Interesante

Historia del Islam: reformismo salafista


En el contexto del debilitamiento del Imperio Otomano, hay un "regreso" al Islam. Este retorno a la religión se distingue por una referencia a salafs, es decir los "antepasados ​​piadosos", y por eso llamaremos a los reformadores a finales del siglo XIX, salafistas. Reformadores porque si reaccionan a la occidentalización, también se oponen a los ulemas conservadores. Entonces se destacarán tres personajes: Jamal Eddin El-Afghani (1839-1897), Muhammad Abduh (1849-1905) y Rachid Rida (1865-1935).


Reformar el Islam frente a Occidente

Dentro del Imperio Otomano, se alzan algunas voces para criticar el retraso que tendría el mundo musulmán árabe-turco en un Occidente (especialmente Europa) conquistador e innovador en todos los campos. Pero lejos de querer occidentalizar y abandonar el Islam, estos nuevos pensadores proponen reformar su religión para adaptarla a la modernidad. El Islam es la verdadera religión y, por tanto, tiene superioridad moral. Debemos rechazar la tensión sobre el pasado y la aculturación a los valores europeos; hay una dicotomía entre tradición y modernidad. Los reformistas internalizan el declive histórico de los musulmanes y la idea de progreso hacia la civilización; toda la sociedad está interesada, no los únicos fieles. El cambio del Islam debe ser legal y basarse en valores ya existentes. El Islam no debe ser alterado ni esclerótico. Por lo tanto, rechazan la taqlid, tradiciones, para volver a los textos fundacionales y promover'Ijtihad (esfuerzo de reflexión), rechazando la imitación. También introducen nuevos modos de intervención: el debate público y la prensa. De hecho, la reforma debe aplicarse a toda la sociedad.

El ejemplo citado deliberadamente por los reformistas es el del protestantismo. El movimiento es un regreso a salafs, los primeros creyentes (incluidos los califas rashidûn), y toma el nombre de salafiyya.

Los primeros salafistas: El-Afghani y Abduh

El primero de los reformistas es una figura compleja y en gran parte misteriosa. Jamal Eddin El-Afghani es probablemente de origen persa; nacido en 1839, hizo campaña primero en Persia, luego en India y Afganistán, contra la interferencia europea. En su época, ser persa se asimilaba a ser chiíta, lo que estaba mal visto en el Imperio Otomano; por eso se hace pasar por afgano cuando llega a Turquía. Sin embargo, sigue marcado por el chiísmo en el que estaba inmerso.

Viaja por el Imperio y llega hasta Egipto, donde tiene muchos seguidores, entre ellos un tal Muhammad Abduh. Este último nació en el delta del Nilo en 1849; estudia en Al-Azhar (por lo que es un 'Fuente de alimentación), mientras se acerca al sufismo. Conoció a El-Afghani en 1872, y los dos hombres desarrollaron un pensamiento completamente original, oponiendo la fe a la influencia occidental y el conservadurismo de los ulemas de Al-Azhar con genuino activismo político. Por lo tanto, están en el centro de los problemas que azotaron a Egipto en la década de 1870, en particular a El-Afghani, que terminó siendo expulsado en 1879. El persa regresó por un tiempo a la India, luego llegó a Francia, donde Abduh se unió a él en 1883. , también expulsado de Egipto. Ambos crearon entonces el periódico "Le Lien Indissoluble", un verdadero manifiesto del reformismo salafista: criticaron los poderes de los países musulmanes, culpando a los nacionalismos y rivalidades de la decadencia del Islam (y la colonización, por complicidad de gobernantes musulmanes), cuyos creyentes deberían estar todos unidos en una umma indivisible, por un ideal común: el respeto a la ley islámica.

En cambio, rechazan cualquier idea del poder personal de uno, alegando que el despotismo es el enemigo del Islam. Los salafistas están atormentados por el vacío moral de las sociedades musulmanas y, por lo tanto, dan importancia a la educación religiosa y moral, dirigida por los ulama. Quieren acercar el Islam y la Razón: Abduh en 1897: "La religión y la razón confraternizaron así por primera vez en un Libro sagrado y por boca de un profeta, enviado de Dios". Por lo tanto, religión y razón están en armonía, hay una complementariedad entre ellas y debe haber una elección entre "cada uno en su propio dominio" y una participación igual en todas las áreas de la existencia individual. El Islam es, por tanto, parte de lo social, y Abduh elige la segunda opción mediante el uso deijtihad. Pero su racionalización tiene límites: la razón se limita en última instancia a un papel instrumental, no es el criterio último que es el de la Revelación ... Los salafistas quieren que los musulmanes vuelvan a tomar su destino en los registros sociales y colectivos. Para El-Afghani, es necesario buscar las causas históricas del declive: rechaza la predestinación y el fatalismo, y reclama la libertad de acción humana. La Razón Humana distingue el bien del mal; los salafistas, por tanto, dan gran importancia a la libertad de acción humana: el hombre es un sujeto responsable. La Ley de Dios sirve para animar al Hombre a hacer el Bien, tiene un papel especialmente colectivo. En última instancia, solo una aplicación completa de la ley islámica puede restaurar la independencia y oponerse a la interferencia europea.

Si El-Afghani, que se hizo famoso en París por su oposición a Ernest Renan, es un agitador político, de hecho es Abduh quien está difundiendo el reformismo salafista. Dejó Francia para Siria, luego pudo regresar a Egipto en 1888. La situación cambió, y Abduh obtuvo varios puestos importantes, hasta el de Gran Mufti de Egipto, en 1899. Por lo tanto, parecía estar en una posición ideal para difundir el pensamiento reformista. Sin embargo, ya pesar del apoyo de las autoridades británicas, no logra reformar Al-Azhar. Murió en 1905.

Rachid Rida, ¿el heredero?

El reformismo de El-Afghani, y especialmente de Abduh, se basó en un regreso a la salafs, una práctica deijtihad, una lucha contra el despotismo y la necesidad de una educación de los musulmanes con un resurgimiento de la lengua árabe. Rechazaban el wahabismo, juzgado como demasiado doctrinario y sobre todo demasiado cercano al hanbalismo, enemigo del racionalismo musulmán (el mutazilismo del siglo IX). Sin embargo, fue uno de sus herederos, Rachid Rida, quien inició un acercamiento entre el reformismo salafista y el wahabismo.

Rida es siria, nacida en 1865 en el Líbano. Conoció a Abduh durante la estancia de este último en Siria, luego se reunió con él en El Cairo en 1897; allí fundó su periódico, "Al-Manar" (El Faro), en la tradición de la revista revolucionaria de su maestro y El-Afghani, "The Indissoluble Link". Si él también es reformador, es más conservador que sus mayores. Entre los seguidores de los salafistas, se opone a los racionalistas modernistas, los "liberales" que ven el Islam más como una moralidad que como una práctica, y debaten tanto los derechos de la mujer como la legitimidad islámica del califato. Rida, por su parte, insiste en el respeto a los principios de la religión y en la jihad personal, en la pureza del Islam; se opone firmemente al sufismo. Podemos considerarlo como más "radical" que El-Afghani y Abduh, lo que se puede notar por sus posiciones en el contexto del fin del Imperio Otomano: se adhiere al panarabismo, vinculando la identidad árabe y musulmana ( hablamos de árabe-islamismo), y con su periódico adquiere una verdadera dimensión política. A fines de la década de 1920, se acercó más a los wahabíes de la familia Sa'oud y apoyó la creación del Reino de Arabia Saudita en 1932, tres años antes de su muerte en 1935.

El reformismo salafista conservador de Rida, activismo político real, inspirará entonces un movimiento aún más importante, el creado en 1928 por Hassan al-Banna: los Hermanos Musulmanes.

Bibliografía no exhaustiva

- N. Picaudou, Islam entre religión e ideología, Gallimard, 2010.

- H. Laurens, El Oriente árabe (Arabismo e islamismo, de 1798 a 1945), A. Colin, 2004.

- B. Rougier (dir.), ¿Qué es el salafismo?, Presses Universitaires de France, 2008.

- T. Ramadán, En la fuente del renacimiento musulmán, de al-Afghani a Hassan al-Banna, un siglo de reformismo islámico, Bayard Éditions / éditions Tawhid, 1998.


Vídeo: Religiones Comparadas: El Islam, Sincretismo e Identidad Cultural (Junio 2021).