Interesante

Entrevista a Pierre Vermeren, historiador


Historiador del Magreb contemporáneo, especialista en Marruecos, Pierre Vermeren es profesor de la Universidad de París I Panthéon-Sorbonne. Mientras el régimen de Ben Ali flaqueaba, él fue el primero en hablar de una "revolución" para Túnez, al micrófono de France Info, unos días antes de la caída del presidente. Con motivo de la reedición, con prefacio inédito, de su libro de 2004, Magreb: ¿democracia imposible? (bajo el título Magreb: los orígenes de la revolución democrática, Plural, mayo de 2011), Historia para todos le da la bienvenida para hablar sobre su experiencia como historiador y discutir temas como la enseñanza de la historia del Magreb contemporáneo, pero también del Islam, y por supuesto para escuchar su opinión sobre el futuro de las revoluciones árabes.

"Cuestión de encuentros y oportunidades"

HPT: ¿Cómo te convertiste en historiador?

Pierre Vermeren: Un estudiante en una pequeña escuela secundaria de un país, tenía muchos intereses, incluida la historia. Siguiendo el consejo de mi profesor de filosofía, entré en preparación y, en khâgne, tuve la suerte de tener a Jean-Pierre Pister como profesor de historia. Es gracias a él que mi elección recayó definitivamente en la historia, más que en las letras o la filosofía. Entonces mi carrera fue muy clásica, con éxito en la competición ENS Fontenay / Saint-Cloud. Al mismo tiempo, quería estudiar en el extranjero, gracias, entre otras cosas, a conocer amigos marroquíes durante mis años de preparación. Fue difícil encontrar un director de investigación para mi maestría que me permitiera ir a Marruecos, y finalmente conocí a René Gallissot, quien aceptó que fuera a estudiar el asunto del Sahara. Marroquí (u occidental, según el punto de vista). Me mantuve fiel a él hasta mi tesis, defendida en 2000. Mientras tanto, había superado la agregación, obtenida en 1989. Es por tanto un antiguo interés personal, pero entre otros, cuestión de reuniones oportunidades, que me llevaron a convertirme en historiador del Magreb y Marruecos contemporáneos.

Entonces tenías que aprender árabe.

Allí, busqué a tientas durante mucho tiempo, tomando lecciones del hypokhâgne, luego de Normale Sup ’, pero de una manera muy inconexa. Luego, en Marruecos, fue difícil porque el idioma corresponde muy poco al árabe clásico que aprendemos en los cursos universitarios en Francia. Siguiendo el consejo de Rémi Leveau, pasé un año en El Cairo después de la agregación para seguir cursos en el Departamento de Estudios Árabes en El Cairo (DEAC), un paso adicional en el aprendizaje del idioma, incluso si el árabe El egipcio no me sirvió mucho después. Durante mis años de tesis, tomé lecciones en Ulm, con Daniel Reig y luego con Houda Ayoub, y realmente me metí en el dialecto árabe cuando me fui a Marruecos por un período más largo en 1996.

Háblanos de esos años en Marruecos.

Estuve seis años allí, después de haber pasado varios meses allí en una maestría, luego una DEA, así que como estudiante. De 1996 a 2002, fui profesor de pre-HEC en la escuela secundaria Descartes en Rabat. He enseñado a un ritmo intenso, y sobre fascinantes materias de historia económica, con alumnos de muy alta calidad, para una labor docente muy profunda en historia contemporánea.

¿Fue después de que fue elegido para París I?

Enseguida no. Previamente tomé el concurso ENA, solo para renunciar. Luego fui TZR en universidades y escuelas secundarias en la aglomeración de Burdeos. Finalmente llegué como conferenciante a París I, elegido en 2006. Este es mi quinto año aquí.

"Una francofonía de élite inferiorizada en la época colonial"

¿Cuál fue el tema de su tesis y cómo lo abordó?

El título era: "La formación de las élites a través de la educación superior en Marruecos y Túnez (1920-2000)". Mis reuniones con estudiantes marroquíes en la escuela secundaria Poincaré en Nancy, donde estaban en Maths Sup / Maths Spé, luego otras reuniones en Normale Sup, me llevaron a interesarme por estas élites. Luego, en Egipto, enseñé durante un año en Heliópolis y pude conocer a estudiantes árabes notablemente francófonos allí, lo que confirma mi interés en estas élites bilingües. Durante mi DEA, me concentré en la cuestión de la arabización, cuando era un problema real en Marruecos (la arabización del bachillerato tuvo lugar en 1989), que fue muy debatida. Luego quise comparar la arabización en Egipto bajo Nasser, durante la década de 1950, con la de Marruecos en la década de 1980, así como sus consecuencias sociológicas y el vínculo entre las élites bilingües y las élites sociales. Pero ante las críticas recibidas en El Cairo por mi comparación entre Magreb y Mashrek, opté por una asignatura magrebí, lo que me llevó a trabajar sobre Marruecos y Túnez para mi tesis. Una vez que esto comenzó, me volví hacia la forma en que la colonización había inculcado en estas élites una Francofonía, pero una Francofonía de élites inferiores durante la época colonial. El idioma se había convertido en un problema político, ideológico, social y económico dentro de las sociedades del Magreb, y luego en una herramienta de poder, mucho después de la independencia. Por tanto, es en esta cuestión de historia social, intelectual y cultural en la que he trabajado. Una obra de acervo documental, pero también de sociología histórica, para conocer quiénes fueron los públicos afectados por la arabización, los favorecidos por el bilingüismo, la historia de las instituciones educativas también, y así comprender el surgimiento de las élites bilingües. , incluso personas exclusivamente de habla francesa, que han gobernado el Magreb hasta hoy, incluso en Túnez después de la revolución. Con, en la falsificación social, una sociedad dominada y arabizada, y que alimentaba el islamismo. Inspirándome en la obra de Bourdieu, quise ver cómo sociedades como las del Magreb jugaban en estas divisiones con una sobredeterminación de las relaciones sociales hecha por la escuela, siempre en nombre del retorno a la identidad (presuposición árabe).

Al igual que en Argelia, ¿tuvieron los profesores de Egipto un papel central en la arabización de Marruecos y Túnez?

Sí, pero es más complicado que eso, porque el Magreb realmente entró en el mundo francófono después de la independencia. En las décadas de 1960 y 1970, a través de la cooperación en particular, pero también a través de las políticas públicas del Estado, la Francofonía ya no afectó solo a las élites, sino que descendió a la sociedad para llegar a una gran parte de las clases medias. . Esto es así en Argelia y Marruecos, y más aún en Túnez con el deseo de una escuela bilingüe de Bourguiba. Veinte años después de la independencia, durante la crisis social y económica, se decidieron las políticas de arabización. Funcionó en Túnez, pero para Marruecos y Argelia fue necesario traer profesores de árabe del extranjero, Egipto, Líbano, Siria, porque la mayoría de la población no estaba alfabetizado y, en Marruecos en particular, hablaba mitad bereber. A esto se le llamó "descolonización cultural", pero a menudo se hacía de una manera muy artificial, política e ideológica, una forma en que los estados luchaban contra la impugnación, como hizo Nasser en Egipto. Esto ha demostrado ser contraproducente para la gente, en beneficio de los estados autoritarios, lo que ha llevado a un desarrollo del Islam político, a veces impulsado por los propios estados, con el apoyo de Arabia Saudita.

¿Qué conclusiones saca hoy de las conclusiones de su tesis?

He trabajado sobre cuatro generaciones de intelectuales: los pioneros, los del cambio de siglo hasta la década de 1920, que fueron los primeros estudiantes en Francia y los padres fundadores de los nacionalismos; luego, la generación de los años treinta, cuarenta y cincuenta, la de la independencia y la toma del poder; luego el de la apertura democrática de la escuela, en los años 1960-70; y, finalmente, la generación de la crisis, golpeada por una educación masificada y arabizada, y por una situación económica cada vez más crítica. Este último momento es el del reforzamiento de las divisiones sociales, con un sistema que beneficia a las minorías, como las élites francófonas o bilingües en las que he trabajado, en detrimento de una masa que no es ni realmente francófona ni realmente árabe. , firmando así un verdadero fracaso. Túnez, sin embargo, es un caso aparte, gracias a las elecciones educativas tomadas en los años 90, que fueron fundamentales para explicar la revolución.

La dificultad de acceder a los archivos oficiales obliga a construir objetos de investigación, interrogar a actores y testigos, y trabajar en otro tipo de archivos, como los archivos escolares como yo lo he hecho. Cualquiera que aborde la cuestión hoy, por tanto, no estaría mucho más adelantado, ya que todavía no tenemos acceso a los archivos de los estados poscoloniales del Magreb. Por eso estoy bastante orgulloso de este trabajo, ya que de alguna manera fue validado por lo ocurrido en Túnez, y el papel de estas generaciones formadas por una política pública proactiva, a diferencia de otros países, donde otra política lleva al estancamiento de estas generaciones. Además, cuando estaba trabajando allí, el tema era tabú en el Túnez de Ben Ali, y mi tesis fue censurada, mientras que en Marruecos se publicó y tuvo cierto éxito, contribuyendo con otros. para lanzar un debate en curso: ¿cómo reformar el sistema educativo? ¿Qué estatus debería otorgarse a la lengua árabe y al bilingüismo?

"Un defensor de la historia inmediata"

¿Y en qué se centra su investigación actual?

Enseñar primero toma mi tiempo, y desde el año pasado, gracias a obtener mi HDR, puedo realizar investigaciones. Por mi parte, estoy en un campo donde hay muy pocos especialistas, y además en un contexto donde la historia inmediata en sentido amplio no es políticamente aceptable por los estados en los que trabajo. Me di cuenta de esto cuando publiqué mi libro en 2002. Historia de Marruecos desde la independencia, antes que otros libros sobre Marruecos. Estos estados han tratado de confinar a los historiadores a períodos antiguos, porque la historia del Magreb contemporáneo es peligrosa, incluso si está comenzando a cambiar. Así, hemos sido testigos de un deshielo real desde finales de los años 90, al menos en Marruecos. Mi posición como intelectual francés obviamente me ayudó y pude plantearme la cuestión de la democratización del Magreb en la obra reeditada hoy (Magreb: ¿democracia imposible?, 2004). Pudimos sentir las aspiraciones y deseos de cambio en la juventud, a pesar del peso de los estados autoritarios, la amenaza de que los islamistas tomen el poder, la crisis… Esto es cierto hoy. Y como historiador, es emocionante y emocionante vivir y estudiar lo que está sucediendo con las revoluciones árabes en este momento. Puede que no sea obra de un historiador, por ejemplo, como lo entienden mis colegas medievales, por las dificultades con los archivos públicos, pero soy precisamente un defensor de la historia inmediata, sin tabúes sobre estas preguntas, porque la historia se está haciendo ante nuestros ojos.

¿No es el riesgo con la historia inmediata de caer en comentarios políticos o temas de actualidad?

No necesariamente, porque es más fácil cuando trabaja en empresas distintas a la suya. Personalmente, no formo parte de los debates en estas sociedades, no tengo antecedentes familiares vinculados al norte de África, pero fui estudiante y funcionario allí, lo que permite una perspectiva cruzada y distanciada. Sin duda, es más difícil trabajar sobre la sociedad francesa contemporánea.

¿En qué sentido quiere interesarse por la Francia contemporánea?

Creo que la historia de Francia desde la Segunda Guerra Mundial está aún por escribir, que los historiadores de nuestra generación incluso la reescribirán, en particular en las muy densas relaciones entre Francia y el Magreb.

"Mantener un discurso histórico y no militante"

¿Qué opinas de los posibles problemas en la enseñanza de la historia del Islam, en la universidad y en la escuela secundaria?

No soy islamóloga, pero trabajé durante tres años en París I con Nadine Picaudou sobre la politización del Islam en el XIX.mi y XXmi siglos, en un contexto bastante sereno. Ciertamente algunos de los estudiantes son activistas y vienen a escuchar ciertas cosas, y si no las encuentran, se van; pero cuando proporcionamos claves para la comprensión que no son lugares comunes e historizamos estas preguntas, los estudiantes quedan bastante satisfechos. Esto es más difícil de hacer en el contexto de la escuela secundaria, ya que los estudiantes son muy débiles en cuestiones religiosas. Sin embargo, es necesario enseñar sin vergüenza y sin miedo los fundamentos del cristianismo, el islam y el judaísmo, historizándolos siempre para mantener un discurso histórico y no militante. Estaba en una escuela secundaria en Burdeos con una alta proporción de estudiantes árabes, y tenía colegas que se negaban a enseñarles la historia del cristianismo, creyendo que crearía problemas, mientras que yo mismo no. nunca he tenido tanto interés como en estas clases ... La autoridad docente debe prevalecer, con mayor motivo si hay algún problema. En el caso del Islam, apegarme a una visión fantasmagórica de la Andalucía feliz me parece inapropiado, porque no enseñamos utopías sino situaciones históricas. Otro ejemplo, la situación colonial, que es parte de nuestra historia, merece ser realmente enseñada, mientras que nos contentamos con escribir la historia de la guerra de Argelia en una hora o dos, sin saber qué es. la colonización. Enseñar descolonización sin colonización es totalmente absurdo. Esto plantea la cuestión de la elección de programas, a menudo inadecuados: tienen la doble desventaja de ser cíclicos y desproporcionados en sus ambiciones, al tiempo que tienen grandes lagunas. Hoy, por ejemplo, el XIXmi siglo desapareció de los programas, mientras que nuestro mundo se construyó en el XIXmi, y se le da un lugar desproporcionado a la Segunda Guerra Mundial. Evidentemente, siempre hay una dimensión ideológica y una obsesión en la construcción de programas escolares. ¿Quizás se necesitaría una construcción histórica a largo plazo, desde la Sexta hasta la Terminale, haciendo elecciones, para una mejor consistencia y una mejor continuidad?

¿Qué opinas de la orientación europea de los programas y la apertura a otras civilizaciones, como Mali, China o India?

Lo principal sería dar a los jóvenes el gusto por la historia y la curiosidad, una conciencia de la rápida evolución del tiempo. A continuación, céntrese en el espacio en el que están arraigados, Francia y Europa por tanto, que no excluye aperturas, pero sigue siendo coherente. Por ejemplo, estamos muy contentos de ofrecer cursos sobre África subsahariana, pero esto ha provocado la desaparición de los del Magreb, lo cual es una tontería. El período de la Argelia colonial es muy rico: la gestión del Islam por parte del Estado francés durante dos siglos, la relación con los demás, la cuestión de la asimilación, la construcción de la nacionalidad, luego, obviamente, la conflicto. Impartir el curso de Francia en Argelia sería mucho más estructurante que otros temas. Tampoco enseñamos lo suficiente sobre la historia del idioma, que es lo que nos une y nos construye. Los estudiantes pueden escuchar todo. Todo se puede enseñar, si no se piensa en una ideología a corto plazo.

"Escribe ensayos históricos que el público en general pueda leer"

¿Cómo aborda la popularización, dado que publica mucho?

Cuando escribimos, es para leer. Incluso si hay obras que son más académicas que otras, por supuesto. Por ejemplo, sé que mi defensa HDR, Miseria de la historiografía del Magreb contemporáneo, interesará principalmente a especialistas y no a un público más amplio, a diferencia del libro sobre la democratización del Magreb. Estoy muy apegado a escribir ensayos históricos que sean legibles por el público en general. Tenemos la suerte de estar en Francia en un país donde la gente está interesada en la historia. Es parte de mi trabajo dar conferencias, hablar en los medios, participar en debates.

¿Qué opinas del papel de Internet en la actualidad para la enseñanza, la investigación y la divulgación de la historia?

Estoy bastante fascinado con la contribución de Wikipedia ...

¿Hay algún problema con el uso que hacen sus estudiantes?

Sí, por supuesto. No podemos evitar manipulaciones y discursos ideológicos, pero podemos contradecirlos, intervenir, etc.

"Una complementariedad entre lectura e internet"

¿No habría necesidad de una formación específica para los estudiantes, en comparación con la red?

Sí, pero estaba hablando desde un punto de vista personal. Me parece muy interesante, porque soy capaz de ordenarlo y, para encontrar información concreta, internet es una herramienta extraordinaria, con revistas online, Sudoc, etc. Para los estudiantes, puede parecer un medio de para ahorrarse la lectura y conducir a una cultura de la salchicha, mientras que la lectura es fundamental. Sigo pidiendo a los estudiantes tarjetas de lectura, sabiendo muy bien que pueden encontrarlas en Internet, porque tienes que cumplir con este requisito de lectura. Tenemos que mostrarles la complementariedad entre lectura e internet y enseñarles a utilizar esta gran herramienta. Sobre todo porque los estudiantes están acostumbrados a requisitos cada vez más bajos en la escuela secundaria, lo que provoca desastres en el primer año de la licencia ...

Revoluciones árabes: "transformaciones profundas e irreversibles"

Para concluir volviendo al presente, ¿cómo ve el futuro de las revoluciones árabes en los próximos meses?

Las cosas se van a poner difíciles, lógicamente hay un movimiento contrarrevolucionario, factores de bloqueo. Hay solidaridades entre regímenes, como Argelia y Libia, con el régimen libio intentando llevar la guerra a Túnez. Vemos que se han hecho promesas en Argelia y Marruecos, pero que aún no se han materializado. La caída de Gaddafi y el éxito del proceso democrático en Túnez serán elementos decisivos para la región, al igual que el resultado de las elecciones en Egipto (si, por ejemplo, prevalece la Hermandad Musulmana, que es perfectamente posible). No es casualidad que Arabia Saudita se involucre en Yemen después de Bahréin, que los estados africanos apoyen a Libia, o que nadie se atreva a reaccionar contra las masacres en Siria. Es, por tanto, el inicio de un período de grandes turbulencias, pero al mismo tiempo de profundas e irreversibles transformaciones. En Francia, es bien sabido que el establecimiento de la República fue largo y caótico, hasta que la mayoría de la población acordó un nuevo contrato social. El contexto de la crisis no está ayudando en este momento y los enemigos de los acontecimientos actuales son numerosos. Los próximos meses serán, por tanto, decisivos para las revoluciones árabes, que son por el momento los borradores de la liberación.

¿Y para Marruecos más concretamente?

Los marroquíes quedaron atónitos por lo sucedido en otros países, porque sentían que estaban marcando el camino en la evolución de las sociedades árabes. Esto desató un debate, al que el rey reaccionó en febrero, bajo presión. Hará bien en convertir sus promesas en reformas, y me temo que la reforma propuesta en junio es insuficiente. Los marroquíes no tienen una cultura revolucionaria, a diferencia de los argelinos o de otros pueblos, y al mismo tiempo aspiran a cambios profundos, una lucha más franca contra la corrupción, en particular a través de la justicia. Con la dificultad de transmitir las reformas al conjunto de la sociedad, como ha sido el caso de la Moudawana. Hay élites marroquíes de calidad, potencial, voluntad, pero miedo al caos y la guerra civil. Las autoridades deben considerar la necesidad de cambios profundos a la luz de los avances en la globalización de la información y las aspiraciones democráticas.

Gracias.

Pierre Vermeren es profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de París I Panthéon-Sorbonne. Especialista en Marruecos, publicó entre otros:

- Magreb: los orígenes de la revolución democrática, Pluriel, 2011 (reedición con prefacio inédito de Magreb: ¿democracia imposible?, Fayard, 2004). Revisión por venir en HPT.

- El Magreb, recibió ideas, El jinete azul, 2010.

- El Marruecos de Mohammed VI. La transición inconclusa, La Découverte, caña. 2011.

- Marruecos, recibió ideas, El jinete azul, reed. 2010.

- Historia de Marruecos desde la independencia, La Découverte, caña. 2010.


Vídeo: Rencontre - Pierre Vermeren: Qui écrit lHistoire du Maghreb en France? (Septiembre 2021).