Información

Evolución humana: los secretos de los primeros antepasados ​​podrían ser descubiertos por las selvas tropicales africanas


Por Eleanor Scerri / La conversación

Piense en las selvas tropicales africanas y la imagen es inevitablemente la de un reino oscuro y ominoso donde la vida es abundante, pero alarmantemente críptica. En lugar de la sensación de espacio que ofrecen las vistas largas e icónicas de los pastizales, la distancia se comprime en redes enmarañadas de follaje, que ocultan tanto a los depredadores como a las presas. Las proteínas, los carbohidratos y las grasas difusos y de difícil acceso aumentan las posibilidades de encontrar una serie de peligros al acecho. Por estas razones, durante mucho tiempo se pensó que los humanos solo pudieron colonizar las selvas tropicales en los últimos miles de años, después del desarrollo de la agricultura.

De hecho, todavía no tenemos una idea clara de cuándo los humanos comenzaron a habitar las selvas tropicales. Pero la creciente evidencia está deconstruyendo la idea de que las selvas tropicales, es decir, los bosques que requieren entre 2.500 y 4.500 mm de lluvia al año, eran "desiertos verdes" hostiles para los primeros cazadores recolectores.

Adaptación temprana a las selvas tropicales

En el sur de Asia, ahora hay evidencia arqueológica convincente de que Homo sapiens se adaptó rápidamente a la vida en las selvas tropicales. En la cueva Niah en Borneo, las plantas tóxicas obtenidas de los hábitats de la selva tropical cercana se estaban procesando desde hace 45.000 años, poco después de que se documentara por primera vez a las personas en esta región. En Sri Lanka, existe evidencia de una dependencia directa de los recursos de la selva tropical hace al menos 36.000 años. Y un artículo publicado en Nature el año pasado informó de la presencia de humanos en un entorno de selva tropical en Sumatra que se remonta a unos asombrosos 70.000 años.

Cueva Niah, Borneo. ( CC BY 3.0 )

Si los primeros humanos pudieron adaptarse a las selvas tropicales del sur de Asia, entonces quizás también lo hicieron mucho antes en África al inicio de nuestra especie. Si bien esta no es una sugerencia nueva, ahora sabemos que nuestra especie surgió por primera vez en África hace más de 300.000 años, lo que dejó mucho tiempo para que nuestros antepasados ​​se adaptaran a diversos hábitats.

Pero es difícil encontrar pruebas concluyentes de la presencia de bosques tropicales. Las selvas tropicales son entornos de trabajo de campo muy desafiantes, sobre todo porque las condiciones cálidas y húmedas significan que muy poco del registro arqueológico sobrevive al paso del tiempo.

Además, las ecologías de la selva tropical de África son frágiles, sostenidas por niveles anuales de lluvia que se encuentran en el límite más bajo de lo que se requiere para mantener una selva tropical. Esto significa que hubo episodios frecuentes de fragmentación de la selva tropical en la prehistoria, lo que dificulta establecer el contexto ambiental de la ocupación humana en el pasado en las regiones que hoy son boscosas. Con la excepción de unas pocas personas dedicadas, las selvas tropicales de África apenas se han explorado por su papel potencial en la evolución humana.

  • Los climas fríos contribuyeron a la extinción de los neandertales
  • Los arqueólogos australianos abandonaron el término Edad de Piedra hace décadas, y tú también deberías
  • ¿Inactivo no innovador? Un nuevo estudio dice que la pereza condujo a la extinción del Homo erectus

¿Los primeros habitantes de la selva africana?

A pesar de los muchos problemas descritos anteriormente, existen tentadoras sugerencias de que los humanos usaban y quizás vivían en las selvas tropicales africanas mucho antes del desarrollo de la agricultura hace unos 8.000-9.000 años.

También se está haciendo evidente que esta línea de investigación tiene cada vez más implicaciones sobre cómo entendemos nuestra historia evolutiva. Rigurosos estudios etnográficos han demostrado que la disponibilidad de alimentos vegetales silvestres se ha subestimado considerablemente en las selvas tropicales de África, y hay algunas pruebas que apoyan la antigua explotación de esos recursos.

Explorando bosques a orillas del sistema fluvial de Gambia. © Eleanor Scerri, autor proporcionado

Un antiguo diente de homínido de África Central indica que nuestros antepasados ​​homínidos ya vivían en entornos mixtos en los bordes de los bosques hace unos 2,5 millones de años. Las herramientas compuestas de forrajeo que se argumentó que estaban adaptadas a los bosques pueden haber aparecido hace 265.000 años y se han encontrado en vastas regiones de la selva tropical moderna. Y la nueva evidencia publicada este año muestra que los seres humanos estaban explotando entornos mixtos de bosques tropicales y pastizales en Kenia hasta hace 78.000 años.

Los fósiles humanos posteriores que datan de hace unos 22.000 años de la República Democrática del Congo y de hace 12.000 años en el sur de Nigeria presentan suficientes características morfológicas distintivas para sugerir que las poblaciones a las que pertenecían no se mezclaban a menudo con otras de otras partes de África. Específicamente, estos fósiles tienen más similitudes físicas con las personas que vivieron hace entre 100.000 y 300.000 años que sus contemporáneos. Es posible que estuvieran separados porque se habían adaptado a la vida en entornos muy diferentes.

Mi trabajo de campo en el África occidental tropical también ha descubierto sorprendentes similitudes culturales. Algunos grupos que vivieron aquí hasta hace 12.000 años estaban fabricando herramientas de piedra que eran más típicas de las personas que vivían en períodos de tiempo igualmente anteriores. Esto no es similar a los hallazgos de otros lugares que enfatizan la presencia tardía de una única forma de artefacto en un conjunto de herramientas "avanzado". Mis hallazgos de Senegal podrían fácilmente trasplantarse a una situación 50.000 o 100.000 años antes, y no se verían fuera de lugar. ¿Por qué la gente de aquí mantenía tradiciones culturales materiales tan antiguas cuando las poblaciones de otros lugares habían comenzado a experimentar con la agricultura? ¿Eligieron mantener fuertes fronteras culturales? ¿O estaban aislados, ya sea por la distancia o por algún otro factor?

  • ¿Repensar el Homo sapiens? La historia de nuestros orígenes se complica vertiginosamente
  • La diversidad genética masculina neolítica se desplomó: este es el motivo
  • Bosques sudamericanos críticamente amenazados fueron plantados por pueblos antiguos

Explorando bosques en la frontera entre Senegal y Guinea en busca de rastros de antiguos asentamientos humanos con el Proyecto de Prehistoria de Senegal en 2018. © Eleanor Scerri, autor proporcionado

Implicaciones para la evolución humana

Si bien todavía estamos trabajando para establecer el contexto ambiental de estos sitios, parece plausible que las regiones de bosques densos hayan jugado un papel importante en la separación y, por lo tanto, la diversificación Homo sapiens poblaciones. Estas regiones representaban hábitats humanos discretos, anunciando los inicios de nuestra adaptabilidad o "modernidad ecológica" y añadiendo a la gama de procesos que impulsan la variación física significativa de los primeros miembros de nuestra especie. De hecho, tales procesos de diversificación pueden incluso haber sido el caldero de nuestra plasticidad biológica y flexibilidad conductual, como sostengo en un artículo reciente.

La trama se complica aún más en este punto. Parece que nuestra especie compartía África con otros homínidos genéticamente más divergentes, como Homo heidelbergensis , Homo naledi y quizás otras especies aún por descubrir. Incluso hay sugerencias de que puede haber habido un flujo de genes entre Homo sapiens y uno o más de tales homínidos. Si se demuestra, el mosaico cambiante de los diversos entornos de África, incluidas las selvas tropicales, por lo tanto, también puede haber contribuido a facilitar la persistencia tardía de tales especies y los episodios posteriores de flujo de genes con Homo sapiens . Es posible que los últimos grupos de especies como Homo heidelbergensis escondido en los bosques.

Dados los extraordinarios descubrimientos de la última década, ciertamente es prudente mantener la mente abierta y evitar las afirmaciones demasiado dogmáticas sobre la evolución humana. Este es particularmente el caso cuando se sabe tan poco sobre vastas extensiones de África, cuyas regiones de selva tropical cubren 2,2 millones de millas cuadradas. El único hecho ineludible es que aún queda mucho por descubrir.


2021

Kaboth-Bahr, S., Gosling, W.D., Vogelsang, R., Bahr, A., Scerri, E.M.L., Asrat, A., Cohen, A.S., D & uumlsung, W ,, Foerster, V.A., Lamb, H.F., Maslin, M.A., Roberts, H.M., Sch & aumlbitz, F., Trauth, M.H. Influencia de Paleo-ENSO en los entornos africanos y los primeros humanos modernos. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. DOI: 10.1073 / pnas.2018277118.

Blinkhorn, J., Groucutt, H.S. Scerri, E.M.L., Petraglia, M.D., Blockley, S. Cambios direccionales en las tecnologías centrales de Levallois entre África Oriental, Arabia y el Levante durante MIS 5. Informes científicos 11, 11465.

Scerri, E.M.L., Frouin, M., Breeze, P.S., Armitage, S., Candy, I., Groucutt, H.S., Drake, N. Parton, A., White, T.S., Alsharekh, A.M., Petraglia. M.D. La expansión de los homínidos achelenses en el desierto de Nefud de Arabia. Informes científicos 11, 10111

Schlebusch, CM, Loog, L., Groucutt, HS, King, T., Rutherford, A., Barbieri, C., Barbujani, G., Chikhi, L., Jakobsson, M., Eriksson, A., Manica, A., Tishkoff, SA, Scerri, E.M.L., Scally, A., Brierly, C., Thomas, M.G. ¿Orígenes humanos en los paleohumedales del sur de África? Afirmaciones sólidas de evidencia débil. Revista de ciencia arqueológica 130, 105374.

Bergstr y oumlm, A., Stringer, C., Hajdinak, A., Scerri, E.M.L., Skoglund, P. Orígenes de la ascendencia humana moderna. Naturaleza 590, 229 y ndash237.

Blinkhorn, J., Zanolli, C., Compton, T., Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Cr & eacutet & eacute, L., Stringer, C., Petraglia, M.D., Blockley, S. Nubian Tecnología de Levallois asociada con los neandertales más australes. Informes científicos 11, 2869.

Scerri, E.M.L., Niang, K., Candy, I., Blinkhorn, J., Bateman, M.D., Mills, W., Cerasoni, J.N., Bateman, M.D., Crowther, A., Groucutt, H.S. Continuidad de la Edad de Piedra Media en el Holoceno. Informes científicos 11, 70. (PDF).

2020

Scerri, E.M.L., K & uumlhnert, D., Blinkhorn, J., Groucutt, HS, Roberts, P., Nicoll, K., Zerboni, A., Orijemie, EA, Barton, H., Candy, I., Goldstein, S., Hawks, J., Niang, K., N & rsquoDah, D., Petraglia, MD, Vella, NS Las ciencias de campo deben transformarse en respuesta a COVID-19. Ecología y Evolución de la Naturaleza. DOI: 10.1038 / s41559-020-01317-8 (PDF)

Stewart, M., Louys, J., Breeze, P.S., Clark-Wilson, R., Drake, N.A., Scerri, E.M.L., Zalmout, I.S., Al-Mufarreh, Y.A.S., Soubhi, S.A., Haptari, M.A., Alsharekh, A.M., Groucutt, H.S., Petraglia, M.D. Un estudio taxonómico y tafonómico de los depósitos fósiles del Pleistoceno del desierto occidental de Nefud, Arabia Saudita. Investigación Cuaternaria 1-22. doi: 10.1017 / qua.2020.6

2019

Scerri, E.M.L. Taxonomía cultural para el Paleolítico superior europeo: un problema de gran alcance. Antigüedad 93 (371), 1362-1364.

Scerri, E.M.L., Chikhi, L., Thomas, M.G. Más allá de los modelos de evolución humana multirregionales y simples fuera de África. Ecología de la naturaleza y evolución de amp 3, 1370 y ndash1372. (PDF)

Scerri, E.M.L. & amp Spinapolice, E.E.A. Líticas de la Edad de Piedra Media del norte de África. Revista de Ciencias Antropológicas 97, 1-36. (PDF)

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Stringer, C., Petraglia, M.D. Skhul tecnología lítica y la dispersión de Homo sapiens en el suroeste de Asia. Cuaternario internacional 515, 30-52.

Will, M., Tryon, C., Shaw, M., Scerri, E.M.L., Ranhorn, K., Pargeter, P., McNeil, J., Mackay, A., Leplongeon, A., Groucutt, HS, Douza, A., Brooks, A. Análisis comparativo de los artefactos de la Edad de Piedra Media en África (CoMSAfrica) . Antropología evolutiva 28, 57-59. (PDF)

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Drake, N., Zahir, M., Louys, J., Armitage, S., Petraglia, MD, Al-Omari, A., Al-Fageri, S., Al Murayyi, KSM, Alsharekh, A. y el SGS. Informe del trabajo de campo del Proyecto Nefud de Palaeodeserts, 2016. Atlal: Revista de arqueología de Arabia Saudita 27, 115-140.

2018

Scerri, E.M.L., Shipton, C., Clark-Balzan, L., Frouin, M., Schwenninger, J.-L., Groucutt, HS, Breeze, PS, Parton, A., Blinkhorn, J., Drake, NA, Jennings, R., Cuthbertson, P., Al Omari, A., Alsharekh, AM, Petraglia, MD La expansión de los homínidos achelenses posteriores en la Península Arábiga. Informes científicos 8, 17165.

Roberts, P., Stewart, M., Aziz, N., Breeze, P., Drake, N., Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Lee-Thorp, J., Louys, J., Zalmout, I., Zech, J., Boivin, N., Petraglia, M.D. Los isótopos estables de herbívoros fósiles revelan un paleoambiente homínido del Pleistoceno en y lsquoGreen Arabia & rsquo. Ecología y evolución de la naturaleza 2, 1871 y ndash1878.

Scerri, E.M.L., Guagnin, M., Groucutt, HS, Armitage, AJ, Parker, LE, Drake, NA, Louys, J., Breeze, P., Zahir, M., Alsharekh, A., Petraglia, MD 2018. Pastoralismo neolítico en extremo ambientes marginales durante la fase húmeda del Holoceno medio, en el norte de Arabia Saudita. Antigüedad 92 (365), 1180-1194.

Scerri, E.M.L., Thomas, MG, Manica, A., Gunz, P., Stock, J., Stringer, CB, Grove, M., Groucutt, HS, Timmermann A., Rightmire, GP, d & rsquoErrico, F., Tryon, C. , Drake, NA, Brooks, A., Dennell, R., Durbin, R., Henn, B., Lee-Thorpe, J., deMenocal, P., Petraglia, MD, Thompson, J., A., Scally , A., Chikhi, L. ¿Evolucionaron nuestras especies en poblaciones subdivididas en África y por qué es importante? Tendencias en ecología y evolución 33, 582-594.

Shipton, C., Blinkhorn, J., Breeze, P.S., Cuthbertson, P., Drake, N., Groucutt, H.S., Jennings, R.P., Parton, A., Scerri, E.M.L., Alsharekh, A., Petraglia, M.D.2018. Tecnología achelense y uso del paisaje en Dawadmi, Arabia central. Más uno 13 (7): e0200497.

Groucutt, HS, Gr & uumln, R., Zalmout, ISA, Drake, NA, Armitage, SJ, Candy, I., Clark-Wilson, R., Louys, J., Breeze, PS, Duval, M., Buck, LT , Kivell, T., Pomeroy, E., Stephens, N., Stock, JT, Stewart, M., Price, GJ, Kinsley, L., Sung, WW, Alsharekh, A., Al-Omari, A., Zahir, M., Memesh, AM, Abdulshakoor, AJ, Al-Masari, AM, Bahameem, AA, Al Murayyi, KSM, Zahrani, B., Scerri, E.M.L., Petraglia, M.D.2018. Homo sapiens en Arabia hace 85 mil años. Ecología y evolución de la naturaleza 2, 800 y ndash809.

2017

Scerri, E.M.L. La Edad de Piedra de África Occidental. Enciclopedia de investigación de Oxford de la historia africana.http: //africanhistory.oxfordre.com/view/10.1093/acrefore/9780190277734.001.0001/acrefore-9780190277734-e-137

Scerri, E.M.L. La Edad de Piedra Media del norte de África y su lugar en la evolución humana reciente. Antropología evolutiva 26 (3), 119-135.

Scerri, E.M.L., Blinkhorn, J., Niang, K., Bateman, M., Groucutt, H.S. La persistencia de la tecnología de la Edad de Piedra Media hasta la transición del Pleistoceno / Holoceno respalda un escenario evolutivo complejo de homínidos en África Occidental. Informes de la Revista de Ciencias Arqueológicas 11, 639-646.

Scerri, E.M.L. Le contexte d & eacutemographique de la premi & egravere dispersion des hommes modernes: une perspectiva de la Edad de Piedra Media de l & rsquoAfrique du Nord. Annales de la Fondation Fyssen 30, 161-171.

Scerri, E.M.L. Puentes y barreras: la demografía del Pleistoceno tardío del cinturón saharo-árabe. En D. Agius, E. Khalil y E.M.L. Scerri (eds.), Actas de la VI Conferencia del Mar Rojo. Brill Publishing: Leiden. págs. 69-88.

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Amor, K., Shipton, C., Jennings, R.P, Parton, A., Clark-Balzan, L., Alsharekh, A., Petraglia, M.D. Adquisición de materias primas del Paleolítico Medio y reducción en etapa inicial en Jubbah, Arabia Saudita. Investigación arqueológica en Asia 9, 44-62.

Breeze, P.S., Groucutt, H.S., Drake, N.A., Louys, J., Scerri, E.M.L., Armitage, Zalmout, ISA, Memesh, AM, Haptari, MA, Soubhi, SA, Matari, HA, Zahir, M., Al-Omari, A., Alsharekh, AM, Petraglia, MD Prehistoria y paleoambientes del desierto occidental de Nefud , Arabia Saudita. Investigación arqueológica en Asia 10, 1-16.

Campmas, E., Stoetzel, E., Oujaa, A., Scerri, E.M.L. Introducción al número especial & lsquoThe Role of North Africa in the Emergence and Development of Modern Behaviors: An Integrated Approach. & lsquoRevista Arqueológica Africana 34, 447 y ndash449.

2016

Scerri, E.M.L., Blinkhorn, J., Gravina, B., Delagnes, A. ¿Pueden los análisis de atributos líticos identificar trayectorias de reducción discretas? Un estudio cuantitativo utilizando constelaciones líticas reacondicionadas. Revista de método y teoría arqueológicos 23, 669 y ndash691.

Scerri, E.M.L., Blinkhorn, J., Groucutt, H.S., Niang, K. La Edad de Piedra Media del Valle del Río Senegal. Cuaternario internacional 408, 16 y ndash32.

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Lewis, L., Clark-Balzan, L., Blinkhorn, J., Jennings, R.P., Parton, A., Petraglia, M.D. Conjuntos de herramientas de piedra y modelos para la dispersión de Homo sapiens fuera de Africa. Cuaternario internacional 382, 8-30.

Stimpson, C.M., Lister, A., Parton, A., Clark-Balzan, L., Breeze, P.S., Drake, N.A., Groucutt, H.S., Jennings, R., Scerri, E.M.L., White, TS, Zahir, M., Duval, M., Gr & uumln, R., Al-Omari, A., Sultan, K., Al Murayyi, M., Zalmout, IS, Mufarreh, YA, Memesh, AM, Petraglia, MD Fósiles de vertebrados del Pleistoceno medio del desierto de Nefud, Arabia Saudita: implicaciones para la biogeografía y la paleoecología. Reseñas de ciencias cuaternarias 143, 13-36.

2015

Scerri, E.M.L., Breeze, P., Parton, A., Groucutt, HS, Stimpson, C., White, TS, Clarke-Balzan, L., Jennings, R., Petraglia, MD Habitacion humana del Pleistoceno medio a tardio en el oeste de Nefud Desierto, Arabia Saudita. Cuaternario internacional 382, 200-214.

Groucutt, H.S, Shipton, C., Scerri, E.M.L., Alsharekh, A., Petraglia, M.D. Asentamiento a orillas del lago del Pleistoceno tardío en el norte de Arabia: tecnología del Paleolítico medio de Jebel Katefeh, Jubbah. Cuaternario internacional 382, 215-236.

Breeze, P.S., Drake, N.A., Groucutt, H.S., Parton, A., Jennings, R.P., White, T.S., Clark-Balzan, L., Shipton, S., Scerri, E.M.L., Stimpson, C.M., Crassard, R., Hilbert, Y., Alsharekh, A., Al-Omari, A., Petraglia, M.D. Técnicas de teledetección y GIS para reconstruir la paleohidrología árabe e identificar sitios arqueológicos. Cuaternario internacional 382, 98-119.

Stimpson, C.M., Breeze, P., Clarke-Balzan, L., Groucutt, H.S., Jennings, R.P, Parton, A., Scerri, E.M.L, White, T., Petraglia, M.D. Observaciones preliminares de vertebrados estratificados del Pleistoceno con un nuevo registro de Panthera gombaszogensis (Kretzoi, 1938) del norte de Arabia Saudita. Cuaternario internacional 382, 169-180.

Groucutt, H.S, Petraglia, M.D, Bailey, G., Scerri, E.M.L., Thomas, MG, Parton, A., Clark-Balzan, L., Jennings, R., Lewis, L., Blinkhorn, J., Drake, NA, Breeze, P., Boivin, N., Inglis, RH , Devèsc, MH, Meredith-Williams, M., Scally, A. Repensar la dispersión de Homo sapiens fuera de Africa. Antropología evolutiva 24, 149-164. doi: 10.1002 / evan.21455

Groucutt, H. S., Clark-Balzan, L., Crassard, R., Shipton, C., Parton, S., Jennings, R., Parker, A.G., Breeze, P., Scerri, E.M.L., Alsharekh, A., Petraglia, M. D. Ocupación humana del Arabian Empty Quarter durante MIS 5: evidencia de Mundafan al-Buhayrah, Arabia Saudita. Reseñas de ciencias cuaternarias 119, 116-135.

2014

Scerri, E. M. L., Drake, N., Groucutt, H. S., Jennings, R. Primera evidencia de la estructura de las poblaciones de Homo sapiens en África. Reseñas de ciencias cuaternarias 101, 207-216

Scerri E.M.L., Groucutt H. S., Jennings, R., Petraglia, M. D. La heterogeneidad tecnológica inesperada en el norte de Arabia indica una demografía compleja del Pleistoceno tardío en la puerta de entrada a Asia. Revista de la evolución humana 75, 125-142.

Groucutt, H.S., Scerri E.M.L. Líticas del Paleolítico Medio tardío: variabilidad tecnológica post MIS 5 y sus implicaciones. Cuaternario internacional 350, 1-6.

2013

Scerri, E. M. L. Sobre la organización espacial y tecnológica de la manipulación de modificaciones en la Edad de Piedra Media del Norte de África. Revista de ciencia arqueológica 40, 4234-4248.

Scerri, E. M. L. The Aterian y su lugar en la Edad de Piedra Media del norte de África. Cuaternario internacional 300, 111-130.

2012

Scerri, E. M. L. Un nuevo ensamblaje de herramientas de piedra revisitado: reconsiderando el & lsquoAterian & rsquo en Arabia. Actas del Seminario de estudios árabes 42, 357-370.

2000

2000 N.Vella, K. Borda, J.M. Briffa, K. Fenech, K. Grinde, E. Scerri, M. L. Sisk, H. Stoeger y M. E. Zammit. Informe preliminar de un estudio arqueológico en Għajn Klieb, Rabat (Malta). Revista Arqueológica de Malta 4, 10-16.


Evolución humana: los secretos de los primeros antepasados ​​podrían ser descubiertos por las selvas tropicales africanas - Historia

cita: Piense en las selvas tropicales y la imagen es inevitablemente la de un reino oscuro y ominoso donde la vida es abundante, pero alarmantemente críptica. En lugar de la sensación de espacio que ofrecen las vistas largas e icónicas de los pastizales, la distancia se comprime en redes enmarañadas de follaje, que ocultan tanto a los depredadores como a las presas. Las proteínas, los carbohidratos y las grasas difusos y de difícil acceso aumentan las posibilidades de encontrar una serie de peligros al acecho. Por estas razones, durante mucho tiempo se pensó que los humanos solo pudieron colonizar las selvas tropicales en los últimos miles de años, después del desarrollo de la agricultura.

De hecho, todavía no tenemos una idea clara de cuándo los humanos comenzaron a habitar las selvas tropicales. Pero la creciente evidencia está deconstruyendo la idea de que las selvas tropicales, es decir, los bosques que requieren entre 2.500 y 4.500 mm de lluvia al año, eran `` desiertos verdes '' hostiles para los primeros cazadores recolectores.

A pesar de los muchos problemas descritos anteriormente, existen tentadoras sugerencias de que los humanos usaban y quizás vivían en las selvas tropicales africanas mucho antes del desarrollo de la agricultura hace unos 8.000-9.000 años.

También se está haciendo evidente que esta línea de investigación tiene cada vez más implicaciones sobre cómo entendemos nuestra historia evolutiva. Rigurosos estudios etnográficos han demostrado que la disponibilidad de alimentos vegetales silvestres se ha subestimado considerablemente en las selvas tropicales de África, y hay alguna evidencia que respalda la antigua explotación de tales recursos.

Un antiguo diente de homínido de África Central indica que nuestros antepasados ​​homínidos ya vivían en entornos mixtos en los bordes de los bosques hace unos 2,5 millones de años. Las herramientas compuestas de forrajeo que se argumentó que estaban adaptadas a los bosques pueden haber aparecido hace 265.000 años y se han encontrado en vastas regiones de la selva tropical moderna. Y la nueva evidencia publicada este año muestra que los seres humanos estaban explotando entornos mixtos de bosques tropicales y pastizales en Kenia hasta hace 78.000 años.

Los fósiles humanos posteriores que datan de hace unos 22.000 años de la República Democrática del Congo y de hace 12.000 años en el sur de Nigeria presentan suficientes características morfológicas distintivas para sugerir que las poblaciones a las que pertenecían no se mezclaban a menudo con otras de otras partes de África. Específicamente, estos fósiles tienen más similitudes físicas con las personas que vivieron hace entre 100.000 y 300.000 años que sus contemporáneos. Es posible que estuvieran separados porque se habían adaptado a la vida en entornos muy diferentes.

TLDR Es posible que los primeros humanos pudieran haber habitado entornos de selva tropical como cazadores-recolectores antes de la agricultura o la OOA, a pesar de lo que solían pensar los antropólogos.


Dra. Eleanor Scerri

Soy un científico arqueológico interesado en explorar la articulación entre la cultura material, la genética y la biogeografía para promover avances teóricos, metodológicos y científicos en el campo de la evolución humana. Soy la profesora Lise Meitner en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (MPI-SHH), donde dirijo el Grupo de Investigación de la Evolución Panafricana (Pan-Ev). Anteriormente fui el primer becario financiado por Marie Skłodowska-Curie Actions en el MPI-SHH, donde establecí y dirigí el proyecto aWARE. Este proyecto continúa como la dimensión del trabajo de campo del grupo Pan-Ev y está explorando el lugar de África Occidental en la evolución humana reciente. Antes de mi traslado al MPI-SHH, fui becario de arqueología de la Academia Británica en la Escuela de Arqueología de la Universidad de Oxford, donde también fui becario de investigación junior en el Jesus College. Este puesto fue seguido de mi primera beca posdoctoral financiada por la Fundación Fyssen que ocupé en la Universidad de Burdeos. Obtuve mi doctorado en Arqueología de la Universidad de Southampton, financiado conjuntamente por el Royal Anthropological Institute y Sutasoma Trust.

Curriculum vitae

Publicaciones

2020

Stewart, M., Louys, J., Breeze, P.S., Clark-Wilson, R., Drake, N.A., Scerri, E.M.L., Zalmout, I.S., Al-Mufarreh, Y.A.S., Soubhi, S.A., Haptari, M.A., Alsharekh, A.M., Groucutt, H.S., Petraglia, M.D. Un estudio taxonómico y tafonómico de los depósitos fósiles del Pleistoceno del desierto occidental de Nefud, Arabia Saudita. Investigación Cuaternaria 1-22. doi: 10.1017 / qua.2020.6

2019

Scerri, E.M.L. Taxonomía cultural para el Paleolítico superior europeo: un problema de gran alcance. Antigüedad 93 (371), 1362-1364.

Scerri, E.M.L., Chikhi, L., Thomas, M.G. Más allá de los modelos de evolución humana multirregionales y simples fuera de África. Ecología de la naturaleza y evolución de amp 3, 1370-1372. (PDF)

Scerri, E.M.L. & amp Spinapolice, E.E.A. Líticas de la Edad de Piedra Media del norte de África. Revista de Ciencias Antropológicas 97, 1-36. (PDF)

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Stringer, C., Petraglia, M.D. Skhul tecnología lítica y la dispersión de Homo sapiens en el suroeste de Asia. Cuaternario internacional 515, 30-52.

Will, M., Tryon, C., Shaw, M., Scerri, E.M.L., Ranhorn, K., Pargeter, P., McNeil, J., Mackay, A., Leplongeon, A., Groucutt, HS, Douza, A., Brooks, A. Análisis comparativo de los artefactos de la Edad de Piedra Media en África (CoMSAfrica) . Antropología evolutiva 28, 57-59. (PDF)

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Drake, N., Zahir, M., Louys, J., Armitage, S., Petraglia, MD, Al-Omari, A., Al-Fageri, S., Al Murayyi, KSM, Alsharekh, A. y el SGS. Informe del trabajo de campo del Proyecto Nefud de Palaeodeserts, 2016. Atlal: Revista de arqueología de Arabia Saudita 27, 115-140.

2018

Scerri, E.M.L., Shipton, C., Clark-Balzan, L., Frouin, M., Schwenninger, J.-L., Groucutt, HS, Breeze, PS, Parton, A., Blinkhorn, J., Drake, NA, Jennings, R., Cuthbertson, P., Al Omari, A., Alsharekh, AM, Petraglia, MD La expansión de los homínidos achelenses posteriores en la Península Arábiga. Informes científicos 8, 17165.

Roberts, P., Stewart, M., Aziz, N., Breeze, P., Drake, N., Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Lee-Thorp, J., Louys, J., Zalmout, I., Zech, J., Boivin, N., Petraglia, M.D. Los isótopos estables de herbívoros fósiles revelan un paleoambiente homínido del Pleistoceno en "Arabia verde". Ecología y evolución de la naturaleza 2, 1871–1878.

Scerri, E.M.L., Guagnin, M., Groucutt, HS, Armitage, AJ, Parker, LE, Drake, NA, Louys, J., Breeze, P., Zahir, M., Alsharekh, A., Petraglia, MD 2018. Pastoralismo neolítico en extremo ambientes marginales durante la fase húmeda del Holoceno medio, en el norte de Arabia Saudita. Antigüedad 92 (365), 1180-1194.

Scerri, E.M.L., Thomas, MG, Manica, A., Gunz, P., Stock, J., Stringer, CB, Grove, M., Groucutt, HS, Timmermann A., Rightmire, GP, d'Errico, F., Tryon, C., Drake, NA, Brooks, A., Dennell, R., Durbin, R., Henn, B., Lee-Thorpe, J., deMenocal, P., Petraglia, MD, Thompson, J., A. , Scally, A., Chikhi, L. ¿Evolucionaron nuestras especies en poblaciones subdivididas en África y por qué es importante? Tendencias en ecología y evolución 33, 582-594.

Shipton, C., Blinkhorn, J., Breeze, P.S., Cuthbertson, P., Drake, N., Groucutt, H.S., Jennings, R.P., Parton, A., Scerri, E.M.L., Alsharekh, A., Petraglia, M.D.2018. Tecnología achelense y uso del paisaje en Dawadmi, Arabia central. Más uno 13 (7): e0200497.

Groucutt, HS, Grün, R., Zalmout, ISA, Drake, NA, Armitage, SJ, Candy, I., Clark-Wilson, R., Louys, J., Breeze, PS, Duval, M., Buck, LT , Kivell, T., Pomeroy, E., Stephens, N., Stock, JT, Stewart, M., Price, GJ, Kinsley, L., Sung, WW, Alsharekh, A., Al-Omari, A., Zahir, M., Memesh, AM, Abdulshakoor, AJ, Al-Masari, AM, Bahameem, AA, Al Murayyi, KSM, Zahrani, B., Scerri, E.M.L., Petraglia, M.D.2018. Homo sapiens en Arabia hace 85 mil años. Ecología y evolución de la naturaleza 2, 800–809.

2017

Scerri, E.M.L. La Edad de Piedra de África Occidental. Enciclopedia de investigación de Oxford de la historia africana.http: //africanhistory.oxfordre.com/view/10.1093/acrefore/9780190277734.001.0001/acrefore-9780190277734-e-137

Scerri, E.M.L. La Edad de Piedra Media del norte de África y su lugar en la evolución humana reciente. Antropología evolutiva 26 (3), 119-135.

Scerri, E.M.L., Blinkhorn, J., Niang, K., Bateman, M., Groucutt, H.S. La persistencia de la tecnología de la Edad de Piedra Media hasta la transición del Pleistoceno / Holoceno respalda un escenario evolutivo complejo de homínidos en África Occidental. Informes de la Revista de Ciencias Arqueológicas 11, 639-646.

Scerri, E.M.L. Le contexte démographique de la première dispersion des hommes modernes: une perspectiva de la Edad de Piedra Media de l'Afrique du Nord. Annales de la Fondation Fyssen 30, 161-171.

Scerri, E.M.L. Puentes y barreras: la demografía del Pleistoceno tardío del cinturón saharo-árabe. En D. Agius, E. Khalil y E.M.L. Scerri (eds.), Actas de la VI Conferencia del Mar Rojo. Brill Publishing: Leiden. págs. 69-88.

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Amor, K., Shipton, C., Jennings, R.P, Parton, A., Clark-Balzan, L., Alsharekh, A., Petraglia, M.D. Adquisición de materias primas del Paleolítico Medio y reducción en etapa inicial en Jubbah, Arabia Saudita. Investigación arqueológica en Asia 9, 44-62.

Breeze, P.S., Groucutt, H.S., Drake, N.A., Louys, J., Scerri, E.M.L., Armitage, Zalmout, ISA, Memesh, AM, Haptari, MA, Soubhi, SA, Matari, HA, Zahir, M., Al-Omari, A., Alsharekh, AM, Petraglia, MD Prehistoria y paleoambientes del desierto occidental de Nefud , Arabia Saudita. Investigación arqueológica en Asia 10, 1-16.

Campmas, E., Stoetzel, E., Oujaa, A., Scerri, E.M.L. Introducción al número especial "El papel del norte de África en la aparición y el desarrollo de comportamientos modernos: un enfoque integrado". "Revista Arqueológica Africana 34, 447–449.

2016

Scerri, E.M.L., Blinkhorn, J., Gravina, B., Delagnes, A. ¿Pueden los análisis de atributos líticos identificar trayectorias de reducción discretas? Un estudio cuantitativo utilizando constelaciones líticas reacondicionadas. Revista de método y teoría arqueológicos 23, 669–691.

Scerri, E.M.L., Blinkhorn, J., Groucutt, H.S., Niang, K. La Edad de Piedra Media del Valle del Río Senegal. Cuaternario internacional 408, 16–32.

Groucutt, H.S., Scerri, E.M.L., Lewis, L., Clark-Balzan, L., Blinkhorn, J., Jennings, R.P., Parton, A., Petraglia, M.D. Conjuntos de herramientas de piedra y modelos para la dispersión de Homo sapiens fuera de Africa. Cuaternario internacional 382, 8-30.

Stimpson, C.M., Lister, A., Parton, A., Clark-Balzan, L., Breeze, P.S., Drake, N.A., Groucutt, H.S., Jennings, R., Scerri, E.M.L., Blanco, TS, Zahir, M., Duval, M., Grün, R., Al-Omari, A., Sultan, K., Al Murayyi, M., Zalmout, IS, Mufarreh, YA, Memesh, AM, Petraglia, MD Fósiles de vertebrados del Pleistoceno medio del desierto de Nefud, Arabia Saudita: implicaciones para la biogeografía y la paleoecología. Reseñas de ciencias cuaternarias 143, 13-36.

2015

Scerri, E.M.L., Breeze, P., Parton, A., Groucutt, HS, Stimpson, C., White, TS, Clarke-Balzan, L., Jennings, R., Petraglia, MD Habitacion humana del Pleistoceno medio a tardio en el oeste de Nefud Desierto, Arabia Saudita. Cuaternario internacional 382, 200-214.

Groucutt, H.S, Shipton, C., Scerri, E.M.L., Alsharekh, A., Petraglia, M.D. Asentamiento a orillas del lago del Pleistoceno tardío en el norte de Arabia: tecnología del Paleolítico medio de Jebel Katefeh, Jubbah. Cuaternario internacional 382, 215-236.

Breeze, P.S., Drake, N.A., Groucutt, H.S., Parton, A., Jennings, R.P., White, T.S., Clark-Balzan, L., Shipton, S., Scerri, E.M.L., Stimpson, C.M., Crassard, R., Hilbert, Y., Alsharekh, A., Al-Omari, A., Petraglia, M.D. Técnicas de teledetección y GIS para reconstruir la paleohidrología árabe e identificar sitios arqueológicos. Cuaternario internacional 382, 98-119.

Stimpson, C.M., Breeze, P., Clarke-Balzan, L., Groucutt, H.S., Jennings, R.P, Parton, A., Scerri, E.M.L, White, T., Petraglia, M.D. Observaciones preliminares de vertebrados estratificados del Pleistoceno con un nuevo registro de Panthera gombaszogensis (Kretzoi, 1938) del norte de Arabia Saudita. Cuaternario internacional 382, 169-180.

Groucutt, H.S, Petraglia, M.D, Bailey, G., Scerri, E.M.L., Thomas, MG, Parton, A., Clark-Balzan, L., Jennings, R., Lewis, L., Blinkhorn, J., Drake, NA, Breeze, P., Boivin, N., Inglis, RH , Devèsc, MH, Meredith-Williams, M., Scally, A. Repensar la dispersión de Homo sapiens fuera de Africa. Antropología evolutiva 24, 149-164. doi: 10.1002 / evan.21455

Groucutt, H. S., Clark-Balzan, L., Crassard, R., Shipton, C., Parton, S., Jennings, R., Parker, A.G., Breeze, P., Scerri, E.M.L., Alsharekh, A., Petraglia, M. D. Ocupación humana del Arabian Empty Quarter durante MIS 5: evidencia de Mundafan al-Buhayrah, Arabia Saudita. Reseñas de ciencias cuaternarias 119, 116-135.

2014

Scerri, E. M. L., Drake, N., Groucutt, H. S., Jennings, R. Primera evidencia de la estructura de las poblaciones de Homo sapiens en África. Reseñas de ciencias cuaternarias 101, 207-216

Scerri E.M.L., Groucutt H. S., Jennings, R., Petraglia, M. D. La heterogeneidad tecnológica inesperada en el norte de Arabia indica una demografía compleja del Pleistoceno tardío en la puerta de entrada a Asia. Revista de la evolución humana 75, 125-142.

Groucutt, H.S., Scerri E.M.L. Líticas del Paleolítico Medio tardío: variabilidad tecnológica post MIS 5 y sus implicaciones. Cuaternario internacional 350, 1-6.

2013

Scerri, E. M. L. Sobre la organización espacial y tecnológica de la manipulación de modificaciones en la Edad de Piedra Media del Norte de África. Revista de ciencia arqueológica 40, 4234-4248.

Scerri, E. M. L. The Aterian y su lugar en la Edad de Piedra Media del norte de África. Cuaternario internacional 300, 111-130.

2012

Scerri, E. M. L. Un nuevo conjunto de herramientas de piedra revisado: reconsiderando el "Aterian" en Arabia. Actas del Seminario de estudios árabes 42, 357-370.

2000

2000 N.Vella, K. Borda, J.M. Briffa, K. Fenech, K. Grinde, E. Scerri, M. L. Sisk, H. Stoeger y M. E. Zammit. Informe preliminar de un estudio arqueológico en Għajn Klieb, Rabat (Malta). Revista Arqueológica de Malta 4, 10-16.

Volúmenes editados y libros de amplificación

2017 Aġius, D., Khalil, E. y Scerri, E.M.L. (Eds.). Actas de la IV Conferencia del Mar Rojo. Brill Publishing, Leiden.

2014 Campmas, E, Stoetzel, E., Oujaa, A., Scerri, E.M.L (Eds.). El papel del norte de África en el surgimiento y desarrollo de comportamientos modernos: un enfoque integrado. Revista Arqueológica Africana 34.

2014 Groucutt, H.S. y Scerri, E.M.L. (Eds.). Líticas del Paleolítico Medio Tardío: Variabilidad tecnológica post MIS 5 y sus implicaciones. Cuaternario internacional 350.

Reseñas de libros

2019 Scerri, EM.L. Reseña del libro La Edad de Piedra Media de Nigeria en su contexto de África Occidental por Philip Allsworth-Jones. Oxford Archaeopress. Publicado en Azania doi.org/10.1080/0067270X.2019.1676052

2010 Scerri, E.M.L. Reseña del libro La Grotte d’Ifri n’Ammar: le Paleolithique moyen por M. Nami y J. Moser. Forschungen zur Archäologie Außereuropäischer Kulturen 9. Publicado en Antigüedad 86, 933.

Escritura de ciencia popular

2018 Scerri, E.M.L. Evolución humana: los secretos de los primeros antepasados ​​podrían ser descubiertos por las selvas tropicales africanas. La conversación 6 de septiembre, https://theconversation.com/human-evolution-secrets-of-early-ancestors-could-be-unlocked-by-african-rainforests-101636

2018 Scerri, E. M. L. El origen de nuestra especie. Científico nuevo 238, 34-37.


Las primeras migraciones de homínidos a la Península Arábiga no requirieron adaptaciones novedosas

Excavación de fósiles de mamíferos en el sitio de Ti al Ghadah, Arabia Saudita. Crédito: Proyecto Palaeodeserts (Michael Petraglia)

Un nuevo estudio, dirigido por científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y publicado en Ecología y evolución de la naturaleza, sugiere que las primeras dispersiones de homínidos más allá de África no implicaron adaptaciones a los extremos ambientales, como los desiertos áridos y duros. El descubrimiento de herramientas de piedra y marcas de corte en restos de animales fósiles en el sitio de Ti al Ghadah proporciona evidencia definitiva de homínidos en Arabia Saudita al menos 100.000 años antes de lo que se conocía anteriormente. El análisis de isótopos estables de la fauna fósil indica un predominio de la vegetación de los pastizales, con niveles de aridez similares a los que se encuentran hoy en día en las sabanas abiertas del este de África. Los datos de isótopos estables indican que las primeras dispersiones de nuestros ancestros arcaicos fueron parte de una expansión del rango más que el resultado de nuevas adaptaciones a nuevos contextos ambientales fuera de África.

Los estudios de la dispersión temprana y tardía de las poblaciones de homínidos más allá de África son importantes para comprender el curso de la evolución humana global y lo que significa ser humano. Aunque las especies que componen el género Homo a menudo se denominan "humanas" en el discurso académico y público, este grupo evolutivo (o género), que surgió en África hace unos 3 millones de años, es muy diverso.De hecho, existe un debate continuo sobre hasta qué punto nuestra propia especie Homo sapiens, que surgió en África hace unos 300.000 años, mostró una plasticidad ecológica única al adaptarse a entornos novedosos en comparación con otros miembros homínidos del género Homo.

Distinguir entornos ecológicos para miembros del género Homo fuera de África

Recientemente se ha argumentado que los primeros Homo sapiens ocupaban una diversidad de ambientes extremos, incluidos desiertos, selvas tropicales, zonas árticas y de gran altitud en todo el mundo. Por el contrario, las dispersiones de otras especies anteriores y contemporáneas de Homo, como los neandertales, parecen estar asociadas con el uso generalizado de diferentes mosaicos de bosques y pastizales en y entre entornos de ríos y lagos. La falta de información paleoambiental ha dificultado la prueba sistemática de esta idea y, de hecho, varios investigadores sostienen que las especies distintas del Homo sapiens demuestran una flexibilidad adaptativa cultural y ecológica.

'Arabia verde' y las primeras migraciones humanas

Duna de arena en el desierto de Nefud, Arabia Saudita. Crédito: Proyecto Palaeodeserts (Klint Janulis)

A pesar de su posición geográfica crucial en la encrucijada entre África y Eurasia, la Península Arábiga ha estado sorprendentemente ausente de las discusiones sobre las primeras expansiones humanas hasta hace poco. Sin embargo, análisis recientes de modelos climáticos, registros de cuevas, registros de lagos y fósiles de animales han demostrado que en ciertos puntos del pasado, los desiertos duros e hiperáridos que cubren gran parte de Arabia hoy en día fueron reemplazados por condiciones 'más verdes' que habrían tenido lugar. representó un entorno atractivo para varias poblaciones de homínidos.

En el artículo actual, los investigadores llevaron a cabo renovadas excavaciones arqueológicas y análisis de la fauna fósil encontrada en el sitio de Ti al Ghadah, en el desierto de Nefud en el norte de Arabia Saudita. Como dice uno de los autores principales, Mathew Stewart, "Ti al Ghadah es uno de los sitios paleontológicos más importantes de la Península Arábiga y actualmente representa la única colección fechada de animales fósiles del Pleistoceno medio en esta parte del mundo, e incluye animales como elefantes, jaguares y aves acuáticas ". Sin embargo, hasta ahora, la ausencia de herramientas de piedra ha hecho que la vinculación de estos animales con la presencia de los primeros homínidos sea incierta.

Fósil de mamífero recuperado del sitio de Ti al Ghadah, Arabia Saudita. Crédito: Proyecto Palaeodeserts (Ian R. Cartwright)

Significativamente, el equipo de investigación encontró herramientas de piedra junto con evidencia de la matanza de animales en huesos, lo que confirma la presencia de homínidos en asociación con estos animales hace 500.000 a 300.000 años. Michael Petraglia, arqueólogo principal del proyecto y coautor del artículo, dice: "Esto convierte a Ti al Ghadah en el primer conjunto fósil de la Península Arábiga asociado a homínidos, lo que demuestra que nuestros antepasados ​​estaban explotando una variedad de animales como vagaron por el interior verde ".

Los autores también pudieron aplicar métodos geoquímicos al esmalte de dientes de animales fósiles para determinar las condiciones de vegetación y aridez asociadas con los movimientos de nuestros antepasados ​​en esta región. Los hallazgos de isótopos estables destacan la presencia de una abundancia de pasto en todas las dietas de los animales, así como niveles de aridez algo similares a los que se encuentran hoy en día en los entornos de 'sabana' de África Oriental. Esta información encaja con el análisis de los tipos de animales que se encuentran en el sitio e indica la disponibilidad de cantidades significativas de agua en ciertos momentos.

Implicaciones para nuestra comprensión de las cambiantes capacidades de adaptación humana

"Si bien estas primeras poblaciones de homínidos pueden haber poseído capacidades culturales significativas, su movimiento hacia esta parte del mundo no habría requerido adaptaciones a los desiertos duros y áridos", explica el Dr. Patrick Roberts, autor principal del artículo. "De hecho, la evidencia isotópica sugiere que esta expansión es más característica de una expansión de rango similar a la observada entre otros mamíferos que se mueven entre África, el Levante y Eurasia en este momento". Un estudio más detallado de entornos pasados, estrechamente asociados con diferentes formas de especies de homínidos en la Península Arábiga y en otros lugares, debería permitir pruebas más refinadas sobre si nuestra especie es excepcionalmente flexible en términos de sus adaptaciones a diferentes entornos.


Temas relacionados

Mayores contribuyentes

Profesor de Ciencia del Cambio Global en la Universidad de Leeds y UCL

Profesor de Ecología Tropical, Universidad de Leeds

Líder de grupo independiente, Instituto Max Planck para la ciencia de la historia humana

Profesor de Ecología Estadística, Universidad Metropolitana de Manchester

Profesora titular de geografía medioambiental, Universidad de Bangor

Miembro de investigación, Universidad de York

Investigador asociado, Grupo de Paleoambientes Cuaternarios, Universidad de Cambridge


Informes de medios seleccionados 2018

Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: Faustkeile überraschend später Herkunft auf der arabischen Halbinsel entdeckt / Herramientas de piedra vinculadas a antiguos antepasados ​​humanos encontradas en Arabia con una fecha sorprendentemente reciente Zur Pressemitteilung / To press release Erste Analyze alter DNA vom finnischen Festland wentüllt Ursprung der sibirischen Abstammung in samischen und finnischen Bevölkerungsgruppen / El primer ADN antiguo jamás analizado de Finlandia continental revela el origen de la ascendencia siberiana en las poblaciones saami y finlandesas

Thüringische Landeszeitung / 10 de noviembre de 2018

Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: Alte Genome offenbaren Geschichte der frühen Besiedlung und des Überlebens im Hochland der Anden / Historia del asentamiento temprano y la supervivencia en las tierras altas andinas revelada por genomas antiguos

Frankfurt LIVE / 7 de noviembre de 2018

Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: Bislang älteste Zeugnisse für Milchviehhaltung in der ostasiatischen Steppe / Evidencia más antigua de explotación lechera en la estepa de Asia oriental Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: Analizar von Proteinrückständen in prähistorischen Keramikscherben aus Çatalhöyük zeigt Einzelheiten der Ernährung früher Bauern / Cocina de los primeros agricultores revelada por el análisis de proteínas conservadas en cerámica prehistórica de Çatalhöyük Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: Interdisziplinäre Analyze germanischer Friedhöfe beleuchtet Sozialordnung und Migration im 6. Jahrhundert / Análisis interdisciplinario de antiguos cementerios arroja luz sobre la organización social y la migración de los bárbaros del siglo VI

The Conversation UK, 6 de septiembre de 2018 | Medio ambiente y energía

Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: Eine Million Künstler können in der Kulturevolution nicht irren / Un millón de artistas no pueden equivocarse sobre la evolución cultural

Zur Pressemitteilung / Al comunicado de prensa: "Monumentale Begräbnisstätte der ersten Hirten Ostafrikas nahe des Turkana-Sees en Kenia entdeckt /" Cementerio monumental masivo construido por los primeros pastores de África oriental descubierto cerca del lago Turkana, Kenia Al comunicado de prensa: ¿Cómo se difunden las ideologías religiosas? Al comunicado de prensa: Potencial del análisis de proteínas para recuperar información dietética del cálculo dental antiguo revelado por un nuevo estudio

Los cuervos pueden hacer herramientas de memoria

Spiegel Magazin, 12 de mayo de 2018

Die Zeit, 18.05.2018 | Rassismus

Wir sind alle Afrikaner - A la luz del debate en curso sobre la migración en Alemania, el Zeit ha entrevistado al Prof. Dr. Johannes Krause sobre su investigación sobre la herencia genética de los europeos.

Frankfurter Allgemeine, 24 de marzo de 2018 | Folletín

Informes de medios por años

Audios y videos seleccionados

Lo que las bacterias orales pueden decirnos sobre nuestros antepasados ​​- Deutschlandfunk Kultur Entrevista por radio con Christina Warinner (disponible online hasta el 31 de mayo de 2019)

"Ohne feste Stelle" - Transmisión de Bayerische Rundfunk con Juliane Bräuer, responsable del DogStudies Lab, sobre la difícil situación de los investigadores en Alemania que se encuentran en la etapa entre doctora y profesora (en alemán). 29.11.2018

"Por qué los animales son más inteligentes de lo que pensamos" - Campus TALK de Bayerische Rundfunk (en alemán) por Juliane Bräuer del DogStudies Lab. 09.11.2018

Thüringer Köpfe - Kunst trifft Wissenschaft (Mentes de Turingia: el arte se encuentra con la ciencia) DAS IST THÜRINGEN es una campaña de YouTube del Ministerio de Economía, Ciencia y Sociedad Digital de Turingia. Este episodio presenta entrevistas con Johannes Krause y Martin Kohlstedt sobre su vida y trabajo en Turingia.

Thüringer Forscher auf den Spuren der Lepra - (Investigadores de Turingia recorren la historia de la lepra) El MDR Thüringen Journal entrevistó a Johannes Krause sobre su investigación sobre la epidemia de lepra (2 min.) El video está disponible durante una semana más en MDR-Mediathek

Thüringer Forscher auf den Spuren der Lepra - (Investigadores de Turingia recorren la historia de la lepra) El MDR Thüringen Journal entrevistó a Johannes Krause sobre su investigación sobre la epidemia de lepra (2 min.) El video está disponible durante una semana más en MDR-Mediathek

Ahnenforschung - Die spannende Suche nach den Vorfahren Documental de televisión de Hessischer Rundfunk con una entrevista con el Dr. Stephan Schiffels (20:22 min.)


Documentación

El registro histórico del comercio de pueblos indígenas esclavizados se encuentra en fuentes dispares y dispersas, incluidas notas legislativas, transacciones comerciales, diarios de esclavitud, correspondencia gubernamental y especialmente registros eclesiásticos, lo que dificulta la contabilización de toda la historia. El comercio norteamericano de esclavos comenzó con las incursiones españolas en el Caribe y la práctica de esclavitud de Cristóbal Colón, como se documenta en sus propios diarios. Todas las naciones europeas que colonizaron América del Norte obligaron a los pueblos indígenas esclavizados a realizar tareas como la construcción, las plantaciones y la minería en el continente de América del Norte y sus puestos de avanzada en las ciudades del Caribe y Europa. Los colonizadores europeos de América del Sur también esclavizaron a los pueblos indígenas como parte de su estrategia de colonización.

En ningún lugar hay más documentación sobre la esclavitud de los pueblos indígenas que en Carolina del Sur, la ubicación de la colonia inglesa original de Carolina, establecida en 1670. Se estima que entre 1650 y 1730, al menos 50.000 pueblos indígenas (y probablemente más debido a transacciones ocultos para evitar el pago de aranceles e impuestos gubernamentales) fueron exportados solo por los ingleses a sus puestos avanzados en el Caribe. Entre 1670 y 1717, se exportaron muchos más pueblos indígenas que africanos importados. En las regiones costeras del sur, tribus enteras fueron exterminadas con mayor frecuencia mediante la esclavitud en comparación con las enfermedades o la guerra. En una ley aprobada en 1704, los pueblos indígenas esclavizados fueron reclutados para luchar en guerras por la colonia mucho antes de la Revolución Americana.


Tidlige afrikanske regnskogere?

Til tross for de mange problemene som er beskrevet hornofor, er det tentador forslag som mennesker brukte og kanskje bodde i afrikanske regnskoger langt for utviklingen av jordbruket noen 8000-9000 år siden.

Det blir også tydelig en denne forskningen har økende konsekvenser para hvordan vi forstår vår evolusjonære historie. Rigorøse etnografiske studier har vist at tilgjengeligheten av vill plantefôr har vært betydelig undervurdert i Afrikas regnskoger, og det er noen bevis som støtter den gamle utnyttelsen av slike ressurser.

En gammel hominintann fra Sentral-Afrika indikerer en våre homininforfedre allerede levde i blandede omgivelser ved skogens kanter rundt 2, 5m år siden. Kompositt forrajeando verktøy hevdet å være skog tilpasset kan ha oppstått så tidlig som 265.000 år siden og har blitt funnet over store områder av moderne regnskog. Og nye bevis utgitt i år viser en mennesker utnyttet blandede tropiske skog / grøntområder i Kenia por 78.000 år siden.

Senere menneskelige fossiler som dateres for rundt 22.000 år siden fra Den demokratiske republikken Kongo og 12.000 år siden i sørlige Nigeria, har nok særegne morfologiske egenskaper som tyder på at befolkningene de tilhørte, ikke ofte blandet steder i sørlige andre Nigeria, har nok særegne morfologiske egenskaper som tyder på at befolkningene de tilhørte, ikke ofte blandet steder i sørlige andre andre Spesielt har disa fossilene mer fysiske likheter med mennesker som lever mellom 100.000-300.000 år siden enn deres samtidige. Det er mulig en de ble separert fordi de hadde tilpasset seg livet i svært forskjellige miljøer.

Mitt feltarbeid i tropisk Vest-Afrika har også avdekket slående kulturelle likheter. Noen grupper som bodde her for 12.000 år siden, laget steinredskaper som var mer typiske for folk som bor i tilsvarende tidligere tidsperioder. Dette er ikke knyttet til funn fra andre steder som understreker sen tilstedeværelse av en enkelt artefaktform i et ellers & quotavansert & quot verktøykasse. Mine funn fra Senegal kunne enkelt transplanteres til in situasjon på 50.000 eller 100.000 år tidligere, og de ville ikke se ut av sted. Hvorfor var folk opprettholde slike gamle kulturelle tradisjoner når befolkningene andre steder hadde begynt å eksperimentere med landbruket? Har de valgt å opprettholde sterke kulturgrenser? Eller ble de kuttet av, enten etter avstand eller annen faktor?


Arte Africano

Cualquier discusión sobre las artes, culturas o historias africanas enfrentará una variedad de controversias. Algunas de estas controversias incluyen el concepto de "lo primitivo" las definiciones estrechas de la categoría "historia" que comprenden solo registros escritos la definición geográfica limitada de "africano" en sí mismo como relacionada solo con la gente y las tierras al sur del Sahara y al oeste de el Nilo Blanco el tema del comercio transatlántico de esclavos y los fanatismos (muchos basados ​​en conceptos de “raza”) que fueron alistados al servicio de la esclavitud institucionalizada estadounidense y sus diversos reemplazos y extensiones. Un instructor se encarga automáticamente de abordar estos problemas potencialmente molestos con los estudiantes.

Las preguntas habituales que hacemos a los estudiantes al comienzo de un curso (por ejemplo, "¿Qué sabemos sobre África?") Deben adaptarse a la naturaleza intrínsecamente tensa de África como tema de estudio. En lugar de hacer preguntas sobre lo que los estudiantes saben de África, el instructor podría preguntar: "¿Qué hemos aprendido de África hasta ahora en nuestras vidas?" Esta pregunta ofrece la distancia para ver cómo los niveles de educación anteriores (desde la escolarización hasta los museos), los medios de comunicación y la imaginación del público podrían haber influido en el conocimiento del estudiante sobre África. También permite que los estudiantes no se avergüencen de sus declaraciones anteriores una vez que el instructor les ha mostrado parte de la complejidad y sutileza del arte y la cultura africana.

Otras preguntas que vale la pena plantear: ¿se nos ha animado a pensar en África más como un país generalmente homogéneo o un continente diverso? ¿Marruecos, por ejemplo, pertenece a África o al Medio Oriente? ¿Pueden los estudiantes enumerar las contribuciones africanas a la cultura estadounidense, occidental y mundial?

El instructor también puede proyectar o leer definiciones de diccionario de las palabras “primitivo”, “raza” y otros términos escurridizos para ver si las nociones populares de estos se aplican a las artes, culturas o identidades africanas. Específicamente, las ideas de lo "primitivo" como (1) "más simple" y (2) "de un período anterior" en la historia humana conllevan suposiciones subjetivas de que (1) la simplicidad no es una elección estética consciente (como en el caso de Yoruba ori inu esculturas versus, digamos, las cabezas de latón fundido o las puertas talladas de la misma etnia) sino que está determinada por niveles relativos de habilidad, inteligencia o "desarrollo", y (2) que todas las historias humanas están en la misma trayectoria teleológica desde la estilización al naturalismo, "pre" alfabetización a la alfabetización en escritura de guiones, y desde texturas ásperas y líneas orgánicas hasta bordes y superficies finamente cortados.

De hecho, dependiendo de la región y la etnia, África ha producido y continúa produciendo todas las formas de arte, desde lo estilizado hasta lo abstracto y lo naturalista, desde lo formal hasta lo expresionista, y desde lo tosco hasta lo estilizado. Además de (1) variedad estilística y técnica, es importante destacar el papel esencial del arte y la arquitectura en la (2) sociopolítica, (3) espiritualidady (4) vida ritual de las culturas africanas seleccionadas. En muchos casos, la comunicación a través de imágenes y la interpretación han sido una contraparte importante de la palabra hablada y, además de funcionar de formas únicas, también cumplieron muchas de las funciones que otras culturas podrían atribuir a la escritura.

Lecturas de antecedentes

Kongo Nkisi-Nkondi, República Democrática del Congo, siglo XIX.

Uno de los libros de texto de nivel universitario más prestigiosos sobre arte africano es el de Monica Blackmun Visona. La historia del arte en África. Adopta el mismo enfoque inclusivo e interrelacionado para la comprensión continental y diaspórica del arte africano que este plan de lección, teniendo cuidado de incluir al África islámica, nilótica y etíope como directamente relacionada entre sí y con el resto del continente al que pertenecen. Ocasionalmente, Blackmun también da nombres y grafías indígenas para muchas clases de objetos y monumentos que de otra manera podríamos conocer solo por sus nombres grecorromanos o árabes. Para ver más de cerca las artes de élite de las tradiciones reales de África tropical, como Ife y Benin, el libro de Suzanne Preston Blier Las artes reales de África es de gran ayuda. Peter Garlake Arte temprano y arquitectura de África es un recurso confiable para las antiguas e influyentes artes de Nok y Djenne, pero también el enigmático sitio del Gran Zimbabwe, así como los reinos del Nilo, Nigeria y la Costa Swahili. En su parte posterior, estos tres volúmenes también proporcionan líneas de tiempo y / o glosarios útiles para una referencia rápida.

Sobre el tema olvidado de la arquitectura africana, el tomo de Nnamdi Elleh Arquitectura africana: evolución y transformación es una joya rara (y enciclopédica), como lo es la generosamente ilustrada obra de Suzanne Preston Blier Butabu: Arquitectura de Adobe de África Occidental, con fotografías de James Morris.

En los Estados Unidos, el museo con quizás el enfoque más progresista para la exhibición de arte africano es el Museo Nacional de Arte Africano del Smithsonian en el Great Mall en Washington, DC Esta institución se ocupa del arte y la cultura africana desde la antigüedad hasta la mayoría de los casos. contemporáneo. Su sitio web (http://africa.si.edu) también es un recurso rico y de búsqueda en sus colecciones, biblioteca y otros departamentos. En Nueva York, el Museo de Arte Africano permanece cerrado durante su traslado a una nueva ubicación, pero el Museo de Brooklyn, el Museo Americano de Historia Natural y el Museo Metropolitano de Arte poseen colecciones impresionantes de arte africano con enfoques curatoriales considerablemente diferentes. El Museo de Brooklyn ofrece quizás la visión más integrada y progresiva del arte africano.

Sugerencias de contenido

La siguiente selección de imágenes ilustra esta variedad en el contexto de una sesión de una hora y quince minutos.:

  • Pirámides de Nubia en Meroë, actual Sudán, siglo VIII a. C. - siglo III d. C.
  • Mezquita de los Viernes de Djenné, Malí, siglo XIII (reconstruida en 1907).
  • Manuscrito iluminado etópico, siglo XVI.
  • Benin Royal Portrait Brass Head, Nigeria, 1550–1680.
  • Pareja sentada Dogon, Malí, siglos XVI-XIX.
  • Máscaras de Ci-Wara, Malí, mediados del siglo XIX y principios del XX.
  • Kente Cloth, Ghana, principios del siglo XX.
  • Paños de corteza pintados Mbuti, región del Congo, siglo XX.
  • Nkisi-Nkondi, República Democrática del Congo, siglo XIX.
  • Mbulu Ngulu, Gabón, siglo XIX-XX.

La palabra Nubia podría derivar de las palabras egipcias para oro: "nebu" o "protuberancia", Ya que este país al sur era la principal fuente de metales preciosos de Egipto. La antigua Nubia también era conocida por los egipcios como el reino de Kush. La antigua Nubia estaba ubicada en lo que hoy es el país de Sudán. La capital del reino estaba en Napata, al norte de la actual Jartum, donde convergen los Nilos Blanco y Azul. Desde el siglo XI a. C. hasta el siglo IV d. C., los reyes kushitas gobernaron desde Napata, luego Meroë. Tras el colapso del Nuevo Reino de Egipto en el siglo XI a. C., estos reyes kushitas invadieron y conquistaron Egipto y lo gobernaron durante aproximadamente un siglo. Así, la 25ª dinastía egipcia fue de hecho una dinastía kushita o nubia, administrada desde Napata. Como Egipto había conquistado Nubia varias veces en el pasado, Nubia conquistó Egipto en el siglo VIII a. C.

Como reflejo de milenios de intercambio cultural entre estas culturas hermanas, a menudo contenciosas, los nubios y los egipcios adoraban a varios de los mismos dioses, incluidos Amón e Isis. Ambos adoraban a dioses leoninos de la guerra, pero para los egipcios esta era la diosa Sakhmet para los nubios, era el dios Apedemak. Las dos culturas también compartieron importantes similitudes en la arquitectura, incluidas las pirámides. los Pirámides de Nubia en Meroë, sin embargo, exhiben características únicas: rara vez se construyen más de 20-90 'de altura (en contraste con las pirámides de 400' de Egipto), pero en un ángulo empinado de 70 ° en lugar del ángulo más conservador de 40-50 ° de las pirámides egipcias, y con Bekhenet (pilones) entradas y santuarios colindantes con sus bases para que los vivos pudieran venir y rendir tributo a los muertos.

Las pirámides nubias se pueden encontrar en el antiguo el-Kurru y Nuri, donde se encuentran las tumbas de los faraones nubios famosos como Piankhi y Taharqo, respectivamente. Pero el mayor número de pirámides se encuentra en el sitio tardío de Meroë, donde están enterrados más de cuarenta reyes y reinas. El cambio a los entierros en Meroë coincidió con el dominio nubio de la 25ª dinastía de Egipto. Al igual que las pirámides de Giza, estas pirámides mucho más jóvenes y empinadas tienen tapas ligeramente planas, originalmente rematadas con puntas doradas que hace mucho tiempo que se llevaron los buscadores de tesoros. Una de las pirámides incluso fue dinamitada en 1834, produciendo una colección invaluable de joyas funerarias de oro y adornos de la Kandake (reina) nubia Amanishakheto, pero también destruyó casi todas las demás pruebas arqueológicas, incluida la pirámide misma. Puede encontrar más información sobre las pirámides de Nubia en el sitio web # 8217s de la UNESCO.

El Islam tiene una historia milenaria en África, incluso en las regiones al sur del Sahara. Si bien las religiones generalmente llevan sistemas iconográficos establecidos a cualquier territorio nuevo en el que se expanden, el Islam tiene relativamente poco interés en los sistemas simbólicos. Dada la preferencia de los musulmanes por las formas de arte decorativas en lugar de representativas, el Islam en África solo ha tratado de desalentar las imágenes religiosas, imponiendo pocas recomendaciones sobre el desarrollo de la arquitectura islámica en África. Además, dado que el Islam se extendió a África muy temprano en su historia, expandiéndose desde el norte de África hasta África occidental entre el siglo VII y el X EC, cuando los musulmanes todavía realizaban muchas de sus oraciones diarias afuera, en casa y en cualquier otro lugar donde se encontraran. el tiempo para salat (cualquiera de los cinco tiempos de oración a lo largo del día): los primeros musulmanes en África no tenían una idea establecida de lo que era masjid (mezquita) debería verse como. Los musulmanes africanos simplemente adaptaron las formas locales de arquitectura al uso islámico.

Así, la arquitectura de adobe de las logias de hombres y otras estructuras cívicas en países como Níger, Malí y Mauritania fueron delegadas al servicio islámico, como en el Excelente Mezquita del Viernes de Djennmi, teniendo cuidado de orientar el edificio de modo que los a menudo sin ventanas qibla pared frente a La Meca. A las almenas y columnas, que a menudo llevaban simbolismo de género o clan en contextos preislámicos, se les permitió conservar parte de su simbolismo o se secularizaron (en lugar de islamizar) para que pudieran ser utilizadas por los musulmanes. El distintivo torones ese proyecto como cerdas de los lados de la Gran Mezquita del Viernes se puede encontrar en mezquitas, edificios cívicos y hogares desde Togo hasta Marruecos. Se utilizan para facilitar la escalada de la estructura y la fijación de andamios al edificio para que las renovaciones en el exterior de los ladrillos de barro se puedan hacer periódicamente.

En el Sahara y el Sahel (el área al sur del Sahara, donde el desierto da paso a un matorral creciente y otro follaje), la construcción de adobe ha demostrado ser mucho más práctica que los materiales "modernos". Es económico, de origen local y funciona como un "material de memoria", ya que se necesita gran parte del día para perder el frescor de la noche, incluso cuando el sol del Sahara resplandece en el exterior y, a la inversa, se necesita gran parte de la noche para perder su calor incluso cuando las temperaturas del desierto caen en picado. Dado que el medio ambiente sahariano continuamente limpia con chorro de arena cualquier estructura, los edificios de hormigón mucho más costosos tendrían que ser renovados de todos modos (a un costo mayor), para que el adobe sea la solución arquitectónica más rentable y "más verde" en el Sahara y el Sahel. Dado que construir con arcilla cruda sin cocer es esencialmente construir con un material de escultura, los maestros albañiles locales siempre han aprovechado la oportunidad para decorar sus diseños de edificios con elementos arquitectónicos y motivos decorativos. En mezquitas de adobe como la Gran Mezquita del Viernes, los albañiles y artesanos solo han tenido que evitar las representaciones figurativas en sus programas decorativos, de acuerdo con la costumbre islámica. Las líneas y contornos suaves y la apariencia orgánica general de la arquitectura de ladrillos de barro africana es hermosa en sí misma y ha aparecido en películas conocidas como Star Wars: una nueva esperanza, donde se presentó como la arquitectura indígena del planeta Tatooine (a su vez llamado así por la ciudad marroquí de Tatouan, cerca de donde se rodó el Episodio IV). PBS tiene un excelente video sobre la Gran Mezquita del Viernes de Djenné, y nuevamente, el sitio web de la UNESCO & # 8217s brinda información útil.

Entre los siglos I y IV d.C., el cristianismo se extendió a Etiopía, un país con una tradición judía milenaria. Los ortodoxos, coptos y otras formas del cristianismo primitivo habían viajado por el Nilo desde Egipto y Nubia y habían cruzado el Mar Rojo desde el Medio Oriente (particularmente Siria). A finales del siglo IV d.C., Axum (Aksum) había adoptado oficialmente el cristianismo como religión de Etiopía. Los reyes axumitas construyeron palacios de piedra y adobe, conmemoraron el diseño de esos palacios en la decoración de la superficie de los obeliscos funerarios más altos de África (algunos excedían las alturas de cualquier otro en Egipto) y encargaron los primeros manuscritos iluminados en el idioma etíope de Ge ' ez. De hecho, los siglos posteriores de literatura Ge'ez tuvieron sus inicios en Axum. Se cree que los evangelios garima, atribuidos al reino axumita, se encuentran entre los manuscritos iluminados más antiguos del mundo cristiano.

En una nación donde la palabra escrita ha sido de tremenda importancia durante la mayor parte de los últimos dos milenios, no es de extrañar que San Juan Evangelista sea una figura central en la mente de los fieles. En una pagina de este Manuscrito iluminado etíopeSe representa a Juan el Evangelista (el apóstol Juan, como escriba) escribiendo el primer capítulo del evangelio que lleva su nombre. El enfoque estilizado del artista, identificado como una variante regional llamada estilo Gunda Gunde en honor a un monasterio en el norte del país, le da a John rasgos decididamente etíopes. Si bien los artistas etíopes generalmente se encargan de representar personajes bíblicos extranjeros con características más de Oriente Medio / Europa, este amado santo literario es a menudo la excepción, con cabello y rasgos naturalizados a los gustos locales. Para obtener más información sobre este manuscrito iluminado etíope, puede ver el sitio web del Museo de Arte Walters & # 8217s.

En algún momento del siglo XIV d.C., se sabe que los artesanos del reino yoruba de Ife introdujeron la tecnología de fundición de metal a la cera perdida en el reino Edo de Benin. Al igual que muchas culturas de Nigeria y otras partes de África occidental, se sabe que tanto los pueblos de Ife como Benin mantuvieron altares para sus antepasados, donde dejaron ofrendas y buscaron el consejo de las almas difuntas de los parientes fallecidos. Desde el reino de los espíritus, los reyes y reinas anteriores estaban al tanto de ideas únicas y proféticas sobre el presente y el futuro. Después de que Benin adoptó la tecnología de escultura a la cera perdida de Ife, los retratos de terracota en los altares ancestrales reales se unieron con otros de aleación de cobre comparables a los de Ife.

Sin embargo, mientras que los retratos reales de bronce / bronce de Ife son conocidos por su naturalismo idealizado y sereno, aquellos como el Cabeza de latón retrato real de Benin eran mucho más estilizados y cada vez más complejos, adornados con los emblemas del cargo que distinguían a los reyes posteriores de los anteriores. Por ejemplo, desde el siglo XV hasta el XVIII, los collares de coral rojo representados alrededor del cuello de los reyes de Benin se habían acumulado desde unos pocos hilos hasta un verdadero collar que oscurecía por completo la barbilla del rey. Una característica audaz e innovadora de las cabezas de retratos reales de Benin (sin precedentes en Ife) fue la adición de colmillos de marfil elaboradamente tallados colocados en los orificios de los receptáculos en la corona de cada retrato masculino. Los relieves tallados ilustraban episodios e individuos de la ascendencia del rey y no solo evocaban visualmente la imagen del rey como si descendiera literalmente de su línea ancestral, sino que también presentaban una imagen del rey como si contemplara la historia de su familia y su lugar en ella. El resultado final es un retrato intrincadamente decorado, que comprende una cabeza de bronce / latón oscuro, fresco, forjado al fuego y un colmillo de marfil tallado, orgánico y luminoso, cada material mantiene sus propios orígenes inherentes, connotaciones socio-históricas y económicas, y simbolismos culturales. —Todos combinados en una obra maestra de técnica mixta. Para obtener más información sobre los retratos reales de Benin, consulte la página del Museo Metropolitano de Arte & # 8217 o la página del Museo Británico & # 8217.

La estatuaria del pueblo Dogon de Mali a menudo presenta temas de complementariedad y numerologías simbólicas derivadas de sus narrativas de origen, en las que ocho criaturas anfibias y andróginas originales finalmente se clasificaron en parejas masculinas / femeninas. En esta conocida escultura de un Pareja sentada Dogon, los números dos y cuatro ocupan un lugar destacado como parte del esquema simbólico. Una mujer y un hombre se sientan en un taburete uno al lado del otro, de tamaño comparable con rasgos estilizados similares. El hombre luce una perilla con forma de penacho, típica de los hombres Dogon incluso hoy en día, y la mujer usa un labret de un piercing justo debajo de su labio inferior. El hombre desnudo pasa el brazo derecho por los hombros de la mujer y le toca el pecho con la mano derecha. Con la mano izquierda señala sus propios genitales. Por lo tanto, indica las dos fuentes de sustancias blancas que dan vida que surgen de los cuerpos humanos: una, el semen catalizador de un hombre que provoca el embarazo en el cuerpo de una mujer, la otra, la leche materna nutritiva que se transfiere al recién nacido y sostiene su vida. .

Los propios recién nacidos, ya sean anatómicamente niñas o niños, se consideran de género indeterminado en un sentido social. Así, el nacimiento de un niño se hace eco de la creación de los primeros humanos asexuados. Los Dogon tienen muchos rituales de iniciación (basados ​​en la edad, la profesión y el género), y uno de ellos incluye la controvertida circuncisión de niños y niñas, en la que se quita el prepucio 'femenino' de los niños y se extirpa el clítoris 'masculino' de los niños. niñas, asignando así oficialmente el género masculino y femenino respectivamente y llevando a los jóvenes a la edad adulta. En esta estatua, un bebé preiniciado se aferra a la espalda de la mujer. El bebé es la promesa física de la creación de las generaciones futuras. En la espalda del hombre hay un carcaj, en el que alguna vez se colocaron flechas reales, que representa la promesa de mantener alimentos y protección para la familia, el clan y la cultura. Debajo de la pareja hay cuatro de sus antepasados, presumiblemente sus padres, que funcionan como las patas de cariátide del taburete en el que se sientan. Por lo tanto, la generación anterior es la base y el apoyo de la nueva. De esta forma, las generaciones de Dogon son apoyadas por sus antepasados, remontándose a la época primordial hasta los primeros humanos. Puede encontrar más información en Seated Dogon Couple en el sitio web de Met & # 8217s.

Las narrativas tradicionales de Bamana sostienen que, en la antigüedad, las habilidades y los secretos de una agricultura exitosa les fueron traídos por un espíritu de la selva llamado Ci-Wara. En muchas culturas de África Occidental y Central, "la zarza" tiene una fuerte connotación como un lugar misterioso fuera de la esfera civilizada del pueblo, pueblo o ciudad. El monte es un lugar poblado no solo por animales salvajes de motivaciones inciertas, sino también por espíritus salvajes, que deben ser pacificados, apaciguados o mitigados de otra manera para no dañar a la sociedad y a los individuos e instituciones dentro de ella. Algunos de estos espíritus, sin embargo, son seres benévolos que aportan conocimiento y sabiduría al mundo de los seres humanos y dones a la civilización de las fuerzas creativas y crudas de la naturaleza. Ci-Wara fue uno de esos espíritus, que apareció como una criatura con características zoomorfas híbridas para instruir a los humanos en el requisito más básico de la civilización: la producción regular y confiable de alimentos. Por lo tanto, la creencia de Bamana de que el fundamento de la civilización fue traído por un espíritu de la selva reconoce implícitamente la simbiosis de la naturaleza y la cultura.

Los bamana son un grupo de etnias estrechamente asociadas en el sur de Malí. Como resultado de la diversidad de Bamana, hay varios subestilos de máscaras y esculturas de Bamana. Bamana Máscaras Ci-Wara se clasifican en estilos verticales, horizontales y abstractos. El calado dinámico es una característica del "estilo abstracto de Bougouni" y el "estilo vertical Segou" de las partes sur y norte del territorio de Bamana, respectivamente. Los escultores bamana de estas regiones parecen celebrar una simbiosis entre el espacio positivo y negativo, así como entre la naturaleza y la cultura. Las máscaras de Ci-Wara típicamente representan el espíritu agrícola patrón en forma de antílopes, puercoespines, pangolines (osos hormigueros africanos) u otros animales salvajes. Muy a menudo, las especies se combinan a la perfección en zoomorfos híbridos con iconografías multivalentes, que reflejan quizás versiones diferentes de las narrativas del origen de Bamana. En los festivales de plantación, las máscaras de Ci-Wara se bailan en parejas, una representa a un espíritu masculino y la otra a un espíritu femenino. La máscara femenina de Ci-Wara se puede distinguir por el bebé en su espalda.

Hay muchos tipos diferentes de máscaras que se utilizan en África. Entre ellos se encuentran las máscaras faciales que solo cubren la parte frontal de la cabeza del enmascarador, las máscaras de casco que cubren toda la cabeza del enmascarador y las máscaras de cresta que se sujetan a la parte superior de la cabeza de un enmascarador. Las máscaras Ci-Wara entran en esta última categoría. Las máscaras se pueden mantener en su lugar con cuerdas alrededor de la cabeza, aparatos ortopédicos en los hombros y / o trozos entre los dientes. Cualquiera que sea el tipo de máscara, no son más que una pequeña parte de un conjunto completo que constituye la mascarada completa, dentro del cual el enmascarador perderá su identidad personal y se convertirá en uno con el espíritu representado o será reemplazado por completo por el espíritu, la fuerza. , o idea. Los enmascaradores Ci-Wara usan rafia y otras fibras debajo de la máscara para evocar la apariencia, el sonido y el olor del arbusto. Por lo tanto, la forma en que se muestran las máscaras en muchos museos occidentales, como obras de escultura singulares bajo una luz fija y enfocada, puede comunicar su belleza formal como esculturas, pero evoca poco de su poder simbólico. Con las hebras de rafia que se balancean y susurran debajo, bailando con su contraparte del acompañamiento musical, esta máscara Ci-Wara habría proporcionado una experiencia estética mucho más rica a quienes presenciaron su actuación en el tiempo y el espacio. Para obtener más información sobre las máscaras Ci-Wara, consulte esta página en el sitio web del Art Institute of Chicago & # 8217s.

La tradición textil de la tela kente puede haberse originado en el reino Akan de Bonoman en Ghana en algún momento a mediados del segundo milenio EC. Sin embargo, fue el reino Asante (Ashanti) de los siglos XVIII y XX el que elevó este arte como el atuendo característico de toda la etnia Akan de Ghana, lo que también lo hizo famoso en todo el mundo. La confección de la tela kente tradicional implica una confluencia inusual de métodos de producción locales e internacionales. Como maestros de Gold Coast, los Asantehene (reyes de Asante) poseían una gran riqueza y adquirieron solícitos aliados extranjeros y socios comerciales tanto cercanos como lejanos. Las telas Kente son tejidos relativamente pesados ​​con motivos tradicionales que hacen declaraciones muy específicas sobre el usuario en cuestión. Las telas de colores están entrelazadas con hilo de oro de producción local, pero están tejidas principalmente con seda importada y algodón de producción regional. No fue difícil para un país rico de la costa de África Occidental adquirir seda china e india, pero este material solo venía en forma de trozos de tela, no de hilos. Así que parte de la industria textil Asante se dedicó a destejir la tela de seda asiática en sus hilos constituyentes y blanquear los hilos, si era necesario, antes de teñirlos con los colores deseados.

Los colores en sí tienen significado antes de que se entrelacen en emblemas específicos, con el amarillo y el oro que representan la riqueza, el gris que representa la curación, el azul que representa la serenidad, el verde que representa el crecimiento, el negro que representa la madurez, etc. La tela kente se teje en tiras estrechas, que luego se combinan entre sí en composiciones sintácticas. En Ghana, la gente Akan puede ser tan experta en descifrar los temas en motivos de tela kente tejida como en leer los significados más específicos en impresos. adinkra símbolos (este último se entiende más popularmente en Occidente). En conjunto, una serie de tiras tejidas en colores particulares podría hacer referencia a un proverbio o aforismo común, o podría comentar sobre los honores y las cargas de la paternidad. Los textiles de importancia histórica a menudo se han nombrado de modo que el Paño Kente ilustrado aquí, del complejo, real adweaneasa Una variedad que alguna vez estuvo reservada solo para los reyes, se ha llamado "la habilidad se agota", aparentemente por su despliegue enciclopédico y virtuoso de motivos en una sola tela.

Hoy en día, los plebeyos, líderes políticos y miembros de la familia real de Ghana siguen usando la tela kente en ocasiones especiales. La tela Kente también ha gozado de gran popularidad entre los dignatarios occidentales y afroamericanos visitantes en graduaciones, bodas y otros festivales. El Museo Nacional de Arte Africano de la Institución Smithsonian tiene excelente información sobre la tela kente.

Si bien las artes de muchas culturas tienen significados específicos sobre religión, sociedad, política, historia y otras preocupaciones, los diseños pintados en tela de corteza “pigmea” son a menudo expresiones personales del artista. Famosos por su destreza como sobrevivientes de la naturaleza y por su hermoso canto polifónico, los pueblos “pigmeos” como los pueblos Mbuti e Ituri ocupan un lugar dudoso en la imaginación popular de sus vecinos africanos altos, a menudo bantúes. Estar completamente en casa en "el monte" los hace parecer de alguna manera "salvajes" y "salvajes" para sus vecinos africanos que viven en la ciudad, y sin embargo, su resistencia, conocimiento secreto y dominio de la vida en el bosque hace que adquieran proporciones míticas en las narrativas tradicionales de sus vecinos como el Kuba del Congo.

Ocupando esta extraña posición entre “subhumanos y sobrehumanos” en las visiones chovinistas de algunos de sus vecinos, los “pigmeos” producen obras como estas Paños de corteza pintados Mbuti que se parecen más al arte moderno en su elevación de la visión personal del artista por encima de las recomendaciones de la tradición o las instituciones. Pintadas sobre una especie de tela que se produce golpeando y remojando ciertos tipos de corteza de árbol hasta que el material es suave y flexible como un textil (por lo tanto, "tela de corteza"), estas pinturas se inspiran en los sonidos, patrones, olores, texturas. y otras características del bosque. Cada diseño es un dialecto único e idiosincrásico del individuo, generalmente una artista femenina. Una vez más, el Museo Nacional de Arte Africano contiene información útil sobre telas de corteza pintadas.

La impresión visual causada por un Nkisi-Nkondi es inolvidable. Una figura humana se eriza con clavos, púas y otros trozos de metal afilado clavados en su cuerpo. En medio del torso de la figura perforada, un espejo brilla débilmente, reflejando el propio rostro del espectador en medio de las púas de metal, si se acerca lo suficiente. ¿Qué es esta figura que parece a la vez monumental, imponente y misteriosamente reminiscente de un llamado "muñeco vudú"? De hecho, los muñecos vudú del Caribe y América del Norte están relacionados de alguna manera con el nkisi-nkondi pero se utilizan con una intención mucho más estrecha y, en general, más nefasta. De hecho, nkisi-nkondi las estatuas no se perforan con armas destinadas a hacerles daño, sino con juramentos y oraciones. Cada clavo, clavo o cuña que se clava en él representa el sellado de un juramento (por ejemplo, en una demanda u otra disputa) o el envío de una oración pidiendo curación o justicia. Perforar la superficie de la estatua llama la atención del espíritu, por lo que podría escuchar los deseos del suplicante. Al mismo tiempo, el espejo forma un panel de un solo lado a través del cual el mundo espiritual puede asomarse, incluso cuando nosotros, en forma corpórea, solo podemos ver nuestro propio reflejo en él. Sellados detrás del espejo hay materiales secretos y poderosos depositados allí por un especialista en rituales (ngaga) en la ocasión en que la estatua fue cargada espiritualmente y puesta en servicio por primera vez.

En el trauma de la trata transatlántica de esclavos, en la consiguiente fertilización cruzada de culturas africanas previamente no asociadas, y en el sincretismo de estos sistemas con el cristianismo (particularmente en las partes católicas de América), religiones como Vodoun, Candomblé , Nacieron Santería, Kumina y Obeah. Estos sistemas combinaron el panteón de los espíritus, orishas, o dioses de África Occidental y Central con los santos cristianos para producir religiones híbridas en las que muchos seres del noúmeno tenían dos o más aspectos. Temidas y vilipendiadas como demoníacas por las instituciones cristianas, estas religiones híbridas fueron perseguidas y / o reprimidas. Si bien los devotos de estas religiones practicaron y continúan practicando una variedad de rituales, solo las prácticas más negativas o dañinas de algunos devotos han llegado a la imaginación popular occidental, análoga a hacer del cristianismo un sinónimo de la Inquisición y las Cruzadas, o el Islam sinónimo de Wahabi. terrorismo.

El "muñeco vudú" en el que los enemigos se vengan clavando alfileres en el cuerpo de tela con la esperanza de que a través de la magia simpática su enemigo pueda resultar herido en las partes correspondientes del cuerpo, representa un pequeño subconjunto de la realización de deseos que podría haberse hecho con un nkisi-nkondi. Después de todo, esta clase de estatua a menudo es suplicada por justicia. Sin embargo, la gente de Kongo usaba con más frecuencia nkisi-nkondi estatuas para santificar las promesas y traer curaciones y otros resultados felices. El Museo de Brooklyn tiene una excelente página en su nkisi-nkondi, y SmartHistory también analiza estas poderosas figuras.

Algunas personas de Gabón, como los Kota, han tenido que reubicarse varias veces en los últimos siglos debido a las condiciones ambientales y los conflictos políticos. Quizás como resultado de esta necesidad ocasional de reubicación, se desarrolló una tradición de conservar los restos de los muertos en relicarios portátiles en lugar de dejarlos enterrados en el suelo, donde podrían quedar separados permanentemente de sus descendientes vivos. Se creía que los huesos de los muertos, especialmente los de importantes líderes familiares y comunitarios, conservaban el poder espiritual y se guardaban en cestas o receptáculos de corteza. Encima de cada relicario se colocó una figura guardiana, llamada Mbulu Ngulu por el pueblo Kota, para proteger los restos de los muertos de daños físicos y espirituales. Los relicarios se colocaron en santuarios fuera del pueblo y fueron consultados en secreto por descendientes iniciados y líderes comunitarios. Si la comunidad tuviera que reubicarse, podría llevar consigo a sus muertos honrados.

El diseño de un Kota mbulu ngulu no pretende representar la apariencia de un ser humano, sino más bien connotar la función de un guardián invisible. En el sentido de que puede ver, oler (o sentir) y hablar de peligros, se le da una especie de cara simplificada, tallada en madera y generalmente cubierta con chapa martillada. El resto de la figura tiene escasa semejanza con cualquier ser vivo, comprende un tallo o "cuello", que conduce a un rombo abierto que recuerda vagamente a brazos o piernas. A través de la abertura, se corrieron correas para atar la figura del guardián a la canasta del relicario o al bulto.

Tras sus primeros encuentros con el arte africano en el Museo Trocadero de París, los múltiples bocetos de Picasso de un mbulu ngulu parece haber inspirado sus primeras nociones cubistas de la geometría radical de la figura humana. Las explicaciones rudimentarias del arte africano en el Trocadero y la propia imaginación de Picasso llevaron a un malentendido de que una figura como el mbulu ngulu fue un serio intento de los escultores congoleños de representar el cuerpo humano. La comprensión primitivista (o malentendido) del "arte africano" como esencialmente simple, primordial y algo estancado en alguna etapa temprana del desarrollo estético proviene de malentendidos de este tipo que no representan la amplitud de los estilos y funciones artísticas africanas. De hecho, la forma del mbulu ngulu Está prescrito por la tradición, es aprendido por los aprendices de sus instructores y, como resultado, puede ser bastante rígido en sus requisitos del artista. La escultura religiosa de este tipo es luego bendecida, iniciada o accesada de otra manera antes de ser puesta en uso. Las decisiones de diseño evidentes en gran parte del arte de África central y occidental fueron el resultado de considerar la figura humana y animal en la carne, y luego imaginarla en abstracto, después de lo cual los emblemas estilizados y abstractos de la misma fueron manipulados en diseños audaces e inteligentes. Si estas intelectualizaciones de la forma fueran luego ratificadas por consenso a lo largo del tiempo y / o por decretos de clanes, tribales o reales, el diseño se volvería tradicional. A partir de entonces, sería imitado a lo largo de los siglos. Una vez más, el Museo de Brooklyn tiene excelente información sobre mbulu ngulu.

Al final de la clase.

Al final de la conferencia, durante el debate, la pregunta "¿Qué hemos aprendido sobre África?" puede revisarse como un criterio del progreso que los estudiantes han logrado en su comprensión de este vasto continente y sus artes. Los ejercicios y asignaciones podrían basarse en las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo identificarías / definirías el arte africano ahora?
  • ¿Existe un estilo africano en general?
  • Según la conferencia, ¿hay algún material aparentemente favorecido en el arte africano? Si es así, ¿por qué cree que se favorecen estos materiales?
  • ¿Cuáles parecen ser algunas de las principales preocupaciones del arte africano? ¿Cómo se relacionan clases específicas de objetos de arte africano con sistemas de creencias o estructuras sociopolíticas particulares (hay alguna relación)?
  • ¿Operan simultáneamente diferentes sistemas religiosos o políticos dentro de alguna sociedad discutida aquí? ¿Cómo estos sistemas coexistentes hacen uso del arte y / o la arquitectura (similitudes / diferencias)?

¿Cuáles fueron las obras de arte más utilitarias discutidas? ¿Hubo arte hecho por sí mismo? Si es así, identifíquelo y discútalo.

Lawrence Waldron (autor) es artista e historiador del arte, especializado en arte precolombino, asiático y africano, así como en el arte y la cultura del Caribe y América Latina. Es profesor asociado de Historia del Arte en Montserrat College of Art.

Jon Mann (editor) es profesor adjunto en Lehman College, colaborador sénior en Artsy y colaborador y editor de conferencias en Art History Teaching Resources y Art History Pedagogy and Practice.

AHTR agradece la financiación de la Fundación Samuel H. Kress y el Centro de Graduados de CUNY.


Ver el vídeo: ΝΤΟΚΙΜΑΝΤΕΡ - Το Μυστήριο Του Ανθρώπινου Εγκεφάλου (Enero 2022).