Información

Constantinopla cae a los turcos - Historia


Los turcos capturan Constantinopla el 23 de mayo. La ciudad, que fue la capital bizantina, estaba protegida por una enorme cadena. Mohammed II, el líder otomano, arrastró 70 barcos por tierra para apoyar a las 250.000 tropas que asediaban la ciudad. Los otomanos tenían un canon de 1,200 libras que pronto rompió las murallas de la ciudad y acabó con el Imperio Bizantino.

Constantinopla cae a los turcos - Historia

L a antigua ciudad de Constantinopla, ubicada en la Turquía moderna y hoy conocida como Estambul, fue fundada por el emperador romano Constantino en 330, quien la convirtió en la sede de su reinado. Cuando la parte occidental del Imperio Romano se desintegró en el siglo V (ver La Caída de Roma) Europa occidental fue impulsada hacia la Edad Media. Sin embargo, los vestigios de la gloria del Imperio Romano perduraron en la ciudad-estado de Constantinopla durante más de mil años.

A mediados del siglo XV, la prominencia de Constantinopla y el Imperio Bizantino que gobernaba había sufrido un declive dramático. La ciudad se encontró completamente rodeada por un Imperio Otomano ansioso por expandir su dominio. El golpe final llegó en la primavera de 1453 cuando los turcos otomanos, encabezados por el sultán Mehmed II, sitiaron la ciudad durante cincuenta y siete días. El 29 de mayo, el sultán lideró una fuerza abrumadora que rompió con éxito las murallas de la ciudad y procedió a masacrar a la ciudadanía. Tras su victoria, el sultán trasladó la capital otomana de Adrianópolis a Constantinopla. El último vestigio del antiguo Imperio Romano ya no existía.

`` Nada igualará jamás al horror de este espectáculo espantoso y terrible ''.

Un observador describe la escena:

--Nada igualará jamás el horror de este espectáculo espantoso y terrible. La gente asustada por los gritos salió corriendo de sus casas y fue asesinada por la espada antes de saber lo que estaba pasando. Y algunos fueron masacrados en sus casas donde intentaron esconderse, y algunos en iglesias donde buscaron refugio.

Una representación contemporánea de la batalla.

Los enfurecidos soldados turcos. . . no dio cuartel. Cuando habían masacrado y ya no había resistencia, se empeñaban en saquear y vagaban por el pueblo robando, desnudando, saqueando, matando, violando, tomando cautivos a hombres, mujeres, niños, ancianos, jóvenes, monjes, sacerdotes, personas de todo tipo y condición. . . Hubo vírgenes que se despertaron de un sueño turbulento para encontrar a esos bandidos de pie junto a ellos con las manos ensangrentadas y los rostros llenos de furia abyecta. Esta mezcla de todas las naciones, estos brutos frenéticos irrumpieron en sus casas, los arrastraron, los desgarraron, los obligaron, los deshonraron, los violaron en las encrucijadas y los hicieron someterse a los atropellos más terribles. Incluso se dice que con solo verlas muchas chicas quedaron tan estupefactas que casi renunciaron al fantasma.

Ancianos de venerable apariencia fueron arrastrados por sus canas y lastimosamente golpeados. Los sacerdotes fueron llevados al cautiverio en lotes, así como las reverendas vírgenes, ermitaños y reclusos que se dedicaron solo a Dios y vivieron solo para Aquel a quien se sacrificaron, quienes fueron sacados de sus celdas y otros de las iglesias en las que habían buscado. refugio, a pesar de sus llantos y sollozos y de sus mejillas demacradas, para ser objeto de desprecio antes de ser abatido. Los niños tiernos fueron brutalmente arrebatados de los pechos de sus madres y las niñas fueron despiadadamente entregadas a uniones extrañas y horribles, y sucedieron otras mil cosas terribles. . .

Los templos fueron profanados, saqueados y saqueados. . . los objetos sagrados fueron arrojados a un lado con desprecio, los iconos sagrados y los vasos sagrados fueron profanados. Los adornos se quemaban, se rompían en pedazos o simplemente se tiraban a las calles. Los santuarios de los santos fueron brutalmente violados para sacar los restos que luego fueron arrojados al viento. Los cálices y copas para la celebración de la Misa se reservaban para sus orgías o se rompían, se fundían o se vendían. Los vestidos de los sacerdotes bordados con oro y engastados con perlas y gemas se vendían al mejor postor y se arrojaban al fuego para extraer el oro. Inmensas cantidades de libros sagrados y profanos fueron arrojados al fuego o arrancados y pisoteados. La mayoría, sin embargo, se vendieron a precios irrisorios, por unos pocos centavos. Los altares de los santos, arrancados de sus cimientos, fueron derribados. Todos los escondites más santos fueron violados y destrozados para sacar los sagrados tesoros que contenían. . .

Cuando Mehmed (II) vio los estragos, la destrucción y las casas abandonadas y todo lo que había perecido y convertido en ruinas, entonces una gran tristeza se apoderó de él y se arrepintió del pillaje y de toda la destrucción. Se le llenaron los ojos de lágrimas y sollozando expresó su tristeza. ¡Qué ciudad era esta! ¡Y hemos permitido que se destruya '! Su alma estaba llena de dolor. Y en verdad fue natural, tanto el horror de la situación superó todos los límites ''.

Referencias:
Este relato de un testigo ocular aparece en: Routh, C. R. N. They Saw It Happen in Europe 1450-1600 (1965).


Constantinopla cae a los turcos - Historia

Los turcos otomanos aparecieron por primera vez en la historia en 1227 como un grupo de varios miles de personas que huían de Asia central antes del avance de los invasores mongoles. Solo 226 años después, un ejército otomano, 90.000 guerreros, se encontraba a las puertas de Constantinopla, capital de Bizancio, la sucesora del legendario Imperio Romano. La transformación de los turcos otomanos de una horda de refugiados a una poderosa fuerza militar fue un testimonio del notable liderazgo de los otomanos en ese período y de su estructura de gobierno altamente eficaz.

Durante décadas, el avance de la fuerza otomana y la ampliación de su territorio les había parecido inexorable a los bizantinos y a otros observadores interesados, como los venecianos. En 1438, Juan VIII Paleólogo, el emperador bizantino, con un gran séquito, hizo una visita personal a Venecia y a otras partes de Italia en un esfuerzo desesperado por reunir aliados contra los otomanos. Se habló mucho y se logró poco.

De hecho, los venecianos habían tenido más éxito que la mayoría de las potencias occidentales en establecer y mantener, sujeto a interrupciones intermitentes, importantes relaciones comerciales con los otomanos a medida que crecían el poder y el territorio otomanos. No obstante, a principios de 1453, cuando el asedio otomano a Constantinopla se hizo más estricto, solo los venecianos intentaron proporcionar una ayuda militar sustancial a los bizantinos.

Sin embargo, toda defensa fue inútil. La ciudad cayó el 29 de mayo de 1453. A partir de entonces, todos los puestos de avanzada venecianos en el Mediterráneo oriental estaban en peligro.

Para Europa en su conjunto, la gran pregunta sin respuesta era: ¿hasta dónde llegaría finalmente la expansión otomana hacia el oeste? En 1529, el ejército otomano estaba a las puertas de Viena, el centro geográfico de Europa. Ese asedio fallido se repitió en 1681, provocando por fin una respuesta unificada de las principales potencias de Europa Occidental. El avance otomano en Europa se había detenido por fin.


Historia de Grecia El período otomano

Desde 1453 con la caída de Constantinopla hasta la revolución de 1821, Grecia está bajo el dominio de los turcos otomanos que controlan todo el Medio Oriente y los Balcanes hasta las puertas de Viena.

Los otomanos son turcos selyúcidas, una tribu de Asia Central que apareció en el área de Anatolia en el siglo XI. Después de un período de dominio mongol, conquistaron más y más tierras hasta el siglo XV, cuando atacaron al Imperio Bizantino por todos lados. Con los venecianos en el oeste y los turcos en el este, los griegos están intercalados entre dos grandes potencias, ambas tomando lo que quieren y peleando por el resto. Desafortunadamente, estas batallas tienen lugar en suelo griego. Aunque la subyugación por cualquier poder es una píldora amarga de tragar, los otomanos son preferibles a los venecianos. Siempre y cuando pague sus impuestos ridículamente altos, ellos dejarán que sus súbditos vivan sus vidas, lo cual es principalmente trabajar para ganar lo suficiente para pagar sus impuestos y tal vez comer. Pero los venecianos tratan a sus súbditos como esclavos sin derechos.

De 1520 a 1566, el imperio otomano se expande bajo el sultán Solimán el Magnífico. En Grecia los monasterios se convierten en centros de aprendizaje y muchos intelectuales escapan allí con sus libros y bibliotecas para mantener vivo el helenismo durante estas edades oscuras, o al menos esta es la mitología popular. Durante el reinado de Solimán en el siglo XVI y en el XVII, los Rumci, como se les llamaba en turco: los bizantinos descendientes de griegos, tenían enormes privilegios bajo los turcos. Si pagaron impuestos extra fue porque no sirvieron en el ejército. Más importante desde la época de Mehmet II, el clero griego tuvo enormes beneficios y fue pagado por el estado otomano. El Patriarca era literalmente la cabeza de todos los cristianos ortodoxos y tenía una posición como la del Visir. Su autoridad fue bastante enfática y los obispos (por primera vez) fueron financiados por fuentes imperiales, ya que actuaban como líderes de los ciudadanos cristianos del imperio y eran responsables de su comportamiento.

Los griegos fueron puestos en todos los patriarcados: Jerusalén, Antioquía y Alejandría. A los árabes no se les permitía entrar en el alto clero y en realidad había una forma de paedomazoma con muchachos llevados de las aldeas griegas y enviados a estos lugares para convertirse eventualmente en el clero. Fue un tipo real de colonialismo griego. Cuando cayó el Imperio Otomano, la autoridad civil sobre estos patriarcados cambió; finalmente se dividió entre Siria (sobre Antioquía), Jordania (sobre Jerusalén) y Egipto (sobre Alejandría). El mismo hecho de que el actual gobierno griego (como lo hizo bajo la Junta) esté asumiendo algún tipo de derecho sobre estos Patriarcados es de interés y, de hecho, no se basa en precedentes históricos. después de todo, ¡NUNCA existió tal fenómeno como 'Grecia' en un sentido político antes de la Revolución de 1821! Por esta razón también es incorrecto decir que Grecia estuvo ocupada por los turcos durante 400 años. No había Grecia que ocupar. Usamos el nombre Grecia para referirnos al área geográfica en la que las antiguas ciudades-estado (que después de todo eran países independientes) evolucionaron y lucharon. En la época romana fue una provincia como lo fue durante la época otomana. Pero cuando hablamos de "Grecia" antes de 1829, en realidad estamos hablando de un territorio geográfico y no de un estado, ya que nunca lo había sido. Más sobre la Iglesia ortodoxa bajo los otomanos

En 1492, cuando Fernando e Isabel proclaman el Edicto de expulsión de los judíos de España, el sultán Bayezid II proclama que los judíos de España serían bienvenidos en el Imperio Otomano. Más de 20.000 judíos sefardíes o ibéricos llegan a Salónica el mismo año. Ver www.greecetravel.com/jewishhistory/ancient.html

Los otomanos comienzan a reclutar niños cristianos de territorios conquistados como Grecia para servir en el cuerpo de jenízaros. Estos reclutas reciben entrenamiento militar y se les presenta el Islam, y se les asigna la tarea de proteger la vida del sultán. Algunos de los reclutas también pueden ascender a la administración otomana, incluso al puesto de Gran Visir. Los jenízaros se convierten en una de las fuerzas militares más poderosas del mundo. Sin embargo, sus frecuentes revueltas y su negativa a permitir cualquier tipo de reforma militar en el último período otomano finalmente conducen a su caída. Cuando no logran reprimir una insurrección griega en 1820 y se rebelan nuevamente en 1826, el sultán Mahmud II disuelve el cuerpo.

En la isla de Rodas, los Caballeros de San Juan que se habían trasladado allí después de ser desalojados de Tierra Santa en 1306, han estado resistiendo y atacando a los turcos desde su ciudad fortaleza. Después de un asedio final, Rodas cae en 1522 y los Caballeros parten hacia Malta. En 1571, el Chipre controlado por Venecia cae en manos de los turcos, al igual que Creta en 1669 después de un asedio de veinte años. Cuando el ataque otomano a Viena fracasa en 1683, los poderes combinados del cristianismo bajo el liderazgo de Austria y Venecia capturan el Peloponeso y atacan Atenas. El 26 de septiembre de 1688 las tropas venecianas al mando del general Morosini bombardean la Acrópolis. Los turcos que se habían refugiado en la Acrópolis habían estado utilizando el Partenón, que hasta entonces estaba completamente intacto, para almacenar municiones (así como sus mujeres y niños). Asumen que los venecianos nunca bombardearán tal monumento histórico. Están equivocados. Aunque algunos libros de historia afirman que un proyectil perdido destruyó el Partenón, en verdad los venecianos habían sido alertados sobre el hecho de que el edificio estaba siendo utilizado como depósito de municiones y apuntaron sus cañones hacia él. Cuando el proyectil golpea el Partenón, se destruye el símbolo de la sociedad, la democracia y la cultura helénicas clásicas. La explosión es tan poderosa que incluso los venecianos de la colina de Filipapos quedan cubiertos de escombros y las casas turcas de la acrópolis quedan destruidas. Más de 300 hombres, mujeres y niños mueren y los turcos entregan la ciudad. Morsini y sus tropas ocupan la Acrópolis durante unos meses, pero abandonan la ciudad, llevándose consigo a gran parte de la población, lo que hace que todo el asedio y destrucción del antiguo templo sea completamente inútil. La mayoría de los atenienses van al Peloponeso y Atenas está vacía durante varios años, hasta que una oferta turca de amnistía y tres años libres de impuestos convence a una corriente de refugiados de regresar y repoblar la antigua ciudad.

A fines del 1700, Atenas está gobernada por Hadji Ali Haseki, probablemente el peor gobernante de todos los tiempos, quien en realidad hace una oferta por el derecho a gobernar la ciudad y luego impone fuertes impuestos a los habitantes para recuperar su dinero. Derriba muchos de los templos antiguos y saquea iglesias y edificios en busca de material para construir un muro defensivo alrededor de la ciudad, que es tanto para mantener a la gente dentro como para mantener fuera a los enemigos. Para colmo de males después de utilizar a los atenienses como trabajo físico para construir este muro, luego les cobra el costo de construirlo. Se confisca todos los bienes que quiere y encarcela a cientos de atenienses. A finales de siglo ha sido expulsado, exiliado a la isla de Kos, su cabeza llevada de regreso a Constantinopla y mostrada como una advertencia de lo que les sucede a quienes abusan del poder en el imperio otomano.

Otra personalidad colorida de la época es Ali Pasha, el tirano albanés que en 1787 gobierna Ipirus para los otomanos de la ciudad de Ioannina. Su sueño era romper con el Imperio Otomano y crear su propio estado independiente en Ipirus, con la colaboración de Napoleón. Pero en 1798 forma una alianza con los británicos y toma Preveza de los franceses. Los británicos le dan Parga y ven a Ali Pasha como una espina en el costado de los otomanos. Incluso Lord Byron lo visita, como se describe en su poema Childe Harold, llamando a Ali Pasha un hombre generoso y culto y el "Bonaparte musulmán". Los otomanos también lo encuentran útil, pero cuando ordena el asesinato de un oponente en Constantinopla, el sultán Mahmud II ha tenido suficiente y envía tropas para deponerlo. 20.000 tropas turcas se desvían de la lucha contra los rebeldes griegos en el Peloponessos, lo que finalmente obliga a Ali Pasha a rendirse después de aceptar perdonarlo. Mientras espera en el monasterio de Pantelimon a que se lea su indulto, es ejecutado, su cabeza se muestra durante 3 días en Ioanina y luego se envía a Constantinopla, donde también se muestra allí. Su cuerpo está enterrado en Ioannina, su cabeza en Constantinopla. Aunque era un individuo enfermo y pervertido que asesinaba y torturaba a quien quería, era un líder despiadado e inteligente y jugó un papel importante en la independencia de Grecia de los otomanos al involucrar a las tropas turcas cuando podrían haber estado luchando contra los griegos.

Atenas comienza un período de renovada actividad académica y artística y también para ver la primera ola de "turistas" que descubren los monumentos y tesoros antiguos de los helenos. Atenas está llena de estudiantes de arte y arquitectura clásicos, y los turcos y los griegos comienzan a romper piezas del Partenón y venderlas. En el siglo XVIII, muchos de estos primeros viajeros regresan con relatos de la gloria de la antigua Grecia y fragmentos de la historia griega antigua, mientras que algunos, como Lord Elgin, regresan con monumentos y estatuas reales como los Mármoles del Partenón, o lo que se conoce como los mármoles de Elgin. Esto desencadena un fervor por cualquier cosa griega. Para los intelectuales de Europa y Gran Bretaña, en particular, los antiguos griegos son como dioses, su arte y pensamiento están a un nivel que la gente moderna solo puede esperar alcanzar algún día. Esta admiración de Grecia por parte de los europeos será el aliado más importante en su lucha por la independencia de los turcos.


AHC: los turcos musulmanes conquistan Constantinopla y algunos de los Balcanes antes del 1200 d.C.

Probemos esto para ver el tamaño, con un PoD de No Crusades de la década de 1090 relacionado con un período de Papas letárgicos en Europa, y el encerado selyúcida continuo, incluso en Europa.

El azul representa la historia de OTL de la expansión otomana y los comienzos de la contracción en Europa. Ahora, en esta situación de ATL de continuo impulso turco durante el siglo XII (y más allá), no coincidiría ni podría coincidir exactamente con el calendario otomano, que es lo que se representa en rojo. Solo pude exprimirme en la caída de Constantinopla antes de 1200. Pero, me imagino que esto da una estimación aproximada de cuándo los turcos podrían construir de una conquista a la siguiente, más o menos algunos años.

Así que la idea es que los selyúcidas crucen primero Gallipolli en 1101 y tomen Constantinopla en 1199. A partir de ahí, proyecto en rojo la expansión selyúcida.

El verde representa otros eventos de OTL, no relacionados con los turcos, de importancia, como las invasiones mongoles y la Peste Negra.

Posiblemente, el momento de la invasión mongola de Europa Central podría ablandar a los húngaros lo suficiente como para que los turcos establecidos en los Balcanes pudieran explotar esto y conquistarlos.

Una faceta interesante es que la Horda de Oro ya está establecida e influyendo en Europa del Este y, olvidé agregar, se convierte al Islam en 1313.

Y Lituania todavía es pagana en este momento.

Quizás en este TL, después de los ataques de la Peste Negra, los primeros turcos, o al menos el Islam, se adentran más en Europa. Por ejemplo, Polonia era más pequeña, más débil y fragmentada durante gran parte del siglo XIII y principios del siglo XIII, y Lituania podría convertirse al Islam y aliarse con los turcos y la Horda.


Consecuencias [editar | editar fuente]

La "Iglesia de la Santa Sabiduría", o Hagia Sophia, fue convertida en mezquita

En el tercer día de la conquista, Mehmed II ordenó que se detuvieran todos los saqueos y envió a sus tropas fuera de las murallas de la ciudad. & # 9121 & # 93 El historiador bizantino George Sphrantzes, testigo ocular de la caída de Constantinopla, describió las acciones del sultán: & # 9176 & # 93 & # 9177 & # 93

Al tercer día después de la caída de nuestra ciudad, el sultán celebró su victoria con un gran y gozoso triunfo. Emitió una proclama: los ciudadanos de todas las edades que hubieran logrado escapar a la detección debían dejar sus escondites por toda la ciudad y salir a la luz, ya que estaban libres y no se les haría ninguna pregunta. Además, declaró la restauración de casas y propiedades a aquellos que habían abandonado nuestra ciudad antes del asedio, si regresaban a casa, serían tratados de acuerdo con su rango y religión, como si nada hubiera cambiado.

Hagia Sophia se convirtió en mezquita, pero la Iglesia Ortodoxa Griega permaneció intacta y Gennadius Scholarius fue nombrado Patriarca de Constantinopla.

La fortaleza morea (peloponesia) de Mystras, donde gobernaban los hermanos de Constantino, Tomás y Demetrio, en constante conflicto entre ellos y sabiendo que Mehmed eventualmente los invadiría, resistió hasta 1460. Mucho antes de la caída de Constantinopla, Demetrio había luchado por el trono con Thomas, Constantine y sus otros hermanos John y Theodore. & # 9178 & # 93 Thomas escapó a Roma cuando los otomanos invadieron Morea mientras Demetrius esperaba gobernar un estado títere, pero en cambio fue encarcelado y permaneció allí por el resto de su vida. En Roma, Thomas y su familia recibieron algún apoyo monetario del Papa y otros gobernantes occidentales como emperador bizantino en el exilio, hasta 1503. En 1461 el estado bizantino independiente en Trebisonda cayó ante Mehmed. & # 9178 & # 93

Con la captura de Constantinopla, Mehmed II había adquirido la capital "natural" de su reino, aunque en declive debido a años de guerra. Y la conquista del Imperio Bizantino eliminó a un enemigo a la retaguardia del avance otomano hacia Europa. La pérdida de la ciudad fue un gran golpe para la cristiandad y expuso al oeste cristiano a un enemigo vigoroso y agresivo en el este. El Papa Nicolás V pidió un contraataque inmediato en forma de cruzada. Cuando ningún monarca europeo estaba dispuesto a liderar la cruzada, el propio Papa decidió ir, pero su muerte prematura detuvo este plan.

Durante algún tiempo, los eruditos griegos habían ido a las ciudades-estado italianas, un intercambio cultural iniciado en 1396 por Coluccio Salutati, canciller de Florencia, quien había invitado a Manuel Chrysoloras, un erudito bizantino a dar una conferencia en la Universidad de Florencia. & # 9179 & # 93 Después de la conquista, muchos griegos, como John Argyropoulos y Constantine Lascaris, huyeron de la ciudad y encontraron refugio en el Occidente latino, trayendo consigo conocimientos y documentos de la tradición grecorromana a Italia y otras regiones que impulsaron aún más el Renacimiento. & # 9180 & # 93 & # 9181 & # 93 Los griegos que se quedaron en Constantinopla vivían principalmente en los distritos de Fanar y Galata de la ciudad. Los Phanariotes, como se les llamaba, proporcionaron muchos asesores capaces a los gobernantes otomanos.

Los eruditos consideran la Caída de Constantinopla como un evento clave que terminó con la Edad Media y comenzó el Renacimiento debido al fin de la antigua orden religiosa en Europa y el uso de cañones y pólvora. La caída de Constantinopla y la invasión general de los turcos en esa región también rompieron el principal vínculo comercial terrestre entre Europa y Asia, y como resultado, más europeos comenzaron a considerar seriamente la posibilidad de llegar a Asia por mar. & # 9182 & # 93

Tercera Roma [editar | editar fuente]

Este artículo no contiene citas ni referencias. Mejore este artículo agregando una referencia. Para obtener información sobre cómo agregar referencias, consulte Plantilla: Cita.

Bizancio es un término utilizado por los historiadores modernos para referirse al posterior Imperio Romano. En su época, el Imperio gobernado desde Constantinopla (o "Nueva Roma" como la había llamado oficialmente Constantino) se consideraba simplemente "el Imperio Romano". La caída de Constantinopla llevó a facciones rivales a reclamar ser las herederas del manto imperial. Las pretensiones rusas de la herencia bizantina chocaban con las del propio imperio otomano. En opinión de Mehmed, fue el sucesor del emperador romano, declarándose a sí mismo Ron Kayser-i, literalmente "César de Roma", es decir, del Imperio Romano, aunque fue recordado como "el Conquistador", fundador de un sistema político que sobrevivió hasta 1922 con el establecimiento de la República de Turquía que desde entonces ha ocupado Constantinopla (rebautizada Estambul) pero trasladó la capital del estado turco a Ankara. Tal conflicto en la ideología solo estimuló la guerra entre el Imperio ruso y el otomano, y en los siglos XVIII y XIX los ejércitos rusos se acercaron lentamente a Constantinopla. De hecho, los ejércitos rusos llegaron hasta el suburbio Yeşilköy de Constantinopla, que está a solo 10 millas (16 & # 160 km) al oeste del Palacio de Topkapi durante la Guerra Ruso-Turca de 1877-1878.

Stefan Dušan, zar de Serbia, e Ivan Alexander, zar de Bulgaria, hicieron afirmaciones similares, considerándose herederos legítimos del Imperio Romano. Otros posibles reclamantes, como la República de Venecia y el Sacro Imperio Romano Germánico, se han desintegrado en la historia.

Además de los beneficios militares y políticos otorgados a los turcos con su captura, también llevó el comercio de especias orientales a través de intermediarios musulmanes a un período de declive. Los europeos continuarían comerciando a través de Constantinopla hasta el siglo XVI, pero los altos precios impulsaron la búsqueda de fuentes alternativas de suministro que no pasaran por los intermediarios de los otomanos y, en menor medida, los safávidas y mamelucos. Un número creciente de barcos portugueses, españoles y holandeses comenzaron a intentar navegar hacia la India a través del extremo sur de África. De hecho, si Colón no hubiera creído que llegaría a Asia para negociar derechos comerciales navegando hacia el oeste —la misión tal como se la presentó a su patrón, el rey de España— no habría fundado el Nuevo Mundo.


¿Y si Constantinopla no hubiera caído en manos de los turcos?

30 de junio de 1453: El asedio turco de Constantinopla fracasa después de que los barcos venecianos cortaron el suministro a los sitiadores que se dirigían desde el norte.

1454: La flota veneciana bloquea el puerto de Constantinopla, impidiendo que el sultán Mehmed acceda con sus propios barcos. Con la flota veneciana ocupando el puerto, Mehmed I no puede llevar sus propios barcos por tierra a las aguas, lo que permite a los defensores concentrar sus esfuerzos en los muros terrestres. Después de meses de fracaso, Mehmed se ve obligado a retirarse a su capital en Edirne. En represalia, Mehmed declara la guerra a Venecia en abril de 1454.

Abril - mayo de 1454: La guerra de Mehmed II contra el Peloponeso veneciano fracasa cuando se ve obligado a desviar fuerzas a Anatolia para sofocar una revuelta de los Beyliks turcos.

Junio ​​de 1455: El comandante veneciano, Cristoro Moro, asesta a los turcos un golpe aplastante en la batalla de Negroponte. Seis meses después, la revuelta de Anatolian Beyliks obliga a Mehmed a abandonar Grecia en 1456.

1 de mayo de 1456: Moro captura la isla de Lesbos y la ciudad portuaria de El Pireo. Las fuerzas venecianas y griegas conquistan Atenas. Mientras tanto, los genoveses de Galata logran capturar el castillo de Hisari de Mehemd. El sultán no puede realizar otro ataque sobre Constantinopla.

1481 - 1491: Beyazid reclama el trono. Su hermano, Cem, impugna el reclamo que conduce a una sangrienta guerra civil hasta que se alcanza la paz en septiembre de 1491. El imperio se divide, el primero ocupa territorios europeos y el segundo los asiáticos. El emperador Manuel III explota la división, ganando concesiones de ambos sultanes pero poco territorio.

Abril de 1512: Selim I se convierte en sultán en Occidente tras envenenar a su padre y a su hermano. Inmediatamente invade Anatolia.

10 de abril de 1513: El sultán Selim I derrota a su tío, Cem, en la batalla de Esmirna. Cem entrega el control de los territorios asiáticos a Selim antes de ser ejecutado. El Imperio otomano se reunifica bajo Selim. Dado el poder de los sultanes y su reputación de crueldad, los genoveses le entregan Rumeli Hisari a cambio de la promesa de dejar ilesa la colonia genovesa de Galat. Durante los próximos dos años, Selim trae fuerzas terrestres y marítimas a Constantinopla, preparándose para otro asedio.

12 de marzo - 15 de marzo de 1515: Selim ataca a Constantinopla. Cuando las murallas terrestres se derrumban el 15 de mayo, los pocos defensores huyen hacia una flota veneciana. El último emperador, Constantino XII, huye de la ciudad. Se le da un apartamento en la residencia papal en Roma, donde establece un gobierno en el exilio. En su lecho de muerte se une a las órdenes del Hospitalario.

1520: Un nuevo sultán, Suleiman I, emite su Edicto de Gracia a los gobernantes de Serbia, Bosnia, Valaquia y Albania, permitiéndoles una independencia virtual a cambio del pago de tributos. Suleiman se centra en la repoblación y reconstrucción de Constantinopla, que se encuentra en un estado muy deteriorado.

21 de abril de 1521: El emperador Carlos V llega a la Dieta de Worms decidido a acabar con el movimiento luterano. Con la amenaza turca neutralizada, Carlos se mueve contra los príncipes alemanes. Martín Lutero se niega a retractarse y es quemado en la hoguera.

1521- 1523: Las fuerzas imperiales cazan al último de los líderes protestantes en Alemania. Las relaciones entre Carlos y Clemente VII siguen siendo cordiales. Esto le da a Clemente la libertad de responder favorablemente en 1527 cuando Enrique VIII solicita la anulación de Catalina de Aragón. La reforma protestante se ha esfumado, limitada a unos pocos focos aislados en Suiza y Escocia.


La caída de Constantinopla 1453

Ningún sitio ha sido tan dramático y trascendente como la caída de Constantinopla en 1453.
Cuando terminó, el mundo había cambiado para siempre.

La caída de Constantinopla (en griego: Ἅλωσις τῆς Κωνσταντινουπόλεως).

Un martes 29 de mayo de 1453 murió el último emperador bizantino Constantino XI Paleólogo, al igual que su imperio, luchando en las calles de la ciudad junto a sus soldados. El asedio duró sólo 53 días & # 8211 y los ejércitos contaban con unos 50.000 turcos y 7.000 defensores.

La caída de Constantinopla fue el evento que marcó el final de la era medieval, desató la siguiente fase del Renacimiento, inició la era del descubrimiento y la colonización, y también siglos de guerras entre las potencias europeas y el imperio otomano.

Grecia y los Balcanes permanecerán bajo el dominio otomano durante casi 400 años suprimiendo cualquier posibilidad de avance social. Este período de tiempo de las tierras ocupadas está marcado como los años oscuros de la historia griega.

A continuación, se muestra un video documental histórico, una breve descripción del período de tiempo, con una galería de imágenes.

Último servicio en Hagia Sophia de un libro de George Horton

Caída de la ciudad 29 de mayo de 1453 d.C.

Constantinopla, símbolo del cristianismo y del poder griego en Oriente, fue sitiada y conquistada el 29 de mayo de 1453 d.C.

El Imperio Bizantino ya había comenzado a debilitarse después del ataque de la Cuarta Cruzada. La era bizantina tardía, de 1204 a 1453 d.C., que sufrirá la caída de Constantinopla, se caracteriza por dos períodos distintos: el Imperio Latino (1204-1261 d.C.) y la era Paleogénica (1261-1453 d.C.).

Mientras Constantinopla estaba gobernada por los latinos, muchos nobles se refugiaron en las zonas libres del Imperio, donde, con la ayuda de los lugareños, crearon nuevos estados. Los centros bien conocidos del helenismo fueron el Imperio del Trapecio (1204), el estado de Epiro (1215) y el Imperio de Nicea (1208).

En estos centros griegos, el helenismo sigue prosperando. Ioannis Vatatzes de Nicea, santo y héroe, pudo hacer del estado una fuerza a tener en cuenta. Este trabajo fue completado por Michael XIII Palaiologos. Cuando en 1261 d.C. Constantinopla vuelve a estar bajo el dominio de los griegos con la ayuda del general de Nicea, Alexios Stratigopoulos, Michael VIII Palaiologos fue coronado emperador por segunda vez en la iglesia de Hagia Sophia.

Siguieron años difíciles en los que asegurar las fronteras, especialmente desde Occidente, estaba agotando los recursos. Las relaciones entre el centro, es decir, Constantinopla, y las provincias se debilitaban progresivamente. La crisis económica también estuvo marcada por el debilitamiento y la devaluación de la moneda de oro. Finalmente, los mercenarios se hicieron cargo del ejército y la flota. El deterioro de la situación desembocó en una guerra civil entre Andrónico II y su nieto (1321-1328).

Los turcos nómadas, más tarde conocidos como otomanos, estaban ganando terreno. Los turcos selyúcidas aprovecharon la desintegración del Califato y ocuparon gran parte de Asia Central. En la batalla de Matzikeret en 1071 d. C., los bizantinos sufrieron una fuerte derrota y los turcos consolidaron su poder en la zona. Ya en 1281 d.C., los turcos habían llegado a las afueras de Bursa, que fue ocupada en 1326 d.C. La conquista de Nicea ocurrió en 1331 y la siguió Nicomedia. Entonces las ciudades de Tracia quedan desiertas, una tras otra. En 1365, Andrianoupolis se convirtió en la capital del sultán.

It was becoming impossible that Constantinople would be saved. The Turks had approached the City walls of Constantinople and were already settling in the Balkans. Emperor Manuel II sought help from the West. While still in Paris, he receives news that the Turks are under destructive attack by the Mongols in 1402 AD. This gives the Emperor some time.

The City walls again saved the City of Constantinople from attack in 1422 AD. In 1425, John VIII Palaiologos was crowned Emperor and, like his predecessors, went to the West seeking help. He too returned with little and empty hands.

Meanwhile, by 1426 AD the Turks occupied the Peloponnese. This position allowed the Turks to besiege Constantinople regularly, from all directions.

Konstantinos XI Palaiologos was crowned emperor in 1449 AD in full cognizance of his self-sacrifice which was to follow. On April 6, 1453, the Turks began a regular siege of Constantinople, and on May 29, 1453, the city falls to the Ottomans, despite the heroic stance by the few remaining defenders.

Terrible looting and massacres follow as many civilians fled to other surrounding free areas.

Constantinople was the epicenter of culture and power of both Hellenism and Christianity. With the Fall of the City of Constantinople, comes the end of the Byzantine Empire.

Map of 1453 The Battle Field /> Inside the City Walls
The Armies and the Huge Siege Canon Sultan Mehmed II’s Entry into Constantinople in 1453, painting by Fausto Zonaro Huge Siege Cannon Used In The Final Assault

Mehmed the Conqueror

Why Famous: At the age of 21, Mehmed II conquered Constantinople (modern-day Istanbul) and brought an end to the over 1,000 year old Byzantine Empire.

Mehmed continued his conquests in Southeast Europe, expanding the Ottoman Empire by conquering among others, Anatolia and Bosnia. As Sultan he styled himself Caeser and the Ottoman State as a continuation of the Roman Empire. He encouraged the arts and sciences and many political and social reforms.

Mehmed rebuilt Constantinople into a thriving imperial capital with extensive rebuilding and resettlement programs. He urged the construction of mosques, bazaars and Muslim institutions and the return of those who had fled during the siege. Many Muslims, Jews, and Christians were also resettled from other parts of the empire in the city. Under his successors Bayezid II and Suleiman the Magnificent, Constantinople regained its status as Europe's largest city.

To this day he is considered a hero by many in modern-day Turkey and the wider Muslim world, with Istanbul's Fatih district, Fatih Sultan Mehmet Bridge and Fatih Mosque named in his honor.

Born: March 30, 1432
Birthplace: Edirne, Ottoman Sultanate
Star Sign: Aries

Died: May 3, 1481 (aged 49)
Cause of Death: Unknown illness but possibly poisoned on the orders of his eldest son and successor, Bayezid


1453: The Fall of Constantinople and the end of the Roman Empire

The Roman Empire didn’t end with the 476 depositions of the Western Emperor Romulus or the Fall of Rome. It continued with solid momentum in the east with the powerful Byzantine Empire. Though we know it as the Byzantine Empire, to them it was unequivocally still Roman.

Even when Latin gave way to Greek, the Byzantines still considered themselves Roman. In the early medieval period, the Byzantines reclaimed control of many of the fallen territories, notably the Italian peninsula. They fought various emerging powers and faced several attempts to take their triple walled capital city. The only time it had been taken was through internal strife and treachery coinciding with the Fourth Crusade. The walls of the great city had never been breached by a foreign foe.

Overlooking the city as it would have looked before the siege. The Golden Horn was protected by a large chain that stretched across the mouth.

Though the Empire again held Constantinople after recovering it from the Fourth Crusade, it was far from the power it had been in the early medieval period. At the time of Michael VIII’s reclamation of Constantinople, the Byzantine territories were confined to Thrace and northern Greece and a part of Western Turkey. The Turks had taken territory in Asia Minor up to the territory of Nicomedia in the north and near to the island of Rhodes in the south.

A more sophisticated threat by this time, the Bulgarian Empire, and the Serbian Empires fought against the Byzantines as well. The city itself was greatly weakened by the Black Death and a large earthquake as well as civil wars that divided the populace. Under the Palaiologoi dynasty established after the reclamation of Constantinople, the empire became a shadow of its former self while a new eastern power set its sights on the great city.

The Ottoman Turks came to power with the downfall of the Seljuk Turks. Starting from a small state in Turkey, the Ottomans came to dominate the other states in the area and began to grow. By the 15th century, the Ottomans had claimed all of the Byzantine territories in Turkey with the exception of a narrow territory of the Empire of Trebizond, an allied successor state.

Before the siege the Byzantines had only a small area around Constantinople and parts of Greece, the Ottomans had much more and were still a growing power. Image Credit.

The Turks had also crossed the Bosporus and taken all of the Thracian territory west of Constantinople leaving control over a few square miles west of the city to the Byzantines. Even the great Byzantine city of Thessaloniki, which had once been considered as the new capital by Constantine, was taken by the Ottomans by 1430. The Byzantines had resorted to paying tribute to the Ottomans and at times acted as an extension of the Ottomans.

The Emperors of Constantinople recognized the Ottoman threat and often attempted to manipulate the affairs of the Ottomans by inciting rebellions and backing powerful claimants to the Ottoman throne. At times they were successful, but other times their meddling efforts failed, and they were attacked in response. In 1422, the Ottomans under Murad II set out to sack the city. The Byzantines were well prepared for the siege and had been adopting new cannons into their defenses.

The Ottomans brought their own cannons, but these were still early cannons that proved ineffective against the strong Theodosian walls. The Ottomans were eventually forced to withdraw as they found no way to gain access to the city and Byzantine leaders were able to successfully incite a rebellion within Ottoman territory.

Siege of Constantinople from Bibliothèque nationale mansucript Français 9087 (folio 207 v). The Turkish army of Mehmet II attacks Constantinople in 1453. Some soldiers are pointing canons to the city and others are pulling boats to the Golden Horn. The city looks like quite gothic.

The Byzantine empire was in tatters, and the population continued to shrink, but the last remnants of the Romans stumbled on. In 1448, the last Roman/Byzantine Emperor, Constantine XI, ascended to the throne. He resolved to stand up to the Ottomans, and when a young and ambitious Mehmet II took the Ottoman throne in 1451, the two leaders would fight with everything they possessed.

Mehmet II had a grand strategic vision that was dependent on securing Constantinople for use as a new imperial capital. Mehmet was twenty-one when he ascended the throne and had spent his life learning how to rule. His approach for the capture of the city was similar to the previous Arab attempts he secured and fortified areas around Constantinople to cut supplies to the city. The twin fortresses of Rumelihisari and Anadoluhisarı were completed on either side of the Bosporus just miles north of Constantinople.

Mehmet started his campaign by building his army up near Adrianople. He employed the services of a talented cannon designer known as Orban, who spent months designing and casting some of the largest cannons in the world at the time. Mehmet II spent the time waiting for the cannons by incessantly planning out ways to actually take the city. Mehmet II was truly prepared to take the city and arrived at the gates with an estimated 80-100,000 infantry, 90 ships and 70 cannons of varying calibers.

Though this specific cannon was made a decade later, those in use against Constantinople were similar in size.

The Byzantines under Constantine and the previous emperor John VIII had the experience of the first siege and were well aware that an attack would come again. The city’s defenses were extensively repaired. Some foreign reinforcements had come, and the greatest of them were the Genoans led by Giovanni Giustiniani, who arrived just days before the siege with 700 men and several ships.

The total number of men defending the city numbered around 8-10,000 including a large combination of European allies who had finally realized that they would much rather have the Byzantines at their borders than the Turks. Constantine XI also ensured that the walls were in pristine condition and raised the chain across the golden horn. In the early days of April, Mehmet arranged his forces around the city and by the seventh of April 1453, the full-scale siege of the city began.

The defenders were outnumbered as much as ten to one and even the Sultan’s most elite troops, the Janissaries, numbered as much as the defenders on their own. In contrast to the previous Ottoman siege, it was now the Byzantines who had inferior cannons as Mehmet had been quite motivated to accrue a collection of the most cutting-edge gunpowder technology while the vast majority of the Byzantine cannons had been around since the first Ottoman siege.

The Theodosian Walls in Constantinople. Upper and lower room inside tower.

The Ottomans set up their cannons across from the very middle of the Theodosian walls located along the westernmost hill. A few days into the siege the cannons were able to destroy the tower of St. Romanos along the main wall. Constantine was shaken enough by this to seek peace with Mehmet in exchange for vast tribute payments to the Sultan. Mehmet offered to let Constantine leave the city and rule the Peloponnese of Greece while Mehmet would peacefully occupy the city. Constantine adamantly refused to leave the city, and the two sides resolved to fight to the end.

The Turkish navy attempted to fight their way into the Golden Horn. However, they were thwarted by the great chain, and the Byzantines were able to destroy a large portion of the Navy with cannon fire from the ships in the harbor and the sea walls along the Horn. The Turks were able to pay back the Byzantine navy however when Mehmet ordered his men to transport several of his ships overland from the Bosporus to the Golden Horn to bypass the chain.

When fire ships were sent to counterattack these ships they were sunk by the Ottoman cannons that Mehmet had taken to repositioning almost daily. Mehmet focused much of the cannon power on the neighborhood of Blachernae and the Palace of the Porphyrogenitus, which was located at the juncture of the Theodosian and Blachernae walls. The Palace was the imperial residence of the last line of emperors, and Constantine XI remained there for the duration of the siege despite the palace being constantly bombarded and assaulted. The Turks launched several assaults at the juncture of the walls near the palace but were repulsed with heavy casualties each time.

Though the cannons of the Turks were superior at the time, the Byzantines still were able to cause significant casualties with their cannons. When a breach was opened in the walls and the Turkish infantry rushed through the defenders aimed into the masses and fired their cannons, which were packed with multiple shots each the size of a walnut.

This primitive shotgun devastated each wave of Turkish attacks and forced Mehmet to devise other methods of attack. Though several breaches were opened in the walls, they proved ineffective as the walls were quickly repaired with barrels of earth which actually absorbed the cannons better than the walls did. Even if the enemy attacked before repairs could be made the gap between the inner and outer wall forced any attackers to be flanked on three sides while still being subjected to missile fire from the main wall.

Constantine XI Palaiologos, the last Emperor of Byzantine Empire.

Several tunnels were attempted in the latter half of the siege, however, they were all discovered by the defenders and the Turkish miners often met disastrous fates. Mehmet finally planned an all-out attack after nearly two months of constant bombardment. On the 27th of May 1453, Mehmet arranged his forces to threaten every side of the city. His ships sported scaling ladders while the land force carried ladders of their own.

The exhausted defenders were forced to spread their force across more than twelve miles of walls. Mehmet did send his ships to attack the walls along with the land infantry, but the ships were easily repulsed. The land assault was where the Ottomans finally won the day, however. Tens of thousands of soldiers rushed the walls with scaling ladders.

Initially, the defenders were able to hold the Ottomans at bay under the superb leadership of the Venetian Giovanni Giustiniani, who had been placed in charge of the defense of the Theodosian walls since his arrival. During the assault, however, he was struck by a shot that pierced his arm and chest, and he was carried through the gates and back to the Venetian ships in the harbor. When the defenders saw their leader fall, their morale dropped and the last wave of Ottomans, the Janissaries, were able to overcome the defenders and scale the walls.

The city was looted for three days although fortunately did not endure the same level of death and destruction that was inflicted by the fourth crusade. Though it cost him dearly in both men and money, Mehmet was able to have his dream realized and after establishing Constantinople/Istanbul as the capital, the Ottoman Empire flourished for hundreds of years.

Painting of the Victorious Sultan entering his new capital.

The defenses of Constantinople were among the most impressive in the world. Perhaps the most impressive feature of the defenses was the fact that the Theodosian walls did not fall until nearly 1,000 years after their initial construction and the invention of the cannon. They allowed the empire to survive despite consistently facing tremendous odds, even with the ultimate fall of the city, the defenders were able to inflict horrendous losses to the Ottoman attackers and it took a massive army armed with advanced weaponry over a month to take the city that had spent the last century in a state of decay.

The walls were an inspiration for early European kingdoms and when they finally fell they served as a lesson for all subsequent city defenses. The city had long protected Christian Europe from Muslim expansion and its fall ultimately left Europe vulnerable to attack from one of history’s greatest Muslim powers.


Ver el vídeo: Las 5 sultanas más ricas del imperio Otomano (Diciembre 2021).