Diverso

L'aître Saint Maclou en Rouen


L'aître Saint Maclou deriva su nombre de ambos aître francés antiguo, habiendo tenido el significado de "cementerio" (del latín atrio, que designa el patio interior que precede a la entrada de una villa romana, de ahí, por extensión, el cementerio situado antes de la entrada a la iglesia) y la parroquia de Saint Maclou, de la cual se encuentra cerca la iglesia del siglo XV.

Los orígenes de su fundación

Este cementerio está situado en el centro de la parroquia de Saint Maclou, integrado en las murallas de la ciudad desde 1253. Es una de las parroquias más grandes y pobladas, corazón de una de las principales actividades de Ruan. : trabajo textil. La creación de este extraño lugar se remonta a la Peste Negra (1348), una de las más mortíferas de Europa ya que, según el cronista Froissart, un tercio de la población está afectada. Sucede al antiguo cementerio que se había vuelto demasiado pequeño y se extendía al norte de la iglesia desde el siglo XIII.

Entre 1521-1522, ante una nueva epidemia de peste, la parroquia decidió aumentar la capacidad del cementerio mediante la construcción de tres galerías a su alrededor rematadas con un ático para su uso como osario. Las obras se llevaron a cabo desde 1526 hasta 1529-1533. Durante las epidemias y ante el creciente número de cadáveres y el riesgo de contagio, las prácticas funerarias se transforman: los cuerpos se envuelven en una simple mortaja y se arrojan desordenadamente en grandes fosas comunes que ocupan el espacio central del pasillo. . Con la creación del osario, los sepultureros desentierran los huesos después de pudrirse la carne (acelerada por el uso de cal viva) y los apilan sobre las galerías en el espacio entre el techo y el marco del techo.

En 1779, en respuesta a una ordenanza real, el Parlamento de Normandía ordenó la eliminación de los cementerios urbanos. El cementerio de Saint Maclou fue cerrado en 1781, reemplazado por el de Mont Gargan ubicado fuera de la ciudad. En 1862, el monumento fue clasificado y protegido como monumento histórico, reconocimiento de su interés histórico y arquitectónico.

Una escuela en un cementerio

Cerca de la entrada actual, la puerta de madera de una campana recuerda la vocación escolar del aître. De hecho, a mediados del siglo XVII, se construyó un nuevo edificio que cerraba el patio del cementerio hacia el sur siguiendo un legado del sacerdote Robert Duchesne (cuyas armas están talladas en la fachada). Alberga una escuela para niños y niñas pobres del barrio aunque el cementerio sigue en funcionamiento.

En 1705, la escuela de caridad creada en estos lugares en 1659 fue confiada a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, instituto fundado en Rouen por Saint-Jean-Baptiste de la Salle. Las galerías que sirven como osario se transformaron de 1745 a 1749 para dar cabida a las aulas. Los Hermanos permanecieron hasta 1907, a excepción del período revolucionario (1792-1819) cuando el aitre fue asignado a diversas funciones: hilandería, fábrica de armas, club revolucionario.

Las escuelas cristianas lograron, en 1911, un internado para niñas. Cuando cerró, los edificios quedaron en un estado semiabandonado y luego se pusieron a la venta. L'aître Saint Maclou se convirtió en 1927 en propiedad de la ciudad de Rouen, que planeaba fundar allí un museo de arte normando. En 1930, se llevaron a cabo trabajos de desarrollo allí. Sin embargo, los edificios no tendrán una asignación precisa hasta la instalación de la Escuela de Bellas Artes en 1940, que encontró refugio allí tras el devastador incendio de la Halle aux Toiles. Vivió allí hasta 2014 antes de instalarse en una antigua universidad en el distrito de Grand'Mare.

Arquitectura normanda

El osario está compuesto por cuatro galerías que enmarcan una plaza central; tiene 32 metros de ancho por 48 metros de largo. Las tres primeras galerías (Norte, Oeste, Este), construidas a principios del siglo XVI, tienen una base de piedra y están salpicadas de columnas esculpidas inspiradas en el Renacimiento. A partir de estos, un marco de madera compuesto por vigas horizontales denominadas areneros y postes verticales acomoda el espacio destinado a servir de osario. Sobre el techo, las galerías, se levantaba un marco y un techo con doble pendiente perforado con buhardillas que permitían a los sepultureros llegar a la fosa común.

La última galería, ubicada al sur y construida en el siglo XVII, se integra a las galerías del cementerio por el uso de materiales y por la disposición general de la fachada y la decoración. Desde el principio, tuvo un piso, rematado por un ático, para albergar la escuela en la planta baja y el alojamiento de los sacerdotes en la planta superior.

El conjunto arquitectónico se prolongó hasta mediados del siglo XVIII, período durante el cual se añadió un piso, que cambió por completo las proporciones de las galerías. El peso amenaza con derrumbar los arenales y las galerías se cierran con tabiques y ventanas de mampostería. Se construyen tres escaleras en las esquinas del patio para comunicar con el nuevo piso y también se llena el osario.

Finalmente, en una ventana, cerca de la puerta principal, colocamos un esqueleto de gato descubierto en una pared. Sin duda era un gato negro (que representaba al diablo), encerrado vivo en la mampostería para protegerse de la mala suerte.

Un escenario macabro

La decoración tallada en madera que adornaba el osario todavía es visible hoy a pesar de una ligera transformación tras un incendio en 1758. Las esculturas que se salvaron se han reensamblado en nuevas piezas de madera. Luego despliega ante nuestros ojos frisos de objetos macabros, atisbos del universo cotidiano de una fosa común: huesos (calaveras, mandíbulas, fémures, costillas, omóplatos ...), instrumentos litúrgicos del oficio de los muertos (cruces , velas, pilas, campanas), los instrumentos de la Pasión (clavos y látigos) y las herramientas del sepulturero (palas, picos, ataúdes).

En las columnas de las galerías Oeste y Este están talladas una serie de parejas que personifican una danza de la muerte. Es una especie de procesión donde la muerte, demacrada y envuelta en un sudario, conduce a los vivos en una danza. La muerte gesticula, retoza, salta, mientras el vivo parece congelado ante la llegada repentina y violenta de la muerte. Estas estatuas fueron dañadas en 1562 por los protestantes durante las Guerras de Religión, lo que dificulta su identificación. El desfile se desarrolla jerárquicamente por categoría social y poder (el emperador seguido por el rey y otros personajes difíciles de identificar). La única última pareja reconocible es la de la muerte y el monje cartujo.

La primera danza de la muerte parece haber sido pintada en las paredes de las galerías del cementerio de los Santos Inocentes en 1424. A partir de ahí, estas representaciones se extendieron por el norte de Europa, en particular por la publicación a finales del siglo XV de varias ediciones ilustradas. . La danza de la muerte está directamente relacionada con el choque psicológico provocado por la espantosa mortalidad de la Peste Negra y el resurgimiento de la epidemia que arrasa a las siguientes generaciones. Sin embargo, la enfermedad no fue el único flagelo de la época: el hambre y las guerras estuvieron estrechamente asociadas con ella. La angustia ante la muerte omnipresente crece entre las poblaciones. La danse macabre responde a este miedo creando una sátira social reprochando la búsqueda de honores y riquezas y afirmando la igualdad de todos después de la muerte, sin distinción de rango o edad. Sin embargo, no conduce a la crítica de los fundamentos de la sociedad, porque la igualdad se manifiesta solo ante Dios.

Hoy, el aître parece abandonado y ha recuperado la calma propia de nuestros cementerios de hoy a la espera de una nueva asignación de sus edificios. Sin embargo, su historia sigue siendo fascinante y por su belleza y su decoración, este lugar vale la pena el desvío durante una escapada en la ciudad de Rouen.

Aître de Saint Maclou: abierto todos los días de 9 a 18 h, excepto el 25 de diciembre y el 1 de enero. Entrada libre.


Vídeo: Jacques Tanguy raconte laître Saint-Maclou de Rouen (Junio 2021).