Información

8 cosas que quizás no sepas sobre María I


1. Tenía muchas madrastras.
Nacida en Greenwich Palace el 18 de febrero de 1516 (siete años después del matrimonio en 1509 de sus padres, el rey Enrique VIII y Catalina de Aragón), María fue su única hija que sobrevivió a la infancia. En la década de 1520, Henry, infeliz de que su esposa no hubiera tenido un heredero varón, decidió poner fin a su matrimonio y casarse con Ana Bolena, la hermana de una de sus antiguas amantes. En 1527, Enrique, un católico, solicitó la anulación del Papa, alegando que su unión con Catalina era incestuosa e ilegal ya que ella había estado casada previamente con su hermano mayor fallecido. Cuando el papa se negó a conceder la anulación, el rey rompió con Roma, se casó con Ana en 1533 y se convirtió en jefe de la Iglesia de Inglaterra. El rey se cansó de su segunda esposa y en 1536 la decapitó después de que fue declarada culpable de lo que probablemente eran cargos falsos de adulterio. Enrique tuvo cuatro matrimonios más: su tercera esposa murió poco después de dar a luz a un hijo, su cuarto matrimonio terminó en anulación, su quinta esposa fue decapitada y la esposa número 6 todavía estaba casada con el rey cuando murió.

2. La sucesión de María al trono no fue fácil.
Tras el matrimonio de su padre con Ana Bolena en 1533, María fue declarada ilegítima y destituida de la línea de sucesión al trono. Después de que Henry hizo ejecutar a Bolena, la hija de la pareja, Elizabeth, también fue eliminada de la línea de sucesión. En 1544, Enrique reinstaló a ambas hijas en la línea de sucesión detrás de su medio hermano, Eduardo, nacido de la tercera esposa del rey en 1537. Cuando Enrique murió en 1547, Eduardo se convirtió en rey. Durante el reinado del joven monarca, el protestantismo se estableció en Inglaterra y la relación de Edward con su hermana católica Mary fue tensa. En 1553, el adolescente Edward enfermó gravemente y, como no quería que María reclamara el trono y restaurara el catolicismo en todo el país una vez que él muriera, la quitó (así como a Isabel) de la línea de sucesión. Se cree que uno de los consejeros de Edward, el duque de Northumberland, lo instó a hacer arreglos para que el trono pasara a manos de la prima protestante del rey, Lady Jane Grey. Cuando Edward murió más tarde ese mismo año, Jane fue proclamada reina de Inglaterra. Northumberland, el suegro de Jane, partió con fuerzas para capturar a Mary, pero antes de que él pudiera hacerlo, ella reunió a su propio ejército y reunió a otros partidarios, lo que llevó al gobierno real a cambiar su lealtad a Jane y declarar a María la reina legítima. Jane, que había reinado solo nueve días, fue encarcelada en la Torre de Londres y Northumberland fue ejecutada.

3. Mary estaba lista para comprometerse a los 2 años.
Para miembros de la realeza como Mary, el matrimonio se trataba de construir dinastías y relaciones diplomáticas más que de amor. Cuando tenía solo 2 años, María estaba comprometida con el hijo del rey de Francia, aunque el acuerdo terminó varios años después y la joven princesa se comprometió con su primo, el emperador Carlos V, que tenía 16 años más. Ese compromiso finalmente terminó también. Sin embargo, después de que María se convirtió en reina, se comprometió con el hijo de Carlos V, el príncipe Felipe de España. Más de una década más joven que Mary, Philip, también católico, vino a Inglaterra para conocerla por primera vez en 1554 y la pareja se casó dos días después en el castillo de Winchester. Después de que Carlos renunció como rey de España en 1556, Felipe lo sucedió y más tarde también se convirtió en rey de Portugal.

4. Sus planes de matrimonio provocaron un levantamiento.
En 1554, un grupo de ingleses intentó derrocar a María, temiendo la dominación extranjera si María se casaba con el príncipe Felipe de España y ansiosos por la restauración del catolicismo por parte del monarca. Conocida por los historiadores como la Rebelión de Wyatt, por uno de los conspiradores, Sir Thomas Wyatt, el levantamiento fracasó rápidamente. Posteriormente, fueron ejecutadas alrededor de 100 personas involucradas en la acción. Aunque Lady Jane Grey, la llamada Reina de los Nueve Días, no había estado involucrada en el complot, su padre sí lo estaba, y Jane posteriormente fue decapitada. Además, la hermana de Mary, Elizabeth, fue encarcelada en la Torre de Londres durante varios meses y luego bajo arresto domiciliario durante un año, aunque tampoco hubo pruebas concluyentes de que ella tuviera algún papel en la rebelión.

5. Tuvo un embarazo falso.
Poco después de que María se casara a los 37 años, la reina y sus médicos creían que estaba embarazada. Experimentó náuseas matutinas, su abdomen se expandió y, según los informes, sintió que el bebé se movía. Se hizo un anuncio oficial de que la reina estaba embarazada y, cuando se acercaba el parto anticipado, Mary se retiró de la vista del público durante su período de reposo. Algún tiempo después, se corrió la voz de que Mary había dado a luz a un hijo y sus súbditos comenzaron a celebrar. Sin embargo, la noticia resultó ser solo un rumor. Pasó más tiempo, pero un infante real nunca apareció y finalmente se hizo evidente que uno nunca lo haría. Aunque no está claro exactamente qué sucedió, algunos expertos médicos ahora sugieren que la monarca podría haber sufrido de pseudocitosis, una condición poco común en la que una mujer tiene muchos de los síntomas del embarazo (y en algunos casos incluso experimenta dolor de parto) pero no está en hecho de llevar un niño.
Varios años después de su falso embarazo, Mary una vez más pensó incorrectamente que estaba embarazada. Finalmente murió sin hijos.

6. Hizo quemar a cientos de personas en la hoguera, lo que le valió el apodo de "Bloody Mary".
Una vez en el poder, Mary trabajó para devolver Inglaterra al catolicismo, restaurando la autoridad papal y deshaciendo varias reformas a la iglesia inglesa que habían tenido lugar bajo su medio hermano Edward. También resucitó las leyes contra la herejía y, como resultado, casi 300 protestantes fueron quemados en la hoguera. Entre los muertos se encontraba Thomas Cranmer, arzobispo de Canterbury y consejero de los reyes Enrique VIII y Eduardo VI, padre y hermano de María. Cranmer había declarado ilegal el matrimonio de los padres de María para que Enrique pudiera casarse con Ana Bolena, y durante el reinado de Eduardo, el arzobispo promovió el protestantismo. Al final, el objetivo de María de una Inglaterra católica fracasó, ya que su sucesora, la reina Isabel I, devolvió a la nación al protestantismo.

7. Mary perdió el último territorio de Inglaterra en Francia.
La reina recibió un golpe en 1558 cuando los franceses capturaron Calais, una ciudad portuaria conocida como "la joya más brillante de la corona inglesa". Como puerta de entrada al comercio, Calais había estado bajo control inglés desde el siglo XIV. Al enterarse de la noticia de que Inglaterra había perdido su última posesión en Francia, se dice que María respondió: "Cuando esté muerta y abierta, encontrarás a Felipe y Calais en mi corazón".

8. Su hermana menor la eclipsó.
El reinado de cinco años de Mary terminó cuando murió durante una epidemia de influenza en 1558 a los 42 años en St. James's Palace en Londres. Fue sucedida por su hermana menor, Isabel, que gobernó hasta su muerte en 1603. El sucesor de Isabel, Jacobo I, ordenó que su ataúd se colocara en la parte superior del de María en una bóveda en la Abadía de Westminster e hizo erigir un gran monumento a Isabel en el sitio, mientras que María solo justificó una mención en una inscripción en el monumento. El gesto fue un símbolo de cómo María, la primera reina inglesa en gobernar por derecho propio, fue eclipsada por Isabel, cuyo largo reinado es considerado uno de los más grandes en la historia de la nación. La era isabelina incluyó viajes de descubrimiento de exploradores como Francis Drake y Walter Raleigh, la derrota de la Armada española y un florecimiento de las artes, con Shakespeare produciendo una serie de obras durante este período.


Rarezas de brujas: 8 formas históricas de detectar a una bruja

Todo el mundo sabe cómo se ve una bruja: sombrero alto y puntiagudo, nariz ganchuda, barbilla larga, sin mencionar el obligatorio palo de escoba. ¡Debería ser fácil detectar uno a una milla de distancia! El único problema es que las brujas, a lo largo de la historia, se parecían mucho a cualquier otra persona. Afortunadamente, había varias formas seguras de identificar si el Sr. o la Sra. Jones en el camino te estaban haciendo daño en secreto.

Hundirse o nadar

El método más conocido para identificar a una bruja era la prueba de natación. El presunto brujo era arrojado al estanque o arroyo con una cuerda alrededor de su cintura si se hundía, era inocente, si flotaba, era culpable, el agua rechazaba la maldad de la bruja.

Practicado desde hace mucho tiempo en el continente, el primer caso de nadar una bruja en Inglaterra fue en 1612 en Bedfordshire, cuando Mary Sutton fue arrojada al agua por un maestro Enger después de acusarla de matar a su ganado. Mary se hundió un poco antes de flotar, pero al ser devuelta al agua por segunda vez, se dijo que había dado vueltas como un remolino, negándose a hundirse incluso cuando los que la sostenían arrojaban la cuerda hacia arriba y hacia abajo, lo que la confirma. culpa. Tanto María como su madre fueron ahorcadas el 7 de abril de 1612.

Marca del diablo

Al entrar en un pacto con el diablo, se creía que marcaba a la bruja como suya, ya sea con una garra o con un hierro para marcar. La marca podía estar en cualquier parte del cuerpo, pero a menudo estaba oculta, como debajo de los párpados, las axilas o dentro de las cavidades del propio cuerpo. Se sospechaba cualquier decoloración o distorsión de la piel, como marcas de nacimiento, lunares o cicatrices. Una marca de Devil & # 8217s era fácil de identificar, ya que cuando se pinchaba o, más exactamente, se apuñalaba con una aguja o un alfiler, no sangraba.

En Newcastle-upon-Tyne en 1649, los magistrados llamaron a un notorio imbécil de Escocia, con la promesa de veinte chelines por bruja probada. Treinta mujeres fueron debidamente detenidas y una a una declaradas culpables. Sin embargo, uno fue salvado por un coronel Hobson al presenciar que una “mujer agradable y buena” no pasaba la prueba del pinchazo, insistió en que la volvieran a juzgar después de que su terror había disminuido un poco. La aguja fue nuevamente insertada debidamente en su muslo, y esta vez el área sangró profusamente, perdiendo al pinchador sus veinte chelines al menos en ese caso.

Espíritus familiares

Era importante tomar nota de los animales que a menudo se encontraban en presencia de una presunta bruja, ya que podrían no ser lo que parecían. Estos "familiares", como se les conocía, fueron utilizados por una bruja para ayudarlos en sus malas acciones. Los sapos, gatos y liebres fueron opciones comunes, y también se reportaron serpientes y perros negros. Un familiar también podía tener forma humana y, a menudo, se clasificaba como demonios enviados por el diablo.

En el Essex del siglo XVI, Agnes Waterhouse fue a la horca por instar a su gato, Satanás, a que matara los cerdos y la vaca de su vecino, y arruinara la cerveza y la mantequilla a cambio de una gota de sangre y un poco de leche. Una niña también insistió en que había visto un demonio en forma de perro negro que fue enviado por Waterhouse, un hecho respaldado por la propia hija del acusado. Waterhouse fue la primera bruja ahorcada en Inglaterra el 29 de julio de 1566 en Chelmsford.

Se recomendaba ser cortés con una supuesta bruja a quienes no se encontraban a menudo a merced de los malos acontecimientos después de un altercado que de otra manera no podrían explicar. Las mascotas y el ganado pueden sufrir, la cerveza y la mantequilla fallan, los niños se enferman, y eso a menudo era solo el comienzo si tenías la mala suerte de ser víctima del maleficium de una bruja o magia malévola. No restringida por los límites terrenales, la bruja aparecía a menudo en los dormitorios de sus víctimas, continuando con sus tortuosas formas.

En 1665, Rose Cullender y Amy Duny de Lowestoft fueron arrestadas con el pretexto de causar enfermedades en siete niños, incluso hacer que las hijas de Samuel Pacy vomitaran alfileres. Fueron ejecutados pocos días después de ser declarados culpables.

Diablo y tetina n. ° 8217

No debe confundirse con la marca del diablo, la tetina era una anomalía física natural en el cuerpo de la bruja que se usaba para succionar al familiar o diablillo que el diablo envió para ayudar a la bruja. Un pezón o pezón extra o incluso un pliegue de carne podría ser sospechoso.

El infame general cazador de brujas, Matthew Hopkins, se negó a dejarse influir por las explicaciones de las hemorroides o las cicatrices del parto para explicar el tejido extra. Insistió en que, en la mayoría de los casos, la tetina se encontraba en realidad en un área contraria, haciendo que esas excusas fueran irrelevantes.

El Señor y la oración # 8217s

Una cosa que se esperaba que todos pudieran hacer era recitar la Oración del Señor. Sin embargo, debido a su inherente maldad, una bruja no podría hacerlo ni recitar las Escrituras, una señal segura de estar aliado con el Diablo.

Jane Wenham falló esta prueba a pesar de varios intentos en 1712, y el jurado la declaró culpable y la condenó a muerte. El juez presidente, Sir John Powell, simpatizaba con Wenham, sin embargo, en su intervención, se le concedió un indulto y finalmente un perdón real después de una feroz y furiosa guerra de panfletos entre los que estaban a favor y en contra del acusado. Wenham vivió sus días bajo la protección de Earl Cowper, muriendo de causas naturales en 1729.

La prueba de pesaje

Pesar a una bruja contra la Biblia era otro indicio de culpa: una bruja se consideraba sin alma y, por lo tanto, pesaba menos que una persona que no había firmado su alma con el diablo. Si se pesaba al sospechoso y se encontraba más liviano que el libro, se establecía la culpabilidad, pero si pesaba más, el alma permanecía y no era una bruja.

En Salem, Massachusets, una presunta bruja fue comparada con una Biblia encuadernada en metal. En Oudewater, Holanda, la casa de pesaje se hizo famosa durante el siglo XVI cuando los acusados ​​de brujería viajaron desde lugares tan lejanos como Alemania y Hungría para demostrar su inocencia. Se paraban a un lado mientras eran interrogados, después de lo cual se colocaban pesas de hierro fundido en el otro lado. Aquellos que fueron autorizados recibieron un certificado para probar el hecho. Las escalas todavía están allí hoy y atraen un gran turismo.

Lagrimas de cocodrilo

Era un hecho bien establecido que una bruja no podía llorar de verdad. La razón de esto era simple: el diablo ayudaría al acusado a no sentir dolor en la tortura, y también la creencia de que una bruja no era completamente humana y, por lo tanto, incapaz de la corriente habitual de emociones humanas. En el Maleus Mallificarum, se advierte a los inquisidores contra las formas astutas de las brujas de producir lágrimas falsas en sus rostros usando su propia saliva, y deben ser vigilados cuidadosamente para evitar que esto suceda.

8 formas históricas de detectar a una bruja, todas las cuales seguramente te ayudarán a protegerte de cualquier daño potencial (especialmente si logras poner tus manos en una máquina del tiempo). ¿Cuál de estos crees que es el más interesante? ¡Háganos saber en los comentarios y asegúrese de consultar aquí para ver más rarezas brujas!

Se puede encontrar a Willow C Winsham en blogs sobre The Witch, The Weird y The Wonderful en winsham.blogspot.com y en Twitter. Cuando no está corriendo detrás de dos niños pequeños y tejiendo una manta interminable, también pasa su tiempo investigando "brujas" locales y trabajando en su novela.


Retrato de María Tudor, Reina de Inglaterra, desde 1554. Crédito: GL Archive / Alamy

1. Nuestra primera reina reinante

María fue la primera reina coronada en gobernar Inglaterra, de 1553 a 1558, por derecho propio y no por matrimonio con un rey, creó el precedente, consagrado en la ley en 1554, de que los poderes de la monarquía eran los mismos para una reina. como rey.

2. Ilegítimo

A los 17 años, María fue declarada ilegítima y destituida de la sucesión y enviada de la corte después de que su padre, el rey Enrique VIII, en su búsqueda de un heredero varón, se divorciara de su madre Catalina de Aragón a favor de Ana Bolena.

Retrato de la joven María I de Inglaterra, ca 1521-1525. Crédito: Asociación de imagen de patrimonio Ltd / Alamy

3. Truculento

Ella reaccionó de manera truculenta cuando se esperaba que se inclinara ante la nueva hija de Enrique y Ana, Isabel (más tarde la reina Isabel I), en la guardería del palacio real de Hatfield, y se negó a renunciar a su fe católica.

4. Restaurado

En 1544 María fue restaurada a la línea de sucesión (aunque permaneció ilegítima) después de que su padre se casara con su sexta esposa, Catalina Parr, en 1543 quien, para su crédito, reunió al rey y sus tres hijos en algo cercano a la armonía familiar.

5. Eliminado

Luego, la suerte cambió de nuevo cuando su medio hermano de nueve años, el rey Eduardo VI, ascendió al trono en 1547. La destituyó de la sucesión y, cuando murió en 1553, su prima protestante Lady Jane Grey fue nombrada reina en su lugar.

6. coronado

Mary reunió fuerzas en el castillo de Framlingham en Suffolk y los rebeldes detrás del mal juzgado golpe de estado de Lady Jane de la "Reina de los Nueve Días" retrocedieron. Cuando Mary entró en Londres, las campanas repicaron y la multitud vitoreó. Su herencia Tudor se mantuvo y fue coronada en la Abadía de Westminster el 1 de octubre de 1553.

Un retrato del futuro esposo de María I y heredero al trono de España, Felipe II con armadura, pintado por Tiziano en 1551 Crédito: Museo del Prado / Wikipedia

7. Matrimonio

El matrimonio de María con Felipe, heredero del trono español, en julio de 1554, tuvo un buen comienzo, a pesar de que él era 11 años menor que María. Pero, mientras amaba con su marido, Mary le negó la coronación y los fondos de la bolsa inglesa. Felipe, algo molesto, pasó mucho tiempo en el continente, dejando atrás a su desconsolada reina. El matrimonio quedó sin hijos.

8. Quemado

María restauró la supremacía papal en Inglaterra y revivió las viejas leyes de herejía. Así comenzó el terror que vio a casi 300 personas quemadas en la hoguera entre febrero de 1555 y noviembre de 1558.

9. Impopular

María se volvió aún más impopular cuando su Felipe, rey de España desde 1556, arrastró a Inglaterra a la guerra contra los franceses, lo que resultó en la pérdida de Calais en 1558, la última posesión de Inglaterra en Francia. María se lamentó: "Cuando yo esté muerta, encontrarán a Felipe y Calais grabados en mi corazón".

10. Desesperación

Acosada por la mala salud y la desesperación, falleció ese mismo año en el Palacio de St James. Tenía solo 42 años.


8 datos curiosos sobre Frankenstein y rsquos Autor, Mary Shelley

1. Mary Shelley publicó Frankenstein en 1818 cuando solo tenía 21 años.

De hecho, ¡Mary Shelley escribió su obra literaria más icónica cuando tenía solo 18 años! Cuando la novela se publicó por primera vez, hubo muchas críticas que criticaron la premisa de la historia con una reseña de John Wilson Croker, en 1818, que afirmaba que la novela y ldquoinculca ninguna lección de conducta, modales o moralidad que no pueda reparar, y ni siquiera lo hará. divertir a sus lectores, a menos que su gusto haya sido viciado deplorablemente & hellip & rdquo

Pero, a pesar de ser criticado por algunos críticos, en ese momento, Frankenstein se convirtió en un éxito entre los lectores que amaban el cuento gótico que rápidamente se convirtió en una pieza clásica de la literatura.

2. Mary Shelley se inspiró para escribir Frankenstein para un desafío de historia de fantasmas durante el año sin verano.

Durante el verano de 1816, el clima era pésimo y Percey Shelley y Mary Godwin (en ese momento) viajaron a Ginebra, Suiza, durante la temporada. Allí, Percy, Mary, su hijo, William, y la hermanastra de Mary & rsquos, Claire, se encontraron con Lord Bryon, que viajaba con John Polidori, su médico en ese momento. Según la Biblioteca Británica, pasaron juntos días de verano oscuros y sombríos discutiendo filosofías personales y cómo se crea la vida.

Entonces, un día, Lord Bryon sugirió que todos escribieran historias de fantasmas para compartirlas entre ellos. En la introducción del autor y rsquos Frankenstein , Escribió Mary Shelley,

& ldquoMe ocupé de mí mismo pensar en una historia & hellipOne que hablaría de los misteriosos miedos de nuestra naturaleza y despertaría un horror emocionante & mdashone para hacer que el lector temiera mirar a su alrededor, cuajar la sangre y acelerar los latidos del corazón. Si no lograba estas cosas, mi historia de fantasmas no sería digna de su nombre. & Rdquo

A través de la influencia de la competencia de historias de fantasmas y el entorno sombrío de su verano, Mary Shelley se inspiró para crear su historia de terror más icónica que se volvería a contar generaciones más tarde.

3. Mary Shelley & rsquos inspiración para Frankenstein vino de una pesadilla.

Atrapada sin nada que hacer más que leer poesía y reflexionar sobre ideas en su villa de verano, Mary Shelley tuvo una pesadilla durante una noche triste. Escribió en la introducción de su autor que soñaba con lo que se convertiría en Victor Frankenstein, y ldquoDuerme pero se despierta abre los ojos, mira, la cosa horrible se para junto a su cama, abre las cortinas y lo mira con ojos amarillos, acuosos, pero especulativos. ojos. & rdquo

Una vez que se despertó, Mary Shelley se sintió obligada a escribir más de esta historia diciéndoles a sus lectores: "¡La he encontrado!" Lo que me aterrorizó aterrorizará a los demás y solo necesito describir el espectro que acechaba mi almohada de medianoche.

4. Frankenstein se considera uno de los primeros ejemplos tempranos de ciencia ficción.

Después Frankenstein se publicó y los lectores comenzaron a acudir en masa para leer la novela de terror gótica centrada en un científico que crea nueva vida mediante el uso del galvanismo, la gente a lo largo de la historia ha considerado a Mary Shelley como la creadora de la ciencia ficción.

Según el Oxford Dictionary of National Biography, Frankenstein es & ldquot la ficción más conocida de la era romántica & rdquo y es uno de los primeros ejemplos de ciencia ficción en la historia de la narración, un tema que ha sido objeto de debate por muchos lectores a lo largo de los siglos.

5. Mary Shelley publicado originalmente Frankenstein anónimamente.

Cuando Frankenstein se publicó por primera vez, Mary Shelley no adjuntó su nombre a la historia, por lo que la novela se consideró escrita de forma anónima. Debido a esto, los lectores comenzaron a preguntarse si Percy Shelley realmente había escrito Frankenstein porque escribió la introducción a la historia, según Biografía.

El Seattle Times informó que Frankenstein en realidad se volvió a publicar dos veces: una en 1823, cuando finalmente se atribuyó a Mary Shelley como autora de la obra, y otra en 1831. ¿Lo más espantoso de todo? & ldquoMary Shelley nunca ganó regalías de [ Frankenstein ]. & rdquo

6. Se rumoreaba que Mary Shelley conservaba el corazón calcificado de Percy Shelley.

Uno de los hechos más góticos sobre el creador de Frankenstein Es que, cuando su esposo murió ahogado a una edad temprana, su cuerpo fue incinerado, pero una cosa se quedó quieta. Su corazón, que se había calcificado y se negó a arder, dijo The New York Times. Entonces, al igual que la reina gótica Mary Shelley, mantuvo el corazón de su difunto esposo y rsquos con ella en todo momento hasta su muerte, donde se encontró en su escritorio junto a su último trabajo en progreso, dijo Mental Floss.

Si eso no es lo más gótico que has leído, entonces no sé qué será.

7. La madre de Mary Shelley & rsquos era feminista, lo que influyó en su escritura.

Si bien Mary Shelley no pudo conocer a su madre, Mary Wollstonecraft, quien murió después del parto, es importante señalar la gran influencia que tuvo su madre. Mary Wollstonecraft fue escritora, defensora de los derechos de las mujeres y los rsquos, y una filósofa que escribió Una reivindicación de los derechos de la mujer pidiendo que las mujeres reciban una educación justa para poder progresar en la sociedad.

Si bien estas dos mujeres influyentes, por derecho propio, pueden no haber podido compartir una vida juntas, está claro que Mary Shelley provenía de una familia intelectual que no temía romper los límites de la sociedad. Esto pudo haberla influenciado a escribir Frankenstein en un momento en que las mujeres se sentían avergonzadas por escribir sobre los lados más oscuros de la vida.

8. Mary Shelley escribió algo más que Frankenstein.

Si bien es conocida por escribir el infame Frankenstein, Mary Shelley escribió más novelas a lo largo de su carrera que los lectores tal vez no conozcan. En 1823, Mary Shelley publicó Valperga, una novela de ficción histórica que sigue a Castruccio Castracani, que invade una tierra ficticia gobernada por la eutanasia. A lo largo de la historia, Castruccio hace que Eutanasia elija entre su amor por él o su amor por su tierra, Valperga, una historia muy diferente a la de Frankenstein .

Ella tambien escribio El último hombre en 1826, una novela de ciencia ficción apocalíptica que explora un mundo que está condenado a una plaga que acaba con la población. Otra novela que escribió fue Lodore en 1835, una novela centrada en los roles de las mujeres y los rsquos en la sociedad y en la familia, que es muy diferente de sus otras obras.

Entonces, esos son algunos datos divertidos sobre Mary Shelley, nuestra reina gótica de la escritura. ¿Has leído alguna de las obras de Mary Shelley & rsquos y, de ser así, cuáles son tus favoritas?


María, o Virgen María, es una de las mujeres más controvertidas en la historia de la religión. Según el Nuevo Testamento, María es la madre de Jesús. Ella era una mujer judía común de Nazaret, y Dios la impregnaba sin pecado. Los protestantes creen que ella no estaba libre de pecado, mientras que los católicos y los cristianos ortodoxos honran su virginidad. También se la conoce como Santísima Virgen María, Santa María y Virgen María. Aquí hay algunos datos interesantes que necesita saber sobre la mujer.

¿Qué sabemos de María?

Sabemos casi todo lo relacionado con María del Nuevo Testamento. Las únicas personas en el Nuevo Testamento que se mencionan más son Jesús, Pedro, Pablo y Juan. Las personas que han leído el Nuevo Testamento conocen a su esposo José, a sus parientes Zacarías e Isabel. También conocemos Magnificat, la canción que cantó. El Libro Sagrado también dice que viajó desde Galilea a la región montañosa y a Belén. Sabemos que ella y su esposo visitaron el templo donde se dedicó el niño Jesús cuando Jesús tenía 12 años. Caminó de Nazaret a Capernaum llevando a sus hijos con ella para visitar a Jesús. Y sabemos que estuvo en la crucifixión de Jesús en Jerusalén.

María, la mujer con valor y estrategia

En el arte cristiano occidental, María es retratada con mayor frecuencia como una persona piadosa. Sin embargo, María de los Evangelios es una persona completamente diferente. María trató de proteger a Jesús de meterse en problemas, y se hizo cargo cuando se enteró de lo que le iba a pasar. Ella era la que constantemente empujaba y presionaba a Jesús para que le diera vino, y se acercó a él cuando Jesús se quedó atrás en el templo.

El mito de la Inmaculada Concepción

Una de las teorías más controvertidas en torno a María es la Inmaculada Concepción. Según el Nuevo Testamento, la concepción no se refiere a su condición sexual cuando dio a luz al Señor Jesucristo. La creencia entre los católicos es que quedó embarazada por un milagro, no por una relación sexual. De esa manera, se cree que no tiene pecado, lo que la convierte en una madre adecuada para el Hijo de Dios. La creencia es que ella fue inmaculada por un acto de Dios.

María y su virginidad

Si María está libre de pecado y su virginidad son las dos áreas clave de conflicto entre los creyentes. Según los protestantes, por ejemplo, solo Jesús estaba libre de pecado. Los protestantes también creen que María tuvo otros hijos con su esposo José de la manera normal, antes de dar a luz a Jesús. La tradición católica, por otro lado, enseña que ella no tenía pecado y era perpetuamente virgen. El conflicto nunca podrá resolverse, ya que no hay pruebas de su impecabilidad en la Biblia. El aspecto sin pecado de María es una cuestión de tradición eclesiástica. Sin embargo, el Evangelio de Mateo puede probar su virginidad. En él, Mateo escribe "José no tuvo relaciones maritales con ella hasta que ella tuvo un hijo".

Tanto los protestantes como los católicos tienen razón

Cuando se trata de María, los protestantes creen que los católicos se exageran con ella. Los católicos, por otro lado, creen que los protestantes ignoran a María. Y de una manera interesante, ambos tienen razón. Algunos católicos enfatizan a María de una manera que uno puede pensar en ella como una persona divina, lo que para los protestantes está mal, ya que creen que se está glorificando de Jesús. Los protestantes basan sus creencias de Jesús, María y todo lo relacionado con la religión solo en la Biblia, mientras que los católicos basan sus creencias en la Biblia y la tradición de la Iglesia Católica Romana.

María y el Corán

El Corán, o el Libro Sagrado del Islam, honra a María de más formas que la Biblia. Ella es honrada como la única mujer en el libro que tiene un capítulo completo titulado después de ella. El capítulo "Maryam" se refiere a la Virgen María, donde se distingue singularmente. Lo que es aún más interesante, María se menciona más veces en el Corán que en el Nuevo Testamento.

Preocupación de María por la justicia económica

En una carta a James, Mary muestra y se hace eco de su preocupación por la justicia económica. En la carta, escribe “La religión pura y sin mancha delante de Dios, el Padre, es esta: cuidar de los huérfanos y las viudas en sus angustias, y mantenerse sin mancha del mundo”. La carta muestra que María conocía la pobreza y creía que la religión debería cuidar a las personas necesitadas.

Muerte de María

No hay palabra en la Biblia de la muerte de María. Dicho esto, todo lo que sabemos o no sabemos sobre su muerte, proviene de narrativas apócrifas. Hay muchas historias que florecen, pero muchas se apegan a la misma historia, describiendo sus últimos días, su funeral, entierro y resurrección. En casi todas las historias, María ha sido resucitada por Jesús y recibida en el cielo. Una de las versiones más populares que describen la muerte de María es la primera historia del obispo Juan de Tesalónica. En la historia, un ángel le dice a María que morirá en tres días. Luego convoca a familiares y amigos para que se queden con ella durante dos noches, y cantan en lugar de llorar. Tres días después del funeral, al igual que con Jesús, los apóstoles abrieron su sarcófago, solo para descubrir que Cristo se la llevó.


Vida temprana

Hija del rey Enrique VIII y de la princesa española Catalina de Aragón, María de niña fue un peón en la amarga rivalidad de Inglaterra con naciones más poderosas, siendo propuesta infructuosamente en matrimonio a tal o cual potentado deseado como aliado. Chica estudiosa y brillante, fue educada por su madre y una institutriz de rango ducal.

Desposada por fin con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, su primo Carlos V (Carlos I de España), él le ordenó a María que viniera a España con una enorme dote en efectivo. Esta demanda ignorada, la dejó plantada y concluyó un partido más ventajoso. En 1525 fue nombrada princesa de Gales por su padre, aunque la falta de documentos oficiales sugiere que nunca fue investida formalmente. Luego celebró la corte en el castillo de Ludlow mientras se hacían nuevos planes de compromiso. Sin embargo, la vida de Mary se vio radicalmente interrumpida por el nuevo matrimonio de su padre con Anne Boleyn.

Ya en la década de 1520, Enrique había planeado divorciarse de Catalina para casarse con Ana, alegando que, dado que Catalina había sido la esposa de su hermano fallecido, su unión con Enrique era incestuosa. Sin embargo, el Papa se negó a reconocer el derecho de Enrique a divorciarse de Catalina, incluso después de que el divorcio fuera legalizado en Inglaterra. En 1534, Enrique rompió con Roma y estableció la Iglesia de Inglaterra. En efecto, la acusación de incesto convirtió a Mary en ilegítima. Ana, la nueva reina, le dio al rey una hija, Isabel (la futura reina), prohibió a María el acceso a sus padres, la despojó de su título de princesa y la obligó a actuar como dama de honor de la pequeña Isabel. Mary nunca volvió a ver a su madre, aunque, a pesar del gran peligro, mantuvieron correspondencia secreta. El odio de Anne perseguía a Mary tan implacablemente que Mary temía la ejecución, pero, teniendo el coraje de su madre y toda la terquedad de su padre, no admitía la ilegitimidad de su nacimiento. Nor would she enter a convent when ordered to do so.

After Anne fell under Henry’s displeasure, he offered to pardon Mary if she would acknowledge him as head of the Church of England and admit the “incestuous illegality” of his marriage to her mother. She refused to do so until her cousin, the emperor Charles, persuaded her to give in, an action she was to regret deeply. Henry was now reconciled to her and gave her a household befitting her position and again made plans for her betrothal. She became godmother to Prince Edward, Henry’s son by Jane Seymour, the third queen.

Mary was now the most important European princess. Although plain, she was a popular figure, with a fine contralto singing voice and great linguistic ability. She was, however, not able to free herself of the epithet of bastard, and her movements were severely restricted. Husband after husband proposed for her failed to reach the altar. When Henry married Catherine Howard, however, Mary was granted permission to return to court, and in 1544, although still considered illegitimate, she was granted succession to the throne after Edward and any other legitimate children who might be born to Henry.

Edward VI succeeded his father in 1547 and, swayed by religious fervour and overzealous advisers, made English rather than Latin compulsory for church services. Mary, however, continued to celebrate mass in the old form in her private chapel and was once again in danger of losing her head.


Mary I: 8 facts about her life, death and legacy

Mary I, aka Mary Tudor or 'Bloody Mary', was the daughter of Henry VIII and his first wife, Catherine of Aragon. The first queen regnant of England, she succeeded the English throne following the death of her half-brother, Edward VI, in 1553. But how much do you know about her? From her phantom pregnancy to her military accomplishments, we bring you the facts about her reign

Esta competición se ha cerrado

Published: February 18, 2021 at 7:11 am

We bring you eight facts about the Tudor monarch Mary I, the first queen regnant of England…

Mary I was declared illegitimate by her father, Henry VIII

The only surviving child of Henry VIII and Catherine of Aragon, Mary I was effectively bastardised when her father divorced her mother in order to marry Anne Boleyn. Henry VIII claimed that the marriage had been incestuous and illegal, as Catherine had been married to his late brother, Arthur.

Following the birth of Mary’s half-sister, Elizabeth (the future Elizabeth I), in September 1533, an Act of Parliament declared the 17-year-old Mary illegitimate and removed her from the succession to the throne (though she was reinstated by the 1543 Third Act of Succession and by Henry’s will). Mary was denied access to her mother, who had been sent by Henry to live away from court, and never saw her again.

Mary I remained a devout Catholic

Mary was later named heir to the throne after her younger half-brother Edward – but only after she had agreed to recognise their father as head of the church. Nevertheless, Mary remained a devout Catholic. She and her brother had a tempestuous relationship as they differed greatly in their religious views. When, aged nine, Edward VI inherited the throne in 1547 and confronted Mary’s Catholicism, she declared that she would rather lay her head on a block than forsake her faith.

Mary was the orchestrator of an extraordinary coup d’état

The first queen to rule England in her own right (rather than a queen through marriage to a king), Mary acceded the throne following her brother’s death in July 1553 in what Anna Whitelock describes as “an extraordinary coup d’état”. Edward had written Mary out of the succession and instead named his Protestant cousin Lady Jane Grey as heir to the throne, but Mary enjoyed widespread popular support and days later, on 19 July, she was proclaimed queen.

Writing for Revista de Historia de la BBC in December 2014, Anna Whitelock argued: “The scale of [Mary’s] achievement is often overlooked. Mary had led the only successful revolt against central government in 16th-century England. She had eluded capture, mobilised a counter-coup and, in the moment of crisis, proved courageous, decisive and politically adept.”

Mary I is remembered as a bloody queen

Mary I is remembered for attempting to reverse the Reformation and return England to Catholicism. As her reign progressed, Mary “grew more and more fervent in her desire”: she restored papal supremacy, abandoned the title of Supreme Head of the Church and reintroduced Roman Catholic bishops.

Mary also famously revived old heresy laws to secure the religious conversion of the country – heresy being a treasonable offence. Over the next three-and-a-half years, hundreds of Protestants – most accounts say around 300 – were burned at the stake.

Mary I suffered a ‘phantom pregnancy’

Aged 37 and unmarried when she ascended the throne, Mary knew that in order to prevent her Protestant half-sister Elizabeth from succeeding her, she needed to marry and produce an heir. Mary’s decision in July 1554 to marry Philip of Spain, who in 1556 was to inherit that nation’s throne from his father, Charles V, was “politically expedient”, says Anna Whitelock.

In her December 2014 article written for Revista de Historia de la BBC, Whitelock wrote: “The marriage treaty was as ‘favourable as possible for the interest and security and even the grandeur of England’, with Mary’s legal rights as queen preserved and Spanish influence kept to a minimum.”

In January 1554 Mary faced – and later defeated – a Protestant rebellion led by landowner Thomas Wyatt that aimed to prevent the match with Philip. Wyatt was later executed at Tower Hill. Mary imprisoned her half-sister Elizabeth at the Tower of London in 1554, suspecting her of involvement in Wyatt’s plot against her. Elizabeth was later released into house arrest in the country.

A peculiar episode in Mary’s reign was her phantom pregnancy of 1555. On 30 April “bells rang, bonfires were lit and there were celebrations in the street, following news that Mary I had given birth to a healthy son. But in reality there was no boy, and eventually all hope of a child died out.” The marriage was childless and Philip eventually deserted Mary, spending most of his time in Europe.

Mary I was a highly impressive queen

Historians have long focused on the negative aspects of Mary’s five-year reign, branding her a religious bigot and a military failure, but in recent years Mary has been largely reappraised.

Anna Whitelock says: “Mary’s accession had changed the rules of the game, and the nature of this new feminised politics was yet to be defined, yet in many respects Mary proved more than equal to the task. Decisions over the details of the practice and power of a queen regnant became precedents for the future. In April 1554 Mary’s parliament passed the Act for Regal Power, which enshrined in law that queens held power as ‘fully, wholly and absolutely’ as their male predecessors, thereby establishing the gender-free authority of the crown.”

Mary also restructured the economy and reorganised the militia, rebuilt the navy and successfully managed her parliament. By securing the throne, Mary ensured that the crown continued along the legal line of Tudor succession.

Mary I was not such a military failure

Mary is remembered for her unsuccessful war against France that led to the loss of Calais, England’s last possession in France, in January 1558. But before the loss of Calais, Mary enjoyed military successes. For example, in August 1557 English and Spanish forces captured Saint-Quentin, an action in which some 3,000 French troops were killed and 7,000 captured, including their commander Anne de Montmorency, the constable of France.

Mary I is buried in Westminster Abbey

Mary died on 17 November 1558, possibly from cancer, leaving the crown to her half-sister Elizabeth. Mary is buried beneath Elizabeth I in Westminster Abbey. King James I arranged for Elizabeth I to be dug up from elsewhere in the abbey three years after her death and moved into Mary’s grave.

This article was first published by HistoryExtra in February 2016


If You’re Adopted

If you were adopted, you may not know anything about your birth parents’ health history. If that’s the case, a big chunk of your medical history is a question mark. You may wonder if you’re at risk for heart disease, cancer, or other diseases that run in families.

Rules vary by state, but most adopted people are able to access details about their birth parents’ family medical history once they become adults. Such information may be found through a state’s child welfare agency or the department that assists with adoptions.


Mary I

Mary I is also referred to as Mary Tudor or “Bloody Mary”. Mary’s father was Henry VIII and her mother was Catherine of Aragon, Henry’s first wife. She was crowned only after the attempt to put Lady Jane Grey on the throne.

Mary I was queen from 1553 to 1558. When she was crowned queen, she was very popular with the people of England. It was this popularity that helped to quickly overturn the attempt to put Lady Jane Grey onto the throne of England. However this popularity quickly turned sour because of her religious changes and her marriage.

Mary completely reversed the religious changes of Edward. She had been brought up as a strict Roman Catholic and was horrified by her half-brother’s changes.

The Catholic Mass was restored and Holy Communion was banned. All priests had to be Catholic the basic furniture in the Protestant churches was replaced with the colourful furniture and paintings of the Catholic Church. Services were held in Latin and Cranmer’s English prayer book was banned. The pope was made head of the church again.

The majority of the people of England accepted these changes – the Tudor royal family was still respected throughout the country. However, some did not. Some refused to change and they were burned at the stake for heresy. Nearly 300 people died in this way. One was Archbishop Cranmer who had written the banned English prayer book. The treatment of these heretics, and many were ordinary people, did much to make Mary unpopular – hence her nickname “Bloody Mary”.

English people, at this time, feared the power of Spain. To bring the two countries closer together, Mary accepted a marriage proposal from the king of Spain – Philip II. He was also a very strong Catholic. Mary’s advisors and friends warned her not to marry Philip but she went against their advice and married him in 1554. The people of England greatly feared that Philip would control England and this lead to Mary becoming very unpopular with her people.

The marriage was a disaster. Philip spent much of his time in Spain and the two rarely saw one another. They had no children.

When Mary died in 1558, she was a very unhappy person. Her marriage, on which she had placed so much hope, failed and the people of England resented her.


Hunters and fishers have to honour the treaties

Indigenous hunting and fishing rights are treaty rights, contained in the treaties signed between the government of Canada and First Nations leaders and then enshrined in the Constitution in 1982.

In northeastern Ontario, the three main treaties are the Robinson-Huron and Robinson-Superior Treaties of 1850 and Treaty 9 from 1905.

So, an Indigenous person only has the right to hunt and fish in their treaty area and while they are generally understood geographically, there are no firm boundaries.

"There isn't really a physical or geographic boundary somewhere in the bush that says once you walk past this maple tree or jackpine, you're not in Robinson-Superior," says Sudbury-based Indigenous lawyer Martin Bayer.

While many First Nations people make sure to bring their status card when they go hunting or fishing, it doesn't actually prove they have a right to harvest in that area.

"That actually isn't the official document to prove you have a treaty right. And as of yet, there isn't really an official document. Usually the status card is sufficient evidence for a conservation officer not to interfere with a person's right to fish," says Fred Bellefeuille, the legal counsel for the Anishnabek Nation, also known as the Union of Ontario Indians.

"A lot of it depends on the discretion of the conservation officer."

But Indigenous people can hunt outside of their treaty area if they have something called a Shipman letter.

It's named after a court case from the early 2000s when a family from Walpole Island First Nation in southern Ontario was charged for hunting moose near Wawa and found out after the fact that they would have had the permission of the nearby Michipicoten First Nation.

Now, visiting hunters and fishermen can be issued letters by a first nation that act as a license, even laying out what animals they are allowed to harvest and when.


The “Other” Proverbs 31 Woman

The poetic figure found in Proverbs 31 is not the only woman in the Bible to receive the high praise of, “eshet chayil!” or “woman of valor!”

So did Ruth.

Ruth was a destitute foreigner whose daily work involved gathering, threshing, and winnowing wheat. For most of her story, she is neither a wife nor a mother. Circumstantially, her life looked nothing like the life of the woman depicted in Proverbs 31.

Ruth didn’t spend her days making clothes for her husband. She had no husband she was widowed.

Ruth's children didn’t rise up and call her blessed. She was childless.

Ruth didn’t spend her days exchanging fine linens with the merchants and keeping an immaculate home. She worked all day in the sun, gleaning leftovers from other people's fields, which was a provision made for the poorest of the poor in Israel.

And yet guess what Boaz says of Ruth antes de she gets married, antes de she has a child, antes de she becomes a wealthy and influential woman:

“All the people of my town know that you are a woman of noble character” (Ruth 3:11).

The Hebrew that's used there is “eshet chayil" - woman of valor.

Ruth is identified as a woman of valor, not because checked off some Proverbs 31 to-do list by getting married, keeping a clean house and producing children, but because she lived her life with incredible bravery, wisdom, and strength. She lived her life with valor.

So pastors, don’t be afraid of looking to Scripture for examples of strong and capable women. But be careful of focusing on marriage, motherhood, and domesticity, when it is not our roles that define us, but the integrity and bravery we bring to those roles.

You don’t have to turn to Proverbs 31 to find women of valor. You can turn to Sarah, Deborah, Esther, Mary Magdalene, Mary of Bethany, Mary of Nazareth, Martha, the Apostle Junia, Priscilla, Phoebe, and Tabitha too. And you can turn to the women of valor in your life and around the world who are bringing their unique gifts, insights, passions, and callings to bring hope and healing to the world.

That’s what it really means to honor Proverbs 31.

For a much more in-depth look at this passage and others in Wisdom literature, see Bruce Waltke's The Book of Proverbs: Chapters 15-31 and Ellen F. Davis' Proverbs, Ecclesiastes, and the Song of Songs.


Ver el vídeo: 8 Things You May Not Know About Queen Elizabeth II (Enero 2022).