelaciones de su infidelidad EXTRAORDINARIAMENTE MASIVA (no importa cómo se mire, había engañado a Jackie unas pocas docenas de veces, lo que empequeñecería la mayoría de los escándalos sexuales políticos, y dado su La herencia católica dañaría gravemente su base de apoyo y cualquier imagen de él como un individuo moral. Además, estamos en los años 60, por lo que es un poco importante) o Vietnam, que sin duda explotaría debajo de él, o su salud, que podría simplemente Si lo matara antes de enero del 69, Humphrey's estaría libre de todos y cada uno de los escándalos y controversias de la administración, lo que le permitiría aparecer como un "demócrata limpio" durante las elecciones del 68. Aunque podría no ganar contra Nixon.

Paul V McNutt

De acuerdo, ¿cuál es: tropas de combate o no? Dice que cree que él no estaría dispuesto a enviar tales tropas en una frase y casi se contradice diciendo que estaba obligado a hacerlo en la siguiente.¿Está diciendo que habría ido en contra de sus propias convicciones ante una obligación percibida? No dice mucho por mantenerse fiel a los principios de uno si tenía la convicción de no enviar tales tropas y estaba dispuesto a subordinar esos principios a una obligación percibida.

Si parece que los vietnamitas del sur van a perder, habría presión política para enviar tropas.


Hacer un trato

Las respuestas contradictorias del sistema a Rowland comenzaron con sus condenas de 2004. Rowland pasó más tiempo en prisión por intentar arreglar relaciones sexuales con una chica falsa, un oficial que se hizo pasar por una niña, que por la verdadera que dijo que violó.

En septiembre de 2003, Rowland fue acusado en un tribunal estatal de Salt Lake City por un cargo de tentar a un menor a través de Internet. Estaba en una sala de chat en línea y acordó reunirse para tener sexo con una persona que pensaba que era una niña de 13 años. En realidad, se estaba comunicando con un investigador de la oficina del fiscal general de Utah.

Durante la investigación, los detectives se enteraron de que Rowland, que entonces tenía 21 años, había conversado dos días antes con una niña de 17 años y luego se reunió con ella en la casa de sus padres. Rowland admitió más tarde que la obligó a tener relaciones sexuales. Inicialmente fue acusado de un delito grave de primer grado, que se castiga con hasta cadena perpetua.

Pero en un acuerdo de culpabilidad con los fiscales, según los registros judiciales, el cargo de intento de abuso sexual forzado se redujo a un delito grave de tercer grado, que se castiga con no más de cinco años de prisión.

Fue sentenciado a cumplir hasta 15 años por la condena por incitación que un juez ordenó que los dos términos se ejecutaran simultáneamente.

Paul Amann, el fiscal del fiscal general en ambos casos, dijo en un correo electrónico el miércoles a The Salt Lake Tribune que el caso de abuso sexual se vio obstaculizado por múltiples factores. Entre ellos: El juez que conocía los casos se negó a permitir que Amann usara cada uno como prueba en el otro.

(Foto de Associated Press) Paul G. Amann, un ex fiscal general adjunto, sale de una sala de audiencias en Salt Lake City & # x27s Matheson Courthouse en febrero de 2018.

Otra razón, y la principal detrás del trato: si bien la joven de 17 años había testificado en una audiencia anterior, no quería testificar en el juicio, dijo Amann.

Amann señaló que las condenas significaron que Rowland tuvo que pasar el resto de su vida en el registro de delincuentes sexuales.

“Este caso”, escribió Amann, debería desengañar a la gente “de la falacia de que la tentación de un menor es de alguna manera una ofensa incipiente, o simplemente un precursor de un crimen. Aquellos que buscan aprovecharse de los niños a través de Internet son delincuentes ".


Flores de simpatía

Arnold nació el 16 de diciembre de 1945 y falleció el lunes 31 de julio de 2017.

Arnold era un residente de Peachtree City, Georgia en el momento de su fallecimiento.

Enviar condolencias
BUSCAR OTRAS FUENTES

El hermoso e interactivo Tributo Eterno cuenta la historia de vida de Arnold de la forma en que merece ser contada en palabras, imágenes y video.

Cree un monumento en línea para contar esa historia a las generaciones venideras, creando un lugar permanente para que familiares y amigos honren la memoria de su ser querido.

Seleccione un producto conmemorativo en línea:

Comparta esa fotografía especial de su ser querido con todos. Documente las conexiones familiares, la información de servicio, los momentos especiales y los momentos invaluables para que todos los recuerden y aprecien para siempre con el soporte para copias ilimitadas.


Arnold Rowland - Historia

Capítulo 5
Pioneros del condado de Harrison.
pág. 54-75
Los primeros colonos blancos en el condado de Harrison llegaron aquí antes de que se construyeran carreteras, y es razonable suponer, antes de que fuera posible traer con ellos cualquier vehículo con ruedas. Sus enseres domésticos, sal, harina o harina, eran traídos por caballos de carga y las primeras avenidas de viaje en el condado fueron probablemente viejos senderos o senderos indios, siguiendo el curso de los arroyos o atravesando el bosque aparentemente interminable a lo largo de las cimas de las altas crestas, o `` divisiones. '' Los primeros en llegar fueron los combatientes, exploradores y cazadores indios, de los cuales algunos vivían a lo largo de la frontera del río Ohio, contemporáneos y vecinos de los hermanos Wetzel, de Adam y Andrew Poe, del Capitán Samuel Brady y del Mayor McCulloch. Entre ellos, Jacob Holmes, Robert Maxwell y Joseph y William Huff se establecieron a lo largo de Indian Short Creek, como se llamaba entonces, los Huff, que se ubicaban cerca del sitio de Georgetown. En una carta de Curtis Wilkin, un pariente de Joseph Huff, publicada por el Sr.Hunter en su historia de los Conquistadores del condado de Jefferson, el escritor afirma que Joseph Huff no se estableció en Short Creek antes de 1796 y que su casa era la casa de la frontera. en esa zona durante más de tres años.

William Huff disparó a un indio cerca de donde ahora se encuentra Georgetown, alrededor del año 1800, porque se había jactado en presencia de Huff de la cantidad de cueros cabelludos de hombres blancos que había tomado. De Jacob Holmes, el señor Curtis Wilkin, de Kenton, Ohio, en una carta a la Steubenville Gazette, escrita el 6 de marzo de 1809, dice:

Jacob Holmes era mi abuelo y mi información se deriva del propio Jacob Holmes, de su esposa y de mi madre. John Huff, el hermano de mi abuela, se casó con Sallie Johnson, una hermana de John y Henry Johnson, quienes fueron capturados por los indios [en el municipio de Warren, condado de Jefferson, en 1793], mataron a sus captores y regresaron a casa. John Huff se instaló en Columbia, en el río Ohio, a unas pocas millas por encima de Cincinnati, aproximadamente a fines del siglo pasado, y vivió hasta la vejez, muriendo allí hace algo más de cincuenta años. Además de su hermana (mi abuela), tenía un hermano, Eleazer Huff, y un hijo en las cercanías de la granja de mi padre en el condado de Highland.

Jacob Holmes nació el 8 de diciembre de 1768 en el condado de Rockingham, Virginia. Mientras Jacob era un niño pequeño, su padre se mudó al condado de Bedford. Pensilvania, y unos años más tarde al condado de Washington, Pensilvania, cerca de Catfish, ahora Washington y unos años más tarde a lo que ahora es el condado de Brooke, W. Va., Y se estableció en Buffalo Creek, no lejos del río Ohio. Aquí nuestro sujeto creció hasta la edad adulta, y en 1791 se casó con Elizabeth, hija de Michael y Hannah Doddridge Huff. Poco después de su matrimonio fue empleado por el gobierno de los Estados Unidos como un explorador indio y, en compañía de su cuñado, Kinsey Dickerson, y un hombre llamado Washburn, estuvo empleado durante tres años. Por sus servicios recibió una extensión de tierra en Short Creek, unas pocas millas al norte de donde ahora se encuentra Mt. Pleasant. A este lugar trasladó a su familia en la primavera de 1796, mi madre tenía sólo seis meses. Residió en esta granja unos veinticinco años, cuando la vendió a un hombre llamado Comley y se mudó a la parte norte del condado de Harrison. La granja en la que entonces se encontraba se encuentra ahora en el condado de Carroll. Residió aquí hasta 1832, cuando se vendió nuevamente y se mudó al municipio de Fairfield, condado de Highland. En el verano de 1838, lo vendió nuevamente y compró una granja a una milla al norte de Kenton, condado de Hardin, a la que se mudó en la primavera de 1839, y allí murió el 14 de octubre de 1841.

En otra carta, el Sr. Wilkin escribe:

Joseph Huff era el hermano de mi abuela, la esposa de Jacob Holmes. Mi abuelo, Michael Huff, tuvo los siguientes hijos: Michael, quien fue asesinado por los indios en el río Mississippi, en el asentamiento temprano de Illinois Joseph, quien creo que murió en el condado de Harrison hace muchos años, no lejos de donde se estableció su padre. en el condado de Jefferson (ahora Harrison), y cerca de Georgetown William, que murió cerca del mismo lugar John, que murió en Columbia, a poca distancia sobre Cincinnati, alrededor de 1842 Samuel, que murió en el condado de Highland alrededor de 1846 Eleazer, que murió en el condado de Highland alrededor de 1833. La antigua Biblia Huff, que contiene el registro de toda la familia Huff, está ahora en posesión de David C. Holmes, de Kenton, nieto de Jacob Holmes.

Henry Howe, en su historia de Ohio, escrita en 1847, declara que en abril de 1799, Alexander Henderson y su familia, del condado de Washington, Pensilvania, se ubicaron en la esquina suroeste de la sección de tierra en la que se encuentra Cádiz y en este momento Daniel Peterson residía en la bifurcación de Short Creek, con su familia, la única dentro de los límites actuales del condado de Harrison. Si esta afirmación es cierta, Joseph Huff no podría haberse establecido en el condado de Harrison mucho antes de 1800.

El mayor Erkuries Beatty, padre del difunto Dr. Charles C. Beatty de Steubenville, que era pagador del ejército occidental, llegó al país de Ohio en 1786 y 1787, en el desempeño de sus funciones oficiales, y llevó un diario de sus giras y actas. El 31 de julio de 1786, el mayor Beatty partió de Pittsburgh para descender por el río Ohio. El segundo día después, hizo la siguiente entrada en su diario:

2 de agosto. Partió temprano, paró frente a la desembocadura de Little Beaver y desayunó con el agrimensor, que está esperando tropas. Llegó a Mingo Bottom a las 3 en punto, donde acamparon las compañías del capitán Hamtramck, McCurdy y Mercer, y el Mayor North acababa de reunirlo e inspeccionarlo. Chubascos de lluvia hoy. Las tropas acamparon en la orilla del río frente al extremo inferior de una pequeña isla.

3 de agosto. Esperando al Mayor North, que me acompañará a Muskingum. Alrededor de las 2 en punto, dos destacamentos de la compañía del capitán Mercer, uno comandado por el teniente Kersy y el otro por el alférez Rigart, marcharon para destruir algunas mejoras en el río diez o quince millas por Short Creek.

`` Diez o quince millas arriba de Short Creek '' ubicaría este asentamiento que los soldados estaban a punto de destruir, en algún lugar entre Adena y Georgetown, y si la información del Mayor Beatty fuera exacta, indicaría que algunos de los resistentes pioneros de ese día habían penetrado en el desierto. e hizo mejoras en el municipio de Short Creek ya en 1786.

El primer estudio de las tierras públicas al noroeste del río Ohio fue el de las Siete Cordilleras, realizado en cumplimiento de una ley del Congreso del 20 de mayo de 1785. En julio de 1786, los agrimensores, bajo la dirección de Thomas Hutchins, quien había sido nombrado geógrafo de los Estados Unidos, reunido en Pittsburgh. John Mathews, sobrino del general Rufus Putnam, uno de los topógrafos, vino de Massachusetts para ayudar en la encuesta y llegó a Pittsburgh el 26 de julio de 1786. Su diario, que se llevó durante el progreso de la encuesta, ha sido publicado. Pasó la primera parte de septiembre de 1787 en la casa de Squire McMahan, en el condado de Ohio (ahora Brooke), Virginia Occidental. El día 20, un pequeño grupo propuso cruzar el Ohio y salir al bosque durante unos días a cavar ginseng. En aquellos primeros tiempos, cuando la planta era abundante, era una fuente de lucro para los habitantes de la frontera, que tenían pocos artículos para dar a cambio de dinero, o las mercancías más valiosas que traían los comerciantes. Este resultó ser un viaje bastante peligroso, ya que los indios eran hostiles y mataron a todos los hombres blancos que encontraron invadiendo sus terrenos de caza. El diario de Mathews procede:

20 de septiembre de 1787. Un poco antes de la puesta del sol, el escudero y yo cruzamos el Ohio, anduvimos unas dos millas y nos detuvimos toda la noche en la casa que dejaron los habitantes [que probablemente habían huido por temor a los indios hostiles de entonces en el vecindad].
21 de septiembre.Cuatro hombres se unieron a nosotros y partimos por Williamson's Trail un poco antes del atardecer. Acampamos a un kilómetro y medio más allá de Big Lick, en la cabecera del arroyo Short, en el noveno municipio de la cuarta cordillera.

El noveno municipio de la cuarta gama comprende la mitad norte del municipio actual de Short Creek y la mitad sur de Green, en el condado de Harison y el & quot; Big Lick & quot; puede haber sido el manantial cerca del cual unos doce o trece años más tarde Daniel Welch estableció su molino de caballos En su día conocido como Beech Spring, de donde tomó su nombre la primera iglesia erigida en el condado de Harrison.

Los cavadores de ginseng avanzaron hacia el oeste a lo largo de la cresta que divide las aguas de Short Creek y Stillwater, y cavaron ginseng durante cuatro días. Mathews dice: "Creció aquí en gran abundancia. Los hombres acostumbrados al trabajo podían excavar de cuarenta a sesenta libras por día.

28 de septiembre. Recogimos nuestros caballos y nos preparamos para partir hacia el río. A la 1 en punto completaron su carga. Al atardecer, acampó a unas dieciséis millas del Ohio.

29. Llegamos al río alrededor de las tres de la tarde P. M. Nos sorprendió mucho saber que los indios habían matado a tres hombres y habían hecho prisionero a uno, a unas diez millas de Cross Creek, que habían salido a buscar ginseng el domingo pasado. Dos del grupo escaparon. También habían matado a una familia la semana siguiente, en Wheeling Creek, y habían causado otros daños considerables. Mientras estábamos fuera fuimos muy descuidados y seguimos su rastro, pero muy afortunados de que no cayeran con ns. Me siento muy feliz de haber llegado a mi antiguo cuartel y les daré la libertad de tomar mi cuero cabelludo si me descubren después del ginseng este año.

12 de octubre. Esta noche McMahan regresó del otro lado del río, donde había estado con un grupo de hombres en la persecución de unos indios, que ayer por la mañana mataron a un anciano cerca de Fort Steuben. No los descubrió, pero según las señales pensó que eran siete u ocho.

30 de noviembre. Una parte de este mes he estado en el lado oeste del Ohio, con el Sr. Simpson y el Coronel Martin, ayudándolos en el estudio de las tierras que compraron en las ventas públicas en Nueva York.

El Dr. Thomas R. Crawford, durante cuarenta años pastor de la Iglesia de Nottingham, en su libro de "Reminiscencias", publicado en Wheeling en 1887, da el siguiente relato de una pelea india que tuvo lugar dentro de los límites actuales del condado de Harrison durante más de cien años. hace años que:

La primera visita de hombres blancos de la que tenemos algún relato, en el territorio del cual se formó finalmente este condado, fue en el otoño de 1793, cuando el Capitán William Boggs, Robert Maxwell, Joseph Daniels, Johnson y Miller fueron enviados del antiguo fortín [Fort Henry], ubicado en el terreno que luego fue ocupado por la ciudad de Wheeling, West Virginia. Estos hombres eran exploradores y espías indios. Hicieron su excursión desde la desembocadura del arroyo Wheeling hasta la cresta divisoria, y cruzaron la tarde del segundo día después de dejar el río, hasta las cabeceras de Stillwater, aventurándose bastante hacia el interior con una fuerza tan pequeña. Este pequeño grupo de hombres atrevidos encendió un fuego y acampó en un manantial a orillas de un arroyo, cerca del lugar donde ahora se encuentra la vieja casa de ladrillos de Crawford. El grupo preparó y cenó, y muy fatigados por el viaje de dos días a través de un desierto ininterrumpido, se acostaron a descansar alrededor de las brasas ardientes de una fogata, sin esperar un enemigo cerca, porque no habían visto rastros recientes. del hombre rojo desde el momento en que dejaron el Fuerte. Pronto quedaron envueltos en el sueño, solo para ser despertados y sobresaltados por el espantoso grito de los indios, seguido por el estruendo de las armas de fuego. Una pelota hizo efecto en la rodilla del capitán Boggs, que lo paralizó tanto que no pudo huir. Llamó a sus compañeros: "Huyan, si es posible, y déjenme a mi suerte", lo que hicieron, dejando que su valiente líder pereciera a manos de un enemigo terrible y cruel.
Tres de los cuatro que huyeron llegaron sanos y salvos al fortín e informaron del desastre que sobrevino a su expedición. Se tomaron medidas de inmediato y en poco tiempo se envió una compañía de hombres para buscar los restos del Sr. Boggs. Después de muchas precauciones en el viaje, el grupo encontró el lugar donde los espías habían acampado esa noche fatal, y pronto descubrieron que el cuerpo mutilado de su capitán tomó los restos y los enterró a unas pocas varas al noreste del manantial antes mencionado, en una de los afluentes de Big Stillwater, que desde entonces ha sido llamado & quotBoggs 'Fork & quot; por el nombre de este hombre aventurero pero desafortunado. Es de lamentar que hayan desaparecido todos los rastros de la tumba de este valiente y digno soldado.

Algunos conocimientos sobre las dificultades y privaciones de los primeros pobladores del condado de Harrison pueden obtenerse de un relato biográfico, publicado en 1891, de Robert Cochran, que nació en lo que hoy es el condado de Dauphin, Pensilvania, en 1771. Llegó al condado de Allegheny con la familia de su padre, a los dieciocho años. Poco después del año 1803, emigró a Ohio y compró ochenta acres de tierra en lo que ahora es el condado de Harrison, pagando 200 dólares por lo mismo. Aquí se construyó una cabaña de postes, embadurnada por dentro y por fuera con barro, con una chimenea de palo, piso perforado, techo de tablas de madera y una puerta de tablas de madera. Aquí, en las temporadas de invierno, se le unió John Maholm, un viejo amigo de Pensilvania, y juntos vivían en la cabaña del Sr. Maholm, cenando y desayunando en compañía, y cada uno trabajando en su propio claro durante el día.

Durante el otoño y el invierno de 1804-5, el Sr. Cochran consiguió los servicios de un hombre para cocinar, contrató un molinero y varios hacheros y erigió un molino de dos pisos, accionado por caballos. No se usó hierro en su construcción, excepto algunas bandas de refuerzo alrededor de la cabeza del nido y las ruedas del husillo y las partes estaban hechas de madera y todas hechas a mano, ya que los aserraderos eran desconocidos en el condado en ese día. Las piedras de molino fueron llevadas por el Ohio hasta Steubenville y transportadas por todo el país; el viaje duró cuatro días. Por difícil de manejar que fuera, el molino se mantenía en funcionamiento constantemente, día y noche, excepto los domingos, y los granjeros venían a varios kilómetros a la redonda para molerlos. Era un espectáculo común ver a hombres ocupando el tiempo, mientras esperaban su turno para moler, arrojando el hacha de guerra a las marcas adheridas a los árboles. Con el paso del tiempo, este molino fue reemplazado por molinos de agua, pero en las estaciones secas, cuando faltaba el agua, los vecinos se vieron obligados a regresar nuevamente al molino de caballos de Cochran. Fue el primer molino erigido al oeste del de Daniel Welch, en Beech Spring, y en los primeros días fue de gran beneficio para los pioneros. La tierra en la que se instaló el Sr. Cochran se encuentra a media milla al norte de Cádiz y ahora está ocupada por sus descendientes.

Los primeros pioneros llegaron al condado de Harrison desde Pensilvania, Virginia y Maryland, pero principalmente desde el condado de Washington, Pensilvania. Los viajes desde localidades al este de las montañas eran a veces largos y llenos de peligros. Los caminos a través de las montañas eran accidentados y difíciles. Los caballos de carga fueron al principio el único medio de transporte en algunos, los pioneros empacaron las provisiones y los toscos implementos agrícolas, y en otros, los muebles, la ropa de cama y los utensilios de cocina, y nuevamente, en otros, sus esposas e hijos.Los caballos que llevaban niños pequeños iban provistos cada uno de una silla de montar y dos grandes filetes hechos de nogal americano, a modo de jaula, uno a cada lado, en los que se guardaban las ropas y las sábanas. En el centro de cada uno a veces se colocaba un niño o dos, la parte superior bien asegurada con cordones, para mantener a los jóvenes en sus lugares. Los caminos, con frecuencia, eran apenas transitables, a veces tendidos al borde de precipicios frecuentemente desbordados en lugares por arroyos crecidos, todos los cuales tenían que ser vadeados caballos que resbalaban, caían y se llevaban, tanto las mujeres como los niños corrían a menudo un gran peligro.

Las astas a veces se rompían y los niños rodaban por el suelo en gran confusión. No era raro que madre e hijo estuvieran separados durante horas durante el viaje a sus nuevos hogares, en un bosque salvaje, entre bestias y expuestos a los ataques de los indios. Cuando el pionero llegaba a su destino, solía instalar un refugio de arbustos, hasta que podía construir su cabaña. Este último estaba hecho de troncos en bruto, sin clavos, tablas ni paneles de ventana. Luego centró su atención en limpiar una pequeña parcela de terreno en la que cultivar los alimentos necesarios para el sustento de su familia.

La cuestión de la comida era la más importante para los colonos. Su arduo trabajo les dio un gran apetito, y se tuvieron muy en cuenta las fiestas, las fiestas de juerga y las reuniones públicas. La calidad de la comida no se consideró tanto como la cantidad. Hubo tiempos en los que la aparición providencial de un ciervo evitaba el hambre, y la afortunada captura de un pez, o la captura de la caza, a duras penas conseguía una escasa subsistencia. Se hacían viajes de muchos kilómetros por unos pocos kilos de harina o harina. Sus cabañas contenían camas con pocos o ningún mueble, sin colchones, resortes o incluso cuerdas de cama, los sofás, que estaban extendidos por el piso, y departamentos para dormir separados por mantas colgantes. Cerca de la chimenea se encontraron ganchos y trasmallo, la cacerola y la tetera. A veces, las sillas estaban representadas por secciones de un árbol de la altura requerida. Sobre los estantes había cucharas de peltre, platos con bordes azules, tazas y platillos, y la tetera de barro negro y más tarde, tal vez, una esquina de la habitación estaba ocupada por un reloj alto, mientras que en otra esquina había un anticuado , armazón de cama con poste alto y cordón, cubierto con una colcha de `` cadena irlandesa '', una maravilla del ingenio del mosaico y la laboriosa costura.

Los siguientes extractos de una carta escrita por Robert Van Horn en 1895 proporcionan un relato interesante de los incidentes de un viaje temprano a las montañas Allegheny, realizado por una de las familias pioneras en el condado de Harrison. El Sr. Van Horn nació en New Athens en 1812, hijo de Edward y Margaret Hamilton Van Horn. El escribe:

El apellido de soltera de mi abuela era Martha McMillan y tenía una hermana, Jane, casada con John Perry. Mi primer conocimiento seguro de ellos encuentra a la abuela que vive en el municipio de Nottingham, condado de Chester, Pennsyvania, y al tío John Perry cerca, en el río Susquehanna, manejando una pesquería de arenque. El país, aunque cerca de Filadelfia, era nuevo y estaba cubierto en gran parte por bosques de pinos, y el suelo estaba sembrado de nudos resinosos de árboles podridos, como huesos de animales muertos. Estos nudos los recogían los pobres y los dejaban para quemar en el invierno, en lugar de velas, y mi madre llevaba muchos brazos a casa, a su humilde morada.

Parte del tiempo de mi madre, cuando era niña, lo pasaba en la familia de su tío, John Perry, y parte de su ocupación era cazar vacas en el bosque, por la mañana y por la noche. Al levantarse temprano, clavaba un arenque en las cenizas calientes para asarlo, y cuando terminaba lo tomaba para almorzar por la mañana, y él se lo llevaba al bosque, tan alegre y alegre como una alondra, con los oídos atentos al tintineo del cencerro. No sé cuánto tiempo permanecieron allí las familias, pero el tío Perry resolvió buscar un país mejor, si no celestial y, como el Abraham de antaño, reunió sus bienes y, con su familia, que era bastante numerosa, y mi abuela y su familia, formando juntos una caravana bastante respetable, partió hacia el lejano Oeste, una distancia de unas quinientas millas. Sus mercancías parecen haber sido tiradas por un solo tren, de cuatro o seis caballos. Puede que haya habido más, pero la tradición no lo dice. Quizás los niños, si no las madres, `` caminaban a pie ''. El único incidente del viaje que puedo recordar fue el siguiente:

Al llegar a la cima de una de las montañas, encontraron la ladera occidental, bastante larga y empinada, cubierta de una sólida capa de hielo de arriba a abajo, lo que hacía que el descenso fuera sumamente peligroso. Se llevó a cabo una consulta y, como en todas las ocasiones similares, los consejos fueron abundantes, y mi abuela aportó su parte con verdadero estilo femenino. Quería que cortara un gran árbol joven y lo atara a la parte trasera del carro, ¡PARA MANTENERLO! Y el viejo tío Perry, al más puro estilo masculino, después de escuchar esta y otras sugerencias igualmente acertadas, hizo lo que se le antojó. No cortó el árbol joven, ni nada por el estilo, sino que, con un movimiento brusco y una conducción cuidadosa, llegó al pie del peligroso descenso con seguridad. Al llegar al pie de la colina, detuvo al equipo, se quitó el sombrero y, secándose la frente, dijo que había tenido esa colina en la cabeza desde que se fue de casa.

Al llegar a su destino, se ubicaron en el extremo occidental del condado de Washington, cerca de West Middletown. No sé cuánto tiempo estuvieron allí, pero debieron de ser varios años, porque allí se casaron varios de los hijos de Hamilton y murieron tres de ellos. Mi padre y mi madre se mudaron al condado de Harrison en 1807, con sus tres hijos mayores. Y algunos años antes, los Perry, los Gaston, Alexander Morrison y la abuela Hamilton se habían establecido cerca de la ciudad de Morris, en el condado de Belmont.

El sábado 5 de mayo de 1900 el escritor visitó a un natural de la comarca de Harrison, nacido cerca de Cádiz, el 5 de noviembre de 1800, hace casi cien años. Este era Thomas West, que vive en una granja cerca de Lafayette, en el condado de Coshocton, Ohio. Nació a unas pocas millas al norte de Cádiz, hijo de William y Sarah Boyd West, y nieto de Morris West. Sus padres llegaron al condado de Harrison antes de 1800 y se establecieron en la granja donde nació. Allí murieron en 1830. Estuvo casado con Eliza Tipton, de Cádiz, sobrina del Rev. William Tipton, en 1831 y se trasladaron al condado de Coshocton hacia 1844.

Thomas West declaró que su padre fue de Steubenville a lo que entonces era el bosque del condado de Jefferson (ahora Harrison), y se construyó una cabaña de troncos, luego regresó por su padre (Morris West), quien acompañó a la familia a su hogar fronterizo. En ese momento, y durante algunos años después, no había carreteras en el condado, y los colonos se dirigían de un lugar a otro por medio de árboles incendiados, o árboles de los que se había cortado una pequeña porción de la corteza, por lo que como para dejar una marca. Thomas West tuvo como compañero de escuela a Philip Kail, y algunos de sus vecinos fueron Samuel Maholm, Nathan y Lemuel Green, y James Forbes. Recorrió cinco kilómetros hasta la escuela, atravesando el bosque por medio de las llamas, y no pudo quedarse para las sesiones de la tarde, ya que tenía que regresar a casa antes de la noche para evitar a los lobos. El libro de ortografía de Estados Unidos fue el principal libro que utilizó en sus días escolares. Las escuelas a las que asistía eran todas construcciones de troncos, y la luz se dejaba entrar por medio de un agujero cuadrado cortado entre dos troncos, la abertura estaba cubierta con papel engrasado. El maestro advirtió a los niños que no hicieran agujeros en las ventanas con sus plumas, y sufrieron un severo castigo si los sorprendían en tal acto.

Las primeras reuniones religiosas se llevaron a cabo en casas privadas, y los ciclistas itinerantes visitaban ocasionalmente el asentamiento y predicaban para ellos. Cuando más tarde se erigió una iglesia de troncos (ahora iglesia Betel), muchos en el vecindario asistieron a los servicios, pero los asistentes usualmente usaban sus trajes y vestidos de uso diario, ya que pocos de los pioneros poseían ropa que podría llamarse & quot; los mejores domingos. El marido y la mujer solían ir juntos a la reunión, montados en el mismo caballo.

La ropa estaba generalmente hecha de lino ordinario. Para la ropa de invierno, se acostumbraba tejer la tela con dos & quotshots & quot de lana alternando con cada dos & quotshots & quot de hilo de remolque. Los pioneros tenían mucho para comer y vivir, aunque era una dieta dura. Después de los primeros años, tenían mucha carne y papas, nabos, leche y mantequilla: "cerdo y maíz, leche y mantequilla", como lo expresó el Sr. West. Cuando era niño, su ocupación principal era recoger matorrales, siguiendo a los hombres, cuyo trabajo durante muchos años después de la colonización se dedicó principalmente a hacer claros aquí y allá en el bosque, sobre los cuales podrían plantar cultivos.

Uno de los primeros recuerdos del Sr. West fue el de una aventura que la familia tuvo con un oso. Cuando todavía era un niño pequeño, su padre había limpiado lo suficiente de su tierra para darle un espacio para dos campos, y había construido una cerca entre ellos, que iba desde la cabaña hasta la línea de madera.
Mientras se construía este cerco, un día en que los hombres habían entrado a cenar, surgió la ocasión de utilizar el hacha de la familia, y se encontró que había quedado en el claro, al final del cerco. Thomas fue enviado a buscarlo y corrió por el campo junto a la cerca hasta donde estaba. Mientras corría, notó que el cerdo de la familia corría por el campo al otro lado de la cerca, como si esperara recibir algo de comida de las manos del niño, como era su costumbre. Cuando Thomas alcanzó el hacha y se agachó para recogerla, oyó que el cerdo soltaba un chillido terrible y lo vio sujetado con fuerza entre las patas delanteras de un gran animal negro, que se levantaba sobre sus patas traseras y parecía tener Concibió un afecto maravilloso por el cerdito mascota de Tommie. Al mismo tiempo, su padre comenzó a gritar y aplaudir vigorosamente, y al hacerlo logró que el oso regresara al bosque, donde dejó caer el cerdo entre las ramas bifurcadas de un árbol bajo y luego se fue. Los hombres bajaron un arma y se internaron en el bosque, pero no pudieron encontrar al oso. Sin embargo, trajeron de vuelta al cerdo, pero su vida había sido aplastada y su espalda rota en tres lugares por el fuerte apretón del oso.

El cerdo era el principal alimento animal del pionero del condado de Harrison. En los primeros días, la carne salada se empaquetaba en un comedero, que se colocaba profundamente en el suelo cerca del frente de la puerta de la cabaña, y se colocaba una tabla de madera sobre el comedero para evitar que los lobos y otras bestias se acercaran. su contenido. West dijo que cuando se convirtió en un hombre, compró carne de cerdo salada a Edward Healey, un vecino, quien le dijo que no había visto el fondo de su cabeza de cerdo durante siete años y que era tan buena como la carne. jamás ha entrado en la boca de un hombre '', dijo el señor West. La sal era sal en aquellos días. Ahora no es tan bueno y es difícil conseguir que tenga la fuerza suficiente para evitar que la carne se vuelva amarga.

"Los arados eran todos de madera", prosiguió, y citaron una reja para dividir el suelo y una pequeña reja. La trilla se hacía con un mayal. He sacado cientos de fanegas de trigo en el piso perforado de un granero de troncos. Johnny-cake era un artículo básico de la dieta. Se horneaba poniéndola sobre una tabla lisa y colocándola delante del fuego, con una piedra delante, para evitar que se cayera. Cuando un lado estuvo listo, le dimos la vuelta y horneamos el otro lado. Se horneaba pan de trigo haciendo un agujero en el hogar de barro, en el cual se colocaban los panes, se cubría el agujero con una piedra plana y se amontonaban brasas sobre la piedra. A veces, el trigo era tan rancio que te enfermaba comer pan elaborado con él, e incluso enfermaba a los cerdos. Esto puede deberse a que las hierbas venenosas se muelen con la harina, pero generalmente se pensaba que se debía a que el trigo tenía demasiada sombra mientras crecía. En los primeros días, los cultivos se plantaban en pequeños parches, dondequiera que se hubieran hecho claros, y los parches estaban rodeados por todos lados por los altos árboles del bosque. Recuerdo un día que una pariente lejana vino a visitarnos a nuestra casa en un momento en que el trigo era demasiado pesado para hacer un pan saludable. Mi madre tuvo que servir pan de maíz, o pastel de Johnny, y explicó la razón para hacerlo diciendo que el trigo de ese año no era apto para pan. Nuestra visitante se inclinaba a burlarse de Johnny-cake, y pensó que mi madre había inventado la excusa del pan de trigo, simplemente para ocultar su pobreza, por lo que dijo que le gustaba mucho el pan hecho con trigo cultivado en tierra nueva. y ningún otro tipo le gustó tanto. Esto irritó un poco a mi madre, ya que pudo ver por la manera de su visitante que su propia hospitalidad estaba cuestionada y decidió darle todo lo que deseaba. Así que mi madre hizo pan con un poco de harina de trigo nueva, y en la siguiente comida dejó que su visitante se saciara. El resultado fue una mujer muy enferma y sin duda más sabia. Solíamos ir dos millas a la casa de un vecino para hacer nuestro trabajo. Tenía un molino de mano y, a veces, era necesario esperar horas antes de que llegara nuestro turno de tomar el molino. Más tarde, cuando se instaló el molino de Bower [en el sitio de Bowerstown], a menudo cabalgaba a caballo por el bosque hasta ese molino, con una bolsa de maíz o trigo detrás, lo molía y llevaba la harina o la harina a casa. Una tarde, al regresar del molino, noté una serie de animales salvajes, como perros grandes, que seguían al caballo, y uno de ellos, una o dos veces, me mordió los pies. Pero yo era un niño pequeño entonces, y mis pies no llegaban muy lejos, así que no me sentí incómodo. Cuando llegué a casa, mis padres me dijeron que los animales que me seguían eran lobos y se maravillaron de mi escape sin heridas. Nunca había visto lobos antes, y cuando descubrí lo que me había perseguido, me asusté mucho por mi experiencia.

“En los primeros días en el condado de Harrison, las peleas a puñetazos eran muy frecuentes, y las reuniones públicas de todo tipo solían terminar con una pelea entre una o más parejas de combatientes. Cuando todavía era un niño, mi tío, Augustus West, se vio obligado a pelear con un matón, durante el tiempo de una reunión campestre que se llevó a cabo en el bosque cerca de nuestra casa. Esto ocurrió un día después de la celebración de los servicios. Mi tío estaba de pie en el jardín, hablando con algunos de sus amigos, cuando se acercó un tipo grandullón y fanfarrón, apartando a la gente a codazos de su camino y luciendo y caminando como un gran gallo Brahma que está ansioso por pelear. "Soy el padrino de la calle", dijo, cuando llegó al lugar donde estaba mi tío con sus amigos. Ahora bien, mi tío no era un luchador por naturaleza, y creo que si hubiera estado eligiendo un lugar para una pelea, no lo habría elegido sobre la base de una reunión de campo. Pero odiaba a los bravucones, y cuando el tipo repitió su alarde, mi tío le dijo en voz baja: "Extraño, no probado". Esto fue suficiente para poner huevos en el bravucón, y golpeó a mi tío. Entonces comenzó la pelea. El tío Augustus era un hombre bajo y corpulento, constituido como el caballo de un holandés, y podía parar los golpes de su antagonista hasta que finalmente logró "cortar el viento". Luego navegó hacia él, y muy pronto lo tuvo de espaldas al suelo.

`` Las reuniones generales se llevaban a cabo a menudo en Cádiz y en el país cercano, y asistí a muchas de ellas cuando era joven, aunque yo no era miembro de la milicia, debido a mi audición defectuosa. Un día, en la reunión, vi a dos hombres pelear durante tres cuartos de hora. Sus nombres eran Salsman y Watson. El vendedor se desnudó para la pelea y se preparó mejor para ella. Watson iba bien vestido y, como era un dandi, no se quitaba el abrigo, ni siquiera la corbata y la corbata. El tipo de corbatas que usaban en esos días eran muy grandes y engorrosos, y no veo cómo Watson pudo haber luchado como lo hizo con esa tela enrollada alrededor de su cuello. Después de que terminó la pelea, Salesman tuvo que quedarse en la cama durante tres semanas. Watson pudo moverse de nuevo en unos días y probablemente no habría tenido un rasguño si se hubiera preparado para la pelea como lo hizo el otro hombre.

Aproximadamente cuando me casé, el trigo se vendía en el condado de Harrison a cuarenta centavos el bushel. El salario de un día para un segador era de cincuenta centavos, o algunas veces se daba una fanega de trigo por un día de trabajo. Me contraté para trabajar un verano por una fanega de trigo al día. En el otoño, cuando llegó el día de pago, el precio del trigo había subido a $ 1,00. Entonces, mi empleador quiso pagarme en dinero sobre la base del valor del trigo cuando comencé a trabajar, pero, por supuesto, no podía aceptar eso.

Cuando empecé por mí mismo, la primera oveja que compré me costó setenta y cinco centavos cada una. En ese momento, un buen novillo grande de cuatro años se vendía por diez dólares. Antes de ese momento, el salario de un trabajador agrícola generalmente no superaba los veinticinco centavos por día. Mi yerno tiene algunos hombres contratados en este lugar donde estamos hoy, y les paga por el salario de un día lo que solían ganar los hombres por trabajar una semana y un día.
“Solía ​​ir a Cádiz para hacer mis negocios, generalmente trataba con Kilgore y Lyons, y conocía a los Olmsteads, Pritchards, Maholms y McFadden, la mayoría de los cuales se dedicaban a negocios en esa ciudad. Un día, un vecino y yo fuimos a Cádiz, y después de hacer nuestro comercio y conseguir las provisiones que habíamos venido a buscar, el tendero (no estoy seguro, pero pudo haber sido el señor Kilgore), nos preguntó si estábamos volver a casa sin sacar nuevos vestidos de percal para nuestras esposas. Le dijimos que no teníamos dinero para comprar vestidos de percal, que necesitábamos todas nuestras ganancias excedentes, más allá de lo que se destinaba a mejorar nuestras granjas, para comprar los artículos de primera necesidad que no podíamos cultivar nosotros mismos. Nos dijo que entonces podríamos comprar los vestidos sin pagar por ellos, que confiaría en nosotros por el precio y que podríamos pagarlos en otro momento.
Esta fue mi primera experiencia comprando a crédito, y a mi vecino ya mí nos pareció tan elogioso que el tendero confiara en nosotros, que ambos compramos algo de su calicó y nuestras esposas tenían vestidos nuevos y elegantes. Y luego pagamos por ellos también.En aquellos días no se confiaba en los hombres a menos que estuviera bastante seguro de que pagarían. El crédito entonces no era tan gratuito o general como lo es hoy ''.
[John S. Williams. sección en la página 66-75 aún no transcrita]

*******
Capítulo 6 - Los primeros días en Cádiz
págs. 75-76 aún no transcrito

pág. 77
La ciudad de Cádiz fue trazada por Zaccheus A. Beatty y Zaccheus Biggs, siendo el plano reconocido por ZA Beatty, uno de los propietarios, ante Benjamin Hough, Juez de Paz, el 29 de octubre de 1804, y grabado el mismo día en Steubenville. , Condado de Jefferson. Los lotes estaban numerados del 1 al 141. Las calles eran Sur, Warren, Market, Spring, North, Muskingum, Steubenville (ahora Main), Ohio y Wheeling (ahora Buffalo).

La primera escritura por un lote fue hecha por Zaccheus Biggs y su esposa, Eliza Biggs, a John Finney, la consideración es de $ 20. La fecha de la escritura fue el 28 de febrero de 1806 registrado el 4 de marzo de 1806 Lote No. 4. Desde esa fecha hasta el momento de la organización del condado de Harrison (1 de febrero de 1813), se vendieron los siguientes lotes, algunas de las escrituras de lo mismo que aparece en los registros del condado de Jefferson únicamente:

John Finney, 28 de febrero de 1806, consideración del lote 4, $ 20.
Phincas Ash, marzo de 1806, consideración del lote 88, $ 44.
John Perry, 22 de marzo de 1806, consideración del lote 22, $ 13.
James McMillen, 9 de abril de 1806, consideración de los lotes 74 y 75, $ 36.
John Pritchard, del condado de Fayette. Pensilvania, 9 de abril de 1806, consideración del lote 87, $ 27.

Martin Snyder, 11 de agosto de 1806, lote 86.
Andrew McNeely, 18 de agosto de 1806 Consideración de los lotes 112 y 129, $ 70.
William Foster, antes del 31 de diciembre de 1806, lote 13.
Sarah Young, 31 de diciembre de 1806, lote 13.

John Maholm, octubre de 1806 (?), Consideración del lote 70, $ 30.
Jacob Browne, del condado de Brooke, Virginia, 9 de octubre de 1806, consideración de los lotes 110 y 111, $ 137.
Robert H. Johnson, 20 de octubre de 1806, lotes 105 y 106.
Samuel Boyd, 7 de noviembre de 1806, lote 91.
John Pugh, del condado de Frederick, Virginia, 8 de diciembre de 1806, consideración del lote 14, $ 30.

Joseph Harris, 31 de diciembre de 1806, lote 108.
Jacob Arnold, 17 de junio de 1806, Lote 109, consideración de $ 65,75.
Peter Wilson, 25 de junio de 1807, lote 31.
John L. Baker, 17 de agosto de 1807, consideración del lote 130, $ 12.
Zaccheus A. Beatty, 7 de octubre de 1808, lote 79.

Rebecca Paul, de Filadelfia, 17 de octubre de 1808, consideración del lote 69, $ 30.
Rudolph Hines, 24 de julio de 1809, lote 82.
John Ourant, de New Lisbon, 24 de julio de 1809, consideración del lote 102, $ 30.
John McGaughy, antes del 22 de septiembre de 1809, lote 77.
William Orr, antes del 14 de noviembre de 1809, lote 89.
John McCray, 12 de junio de 1810, consideración del lote 55, $ 40.
William Grimes, 26 de marzo de 1810, consideración del lote 99, $ 30.

John Sherrard, 4 de agosto de 1811, lote 130.
James Simpson, 5 de diciembre de 1810, consideración del lote 100, $ 30.
William Sherrard, 4 de agosto de 1811, consideración del lote 130, 14,56 dólares.
Isaac Meek, 14 de septiembre de 1811, lote 103.
Adam Snyder, 18 de diciembre de 1811, lote 144.
Samuel Jackson, 13 de enero de 1812, lote 145.
Thomas Dickerson, 28 de febrero de 1812, consideración del lote 113, 50 dólares.

Robert Stephens, del condado de Fayette, Pensilvania, 14 de febrero de 1318, dos acres contiguos a la esquina noroeste de Cádiz, $ 46.

William Vaughn, 7 de marzo de 1818, lote 149.
John McClintock, 16 de abril de 1812, consideración del lote 117, $ 30.
Easter Tingley, 15 de abril de 1812, lote 101.
John Pugh, Jr., 15 de abril de 1812, lote 14.
George McFadden, 15 de abril de 1812, lote 83.
Charles Chapman, 15 de abril de 1812, lote 92.

John McFadden, Samuel Carnahan, John Craig, William Hamilton y John Jamison, `` fideicomisarios, nombrados por la Congregación Reformada Asociada de Cádiz '', 15 de abril de 1812, lotes 58, 59 y 60 (el sitio de la antigua iglesia de la Unión, ahora ocupada como residencia por el Sr. AH Carnahan) consideración, $ 20.

Robert Cochran, 16 de abril de 1812, lote 30.
Nathan Adams, 17 de abril de 1812, ciertas tierras "sobre las aguas de Short Creek, en la localidad de Cádiz, siendo los Lotes 122 y 138" consideración, $ 75,50.
Robert Kelly, 18 de abril de 1812, consideración del lote 4, $ 13.
Job Gatchel, 7 de octubre de 1812, lote 54.
John Baxter, antes del 7 de octubre de 1812, lote 64.
Henry Pepper, 25 de noviembre de 1812, lote 114.

La descripción de Henry Howe de Cádiz en 1807, publicada en sus Colecciones Históricas en 1847-48, es sin duda familiar para la mayoría de los lectores de este volumen y como fue tomada por Mr. Howe de labios de algunos de los colonos originales, nos da el relato más directo que tenemos del establecimiento del pueblo. Si bien una comparación de esta descripción con la lista anterior de propietarios de lotes muestra que los informantes del Sr. Howe no incluyeron a todos los primeros pobladores en su cuenta, este último es especialmente valioso ya que nos da una idea del negocio y la ocupación de muchos de ellos. los primeros padres.

La descripción de Howe es la siguiente:

Cádiz, la capital del condado, es una ciudad notablemente bien construida y similar a una ciudad [esto fue en 1847], a cuatro millas al sureste del centro del condado, 115 al este de Columbus, veinticuatro al oeste de Steubenville y veinticuatro al norte de Wheeling. Contiene la iglesia presbiteriana, una iglesia metodista episcopal, una asociada (Seceder) y una iglesia reformada asociada. Contiene también dos imprentas, doce telares, siete abarrotes y dos droguerías, y tenía, en 1840, 1.028 habitantes.

Cádiz fue diseñada en 1803 o 1804 por los señores Biggs y Beatty. Su sitio era entonces, como la mayor parte del país circundante, un bosque, y su ubicación fue inducida por la unión allí de la carretera de Pittsburg, por Steubenville, con la carretera de Washington, Pa., Por Wellsburg, Va., Desde donde los dos unidos, pasaron de Cambridge a Zanesville y antes de la construcción de la carretera nacional a través de Ohio [construida en 1825-27], se recorrió, quizás, más que cualquier otra carretera al noroeste del río Ohio. En abril de 1807, contenía las siguientes personas nombradas, con sus familias: Jacob Arnold, posadero Andrew McNeeley, hutter y juez de paz Joseph Harris, comerciante John Jamison, curtidor John McCrea, carretero Robert Wilkin, albañil el fabricante Connell Abdill, el zapatero Jacob Myers, el carpintero John Pritchard, el herrero Nathan Adams, el sastre James Simpson, el fabricante de cañas William Tingley, el maestro de escuela y la anciana Granny [Sarah] Young, partera y panadera, que posteriormente fue elegida (por el ciudadanos del municipio en un arranque de hilaridad) al cargo de juez de paz, pero las mujeres no eran elegibles para un cargo en Ohio, la anciana se vio obligada a renunciar al placer de servir a sus electores.

La primera celebración de la Independencia en Cádiz fue el 4 de julio de 1806, cuando la gente en general, de la ciudad y el campo de kilómetros a la redonda, asistió y participó de una excelente comida de venado, pavo salvaje, carne de oso y verduras similares. como el país permitía tomar una copa, se usaba whisky de centeno. Hubo mucha hilaridad y buenos sentimientos.

La lista del Sr. Howe contiene los nombres de trece familias, pero la lista de los primeros propietarios de lotes muestra los nombres de al menos veinte personas que habían comprado lotes o eran residentes de Cádiz antes de 1808.

No será sin interés localizar a estos primeros propietarios de lotes, de modo que podamos hacernos una idea de la apariencia del pueblo en 1807. No es probable que todos los lotes vendidos hasta ese momento fueran construidos sobre y aquellas sobre las que se levantaban las casas estaban sin duda rodeadas de árboles del bosque o de tocones de árboles. Las casas, por supuesto, eran de la descripción más grosera, pequeñas cabañas de troncos, que contenían una, dos o tres habitaciones, similares a aquellas de las cuales todavía se pueden ver algunas en partes del condado de Harrison, aunque de ninguna manera tan bien. hecha. Algunas de esas cabañas de troncos siguen en pie en Cádiz, sin duda, encubiertas y disfrazadas por el embarcadero más moderno, y con adiciones y ampliaciones construidas desde la época de los pioneros, pero con los mismos muros de cuarenta y cinco centímetros de espesor. de madera de roble o nogal, como cuando se construyeron sus sitios por primera vez.

Comenzando en lo que entonces era el extremo este de Market Street, en la intersección de la actual Buffalo Street (entonces llamada Wheeling street, y formando el límite sureste de la aldea), y siguiendo desde allí hacia el noroeste, encontramos el primer lote de esquina en el derecho era propiedad de John Finney. Los lotes, debe observarse, tenían originalmente sesenta y seis pies de ancho, la mayoría de ellos en las calles principales se han subdividido desde entonces en lotes más estrechos y numerosos. En ese momento, tres lotes constituían un cuarto de manzana (los lotes tenían 198 pies de profundidad o tres veces su ancho). El lote contiguo al de John Finney fue comprado por John Pugh. Justo al otro lado de la calle (más tarde la residencia de John Rea) y el terreno contiguo se encontraba el domicilio de Sarah Young, luego, como en los últimos años, el sitio de una panadería. Contiguo a su lote estaba el de John Perry, que se extendía hasta el callejón (luego ocupado por la residencia de Tunis Hilligas) al otro lado del callejón, en el lado opuesto de la calle, Peter Wilson compró y no había más casas entre él y la calle Ohio. . Cruzando Market Street de nuevo y subiendo la colina, llegamos a la casa de John Maholm (ahora ocupada en parte por la residencia de Wilson Houser). En la cima de la colina, girando a la derecha, y en la calle Steubenville (ahora principal), el segundo lote de la esquina (ahora ocupado en parte por el edificio de la oficina de correos), pertenecía a Martin Snyder y junto a él, llegaba a el callejón, era el lote en el que se encontraba la historia de John Pritchard y una casa de troncos. Más allá de él estaba Phineas Ash, mientras que Robert H. Johnson era dueño de los dos lotes directamente al otro lado de la calle principal de Pritchard y Ash. A media cuadra de Phineas Ash, en la esquina más alejada de las calles Spring y Main, estaba el lote de Samuel Boyd. En la esquina ahora ocupada por el Banco Nacional de Agricultores y Mecánicos estaba la casa de Joseph Harris, su lote se extendía a lo largo de Market Street de regreso al callejón (ahora ocupado por el Banco, la Ópera y los edificios intermedios). Debajo de él, en el medio del siguiente cuarto de cuadra, Andrew McNeely era dueño del segundo lote sobre la calle Muskingum, la calle que entonces formaba el límite noroeste del pueblo, siendo el lote recientemente ocupado por la familia Smiley. Justo enfrente de Andrew McNeely's estaba John Baker, que compró en 1807. Pasando por el frente de Public Square y por Main street hacia Warren, la primera casa fue la taberna de Jacob Arnold, que se encontraba en el sitio de la panadería de F. J. Wagner. Los dos lotes restantes en ese cuarto de cuadra (ahora ocupados por el antiguo Music Hall y Swan House) pertenecían a Jacob Brown. Desde entonces, el lote ocupado por la Iglesia Presbiteriana Unida pertenecía a Andrew McNeely, y es probable que su cabaña estuviera en ese lugar aunque, como se dijo anteriormente, también era dueño del lote casi enfrente de la iglesia Presbiteriana, sobre la actual residencia del Dr. SB McGavran. Los dos lotes en el lado opuesto de la calle South Main, entre la casa parroquial presbiteriana y la residencia Hearn, pertenecían a James McMillan.

Esto completa la lista de propietarios de lotes cuyas escrituras tienen fechas anteriores a 1808, diecisiete en total, pero además de los nombres de algunos de los mencionados anteriormente, Henry Howe menciona siete más, que vivían en Cádiz en 1807. Estos siete no obtuvieron títulos. a lotes hasta un período posterior y, en la mayoría de los casos, no hay forma de determinar dónde vivieron mientras tanto. Quizás algunos de ellos pudieron haber sido internos con algunos de los dueños de casa, y no es extraño suponer que el anfitrión mío Jacob Arnold, tenía alojamiento permanente para al menos unos pocos `` huéspedes regulares '', hasta que pudieran mantenerse mejor por sí mismos. Una vez más, algunos entonces clasificados como ciudadanos de Cádiz pueden haber tenido sus casas en sus fincas fuera del pueblo, ya que es cierto que algunos de aquellos cuyos nombres aparecen como propietarios de lotes también eran extensos propietarios de tierras en el condado. Lo más cercano que se puede hacer para ubicar a los siete residentes restantes mencionados por Howe, es dar la ubicación de la propiedad que primero compró cada uno de ellos, que fue la siguiente:

Connel Abdill, en 1832, compró el lote en Market Street ahora ocupado en parte por la granja de K. W. Kinsey. John Jamison vivía en su finca cerca de Cádiz. John McCrea, en 1810, compró el lote en la esquina de las calles Market y Ohio, desde entonces ocupado en parte por la residencia de James Bullock. Jacob Myers parece haber sido un inquilino. James Simpson, en 1810, compró el lote al otro lado del callejón y al suroeste de la casa de Frederick J. Wagner y el lote junto al de James Simpson fue comprado en 1812 por Easter Tingley, William Tingley no adquirió ningún título hasta 1825. Robert Wilkin, fabricante de ladrillos, pudo haber vivido fuera de la ciudad o haber comprado su lote de segunda mano.

A continuación se incluye una lista completa de los propietarios originales de cada lote en Cádiz y sus adiciones:

Connel Abdil, antes del 18 de mayo de 1832, lote 39 (véase Thomas Lee).
Nathan Adams, 14 de noviembre de 1809, Lote 89, (escriturada por William Orr) 24 de julio de 1811, Lote 107 antes del 20 de marzo de 1815, Lote 93, (ver Jacob Snediker) 7 de abril de 1812, Lotes 122 y 138, & quoton las aguas de Short Creek, en la ciudad de Cádiz, 25 de marzo de 1813, Lotes 148 y 150, (escriturada por Jacob Arnold antes del 4 de febrero de 1815, Lote 171, (ver Benjamin Bennett) antes del 20 de agosto de 1816, Lote 174 , (ver Jacob Holmes) antes del 18 de diciembre de 1818, Lotes 172 y 173, (ver Hines Mechan y David McGyre) antes del 12 de septiembre de 1831, Lotes 175 y 176, (ver James Knox) ​​antes del 20 de diciembre de 1837, Lotes 169 y 170, (ver Daniel Morris).
Isaac Allen, antes del 7 de agosto de 1829, lotes 187, 188, 190 (véase Reuben Allen).
James Allen, 3 de agosto de 1836, lote 195 (escriturada por Philip Trine).
Reuben Allen, 7 de agosto de 1829, lotes 187, 188, 190 (escriturada por Isaac Allen).
Jacob Arnold, 17 de julio de 1800, lote 109 antes del 18 de diciembre de 1811, lote 144 (véase Adam Snider) antes del 13 de enero de 1812, lote 145 (véase Samuel Jackson) antes del 7 de marzo de 1812, lote 149, ( ver William Vaughn) antes del 13 de mayo de 1812, Lotes 142 y 143, (ver John Braden) 6 de marzo de 1813, Lote 21, (escriturada por Francis Mitchell) antes del 25 de marzo de 1813, Lotes 148 y 150, (ver Nathan Adams) .

James Arnold, antes del 24 de marzo de 1819, lotes 191 y 192 (véase Thomas Bradford y John McIntire) antes del 29 de marzo de 1819, lote 193 (véase James McElroy) antes del 12 de junio de 1819, lotes 186 y 189 (véase Robert Clark y Zebedee Cox).

Rezin Arnold, 13 de marzo de 1818, lote 178, (escriturada por Andrew McNeely).
Phineas Ash, marzo de 1806, lote 88.
John L. Baker, 17 de agosto de 1807, lote 130.
John Baxter, antes del 7 de octubre de 1812, lote 54 (véase John Gatchel).
Zaccheus A. Beatty, 7 de octubre de 1808, lote 79, 22 de octubre de 1814, lotes 90 y 116, 24 de octubre de 1814, lote 63.
Walter B. Beebe, 24 de mayo de 1813, lotes 145, 155 y 156, 6 de diciembre de 1819, lotes 159,162 y 163.
Benjamin Bennett, 4 de febrero de 1815, lote 171, (escriturada por Nathan Adams).
George Bohrer, antes del 25 de marzo de 1814, lote 40 (véase John Stoakes).
Samuel Boyd, 7 de noviembre de 1806, lote 91.
John Braden, 13 de mayo de 1812, lotes 142 y 143, (escriturada por Jacob Arnold).
David Bradford, 27 de junio de 1814, lote 158.
Thomas Bradford, 24 de marzo de 1819, lote 191, (escriturada por James Arnold).
Jacob Brown, del condado de Brooke, Virginia, 9 de abril de 1806, lote 111 19 de julio de 1806, lote 110.
Joseph Burnell, 29 de marzo de 1825, lote 81, (escriturada por William Henderson).
John Burns, 27 de mayo de 1815, lote 160.
Kins Cahill, antes del 24 de mayo de 1814, lote 147 (véase John Sullers).
Samuel Carnahan, 16 de abril de 1812 (véase John McFadden).
Charles Chapman, 15 de abril de 1812, Lote 92 24 de marzo de 1815, Lote 104, (escriturada por John Forney).
Robert Clark, 12 de junio de 1819, lote 189 (escriturada por James Arnold).
Robert Cochran, 16 de abril de 1812, lote 30.
Zebedee Cox, 12 de junio de 1819, lote 186, (escriturada por James Arnold).
John Craig, 16 de abril de 1812 (véase John McFadden).
James Crossan, 2 de abril de 1850, lote 197, (escriturada por William Knox).
Robert Croskey, 18 de junio de 1814, lote 84 (escriturada por Thomas Stoakes).
Thomas Dickerson, 28 de febrero de 1812, lote 113.
John Finney, 12 de febrero de 1806, lote 4, (el primer lote vendido en Cádiz nuevamente cedido por Zaccheus Biggs a Robert Kelly, 18 de abril de 1812).
John Forney, antes del 24 de marzo de 1815, lote 104 (véase Charles Chapman).
William Foster, antes del 31 de diciembre de 1806, lote 13 (véase Sarah Young).
Job Gatchel, 7 de octubre de 1812, lote 54 (escriturada por John Baxter).
William Gilmore, antes del 29 de febrero de 1848, lote 153 (véase James Matthews).
William Grimes, 26 de marzo de 1810, Lote 99 14 de septiembre de 1811, Lote 131 1 de abril de 1815, Lote 120, (escriturada por Thomas Henderson).
William Hamilton, 16 de abril de 1812 (véase John McFadden).
A. F. Hanna, antes del 1 de julio de 1837, lote 199, (ver Directores de escuela).
John Hanna, 21 de abril de 1814, lotes 161 y 164.
Joseph Harris, 31 de diciembre de 1806, lote 108.
Thomas Henderson, antes del 1 de abril de 1815, lote 120 (véase William Grimes).
William Henderson, antes del 29 de marzo de 1825, lote 81 (véase Joseph Burnell).
Rudolph Hines, 24 de julio de 1809, lote 82.
Eleazer Huff, 15 de febrero de 1814, lotes 45 y 115.
William Huff, 8 de octubre de 1814, lote 46.
Jacob Holmes, 20 de agosto de 1816, lote 174, (escriturada por Nathan Adams).
John Hover, Sr., antes del 22 de junio de 1816, lote 165, (ver John Hover, Jr.).
John Hover, Jr., 22 de junio de 1816, lote 165, (escriturada por John Hover, Sr.).
Samuel Jackson, 13 de enero de 1812, lote 145 (escriturada por Jacob Arnold).
John Jamison, 16 de abril de 1812 (véase John McFadden).
Robert H. Johnson, 20 de octubre de 1806, lotes 105 y 106.
Robert Johnson, 5 de mayo de 1814, lote 112 (escriturado por Andrew McNeely).
Robert Kelly, 16 de abril de 1812, Lote 4, (ver John Finney) 14 de mayo de 1814, Lote 70, (escriturada por Samuel Williams).
James Knox, 12 de septiembre de 1831, lotes 175 y 176, (escriturada por Nathan Adams).
William Knox, antes del 6 de agosto de 1833, lote 194 (véase George White) antes del 23 de junio de 1837, lote 196 (véase Samuel McCormick) antes del 13 de enero de 1838, lote 198 (véase Robert McCullough) antes del 2 de abril , 1850, lote 197 (véase James Crossan).
Thomas Lee, 18 de mayo de 1832, lote 39, (escriturada por Connel Abdil).
John McClintock, 16 de abril de 1812, lote 117.
Samuel McCormick, 23 de junio de 1837, lote 196, (escriturada por William Knox).
John McCray, 12 de marzo de 1810, lote 55.
Robert McCullough, 13 de enero de 1838, lote 198 (escriturada por William Knox).
James McElroy, 29 de marzo de 1819, lote 193, (escriturada por James Arnold).
George McFadden, 15 de abril de 1812, lote 83.
John McFadden, Samuel Carnahan, John Craig, William Hamilton y John Jamison, "fideicomisarios designados por la Congregación Reformada Asociada de Cádiz", 16 de abril de 1812, lotes 58, 59, 60.
James McC. Galbraith, 2 de mayo de 1815, lote 181, (escriturada por Andrew McNeely.
John McGaughy, 22 de septiembre de 1809, lote 77 antes del 21 de febrero de 1814, lote 76 (véase John Marshall).
David McGyre, 28 de diciembre de 1818, lote 173, (escriturada por Nathan Adams).
John McIntire, 24 de marzo de 1819, lote 192, (escriturada por James Arnold).
Andrew McKee, 30 de junio de 1819, lote 185, (escriturada por Andrew McNeely).
James McMillan, 9 de abril de 1806, lotes 74 y 75.
Alexander McNary, 24 de mayo de 1814, lote 157.
Andrew McNeely, 12 de agosto de 1804, lote 129 antes del 5 de mayo de 1814, lote 112 (véase Robert Johnson) antes del 2 de mayo de 1815, lotes 181 y 182 (véase James McC. Galbraith y Stephen Perry) antes del 11 de septiembre , 1816, lote 184 (véase James Moore) antes del 13 de marzo de 1818, lote 178 (véase Rezin Arnold) antes del 5 de septiembre de 1818, lote 177 (véase William R. Slemmons).
John Maholm, agosto-octubre de 1806, lote 70 (véase también Robert Kelly y Samuel Williams, Pritchard, Maholm y Harris).
John Marshall, 21 de febrero de 1814, lote 76 (escriturada por John McGaughy).
James Matthews, 29 de febrero de 1848, lote 153 (escriturada por William Gilmore).
Hines Mechan, 28 de diciembre de 1818, lote 172, (escriturada por Nathan Adams).
Isaac Meek, 14 de septiembre de 1811, lote 103.
Isaac Miller, 1 de junio de 1813, lotes 166 y 167.
Francis Mitchell, antes del 6 de marzo de 1813, lote 21 (véase Jacob Arnold).
James Moore, 11 de septiembre de 1816, lote 184, (escriturada por Andrew McNeely).
Daniel Morris, 20 de diciembre de 1837, lotes 169 y 170, (escriturada por Nathan Adams).
William Orr, antes del 14 de noviembre de 1809, lote 89, (ver Nathan Adams).
Isaac Osburn, 17 de septiembre de 1814, lote 53, (escriturada por Eward Wood).
Samuel Osburn, 5 de junio de 1813, lote 146 (escriturado por Jesse Sparks).
John Ourant, 24 de julio de 1809, lote 102.
Leonard Parrish, antes del 23 de enero de 1826, lote 168 (véase Mordecai Parrish).
Mordecai Parrish, 23 de enero de 1826, lote 168, (escriturada por Leonard Parrish).
Rebecca Paul, de Filadelfia, 17 de octubre de 1808, lote 69.
Henry Pepper, 25 de noviembre de 1812, lote 114, 4 de julio de 1815, lotes 32, 38, 47.
John Perry (o Parry), 22 de marzo de 1806, lote 22.
Stephen Perry 2 de mayo de 1815, lote 182, (escriturada por Andrew McNeely).
John Pritchard, del condado de Fayette, Pensilvania, 9 de abril de 1806, Lote 87, 17 de octubre de 1808, Lote 85, 5 de diciembre de 1810, 5.74 acres contiguos al terreno de Cádiz y la tierra de Abraham Forney 13 de julio de 1815. Lotes 65 y 68.
John Pritchard, John Maholm y Joseph Harris, 16 de abril de 1812, lotes 1, 2, 3, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 34, 35, 36, 41, 42, 43, 44, 49, 50, 51, 56, 57, 60, 61, 62, 66, 67, 71, 72, 73, 94, 95, 96, 97, 98, 118, 119, 121, 123, 124, 125, 126, 127, 128, 132, 133, 134, 135, 136, 139, 140, 141.
John Pugh, del condado de Frederick, Va., 8 de diciembre de 1806, Lote 14 14 de abril de 1808, Lotes 64 y 74 24 de noviembre de 1809, Lotes 75 y 78.
John Rankin y Samuel Rankin, 5 de junio de 1813, Lotes 33, 37, 48, 52 (escriturada por Daniel Workman).
Directores de escuela, 1 de junio de 1837, lote 199, (escriturada por A. F. Hanna).
John Sherrard, 4 de agosto de 1811, lote 130 (originalmente cedido a John L. Baker).
William Sherrard, 4 de abril de 1811, lote 137.
Casa de la escuela de Short Creek, 15 de abril de 1812, lote 15.
James Simpson, 5 de diciembre de 1810, lote 100.
Sarah Simpson, 22 de abril de 1816, lotes 151 y 152.
William R. Slemmons, 5 de septiembre de 1818, lote 177, (escriturada por Andrew McNeely).
Jacob Snediker, 20 de marzo de 1815, lote 93.
Adam Snider, 18 de diciembre de 1811, lote 144, (escriturada por Jacob Arnold).
Martin Snyder, 11 de agosto de 1806, lote 86.
Jesse Sparks, antes del 5 de junio de 1836, lote 146 (véase Samuel Osburn).
Robert Stephens, del condado de Fayette. Pa., 4 de febrero de 1812, dos acres colindantes con la esquina noroeste de Cádiz.
John Stoakes, 25 de marzo de 1814, lote 34, (escriturada por George Bohrer).
Thomas Stoakes, antes del 18 de junio de 1814, lote 84 (véase Robert Croskey).
Henry Stubbins, 20 de octubre de 1827, lote 179 (escriturada por Andrew McNeely).
John Sullers, 24 de mayo de 1814, lote 147, (escriturada por Kins Cahill).
Abraham Timmons, 18 de mayo de 1822, lote 5.
Benjamin Timmons, 10 de mayo de 1819, lote 180, (escriturada por William Timmons).
William Timmons, antes del 10 de mayo de 1849, lote 180 (véase Benjamin Timmons).
Easter Tingley, 15 de abril de 1812, lote 101.
Philip Trine, antes del 3 de agosto de 1836, lote 195 (véase James Allen).
William Vaughn, 7 de marzo de 1812, lote 149, (escriturada por Jacob Arnold).
John Ward, 15 de agosto de 1815, lote 80 (escriturada por Daniel Workman).
George White, 6 de agosto de 1833, lote 194, (escriturada por William Knox).
Samuel Williams, antes del 14 de mayo de 1814, lote 70 (véase Robert Kelly y John Maholm).
Peter Wilson, 25 de junio de 1807, lote 31.
Edward Wood, antes del 17 de septiembre de 1814, lote 53 (véase Isaac Osburn).
Daniel Workman, antes del 5 de junio de 1813, lotes 33, 37, 48, 52 (véase John y Samuel Rankin) antes del 15 de agosto, lote 80 (véase John Ward).
Sarah Young, 31 de diciembre de 1806, lote 13, (escriturada por William Foster).

En la lista anterior se observará que el 16 de abril de 1812, todos los lotes que quedaron sin vender en la plataforma original fueron trasladados a Pritchard, Maholm y Harris. Joseph Harris transfirió su interés en estos lotes a John Pritchard y John Maholm, quienes más tarde los transmitieron de la siguiente manera:

John Burns, lote 97, 27 de mayo de 1815.
James McC. Galbraith, lotes 66 y 67, 3 de septiembre de 1817.
William Grimes, lote 136, 24 de mayo de 1814.
John Hanna, lotes 125, 126 y 141, 29 de junio de 1814.
Conrad Hilligas, Lotes 28, 42 y 43, 18 de junio de 1814.
Phineas Inskeep, Lotes 1, 2, 16, 17, 18, 19, 10 de junio de 1814.

William Jamison, lotes 118,133 y 134, 25 de julio de 1814.
Robert Kelley, lotes 8, 10, 25, 26, 27, 14 de mayo de 1814.
Jacob Kidwiler, lote 50, 4 de abril de 1817.
Samuel McFadden, lote 73, 18 de junio de 1819.
Andrew McNeely, lotes 119, 132 y 135, 27 de mayo de 1814.
James Means, lote 121, 17 de agosto de 1816, lotes 94, 95 y 96, 29 de agosto de 1818.
Trustees Methodist Episcopal Church, lote 3, 20 de abril de 1816.
John Pugh, lotes 57 y 61, 20 de enero de 1815.
Zachariah Pumphrey, Lote 12, 10 de junio de 1814 Lotes 56 y 62, antes del 31 de agosto de 1816, (ver Michael Swagler) Lote 71, 6 de enero de 1817 Lote 6, 7 de marzo de 1817 Lote 23, antes del 27 de marzo de 1817 , (ver Joseph White).
John y Samuel Rankin, lotes 34, 35, 36, 14 de junio de 1814.
John Rea, lotes 29, 41 y 44, 3 de mayo de 1817.
Philip Riley, lote 98, 22 de abril de 1816.
Thomas Shaw, lote 72, 25 de julio de 1814.
Sarah Simpson, lotes 128 y 139, 22 de abril de 1816.
John Speer, lote 51, 28 de enero de 1824.
Michael Swagler, Lotes 56 y 62, 31 de agosto de 1816 (escriturada por Zachariah Pumphrey).
John Timmons, lote 20, 31 de enero de 1824.
Moses Urquehart, lote 49, 27 de enero de 1824.
William Waddle, lotes 124, 127 y 140, 23 de febrero de 1814.
Joseph White, lote 23, 27 de marzo de 1817, (escriturada por Zachariah Pumphrey).


El número total de lotes en el plano original de Cádiz, según lo establecido por Biggs y Beatty en 1804, fue de 141. La primera adición al pueblo fue planificada alrededor de 1812 por Jacob Arnold, que tenía taberna en una cabaña de madera en el lote ahora ocupado por el Sr. FJ Wagner. La adición de Arnold consistió en nueve lotes, numerados del 142 al 150. Estos son los lotes en el lado suroeste de Market Street (& quotGimlet Hill & quot), que se encuentran entre Buffalo Street y el callejón frente a la antigua casa de la familia Boggs. La escritura del primero de estos lotes vendidos databa del 13 de mayo de 1812. Los Sres. Pritchard y Maholm planificaron una segunda adición el 24 de mayo de 1813, que contenía diecisiete lotes, numerados del 151 al 167, que formaban el bloque irregular situado entre Calles Market, Buffalo y Spring, y la avenida Cemetery. Nathan Adams planificó una cuarta adición, que contenía nueve lotes, numerados del 168 al 176, del cual se vendió el primer lote el 4 de febrero de 1815. Estos lotes se encuentran a lo largo del lado suroeste de la avenida Bingham. Otra adición, que también contiene nueve lotes, fue planificada por Andrew McNeely el 1 de mayo de 1815, los lotes suman de 177 a 185. Estos se encuentran a lo largo del lado noreste de Spring Street, al sureste de Buffalo. Otra adición, que comprende los lotes 186 a 193, trazada por James Arnold el 15 de marzo de 1815, se extiende a lo largo del lado suroeste de la calle South, entre Main y Ohio, ahora ocupada en parte por la residencia del Sr. Garret Shank. Los lotes 194 a 198 fueron planificados por William Knox el 25 de mayo de 1836 y se extienden desde la calle Muskingum por el lado noreste de Market, hasta el comienzo de la avenida Lincoln. El lote 199 fue planificado por Andrew P. Hanna el 1 de junio de 1837, cuando lo traspasó a los directores de la escuela. Ahora está parcialmente ocupado por la residencia de Melford J. Brown, Jr.

Además de lo anterior, los señores Pritchard y Maholm planificaron una segunda adición a Cádiz, que se presentó el 24 de mayo de 1813, que constaba de una docena de lotes, que se vendieron a los siguientes compradores:

John Braden, lote 13, 8 de mayo de 1818.
Rowland Craig, lote 12, 4 de julio de 1816.
John Hanna, lote 5, 2 de diciembre de 1818.
Thomas Hogg, lote 11, 8 de mayo de 1846.
John Maholm, lotes 7, 8 y 9, 29 de junio de 1824.
James Means, lotes 1, 2, 3 y 4, antes del 2 de junio de 1825 (véase William Tingley).
Matthew Simpson, lote 6, 22 de abril de 1816.
William Tingley, Lotes 1, 2, 3 y 4, 2 de junio de 1825 (escriturada por James Means).

Jacob Arnold planificó otra adición a Cádiz, que contenía ocho lotes, y la plataforma se presentó el 30 de marzo de 1816, aproximadamente dos años después de la venta de todos los lotes. Los compradores de estos lotes fueron los siguientes:

Nathan Adams, lote 7, 25 de marzo de 1813.
Daniel Arnold, lote 8, 15 de mayo de 1812.
Benjamin Bennett, lote 5, 18 de septiembre de 1813.
James Boyd, lotes 2 y 3, 26 de noviembre de 1812.
John Braden, lote 1, 1 de enero de 1813.
Phineas Inskeep, lote 6, 28 de noviembre de 1812.
William Vaughn, lote 4, 7 de marzo de 1812.

[pg89 continúa con "En Brown's" Western Gazetteer, o Emigrant's Directory, publicado por Samuel R. Brown, en Auburn, N.Y., en 1817, se puede encontrar una breve descripción de los condados y pueblos de Ohio. El Sr. Brown afirma que "el condado de Harrison está poblado principalmente por emigrantes de Pensilvania. - final de la pág. 89.]

[Las páginas 90-91 aún no se han transcrito y eso terminará el Capítulo 6]


5. La traición de Arnold & # x2019 fue alimentada por algo más que dinero.

En mayo de 1779, Arnold se puso en contacto en secreto con el general británico Henry Clinton para discutir la posibilidad de cambiar su lealtad a la Corona. Usó letras codificadas y tinta invisible para enviar informes sobre los movimientos y suministros de las tropas continentales, y luego conspiró para entregar el bastión estadounidense en West Point al enemigo. La codicia y las deudas personales fueron sin duda un factor motivador en la traición de Arnold & # x2019s & # x2014; exigió 20.000 libras esterlinas por cambiarse el abrigo & # x2014, pero también se había desilusionado con la causa revolucionaria. Le había afectado la decisión del Congreso Continental de ascender a cinco oficiales subalternos por delante de él, y creía que compañeros soldados como Ethan Allen y Horatio Gates habían tratado de manchar su reputación y atribuirse el mérito de sus éxitos en el campo de batalla. Los historiadores también han argumentado que las acciones de Arnold & # x2019 fueron influenciadas por su segunda esposa, Peggy Shippen, una joven bella que provenía de una de las familias leales más prominentes de Filadelfia.


Contenido

La caja de .460 Rowland es aproximadamente 1/16 "más larga que una caja de .45 ACP convencional, pero la longitud total del cartucho es la misma, la bala simplemente se asienta más profundamente. El propósito de la longitud de la caja extendida es evitar la alta presión de .460 Rowland de ser almacenado en un arma de fuego estándar con recámara para el .45 ACP de baja presión. Esto es similar a la relación entre el .357 Magnum y el .38 Special. Hay dos elementos clave en el concepto de .460 Rowland. El primero es un fuerte aumento en la presión máxima del cartucho sobre el .45 ACP y .45 Super. La presión media máxima es: 45 ACP (21.000 PSI), .45 ACP + P (23.000 PSI), .45 Super (28.000 PSI), .460 Rowland ( 40,000 PSI). El segundo es humedecer o reducir la velocidad del deslizamiento en pistolas de carga automática convertidas a niveles manejables. El primero ofrece un rendimiento de nivel magnífico y el segundo permite que el cartucho se dispare de manera fácil y confiable desde un tamaño compacto, liviano y de alta capacidad. , pistolas de carga automática.


Rowland T. Berthoff (1921-2001)

Rowland T.Berthoff, profesor emérito del Departamento de Historia de la Universidad de Washington en St. Louis, murió en su casa de University City, Missouri, el 25 de marzo de 2001.

Rod, como lo conocían amigos y colegas, nació en Toledo, Ohio, el 20 de septiembre de 1921 y se graduó de Oberlin College en 1942. Inmediatamente ingresó en el Ejército de los Estados Unidos, ascendiendo al rango de capitán. Después de la guerra, ingresó a la escuela de posgrado en Harvard y obtuvo su doctorado en 1952 con Oscar Handlin. Llegó a la Universidad de Washington en 1962 después de enseñar en Princeton, y desde 1966 hasta su jubilación en 1992 fue Profesor de Historia William Eliot Smith.

Rod fue el segundo doctorado de Oscar Handlin, y su disertación sobre los inmigrantes británicos en la América industrial fue una de varias empresas pioneras en el nuevo campo de la historia social que elevó las vidas de la gente común al significado histórico que merecían. Ahora tendemos a dar por sentado el predominio de la historia social y sus descendientes, pero Rod fue uno de los primeros de una nueva ola de historiadores sociales que se extendió por la profesión y dio respetabilidad a pueblos y sujetos que alguna vez fueron ridiculizados, y coherencia a un campo. que había carecido de orden y significado. Los habitantes de la ciudad, los grupos étnicos de inmigrantes, los trabajadores, los afroamericanos, los niños e incluso las personas sin hogar recibieron atención en la formulación de Rod de la historia estadounidense. Para contrarrestar a sus escépticos, el nuevo campo de la historia social tenía que hacerse bien, y Inmigrantes británicos en América industrial, 1790 y ndash1950 (1953) estableció un estándar que otras obras debían emular. Se convirtió en un clásico cuando se publicó, reconocido consistentemente por quienes lo han seguido en el tema.

El gran trabajo de Rod, sin embargo, fue sintetizar y reformular la historia estadounidense en un patrón que la mayoría de su generación había olvidado en su propia prisa por retratar el dinamismo de la vida estadounidense. En un tentador adelanto de su amplia revisión de la historia estadounidense, Rod publicó un ensayo en el Reseña histórica americana en 1960 titulado "El orden social estadounidense: una hipótesis conservadora". Descrito por un comentarista como un trabajo "de sorprendente originalidad e importancia reverberante", examinó los arreglos institucionales que las personas hicieron para mantener sus vidas y comunidades estables en medio del cambio y el crecimiento: familias, asociaciones voluntarias, organizaciones religiosas y comunidades de su propia creación.

Ese artículo y el libro, de hecho, todo el trabajo que siguió reveló líneas de falla no solo en la vida estadounidense sino en la escritura de la historia, ya que él había planteado preguntas acerca de la organización social que otros no habían hecho, y las brechas que reveló llevaron a otros a mirar hacia la derecha. dirección. Rod descubrió que la historia social estadounidense era "un pantano demasiado familiar" tratado por muchos como "un campo meramente residual", pero lo reformuló, como lo describió, en un estudio del "orden social, la estructura de la sociedad y la interacción funcional de la sociedad". las distintas instituciones y grupos de población que la integran ".

El trabajo de Rod también reveló mucho sobre él. Una vez se describió a sí mismo como "un medievalista instintivo", y la etiqueta de sus súbditos como participando en una "pelea nostálgica con la modernidad" en realidad podría haberse vuelto contra sí mismo. Un crítico de su obra magna, Un pueblo inestable: orden y desorden en la vida estadounidense (1971) no pudo evitar comentar sobre "el obvio humanismo y humanitarismo del Sr. Berthoff". Rod continuó escribiendo después de su jubilación, y sus ensayos recopilados fueron reconocidos por la publicación en 1997 de muchos de ellos en una colección, República de los Desposeídos.

Para Rod, los "desposeídos" no eran sólo los marginados por los escritores de la historia, sino todos nosotros desposeídos por el cambio social, todos nosotros buscando reconstituir el orden en nuestras vidas.

En un epílogo de su colección, comentó que "un historiador puede ser excusado de una profecía absoluta", pero demostró correctamente su tesis sobre los desposeídos que buscan coherencia al señalar el resurgimiento de los "valores tradicionales" en Estados Unidos hoy.

Rod era un escocés adoptado. Su matrimonio con Tirzah Park lo acercó a sus raíces y a una forma de vida que él creía que se replicaba en gran parte de Estados Unidos. Después de obtener su doctorado, pasó un año en la Universidad de Aberystwyth en Gales y luego obtuvo una beca Fulbright en la Universidad de Edimburgo. Al sumergirse en ambas experiencias, se convirtió en un experto no solo en celta sino también en galés. Estaba indignado por la forma en que la historia fue manipulada y mal utilizada, y especialmente en los intentos equivocados de crear tradiciones falsas o valores tradicionales con fines por los que tenía poca simpatía.

A Rod le sobreviven su esposa durante 46 años, Tirzah, y cuatro hijos & mdashThomas, Margaret, Andrew y Clarissa.

& mdashDavid Konig, Departamento de Historia,
Universidad de Washington en St. Louis.


Arnold Rowland - Historia

Puede encontrar el video original de YouTube de seis minutos aquí. Se ha visto más de 5 millones de veces.

El diputado Ross también tiene un pasado increíblemente complicado, desde dejar el departamento en 2004 hasta mentir sobre tener seguro cuando chocó contra alguien. Sin embargo, todavía cuenta con el apoyo del Sheriff Arnold.

En diciembre de 2014, James Vanderveer regresó a las noticias. Después de sujetar al recluso Demario N. Harris a una silla en lo que se llama una "restricción de 4 puntos", el oficial Vanderveer procedió a rociar pimienta Harris. Harris, quien, de nuevo, estaba completamente refrenado, no se mostraba combativo. Sin embargo, Vanderveer lo roció con pimienta durante un período prolongado de tiempo y no le ofreció a Harris la oportunidad de lavarse los ojos. Harris ahora busca $ 300,000 en daños. El alguacil Arnold "reprendió" a Vanderveer, pero todavía es un empleado de la RCSO. Una vez más, el alguacil Arnold parece estar cuidando a su familia y amigos, a pesar de su continuo y espantoso comportamiento.

Durante la reelección de Arnold, dos miembros del departamento presentaron documentos para presentarse en su contra. Ambos hombres, Ralph Mayercik y Jim Tramel, fueron objeto de investigaciones "coincidentes" y tuvieron que dimitir de sus puestos de trabajo. Jim Tramel presentó una demanda contra la Oficina del Sheriff y finalmente ganó el caso, recibiendo 250.000 dólares.

Según la política del alguacil Arnold de administrar como un "buen chico", los contribuyentes del condado de Rutherford ya han tenido que pagar $ 250,000 y están en el anzuelo por miles adicionales.

Además, durante las elecciones, el gerente de campaña de Arnold y el administrador en jefe de la oficina del alguacil, Joe Russell, procedió a comprar varios nombres de dominio de Internet para evitar que los competidores de Arnold (principalmente el Mayor Bill Kennedy y el Capitán Mike Fitzhugh) pudieran usarlos. Russell también es el esposo de Nicole Lester, quien era la Administradora de Elecciones del Condado de Rutherford en ese momento.

El candidato republicano Fitzhugh dijo sobre el asunto "Mi opinión fue el tipo de personas que son, era típico. No me sorprendió."

En marzo de 2015, el alguacil Arnold decidió ignorar el procedimiento y eludir la Comisión del Condado yendo directamente al estado en un intento por tomar el control total sobre el asilo del condado. Se le pidió al senador Bill Ketron que llevara el proyecto de ley y se negó diciendo: "Tengo el mayor respeto por la comisión del condado, habiendo servido allí durante ocho años, y creo que fue un golpe bajo que lo presentáramos sin hablar con ellos primero. Les tomamos por sorpresa."El Comité Directivo de la Comisión del Condado luego votó 7-0 en contra de fusionar el asilo con la cárcel. El comisionado Petus Read dijo:"esto es algo así como un juego de poder, cuando intentas ir más allá del alcalde sin ir a la Comisión del Condado, no veo dónde es nada más que un juego de poder."

Todo esto nos lleva a lo último de una larga lista de malas decisiones tomadas por el Sheriff Arnold.

La esposa de Arnold y el administrador en jefe de RCSO tienen conexiones con una empresa llamada "JailCigs" que proporciona cigarrillos electrónicos a las cárceles. Su esposa, Megan, tiene acciones de la empresa y Arnold la ha incluido como fuente de ingresos. La empresa con sede en Georgia es propiedad de la familia, el tío y la tía John y Judy Vanderveer. El administrador en jefe de RCSO, Joe Russell, también figura como propietario fundador de JailCigs LLC, así como de Jail Snacks LLC (otra empresa con sede en Georgia).

Lisa Nolan, directora de finanzas del condado, ha dicho que no ha visto ninguna factura relacionada con JailCigs, lo que significa que los ingresos que obtiene la cárcel por venderlos no se informa correctamente. Arnold ha dicho que no ve ningún conflicto de intereses en el asunto.

El 16 de abril de 2015, la Oficina de Investigaciones de Tennessee anunció que estaba investigando el problema después de recibir una solicitud del fiscal de distrito Jennings Jones. El 17 de abril, el Comité de Ética de la Comisión del Condado también recibió una denuncia de ética oficial contra el Sheriff Arnold. El Comité de Ética ha programado una reunión para discutir el asunto para el 23 de abril a las 4 pm. La reunión será en el Palacio de Justicia del Condado de Rutherford.

Además, se reveló el 21 de abril que Arnold recibió contribuciones de campaña de muchas de las mismas empresas con las que RCSO ha contratado. Algunos de estos grupos son Keefe Group, City Tele Coin Company y un comité de acción política que está controlado por nada menos que Joe Russell, el acólito de Arnold desde hace mucho tiempo. Keefe Group donó $ 500 en 2012 y Keefe Commissary donó $ 500 en 2013. Dos meses después de recibir la donación del Keefe Group, Arnold modificó un contrato con Keefe Commissary, que, según el Daily News Journal:

"La enmienda del contrato le da permiso a Keefe para mantener y suministrar a la Oficina del Sheriff equipo y software de computación para expandir el sistema de visitas por video del Centro de Detención. La enmienda tiene un valor de "una cantidad prorrateada" de $ 215,106 y está vigente hasta el 1 de enero de 2018.

Según el contrato, a la Oficina del Sheriff se le paga una tarifa de servicio asociada con la venta de artículos no comisionados y de la comisaría. También establece un acuerdo con Keefe para crear un sitio web a través del cual las familias y amigos de los presos pueden solicitar artículos de la comisaría.

El contrato también establece que el recorte de ventas de la Oficina del Sheriff se deposita en un fondo de tecnología para la expansión de visitas por video que permite a los visitantes interactuar con los presos desde un circuito cerrado de televisión."

El alcalde del condado de Rutherford, Ernest Burgess, dijo que desconocía la enmienda o el fondo de tecnología.

En 2012, Arnold firmó un contrato con City Tele para proporcionar servicios de teléfono público en la cárcel. El propietario de City Tele donó $ 1,500 a la campaña de reelección de Arnold en 2013.

Joe Russell, administrador en jefe de RCSO y exgerente de campaña de Arnold, fue contratado por Arnold en 2010. Russell también es el director del PAC del Tea Party del condado de Rutherford, que recibió $ 500 en donaciones de la campaña de Arnold en julio de 2012. En 2013, el PAC donó $ 400 para Arnold. Russell donó además $ 3,000 personalmente a la campaña de Arnold.

La Oficina del Sheriff también es el centro de varios otros problemas. Existe un contrato de tableta de computadora similar a JailCig que no fue aprobado por la Comisión del Condado. También permitió que una empresa privada gestionara su propio negocio de formación desde la Oficina del Sheriff. Hay preguntas sobre la compra de municiones por parte de los diputados. Y las preguntas restantes sobre Arnold admitiendo que vio a un hombre quemarse hasta morir porque, según Arnold, el uniforme podría haber sido inflamable (lo que parece dudoso en el mejor de los casos), o la tonta confiscación del equipo de lucha libre para niños en 2010.

Una vez más, le imploro al alguacil Arnold que haga lo correcto y renuncie. Ha protegido a miembros de la familia después de que violaron la ley y torturaron a los reclusos. No ve ningún conflicto de intereses sobre la situación de JailCigs. Su campaña utilizó tácticas poco éticas y utilizó su oficina para intimidar a sus oponentes. Si no cumple la ley, no merece ser alguacil.


Juez y actriz de televisión

Junto con su trabajo musical, Rowland se ha abierto camino en proyectos de cine y televisión. & # XA0Apareció como juez en las versiones del Reino Unido y Estados Unidos de la serie de competencia musical & # xA0El factor X& # xA0 y consiguió un papel en la función de conjunto de 2012 & # xA0Pensar como un hombre.

Tras un breve intento de lanzar nuevas carreras musicales en la serie & # xA0Persiguiendo el destino, Rowland volvió a actuar como juez en la versión australiana de La voz. A principios de 2019, apareció como la gran Gladys Knight de R & ampB en la serie BET. Alma americana.


Ver el vídeo: Predator shooting 1 hour (Noviembre 2021).