Información

Ley de derechos de voto de 1965: definición, resumen y significado


La Ley de Derechos Electorales de 1965, promulgada por el presidente Lyndon B. Johnson, tenía como objetivo superar las barreras legales a nivel estatal y local que impedían a los afroamericanos ejercer su derecho al voto garantizado por la 15a Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. La Ley de Derechos Electorales se considera una de las leyes de derechos civiles de mayor alcance en la historia de los Estados Unidos.

Selma a Montgomery marzo

Lyndon B. Johnson asumió la presidencia en noviembre de 1963 tras el asesinato del presidente John F. Kennedy. En la carrera presidencial de 1964, Johnson fue elegido oficialmente con una victoria aplastante y utilizó este mandato para impulsar una legislación que creía que mejoraría el estilo de vida estadounidense, como leyes más estrictas sobre el derecho al voto.

Después de la Guerra Civil, la 15ª Enmienda, ratificada en 1870, prohibió a los estados negar a un ciudadano varón el derecho a votar por "raza, color o condición previa de servidumbre". Sin embargo, en las décadas siguientes, se utilizaron diversas prácticas discriminatorias para evitar que los afroamericanos, en particular los del sur, ejercieran su derecho al voto.

LEER MÁS: 5 sufragistas negros que lucharon por la 19ª Enmienda, y mucho más

Durante el movimiento de derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960, los activistas por el derecho al voto en el Sur fueron sometidos a diversas formas de maltrato y violencia. Un evento que indignó a muchos estadounidenses ocurrió el 7 de marzo de 1965, cuando los agentes del estado de Alabama se reunieron con los participantes pacíficos en una marcha de Selma a Montgomery por el derecho al voto y los atacaron con palos de noche, gases lacrimógenos y látigos después de que se negaron a dar marcha atrás.

Algunos manifestantes fueron brutalmente golpeados y ensangrentados, y otros corrieron para salvar sus vidas. El incidente fue captado en la televisión nacional.

A raíz del impactante incidente, Johnson pidió una legislación integral sobre el derecho al voto. En un discurso en una sesión conjunta del Congreso el 15 de marzo de 1965, el presidente describió las formas tortuosas en las que los funcionarios electorales negaron el voto a los ciudadanos afroamericanos.

LEER MÁS: ¿Cuándo obtuvieron los afroamericanos el derecho a votar?

Pruebas de alfabetización

Los funcionarios electorales a menudo les decían a los negros que intentaban votar que se habían equivocado en la fecha, la hora o el lugar de votación, que no poseían suficientes conocimientos de alfabetización o que habían llenado una solicitud incorrectamente. Los negros, cuya población sufría una alta tasa de analfabetismo debido a siglos de opresión y pobreza, a menudo se veían obligados a realizar pruebas de alfabetización, que a veces reprobaban.

Johnson también le dijo al Congreso que se sabía que los funcionarios electorales, principalmente en los estados del sur, obligaban a los votantes negros a "recitar toda la Constitución o explicar las disposiciones más complejas de las leyes estatales", una tarea que la mayoría de los votantes blancos habrían tenido dificultades para lograr. . En algunos casos, incluso los negros con títulos universitarios fueron rechazados de las urnas.

Ley de derechos de voto promulgada

El proyecto de ley sobre el derecho al voto fue aprobado en el Senado de los Estados Unidos por una votación de 77 a 19 el 26 de mayo de 1965. Después de debatir el proyecto de ley durante más de un mes, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó el proyecto de ley por una votación de 333 a 85 el 9 de julio. .

Johnson firmó la Ley de Derechos Electorales el 6 de agosto de 1965, con Martin Luther King, Jr. y otros líderes de derechos civiles presentes en la ceremonia.

La ley prohibió el uso de pruebas de alfabetización, previó la supervisión federal del registro de votantes en áreas donde menos del 50 por ciento de la población no blanca no se había registrado para votar y autorizó al fiscal general de los Estados Unidos a investigar el uso de impuestos electorales en el estado. y elecciones locales.

En 1964, la Enmienda 24 hizo ilegales los impuestos electorales en las elecciones federales; Los impuestos electorales en las elecciones estatales fueron prohibidos en 1966 por la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Aumenta la participación de votantes en el sur

Aunque se aprobó la Ley de Derechos Electorales, la aplicación estatal y local de la ley fue débil y, a menudo, se ignoró por completo, principalmente en el sur y en áreas donde la proporción de personas negras en la población era alta y su voto amenazaba el statu quo político. .

Aún así, la Ley de Derecho al Voto les dio a los votantes afroamericanos los medios legales para desafiar las restricciones al voto y mejoró enormemente la participación de votantes. Solo en Mississippi, la participación electoral entre los negros aumentó del 6 por ciento en 1964 al 59 por ciento en 1969.

Desde su aprobación, la Ley de Derechos Electorales ha sido enmendada para incluir características tales como la protección de los derechos electorales para los ciudadanos estadounidenses que no hablan inglés.

LEER MÁS: Cronología del movimiento por los derechos civiles


Cómo usar la Ley de Derechos Electorales de 1965 en una oración

Rashad estuvo allí para celebrar el estreno del drama de derechos civiles Selma.

Es cierto que puede que esto no sea lo que James Madison tenía en mente cuando estaba escribiendo la Declaración de Derechos.

Un portavoz del consejo de Lewisham dijo el año pasado que se vería obligado a actuar si la familia regresaba a Gran Bretaña.

¿Los demócratas rescindirían esos derechos si volvieran al poder?

De vez en cuando, actúan con rapidez y reconocen el problema.

Se sorprendió a sí mismo en el acto de escucharte con demasiada credulidad, y eso le pareció poco masculino y deshonroso.

Era consciente de que su acto a estas alturas no había ayudado a nadie, no había hecho a nadie feliz o satisfecho, ni siquiera a él mismo.

Sin embargo, se había recuperado lo suficiente como para permitirle actuar con prontitud y discreción.

Esto parece ser contrario al espíritu y la intención de la ley, que es principalmente para centralizar las reservas en los Bancos de la Reserva Federal.

La ley permite a los bancos miembros aceptar una cantidad de billetes que no supere el 50 por ciento.


Ley de derechos de voto de 1965 - Definición, resumen y significado - HISTORIA

El 6 de agosto de 1965, el presidente Lyndon Johnson promulgó la Ley de Derechos Electorales de 1965. La ley aplicó una prohibición nacional contra la denegación o la restricción del derecho al voto. La ley contenía disposiciones de aplicación especiales dirigidas a aquellas áreas del país donde el Congreso creía que el potencial de discriminación era mayor. Antes de la aprobación de la Ley de Derechos Electorales, a millones de afroamericanos se les había negado el derecho al voto simplemente por el color de su piel. Después de la ley, se prohibió a las jurisdicciones locales y estatales utilizar prácticas discriminatorias, incluidos exámenes de "alfabetización", impuestos de votación, violencia y otros métodos de intimidación destinados a mantener a los estadounidenses negros fuera de las urnas. Tales tácticas no solo dificultaron la votación, sino que también dificultaron mucho la elección de los negros para el Congreso.

La Ley de Derechos Electorales fue un catalizador significativo para el aumento de la representación de los negros en el Congreso durante la segunda mitad del siglo XX. Considerada una de las victorias más importantes de la lucha por los derechos civiles, la Ley de Derechos Electorales de 1965 aumentó significativamente el acceso a las urnas para los negros, particularmente en el Sur. Otros factores, incluida la migración negra a las ciudades del norte, la reubicación de los blancos a los suburbios y la redistribución de distritos, también contribuyeron al aumento de la representación de los negros en el Congreso tras la aprobación de la Ley de Derechos Electorales. La participación negra en la política electoral resultó en un aumento constante en el número de miembros negros del Congreso, y el número sigue aumentando. En 1965, solo había seis miembros negros en la Cámara y ningún miembro negro en el Senado. Unos años más tarde, cuando se estableció la CBC en 1971, había 13 miembros de la Cámara y un miembro negro del Senado. El 109º Congreso (2005-2007) tiene 42 miembros negros de la Cámara y un miembro negro del Senado.

La cuestión de los derechos de voto y la batalla contra la privación del derecho al voto de los ciudadanos por motivos raciales sigue siendo un tema central del trabajo de la CBC. Desde 1965, la Ley de Derechos Electorales ha sido enmendada varias veces. Los miembros de la Cámara continúan introduciendo y apoyando políticas que garantizan que todos los estadounidenses tengan una oportunidad justa y equitativa de participar en el proceso electoral.

Las enmiendas iniciales a la Ley de Derechos Electorales se agregaron en la década de 1970. En 1970 y 1975, el Congreso amplió la Sección 5 de la Ley de Derechos Electorales original. El propósito de la Sección 5 es prevenir las violaciones al derecho al voto antes de que ocurran. La Sección 5 se enfoca en el uso de pruebas discriminatorias u otros dispositivos diseñados para excluir a ciertas personas del proceso de votación. Estas extensiones requieren que las jurisdicciones con un historial de discriminación ilegal obtengan permiso del Departamento de Justicia o de un panel de jueces de tribunales de distrito federal antes de cambiar cualquier práctica de votación. En 1975, estas disposiciones especiales de la Ley de Derechos Electorales se ampliaron por otros siete años y se ampliaron para abordar la discriminación en el voto contra miembros de "grupos minoritarios lingüísticos". Además, la definición de 1965 de "prueba o dispositivo" se amplió para incluir la práctica de proporcionar información electoral, incluidas las boletas, solo en inglés en los estados o subdivisiones políticas donde los miembros de una minoría de un solo idioma constituían más del cinco por ciento de los ciudadanos en edad de votar. En 1982, el Congreso extendió la Sección 5 por veinticinco años.

Si bien el derecho al voto es permanente, algunas secciones clave de la Ley de derecho al voto son temporales. Sin reautorización, estas disposiciones expirarían. En 2006, se renovaron las disposiciones. Estas disposiciones incluyen la Sección 5, la Sección 203 y las Secciones 6-9. La sección 203 requiere que los estados y municipios brinden asistencia y un idioma distinto del inglés a los votantes que no saben leer y escribir o hablar inglés con fluidez. Las secciones 6 a 9 permiten que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos envíe examinadores federales para observar lugares que tienen antecedentes de prácticas de votación discriminatorias.

Durante la década de 1980, el Representante John Conyers de Michigan presentó proyectos de ley para proteger los derechos de voto garantizados por las Enmiendas 14 y 15 a la Constitución al eliminar ciertas barreras a la participación en elecciones federales y procedimientos de registro inapropiados. Otra legislación clave introducida por los miembros de CBC incluyó un proyecto de ley del Representante Alan Wheat de Missouri que prohibía el requisito de obtener una mayoría, en lugar de una pluralidad, de los votos emitidos en una elección primaria para un cargo federal para lograr la nominación.

En 1992, se aprobó la Ley de asistencia lingüística para el derecho al voto. El representante Wheat y otros miembros del CBC apoyaron esta ley copatrocinando una resolución que prevé la consideración del proyecto de ley para enmendar la Ley de Derechos Electorales de 1965 con respecto a los requisitos de elección bilingüe. Las disposiciones de esta ley y rsquos requieren materiales de votación bilingües y amplía la cobertura a los condados con más de 10,000 ciudadanos de minorías en edad de votar que no dominan el inglés. Esta disposición proporcionó un estándar de cobertura alternativo para indios y nativos de Alaska.

En la década de 1990, los miembros de CBC demostraron su preocupación por los derechos de voto de las poblaciones desfavorecidas, como las personas sin hogar y las personas encarceladas. En 1992, el Representante John A. Lewis de Georgia presentó H.R.1457, un proyecto de ley para proteger los derechos de voto de los ciudadanos sin hogar. En 1994, el Representante Conyers presentó H.R.4093, un proyecto de ley para garantizar los derechos de voto de los ex delincuentes que han sido liberados de la cárcel.

En 2002, el Congreso aprobó la Ley Help America to Vote con el objetivo de mejorar la administración de las elecciones federales al brindar asistencia con la administración de ciertas leyes y programas electorales federales. Desde la aprobación de esta legislación, varios miembros del CBC han introducido enmiendas diseñadas para mejorar aún más la administración de las elecciones federales en las jurisdicciones locales y estatales.

En los últimos años, los miembros de CBC se han unido para proteger la Ley de Derechos Electorales. El presidente George W. Bush se reunió con el Congressional Black Caucus en 2005 para discutir la reautorización de la Ley de Derechos Electorales de 1965. Las Extensiones de la Ley de Derechos Electorales de 1965 expirarán en agosto de 2007. Obstáculos como las pruebas de alfabetización que se establecieron por segregacionistas para evitar que los negros se registren para votar y las disposiciones de la Ley de Derechos Electorales, como el uso de examinadores federales y el requisito de que el Departamento de Justicia apruebe los cambios en las leyes electorales, están pendientes de renovación por parte del Congreso.

En mayo de 2006, los miembros de CBC copatrocinaron la Ley de Reautorización y Enmiendas a la Ley de Derechos Electorales de Fannie Lou Hamer, Rosa Parks y Coretta Scott King de 2006. A pesar del apoyo de los líderes republicanos y demócratas del Congreso y del presidente Bush, el proyecto de ley se estancó en la Cámara. de Representantes. La primera oposición fue registrada por el republicano de Iowa Steve King, quien emitió el único voto disidente en el Comité Judicial. Queja del Representante King & rsquos relacionada con el requisito de imprimir las boletas en español en ciertos recintos que están densamente poblados de hispanos. La oposición de otros republicanos, especialmente algunos representantes de Georgia y Texas, se relacionó con los requisitos especiales de la ley para ciertos estados y distritos que se encuentran principalmente en el sur.
El representante John Lewis fue uno de los defensores más expresivos del proyecto de ley. En reacción a la oposición, afirmó: “La evidencia muestra que la discriminación electoral en Estados Unidos no está muerta, y la Ley de Derechos Electorales debe conservar su poder original para asegurar que prevalezca la democracia. En América. Si nosotros, como nación y pueblo, estamos verdaderamente comprometidos con la participación plena de todos los estadounidenses en el proceso democrático, entonces no debería haber ningún impedimento serio para la aprobación de la HR 9. "A pesar de la oposición, este proyecto de ley finalmente fue aprobado en la Cámara de Representantes. y el Senado y promulgada por el presidente Bush en 2006.


Ver toda la galería
Fotografías


Pruebas de alfabetización

Sorte mennesker, der forsøgte en stemme, fik a menudo en vide af valgembedsmænd, en de havde fået dato, klokkeslæt eller valgsted forkert, en de havde utilstrækkelige læsefærdigheder eller en de havde udfyldt en ansøgning. Sorte mennesker, hvis befolkning led en høj grad af analfabetisme på grund af århundreder af undertrykkelse og fattigdom, blev ofte tvunget til at tage læsefærdighedstest, som de undertiden mislykkedes.

Johnson fortalte også Kongressen, at afstemningsembedsmænd, primært i sydlige stater, havde været kendt for at tvinge sorte vælgere til at 'recitere hele forfatningen eller forklare de mest komplekse bestemmelser i statslovene', fles presgete hvide hvide, somillere hasta en udføre. Nogle tilfælde blev selv sorte mennesker med universitetsgrader vendt væk fra afstemningerne.


¿Qué es la autorización previa?

La Ley de Derechos Electorales fue promulgada para hacer "realidad la promesa del derecho al voto bajo la 15ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, noventa y cinco años después de [su] aprobación". Según la Ley de Derechos Electorales de 1965, se requiere que dieciséis estados presenten cualquier plan de redistribución de distritos al Departamento de Justicia de los EE. UU. Para su autorización previa. La autorización previa se define como el proceso de buscar la aprobación del Departamento de Justicia de los EE. UU. Para todos los cambios relacionados con la votación. La sección 5 de la ley requiere que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos o un panel de tres jueces del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia "aclaren previamente" cualquier intento de cambiar "cualquier calificación de voto o prerrequisito para votar, o práctica estándar, o procedimiento con respecto a la votación ... ”en cualquier“ jurisdicción cubierta ”.

En otras palabras, la Ley requiere que las áreas con un historial de discriminación electoral y baja participación presenten y reciban aprobación para cualquier cambio de votación, incluida la redistribución de distritos, antes de implementar el cambio. Este proceso fue diseñado para reducir la discriminación, aumentar la participación electoral y garantizar que todos y cada uno de los ciudadanos tengan el mismo poder para elegir a sus representantes preferidos. En consecuencia, la Ley prohibió durante cinco años el uso de pruebas de alfabetización discriminatorias y dispositivos similares para determinar la elegibilidad para votar, o registrarse para votar, en aquellas áreas del país (todas en el Sur) identificadas por una fórmula de cobertura especial contenida en la Sección 4 del acto. El Congreso convirtió esto en una prohibición temporal a nivel nacional en 1970 y promulgó una prohibición nacional permanente en 1975.

Los estados cuyos planes de redistribución de distritos requieren autorización previa son: Alabama, Alaska, Arizona, California, Florida, Georgia, Louisiana, Michigan, Mississippi, New Hampshire, Nueva York, Dakota del Norte, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Texas y Virginia. Los estados que deseen obtener la autorización previa deben demostrar que un cambio de votación propuesto no tiene el propósito o el efecto de discriminar a un "grupo minoritario lingüístico" o étnico, que incluye a los afroamericanos y las "personas que son indios americanos, asiáticos americanos, nativos de Alaska, o de herencia española ”. La siguiente imagen del Departamento de Justicia muestra los estados bajo jurisdicción y las áreas que se rescataron con éxito.

Las jurisdicciones pueden buscar la exención de la cobertura de la Sección 5 pasando por un "rescate". Para poder rescatar, una jurisdicción cubierta debe obtener una sentencia declaratoria del Tribunal de Distrito del Distrito de Columbia. La enmienda de 1982 a la VRA incluyó dos cambios significativos en el proceso de “rescate”. El primer cambio es que los condados individuales en un estado que está bajo jurisdicción pueden rescatar por separado. El segundo cambio es que una jurisdicción cubierta debe demostrar un comportamiento no discriminatorio durante los 10 años anteriores a la presentación y mientras la acción está pendiente y que ha tomado medidas afirmativas para mejorar las oportunidades de voto de las minorías. Dieciocho jurisdicciones de Virginia, una jurisdicción de Carolina del Norte y una jurisdicción de Georgia se han rescatado con éxito.

La sección 5 de la Ley de derechos de voto es una disposición temporal que se ha renovado cuatro veces desde su aprobación original en 1965. La sección 5 se renovó en 1970, 1975, 1982 y 2006. En julio de 2006, 41 años después de la aprobación de la Ley de derechos de voto. , La Sección 5 y otras disposiciones temporales de la Ley se renovaron por otros 25 años adicionales con apoyo bipartidista. El proyecto de ley para renovar la Ley fue aprobado por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos con una votación de 390 a 33, con el apoyo de los líderes de la Cámara Republicana, encabezados por el presidente del Comité Judicial, F. James. Sensenbrenner, Jr .. El Senado de los Estados Unidos aprobó el proyecto de ley 98-0. El presidente George W. Bush firmó el proyecto de ley el 27 de julio de 2006.

A pesar del abrumador voto de 2006 a favor de la renovación de la Ley de derecho al voto, algunos han criticado la ley. La representante Lynn Westmoreland (R-Ga) dijo: “El Congreso está declarando desde lo alto que los estados con problemas de votación hace 40 años simplemente nunca pueden ser perdonados, que los georgianos deben llevar eternamente la letra escarlata debido a las acciones de sus abuelos y bisabuelos. … Nos hemos arrepentido y nos hemos reformado ”. Algunos sugieren que esta supervisión federal es discriminatoria para estados particulares bajo su jurisdicción y actualmente hay numerosos juicios pendientes que impugnan la constitucionalidad de la ley.


Ley de derechos electorales de 1965

La Ley de Derechos Electorales de 1965 es una ley federal general que busca prevenir la discriminación en el voto por motivos de raza, color o pertenencia a un grupo minoritario lingüístico. La ley se aprobó a raíz de uno de los episodios más violentos en la historia del movimiento de derechos civiles. En 1965, el Dr. Martin Luther King Jr., dirigió a un grupo de defensores de los derechos civiles en una marcha hacia Selma, Alabama, para exigir el derecho al voto. Fueron recibidos con violencia policial que resultó en la muerte de varios manifestantes. La violencia de Selma galvanizó a los partidarios del derecho al voto en el Congreso. El presidente Lyndon B. Johnson respondió presentando la Ley de Derechos Electorales, la ley de derechos civiles más amplia en cien años. El Congreso promulgó la medida cinco meses después.

La aprobación de la Ley de Derechos Electorales fue un hito en la historia de Estados Unidos. Por primera vez, el gobierno federal emprendió reformas de votación que tradicionalmente se habían dejado en manos de los estados. La ley prohíbe a los estados y sus subdivisiones políticas imponer requisitos para votar o prerrequisitos para votar o imponer estándares, prácticas o procedimientos que nieguen o restrinjan el derecho de un ciudadano estadounidense a votar debido a su raza, color o pertenencia a una minoría lingüística. grupo. La ley fue prorrogada en 1970 y nuevamente en 1982, cuando sus disposiciones recibieron un plazo adicional de veinticinco años.

Los estados del sur desafiaron la legislación como un ataque peligroso a los derechos de los estados, pero en Carolina del Sur contra Katzenbach, 383 U.S. 301, 86 S. Ct. 803, 15 L. Ed. 2d 769 (1966), la Corte Suprema de los Estados Unidos confirmó la constitucionalidad de la ley, a pesar de que, en palabras del presidente del Tribunal Supremo Earl Warren, era `` inventiva ''.

La ley inicial cubría los siete estados del sur que habían utilizado impuestos electorales, pruebas de alfabetización y otros dispositivos para obstruir el registro de los afroamericanos. Según la ley, un tribunal federal puede nombrar examinadores federales, que están autorizados a colocar a personas calificadas en la lista de votantes elegibles. La ley eliminó los impuestos electorales acumulados y abolió las pruebas de alfabetización y dispositivos similares en los estados a los que se aplicaba.

Además, la ley requiere que los siete estados obtengan una "autorización previa" del Departamento de Justicia o del Tribunal de Distrito de los EE. UU. Para el Distrito de Columbia antes de cambiar el sistema electoral. La extensión de 1982 de la ley amplió esta disposición para incluir a todos los estados. Por lo tanto, un votante en cualquier estado puede impugnar una práctica o procedimiento de votación con el argumento de que es racialmente discriminatorio, ya sea por intención o por efecto.

La ley se ha utilizado para crear distritos electorales que tengan una mayoría de votantes minoritarios a fin de garantizar la representación de las minorías. En Shaw contra Hunt, 517 U.S. 899116 S. Ct. 1894, 135 L. Ed. 2d 207 (1996), sin embargo, la Corte Suprema dictaminó que el rediseño de un distrito del Congreso de Carolina del Norte en una forma de `` apariencia extraña '' para incluir a una mayoría de afroamericanos violaba la Cláusula de Protección Igualitaria de la Decimocuarta Enmienda y, por lo tanto, no podía ser justificado por la Ley de Derechos Electorales.

Ley de derechos electorales de 1965

Para conocer la historia legislativa del acto, consulte la p. 2437

Ley Pública 89 & # x2013100 79 Stat. 437

Una ley para hacer cumplir la Decimoquinta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos y para otros fines.

Sea promulgado por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América en el Congreso reunido, Que:

Esta Ley se conocerá como la & quot; Ley de Derechos Electorales de 1965 & quot.

Segundo. 2. Ningún Estado o subdivisión política impondrá o aplicará ninguna calificación de voto o requisito previo para votar, o estándar, práctica o procedimiento para negar o restringir el derecho de cualquier ciudadano de los Estados Unidos a votar por motivos de raza o color.

Segundo. 3 (a) Siempre que el Fiscal General inicie un procedimiento bajo cualquier estatuto para hacer cumplir las garantías de la decimoquinta enmienda en cualquier estado o subdivisión política, el Tribunal autorizará el nombramiento de examinadores federales por la Comisión de Servicio Civil de los Estados Unidos de conformidad con la sección 6 para servir durante el período de tiempo y para las subdivisiones políticas que el tribunal determine que es apropiado para hacer cumplir las garantías de la decimoquinta enmienda (1) como parte de cualquier orden interlocutoria si el tribunal determina que el nombramiento de tales examinadores es necesario para hacer cumplir tal garantías o (2) como parte de cualquier fallo final si el tribunal determina que se han producido violaciones de la Decimoquinta Enmienda que justifican una reparación equitativa en dicho Estado o subdivisión: Previsto, Que el tribunal no necesita autorizar el nombramiento de examinadores si los incidentes de denegación o limitación del derecho al voto por motivos de raza o color (1) han sido pocos en número y han sido corregidos rápida y eficazmente por acción estatal o local, (2) se ha eliminado la continuación del efecto de tales incidentes, y (3) no existe una probabilidad razonable de que vuelvan a ocurrir en el futuro.

(b) Si en un procedimiento instituido por el Fiscal General bajo cualquier estatuto para hacer cumplir las garantías de la Decimoquinta Enmienda en cualquier estado o subdivisión política, el tribunal determina que una prueba o dispositivo se ha utilizado con el propósito o con el efecto de negar o restringiendo el derecho de cualquier ciudadano de los Estados Unidos a votar por motivos de raza o color, suspenderá el uso de pruebas y dispositivos en las subdivisiones estatales o políticas que el tribunal determine que es apropiado y por el período que considere necesario.

(c) Si en cualquier procedimiento iniciado por el Fiscal General en virtud de cualquier estatuto para hacer cumplir las garantías de la Decimoquinta Enmienda en cualquier Estado o subdivisión política, el tribunal determina que se han producido violaciones de la Decimoquinta Enmienda que justifican una reparación equitativa dentro del territorio de dicho Estado o subdivisión política, el tribunal, además de la reparación que pueda otorgar, conservará la jurisdicción durante el período que considere apropiado y durante dicho período no habrá calificación de voto o requisito previo para votar, o estándar, práctica o procedimiento con respecto a la votación. diferente del vigente o efecto en el momento en que se inició el procedimiento se ejecutará a menos que y hasta que el tribunal determine que dicha calificación, prerrequisito, norma, práctica o procedimiento no tiene el propósito y no tendrá el efecto de negar la abreviatura del derecho a voto por motivos de raza o color: Previsto, Que tal calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento puede hacerse cumplir si la calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento ha sido presentado por el oficial legal en jefe u otro funcionario apropiado de dicho Estado o subdivisión al Fiscal General y el Procurador General no ha interpuesto una objeción dentro de los sesenta días posteriores a dicha presentación, excepto que ni la decisión del tribunal ni la falta de objeción del Procurador General impedirán una acción posterior para imponer la aplicación de tal calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento.

Segundo. 4 (a) Para asegurar que el derecho a votar de los ciudadanos de los Estados Unidos no sea negado o restringido por motivos de raza o color, a ningún ciudadano se le negará el derecho a votar en ninguna elección federal, estatal o local debido a su incumplimiento de cualquier prueba o dispositivo en cualquier estado con respecto al cual se hayan hecho las determinaciones bajo la subsección (b) o en la subdivisión política con respecto a la cual tales determinaciones se hayan hecho como una unidad separada, a menos que el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia en una acción para un juicio declaratorio presentado por dicho Estado o subdivisión contra los Estados Unidos ha determinado que no se ha utilizado tal prueba o dispositivo durante los cinco años anteriores a la presentación de la acción con el propósito o con el efecto de negar o restringir el derecho al voto por motivos de raza o color: Previsto, Que tal sentencia declaratoria no se emitirá con respecto a ningún demandante por un período de cinco años después de la entrada de una sentencia final de cualquier tribunal de los Estados Unidos, que no sea la denegación de una sentencia declaratoria bajo esta sección, ya sea que se haya dictado antes de o después de la promulgación de esta Ley, determinando que se han producido denegaciones o reducciones del derecho al voto por motivos de raza o color mediante el uso de tales pruebas o dispositivos en cualquier lugar del territorio de dicho demandante.

Una acción de conformidad con esta subsección será escuchada y determinada por un tribunal de tres jueces de acuerdo con las disposiciones de la sección 2284 del título 28 del Código de los Estados Unidos y cualquier apelación será ante la Corte Suprema. El tribunal conservará la jurisdicción de cualquier acción de conformidad con esta subsección durante cinco años después del fallo y reabrirá la acción a petición del Fiscal General alegando que una prueba o dispositivo se ha utilizado con el propósito o con el efecto de negar o restringir el derecho. votar por motivos de raza o color.

Si el Fiscal General determina que no tiene motivos para creer que tal prueba o dispositivo se ha utilizado durante los cinco años anteriores a la presentación de la acción con el propósito o con el efecto de negar o restringir el derecho de voto por motivos de raza. o color, dará su consentimiento para la entrada de tal juicio.

(b) Las disposiciones de la subsección (a) se aplicarán en cualquier estado o en cualquier subdivisión política de un estado que (1) el Fiscal General determine que mantuvo el 1 de noviembre de 1964, cualquier prueba o dispositivo, y con respecto al cual (2) ) el Director del Censo determina que menos del 50 por ciento de las personas en edad de votar que residen en él estaban registradas el 1 de noviembre de 1964, o que menos del 50 por ciento de esas personas votaron en las elecciones presidenciales del 1 de noviembre de 1964.

Una determinación o certificación del Procurador General o del Director del Censo bajo esta sección o bajo la sección 6 o la sección 13 no será revisable en ningún tribunal y entrará en vigencia a partir de su publicación en el Registro Federal.

(c) La frase & quot; prueba o dispositivo & quot significará cualquier requisito de que una persona como requisito previo para votar o registrarse para votar (1) demuestre la capacidad de leer, escribir, comprender o interpretar cualquier asunto, (2) demostrar cualquier logro educativo o su conocimiento de cualquier tema en particular, (3) poseer un buen carácter moral, o (4) demostrar sus calificaciones mediante el comprobante de votantes registrados o miembros de cualquier otra clase.

(d) Para los propósitos de esta sección, no se determinará que ningún estado o subdivisión política haya participado en el uso de pruebas o dispositivos con el propósito o con el efecto de negar o restringir el derecho al voto por motivos de raza o color si (1 ) los incidentes de tal uso han sido pocos en número y han sido corregidos rápida y eficazmente por acción estatal o local, (2) el efecto continuo de tales incidentes ha sido eliminado, y (3) no existe una probabilidad razonable de que vuelvan a ocurrir en el futuro.

(e) (1) El Congreso declara por la presente que para asegurar los derechos bajo la Decimocuarta Enmienda de las personas educadas en escuelas de bandera estadounidense en las que el idioma predominante en el aula no sea el inglés, es necesario prohibir a los Estados condicionar el derecho al voto. de dichas personas sobre la capacidad de leer, escribir, comprender o interpretar cualquier asunto en el idioma inglés.

(2) Ninguna persona que demuestre que ha completado exitosamente el sexto grado primario en una escuela pública o en una escuela privada acreditada por cualquier Estado o territorio, el Distrito de Columbia o el Estado Libre Asociado de Puerto Rico en el que el aula predominante idioma era diferente al inglés, se le negará el derecho a votar en cualquier elección federal, estatal o local debido a su incapacidad para leer, escribir, comprender o interpretar cualquier asunto en el idioma inglés, excepto en los estados en los que la ley estatal estipula que un nivel diferente de educación es presuntivo de alfabetización, deberá demostrar que ha completado con éxito un nivel de educación equivalente en una escuela pública en, o una escuela privada acreditada por, cualquier estado o territorio, el Distrito de Columbia, o el Estado Libre Asociado de Puerto Rico en el que el idioma predominante en el salón de clases no era el inglés.

Segundo. 5. Siempre que un Estado o subdivisión política con respecto a la cual estén en vigor las prohibiciones establecidas en la sección 4 (a) promulgará o tratará de administrar cualquier calificación de voto o requisito previo a la votación, o estándar, práctica o procedimiento con respecto a la votación. diferente de la que esté en vigor o en efecto el 1 de noviembre de 1964, dicho Estado o subdivisión puede iniciar una acción en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia para un juicio declaratorio de que tal calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento no tenga el propósito y no tendrá el efecto de negar o restringir el derecho al voto por motivos de raza o color, y a menos que y hasta que el tribunal emita tal fallo, a ninguna persona se le negará el derecho al voto por no cumplir con dicha calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento: Previsto, Que dicha calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento puede hacerse cumplir sin dicho procedimiento si la calificación, prerrequisito, estándar, práctica o procedimiento ha sido presentado por el oficial legal jefe u otro funcionario apropiado de dicho Estado o subdivisión a la El Procurador General y el Procurador General no han interpuesto una objeción dentro de los sesenta días posteriores a dicha presentación, excepto que ni la falta de objeción del Procurador General ni una sentencia declaratoria dictada bajo esta sección impedirá una acción posterior para prohibir la aplicación de tal calificación, prerrequisito, norma , práctica o procedimiento. Cualquier acción bajo esta sección será escuchada y determinada por un tribunal de tres jueces de acuerdo con las disposiciones de la sección 2284 del título 28 del Código de los Estados Unidos y cualquier apelación será ante la Corte Suprema.

Segundo. 6. Siempre que (a) un tribunal haya autorizado el nombramiento de examinadores de conformidad con las disposiciones de la sección 3 (a), o (b) a menos que se haya dictado una sentencia declarativa de conformidad con la sección 4 (a), el Fiscal General certifica con respecto a cualquier subdivisión política nombrada en, o incluida dentro del alcance de, determinaciones hechas bajo la sección 4 (b) que (1) ha recibido quejas por escrito de veinte o más residentes de dicha subdivisión política alegando que se les ha negado el derecho al voto bajo el color de la ley debido a la raza o el color, y que él cree que tales quejas son meritorias, o (2) que a su juicio (considerando, entre otros factores, si la proporción de personas no blancas a personas blancas registradas para votar dentro de tales La subdivisión le parece razonablemente atribuible a violaciones de la Decimoquinta Enmienda o si existe evidencia sustancial de que se están haciendo esfuerzos genuinos dentro de dicha subdivisión para cumplir con la Decimoquinta Enmienda), el El nombramiento de examinadores es necesario de otro modo para hacer cumplir las garantías de la Decimoquinta Enmienda, la Comisión de Servicio Civil designará tantos examinadores para dicha subdivisión como considere apropiado para preparar y mantener listas de personas elegibles para votar en las elecciones federales, estatales y locales. Dichos examinadores, oficiales de audiencia previstos en la sección 9 (a) y otras personas que la Comisión considere necesarias para llevar a cabo las disposiciones y propósitos de esta Ley serán nombrados, compensados ​​y separados sin tener en cuenta las disposiciones de cualquier estatuto administrado por la Comisión de Servicio Civil, y el servicio bajo esta Ley no se considerará empleo para los propósitos de cualquier estatuto administrado por la Comisión de Servicio Civil, excepto las disposiciones de la sección 9 de la Ley del 2 de agosto de 1939, según enmendada (5 USC 118i) , prohibiendo la actividad política partidista: PrevistoQue la Comisión está autorizada, después de consultar al jefe del departamento o agencia correspondiente, para designar personas adecuadas en el servicio oficial de los Estados Unidos, con su consentimiento, para servir en estos puestos. Los examinadores y los oficiales de audiencia tendrán el poder de administrar juramentos.

Segundo. 7. (a) Los examinadores de cada subdivisión política, en los lugares que la Comisión de Servicio Civil designe por reglamento, examinarán a los solicitantes en relación con sus calificaciones para votar. Una solicitud a un examinador deberá ser en la forma que el Comisionado pueda requerir y contendrá alegaciones de que el solicitante no está registrado para votar de otra manera.

(b) Cualquier persona a quien el examinador considere, de acuerdo con las instrucciones recibidas en virtud de la sección 9 (b), que tiene las calificaciones prescritas por la ley estatal que no son incompatibles con la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, se incluirá sin demora en una lista de personas elegibles. votantes. Una impugnación a dicha lista puede hacerse de acuerdo con la sección 9 (a) y no será la base para un enjuiciamiento bajo la sección 12 de esta Ley. El examinador certificará y transmitirá dicha lista, y cualquier suplemento según corresponda, por lo menos una vez al mes, a las oficinas de los funcionarios electorales correspondientes, con copia al Fiscal General y al fiscal general del Estado, y dichas listas y suplementos. a los mismos transmitidos durante el mes estarán disponibles para inspección pública el último día hábil del mes y, en cualquier caso, no más tarde del cuadragésimo quinto día anterior a cualquier elección. El funcionario electoral estatal o local apropiado colocará dichos nombres en la lista oficial de votación. Cualquier persona cuyo nombre aparezca en la lista del examinador tendrá derecho y se le permitirá votar en el distrito electoral de su residencia a menos que y hasta que se haya notificado a los funcionarios electorales correspondientes que dicha persona ha sido eliminada de dicha lista de conformidad con el inciso (d) : Previsto, Que ninguna persona tendrá derecho a votar en ninguna elección en virtud de esta Ley a menos que su nombre haya sido certificado y transmitido en dicha lista a las oficinas de los funcionarios electorales correspondientes por lo menos cuarenta y cinco días antes de dicha elección.

(c) El examinador expedirá a cada persona cuyo nombre aparezca en dicha lista un certificado que acredite su elegibilidad para votar.

(d) Una persona cuyo nombre aparece en dicha lista será eliminada de la misma por un examinador si (1) dicha persona ha sido recusada con éxito de acuerdo con el procedimiento prescrito en la sección 9, o (2) ha sido determinada por un examinador haber perdido su elegibilidad para votar bajo la ley estatal, lo que no es incompatible con la Constitución y las leyes de los Estados Unidos.

Segundo. 8.Siempre que un examinador esté sirviendo bajo esta Ley en cualquier subdivisión política, la Comisión de Servicio Civil puede asignar, a solicitud del Fiscal General, una o más personas, que pueden ser oficiales de los Estados Unidos, (1) para ingresar y asistir a cualquier lugar para llevar a cabo una elección en dicha subdivisión con el propósito de observar si se permite votar a las personas que tienen derecho a votar, y (2) ingresar y asistir en cualquier lugar para tabular los votos emitidos en cualquier elección celebrada en dicha subdivisión con el fin de observar si los votos emitidos por las personas con derecho a voto están debidamente tabulados. Dichas personas así asignadas deberán informar a un examinador designado para dicha subdivisión política, al Fiscal General, y si el nombramiento de examinadores ha sido autorizado de conformidad con la sección 3 (a), al tribunal.

Segundo. 9. (a) Cualquier impugnación de una inclusión en una lista de elegibilidad preparada por un examinador será escuchada y determinada por un oficial de audiencias designado por y responsable de la Comisión de Servicio Civil y bajo las reglas que la Comisión designe por reglamento, y dentro de diez días después de que la lista de la persona impugnada esté disponible para inspección pública, y si está respaldada por (1) las declaraciones juradas de al menos dos personas que tengan conocimiento personal de los hechos que constituyen la base de la impugnación, y (2) una certificación de que un copia de la impugnación y las declaraciones juradas se han entregado por correo o en persona a la persona impugnada en su lugar de residencia establecido en la solicitud. Dicha impugnación se determinará dentro de los quince días siguientes a su presentación. Se puede presentar una petición de revisión de la decisión del oficial de audiencias en el tribunal de apelaciones de los Estados Unidos para el circuito en el que reside la persona impugnada dentro de los quince días posteriores a la notificación de dicha decisión por correo a la persona que solicita la revisión, pero no la decisión de un oficial de audiencia se revertirá a menos que sea claramente erróneo. Cualquier persona en la lista tendrá derecho y se le permitirá votar en espera de la determinación final del oficial de audiencias y del tribunal.

(b) Los horarios, lugares, procedimientos y formulario para la solicitud y el listado de conformidad con esta Ley y la eliminación de las listas de elegibilidad serán prescritos por reglamentos promulgados por la Comisión de Servicio Civil y la Comisión, después de consultar con el Procurador General, instruirá a los examinadores sobre ley estatal aplicable que no sea incompatible con la Constitución y las leyes de los Estados Unidos con respecto a (1) las calificaciones requeridas para la inclusión en la lista y (2) la pérdida de elegibilidad para votar.

(c) A solicitud del solicitante o impugnación o de oficio, la Comisión de Servicio Civil tendrá la facultad de requerir mediante citación la presencia y testimonio de testigos y la producción de prueba documental relacionada con cualquier asunto pendiente ante ella bajo la autoridad de esta sección. En caso de contumancia o negativa a obedecer una citación, cualquier tribunal de distrito de los Estados Unidos o el tribunal de los Estados Unidos de cualquier territorio o posesión, o el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia, dentro de la jurisdicción de la cual dicha persona culpable de contumancia o negativa a obedecer se encuentra o reside en su domicilio o realiza transacciones comerciales, o ha designado a un agente para recibir la notificación del proceso, a solicitud del Fiscal General de los Estados Unidos tendrá jurisdicción para emitir a dicha persona una orden requerir que dicha persona comparezca ante la Comisión o un funcionario de audiencias, que presente pruebas documentales pertinentes, relevantes y no privilegiadas si así se ordena, o que preste testimonio sobre el asunto que se está investigando y cualquier incumplimiento de dicha orden del tribunal puede ser sancionado por dicho tribunal como desacato al mismo.

Segundo. 10. (a) El Congreso determina que el requisito del pago de un impuesto de capitación como condición previa para votar (i) impide que las personas de medios limitados voten o impone dificultades financieras irrazonables a dichas personas como condición previa para el ejercicio de la franquicia. , (ii) no tiene una relación razonable con ningún interés legítimo del Estado en la conducción de las elecciones, y (iii) en algunas áreas tiene el propósito o efecto de negar a las personas el derecho al voto debido al color de la raza. Sobre la base de estos hallazgos, el Congreso declara que el derecho constitucional de los ciudadanos a votar es negado o restringido en algunas áreas por el requisito del pago de un impuesto de capitación como condición previa para votar.

(b) En el ejercicio de las facultades del Congreso en virtud de la sección 5 de la Decimocuarta Enmienda y la sección 2 de la Decimoquinta Enmienda, el Fiscal General está autorizado y ordena a instituir de inmediato en nombre de los Estados Unidos tales acciones, incluidas las acciones contra los Estados. o subdivisiones políticas, para sentencia declaratoria o desagravio por mandato judicial contra la ejecución de cualquier requisito del pago de un impuesto de capitación como condición previa a la votación, o sustituto por lo tanto promulgado después del 1 de noviembre de 1964, según sea necesario para implementar la declaración de la subsección ( a) y los propósitos de esta sección.

(c) Los tribunales de distrito de los Estados Unidos tendrán jurisdicción sobre tales acciones que serán escuchadas y determinadas por un tribunal de tres jueces de acuerdo con las disposiciones de la sección 2284 del título 28 del Código de los Estados Unidos y cualquier apelación será ante La Suprema Corte. Será deber de los jueces designados escuchar el caso para asignar el caso para audiencia en la fecha más temprana posible, participar en la audiencia y determinación de la misma, y ​​hacer que el caso sea acelerado en todos los sentidos.

(d) Durante la tramitación de tales acciones, y posteriormente si los tribunales, no obstante esta acción del Congreso, declararan constitucional el requisito del pago de un impuesto de capitación, ningún ciudadano de los Estados Unidos que sea residente de una Subdivisión estatal o política con respecto a la cual se han hecho determinaciones bajo la subsección 4 (b) y no se ha ingresado sentencia declarativa bajo la subsección 4 (a), durante el primer año, él tiene derecho a votar por razón de registro por parte del Estado o local. funcionarios o listada por un examinador, se le negará el derecho a votar por no pagar un impuesto de capitación si ofrece el pago de dicho impuesto para el año en curso a un examinador o al funcionario estatal o local correspondiente al menos cuarenta y cinco días antes a la elección, si dicha oferta sería o no oportuna o adecuada según la ley estatal. Un examinador tendrá autoridad para aceptar dicho pago de cualquier persona autorizada por esta Ley para realizar una solicitud de inclusión en la lista y emitirá un recibo por dicho pago. El examinador transmitirá sin demora cualquier pago de impuesto electoral a la oficina del funcionario estatal o local autorizado para recibir dicho pago según la ley estatal, junto con el nombre y la dirección del solicitante.

Segundo. 11. (a) Ninguna persona que actúe bajo el pretexto de la ley dejará o se negará a permitir votar a cualquier persona que tenga derecho a votar en virtud de cualquier disposición de esta Ley o que de otra manera esté calificada para votar, o que intencionalmente no o se niegue a tabular, contar, e informar el voto de dicha persona.

(b) Ninguna persona, ya sea que actúe bajo el pretexto de la ley o de otra manera, intimidará, amenazará o coaccionará, o intentará intimidar, amenazar o coaccionar a cualquier persona por instar o ayudar a otra persona a votar o intentar votar, o intimidar, amenazar o coaccionar a cualquier persona para que ejerza poderes o deberes en virtud de la sección 3 (a), 6, 8, 9, 10 o 12 (e).

(c) Quien, a sabiendas o intencionalmente, proporcione información falsa sobre su nombre, dirección o período de residencia en el distrito de votación con el propósito de establecer su elegibilidad para registrarse o votar, o conspira con otra persona con el propósito de alentar su registro falso. para votar o votar ilegalmente, o paga u ofrece pagar o acepta el pago, ya sea por registrarse para votar o por votar, será multado con no más de $ 10,000 o encarcelado no más de cinco años, o ambos: Sin embargo proporcianado, Que esta disposición será aplicable únicamente a las elecciones generales, especiales o primarias que se celebren única o en parte con el propósito de seleccionar o elegir a cualquier candidato para el cargo de Presidente, Vicepresidente, elector presidencial, Miembro del Senado de los Estados Unidos, Miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, o Delegados o Comisionados de los territorios o posesiones, o Comisionado Residente del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

(d) Quien, en cualquier asunto dentro de la jurisdicción de un examinador o funcionario de audiencias, falsifique u oculte a sabiendas y deliberadamente un hecho material, o haga declaraciones o representaciones falsas, ficticias o fraudulentas, o haga o use cualquier escrito o documento falso sabiendo el mismo será multado con no más de $ 10,000 o encarcelado no más de cinco años, o ambos.

Segundo. 12. (a) Quien prive o intente privar a cualquier persona de cualquier derecho garantizado por la sección 2, 3, 4, 5, 7 o 10 o que viole la sección 11 (a) o (b), no será multado más de $ 5,000, o encarcelado por no más de cinco años, o ambos.

(b) Quien, dentro de un año después de una elección en una subdivisión política en la que se haya designado un examinador (1) destruya, desfigure, mutile o de otra manera altere el marcado de una boleta de papel que se haya emitido en dicha elección, o ( 2) altera cualquier registro oficial de votación en dicha elección tabulado de una máquina de votación o de otra manera, será multado con no más de $ 5,000, o encarcelado no más de cinco años, o ambos.

(c) Quien conspire para violar las disposiciones de la subsección (a) o (b) de esta sección, o interactúe con cualquier derecho asegurado por la sección 2, 3, 4, 5, 7, 10 u 11 (a) o (b) ) será multado con no más de $ 5,000, o encarcelado por no más de cinco años, o ambos.

(d) Siempre que una persona se haya involucrado o haya motivos razonables para creer que una persona está a punto de participar en cualquier acto o práctica prohibida por la sección 2, 3, 4, 5, 7, 10, 11 o la subsección (b) de En esta sección, el Fiscal General puede instituir para los Estados Unidos, o en nombre de los Estados Unidos, una acción de reparación preventiva, incluida una solicitud de una orden judicial temporal o permanente, una orden de restricción u otra orden, y una orden dirigida a los funcionarios electorales estatales y estatales o locales para exigirles (1) que permitan votar a las personas enumeradas en esta Ley y (2) que cuenten dichos votos.

(e) Siempre que en cualquier subdivisión política en la que haya examinadores designados de conformidad con esta Ley, alguna persona alegue a dicho examinador dentro de las cuarenta y ocho horas posteriores al cierre de las urnas que, a pesar de (1) su inclusión en esta Ley o su registro por un oficial electoral apropiado y (2) su elegibilidad para votar, no se les ha permitido votar en dicha elección, el examinador notificará de inmediato que el Procurador General puede presentar de inmediato ante el tribunal de distrito una solicitud para una orden que disponga la marcación, el yeso, y el recuento de los votos de dichas personas y la exigencia de la inclusión de sus votos en el voto total antes de que los resultados de dicha elección se consideren definitivos y se les otorgue fuerza o efecto. El tribunal de distrito escuchará y determinará dichos asuntos inmediatamente después de la presentación de dicha solicitud. El remedio provisto en esta subsección no excluirá cualquier remedio disponible bajo la ley estatal o federal.

(f) Los tribunales de distrito de los Estados Unidos tendrán jurisdicción sobre los procedimientos iniciados de conformidad con esta sección y ejercerán la misma sin tener en cuenta si una persona que hace valer sus derechos bajo las disposiciones de esta Ley habrá agotado cualquier recurso administrativo o de otro tipo que pudiera ser provisto por la ley.

Segundo. 13. Los procedimientos de inclusión en la lista se terminarán en cualquier subdivisión política de cualquier Estado (a) con respecto a los examinadores designados de conformidad con la cláusula (b) de la sección 6 siempre que el Fiscal General notifique a la Comisión de Servicio Civil, o si el Tribunal de Distrito para el Distrito de Columbia determina en una acción de sentencia declaratoria presentada por cualquier subdivisión política con respecto a la cual el Director del Censo ha determinado que más del 50 por ciento de las personas no blancas en edad de votar que residen allí están registradas para votar, (1) que todas las personas enumerados por un examinador para dicha subdivisión han sido colocados en la lista de registro de votación correspondiente, y (2) que ya no existe una causa razonable para creer que las personas serán privadas o denegado el derecho al voto por motivos de raza o color en tal subdivisión, y (b), con respecto a los examinadores designados de conformidad con la sección 3 (a), por orden del tribunal autorizador. Una subdivisión política puede solicitar al Fiscal General la terminación de los procedimientos de listado bajo la cláusula (a) de esta sección, y puede solicitar al Fiscal General que solicite al Director del Censo que realice la encuesta o el censo que sea apropiado para la realización de la determinación prevista en esta sección. El Tribunal de Distrito del Distrito de Columbia tendrá jurisdicción para exigir que dicha encuesta o censo sea realizado por el Director del Censo y le exigirá que lo haga si considera que la negativa del Fiscal General a solicitar dicha encuesta o censo es arbitraria. o irrazonable.

Segundo. 14. (a) Todos los casos de desacato penal que surjan bajo las disposiciones de esta Ley se regirán por la sección 151 de la Ley de Derechos Civiles de 1957 (42 U.S.C. 1995).

(b) Ningún tribunal que no sea el Tribunal de Distrito para el Distrito de Columbia o un tribunal de apelaciones en cualquier procedimiento bajo la sección 9 tendrá jurisdicción para emitir un juicio declaratorio de conformidad con la sección 4 o la sección 5 o cualquier orden de restricción o mandato judicial temporal o permanente. contra la ejecución o aplicación de cualquier disposición de esta Ley o cualquier acción de cualquier funcionario o empleado federal de conformidad con la presente.

(c) (1) Los términos & quotvote & quot o & quotvoting & quot incluirán todas las acciones necesarias para que un voto sea efectivo en cualquier elección primaria, especial o general, incluyendo, pero no limitado a, registro, listado de conformidad con esta Ley, u otra acción requerida. por ley, es un requisito previo para votar, emitir un voto y que dicho voto sea contado correctamente e incluido en los totales apropiados de votos emitidos con respecto a los candidatos a cargos públicos o de partido y las propuestas para las cuales se reciben votos en una elección.

(2) El término "subdivisión política" significará cualquier condado o parroquia, excepto que cuando el registro para votar no se lleve a cabo bajo la supervisión de un condado o parroquia, el término incluirá cualquier otra subdivisión de un estado que lleve a cabo el registro para votar.

(d) En cualquier acción para una sentencia declaratoria presentada de conformidad con la sección 4 o la sección 5 de esta Ley, las citaciones para los testigos que deben asistir al Tribunal de Distrito del Distrito de Columbia pueden notificarse en cualquier distrito judicial de los Estados Unidos: Previsto, Que no se emitirá un auto de citación para testigos sin el Distrito de Columbia a una distancia mayor de cien millas del lugar de celebración del tribunal sin el permiso del Tribunal de Distrito para el Distrito de Columbia siendo el primero en solicitar la debida solicitud y demostrar la causa.

Segundo. 15. Sección 2004 de los Estatutos Revisados ​​(42 USC 1971), 1 enmendada por la sección 131 de la Ley de Derechos Civiles de 1957 (71 Stat. 637), y enmendada por la sección 601 de la Ley de Derechos Civiles de 1960 (74 Stat. 90), y según enmendada adicionalmente por la sección 101 de la Ley de Derechos Civiles de 1964 (78 Stat.241), se enmienda adicionalmente de la siguiente manera:

(a) Suprímase la palabra "Federal" siempre que aparezca en las subsecciones (a) y (c)

(b) Derogar el inciso (f) y designar los presentes incisos (g) y (h) como (f) y (g), respectivamente.

Segundo. 16. El Fiscal General y el Secretario de Defensa, conjuntamente, realizarán un estudio completo y completo para determinar si, de acuerdo con las leyes o prácticas de cualquier Estado o Estados, existen condiciones previas al voto que puedan tender a resultar en discriminación contra los ciudadanos. sirviendo en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos buscando votar. Dichos funcionarios, conjuntamente, presentarán un informe al Congreso a más tardar el 30 de junio de 1966, que contenga los resultados de dicho estudio, junto con una lista de los Estados en los que existan tales condiciones previas, e incluirán en dicho informe dichas recomendaciones para la legislación. según lo consideren conveniente para prevenir la discriminación en el voto contra ciudadanos que sirven en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

Segundo. 17. Nada en esta Ley se interpretará en el sentido de negar, menoscabar o afectar adversamente el derecho al voto de cualquier persona inscrita para votar bajo la ley de cualquier estado o subdivisión política.

Segundo. 18. Se autoriza a adecuar las sumas que sean necesarias para el cumplimiento de las disposiciones de esta Ley.

Segundo. 19. Si alguna disposición de esta Ley o la aplicación de la misma a cualquier persona o circunstancia se declara inválida, el resto de la Ley y la aplicación de la disposición a otras personas que no se encuentran en una situación similar oa otras circunstancias no se verán afectadas por ello.


Una breve historia de los derechos civiles en los Estados Unidos

La Ley de Derechos Electorales de 1965 ofreció a los afroamericanos una forma de sortear las barreras a nivel estatal y local que les habían impedido ejercer su derecho de voto en la 15ª Enmienda. Después de que LBJ la convirtió en ley, el Congreso la enmendó cinco veces más para ampliar su alcance y ofrecer más protecciones. Esta ley ha sido calificada como una de las leyes de derechos civiles más efectivas jamás promulgadas por el Departamento de Justicia. Su destripamiento por la decisión en Condado de Shelby contra Holder en 2013 ha dado lugar a leyes de votación más restrictivas en al menos 7 estados.

Las secciones de la Ley de derecho al voto afectadas por Condado de Shelby eran 4 (b) y 5. La sección 4 (b) contenía una fórmula de cobertura diseñada para abarcar jurisdicciones que eran las más discriminatorias y hacerlas responsables de disposiciones especiales dentro de la Ley de Derechos Electorales, para garantizar que las minorías previamente excluidas dentro de esas jurisdicciones estarían protegidos y podrían ejercer su derecho al voto. La fórmula de cobertura siempre se consideró controvertida porque destacaba jurisdicciones específicas, la mayoría de las cuales estaban en el sur profundo. En Condado de Shelby, la Corte Suprema declaró inconstitucional la fórmula de cobertura porque los criterios utilizados estaban desactualizados y, por lo tanto, violaban los principios de igualdad de soberanía estatal y federalismo. Las otras disposiciones especiales que dependían de la fórmula de cobertura, como el requisito de autorización previa de la Sección 5, siguieron siendo leyes válidas, pero sin una fórmula de cobertura válida, estas disposiciones se volvieron inaplicables. El requisito de autorización previa significaba que las jurisdicciones que caían bajo 4 (b) tenían que obtener la aprobación federal para cualquier cambio que intentaran hacer en sus leyes electorales. Con este requisito eliminado, los estados con un historial de comportamiento discriminatorio ahora podrían hacer cambios sin la aprobación federal.


Condado de Shelby v. Holder: La Ley de Derechos Electorales en Peligro

Uno de los logros más importantes del Movimiento de Derechos Civiles fue la aprobación de la Ley de Derechos Electorales. Firmado como ley por el presidente Lyndon B.Johnson en 1965, la Ley de Derechos Electorales consideró inconstitucionales las tácticas estatales y federales diseñadas para restringir a los afroamericanos el ejercicio de su derecho al voto. Esto hizo que los esfuerzos de supresión de votantes, como los impuestos electorales y las pruebas de alfabetización, fueran ilegales y requirió que los estados y jurisdicciones con un historial de supresión de votantes y discriminación obtuvieran la autorización previa del gobierno federal antes de implementar cualquier cambio en las leyes de votación o las prácticas electorales. En 2013, los ciudadanos del condado de Shelby, Alabama, demandaron al fiscal general Eric Holder, citando que las secciones de la Ley de Derechos Electorales de 1965 ya no eran necesarias porque la discriminación en la votación ya no era un problema. En una decisión de 5-4, la Corte Suprema falló a favor de los demandantes. Esta decisión tiene el poder de trastornar por sí sola el proceso electoral en Estados Unidos.

Ley de derecho al voto de 1965

Antes de la aprobación de la Ley de Derechos Electorales, los votantes de las minorías fueron víctimas de tácticas despiadadas de represión de votantes y muchos perdieron la vida en la búsqueda de un derecho constitucional esquivo. Estas tácticas incluían impuestos electorales inasequibles, pruebas de alfabetización frívolas y acoso. Los impuestos electorales penalizaron financieramente a los no votantes por cada año que no se registraron para votar desde la década de 1890, una época en la que las personas de ascendencia africana no podían votar legalmente. Las pruebas de alfabetización se diseñaron para disuadir a los votantes de las minorías, muchos de los cuales eran analfabetos debido a la opresión y la falta de oportunidades educativas. Mujeres como Amelia Boyton Robinson y Annie Lee Cooper intentaron registrarse varias veces en la ciudad de Selma, Alabama. Estas mujeres y otras se encontraron con una oposición hostil y una feroz resistencia del estado. La Ley de Derechos Electorales de 1965 hizo cumplir la 15ª enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y prohibió las prácticas electorales discriminatorias, como las pruebas de alfabetización. También empoderó al gobierno federal para que desempeñe un papel activo en la supervisión del registro de votantes y los procesos electorales en los estados que tienen un historial documentado de supresión e intimidación de votantes. La Ley de Derechos Electorales de 1965 prohibió explícitamente a los estados de Alabama, Georgia, Luisiana, Mississippi, Carolina del Sur y Virginia realizar cambios en el procedimiento de votación sin la aprobación del gobierno federal. Tras la aprobación de la Ley de Derechos Electorales de 1965, el registro de votantes aumentó drásticamente entre las minorías en todo Estados Unidos, especialmente en el sur.

Condado de Shelby contra Holder

El 25 de junio de 2013, la Corte Suprema de los Estados Unidos de América tomó una decisión monumental que tiene y seguirá teniendo efectos residuales en el avance del proceso electoral. Shelby County v. Holder, 570 U.S 529 (2013) impugnó directamente la legalidad de la Sección 4 de la Ley de Derechos Electorales de 1965. La Sección 4 implementó una fórmula de cobertura que determinaba qué distritos electorales debían recibir autorización previa del gobierno. Autorización previa es un término que se utiliza para describir el papel del gobierno federal en el proceso de votación. Las jurisdicciones a las que la Ley de Derechos Electorales de 1965 requería que recibieran autorización previa del gobierno federal no podían realizar cambios en las leyes electorales sin la aprobación previa del gobierno federal. Antes de la cláusula de autorización previa, a los estados que tienen un largo historial de supresión de votantes se les permitía realizar cambios legales en el proceso de votación sin oposición. La Corte Suprema dictaminó que partes de la Sección 4 de la Ley de Derechos Electorales eran inconstitucionales y no debían implementarse más. El tribunal dictaminó que las restricciones impuestas a estados particulares años antes ya no son relevantes y ahora violan el derecho constitucional del estado de regular las elecciones. El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, declaró en la opinión del tribunal: "Nuestro país ha cambiado y, si bien cualquier discriminación racial en las votaciones es excesiva, el Congreso debe asegurarse de que la legislación que apruebe para remediar ese problema responda a las condiciones actuales". La corte tuvo la oportunidad de reforzar la Ley de Derechos Electorales y en su lugar decidió relegar la responsabilidad de proteger los derechos electorales al Congreso. Esta decisión debilitó enormemente la Ley de Derechos Electorales en su conjunto. Ahora, estados como Alabama, Mississippi y Georgia son libres de hacer cambios a las leyes de votación que no están explícitamente cubiertos por otras secciones de la Ley de Derechos Electorales de 1965.

El condado de Shelby, Alabama, argumentó con éxito que los estados con una historia flagrante de racismo y opresión ya no necesitaban supervisión gubernamental porque “eso fue hace mucho tiempo” y estas prácticas discriminatorias habían sido descontinuadas. Tras la decisión del condado de Shelby v. Holder de 2013, el estado de Alabama comenzó a retroceder los avances realizados desde la aprobación de la Ley de Derechos Electorales. Alabama aprobó una "ley de identificación de votantes, cerró los lugares de votación en condados predominantemente negros y eliminó a cientos de miles de personas de las listas de votantes".

El futuro de la votación

Las verdaderas ramificaciones del condado de Shelby contra Holder aún están por verse, pero hasta ahora ha habido cambios leves y monumentales en el proceso electoral. Alabama ahora requiere una identificación con fotografía válida, los colegios electorales cierran sin motivo aparente y las filas de votación son inusualmente largas. La votación sigue siendo difícil de alcanzar para las minorías y Estados Unidos aún no tiene elecciones libres y justas. Por ejemplo, la elección para gobernador más reciente en el estado de Georgia mostró casos de supresión flagrante de votantes. Brian Kemp se desempeñaba como Secretario de Estado del estado de Georgia mientras hacía campaña activamente contra Stacey Abrams para gobernador. La elección para gobernador de Georgia en 2018 estuvo plagada de quejas presentadas por votantes que citaban casos de supresión de votantes en las urnas y sus alrededores. La queja más destacada fue que en 2017 la oficina del entonces Secretario de Estado Brian Kemp eliminó a 560.000 votantes de Georgia de los registros estatales de registro de votantes. Muchos de los votantes que fueron eliminados de los registros de registro de Georgia en 2017 no se dieron cuenta de esto hasta que intentaron votar en las elecciones para gobernador de 2018. Antes de la decisión emitida en el condado de Shelby v. Holder, la ley habría exigido a Brian Kemp que obtuviera la autorización previa del gobierno federal antes de eliminar a estos votantes de los registros de registro de votantes de Georgia. Sin la protección del gobierno federal, los gobiernos estatales son libres de alterar el proceso de votación sin conciencia. La purga de votantes de 2017 en Georgia es uno de los casos más conocidos de explotación estatal de la decisión del condado de Shelby v. Holder en nombre de la supresión de votantes.

Con un corazon pesado

La jueza Ruth Bader Ginsberg luchó incansablemente por la protección de los derechos civiles en Estados Unidos. Una formidable defensora de los derechos de voto, ella creía que el deber de la Corte por encima de todo era proteger el derecho al voto y proteger el proceso electoral. El desacuerdo más notable del juez Ginsberg fue en la decisión del condado de Shelby v. Holder. La jueza Ginsberg declaró en su disidencia: “Eliminar la autorización previa cuando ha funcionado y sigue funcionando para detener los cambios discriminatorios es como tirar el paraguas en una tormenta porque no se está mojando. ”El disenso del juez Ginsberg en la decisión del condado de Shelby v. Holder puede y será citado en documentación legal futura que impugne directamente la decisión dictada en el condado de Shelby v. Holder. El disenso de Ruth Bader Ginsberg es indicativo de la vida que vivió. La juez Ginsberg fue una defensora de los derechos civiles y tuvo un impacto monumental.

& # 8220Ruth Bader Ginsberg & # 8221 por The Aspen Institute. Fuente: Creative Commons

Llamada a la acción

El voto es un derecho fundamental que debe garantizarse a todos los seres humanos en edad de votar. Es imperativo que entendamos el precio de no votar y comprender la importancia de ser políticamente conscientes y conscientes de las decisiones que se toman en nuestro nombre sin nuestro conocimiento. El 3 de noviembre de 2020 se acerca rápidamente y la necesidad de votar es tan importante ahora como siempre lo ha sido. La mejor manera de enmendar las injusticias cometidas por la Corte Suprema y los funcionarios electos es elegir personas que luchen por la justicia y faciliten el voto para todos los ciudadanos. El objetivo es garantizar elecciones libres y justas y tener un sistema electoral que priorice a todos por igual y se niegue a beneficiarse de la marginación de perspectivas valiosas y experiencias únicas.

& # 8220 # RestoreTheVote & # 8221 por los demócratas de la Cámara. Fuente: Creative Commons


Ley de derechos de voto de 1965 - Definición, resumen y significado - HISTORIA

La Ley de Derechos Electorales de 1965 es una ley importante que garantiza el derecho al voto de los ciudadanos afroamericanos. Este acto legislativo impidió que los estados (principalmente del sur) aplicaran tácticas discriminatorias destinadas a evitar que los afroamericanos tengan oportunidades justas para participar en el proceso de votación. Como resultado de la ley, el gobierno nacional intervino en áreas donde a los afroamericanos se les negó el derecho al voto.

Específicamente, Sección 2 y Sección 5 de la Ley de Derechos Electorales son de particular importancia. La sección 2 prohíbe la dilución del voto de las minorías, que son básicamente tácticas, legislación, situaciones, etc. que debilitan la fuerza de voto de las minorías. La Sección 2 evita que los municipios promulguen prácticas diseñadas para dar a las minorías una oportunidad injusta de elegir candidatos de su elección y es aplicable en todo el país.

La Sección 5 de la Ley de Derechos Electorales requiere que ciertas áreas del país obtengan una `` autorización previa '' del Fiscal General de los EE. UU. O del Tribunal de Distrito de EE. UU. Para el Distrito de Columbia para cualquier cambio relacionado con la votación. Estas áreas se conocen como `` jurisdicciones cubiertas ''. Por lo tanto, cualquier `` jurisdicción cubierta '' debe recibir aprobación antes de que se puedan administrar nuevas prácticas electorales. Esto es necesario debido a la objetivo o intención de algunas áreas para diluir o debilitar la fuerza de los votantes minoritarios al cambiar las prácticas electorales que dan a las minorías una oportunidad injusta de elegir a alguien de su elección. Por ejemplo, un cambio de las elecciones de distrito / distrito a una elección general podría ser la intención del órgano de gobierno de dificultar la elección de las minorías. Esto también incluye, pero no se limita a: un cambio hacia o desde un sistema electoral proporcional, cambio en el número de candidatos a ser elegidos, cambio en el plan de redistribución de distritos, etc. Además, la Sección 5 considera la efecto de un cambio propuesto. ¿Conducirá el cambio propuesto a una retrogresión un empeoramiento de la posición de los votantes minoritarios? Por ejemplo, un plan propuesto puede efectivamente disminuir el número de funcionarios electos minoritarios así como disminuir la fuerza de voto del grupo minoritario. Todas las áreas en Alabama, Alaska, Arizona, Georgia, Louisiana, Mississippi, Carolina del Sur, Texas y Virginia y partes de California, Florida, Michigan, New Hampshire, Nueva York, Carolina del Norte y Dakota del Sur están sujetas a la autorización previa de la Sección 5.


Contenido

Como se ratificó inicialmente, la Constitución de los Estados Unidos otorgó a cada estado total discreción para determinar las calificaciones de votantes de sus residentes. [19] [20]: 50 Después de la Guerra Civil, las tres Enmiendas de Reconstrucción fueron ratificadas y limitaron esta discreción. La Decimotercera Enmienda (1865) prohíbe la esclavitud "excepto como castigo por un delito", la Decimocuarta Enmienda (1868) otorga la ciudadanía a cualquier persona "nacida o naturalizada en los Estados Unidos" y garantiza a todas las personas el debido proceso y los mismos derechos de protección y la Decimoquinta Enmienda ( 1870) establece que "[e] l derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será denegado ni restringido por los Estados Unidos ni por ningún estado por motivos de raza, color o condición previa de servidumbre". Estas Enmiendas también facultan al Congreso para hacer cumplir sus disposiciones a través de "legislación apropiada". [21]

Para hacer cumplir las Enmiendas de Reconstrucción, el Congreso aprobó las Leyes de Ejecución en la década de 1870. Los actos tipificaron como delito la obstrucción del derecho al voto de los ciudadanos y preveían la supervisión federal del proceso electoral, incluido el registro de votantes. [22]: 310 Sin embargo, en 1875 la Corte Suprema derogó partes de la legislación por inconstitucional en Estados Unidos contra Cruikshank y Estados Unidos contra Reese. [23]: 97 Después de que terminó la Era de la Reconstrucción en 1877, la aplicación de estas leyes se volvió errática y, en 1894, el Congreso derogó la mayoría de sus disposiciones. [22]: 310

Los estados del sur en general buscaron privar de sus derechos a las minorías raciales durante y después de la Reconstrucción. De 1868 a 1888, el fraude electoral y la violencia en todo el sur suprimieron el voto afroamericano. [24] De 1888 a 1908, los estados del sur legalizaron la privación de derechos al promulgar leyes Jim Crow, enmendaron sus constituciones y aprobaron leyes para imponer varias restricciones de voto, incluidas pruebas de alfabetización, impuestos electorales, requisitos de propiedad, pruebas de carácter moral, requisitos de registro de votantes los solicitantes interpretan documentos particulares y cláusulas de abuelo que permitían votar a personas que de otro modo no serían elegibles si sus abuelos votaban (lo que excluía a muchos afroamericanos cuyos abuelos habían sido esclavos o no eran elegibles). [22] [24] Durante este período, la Corte Suprema en general mantuvo los esfuerzos para discriminar a las minorías raciales. En Giles contra Harris (1903), el tribunal sostuvo que, independientemente de la Decimoquinta Enmienda, el poder judicial no tenía el poder de remediación para obligar a los estados a registrar a las minorías raciales para votar. [23]: 100

Antes de la promulgación de la Ley de Derechos Electorales de 1965, hubo varios esfuerzos para detener la privación del derecho al voto de los votantes negros por parte de los estados del sur [7]. Además de las pruebas de alfabetización y los impuestos electorales antes mencionados, se utilizaron otras restricciones burocráticas para negarles el derecho al voto. Los afroamericanos también "corrían riesgo de acoso, intimidación, represalias económicas y violencia física cuando intentaban registrarse o votar. Como resultado, muy pocos afroamericanos eran votantes registrados y tenían muy poco, si es que tenían alguno, poder político, ya sea a nivel local o nacionalmente." [25] En la década de 1950, el Movimiento de Derechos Civiles aumentó la presión sobre el gobierno federal para proteger los derechos de voto de las minorías raciales. En 1957, el Congreso aprobó la primera legislación de derechos civiles desde la Reconstrucción: la Ley de Derechos Civiles de 1957. Esta legislación autorizó al fiscal general a demandar por medidas cautelares en nombre de personas cuyos derechos de la Decimoquinta Enmienda fueron denegados, creó la División de Derechos Civiles dentro del Departamento de Justicia para hacer cumplir los derechos civiles a través de litigios, y creó la Comisión de Derechos Civiles para investigar las privaciones del derecho al voto. Se promulgaron más protecciones en la Ley de Derechos Civiles de 1960, que permitió a los tribunales federales nombrar árbitros para llevar a cabo el registro de votantes en jurisdicciones que participaban en la discriminación electoral contra las minorías raciales. [9]

Aunque estos actos ayudaron a empoderar a los tribunales para remediar las violaciones de los derechos de voto federales, los estrictos estándares legales hicieron que al Departamento de Justicia le resultara difícil perseguir con éxito el litigio. Por ejemplo, para ganar una demanda por discriminación contra un estado que mantuvo una prueba de alfabetización, el Departamento necesitaba demostrar que las solicitudes de registro de votantes rechazadas de las minorías raciales eran comparables a las solicitudes aceptadas de los blancos. Esto implicó comparar miles de solicitudes en cada uno de los condados del estado en un proceso que podría durar meses. Los esfuerzos del Departamento se vieron obstaculizados aún más por la resistencia de los funcionarios electorales locales, que afirmarían haber perdido los registros de registro de votantes de las minorías raciales, eliminar a las minorías raciales registradas de los registros electorales y dimitir para que cesara el registro de votantes. Además, el Departamento a menudo necesitaba apelar las demandas varias veces antes de que el poder judicial proporcionara un alivio porque muchos jueces de los tribunales de distrito federal se oponían al sufragio de las minorías raciales. Por lo tanto, entre 1957 y 1964, la tasa de registro de votantes afroamericanos en el Sur aumentó solo marginalmente a pesar de que el Departamento litigó 71 demandas por derechos de voto. [23]: 514 Los esfuerzos para detener la privación del derecho al voto por parte de los estados del sur habían logrado solo un éxito modesto en general y en algunas áreas habían resultado casi completamente ineficaces, porque "los esfuerzos del Departamento de Justicia para eliminar las prácticas electorales discriminatorias mediante el litigio sobre un caso por- caso no había tenido éxito en la apertura del proceso de registro tan pronto como se demostrara que una práctica o procedimiento discriminatorio era inconstitucional y se prohibía, se sustituiría por uno nuevo y el litigio tendría que comenzar de nuevo ". [7]

El Congreso respondió a la discriminación desenfrenada contra las minorías raciales en los lugares públicos y los servicios gubernamentales aprobando la Ley de Derechos Civiles de 1964. La ley incluía algunas protecciones de los derechos de voto que requería que los registradores administraran por escrito pruebas de alfabetización por igual a cada votante y aceptaran solicitudes que contenían menores errores, y creó una presunción refutable de que las personas con una educación de sexto grado eran lo suficientemente alfabetizadas para votar. [20]: 97 [26] [27] Sin embargo, a pesar del cabildeo de los líderes de derechos civiles, la ley no prohibió la mayoría de las formas de discriminación en el voto. [28]: 253 El presidente Lyndon B. Johnson reconoció esto, y poco después de las elecciones de 1964 en las que los demócratas obtuvieron mayorías abrumadoras en ambas cámaras del Congreso, ordenó en privado al Fiscal General Nicholas Katzenbach que redactara "la ley de derecho al voto más maldita y dura que haya pueden". [20]: 48–50 Sin embargo, Johnson no presionó públicamente por la legislación en el momento en que sus asesores le advirtieron de los costos políticos para perseguir enérgicamente un proyecto de ley de derechos de voto tan pronto después de que el Congreso aprobara la Ley de Derechos Civiles de 1964, y Johnson fue preocupado de que defender el derecho al voto pondría en peligro las reformas de la Gran Sociedad al enfurecer a los demócratas del sur en el Congreso. [20]: 47–48, 50–52

Después de las elecciones de 1964, las organizaciones de derechos civiles como la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC) y el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) presionaron por una acción federal para proteger los derechos de voto de las minorías raciales. [28]: 254-255 Sus esfuerzos culminaron en protestas en Alabama, particularmente en la ciudad de Selma, donde la fuerza policial del sheriff del condado Jim Clark resistió violentamente los esfuerzos de registro de votantes afroamericanos. Hablando sobre el impulso de los derechos de voto en Selma, James Forman de SNCC dijo:

Nuestra estrategia, como de costumbre, fue obligar al gobierno de los EE. UU. A intervenir en caso de que hubiera arrestos, y si no intervenían, esa inacción probaría una vez más que el gobierno no estaba de nuestro lado y, por lo tanto, intensificaría el desarrollo de una conciencia de masas entre negros. Nuestro lema para esta campaña fue "Un hombre, un voto". [28]: 255

En enero de 1965, Martin Luther King Jr., James Bevel, [29] [30] y otros líderes de derechos civiles organizaron varias manifestaciones pacíficas en Selma, que fueron violentamente atacadas por policías y contramanifestantes blancos. Durante enero y febrero, estas protestas recibieron cobertura de los medios nacionales y llamaron la atención sobre el tema del derecho al voto. King y otros manifestantes fueron arrestados durante una marcha el 1 de febrero por violar una ordenanza contra el desfile que inspiró marchas similares en los días siguientes, lo que provocó el arresto de cientos más. [28]: 259-261 El 4 de febrero, el líder de derechos civiles Malcolm X pronunció un discurso militante en Selma en el que dijo que muchos afroamericanos no apoyaban el enfoque no violento de King [28]: 262 luego dijo en privado que quería asustar blancos para apoyar a King. [20]: 69 Al día siguiente, King fue liberado y una carta que escribió sobre los derechos de voto, "Letter From A Selma Jail", apareció en Los New York Times. [28] : 262

Con la nación prestando cada vez más atención a Selma y los derechos de voto, el presidente Johnson revocó su decisión de retrasar la legislación sobre el derecho de voto, y el 6 de febrero anunció que enviaría una propuesta al Congreso. [20]: 69 Sin embargo, no reveló el contenido de la propuesta ni cuándo se presentaría al Congreso. [28]: 264

El 18 de febrero en Marion, Alabama, la policía estatal interrumpió violentamente una marcha nocturna por el derecho al voto durante la cual el oficial James Bonard Fowler disparó y mató al joven manifestante afroamericano Jimmie Lee Jackson, que estaba desarmado y protegía a su madre. [28]: 265 [31] Estimulado por este evento, y en el inicio de Bevel, [28]: 267 [29] [30] [32]: 81–86 el 7 de marzo SCLC y SNCC comenzaron el primero de Selma a las marchas de Montgomery, en las que los residentes de Selma tenían la intención de marchar a la capital de Alabama, Montgomery, para resaltar los problemas del derecho al voto y presentar sus quejas al gobernador George Wallace. En la primera marcha, la policía estatal y del condado detuvo a los manifestantes a caballo en el puente Edmund Pettus, cerca de Selma. La policía lanzó gases lacrimógenos a la multitud y pisoteó a los manifestantes. Imágenes televisadas de la escena, que se conocieron como "Domingo Sangriento", generaron indignación en todo el país. [23]: 515 Se llevó a cabo una segunda marcha el 9 de marzo, que se conoció como "Martes de cambio". Esa noche, tres ministros unitarios blancos que participaron en la marcha fueron atacados en la calle y golpeados con palos por cuatro miembros del Ku Klux Klan. [33] El peor herido fue el reverendo James Reeb de Boston, quien murió el jueves 11 de marzo. [34]

A raíz de los eventos en Selma, el presidente Johnson, al dirigirse a una sesión conjunta televisada del Congreso el 15 de marzo, pidió a los legisladores que promulguen una legislación expansiva sobre el derecho al voto. Concluyó su discurso con las palabras "superaremos", un himno importante del movimiento de derechos civiles. [28]: 278 [35] La Ley de Derechos Electorales de 1965 se presentó en el Congreso dos días después, mientras que los líderes de los derechos civiles, ahora bajo la protección de las tropas federales, encabezaron una marcha de 25.000 personas desde Selma a Montgomery. [23]: 516 [28]: 279, 282

Los esfuerzos para eliminar las prácticas electorales discriminatorias mediante litigios, caso por caso, por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos no han tenido éxito y las leyes federales contra la discriminación existentes no fueron suficientes para superar la resistencia de los funcionarios estatales a la aplicación de la 15a Enmienda. Con este telón de fondo, el Congreso llegó a la conclusión de que era necesario un nuevo proyecto de ley federal integral para romper el control de la privación del derecho al voto estatal. [7] La ​​Corte Suprema de Estados Unidos explicó esto en Carolina del Sur contra Katzenbach (1966) con las siguientes palabras:

En los últimos años, el Congreso ha tratado repetidamente de hacer frente al problema facilitando litigios caso por caso contra la discriminación en el voto. La Ley de Derechos Civiles de 1957 autorizó al Fiscal General a solicitar medidas cautelares contra la interferencia pública y privada con el derecho al voto por motivos raciales. El perfeccionamiento de las enmiendas en la Ley de Derechos Civiles de 1960 permitió la unión de Estados como partidos acusados, le dio al Fiscal General acceso a los registros de votación locales y autorizó a los tribunales a registrar votantes en áreas de discriminación sistemática. El Título I de la Ley de Derechos Civiles de 1964 aceleró la audiencia de casos de votación ante tribunales de tres jueces y prohibió algunas de las tácticas utilizadas para descalificar a los negros de votar en las elecciones federales. A pesar de los serios esfuerzos del Departamento de Justicia y de muchos jueces federales, estas nuevas leyes han hecho poco para solucionar el problema de la discriminación en el voto. [. ] La legislación anterior ha resultado ineficaz por varias razones. Las demandas de votación son inusualmente onerosas de preparar, a veces requieren hasta 6,000 horas-hombre dedicadas a revisar los registros de registro en preparación para el juicio. El litigio ha sido extremadamente lento, en parte debido a las amplias oportunidades de demora que ofrecen los funcionarios electorales y otras personas involucradas en los procedimientos. Incluso cuando finalmente se han obtenido decisiones favorables, algunos de los estados afectados simplemente han cambiado a dispositivos discriminatorios no cubiertos por los decretos federales, o han promulgado nuevas pruebas difíciles diseñadas para prolongar la disparidad existente entre el registro de blancos y negros. Alternativamente, ciertos funcionarios locales han desafiado y eludido las órdenes judiciales o simplemente han cerrado sus oficinas de registro para congelar las listas de votantes. La disposición de la ley de 1960 que autoriza el registro por parte de funcionarios federales ha tenido poco impacto en la mala administración local, debido a sus complejidades procesales. [36]

En Carolina del Sur contra Katzenbach (1966) la Corte Suprema también sostuvo que el Congreso tenía el poder de aprobar la Ley de Derechos Electorales de 1965 bajo sus Poderes de Ejecución derivados de la Decimoquinta Enmienda:

El Congreso ejerció su autoridad bajo la Decimoquinta Enmienda de una manera inventiva cuando promulgó la Ley de Derechos Electorales de 1965. Primero: la medida prescribe remedios para la discriminación en el voto que entran en vigencia sin necesidad de adjudicación previa. Esta fue claramente una respuesta legítima al problema, para el cual hay un amplio precedente en otras disposiciones constitucionales. Véase Katzenbach v. McClung, 379 U. S. 294, 379 U. S. 302-304 Estados Unidos contra Darby, 312 U. S. 100, 312 U. S. 120-121. El Congreso había descubierto que el litigio caso por caso era inadecuado para combatir la discriminación generalizada y persistente en la votación, debido a la excesiva cantidad de tiempo y energía necesarios para superar las tácticas obstruccionistas que invariablemente se encuentran en estos juicios. Después de soportar casi un siglo de resistencia sistemática a la Decimoquinta Enmienda, el Congreso bien podría decidir trasladar la ventaja del tiempo y la inercia de los perpetradores del mal a sus víctimas. [. ] Segundo: la Ley limita intencionalmente estos recursos a un pequeño número de estados y subdivisiones políticas que, en la mayoría de los casos, eran familiares para el Congreso por su nombre. Este también era un método permisible para abordar el problema. El Congreso se había enterado de que actualmente se produce una discriminación sustancial en el voto en ciertas partes del país, y no conocía forma de predecir con precisión si el mal podría extenderse a otras partes en el futuro. De manera legislativa aceptable, el Congreso decidió limitar su atención a las áreas geográficas donde la acción inmediata parecía necesaria. Véase McGowan v. Maryland, 366 Estados Unidos 420, 366 Estados Unidos 427 Salsburg contra Maryland, 346 U. S. 545, 346 U. S. 550-554. La doctrina de la igualdad de los Estados, invocada por Carolina del Sur, no impide este enfoque, porque esa doctrina se aplica únicamente a los términos en los que los Estados son admitidos en la Unión y no a los remedios para los males locales que han aparecido posteriormente. Véase Coyle v. Smith, 221 U. S. 559, y casos allí citados. [37]

Factura original Editar

Senado Editar

La Ley de Derechos Electorales de 1965 se presentó en el Congreso el 17 de marzo de 1965, como S. 1564, y fue patrocinada conjuntamente por el líder de la mayoría del Senado Mike Mansfield (D-MT) y el líder de la minoría del Senado Everett Dirksen (R-IL), ambos de los cuales había trabajado con el Fiscal General Katzenbach para redactar el lenguaje del proyecto de ley. [38] Aunque los demócratas ocuparon dos tercios de los escaños en ambas cámaras del Congreso después de las elecciones al Senado de 1964, [20] 49 Johnson estaba preocupado de que los demócratas del sur pudieran obstruir la legislación porque se habían opuesto a otros esfuerzos por los derechos civiles. Reclutó a Dirksen para que le ayudara a obtener el apoyo de los republicanos. Dirksen originalmente no tenía la intención de apoyar la legislación sobre el derecho al voto tan pronto después de apoyar la Ley de Derechos Civiles de 1964, pero expresó su disposición a aceptar una legislación "revolucionaria" después de enterarse de la violencia policial contra los manifestantes en Selma el Domingo Sangriento. [20]: 95–96 Dado el papel clave de Dirksen en ayudar a Katzenbach a redactar la legislación, se conoció informalmente como el proyecto de ley "Dirksenbach". [20]: 96 Después de que Mansfield y Dirksen presentaron el proyecto de ley, 64 senadores adicionales acordaron copatrocinarlo, [20]: 150 con un total de 46 copatrocinadores demócratas y 20 republicanos. [39]

El proyecto de ley contenía varias disposiciones especiales que tenían como objetivo ciertos gobiernos estatales y locales: una "fórmula de cobertura" que determinaba qué jurisdicciones estaban sujetas a otras disposiciones especiales de la Ley ("jurisdicciones cubiertas") un requisito de "autorización previa" que prohibía a las jurisdicciones cubiertas implementar cambios para sus procedimientos de votación sin haber recibido primero la aprobación del fiscal general de EE. UU. o del Tribunal de Distrito de EE. UU. para DC de que los cambios no eran discriminatorios y la suspensión de "pruebas o dispositivos", como pruebas de alfabetización, en las jurisdicciones cubiertas. El proyecto de ley también autorizó la asignación de examinadores federales para registrar a los votantes, y de observadores federales para monitorear las elecciones, a jurisdicciones cubiertas que se descubrió que habían incurrido en discriminación atroz. El proyecto de ley establece que estas disposiciones especiales expiran después de cinco años. [22]: 319–320 [23]: 520, 524 [40]: 5–6

El alcance de la fórmula de cobertura fue un tema de polémico debate en el Congreso. La fórmula de cobertura alcanzó una jurisdicción si (1) la jurisdicción mantuvo una "prueba o dispositivo" el 1 de noviembre de 1964 y (2) menos del 50 por ciento de los residentes en edad de votar de la jurisdicción estaban registrados para votar el 1 de noviembre de 1964 o emitió su voto en las elecciones presidenciales de noviembre de 1964. [22]: 317 Esta fórmula llegó a pocas jurisdicciones fuera del Sur Profundo. Para apaciguar a los legisladores que sintieron que el proyecto de ley se dirigía injustamente a las jurisdicciones del sur, el proyecto de ley incluía una prohibición general de la discriminación racial en la votación que se aplicaba en todo el país. [41]: 1352 El proyecto de ley también incluía disposiciones que permitían a una jurisdicción cubierta "rescatar" la cobertura probando en un tribunal federal que no había utilizado una "prueba o dispositivo" con un propósito discriminatorio o con un efecto discriminatorio durante los 5 años antes de su solicitud de rescate. [40]: 6 Además, el proyecto de ley incluía una disposición de "libertad bajo fianza" en virtud de la cual los tribunales federales podían someter a las jurisdicciones discriminatorias no cubiertas a los recursos contenidos en las disposiciones especiales. [42] [43]: 2006-2007

El proyecto de ley fue considerado por primera vez por el Comité Judicial del Senado, cuyo presidente, el senador James Eastland (D-MS), se opuso a la legislación con varios otros senadores del sur en el comité. Para evitar que el proyecto de ley muera en comité, Mansfield propuso una moción para requerir que el Comité Judicial informe el proyecto de ley fuera del comité antes del 9 de abril, que el Senado aprobó por abrumadora mayoría de votos de 67 a 13. [20]: 150 [39] Durante la consideración del proyecto de ley por parte del comité, el senador Ted Kennedy (D-MA) dirigió un esfuerzo para enmendar el proyecto de ley para prohibir los impuestos de capitación. Aunque la Vigésima Cuarta Enmienda, que prohibió el uso de impuestos electorales en las elecciones federales, fue ratificada un año antes, la administración de Johnson y los patrocinadores del proyecto de ley no incluyeron una disposición en el proyecto de ley de derechos de voto que prohíbe los impuestos electorales en estado elecciones porque temían que los tribunales derogaran la legislación por inconstitucional. [23]: 521 [28]: 285 Además, al excluir los impuestos electorales de la definición de "pruebas o dispositivos", la fórmula de cobertura no llegó a Texas o Arkansas, mitigando la oposición de las influyentes delegaciones del Congreso de esos dos estados. [23]: 521 No obstante, con el apoyo de los miembros liberales del comité, la enmienda de Kennedy para prohibir los impuestos electorales fue aprobada por un voto de 9 a 4. En respuesta, Dirksen ofreció una enmienda que eximía de la fórmula de cobertura a cualquier estado que tuviera al menos el 60 por ciento de sus residentes elegibles registrados para votar o que tuviera una participación electoral que supere el promedio nacional en la elección presidencial anterior. Esta enmienda, que efectivamente eximió a todos los estados de la cobertura excepto Mississippi, fue aprobada durante una reunión del comité en la que tres miembros liberales estuvieron ausentes. Dirksen se ofreció a retirar la enmienda si se eliminaba la prohibición del impuesto de capitación. En última instancia, el proyecto de ley se informó fuera de la comisión el 9 de abril por una votación de 12 a 4 sin una recomendación. [20]: 152-153

El 22 de abril, el pleno del Senado comenzó a debatir el proyecto de ley. Dirksen habló primero en nombre del proyecto de ley y dijo que "se necesita legislación para que el mandato inequívoco de la Decimoquinta Enmienda se cumpla y se haga efectivo, y si la Declaración de Independencia debe ser verdaderamente significativa". [20]: 154 El senador Strom Thurmond (R-SC) replicó que el proyecto de ley conduciría al "despotismo y la tiranía", y el senador Sam Ervin (D-NC) argumentó que el proyecto de ley era inconstitucional porque privaba a los estados de su derecho en virtud del artículo I, Sección 2 de la Constitución para establecer las calificaciones de los votantes y porque las disposiciones especiales del proyecto de ley apuntaban solo a ciertas jurisdicciones. El 6 de mayo, Ervin ofreció una enmienda para abolir el disparador automático de la fórmula de cobertura y, en su lugar, permitir que los jueces federales designen examinadores federales para administrar el registro de votantes. Esta enmienda fracasó abrumadoramente, con 42 demócratas y 22 republicanos votando en contra. [20]: 154-156 Después de un largo debate, la enmienda de Ted Kennedy para prohibir los impuestos electorales también falló 49-45 el 11 de mayo. [39] Sin embargo, el Senado acordó incluir una disposición que autoriza al fiscal general a demandar a cualquier jurisdicción, cubierta o no cubierto, para impugnar su uso de impuestos de capitación. [28]: 156-157 [40]: 2 Una enmienda ofrecida por el senador Robert F. Kennedy (D-NY) para otorgar derechos a los ciudadanos analfabetos en inglés que habían obtenido al menos una educación de sexto grado en una escuela que no hablaba inglés también pasó por 48-19. Los legisladores del sur ofrecieron una serie de enmiendas para debilitar el proyecto de ley, todas las cuales fracasaron. [20]: 159

El 25 de mayo, el Senado votó a favor de la clausura por una votación de 70 a 30, superando así la amenaza de obstrucción y limitando el debate adicional sobre el proyecto de ley. [44] El 26 de mayo, el Senado aprobó el proyecto de ley por una votación de 77-19 (demócratas 47-16, republicanos 30-2) y solo los senadores que representan a los estados del sur votaron en contra. [20]: 161 [45]


Ver el vídeo: Aula 01 - Direito Penal - Aplicação da Lei Penal - Parte I (Enero 2022).