Información

Civilizaciones precolombinas: América antes de Colón


La historia del "descubrimiento" de Américas mediante Cristobal Colón y se conoce a sus sucesores, que rápidamente se convierten en conquistadores. Este es menos el caso de la situación del continente en vísperas de esta conquista, con la excepción de los aztecas y los incas, porque son imperios que entran en conflicto con los europeos a su llegada. ¿Qué eran esas Américas entonces en vísperas de la conquista? ¿Estaban todos estos pueblos conectados, como los del Viejo Mundo?

El problema de las fuentes

Si todo historiador depende de sus fuentes, el problema es muy real con respecto a la historia de América antes de la conquista. Las principales fuentes provienen de los españoles, quienes se basaron en los testimonios orales de las poblaciones, y por tanto entendemos las interrogantes que esto plantea. Además, los pueblos indígenas tienen una noción de tiempo circular, muy alejada de la de los europeos.

Otra posible fuente, que ha planteado muchas preguntas en la historia, es la arqueología. Pero en el caso estadounidense, está fragmentado y es difícil de interpretar. De hecho, es solo en Mesoamérica donde las dificultades son sensiblemente menores gracias a la existencia de calendarios y escritura. El problema que surge, sin embargo, es la mezcla en estas fuentes entre historia y mito. Lo mismo ocurre con la historia de las dinastías, tan diferentes son las unidades de tiempo.

Una población numerosa y dispersa

Como sabemos hoy, los pueblos amerindios no son estrictamente hablando "indígenas", ya que vinieron de Asia hace unos 30.000 años.

Los debates se refieren principalmente al número de la población, ya que los rangos han variado durante mucho tiempo, según los historiadores, ¡entre 100 y 10 millones! Según un estudio reciente de William M. Denevan (1992), el continente americano en su conjunto habría acogido a poco más de 50 millones de habitantes en vísperas de la conquista, incluidos 4 millones para América del Norte y 14 millones para el único México. La característica de esta población es su gran dispersión, con una densidad significativa primero en la zona del Pacífico, luego en la zona del Atlántico, mientras que las grandes llanuras por ejemplo parecían muy "vacías".

Gracias al estudio de los sitios arqueológicos, sabemos que estas poblaciones vivían en poblados densos. Algunos también eran nómadas, principalmente en América del Norte. En el siglo XV, fueron, por ejemplo, los inuit quienes emigraron hacia el este a Groenlandia.

Norteamérica

A esto lo llamamos lo que se ha convertido en Canadá y Estados Unidos. Fueron los lingüistas del siglo XIX quienes identificaron las lenguas y dialectos, y permitieron una clasificación en doce grandes grupos permitiendo ver la movilidad de las tribus y el mestizaje étnico. Las grandes áreas geoculturales en las que podemos ubicar estos grupos son generalmente: el noreste boscoso (con por ejemplo las familias de los algonquianos e iroquesos), el sureste (cheroquis, semínolas), el suroeste árido ( primero los Hopi, luego los Apaches y los Navajo), las Grandes Llanuras (los Sioux, los Blackfeet o los Cheyennes), las Montañas Rocosas (Paiutes, Nez-Percés), la costa del Pacífico (Yuroks, Tlingits, Nootkas) y las regiones árticas (inuit, aleutianos).

Esta lista no es exhaustiva, pero da una idea de los diferentes grupos encontrados por los conquistadores y los vínculos entre ellos. Asimismo, si conocemos parte del funcionamiento de estas sociedades tan diversas (y no todas nómadas), es mucho más difícil hacer su “historia” antes de la conquista que para los pueblos mesoamericanos o andinos, por falta de fuentes. Hay solo algunos ejemplos de construcciones políticas a finales del siglo XV, como la reunión de las tribus iroquesas en Ontario, que llevó a la creación de un sistema cuasi democrático, que tendría su importancia en el siglo XVII.

¿Mayas "desaparecieron"?

La caída de las grandes ciudades mayas del llamado período clásico (generalmente ubicadas entre el 300 y el 900 d.C.) aún suscita hoy en día una serie de fantasías, dando a veces la impresión de que la propia civilización maya casi ha desaparecido en Europa. llegada de los conquistadores! Evidentemente, este no es el caso, y si los principales sitios mayas han quedado desiertos, todavía quedan algunos, como Mayapán, que sucedió a Chichén Itzá, derrotado en la primera mitad del siglo XIII. La población de Mayapán se estimó en más de 10,000 en vísperas de la conquista, aunque también fue finalmente abandonada poco antes de la llegada de los españoles (probablemente alrededor de 1440).

La situación de los mayas era, por tanto, difícil a finales del siglo XV: las grandes ciudades fueron abandonadas y el pueblo maya se dividió en provincias rivales (había dieciocho de ellas cuando Cortés inició la fase final de la conquista, en la década de 1530) que nunca dejaron de luchar entre sí, facilitando la tarea del conquistador en Centroamérica, aunque la resistencia fue feroz hasta finales del siglo XVI ...

Los aztecas (o mexicas)

No vamos a volver sobre toda la historia del pueblo azteca aquí, pero si tuviéramos que resumir su marcha hacia su estatus como potencia imperial, aún tendríamos que remontarnos a la caída de la ciudad tolteca de Tula en el siglo XII. De hecho, los aztecas son parte del pueblo nahuas que llegó desde el norte de Mesoamérica para ir al Valle de México, luego de la caída de Tula. Esta migración es un mito en la base misma de la cultura azteca, cuyos orígenes son inciertos (se dice que provienen de la misteriosa ciudad llamada Aztlán). Sin embargo, sabemos que los aztecas llegaron al valle en cuestión en el siglo XIII, guiados según la tradición mexica (su nombre real de su instalación en la región) por el dios Huitzilopochtli.

El pueblo mexica aún no está completamente estructurado, por no decir "civilizado", y no es bien recibido por otros grupos de la región. Después de un período difícil, los mexicas finalmente fundaron una capital, Tenochtitlan (México), en 1325. Sin embargo, permanecieron bajo la amenaza (incluso la tutela) de las ciudades de Tezcoco, y especialmente de Azcapotzalco (ciudad de los Tépanèques). Pero la rivalidad entre estas dos ciudades radiantes acabó sirviendo a los mexicas: estalló la guerra en 1418, Tezcoco fue derrotado y tuvo que someterse a la tépanèque de Tezozomoc. Los mexicas, aliados de estos últimos, obtienen una parte del tributo y el derecho a inspeccionar la ciudad conquistada.

No obstante, el conflicto se reanuda después de la muerte de Tezozomoc. Pero esta vez, Tenochtitlan está aliado con Tezcoco y otra ciudad vecina, Tlacopan; esta es la Triple Alianza. La meta, aplastar a Azcapotzalco, se alcanzó en 1428. Los verdaderos vencedores, líderes de esta alianza, son los mexicas y entonces podemos hablar del imperio azteca. De hecho, principalmente con Moctezuma de 1440, la gente de Tenochtitlan impuso sus puntos de vista a sus aliados (incluso si Tezcoco jugó un papel importante) y comenzó su conquista de Mesoamérica. Así, a partir de la década de 1480, solo quedaron algunas ciudades como Tlaxcala o las regiones de Tarasque y Guerrero que resistieron. El período también vio el uso de la captura de habitantes de ciudades fuera de la Triple Alianza para lo que se llama "la guerra de las flores", que ofrece al Sol una cantidad significativa de sacrificios.

Es un "imperio" en pleno poder, pero sin embargo golpeado por la duda, que los españoles encuentran a su llegada en 1519. En efecto, los mexicas interpretan como señales de mal augurio fenómenos como la aparición de un cometa. en 1509, y otros hechos trágicos como el incendio del santuario de Toci, o diversas enfermedades y hambrunas que provocan disturbios. Moctezuma II está como paralizado por estas profecías, y la llegada de los conquistadores se ve en la misma lógica, explicando quizás la actitud de los mexica soberanos, que provocará la caída del imperio ...

Incas

El siglo XV marcó el nacimiento del "imperio" Inca. Es una pequeña empresa con sede en la ciudad de Cuzco, en los Andes, que a principios de este siglo se extiende a orillas del lago Titicaca. Su líder es entonces Viracocha Inca. Como los aztecas con Tula, parece que los incas se sintieron vinculados a una civilización ancestral de esta región, que ocupó la ciudad de Tiahuanaco alrededor del siglo X.

Los incas, sin embargo, tienen rivales, los chancas, que se establecen principalmente en el noroeste de Cuzco. La guerra interviene a fines de la década de 1430, cuando los chancas intentan invadir el territorio de sus vecinos y sitiar el Cuzco, defendido por un hijo de Viracocha Inca, el futuro Pachacuti ("El que pone el mundo patas arriba"). La ofensiva chanca es un amargo fracaso y, peor aún, el contraataque inca es radical: el territorio enemigo es invadido, sus líderes ejecutados.

Al llegar al poder, Pachacuti emprende una gran cantidad de reformas, y luego comienza el comienzo del ascenso inca en los Andes. La carretera es uno de los elementos que permite esta impresionante expansión en unos años. Fue con Tupac Inca que más se extendió el imperio en el último tercio del siglo XV, llegando incluso al borde del Amazonas. El sucesor de Tupac, Huayna Capac, extendió la red de carreteras a Quito y estableció el poder de los incas sobre todos los Andes.

El comienzo del siglo XVI está en la continuidad, los incas desconocen los problemas de los mexicas. Continúan fortaleciendo su imperio y expandiéndose hacia el Amazonas. Pero la muerte de Huayna Capac en 1524 muestra que el poder inca es en última instancia más frágil de lo que parece: comienzan los disturbios que debilitan el poder y, en vísperas de la conquista, el imperio inca se debilita.

¿Un continente conectado?

Este inmenso continente, con una población numerosa pero irregularmente dispersa, con sistemas políticos muy diferentes pero que comprende al menos dos "imperios" muy poderosos y estructurados (aztecas e incas), ¿estaba entonces este continente "conectado"? ¿Hubo relaciones comerciales o incluso diplomáticas entre todos estos espacios y estas poblaciones?

Sabemos ante todo que los pueblos del Extremo Norte tenían contactos con los pueblos de Asia, a través de Bering, contactos visibles a través de prácticas culturales similares. Dentro de Norteamérica, es alrededor de los grandes ríos donde intervienen los intercambios, principalmente comerciales: a lo largo del Ohio, Tennessee y Mississippi hay un comercio real, que conecta a los pueblos del sur de esta parte. desde las Américas a las del noreste, a los iroqueses. Incluso hay rastros de artefactos mesoamericanos y sudamericanos, lo que indica que el comercio era continental. Mesoamérica también está muy conectada, incluso con el Caribe, gracias a un comercio costero y una carretera en Yucatán que conecta los ríos tierra adentro. También sabemos que los mayas tenían relaciones con los pueblos de Panamá.

Y es precisamente en Panamá donde Pizarro se entera de la existencia en el sur de un gran imperio, el de los incas. Obviamente, las políticas imperiales favorecen estas conexiones a través de su deseo de expansión; incluso tenemos algunos ejemplos legendarios que sin duda contienen un elemento de realidad, como los viajes por mar en el Pacífico durante la época de Tupac Yupanqui. Este Océano es escenario de un intenso tráfico marítimo a lo largo del Perú actual, en cabotaje y en relación con el tráfico comercial terrestre. Los ríos de todo el continente (desde el Orinoco hasta el Amazonas) también son fuertes vectores de conexión.

Sin caer en la caricatura del declive del continente en el siglo XV, conviene no obstante señalar que en vísperas de la conquista, el tráfico y los intercambios entre todos estos espacios pueden parecer menos florecientes que en el período clásico. ya sea en Mississippi o Mesoamérica con el abandono de las grandes ciudades mayas. Además, no parece haber habido ningún contacto real entre los dos grandes imperios, el azteca y el inca. Sin embargo, las Américas que los europeos se propusieron explorar y luego conquistar están bien desarrolladas y conectadas, y no son civilizaciones perdidas o totalmente "bárbaras" para los conquistadores, como se ha argumentado a menudo. ¡Y algunos pueblos resistirán por mucho tiempo, como los mapuche que aguantarán ... hasta la independencia de Chile (1818)!

Bibliografía

- P. Boucheron (dir), Historia del mundo en el siglo XV, Fayard, 2009.

- S. Gruzinski, El destino del Imperio azteca, Gallimard, 1995.

- C-F, Baudez, Les Mayas, Les Belles Lettres, 2009.

- H. Trocmé, J. Rovet, El nacimiento de la América moderna (siglos XVI-XIX), Hachette, 2005.

- H. Favre, Les Incas, PUF, 1984.

- E. Taladoire, B. Faugère-Kalfon, Arqueología y arte precolombinos: Mesoamérica, Ecole du Louvre, 1995.

- C. Bernand, S. Gruzinski, Historia del Nuevo Mundo volumen 1: del descubrimiento a la conquista, Fayard, 2002.


Vídeo: Causas y consecuencias de la conquista española. (Julio 2021).